Skip to main content

Full text of "Diccionario elemental de farmacia, botánica y materia médica ó ..., Volume 1"

See other formats


This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non- commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varíes from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at http : //books . qooqle . com/| 



Digitized by LjOOQIC 



Digitized by LjOOQIC 



Digitized by LjOOQIC 



^* 



Y 






I 



4 



Digitized by VjOOQIC 



♦ DICCIONARIO ELEMENTAL 



^ 



-ex .APLICACIONES A // 

DE LOS FUNDAMENTOS \)E LA QUÍMICA MODERNA ' 6 

Á LA FARMACIA EN TODOS SV& RAMOS, # 

Aumentado con una -nomenclatura moderna muy abundante, 
y una cabla de materias muy completa , arregladas á la ter- 
cera edición añadida de la Farmacopea Española. 



SU AUTOR 

DON MANUEL HERNÁNDEZ DE GREGORIO, 

Boticario de Cámara de S. AL f Doctor en Química , Indi" 
*viduo nato de los del Ilustre y Real Colegio de Madrid, So- 
cio de mérito de la Real Sociedad económica de esta Corte, 
y Miembro corresponsal de la Sociedad de Medicina, 
Cirugía y Farmacia de Bruselas. 

SEGUNDA EDICIÓN CON LAMINAS. 

TOMO PRIMERO. /£ ^i^i^g 

f ( BIBLIOTECA , 
CON PX/F/I£G/0.\^:m^ c v 

MADRID EN LA IMPRENTA REAL 
ASo M 1803. 



Digitized byCjOOQlC - 





¿kyák*^ 



Digitized by LjOOQIC 



A LA REAL JUNTA 
SUPERIOR GUBERNATIVA 

DE LA FACULTAD DE FARMACIA. 



fomo uno de los muchos encargos queS.M. ha de** 
posteado en la autoridad de la Real Junta es el de 
promover y cuidar de la enseñanza de la juventud, 
creo que ninguna oferta pudiera hacerla mas digna 
de tan respetable Cuerpo, para utilidad común , que 
el presente Diccionario elemental de Farmacia, de 
Botánica y de Materia médica , en una época efi 
que V. S. trata con tanta actividad de erigir cáte- 
dras de esta facultad para beneficio déla salud 'jm- 

tomo i. * 



Digitized by LjOOQIC 



hlica. No pudiera proporcionárseme ocasión mas 
oportuna , d la verdad , para ofrecer mis trabajos 
literarios y si estos fuesen capaces de llenar el objeto 
y las serias medidas que la Real Junta toma para 
establecer en el Reyno Jatn&ftanza pública de núes* 
tr a facultad con aquella solidez de doctrinas que es- 
peramos de su zeloy sabiduría ¡ pero me queda > d 
lo menos , la satisfacción de presentarla un Diccio- 
nario elemental y muy aumentado y arreglado en todo 
d la nueva edición de la Farmacopea Española , que 
con tanta utilidad y aplauso de los profesores ins- 
truidos acaba V. S. de dar al público. Aunque no 
he desempeñado el objeto que me he propuesto con 
todo el acierto que requiere asunto tan importan- 
te , me atrevo d presentar d V. S. este corto traba- 
jo confado en la censura tan distinguida que ha 
merecido de muchos profesores y extrangeros , y ala 
utilidad que de él han sacado los jóvenes examinan- 
dos , en que V. S. toma el mayor interés. Yo solo as- 
piro a merecer de la Real Junta la aceptación de 
esta corta oferta debida a la rectitud y acierto con 
que ilustra nuestra facultad x para que sirva día 
enseñanza 4 instrucción de la juventud ± esperando 
que por esta sola razón sea de su aprobación. 






Manuel Hernández 4* Gregorio. * L 



Digitized by LjOOQIC 



PROLOGO 
DE ESTA SEGUNDA EDICIÓN. 



JTXabféndose consumido Qiucho tiempo ha los exem- 
plares de la primera edición de este Diccionario aun en 
los tiempos mas críticos de la última guerra con Fran- 
cia , Conocí desde luego el mucho aprecio que ha he* 
cho el público de él , y la mucha necesidad que ha* 
bia de reimprimirle para satisfacer á un gran número 
de profesores que acuden diariamente á comprarle. Es- 
tá segunda edición debió de consiguiente haberse exe- 
cutado un año ha ; pero las ocupaciones propias de mi 
empleo no me han permitida haberle dado con mas 
anticipación , a causa de las muchas adiciones de la parte 
de Chimica , de Botánica é Historia Natural que he creí- 
do necesarias , cuyos conocimientos piden una aplica- 
ción continua y nada interrumpida para dar estas mate- 
rias ordenadas a los alújanos y profesores , conformes al 
uso y aplicaciones que de ellas pueden hacerse en la 
Farmacia , y á la nueva edición que se estaba haciendo 
de la Farmacopea Española. Así es que no trato en esta 
segunda edición de la Botánica , de la Mineralogía , de. 
la Historia Natural y de la Chimica con toda la exten- 
sión de que son susceptibles estos ramos integrantes de 
la Farmacia , sino que he extractado solo aquellas par- 
tes que tienen íntima relación con esta ciencia , sin las 
quales no puede dar el profesor un paso en sus ope- 
raciones. Lo demás lo he considerado como ageno de 
los alumnos de Fartnacia , y propio para los profesores 
que se dedican toda su vida a enseñar quakjuiera de 



Digitized by LjOOQIC 



estos ramos separado^ El lector juicioso echará de ver 
los muchos autores , así nacionales como extrangeros, 
que ha; ¡sido preciso consultar para poder desempeñar 
el plan de esta segunda edición , dirigida especialmente 
á los profesores y alumnos de Farmacia , entresacando 
y reuniendo en una obra sola lo mas necesario é in- 
teresante que han escrito los sabios en muchote volú*- 
menes , para excusarlos en quanto sea posible de. bus- 
car muchas obras, cuyos exetnpiares son raros y cps+ 
tosos» Como el público ha apreciado la primera edi- 
ción de mi Diccionario mas de lo que yo esperaba» le 
ofrezco este nuevo trabajo confiado que no desaprobara 
su método , por ser el único , á mi entender % que podía 
facilitar á la juventud tantos conocimientos teóricos co- 
mo son precisos á un profesor de Farmacia para en- 
trar en el vasto campo de la práctica de operaciones, 
reunidos en tres tomos solos, que forman un curso com* 
pleto de Farmacia eir todos sus ramos. Si no hubiere 
desempeñado el objeto como se merece , me podrá ser- 
vir de disculpa lo mucho que he procurado perfeccio- 
narle , ocupando aun los mas pequeños intervalos que me 
dexaba desocupados mi destinó. 



Digitized by LjOOQIC 



DISCURSO PRELIMINAR. 



JtLn la primera edición de este Diccionario y en este mismo 
lugar puse un discurso preliminar en que r apoyándome en 
razones sólidas, describí la Farmacia en toda su extensión, 
hice ver la relación que. tiene con la Medicina , su igualdad 
con ella considerada como un ramo del arte de curar tan 
noble y. necesario , y probando en fin que era k. madre de la 
Chimica y de la Botánica , cuyos ramos , aunque erigidos hoy 
en ciencias separadas , eran como miembros inseparables suyos. 

Mediante a que hoy las leyes han declarado iguales las 
facultades de Medicina , Cirugía y Farmacia , seria inútil re- 
petir aquí aquellas pruebas; fundadas en el objeto* > medios y 
fm de esta última, puesto que han cesado ya los motivos- que 
tuve para tratar de una qüestiou tan interesante ♦ por los- va- 
rios decretos de S. M. insertos en ks Reales Cédulus de 24 
de Marzo de 1800, y 28 de Setiembre de 1801 , que decla- 
ran iguales precogati vis á las tres facultades. 

Con éste motivo pasaremos á definir la Farmacia <¡on tOr 
da su extensión > según el estado actual de conocimientos , por 
ser un punto en que se funda la necesidad de haber aumenta- . 
do esta segunda edición , y de que los alumnos de esta ciencia 
no extrañen lo mucho que se les encarga en este Diccionario 
el estudio de la Chimica > Botánica é Historia Natural en 
aquella parte que tienen relación con el arte de curar. 

Difinition de la Farmacia. 

La Farmacia es una ciencia que enseña á elegir r prepa- 
rar , componer y reponer medicamentos con reglas y pf incir* 
pios fundamentales para alivio de los enfermos. Para elegir es 
preciso el conocimiento de los vegetables por medio de la Bo- 
tánica , el de los animales por el de la Historia Natural , y el 
de los minerales por el de la Mineralogía. . 

Para componer es preciso saber hacer prime*© la análisis 



Digitized by LjOOQIC- 



de los cuerpos naturales' y i y conocer sus productos, saber 
también las leyes de la combinación, todas sus afinidades, y 
el modo de verificarlas ; como también la reacción de muchos 
cuerpos que mezclamos 9 mediante la qual se conocen las qua- 
lidades que adquieren los medicamentos compuestos , y k> 
que pierden > sus factores <le sus qúalidades primitivas, todo 
lo qual constituye una verdadera fisiología chimica , sin la qual 
no se puede partir con conocimiento en las varias composi- 
ciones que se ofrecen en nuestras oficinas , ni se pueden ex* 
•plicar los vario* fenómenos que ocurren en ellas; ni cono* 
cer Jos incidentes que pueden influir para hacer variar mu* 
dios medicamentos complicados , como se dirá en la explica- 
ción del agua fagedénica , en los eUctuarios , y en otros 
varios lugares de este Diccionario. 

Para preparar se necesita saber el usó que se haya de ha- 
cer del medicamento para disponerle en la mejor forma 9 á fia 
de que haga mas-prontos y seguros sus efectos: tales son v* gr. 
la infusión, pulverización , purificación y otras varias manipu- 
laciones que se expresan en este Diccionario al tratar de esta 
operación en general. - ' ' - 

Para reponer los medicamentos gqú arte e* preciso saber 
muchas cosas , porque no siempre hay yerbas ni animales 
recientes quando se necesitan , ni todos los medicamentos com* 
puestos pueden hacerse quando se necesitan por razón de sus 
fórmulas tan complicadas , ó porque no todas las estaciones 
del año son á propósito para elaborarlos. De aquí nace lañe* 
ífceskkd de reponerlos , para quando sean necesarios , en sitios 
y vasos -proporcionados á su naturaleza, lo qual no puede ha* 
cerse sin un conocimiento exacto de sus propiedades é intrín- 
seca naturaleza , como se puede ver en el capítulo de la repo- 
sición , de que trataremos después. 

I#! Farmacia , así como todas las ciencias físicas , se divide en 
ifeórfca y práctica: la Farmacia teórica comprehende la Botáni- 
ca é Historia Natural , que constituyen la materia médica ; los 
fundamentos de Chimica, las leyes de la combinación, y el co- 
nocimiento exacto de la naturaleza íntima de los productos na- 
turales que sujetamos a la análisis, y de los medicamentos com- 
puestos mediante la Nosología chimica. 



Digitized by CjOOQIC 



: La Botánica sq tr#a en esta ¿segund* edición , ftojon, fortiw 
dje «extracto, siftoarreglándóipe al. método qi^e sigue&bs prin- 
cipales Botánicos, de quienes he entresacado la útil y necesario 
^ra imponerse en lo* fundamentos de esta ciencia* JEo el pn- 
mer tomo trato de h Botánica teóricamente, valiéndome del 
jcurso del Dr. Ortega por ser uua otn^ muy c* lebrada ót los sah 
Jbios > wifiacionale^ corno exuang$íós H y acomodada ya al uso 
( 4e nuestras espetes botánicas % y porque trae ejemplos de plan- 
tas oficinales con m?$ oportunidad que la filosofía botánica 
del inmortal Linneot K y : aun ijnas que la traducción, hecha por 
¿el famoso PaUu. De esta última obra no podia menos de 
^h^maiioícoipo^ioíbac^tod^vlos Botánicos .paca? sacar 
1&> jyi&mém* t qite.,«.:f^n\a;,d^.afonsmos puso $u t autoi* 
sia loa guales nQ$e.ippd¡á presentar una teoría completa de 

esta ciencia. : 

La práctica botánica que ocupa todo el tercer tomo esta 
cacada, ^genera plahtaBuikty vsfétfcs flantarim del mismo 
Xinneo ^ pier<MX9 ¿V dexáda db. a pr acecharme' ia&bien de ak 
gunas observaciones que han .hecho ? y me ha» comunicado 
.algunos BotátucQsJnstruidjos f de cuyos nombres hago mención 
en una lista de autores que han servido para los sinónimos , y 
para controvertir algunas dudas que habia sobre el origen de 
algunos productos vegetales que gastamos en nuestras oficinas. 
En quanto á la Historia natural , perteneciente á los ani- 
males , no he querido seguir el mismo orden por no compro- 
meterme en un ramo de que hay muy poco escrito , y que 
ademas no lo he juzgado por tan necesario á causa de los po- 
cos productos que nos suministra útiles para la Medicina , res- 
pecto de la Botánica ; pero como es un ramo inseparable de la 
Farmacia f pongo una breve explicación de las clases y órdenes 
del sistema de Linneo para dar clasificados > según él , los ani- 
males y sus partes según la materia médica de la Farmaco- 
pea Española de la tercera edición» 

Los minerales esta» tratados por via de extracto , y solo 
indico los nombres modernos y los antiguos , y los principios 
constitutivos , según las noticias que he podido adquirir de 
Bergman , Kirwan &c. ; pero no he querido dar la mas pe- 
queña idea de sistema > porque entre tantos como hay adop- 



Digitized by LjOOQIC 



tados , se sigue uno moderno qne no me acomoda extractar 
f»or ser dificil , y no muy adaptable á este Diccionario , en 
guaneo á $u nomenclatura. 

Los fundamentos de Chinaca» las leyes de combinación , y 
el conocimiento de los medicamentos compuestos que comple- 
tan la Farmacia teórica 9 se insertan en esta obra según haya 
necesidad de aplicarlos á las operaciones de las Farmacopeas» 
y con especialidad en k>$ capítulos destilación , combinación, 
cristalización , combustión , preparación , reposición en la teo- 
ría de los ácidos , de los metales , de las sales &c. 8cc. • 

La Farmacia práctica es el método de poner en práctica 6 
en exección las reglas y fundamentos de Chíraica para ha- 
cer los remedios compuestos , preparando , analizando , mez- 
clando y combinando los seres de los tres reynos de la natura* 
leza de varios modos , y manejando los instrumentos y utensi- 
lios con propiedad y economía. 

El objeto y fin de la Farmacia es el de contribuir con su* 
remedios á la curación de nuestras dolencias, lo mismo que la 
Medicina y Cin^gía , y de consiguiente se propone el mismo 
fin que ellas , y todos sus pasos son dirigidos á este fin tan im- 
portante. 



\ ; i-i .... *'.,.* ■':...*".*# 






Digitized by LjOOQIC 



INTRODUCCIÓN- 



IDEA GENERAL DE LOS CUERPOS* 

X odos los* cuerpos que componen y rodean el globo terrá- 
queo , de qualquiera calidad y condición que sean , y en qua- 
íesquiera estados en que.se les considere, pueden ser objetos de 
la Farmacia ; porque todos están propensos á la combinación. 
Digo que pueden s^er objetos de Ja Farmacia, porque aunque 
hay muchos de ellos excluidos de los medicamentos usuales, 
puede como ciencia que está sujeta á leyes y á principios fun- 
damentales , indagar estos mismos cuerpos, y sacar nuevos 
remedios cada dia pafa alivio de nuestras enfermedades, ma- 
yormente quando.en el dia se comidera la Farmacia como una 
ciencia triplicada,, -respecto de hallarse reunidas en ella la Chi- 
naca y la Botánica , formando las tres una sola ciencia útil y 
provechosa. , 

. Los cuerpos se consideran en- dístiatas formas , y se distin- 
en ¿n muchas clases ; pero por ahorá^solo los dividiremos en 
s,á saber , simples y compuestos. Por cuerpo simple se entien- 
de toda substancia que no se puede descomponer por nuestra; 
iodustxia., t y que se comidera regularmente como, origen de 
los compuestos, Por cuerpo, compuesto se entiende toda subs- 
tancia que sometida á la análisis chímica suministra otras de 
distinta naturaleza. 

- w En la antigua Chinaca se tenias por cuerpos simples , y de 
cons^íent^ incapaces de descomponerse en otros de distinta 
naturaleza , el agua > ¿Lespíriiu , la sal , el aceyte y la tierra, 
ó caput tnoftxuw; pe^ro veremos en el capítulo de ¿ada uno 
de dichos principios que tpdo¿ son compuestos ; y que ensaya- 
dos de up modo tn&tWífat?* suministran otras substancias dis~ 
usutas entre sí , j&too set Vorá «nt oste diccionario tratando de 
eüos por abecs&rip; -■ , : ' f ;, « •> [ 

. Xqs cu^os tanto simples como compuestos «se consideran 
en tres estaBádiferentes: i? en el gaseoso ó aeriforme.: 2? en 
el líquido ;|Ben eUóUdo ; y qn cada uno de ellos tienen dis~ 
í¿£ta.s p^opSelftd^: ..Hay cbefcpqsq^ wtprplmwte se haUaa 

tomo i* * ' % Q 



4oí 



Digitized by LjOOQIC 



il t , INTRODUCCIOH. 

gértO, el gas ácido carbónico , y el gas ázoe , los tufos &c. Hay 
otros que se hallan líquidos , como son el agua , el alcohol , el 
acey te , el azogue &c. Finalmente otros se hallan sólidos , co- 
mo los metales , piedras y otros innumerables cuerpos. 

Esta diferencia de estados puede variar por el arte, puesá 
un cuerpo gaseoso y á un líquido se les da la forma sólida ; y al 
contrario , a un cuerpo sólido se le da la forma líquida y gaseo* 
sa. Vemos que la cera, siendo sólida en su estado regular, la 
ponemos líquida quando queremos, y de aquí la podemos poner 
en el estado gaseoso, bien que* en este último casóse descom- 
pone dicha substancia. Igualmente sucede con el azogue, pues 
á una temperatura muy baxa se halla sólido, a la temperatura 
regular líquido , y a una muy elevada se halla en forma de gas. 

Otro estado se conoce en los cuerpos, que hasta ahora he- 
mos conocido con el nombre de vapor ; pero este , ademas de 
no ser permanente , no es mas que un grado-progresivo de di- 
solución ó atenuación ; no es sino líquido atenuado y dividi- 
do, que naturalmente vuelve al estado líquido, por cuya ra- 
zón no merece lugar separado. 

En esta respectiva variación de estados de los cuerpos se 
debe notar una causa singular y exclusiva ; un agente que pon- 
ga en movimiento estos cuerpos para hacerlos pa««r <k u» op- 
tado á otro , que es el calórico» Este elemento solo se. conoce 
por sus efecto* ; sus hechos son constantes, y es real y verda- 
dera su existencia en todos los cuerpos de la naturaleza. Sin el 
calórico no habría movimiento alguno ; todo seria impenetra- 
ble y duro: de lo qual tenemos y palpamos diariamente ejem- 
plos que lo demuestran. £1 agua por ausencia de este agente 
se congela hasta un grado tan eminente, que en Prmia se han 
hecho cañones montados de yelo , y han resistido un tiro ; pe- 
ro con la presencia del calórico se han deshecho y reducido e» 
YiCor. El calórico se halla en estada de^ combinación con todos 
los cuerpos conocidos , y es una de las partes integrantes de las 
moléculas. La cantidad combinada de < este fluido con ios cuer- 
pos de un mismo temple está en razón directa de la capacidad 
de los cuerpos con que se combina ; esta capacidad está en ra- 
¿on directa de la mayor Cáptidad de materia en un volínfcert 
déterpíiiía^ó, y en nuon inversa del mayo* número de poros 



Digitized by LjOOQIC 



introducción; m 

ó intersticios , que hacen ó constituyen la raridad de los cuer- 
pos :. por eso observamos que seis grados de calórico , v. gr. com- 
binados con una libra de hierro á la temperatura regular , au- 
mentan su temple ocho veces mas que igual cantidad de caló- 
neo puede aumentad una libra de agua a la misma temperatu- 
ra : de esto se infiere que la capacidad del hierro para reci- 
bir el calórico es á la del agua como ocho es á uno; ó lo que 
es lo mismo , que el hierro con cierta cantidad de calórico se 
pone insufrible al tacto , quando un leño, expuesto á recibir los 
mismos grados de calórico , apenas puede calentar la mano, por 
su poca capacidad para contenerle y recibirle : á esta causa de- 
be atribuirse la propiedad que tiene un hierro frió de robar- 
los el calor de la mano hasta el punto de excitarnos una sen- 
sación dolorosa , quando un corcho, v. gr. ó un leño puesto a la 
misma temperatura, apenas nos afecta una sensación de frío re- 
gular. A este calórico se debe llamar interpuesto , porque se 
halla entre las moléculas de los cuerpos : y aunque algunos 
autores , como el Señor Seguin , quieran admitir otra cantidad 
de calórico combinada con los principios constitutivos de los 
mismos cuerpos, distinta de la otra que entra como parte inte- 
grante de ellos , no es fácil establecerla respecto á las muchas 
dificultad** que encierra esta opinión. También se halla el ca- 
lórico en estado de libertad , en cuyo caso obra en los cuerpos 
aumentándolos de volumen , como se observa en los tubos de 
mercurio llamados termómetros , de donde le ha venido 4 esta 
especie de calórico el nombre de termométrico, ó de calor libre. 
El calórico tanto en estado de interposición ó latente, co- 
mo en ei de libertad , es susceptible á nuestros sentidos. En el 
primero observamos, que frotando dos cuerpos solidó* fuerte- 
mente , producen calor , como observamos en dos leños: y si - 
tino de ellos ó los des tienen mucha afinidad con el oxigeno, 
producirán/gs£0 : á esta causa se debe atribuir las chispas que 
da el acero quando se frota con él pedernal , y el fuego que 
produce una soga de cáñamo quando es fuertemente frotada 
con un palo. En el segundo observamos , que los termómetros 
de mercurio ó de otro licor señalan diferentes grados de altu- 
ra, según la cantidad de calórico libre que los impele, y hace 
aumentar de volumen. 



Digitized byVjOOQlC 



IV INTRODUCCIÓN. 

De todo lo dicho se infiere que el calórico es un cuerpo 
simple, fluido, fugaz, incapaz de comprimirse ni aislarse; que 
se combina con los cuerpos baxo las mismas leyes que otros; 
que combinado con las moléculas de los cuerpos , ó interpues- 
to con ellas en una cierta cantidad, forma su mayor ó menor 
capacidad , la qual constituye el temple natural de cada 
cuerpo , llamado permanente , porque no se puede variar sin 
que pierdan el equilibrio las moléculas dé estos cuerpos, ó lo 
que es lo mismo , sin que se descomponga su respectiva si- 
tuación ; que aumentando mas calórico á estos mismos cuerpos 
basta un cierto punto ,. se aumenta mas y mas su capacidad y 
temperatura ; que faltando este fluido, se disminuye esta ca- 
pacidad sin perder el equilibrio sus moléculas, estoes, sin des- 
componerse ; porque esta cantidad de calórico es libre y super- 
ficial, que obra quando se halla en los cuerpos , y faltan sus 
efectos lueg9 que él desaparece. Así lo observamos en los me- 
tales y otros cuerpos fiscos que admiten al fundirse una gran 
porción de este fluido ,. y le dexan al enfriarse sin haber petdir 
do sus propiedades naturales ni su temperatura regular. 

£1 calórico unido y combinado en gran cantidad con los 
cuerpos capaces de quemarse , produce/iug? ; y los quema en 
efecto , unas veces produciendo luz, y otras ^np, según cor* la 
rapidez y lentitud con que se efectúa esta combustión, £1 ca- 
joneo hace efectos semejante á los de la luz $ y otras veces en- 
teramente diversos; por cuya causa no se puede asegurar si 
esta* será un color modificado , ó un cuerpo enteramente dis- 
tinto ; ó si el calórico será una cantidad de luz reunida y modi- 
ficada con el oxígeno &c. No obstante , muchos autores Íqs con- 
sideran comq dos fluidos de distinta naturaleza. 
. , . Considerado el calórico como agente universal que pone 
en movimiento los cuerpos que están á su contacto, pasare- 
mos á tratar.de los cuerpos simples, que se consideran como 
ja^iqales^e ío% cuf^pos, y- $ue al temple.xegular se hallan di- 

fpelt<3¡¿ QJX él. r '.,!, ;) l ^ -. . - .,;. , 1 . .-,. . ■ .;>,.., • 



Digitized by LjOOQIC 



INTRODUCCIÓN. V 

'i - '■ ,-j .■*:••-• • 

:■ h c CAPITULO P&IMERO, 

J>/ los cuerpos simples. 

JLios cuerpos simples ^conocidos y reconocidos hasta ahora por 
tales, son, el calórico, lumínico, adufre , carbón , fósforo , oxi- 
geno, hydrógeno, ázoe y veinte y tras Substancias metálicas bien 
caracterizadas por los Chimicoá" ( Véase metíales.), nueve 
tierras igualmente reconocidas (Véase tierras.) , dos álkalis 
{Véase ^ílkalis, vegetal y mineral.), dos ácidos (Véase 
jkciDo JHHtAcrco/MtriuAMco.), *jueen todo componen quaren- 
ta y quatroJ No añado- á e^tos; ¿iUJtudo etéctrko \ como hacen 
algunos ; pdrque en este; caso y porda^mfema fázbn habría que 
poner el fluido magnético y el fluido galbánico, porque todos 
tres fluidos no creo que sean entes positivo* y reales que existen 
!cn los cuerpos naturales, ni que' 4e consiguiente sean principios 
constitutivos del eHos ; uno qtrefson; quafidades áe los cuerpos, 
,ó modiácaciones , ó modo<tjue tienen los mismos cuerpos de 
herir el ayre , según la figarodel ia$ moléculas integrantes , y su 
superficie» en quien reside exclusivamente la potencia ó qua- 
tidadrde afectarnos mediante ios conductores , ios efectos de la 
¿electricidad , del magnetismo y{ gaibanismo , cuya causa £ri- 
iriordial puede muy bien explkaTse por medio de la atracción. 
Quahdo sé pone un cuerpo i la acdon del 'fuego , aislado en 
tina retorta con sus recipientes á propósito , suministra cinco 
obstancias diferentes entre sí; que son, agua ^espíritu , sal, 
aceyte y tierra. Esí esta descomposición se ve que estas cinco 
•substancias son ,siniples> en comparación dei' cuerpo descom- 
puesto; y, sin dificultad se, píodrian' llamar principios primiti- 
vos, si otro análisis mas exacto no nos hubiera demostrado lo 
contrario. Sabemos pues, que estos mismos principios se reducen 
por él en óteos mas simples \ por cuya razón á estos últimos los 
llamaremos radicales ó principios primarios; y á aquellos prin- 
cipias Secundarios , 6 inmddiatos.de los radicales/ ' . 

Estos mismos' principios secundarios sujetados al análisis 
exacta suministran oxigeno, hydrógeno, carbón, azufre, fósfo- 
ro y ázoe; los quales combinados y disueltos ppr el calórico, 



Digitized by CjOOQIC 



f 



.VI INTRODUCCIÓN. 

según hemos ya indicado , forman otros tantos gases de este 
mismo nombróla los. ijuaiel tenidos gót íaíücJdes del aceyte, 
sal , espíritu , agua y otros productos. 

Aunque hay algunos otros cuerpo* tenidos por simples , de 
cuya naturaleza se duda , esto es , que se ignoran sus radica- 
les, no por eso se reputan por principios <te otros compuestos; 
pues ademas de no hallárselos cuerpos como partes constituí 
tivas de todos los compuestos que se analizan* hay varias opi- 
niones sobre su composición y descomposición* Hablo de los me* 
tales oro, plata, cobre , plomo , estaño , platina, hierro , ziak, 
kobalto , bismuto , antimonio i: arsénico , manganeso , colombo ¥ 
y los demás metales descubiertos hasta ahora , que , aunque se 
¿uda desús radk¡al¿s, sin enjbttgo quando seles reduce á óxidos 
ó cales i y se ksvuQlveí+evivfáar quitándoles el oxigeno par 
algún fluyo apropiado, pierden una porción de su peso. Esto 
prueba en algún modo , ó da motivo para sospechar que esta 
falta dé peso dimana de alguna substancia distinta mas volátil 
que el metal revivificado : mayormente quando se observa que 
por una calcinación y reviví ficción: nntQ&ida* s& reducen los 
metates i un estado mas dúctil , mas subidos de color, muda- 
dos de su sonido natural , menos elásticos , y menos propensos 
á oxidarse ó calcinarse Todo «esto: prueba con alguna eviden- 
cia que se descomponen sn parte > y que pierden mucho de 
su peso en cada calcinación y rév^ySc^im yá csea$a de dicha 
substancia volátil, que llamaremos axídificante, la qúal faltando 
4e la masa , no los dexa ser oxidables en un grado tan eminen- 
te como antes. A. esta teoría se puede atribuir el por qué el 
«cero se oxida con mas facilidad que el. hierro mismo; cuya 
jrazon es congruente con lo que hemos dicho , respecto á ha* 
ber adquirido este metal en su elaboración para hacerle acero, 
una cantidad de carbón que acabamos de llamar o xí di fie ante, 
y que le hace perder de peso absoluto notablemente, quando se 
le pone al fuego reiteradas veces para que se queme y se vo- 
latilice. * .i 

Ademas de lo dicho acerca de la composición de los men- 
tales, y para confirmación de que aunque no se hayan exami- 
nado sus principios constitutivos , no por eso se les debe tener 
precisamente por substancias simples , ni menos como radicales 



Digitized by LjOOQIC 



intkübüccion; vii 

de otros compuestos r me parece que algún lugar ha de mere- 
cer la opinión de Ludo vico Tbesari sobre este puntó, el qual 
dice que los metales se componen de tierra mercurial y de flo- 
gistQ. Esta opinión, aunque no se adapta á la nueva teoría 
cbímica, no estátsin^embar^odesticüida defündamentp; porque 
lo que ejte autor llama tie r*\awettmi*l , puede ser ¡una espe- 
cie de tierra particular distinta ;«ai cada uno ^ y de distinto mo- 
do combinada: v. gnla sílice -en el oro, y la magnesia en el 
estaño. {Véase mbtalicsí) El flogistc a&tyque ^ uu ente de ra- 
30&, ó quimérico { slf teoría es adaptable -coa k-de*lft oxigena- 
ción y oxíd^ion que Hev<jmod imttüai<&¿>, -y^que se repetiré 
en muchos lugares de fesfce piccionario. fisto así supuesto, que- 
da 1& opinión * de 'Thesari* ea su debido lugar, aun quando por 
otra part^8¿-c<^isi^erea los meta^esJ co|tib ( substancias simple*; 
pero á lo menos no por eso se les deberá considerar como ra- 
dicales de otros compuestos : Jo ^no porque en los cuerpos que 
se han analizado no se ha hallado ningún metal , sino en tal 
qual substancia vegetal qt» ?e* fca ¿¿¡aliado el hierro y el oro, 
como en las cenizas del excremento de buey : lo otro porque sin 
embarga de: que «* §e *aa poctída^eícqm^Jímeí / hay Jjnéíivos 
pan} íUtpettdeMekfuicio^ -y;>pjq^ itfti t<mVitíeraílo& -¡rigmiistf 
meara cfeflhoivwdad^ mucho tóefaoi 

coitio indícales cdel^^^amp^ittos. ■• >i ¿\* vi* *t>u>* - ••;•»» :.^, : > 
Todo lo expxiestp acerca' denlos principios constitutivos^ 
los querpos nonos qui^a^ntietaiinentela rwon de dudar sobré 
eiaímtfro ée^ll^ po^uerde**!^^ 
kittofc íq^ hclnos>fc4k«d^ co^üim^o*» la nafuraleia ,< puéá 
enantait también com^ bles el at*fre¿ e^fósfóro y las tierras; 
pcfto á ¿petar de las muchas sukstancias tenidas por fcimpleé} 
mientras no venga otra época mas ilustrada , solo^consíderaré- 
rtkfc >por ahora «y tendremos por radicales , o' principias consti- 
ttrtiivos de los cweípos^ompuwtoiy el ttígék&í hffrégénb, tar* 
hm, ázoes y la /¿W*^y*i^fi^* chii#icáíiíe¿f&, rtspfceto á 
h*tt*rset iodos cofestan téjente e^lá^wlite^x!^ de los ctteí^ 
pos compuesto*, sin decir por ahora sitodócuérpo tenido has- 
ta ahora por simple es precisamente radical de los 1 compuesto^; 
pues vemos que ri adufre ~ estufas tafifcia simple y no sé halla 
t*fodótf k» ¡e<jg^eW¿l-c 1¿ 4 e^lwmi$mos radica ^rán ab- 



Digitized by LjOOQIC 



yifr INTROMTGCIOX. 

solutamtínte simples ; pues, el hierro, que se cuenta poi resulta* 
do del análisis de algunos cuerpos , no se tiene por rigorosa- 
mente simple por no ser del objeto directo de este Diccionario. 
Estos cuerpos así considerados tienen spa propiedades par- 
ticulares y exclusivas , que indicaremos ahora muy por mayor, 
teniendo presente que nunca los podemos conseguir puros y 
aislados , porque al temple regular.. de Ja atmósfera se hallan 
estos principios en. el estado aeriforme combinados con mu- 
cho calórico; por lo qual los llamamos gases, porque no los co- 
nocemos en otra forma :i no sw que eaten en combinación,. 
$n cuyo caso goz^n t del estado liquido y sólido ,y tienen me-, 
nps calórico, porque le abandonan quando entran en combina-, 
qon , y pierden de consiguiente las moléculas integrantes su 
respectiva situación, figura , y tienen. otras propiedades. ; 

.' „ k.,.' \l,¡U l 'U*.ült ,-'jJ«i'' ■ -'C l> tí - l ■ > . -. la i.* [. 

.;. , . ■/ -oí h » • - t ^ $.<! :,-jj. . • . , '•*,/..- : ,:ú 

, k . ; -•/ ' -'; < G¿¿<u%v*0. ■ ■• • ■'«• > 

¿ , JEligas oxigeno, que quiere d^ckr engendrad } or de ácidos, 
sollama tambae» jqruenrkal , pofqije ?iry¿jexüusitam$nte para 
|árE(0pifi9tíra^ tanto.que sin él no ¿podríamos vivir. Unammal 
qualquiera sofocado de respirar algún gas dañoso^ scl vivifica 
metiéndole en una esfera de gas, oxigeno por tiempo determi- 
nado, Este g45 siry eexclustyamente para Ja combustión., puesi 
ningún ci?$^ í aí:&iuh$et<q^^ esta rtsofc 

ge deberla Jl^mar^enemJj^cóteí gas pirógeno y; ó ¿ngeudtfdo* 
defuegQ;; mientras ,mte psufóse halle el gas oxigeno que sirva 
ó coíitur^ á la combustión , Unto roa* violento es el fuegoj 
pues -hasta. $1 hierbo .arde * ; ¿se Junde, y cae en agotas cornos* 
fuese corai i c9mQ 1 wrpi»03,eaielcapít^,cí^ustion* Pe laim- 
pf^gnaskíVflue $$&*$$.$ q pofiímejfrtrrdeei* ¿- jíe. cisr& cowbsH 
flaci*?» que «e.íhace eá'ta sangra ique pasa por lo* puknones.cPH 
el oxigeno , resalta ;el t !£ftk>r natural de los animales; , cqmof 
también el «¿plor, purpureo ,del hierip que existe en. la masa de 
la sangre;, de suerte <j#e el cakwluatural de los animales e$ 
en razQn dúect^ds \gk calidad ^e:pxig#B|r $p$ §£ opmbi^ 
con la^s^ngfe ^n.su : f«ppíí»CjipQ, i? del calórico <^ue en e^tecaso 



Digitized by LjOOQIC 



INTRODUCCIÓN. IX 

se halla libre. Por esta causa los peces que inspiran poco gas 
oxígeno se llaman animales de sangre fría; porque en efecto 
son los que menos calor tienen, pues su temperatura es la mis- 
ma que la del agua. 

Sin embargo que el gas oxigeno es el único ayre que sir- 
ve para nuestra conservación , no se puede inspirar puro ; por- 
que á pocas inspiraciones se fizaría tanto oxigeno en los pul- 
mones , y se aumentaría de consiguiente el calor de la sangre 
hasta un grado tan excesivo, que nos sofocaría , y nos acarrea- 
ría la muerte sin duda alguna ; de cuya verdad podemos que- 
dar cerciorados atendiendo á la teoría de la combustión, que 
se explicará en su lugar , la qual es idéntica á la de la res- 
piración. Por eso la divina Providencia nos le ha dado mez- 
clado con el gas ázoe en una cantidad mucho mas pequeña 
que este último, formando la atmósfera ó masa común del ayre 
que nos rodea , que sirve para todos los vivientes , y que es la 
basa común de donde salen ciertas cantidades de él para combi- 
narse con otros cuerpos , y para formar compuestos ; cuya fal- 
ta se reemplaza por la descomposición de otros, y de este mo- 
do se mantiene la atmósfera en su estado regular. Nosotros, 
V. g. estamos continuamente gastando el gas oxigeno de la at- 
mósfera para inspirar y mantener el calor natural de la sangre, 
y los vegetables le están continuamente reemplazando , ma- 
yormente quando están puestos al sol, porque entonces exhalan 
una gran porción. • • 

Cien partes de esta masa común se componen de setenta y 
dos de gas ázoe , y veinte y ocho de gas oxigeno puro , según 
Fourcroy. Otros añaden á estas respectivas cantidades de masa 
una centésima parte de gas ácido carbónico 9 como Chaptal , lo 
qual es muy probable. £1 oxigeno es quien da los colores á los 
vegetables en unos casos , y en otros los quita ; pero como la 
luz sea exclusivamente la causa inmediata de ellos , los que 
tengan este fluido por un cuerpo asociado con el oxigeno , no 
se atreverán á decidirlo, antes bien atribuirán esta propiedad á 
los dos : al oxigeno , porque se combina con la materia colo- 
rante , y la hace mudar de naturaleza ; y al lumínico, porque 
su superficie nos reflecta alguno ó algunos de sus rayos quaa* 
do se han fixado en dicha materia colorante. 

TOMO I» B 



Digitized by LjOOQIC 



x introducción: 

No solamente se halla el oxigenó en la atmósfera disuelto 
por el calórico , formando el gas- oxígeno, sino también com- 
binado con los metales , formando lo que llamamos óxidos me* 
tálicos ó cales metálicas; y también con otros muchos cuer- 
pos de quienes se separa por sola la acción del calórico, ó 
bien presentándoles otro cuerpo qué tenga mayor afinidad con 
él, como v. gr. los fluxos. (Véase revivificación y flúxos.) 
El oxigeno es la substancia mas acomodada , análoga y precisa 
á nuestra naturaleza : forma el mayor número de productos 
necesarios para nuestra vida , bien que el Todopoderoso nada 
crió superfluo ; pero nosotros estimamos y damos epíteto^ su* 
Blimes á las substancias que mas directamente sirven para nues- 
tra existencia , como v. g. el de ayre vital. ¿Qué haría pues el 
viviente si le faltase el gas oxigeno? Perecer sin duda. ¿ Y qué 
haríamos con el gas oxigeno puro? Abrasarnos. Por eso la natu- 
raleza nos le ha dado refrenado con el gas ázoe. Últimamente, 
el oxigeno se h^lla como uno de los elementos y principios cons- 
titutivos en todos los cuerpos naturales qtie son capaces dé 
analizarse , en cuyo estado no tiene calórico. 

Gas ázoe.- 

El gas ázoe , llamado por otro nombre ayre mefítico , es 
una substancia invisible , elástica , (éstas dos propiedades son 
comunes á todos los gases) y mas ligera que el gas oxigeno. 
Este gas ademas de hallarse combinado con el gas oxigeno 
formando el ayre atmosférico ; según queda dicho ¿ le produce 
también la putrefacción , las cavernas y fosos de inmundicia, 
el qual uniéndose con el hydrógeno , forma el amoníaco, y 
produce unido con otros gases el mal olor que en ellas se ad- 
vierte ; se halla combinado también con otros radicales simples 
formando diferentes compuestos, que indicaremos en este Dic- 
cionario al paso que vayan saliendo por la letra inicial. Sin em- 
bargo, advertiremos por ahora, i? que este elemento no se halla 
en los cuerpos naturales tan generalmente como el oxigeno y 
©tros ; pues solo se halla en los animales 5 á? que se lkma azo* * 



Digitized by LjOOQ IC 



INTRODUCCIÓN. XI 

te por algunos autores , á causa de que mata á los anímales 
que le inspiran ; 3V que apaga las luces con mucha prontitud; 
4? que es el radical del ácido nitroso, del ácido prúsico; 5? y 
que es uno de los dos principios que forman el amoníaco &c. 

Gas hydrógitio. 

El gas hydrógeno es una substancia aeriforme , mas ligera 
que el oxigeno y el ázoe; pues una cavidad qualquiera llena 
de este gas, y aislada, se remonta sobre ellos á mucha distancia, 
á proporción de la cantidad que se inflama para suspender su 
progresiva elevación. Este gas mezclado con el gas oxigeno en 
un recipiente cerrado, se inflama con mucha rapidez arrimándo- 
le una luz , según que la cantidad de gas oxigeno *sea mayor 6 
menor, y según estén mas ó menos mezclados, formando en- 
tonces agua y un vacío. En este principio está fundada la teo- 
ría de los globos aereostáticos , como también en la ligereza 
superior que tiene respecto del ayre común ; pues este gas es 
trece ó catorce veces mas ligero que él ; es hedionda y sofo- 
cante ; disuelve el azufre, el fósforo , el carbón , y forma gases 
muy inflamables, cuyos nombres se indicarán mas adelante con 
el nombre de tufos; forma el amoníaco unido con el ázoe, y el 
agua unido con el gas oxigeno , según queda indicado &c. 

$. IV. 

Gas acido carbónico. 

i 

El gas ácido carbónico se halla en estado de libertad en la 
atmósfera , según Chaptal. Continuamente le estamos forman- . 
do nosotros quando respiramos; pues quando inspiramos el ga%' 
oxigeno , este se descompone fixándose sobre el carbón de la 
sangre ; y en su consecuencia se forma, en nuestros - pulmones* 
una porción de gas ácido carbónico , que compone parte del 
ayre que respiramos ; de suerte , que combinándose una por- 
ción de oxigeno puro en la masa de la sangre que pasa por los 



Digitized by LjOOQIC 



Xlí INTRODUCCIÓN. 

pulmones , se forma en ellos gas ácido carbónico por la combi- 
nación de su calórico con el carbón de la misma sangre : tam- 
bién se forma agua en vapor por la combinación de otra por- 
ción con el hydrógeno, y juntos forman el ayre que respira- 
mos; de forma , que este último es un compuesto de gas ázoe, 
de gas ácido carbónico , y de agua en vapor. 

£1 gas ácido carbónico es mas pesado que ningún otro 
gas ; apaga las luces con prontitud ; se halla combinado con 
muchas sales y tierras que daremos á conocer en adelante; 
y quando está libre y aislado ocupa los subterráneos y sitios 
baxos por razón de su mayor gravedad respecto del ayre at- 
mosférico. Este gas se diferencia de todos los demás , porque 
su base es muy conocida, porque se tiene pura y manejable, 
se puede aislar y tocar con la mano , y porque es mas com- 
puesto que los demás ; pues no siendo aquellos mas que una 
base simple é invisible , disuelta por el calórico , este ademas 
de la suya , que es el carbón puro , tiene una porción de oxi- 
geno, que entra en él como parte constitutiva, y que le hace 
ser ácido ; por cuya razón se debia llamar tufo. 

Los tufos son unos gases bastante pesados , salinos , mas 
compuestos que los anteriores, miscibles en el agua , que la dan 
un sabor agrio, porque en realidad no son sino ácidos en em- 
brión, pues saturados mas y mas de oxigeno , se convierten en 
verdaderos ácidos. De esta condición son el tufo ácido sulfuroso, 
nitroso , fluórico &c. ; y por la analogía que presenta con ellos, 
se deberá también contar el gas ácido carbónico. Estos tufos se 
combinan con las bases, y forman sales distintas de las que for- 
man luego que pasan á verdaderos ácidos por la saturación del 
Oxigeno, cojno luego diremos al tratar de los ácidos. 

También se deben llamar tufos á los gases que tienen en 
disolución alguna otra substancia, con tal que por esto no ha- 
yan perdido la transparencia, ni la forma gaseosa , como v. g. 
el gas hydrógeno quando tiene en disolución azufre , que se 
llama entonces gas hydrógeno sulfurado , ó gas hepático , que 
huele á huevos podridos , y que se exhala comunmente de 
algunas fuentes que pasan por minas de pyritas , las qtiales des- 
componiéndose mutuamente con el agua, se combina el oxi- 
geno dé esta con el hierro de aquellas, y el azufre con el gas 



Digitized by LjOOQIC 



INTRODUCCIÓN. XIII 

hydrógeno ; de forma, que de esta doble descomposición resulta 
el hierro de las pyritas combinado con el oxígeno del agua , y 
el azufre , que es el otro principio de las pyritas , disuelto con 
el gas hydrógeno , que es el otro principio del agua , forman- 
do por una parte un óxido de hierro , y por otra un gas hy- 
drógeno sulfurado , que se desprende y hace percibir el mal 
olor. Asimismo se debe llamar tufo el gas hydrógeno combi- 
nado con et ázoe y con el carbón : con el primero formando 
©1 gas amoniacal , y con el segundo un principio ó radical oleo- 
so , ó un aceyte en embrión , como lo (¿servamos en el tufo que 
desprende un emplasto metálico quando se quema , que no es 
mas que un ace/te no descompuesto enteramente, ó el radical 
hydrocarbonoso del aceyte que ha prestado su oxigeno al me- 
tal , como se dirá al tratar de los emplastos. Todos estos tufos 
son inflamables en contacto con el gas oxígeno puro, ó en con- 
tacto del ayré común á una temperatura elevada. 

Todo lo dicho acerca de los gases nos parece habrá dado 
alguna idea para poder formar juicio sobre la naturaleza de 
cada uno , ó á lo menos para saber que estos son los cuerpos 
mas simples que se conocen ; que son radicales de los cuerpos 
compuestos ; que en el hecho mismo de estar sin combinación, 
y de ser sumamente simples , se hallan combinados por su mu* 
cha afinidad con el calórico , el qual los mantiene en forma de 
gas al temple regular de la atmósfera ; que esta forma gaseosa 
no la pierden mientras no se les junte un cuerpo con quien ten- 
gan mas afinidad sus bases que con el mismo calórico , en cu- 
yo caso forman un sólido ó un líquido , y abandonan el caló- 
rico , el qual quedando entonces un cuerpo libre , se hace sus- 
ceptible a nuestros sentidos f como se ve en la formación del 
agua en la combustión , y en otras muchas combinaciones cuya 
explicación está fundada en la descomposición de los gases ¿ce. 
{Véase combustión.) 

- ... §.v. • 

Tierra. 

La tierra considerada chimicamente > ó tierra-principio , que 
es como se debe entender aquí , es muy distinta de la del glo- 



Digitized by LjOOQIC 



XIV INTRODUCCIÓN, 

bo terreo, ó masa común que pisamos, y que sirve de centro 
á todos los cuerpos graves. Xa tierra cbímica es el resultado y 
ultimo residuo de los cuerpos que se analizan por el fuego ó 
por otra via. Esta substancia simple es la que entra como uno 
de los principios en composición de la mayor pacte de los cuer- 
pos naturales; y no hay mixto solido que no la contenga en 
mayor ó menor cantidad. 

La tierra así considerada , se divide en cinco especies , que. 
son sílice , barita , alumina ¿ cal , y magnesia. Estas cinco espe-. 
cies son diferentes entre sí , no solamente en la pesadez especí- 
fica» sabor, intensidad de color, tacto y demás propiedades; 
sino que cada una forma diferentes sales con los ácidos , dife*; 
rentes piedras y otros compuestos según, con la diversidad de 
cuerpos , y modo con que se combina cada una de ellas. * 

Baso ej nombre de tierra se debe entender también todo 
género de piedras ; porque de los experimentos hechos hasta 
ahora mas ¡recientemente consta , que no hay piedra que no 
deba su origen precisamente á las cinco especies de tierra men-. 
cionadas. El color hermoso que se advierte en las piedras finas, 
proviene regularmente de una cantidad de hierro disuelto que 
concurre para su formación : su transparencia se debe á la di- 
solución que precede , y después á su cristalización ; pues así 
como las sales se cristalizan precediendo antes la disolución, así, 
las tierras disueltas forman cuerpos de figura constante y regu- 
lar baxo las mismas leyes que las sales. Las piedras opacas no 
son mas que una mezcla ó agregación de una ó muchas tierras, 
en la qual entra una porción de agua como parte intermedia 
que sirve como de gluten para la coherencia, y que se les quita 
mediante la calcinación. También se halla agua en las piedras > 
^transparentes lo mismo que en las sales cristalizadas* de quie- 
nes se separa como en ellas por sola la calcinación , excepto 
algunas que resisten al fuego. Hay ademas de estas piedras otra 
serie , que no son tierras precisamente disueltas ó amasadas con 
agua , sino que constan de ácidos particulares , como el már- 
mol , yeso y piedra blanca de Jixtrtjnadura , y otras ; pero con 
todo , siempre se verifica que las cinco especies de tierra sirven 
de base prestamente a los cuerpos sólidqfc naturales. 

Las tierra .son .bastante solubles en los ácidos, y forman 



Digitized by LjOOQIC 



INTftOiHrtCtótf. XV 

con ellos saíes mas ó menos neutras , quíí llamamos sales ter- 
reas , y daremos á conocer en su respectivo lugar. No obs- 
tante , por ahora diremos que muchas combinaciones de las tier- 
ras con los ácidos se deben excluir por su insolubilidad del capí- 
tulo de las sales, tal es el sulfate de cal, el sulfate de barita, d 
fosfate de cal &c. 

También se disuelven las tierras en agua pura, aunque en 
muy poca cantidad. La naturaleza , maestra incomprehensible, 
disuelve grandes porciones en su oculto seno , y forma inmen- 
sas masas de piedras cristalizadas para admiración del Chímico 
observador y contemplativo > ¡cómo sé obiefva encías rocas, en 
las estalactitas^, déndritgs^c. Es incalculable el número de años 
que habrá empleado* para está operación 1 désete la creación del 
ttiundo : nuestra vida , como es muy corta , no puede imitar á 
la naturaleza en estos prodigios , ni en otros semejantes ; y sí 
solo en aquellas operaciones en que podemos disponer los agen- 
tes á nuestro arbitrio. Bergman examinó entre otras piedras fi- 
nas los jacintos , y vid que cíen partes de esta piedra se com- 
ponían de quarenta y seis de alumina , treinta y nueve de tier- 
ra silícea , ocho de carbonate de. cal, y seis de hierro. Si este 
célebre Chímico hubiera podido disolver estos mismos prin- 
cipios á otros semejantes , ¿ ptff ; q\ié se le habla de "negar Ja 
probabilidad fíika de poder hace* jacintos verdaderos , ú otraá 
piedras finas verdaderas ? JLá naturaleza obra de distinto modo 
que nosotros; ella dispone los agentes á su arbitrio , y nosotros 
no podemos disponerlos: ella obra y dispone en innumerables 
años muchos prodigios , y nosotros los queremos hacer en un 
soto día ^ y no podemos; sin embargo, nos pódemete lisonjear de 
haber comprehendidode-un modo bastante congruente muchos 
de sus arcanos , y de haberlos imitado. 

4 Lai tie/ras son también fusibles á un calor fuerte, ya com- 
binadas, ó ya algunas solas, formando; cristales. Se Combinan 
por la vid seck formando diferentes r¿Qm£üésfeos'i r fateó^las mis- 
toas ley^es qwe la haeeii l^S'S^l^ p6r^a Viá íiüntedai, i j - 

Cada una de las cinco tierras mencionadas tifené sus pro- 
piedades particulares y exclusivas», que deberíamos indicar 
aquí ; pero como este 1 Diccionario solo trata de los medi- 
camentos usuales . en la Farmacopea Hispana 4e h tercera 



„c^,l 



XVI INTRODUCCIÓN. 

edición ; de exponer la teoría de su composición ; de ex» 
pitear sus verdaderos nombres ; de reprobar algunas nulidades 
que se observan en su elaboración &c. , me ha parecido conve- 
niente omitirlas. Solo trataremos de la magnesia y de la cal en su 
respectivo lugar con alguna extensión, y expondremos su teo- 
ría , por ser unos medicamentos muy usuales en la Medicina, y 
muy dignos de la atención de los Boticarios, aunque al paso in- 
dicaremos la extracción y conocimiento de los demás. 

Estas cinco substancias terreas, igualmente que las anterio- 
res, estando en movimiento por el calórico, y disueltas en 
el agua , se chocan en distintas maneras y en distintas propor- 
ciones ; y según esta variación de choques , en quienes consis- 
te la afinidad , resultan diferentes combinaciones , de quienes 
inmediatamente provienen los cuerpos naturales compuestos de 
que atora vamos á tratar. 

CAPITULO IL 

Dé tos cuerpos compuestos. 

JLIe la varía combinación y movimiento de los cuerpos ele* 
mentales , ó principios que acabamos de indicar, resulta necer 
sanamente una serie inmensa de cuerpos naturales , que com- 
ponen y rodean inmediatamente el globo terráquo. Estos cuer- 
pos forman un dilatado imperio , que seria dificultoso compre- 
Jiender sin una metódica división. 

Este grande imperio se divide principalmente en tres rey- 
nos, á saber y animal ,,yegetal y mineral. El estudio y conoci- 
miento de este grande imperio es lo que se llama Historia Na- 
tural. Como esta ciencia es muy vasta y dilatada, y la vida del 
hombre muy abreviada, se ha dividido por necesidad en tréí 
ramos, cada uno de lo^quales comprehende su reyno respec- 
tivo. El primero se llama Zoología , que trata de los animales; 
el segundo se llama Botánica , que trata del conocimiento de 
los vegetables, y todo lo perteneciente a ellos; y el tercero se 
llama Mineralogía , <p^ trata de los minerales. Estas tres cien- 
cias reunidas completan la Historia Natural , y dan á conocer 



Digitized by LjOOQIC 



mracHWCcióNv xvn 

quantos cuerpos comprehende el globo terráqueo, todos obje- 
tos inmediatos de la Farmacia. 

La Zoologia da á conocer los animales haciendo muchas 
divisiones de ellos, como v. gr. en animales perfectos, imper- 
fectos , volátiles , terrestres, aquáticos , y muchas subdivisio- 
nes, como son, v. gtf. en sabandijas, mariposas, insectos, aves, 
peces, serpientes, carnívotos, frugívoros, quadrúpedos, bípe- 
dos , milépedos , y otras subdivisiones que ofrecen los varios 
sistemas inventados en esta ciencia , con las quales llega á cono- 
cerlos 5 atendiendo en unos la figura T en otros el numero de las 
partes principales de que constan, y otras accesorias , de todo 
lo qual trataremos en el capítulo Animales. 

La Botánica no analiza las plantas , como la -Mineralogía 
sus minas ; solo especula su exterior , y baxo este aspecto las 
conoce y distingue unas de otras, imponiéndolas aquellos nom- 
bres mas propíos y acomodados quando no los tienen. Para es- 
to las divide en clases ; estas las divide en órdenes , estos en gé- 
neros , y estos últimos en especies ; atendiendo para ello no so- 
lamente á las flores , al número y figura de las partes que las 
componen , al ííruto , á todas las partes integrantes y accesorias 
di los vegetables; sino á la figura de estas mismas partes, a su 
disposición y situación respectiva, valiéndose á veces de los 
auxilios de la Geometría. Asimismo enseña las virtudes medici- 
nales de las yerbas, valiéndose de la semejanza de unas y otras, 
y de las noticias que la suministra la Medicina en general ; aun- 
que aquella primera circunstancia es á veces falaz, También 
enseña los usos económicos que hacen de ellas la industria y la 
vida común de las naciones : en suma , forma de los vegetables 
«na historia completa. 

La Mineralogía , ayudada de la Chlmica , descompone y 
analiza las minas , los metales , las tierras y todos los cuerpos 
que están baxo su jurisdicción , para darlos á conocer según su 
intrínseca naturaleza , y para- sacar conocimientos ciertos en la 
Medicina , en la>wk común y *n las artes. Y mediante las ob- 
servaciones de estas maniobras tan delicadas y arduas, distin- 
gue el oro de la plata , y esta de todos los metales ; como tam- 
bién una sal de otra , una mina de otra , y un producto 
qualquieja de otro semejante, con quien pudiera equivocarse 

TOMO I. C 



Digitized by LjOOQIC 



XVIII INTROBUCCIOH. 

por sola la vista y el tacto; determinando á un mismo tiempo 
los principios constitutivos, y la figura de estos compuestos por 
reglas geométricas. Si algún rasgo de esplendor hay en la Me- 
dicina se debe á la Chinaca , sin contar lo muy adelantadas que 
están, y aun podrán estar las manufacturas y el comercio, me- 
diante sus conocimientos importantes y fundamentales , sobre 
los quales estriba el, buen éxito que podrá tener un estableci- 
miento económico de fábricas, tintes &c. Estos conocimientos 
importantes, que sirven de basa á la industriaron muy precisos 
y necesarios á la Farmacia , porque dan á conocer á su profer 
sor las primeras materias de que ha de hacer sus medicamentos. 
Por todo lo qual indicaremos aquí los tres reynos mencionados, 
que son donde* pertenecen estas primeras materias. 

$. I. 

Reyno animal. . 

Baxo de este reyno se comprehende exclusivamente todé 
cuerpo orgánico que vive, siente y se mueve al arbitrio de su 
voluntad. Estos cuerpos así definidos se llaman animales ,' los 
quales hacían antiguamente un gran papel en la Medicina, 
empleando los Boticarios. un. crecido. número ¿te^elW en sus 
composiciones , ya enteros, ya sus partes integrantes, y ya fir 
nalmente las partes heterogéneas , .que estos criaban en ciertas 
cavidades de su cuerpo. Taies,son , por exemplo ,< los estiocos 
marinos, el imicoritia, las piedras bezoases, la uña de la graa 
Jbestia , los dientes del jabalí, lasN mandíbulas del pez. lucio , el 
estiércol de pavo real , el de ganso , el del lagarto , los sapos, 
las zorras, los int&tirios dte lobo , las parias de la muger , su 
leche, elcjanephunwnp^.up, crecido numero de enjundias, y 
.finalmente,, otras^zaíandajas d^^esjte Jae»;, que p*tf. una vana 
.credulidad se guardaban en las botica* cpmo remedios y arca- 
nos grandes de la 'naturaleza-, y como medicinas de mucha ini- 
portancia. * 

La Medicina moderna , informada mas por menor de la pon- 
tea virtud de estps nemedios , y del invento de lotros mejore* 
con los auxilios de la Cbimica , los ha desechado por error? 



Digitized by LjOOQIC 



INTRODUCCIÓN. XIX 

neos y supersticiosos , y aun por dañosos al estado ; porque 
fiados los Médicos empyricos de sus virtudes mal examinadas, 
sin mas razón que porque lo ven escrito, han sacrificado acaso 
muchas vidas , y han dexado ciertamente de aplicar con méto- 
do otros remedios mas enérgicos que se han inventado, ó á lo 
menos que se han 4 examinado mas por menor sus virtudes : .de 
este modo han contribuido al poco adelantamiento general de 
la Medicina hasta ahora , y han, satisfecho , digámoslo así , el 
espíritu médico en general , haciendo creer aue en ellos se en- 
cerraban los remedios polycrestos , ó sean universales. No obs- 
tante , algunos de estos medicamentos , y otros que ¿o se 
apuntan por evitar prolkidad , no los contempla la verdade- 
ra Medicina inertes precisamente ; ¿antes bien son el blanco de 
su especulación , porque contempla en ellos una virtud posi- 
tiva, que por ser desconocida, la juzga inútil , ya, que no da- 
ñosa , para, las indicaciones á que -se han administrado .hasta 
^bor^ mayormente quando en el dia tiene otros, de mas, exa- 
minadas, y enérgicas virtudes* Otros los contempla mulriplir 
cados ¿ pues habiendo hecho sobre ellos muchos ensayos chí- 
micos, ha reconocido que muchas medicinas se guardaban y 
teaian en las. boticas como distintas unas, de otease y con dis-. 
/tintos nombres r siendot idénticasen esencia, y por consiguiente 
en propiedades, . . : ,;■.-;, . »• . , w 

. Ahora , la verdadera Medicina reconoce un coito nume- 
ro dé substancias animales útiles á las enfermedades , ya en 
polvos , ya en infusiones, ya destiladas , ó de ^ualquiexa. mo- 
do que se, apliquen, ¿A qué viene pues, sal volátil de yíbo* 
ras , de capullos de seda , -de lombrices , de culebras , y otras 
infinitas ? Hoy se sabe positivamente que la del C. C. suple 
portadas ellas como menos dispendiosa , porqué constan to- 
das de unos mismos principios , según se dirá en su respectivo 
Jugar, Los animales en general sometidos á lá destilación [?u¿- 
wqktíga unos mismo* píincipíos, y son-yénticoft.eiiíproíikír 
<Udes > su ,virtudL médica, partfcúlat y> exctai*a*í$i:es que Ja 
tienen ^consistirá! en aplicarlos exteriormente á ciertas enfer- 
medades , ó administrados en polvos interiormente; pero en el 
dia estamos muy distantes del conocimiento do esta virtud 
oculta y y 4$ jas enfermedades á que, es .aplicable i no obstante^ 



Digitized by VjOOQIC 



XX INTRODUCCIÓN. 

como algunos Médicos no dexan de usarlos constantemente pa- 
ra ciertas enfermedades , y muchas fórmulas oficinales y usua- 
les los traen en su composición, será forzoso tratar de ellos y 
clasificarlos según el sistema de Linneo en su respectivo capí- 
tulo , así como lo hacemos con los vegetables , para inteligencia 
de la materia médica de la nueva Farmacopea Hispana. 

$. n. 

Rey no vegetal. 

En este rey no se comprehende todo cuerpo orgánico, que 
vive como el animal ; pero no se mueve como él al arbitrio 
de su voluntad , sino solo por los agentes externos que le mue- 
ven accidentalmente. Estos cuerpos así definidos se llaman ve- 
getables , y su estudio y conocimiento hemos dicho que perte- 
nece á la Botánica , de que hablaremos en su lugar. 

De estos cuerpos saca la Medicina el mayor partido ; y sus 
•mayores esperanzas se fundan en este reyno , tanto , que sin 
él seria la Medicina como un hombre sin mano derecha. La 
quina , el opio , el alcanfor , la jalapa , el acíbar , la escamo- 
nea , el alcohol , vinagre y otros muchos medicamentos de pri- 
mer orden que. de estos se componen ,< son las áncoras de la 
Medicina. Ademas de estas , hay en este reyna un crecido nú- 
mero de drogas útilísimas , de quienes se hacen licores, elixi- 
res , bálsamos , infusiones alcohólicas y aquosas * confeccio- 
nes , ungüentos, emplastos &c¿ Tales son, por exeraplo,las go- 
mas , las gomo- resinas , las resinas , los bálsamos , los zumos 
é infusiones inspisadas, y finalmente, las yerbas enteras en co- 
cimientos, y sus partes hechas polvos. - í - 

Todas las plantas que se anotan en la Práctica botánica 
de Linneo , que ascienden á un número considerable , tienen 
indicadas sus virtudes á continuación de su definición , exami- 
naos-las -mas , y puestas e» práctica muchas de ellas. El es- 
tu dio de es tas tes recomendable de necesidad'* porque atíikjue 
hay plantas » análogas en caracteres naturales , y por consi- 
guiente en virtudes , se debe no obstante adquirir el conoci- 
miento de ellas , para echar mano de aquellas que se presen- 
ten mas á la mano del profesor ; porque en unas proyiotias^e 



Digitized by LjOOQIC 



INTRODUCCIÓN. XXI 

crian unbs géneros ¿ y pn otras ©tros, distiníios , de donde re- 
sulta, quel ¿n eL amocimiento ^oet^dico de las especies de 
plantas, na se pueden: administrar aL;tn£ermo los auxilios ne- 
cesarios sin grande dispendió en el transporte de una provincia 
á otra ; y tal vez no con tanta utilidad , porque bay ocasiones 
en que se necesita ide i las : plantas rccienjtes, y pudiera en este 
¿caso tenerlas él profesor semtyadas en^ s& ípais, ó echar mano 
.de las jrias. afines: por teso vemos que ;,ei¡ mastuerzo puede su- 
plir por la coclear ia, y el hy bisco jporlos malvaviscos &c. 

Finalmente, este reyno presenta á la Medicina un número 
mayor de individuos, que el reyno mineral y animal , útiles no 
solamente á la Medicina, sino, al comercio y á las artes , y por 
lo tanto trataremos extensamepte^de^sUí maceria en los tome* 
primero y tercero* / r >< t ' r 

JSíejfna mineral* ^ 

Las substancias que pertenecen ár este reyno son cuerpos 
que no viven, ni sienten., ni tienen movimiento voluntario. 
Tampoco, tienen vasos como los vegetables y animales , por 
consiguiente no crecen, ni reciben sumos nutritivos de la tierral 
como: ellos. Su crecimiento eetefeertía por adición externa, aui- 
naentándose por capas ¡ó laminas qufl^e yaarfrttotyndoíftoi: la su- 
perficie , y conglutinándose en masas homogéneas, como se ob- 
serva mas particularmente en las piedras calizas, en las piedras 
dagranrto &c« r - ;n v ;r . - ».-• • j. >>-j . . .1. . . , .1 

Las substancia* liquida* que se bailan en este rpyno , á ex»» 
cepcion del agua¡>y el abogue, deben su origen ate descom- 
posicioa de alguna substancia animal ó vegetal por los fuegos 
subterráneos : tales, son v.:gr. el petróleo, y el sucino y azaba- 
che quando están recientes &c. Son muchos y, muy importan- 
tes; los individuos xle esteireypo que se usan en la Medicina; 
pero así como los vegetables por lo regular, haceitsus -grartdfc 
beneficios administrados en substancia ; ó en simplescocimientos, 
así por el contrario , de los minerales no se consiguen , sin que 
primero las manos de un Boticario no los descomponga y analice 
«on sus reactivos ¿pasa formar compuesto; mas útiles. 1 Talis 



Digitized by CjOOQIC 



I 



XXII INTRODUCCIÓN. 

son las sales, los licores, los cáusticos* y los preparados salióos 
y metálicos &c. Y a uáqua posteriormente se han halada mu- 
chas sales naturales^ que; antiguamente se guaidaban en lfs 
boticas hechas artificialmente , siempre hay sin embargo la 
necesidad de hacer las mas de ellas ; ya porgue salen mas pu- 
ras que las «atúrales y como v. gr. eL sulfate de hierro puro y 
artificial, respecto del común que se cria en Araron y «tras 
provincia^; ó:ya porqbe la^- masde ellas sqn ranas, y costaría 
mucho mas el transporte y la purificación , que hacerlas de pro- 
pósito : tales son el sulfate de sosa ., el nitrate de sosa y el nitrate 
<de potasa* elsulfate ¡de potasa , el stófate[xlert>agdes¡a r 1a sosa, y * 
-otras nuef amanta asadas. $m embarga v el sulfote de magnesia 
amJiayvneo<»kladí^teií^»t<teiipiitíficB«¿e^ ponqué ¡stf cria* cofa, 
abundancia en España ; pero los extrangeros tendrían <jtie. hacep: v 
muchas de ellas; porque taL Vez l£s saldrían mas baratas que las 

ue el comercio puede proporcionarles ; por lo que el estudio 

ela Chimica de todosUrodktosfcjhaci necesario. 

Los minerales parece que tienen una estructura mas fuerte 
que los vegetaMesi; qtoarqjuer.estosD luego ;que?üan padecidoJ.algu- 
na alteración por el* fuego; ó » por ecarte, ya fuerza humana no 
puede volverlos al estado primitivo; porque la: organización 
<le estos cuerpos : i gualmemo^üe. la délos animales, tes obra 
muy ¡delicada , superior al talento híurnaao, yicómo: exclusi^ 
va idei Omnipotente; qua; nadie puede ipikat. Al ¿eatrario 
sucede cxm los minerales^ pues estos cómo carecen de la delica- 
da armonía de vasos , resisten á las vicisitudes que les ocasio- 
na la Chimica en su descomposición y nueva combinación.; Por 
<$o V eroos.que u» Jtoetai .reducido á cenizas se Je vuelve á dar 
JflK&^ajhetáUcaijcoQ mwtbá facilidad ;, y quede la deseqm- 
posicíon mutua de dos substancias -salinas diferentes ,, resultan 
inmediatamente otra? dos de distinta naturaleza, las quales tra- 
tadas después aparte, y, cada una por sí con diferentes reaal- 
•vos , sa vueiveni , descomponer^ y á iformar Jas «tósmási sales pri- 
mitivas ¿¡«enantes. • .- ^ •".-< ,\ ... .••:>■/ a ¡ ;.no.* .>... »?'••; 
<?> i;Aw<nismo, parece que en los - minerales j*e manifiesta mas 
palpablemente el modo oculto con que la naturaleza se conduce 
en la composición de ellos, la relación mutua que entre sí tienen 
ittttít mbtaos cuerpos y cpmo« también la ¿que tienen con uios 



Digitized by LjOOQIC 



.WTRODC0CD5K. XXIlt 

^Dí¿ialbs s y vegetables ; y finalmente , en elloí se! ctácabren por 
-medio de la Gbimtca muchas ley^es. constantes ; que nos dan 
idea dq la naturaleza en general. Quando mezclamos muchas 
substancias minerales, observamos inúchos; y raros fenómenos 
< que hacen remonmr I «l espíritu del i hdmbce;:á lo mas sublimé 
en busca de la causa que los produce, 'ünas( veces ¿bservamfcs 
frió , otras calor >, llancas y mal olor ; y finalmente f1 *víímos qud 
todas las substancias mezfckidas mudan de* esencia y de 1 color; 
Jde cuyos fenómenos hay Repetidos exemplos en la Farmacia , cu* 
yas-causas se saben en reí diaxl«oii¿ ^o^ bastante con^nientei 
Su> estudio es can . gustoso íy^deleyiable - y que sé ha hecho aplusp 
cion de moda ry no hay sygstd de un mediana Caleáto que iui> 
emprenda con ansia su estudio , y desee vivamente sus conoci- 
mientos: Condes, Marqueses y otro* títulos y sugetos.de dis- 
ubcion ,. que no necesitan de industTiacpafarsiijtoeatarse 9 ¡h&a { sida 
jtf son ;en et día, modelar de apl¡c¿c¿o^¡ ores tos conociriiientos .?> 

Finalmente, el reyn¿:miiiral^salifbl^^ 
«obro éi secundan tantas tablts¡dq afinidad, -y* cabras- feyés de 
atracción como hay inventadas i sus. pK>ductos resiste» a la* 
tentativas de ios pro&^bres t poojiaoaJU^qu¿isc^ quite Ja for4 
íbaeseuciai á i muchos -de eiJof^p^r mbdio.de; UdtpcoWposiéioq 
ó analisrsr^ siempre queda ejorous- ^riri¿ipk)Sofaonstftut¿vps< ui»i 
¿virtud ó qualidad r«^eiwrítiyav5UJetówá^a,voltót^idái6hí»i 
mico. No suceda ¡así en ios ^vegetables •, pues cofa or ya queda in* 
dicado, la organización , quee^eo^uieti consiste Ja ¿genera* 
cbp de su saraejaatíe ^medMtnlBito regatad*», es üna?qb»ji}uyi 
delicadas, que pe destruyen, ^Tfixmsc I pgcdooimitatU] ns oiaf.g vi rx 
-';;.' Ahitos ifcs. rey nosr.piért^nweoííóAoe Jasricí^po* queco» 
munmente^láínanyDS mixtos. rEstcrf tres f^ybosson objetos i n-: 
Imediatos dej.la Farmacia , xuyosoppd¿ofos ie iormasCiinmé-* 
-diatameitte dte las -siabstaiicias singles! quc^ími^osí indicado i ya 
•con cL ooonbafe üj¡e principioi crifiiaiti^^ 

Vijlespas tiene en su. casa un w?ra- tp se ^uede f decir; <je} Excito. Se- 
torio para dedicarse diariamente en ñor Marques dé ¡Santa Cruz yadifuni 
los experimentos de Chimica v y en to , de loa* Duques dé Frías é In¿ 
fin .ftti^elíci* kaJhech¿ídgwto&;áüe#;I fantadd* -pdo ot rol mwebos caballeros 
dtfWPMtqVyfJW^ : / 



Digitized by LjOCKíIC 



ÍCXIV INTRODUCCIÓN. 

/mixtos. Y.ftialmenté» estos tees reynos súiáims*nm í la Far~ 
/ macia las primeras materias , para que esta obre con ellas se^ 
gun sus leves , y haga medicamentos mas útiles , separando 
de unas lo inútil f y asociando con otras lo mas provechoso, de- 
bilitando á unas ñu jnücba fuerza y actividad, y miniándola en 
otras mas débiles; y finilmente,. destruyendo dichos mixtos en* 
teraraente. por medio de la destilación , para qué cada princi* 
pió quede desencadenado y libre de la combinación natural , y 
puedan obrar libremente en la naturaleza y enfermedades del 
hombre y bien sean, solas * ó bien combinados con otras substan- 
cias que puedan hacer mepr beneficio^ pues 1* naturaleza- to¿ 
do nos lo da mezclado coa maleza > y envuelto con substan* 
cias extrañas,, para que nosotros con nuestra' industria y. traba* 
jo , á cuya pena hemos nacido sujetos por el pecado , las sepa» 
ramos y las dispongamos para la mas facti administración y buen 
éxito en lomeases de tndiycncbi^ntó por 'lasqué! respecta á la 
Medicina /como i las artes y comercio: i. . ; i 

- Losí resultados de estas preparaciones chimicas será él obje- 
to de este Diccionario , en el quat trataremos por orden al- 
tabético solo aquel las; que euvuelyan alguna ¿dificultad incom* 
pcetensfbie pir* i unos- talentos poco ^cesados: en la facultad; 
acaso por ifalta de medios las mas ▼feoes^ xopio supede,á lo% 
pradicabtés de los pueblos cortos , cuyas boticas- gestan tan 
poco provistas de libros como de medicinas. El profesor , care* 
ciendo tal vez de medios , no procura sino de sostener su ofíci- 
i«v comprando ¿ sus mismo* <tómproÉesore^,b> queiaecnstta pa- 
ra su gasto en porciones regqlarnwnte tan cortas ^uofelabbradA 
en su misma oficina , saUfian.imiy: dispendiosas #y si las hicie- 
se en mucha cantidad i aecharían á perder por el poco despa- 
cho. De estos dos principios precisos y extremados toma el 
Boticario el mejor partido^ que es de comprar hasta Jos em- 
plastos,; y :de eBtaí«aus¿^et ftkiosa resulta <?1 poco conocimien- 
to de los practicantes de Farmacia que tiene á su cargo , tanto 
en la^tócítícávCdMttéíftlW'feeéfica, á quiéríes éa este caso reCo r 
miendo esta mi obra, qué íégiíramente le podrá aprovechar pa-^ 
ra su adelantamiento, , , < ', ■ , . 

Aun quando no concitaran} las causas insinuadas á impedir: 
los progresos de dichbs practicante! de Farmacia (oxalá no fue* 



•DigitizedbyV^iOCV 



*NTROI>UCCJON, XXV 

fa 9sP) ,se debe además confesar que los conocimientos chími- 
«os moderno» Apenas Jaan, salido de los umbrales de la corte y 
de alguna ciudad populosa ; y como estos son requisitos indis* 
pensables para el mejor manejo y economía en la elaboración 
•de los medicamentos raa& importantes >, se sigup que los profe- 
sores se conducen ^n la cl^bprac^^ de ellas lo mismo que un 
jjiero aljcimisfaen sm manipbras mecánicas , sin Saber explicar 
¿as causas qu& los conducen á obrar de este y no del otro mo- 
do,, nijlos fenómenos mas importantes. De esto, resulta que 
no conociendo el profesoí bien á fondo los medicamentos y 
•$U$ : propiedades,, rio sabrá preservarlos de los agentes que los 
.puedfft alterar, n^ co»c¡dos hasta ahora, n¿ hacerlos de} 
tfljodcrtinas ecopómico^ppsible. ¿rQuién dirá a estos profesores 
que una substancia íab fixa como es la magnesia pura debe 
( e&ár cerrada. exactamente? ¿Y quién les dirá también que el 
timaríate de mercurio precipitado, debe estar cerrado en un 
jtasp opaco,y oor de -cristal, por serle dauosa la, luz? ¿Quien 
*les dirá igwlmsntfe qug hirviendo el sulfate calizo sobre po*- 
tasa , se sací* por 1» filtración y evaporación y cristalización un 
verdadero sulfate de potasa? Y finalmente, ¿quién les dirá que 
el agua de cíil, siefldo un medicamento tai} ordinario y grosero 
-al parecer de ellos, deU, estar exactamente cerrada , con otra? 
pteceucilonf&á^tsj^&or? ¿A-qué camisa atribuirán esta cautela 
indispensable pa*§ swmvpt indeHias* ssi^jantes medicinas? 
Estoy cieno qud-nuettfPS profesores antiguos no lo alcanzaron 
á penetrar * ni tampoco nuestros alkimistas y padre¿s de la dea- 
cia awlítica.: \, ; : 7 .' . * r- ,;. .* ', < : > 

l Estos impártanles conocimientos ignorada por ios practi- 
cantes dejffarmaciía.que residen en lugares, cojt os ^ eodoa- 
de no estudian ni practican , con [método . por las tazones arri- 
ba dichas.; los trabajos que estos pasan por falta de conoci- 
mientos suficientes quando se van i examinar, gas(:ajB4o ]¡o que 
no pueden en la detención que precisamente se les sigue pa?a 
ser aprobados , juntamente con el deseo de sus adelantamien- 
tos, y de librarlos en algún modo de semejantes trabajos; me 
estimulan á darlos el presente Diccionario , en donde se trata* 
rán con la claridad posible los medicamentos usuales, cuya teo- 
ría moderna qualquiera Boticario debe entender. 
tomo 1. j> 



Digitized by LjOOQIC 



*XVI IHTRODTTeCIOto. 

£1 orden que me propongo en su formación , me pa*e& 
el mas acertado. No divido los medicamentos compuestos ea 
clases ni especies , como algunos me aconsejaron , por parecer* 
me bastante confuso , y ser esto propio de Farmacopeas : los co- 
loco por un rigoroso alfabeto; de suerte, que sin reparo de 
que uno es piedra, otro es sal, otro es agua , otro esffritu &c. 9 
se verán colocados seguidamente en renglón á parte, con le- 
tras mayúsculas, baxo el nombre que se acostumbra á usar en 
las boticas , después del qual seguirán los demos nombres que 
tengan según la nueva nomenclatura. 

Sin embargo de que los términos chímicos modernos adop- 
tados en la nueva nomenclatura , disonarán acaso á aquellos 
que ni aun tienen conocimiento de* los ¿usuales , ni menos de 
las substancias á que se aplican ; uso de f ellos no obstante en 
este Diccionario , con el fin de que se extiendan en las boticas, 
y se convenzan los profesores de su grande utilidad > respecto 
de qué ellos expresan en pocas palabras la naturaleza de k 
substancia denominada} por exempU>j la sal común es ima cóttí- 
bínacion del ácido muriático y de la sosa; y parí esta razón se 
llama en la nueva nomenclatura muríate de sosa ; y así en los 
tiernas. Esta utilidad tan manifiesta me obliga á hacer un uso 
muy particular de ellos después de haberlos infles explicado ba* 
xo los términos triviales y comynes ; por<ju¿ muestra Farmaco- 
pea española nuevamente impresa y corregida por la Real Jun- 
ta superior gubernativa de Farmacia , usa de ellos con una gran- 
de precisión , á quien en un todo me sujeto en quaoto á la nomen- 
clatura y explicación de sus fórmulas , para que los Botkárioí, 
Practicante? y Alumnos puedan entenderla con mas facilidad. Y 
quando por deegrac&l no consiguiese este fruto , me propongo 
a lo menos , que y* que no aprovechen mis documentos pasa 
algunos, tampoco i&rán daño para otros. En lo demás qué bay 
que advertir» me remito- 4 lo expuesto en la advertencia al 
lector. 



Digitized by LjOOQIC 



DICCIONARIO ELEMENTAL 
Lí " L 'lié íartvíácia. ¿ 



-l¡ 



i >í> ujífc ;? AGESTES EN -GENERAL. .. . 

don unosixugos untuosos , suaves al tacto f inflamables, mas 
^.mebosúíquidosy y m»5 ligeros por lo general que el agua; 
<quq se áktcacttpojr destilación , expresión é incisión de lps ve- 
getables-y anímales, y, de ningún modo de los minerales. To- 
dos constan de hydrógeno , carbón , que son sus principios cons- 
tituyentes , yona determinada dosis de oxigeno en cada uno, 
heguntgeaimasó menos ¡su consistencia , como v. gr.ep la tre- 
-mentina ¿cqoe es sm^br Ique^kyid aceite vpjátil de romero. , 
: . o tos^ acey tes ; en general/ se -dividen en feos y volátiles ; los 
aceytef uros son losiqueno tienen sabor picante y fuerte; an- 
tes bien por lo regular es dulce , graso y suave $ y no se di- 
suelven- en el alcohol; pue$t<& en un alambique con agua i 
destilar , no pasan al recipiente $oñ ella ¿. porque necesitan pa- 
ra volatilizarse teas de óchela grado$ dé calor 9 según la es* 
cala.de Reaumur > qtesoii lo* q,u§ el flgua necesita para pasar 
al recipiente en la destilación ¿ pero si estos aceytes se ponen 
á destilar sin el intermedio. del agua» reciben mas calor, y ya 
-en wte caso: wdescompsnenvyip&satt.al recipiente B dexand? 
en> la retorta, por residuo iróa «atetia, libera carbonosa muy 
abundamt€ v qt^¡p)wiefae dol rtucho mucilago que tienen se- 
mejantes líquidos. Este mucitogQ.es el qttP les qa sin duda el 
-.sabor dulce y graso que tienen , contribuye á su fixacion , y el 
-míe únicamente los hace distinguir tg^bien de los acey tes vo- 
látiles j pueiíen'prueba^deheikt^v^qw, ^ aceyte nxoqpe 
-h^pasStdo al » recipiente *o : est¿ d*$t&t¡on $ faoe un jsabor mqy 
"picantdy cáustico Ves mas ligero $ua antes, jpas ¡nflamablc^jy 
es disoluble ea el alcohol , con otras muchas propiedades oe 
raceyte volátil que aqtes no tenífi por haberse destruido el mu- 
-düaSgo^que es el que teoia.ccoflp.epí^uieftadas^y patitas estas 



Digitized by LjOOQIC 



2 ^ >, * > > . ACEYTES. . .- :C> / \ J L 

r propiedades de aceyte volátil. Los aceytes fixos se combinan 
con los álkalis puros , y forman xabonts de mocha consis- 
tencia. • ; : * - J ' " " 

Los aceytes volátiles son los que tienen regularmente un 
olor penetrante , fuerte y aromático ; puestos á destilar , pa- 
san al recipiente ata él agua é los ochenta* gta&oA son solubles 
en el alcohol ; forman con los álkalis xabones mas tenues ; tie- 
nen un sabor cáustico ; son algo solubles tti el agua destilada 
quando están recientes, y absorben con mucha facilidad la base 
del ay re vital, y pasan entonces al estado de resinas; :, 

Algunos han querido distinguir enteranteittie ;las substan- 
cias untuosas de los animales de las «de ;1ob ¿vegetables; po^o 
sobre ser realmente una misma cosav es decir , que unos y 
otros son aceytes , por tetjer los mismos principios y los mismos 
caracteres genéricos ; se diferencian solo de ellos en )a proporción 
de estos mismos principios, fin unos entra- en vitiayoiv -cantidad 
el hydrógeno, <:omo fcn los a<*ytes volátiles; en otfosmasieac* 
hon y mucilago , como eft los aceytes crasos; y finalmente en 
otros entra mayor cantidad de oxigeno , como en los quetic- 
uen consistencia fuerte. 

Hay también aceytes tan sólidos y que han dado motivo á 
ronsiderarlos como substancias diferentes, aunque en. realidad 
no mudan de especie: Estos $& ttmocen -con el nombre de re- 
sinas, bálsamos 9 sebos, manteca y^éaacundias; cuya consistencia 
'mas ó menos fuerte, no deben á otra causa que a la combina- 
ción de estas mismas substancias oleosas con el oxigeno , cbya 
«capacidad para recibir el calQrÍCQ*es mpiyor 6 menor , y efe «s- 
to dimana iu nfayor ó meíH* ft»de¿> El *sebq , /manteca Aar. 
son unos aée^tes fixos unidora ^ftáddoowiiles hace estar ao- 
lidbs ¿ al quallos Chímicosle baíndado etViombne de ácido se- 
-bácico; y en prueba ele *Ho .vernos que unienda un aceyte 
graso, líquido de natuftileía^pofi touoácido, comoív. gr*. eln*- 
*rico , el afefcyfe toWtftótezpoúídxáo cíanoisebo/j^ qwtllá- 
"fhaft improjWaftieiite tekbmwiM. Este íeuómenoísucede siem- 
bre qlte el actyte tenga map ^nidaé aDa^e^^03dgéd0'<fel 'ácido 
nítrico que sü mismo radical ; en este caso £as**L ácido nítri- 
co al estado de ácido rtitrosp por haber 'perdido en 1* mixíian 
Taha porción <fc*n*Iú£pfto>M{^^ 



Digitized by LjOOQIC 



.ACEYTES. £ 

$l¿a4 con el aceyte , y le hizo pasar al estado de resina. Otras 
¿veces sucede qpe quando no está un ácido bastante saturado de 
.oxígqncx , ó tiene con él mas afinidad que el mismo aceyte , no 
$e convierte este en resina , ni el ácido se descompone; ant$s 
tibien si eJ aceyte está sólido, se volverá mas líquido que antes 
t de mezclarle con el ácido, porque en este. caso sucede que $&• 
.tú presta una porción de calórico al aceyte , y le dexa mas lí- 
quidoj e\ aceyte de alcanfor , v<gr. que trae Lemerí en su Cur- 
so chímico , no es otra cosa que el mismo alcanfor vuelto Il- 
íquido por haberle prestado. $ ácido nítrico una porción de ca- 
\qrico {jv*e le tenia «9-; cops#t¿encia sólida ; y así v$ipqs que 
echada esta displijciot* en agua ,: vuelve el. alp^nfor á recobrar 
,su primitiva forma. Si. una resina t como v. gr, la trementina, 
$e pone á destilar j da un aceyte muy sutil y muy líquido, de- 
sando por residuo un aceyte mas espeso que retiene la canti- 
,/dad dp oxígeno ; 4e tod^ la resina. Si este aceyte datilado se 
pfcn&ékspues 4 ayre* po^mjyicbg ti^mpp , yuqíve & jomar con- 
2 §lstencia 4 proporckíp que, ya absorbiendo; su oxígeno: de to- 
¡4o lo qual se infiere que los aceytes, así líquidos como sólidos, 
.$0n unos/mismos $n esencia ; y que varían en la forma y en 
I* fífppie4*4wppr:^aíon ( de la desigual entidad dp lps prinej- 
4^.€MKtiOi«;iyo^ 9 ]y por l^s y^m$ nominaciones qjiq contraen 

eSpqjsl oxigeno, ; -;. ,^ i-¿ :,</;• 1... - /.-'.l • •" . " <. á 

o *'AGEYT£S MEDICINALES. Se fcihecibo^raaxaudal 
; en la Medicina de los aceyteí variamente preparados , y se han 

tenido ppr muy distintps unos <áe otros * y. por muy importan- 
-«t^ m \$Mú$k\*& i cuy^m^ftcintejig^^^^ílo: motivo á# 
.tener «¡u las boticas un n&fn$rQ <¡réci4feiflH> y de ¿tío? j ; p$ro una 
t experiencia mas^ ilutada n^^a hecho yer ^qe no solamep- . 
.te son incapaces ¿q d^sempeñarmuchas de las dolencias a que 

antiguamente se les aplicaba , sinp que s$ pueden reducir á m£- 
.$pr, numerp;,y.que m**cfep& atfey te¿ np pbrap fiomo qu$ son de tai 
cé.'t&ltyeggfslé f jornal en f p^rticpl?r v^iíJP.por s$r <fe;e#a 9.1a 
u ot,rfc icíase tftgffflpi&t» compah^a, veremos, 
-r ■; ..I4* gqgy'tfg medicinales, se .dividen $n aceytes por cocciqji, 
. en aceytes pqr e^eáon, y en aceytes por destilación. ¿Los 
^fflcfdps ,4Á hafrer estps aceytes ^princip^lmepte los de expre- 
o»9fttt W¿#Jj^Igw4&f» SS$P» 4j€<>S«5tep<ya de <ada uno. £n 



Digitized by LjOOQIC 



4 , , ACEtTfi*. 

los ElcSneirfóíj'de Farmacia de Mr. Baufflá sé tttta' nfoy partí- 
cularmente del aceyte de cacao , de nuez de especia , de baysfc 
• de laurel , y de otros que pertenecen a esta clase, cuyo método 
de extraerlos no corresponde directamente á este Diccionario: 
ACEYTES POR COCCIÓN. Estos son el aceyte de 
olivas impregnado de algunas partes de los vegetables capaces 
de ser disueltas por este xugo , como son la resinosa y la oold- 
rante. Comunmente se hacen tomando una parte de la plarttti 
fresca , y dos de aceyte común de olivas ; se ponen á mace- 
rar por algunos días al sol ú otro calor leve en una vasija de 

'barro sin* vidria* ; después se poned á hervir hasta que consu- 
man la humedad en un perol de hierro ó dé cobró , cuidante 
de que no adquieran la cmpy reuma ; se cuelan y eíprifiíett; 
y después de un reposo continuo de dos dias , se sacan por de- 
cantación para guardarlos , ó se filtran. 

' Estos acéytes no tienen tanta virtud como se ha creído. 
Los qiie están hechos con yfcrba^sucofcas é inodoras solo tfc- 
hen en disolucioh k ! materia colórante de la planta ; pues ks 
sales qufe f se halldrl en sus ziíftios , juntamente con la materia 
gomosa , y que son las substancias que tienen la principal vif- 

* tiid , son absolutamente indisolubles en" el aceyte, ¿Qué vír- 

' tudes pues tendrán semejantes' aceytés 5 f(i -qué esptíraírífas po- 
drá fundar la Medicina en ellos ? Se observa que unos aceytes 
cocidos son mas vérdeí- que otros /aun quando todos tengan 6 
estén hechos con igüál cantidad dé vegetables verdea; e»a 
diferencia pende eií qué la materia colorante está combinada 

-con una ihatiéria réste^ y ybtífas^réces éH'la extractiva ó Ali- 
na: efi el pntíiér caso sa<?án los acéytes cocidos éiá^ cc^érV jor- 
que disuelven fácilmente la parte íesinosa de tos vegetables, 

*y con ella la materia colorante ; así lo observamos en el acey- 
te de saúco , de adormideras , y en otros semejantes. 

los que están hechos con plantas aromáticas, tienen algu- 
na preferencia á los deñías ; porque él aceyte conten disuelve 
el aceyte volátil de la planta con mucha energía quando se 
digieren juntas ; pero como esta digestión se acostumbrará ha- 
cer en vasos abiertos , resulta necesariamente utta pérdida to- 
tal de este aceyte volátil , que se marcha pof ;azon del calóri- 
co. El aroma , que es 'una substancia masr fugaz que 1 éi mismo 



Digitized by CjOOQIC 



ACEYTES. 5 

#<íeyte vplátü* i* mareta son poquísima eal# , y resulta pa 
descomposición 4el asejtfe volátil >. y pe* cpflsiwjqntp queda 
si aceyte común destituido en parte de la yírtua a^ la planta 
con que se infundió. Para evitar este inconveniente en mucha 
parte , convendría jiacer etfosí acey tes en vasija* cerradas f co? 
rendólos levemente f y despees exprimirlqs y ftlfrariqs. } 
.' < , jEq suma , todos ¿os #ceyt4s cocidos tisasfl pmy pocas vir- 
tudes de Jos, vegetables de ,que se hacen , porque son muy por 
co disolventes de los principios inmediatos que los constitu- 
yen. ¿Y qué se dirá después de un año ó dos que están he- 
¿hos ? En este caso regulármete Son dañosos mjs bien que 
jpedicinales^ ¿Tendrán todos los profesores disf^kio*? pa¿ra i#- 
j^ovarlos todo? los años, y evkar el. despea ^flo? del aqp 
anterior? !No es íácü ; y así ^1 mej<>r medio es qp tenerlos ^he- 
chos de antemano. Una |$ye infusión de un vegetal q vegety- 
J>lés ,de que $e hace» * aplicada m saHdad j&Jxwaeuto, de%- 
fmpéñaria más qu$, veipte uoftirag. P*alá qiip^íp^prqfe^- 
j;es .Méceos y iGirujan§*;je$tijviesín biQU^er^r^flf de esr 
ta; verdad i pero mientras* llfcs p{afe$o**§ 90 < se, des?qgañen, f 
t siemp^e j:e^dren)<¿.uefie^dad ds tejerlos «puestos en las o&r 
cinas. ¿Hay cosa mas ridicula qu$ conservar, a<?eyt$ de ,QJeyp 
,pari $t» quenwtíttra? , ac$ y te <#cid$ fe corteza, de, m*$W pa- 
iré J&s^Qjckéiparidaft/é Jfei c de lJail^l§Jech$ ,j 2 y .*ceyi£ de j&- , 
-tafo» fMaOidiurétiw? Jodosflostfts^if arios, 9 los m^ de ello^ 
¿aben que el. aceyte de.plivas no extraje de Ja nieve cosa algur 
na ; pues, esta substancia <no es mas qu$ el agpa cristalizada pqr 
-W¡ falta de calor < asimismo no ignoran que el aceyte^ volátil 
.Ü8¡iW<cmtewL de «aranj^s^ piftfíh? #n &d$f^cion& yflue lo 
ttrmipf> sucede cbn e¿ pmQmGaqüp t¿e^ l^ráJbano^^qiíe.eslo 
,mas eseftciaLde.sus virtudes,, Tpdo lo,^ie se 4íí^ §B r eí capíqi- 
lo de los ungüentos, es aplicable á lp^aceyt^por decocción, 
.pues corre en ellos la. vw>m§.pw&a& , e ., W4 ^ ; , „, , 
ii,.ACEyTES £QR SXRRE&Q&. oEsís&ft^ancías, wfrí 
,.fft l^cpnsísí!eteía> y: sQn^$ : ^$qíw^ 
aceytes nxos, porque no suben al recipiente destilándolos por 
sí solos en agua , ó con las substancias que los contienen. To- 
das las semillas que están encerradas en una cubierta ósea, ó 
Rucies, propias ;del fjiito llamado pruna, copo v« gr. la aí- 



Digitized by LjOOQIC 



IJ ACETT». 

mendra, y tes dé otrés muchos, comov. gy, i} potftb, ccttnokfc 
del melón , y algunas cápsulas que tienen una semilla carnosa 
capaz de dar una emulsión blanca , como t. gr. la de adormU 
deras , son susceptibles de dar una considerable cantidad de 
aceyte; De varias de estas semillas se valen las naciones ex- 
trangeras para usar su acey te en los ca$os en que nosotros em- 
pleamos el de olivas. Las almendras, fot nueces comunes; la si- 
miente de lino , de cañamones , de varias especies de nabos, de 
adormideras , los piñones y otras muchas , dan regularmente 
una tercera parte de 'su peso de acey te; pero entre todas ellas 
la que mas cantidad suministra es la simiente del sesaho. Hac- 
inada vulgarmente alegría ó ajonjolí. Está semilla verdadera- 
mente es digna del aprecio de los Españoles , porque da , se- 
gún me consta por experiencia f , dos terceras partes , poco 
menos , de un aceyte hermoso, dulce > y de unas qualidades me- 
dicinales mejores que las del aceyte t de almendras, según dice 
Amato Lusitano , uno de los comentadores (te Dioscórides* Y 
mucho mas apreciable se debe considerar si sé atiende á la fa- 
cilidad con que sé cultiva , y á lo mucho que se multiplica, 
sembrada que sea dicha semilla en tierras calientes y templadas/ 
como lo son las costas del mar. 

• : Él modo de sacar estos acey tes, considerado en cantidades 
menores, que és como sé/ga^ta en las boticas , no tiene nada de 
♦jparticular que «fcpónéi: % solo basta hacerlas pasta« fina, y me- 
terlas en la prensa sin dar fuego alguno á la masa , se filtraii 
después , y se guardan en vasijas de vidrio bien tapadas. : 
■ Esto^ aceyteís tienétt mucho mucilago > y son pdr éíta rtí- 
zonmaís dulces qué los destilados ; pero luego que este muci- 
"líagó se descompone por la' fermentación , pierden el color, van 
adquitiéndé ¿fogresivamente un olor, una causticidad, y otras 
«propiedades características de aceyte volátil , en cuyo caso se 
llaman acey tes rancios , que se deben mirar como nocivos , y 
'contrarios á los firies ¿que se aplican. Los acey tes que se yelan 
con &cUidad,nfttatt'^ ráncidad, y es ucto 

T . t ' ' - ' . - '.... í:.|! / : " |j'.. * * , ■ - , •■•.-; 

i En una Memoria premiada por económicos de esta planta, que pre- 
la Real Sociedad económica Matri- senté en 30 de Octubre de 1794 * J 
"tense , (pe trata del Cultivo y usos se publico en Noviembre de 17^ 



Digitized by LjOOQIC 



ACÉYTES. 7 

de los caracteres mas constantes para conocer la bondad de 
qualquiera de ellos. El aceyte de olivas y el de amapolas se 
yelan con mucha facilidad, porque tienen poco calórico, y mas 
inucilago ; y por éso vemos <Juan lejos están <le enranciarse res- 
pecto del aceyte de almendras , de cañamones , de nueces &c. r 
que se yelan con facilidad , porque tienen mucho calórico. Sin 
embargo que el aceyte de olivas es el mas fácil de helarse , y 
dé consiguiente el mas dificultoso de enranciarse ; luego que 
ha sufrido ; alguna cocción » se altera , pierde parte de su mu- 
cilago, adquiere mas calórico, y se vuelve mas dificultoso de 
helarse, y mas fácil de enranciarse; y por eso los aceytes co- 
munes ó cocidos se enrancian con suma facilidad, y no son ni 
aun tan buenos en muchos casos como el mismo aceyte de oli- 
vas simple. : ? * - i: ' . '• • * 

-Qüancío ui* kceyte fhíó sé ha enranciado , ya no puede 
volver á su estado primitivo. Todos los medios que se han 
inventado para mejorarle, se dirigen solamente a quitarle aque- 
lla 'cantidad dé aCéyté' volátil que $e ha formado en la fer- 
mentación por la decomjíéfcicion del mucilago , y que le hace 
téhér uh sabor fuerte y fíicáñfe*; p&tp de ningún modo á hacer 
retroceder esta cantidad de' aceyte volátil ^al estado de acey- 
te fixo como antes ; porque dado caso que esto sea posible, 
no conocemos los medios para ello. £1 alcohol aprovecha en 
este caso, disolviendo la cantidad de acfeyte volátil que se h 
formado en lá rancidez , y dexando mas ó meiios puro e! 
aceyte fixo en estado de poderse gastar después de bien lava- 
do en agua. 

Dos cantidades de mucilago diversas se deben considerar 
en los aceytes fixos, 4 sacados por expresión : una que se ha- 
lla cómo parte constitutiva del aceyte graso , y que le hace 
distinguir de los aceytes volátiles; y otra que se halla super- 
abundante , que es sin duda la que se altera por el calor , y 
pone el aceyte rancio , y la que por esta rázon se debe procu- 
rar el separar por medio de las lociones y el reposo &c. 
w Para conservar un aceyte muchos años sin alteración , no 
hay medio mas* seguro qué privarle de esté mucilago super- 
abundante, y privarle de la luz y el calor lo posible. Echan- 
do sulfate de alúmina en polvo sobre una porción de ácéyte 

TOMO I. £ 



Digitized by LjOOQIC 



8 ACEYTES. 

fixo , se precipita el jnucilaga superabundante , moviéndole 
bien por unos días , y dexándole reposar por mucho tiempo. 
Asimismo se ha observado que llenando una botella de aceyte 
fixo, cerrándola exactamente , y metiéndola en un pozo á dos 
varas de agua de profundidad , se ha conservado mas de vein- 
te años inalterable. Esto prueba que todos los aceytes repues- 
tos en las boticas , principalmente los aceytes comunes, cocidps 
que tienen poco gasto , y que se renuevan de tarde en tarde, 
se deben guardaren lugares frescos, obscuros, y en vasijas bien 
tapadas y soterradas. 

Sobre el aceyte de almendras, que hace el principal papel 
en las boticas , se debe tener mucho cuidado en su conserva- 
ción y en su bondad. Los que compran el aceyte dulce de Va- 
lencia , no cumplen con la obligación á que les constituye él 
título de su profesión ; porque este a<#yte viene bastante al- 
terado. Para despachar al publico con rectitud y desinterés, es 
menester ciencia y conciencia de parte del profesor ; y éste 
puede muy bien , siendo instruido, economizar bastante en la 
elaboración de muchas medicinas , sin perjuicio de su bondad. 
£1 aceyte dulce de Valencia tiene. el inconveniente de estar 
mezclado con aceyte de olivas, que. por ser tan bueno en aquel 
pais , hace que no se perciba el fraude con facilidad. Ademas 
de este, que se podía muy bien disimular, tiene otro peor, que 
le hace despreciable por todos los que saben esta, mala pro- 
piedad. Se sabe que para extraer en aquel pais el aceyte, apar- 
tan primero las almeqdras enteras y mejores para venderlas en 
especie, y las desmenuzadas, y las sobrantes de otros años que 
no han podido vender , las destinan para extraer de ellas el 
aceyte , el qual no puede menos de ser perjudicial á la sa- 
lud , porque está muy cercano á 1^ rancidez ; y aun . estando 
reciente, se debe considerar ya como un aceyte viciado en par- 
te ; pues nó hay duda que la almendra partida se enrancia con 
suma facilidad , y qualquiera ve que tiene un sabor fuerte , y 
un color amarillo que indican esta fermentación. Para saber 
con certeza si el aceyte de almendras de Valencia tiene acey- 
te común, no hay mas que poner una pequeña porción de él 
en una garrafa de vidrio s y ponerlo á helar entre nieve. Para 
excitar un frió grande de ocho ó diez grados baxo de cero, se 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCEYTÉi. 9 

echa en la «leve un poco de muríate de sosa ó de amonía- 
co, y en este estado se agita para ver si se yela, sabiéndose , co- 
mo se sabe , que el acey te de almendras no se yela á este gra- 
do dé frío , y que tel' aceyte común $e* convierte en un cuajo» 
toda te porción que se y ele será precisamente aceyte común, y 
la que quede líquida aceyte de almendras. 

■ A vista de estos inconvenientes, es indispensable al profe- 
sor tener en su laboratorio una prensa portátil , con un buen 
tomillo de hierro, ^arasacaí cómodamente el aceyte de almen- 
dras ¿ F 6 otrfc qUalqüíéní crúe necesite para el despacho de un 
íttes'ó áés i xtoátá tamftfi én pitit sa¿ar zumos , y para otros fi- 
nes interesantes 'en' lá ^Farmacia , sin mas necesidad que variar 
éé platillos \ tínío V; gr. jtáta los aeeytes , y otro para los zu- 
mos ;' ni d* servirte ce!mo hastai aquí *de una prensa de ma- 
dera taa -gratóte iébmó : 'hidSttíoda ¿ respecta dé una pequeña 
de fierro. í Y qtiandá 4ktk ^rehsa'tiír pueda adquirirse en to- 
das las boticas ; se debtera .usar el'^cfeyte dulce que saca el Real 
Colegio de Boticarios de J Mádríd á toda satisfacción , cuyo im- 
portartte ramo ha tomHdóí p^su^euetfta , haciéndose cargo 
de que no todos los Boticarios le podráh Sacar con comodidad 
fWMomttietisú§<jñén£r¿ - r >AO >j : : 

*• Aunque iiue*rasF^i*ác^a¿^r^n del modo de extraer 
los-aceytés usuales en r nu¿síttkl' óftcitias ; faaceftiós mención de 
algunas particularidades ,^é fin debite los alumnos puedan apren- 
der los métodds^iri^aí^íStía^ítí-ítígíStfar para cada cosa la 
F^tbatopéfi V r ^s(Hi»ía tóáí ítóéíHpjirái ?ó$ pf oíésctf esf ya í ns tñii^ 
ddsvqtfe para alamitós no^riádélántadoS. <*•» *■'!<- ■« . - ■-» 

.»- AGÉYTE DE ALMENDRAS ^DülGES. Este aceíyíe 
es muy 1 daro y hermoso quahdó está! filtrado, ytteije un co* 
lór de oro cltíb. Véiú extraerte se frotan late almendras én un* 
saco de cáñamo áspero ^ra quitarlas lá epideitois? qna es muy 
leñosa , y presta cobr al ádeyte ; despees se {machacan eh \m 
mortero de piedra con manó de pato ¿jNe pasa» por una Wibaf 
tapida i d&púes s£ machacan fuerteihénttí para hacer una -pasta 1 
fina , y envuelta en un lienzo fuerteV se mete en ia prensa para-, 
extraer el aceyt&J él qual /desafies 'de^filítádoí *fc guarda eh> 
lagar frefccd vÚÚ ceda libóte Ütóendra^ ^ 



Digitized by LjOOQIC 



XO ACSYTES. 

ACEYTE DE LINAZA- Este se extrae coma el antet 
xior, á excepción de que no se puede pasar por criba , por ser 
la semilla muy menuda , y sí por tamiz muy claro por ser muy 
pastosa; después se reduce á pajta fina ^ y se procede c#rae eíx 
el aceyte anterior: de cada libra de simiente de upo bien 
molida y pistada se sacan regularmente ocho onzas de aceyte. 

ACEYTE DE RICINO. La simiente de ricino es/tan 
mucilaginosa, que si no se la echa yn intermedio para moler- 
la, se reduce a una pasta, blancfo,, glutinosa , que np obedece a 
la prensa ; el aceyte se halla en estadft jabonoso pQt el únjala^ 
go 9 ó muy enredado y encadenado coa el parenchimg , y de. 
consiguiente sale en forma de emulsión', y hay de consiguien- 
te un desperdicio grande. Para evifar e&te inconveniente se 
mezcla la simientede ricino para m^c^arl^ cpq gasta p resi- 
duo de ali^endcas , después de íyj^^sac^p^ aceyte, p^ra ha-, 
cer mejor la harina, y mas suelta U p#$ta de ricina; y se pro*, 
cede después como en los demos aqsytes.. Este aceyte; es muy. 
craso, y de consiguiente se filtra en* upa, estufa, ó á un calor 
lento , para que estéj t>astapi& líquido. Despue? se guarda bien 
en yasijas $n un Iq&xMQvh *.[ ¿ci-.¿jin,íi ri -j¡ rs< ■ : - •" 

ACEYTE DE CACAO. Estct a^ft.es ; aiw. sólido 
que el s$i>Q„,yi ajgq.atfnof que ,Ja,cetfa,, i causa, de ¿star 
muy oxidado; pero no consta q^e haya hecho algún profesor 
la análisis de el para ver .4rtiqa$ylgiui ácido, particular. El ; 
wod^y^fíOf^ ^swfcpytetc^f^t^iito^r^lg?: altíien-, 
dtas 44 wao d^ajácas , ^^illv^Aim.^cfB^-cbp^ 
colateros , molerlas en una. piedra ^^mqhfíí^fin mi mortero; 
de pi^dr^,^lieiHs;l|asjta reduqrfíviáf una^astavfina, y blanda, 
aun mas que la masa de pildoras, j, se. hace hervir . ligeramente 
$n agua, y.gf/ «p,yeinferlj}>ras«pw^ de; 

Qtfáca$ fcfsp femi^W;foWfti>i JW*:<W* ^aceyte. queísvJbc*, 
£)a superficie *e<y« le*>y¡ $£ segare* £#$.d<?#i#s¿s po¡n$ e? f upal 
vasija de vid^y^ ijq^a fA baw ^pjaf ía^ $e ; §^a ; en ; ^ fil- t 
tro de papel s^bre c^rpr'vw>:ei> upa sstufc que tenga treinta^ 
grados de calor » *eg]un la escita de Reaum#r , para que se man*; 
teng*Jíqui<lg* y<¿e ^re* ,d^B3«8 e , ^^ « PJ} ld ?s?<te hqj^de, 
IpMjqu* fqii»M;i!f|6tt^^ estfl( 

método se aprovecha mucho la almendra de Caracas ,^^ 2 



Digitized by LjOOQIC 



ACEYTES. II 

sale botante porción de aceyte ; pero se enrancia muy pron- 
to. Si se mete la pasta fina de dichas almendras en una pren- 
sa bien caliente , se saca menos porción ; pero es mejor mé- 
todo, y no se enrancia ; tanto , filtrándolo en los términos ex- 
presados. De cada arroba suelen -salir cinco libias de,aceyte. 

AQEYTE DE NUE2 MOSCADA. El aceyte geguinp; 
de nuez moscada $o le conocemos en nuestras oficinas , porque 
como es exótico, le adulteran,, con el aceyte de ben lo$ que; 
le comercian. El modo, de extraerle consiste en moler las nije- 
ees niQscadds en t?iortef9 de piedra caliente, basca reducirla 
á una pastal fina ,. como eí cacao i después s^ meten . $n. un saco, 
4e lienzo fuerte , y .se. metjep en la prensa taipbien caíie#te.* 
Este aceyte no debe filtrarse , porque como necesita para esto 
poner el filtro en una estufa lo mismo que para filtrar el de 
almendras de cacap; $1 calor evaporaría el apeyfeivplátil^ y 
se marcharía el aroma. Este, aceyte tiene mas de la mitad de su, 
peso de aceyte volátil, que sale por expresión como en el de 
simiente de anís. } 

ACEYTE DE BAYAS DE LAUREL, Este aceyte es 
*9N¡y m grfisp , de c<?fer verde , y muy aromático : el modo de ex-. 
traerle ^consiste en machacar las bayas de, laurel recientes y me- . 
dio secas y: y hervirlas después en mucha cantidad de agua: 
estando el cocimiento frió se recoge el, aceyte que nada pQí, 
encima del agua , separándole por medio de un filtro: como las 
bayas de laurel tienen mucho aceyte volátil contenida en sus 
cejillas .propias,. sale junto conei aceyte,.cr0$o , y se vofctili-j 
za durante» la cocción mucha porción de él : por, esta razón con- r 
vien$ instilarlas cpg mgcha,ag^a §p t yn , alambique , y, íp^mis**. 
mo debe hacerse con las nueces moscadas , con ql anís , con las; 
bayas r de enebro,, y con otras substancias sen^ejantep para ex- 
tjr^er ^^per^io, trojel acjey te voláíiL qp^ contlepen, >¿ 
j.. JS^if^ym A^Mmhnte de ^xrpidetas, ^^ctóño.., 4e,pi-. 
ñí>nes , rde «nueces »y de^ius- de esta cl^ que usampfc ep> f mjestra^ 
orcinas i n^da tienen de partio&lafc v ea$l n\odo de extraerles ^ y 
de consiguióte* se re4ucqn, ai iftétqdp dej.de almendras cjuíces., 
- ACEITE t)E. XEMAS DE Hy&yp& , Tod?,^ ggja** 
do <j(HMj^ : y,sabs ^^et.es-^e^yífi^ £>Qr¿pr aw jna^uspál; 
^íie.e] 4e aWnd^as. Para extraerle ^ cuec^ ; lps >uevos con 



Digitized by LjOOQIC 



ti ACEYTB& 

cascara basta qué estén bien duros; se echan en agua fría, y se 
mondan , se sacan las yemas , se desmenuzan en una sartén de 
hierro con una ¿espumadera , y se las da un fuego manso para 
que sé evapore toda la humedad , lo qual se conoce quando 
sale vapor ó vaho , y se menean sin cesar : la verdadera señal 
para conocer quando se deben llevar á la prensa es quando ya 
no dan vaho , y que se aplasta la masa , se pone muy grasiea- 
ta y escurridiza por el mucho aceyte que suda en ampollitas, 
á manera de espuma suelta; en este caso se tiene la prensa ca- 
liente , y tan lienzo empapado con aceyte && almendras , y fuer-- 
temente exprimido ; después sé mete y envuelve en él pron- í 
tamenté , y se exprime el aceyte , el qual se' filtra en una estufo^ 
á tréiAta grados , pues de otro modo no podría filtrarse , por- 
que se yela y es muy craso. • ¡ 
ACEYTES POR DESTILACIÓN. ; Estos son los qu* 
se conocen eri la Farmacia con el nombre iihptopio de acéftef* 
esenciales , que hemos ya indicado con el verdadero nombre 
de aceytes volátiles, los quales se dixo que en la destilación 
debían subir al recipiente con el agua á los ochenta grados, de- 
bían disolverse en el alcohol , debían tener un olor fuerte , mr 
saboir cáustico &c, para llamarlos tales, á cuyas propiedades 
debe añadirse la de volatilizarse sin dexar mancha , empapan- 
do un papel puesto al calor. El oceyté volátil se halla en toa- 
das las plantas aromáticas , de quienes se separa por la desti- 
lación, y una previa infusión. Algunas substancias vegetables 1 
ti eiien dos clases de aceytes mezclados , uno fixo, y 6trt> vó-> 
látil. Para íacar uno y otro separados , conviene extraerlos v 
por k expresión: se ponen después á destilar en un alambique 
estañado con agua , en cuyo caso el aceyte meramente vo- 
látil subirá al recipiente, y el fixo quedará en el alambique, 
el qual se podrá también separar deí agua por -un filtro: to- 
mismo que el Volátil. Tales soa> v. gr. las bayas del laurel, el 
anís &c. /como dixímos ai tratar de los aceytes por expresión. 
Sí la destilación del aceyte volátil se hace primero , saldrá mas 
cantidad de este ; pero del residuo ya no se podrá sacar na- 
da de aceyte fixo, porque se habrá combinado mediante 
la cocción con el iriucilago y con la parte extractiva de la 
planta, formando un nueve^ compuesto xaboboso , iité&v 



Digitized by LjOOQ IC 



ACETTES. 13 

paz de dar después aceyte por la prensa. 

Si se pone á destilar en una retorta sin adición de agua ni 
de otro intermedio semejante , una substancia animal ó vege? 
tal que contenga aceyte craso, ó volátil, ó uno y otro jun* 
tos , se observará que los dos , ó qualquiera de ellos se han 
convertido en un aceyte empireumático, soluble en el aleo* 
hol , capaz de subir á los ochenta grados destilándose coa 
agua , y de un sabor fuerte y cáustico, con otras muchas pro* 
piedades de aceyte volátil. De esto se infiere que las substan- 
cias así animales como vegetables no tienen mas que dos cla-r 
ses de acey tes, uno que se llama fixo , y el otro volátil ; y 
que el aceyte empireumático de estas substancias , que se tie- 
ne por clase distinta que existe en ellos, ó es, un aceyte craso, 
vuelto volátil en la destilación por la destrucción del muci'a* 
go , que entra en ellos como parte constitutiva , y que les ha- 
ce distinguir de los acey tes volátiles > cpmo llevamos sentado, 
como v.gr. €i se destilasen acey tunas maduras; ó bien es un acey- 
te nuevamente formado por la reunión del hydrógeno y el car- 
bón de las substancias que le suministrarán , como v. gn el O 
C. en quien no existe ningún aceyte formado. 

£1 aceyte de ladrillos, que se usa como un medicamento 
particular, no es otra cosa que un aceyte fixo vuelto volátil 
por la destilación á fuego desnudo , en la que ha perdido el 
mucilago , y alguna porción de oxigeno , que se combina coa 
el carbón del mucilago para formar el gas ácido carbónico, que 
se desprende durante la operación. £1 nial olor de semejantes 
acey tes proviene del mucilago que se quema , y forma un aro- 
ma llamado empyreuma* Tamhien se puede s¡icar este mismo 
aceyte de la raaMeCa , sebo y enxundias; y sus propiedades 
serán las mismas que las del aceyte fixo de q^alquie^ffea^ 
destilado sin intermedio lo mismo que este. Asimismo guando* 
se pone una substancia animal ó vegetal á destilar , suelen no 
tener ni una ni otra aceyte formado ; pero se obtiene no obs- 
tante una gran porciou de él r semejante en tochas sus propie- 
dades al aceyte graso destilado : tales son el cuerno delicier^p^ 
las víboras, lombrices &c. Este aceyte se forma en el acto de 
la destilación por la reunión del hydrógeno y el carbón , que 
son los constituyentes , y es lo mismo que qualquiera otro 



D¡g¡t¡zedbyLjOOQlC ■ 



14 ACEYTES. 

aceyte destilado sin intermedio. De esto se infiere que el ncey. 
te de ladrillos, siendo lo mismo que los demás empireumáti- 
cos, debe suplir por todos ¿ mejor que todos por él ; porque 
destilando Utía porción de aceyte de olivas, aunque sea dé 
mala calidad , 6 un aceyte qualquiera que esté rancio , y que 
no sirva para el despacho , se obtiene mucha cantidad con 
poco -coste : lo que no sucede así empleando alguna substancia 
aBÍmal ; pues por barata que valga , de lumbre y de trabajo 
sé gasta masque lo que vale. Llaman á este aceyte de ladri«¿ 
Jilos, porgue se emplean estos hechos ascuas para hacerle; pe- 
ro se ha visto que es un mero capricho , un método dispen- 
dioso y peligroso , por los vapores tan dañosos que despide al 
meterlos én el aceyte f y una grande preocupación , que nada 
influye en esté ñiedicantento : por esta razón ya no se emplean;' 
ni es necesario emplearlos; basta meter el aceyte en una retor- 
ta , y destilarle como si se empleasen los ladrillos. Si se quiere 
puede hacerse una pasta de aceyte y polvos de ladrillos, y 
ponerla. á destilar , no con otro fin que el de abreviar la des- 
tilación; pues como adquiere entonces un grado de calor bas- 
tante fuerte , se quema completamente el mucilago , destila? 
mejor el aceyte, y sale mas'atenuado ¿ Un aceyte volátil puesto 
á destilar en retorta sin adición no forma tanta empyreuma 
¿orno el aceyte dé olivas , u otro qualquiera de los fixos ; por- 
gue í como se püedé advertir por lo arriba dicho , no hay uro* 
éilago que quemar } él aceyte apenas se descompone , y de 
Consiguiente hay menos empyreuma. Por otra parte el aroma 
d<el aceyte volátil que no se destruye, encubre en parte el mal 
<Á6r y empyreuma que se haya formado. 

Volviendo á los aceytes volátiles deftilado^ de los vegeta- 
bte$con J el intermedióí del agua, se*débe advertir que hay subs- • 
tandas queá la primera destilación no suministran todo él acey- 
te que contienen ; por lo qual conviene echar todd el líquido 
destilado otra vez sobre él residuo (que se llama cohobar) , y 
volver á destilar reiteradas veces, como sucede con la canela, 
cláresenos &c. ; - • .< '• ■ . \ - !» .• 

Algunos acey tes destilados nádañ en el agua , otros son 
¿asi equiponderantes, y otros finalmente se van al fondo de ella. 
Esta gravedad específica respectiva prueba la disolubilidad ma- 



Digitized by LjOOQIC 



ACETTES. 1$ 

yor ó menor en el agua, como diremos quando se trate de las 
aguas destiladas* 

Últimamente en conclusión diremos : primero , que en la 
naturaleza se deben distinguir dos clases de aceyte solamen- 
te , uno volátil , y otro fixo. Segundo, que estos últimos uni- 
dos á los álkalís puros forman xabones mas perfectos que aque- 
llos por su mayor afinidad , excepto los de los animales , que 
por estar saturados de oxigeno, y combinados con ácidos, for- 
man xabones mas tenues por su menor afinidad con los álkalís* 
Tercero , que solo se extraen acey tes del reyno animal y ve- 
getal , y de ningún modo del reyno mineral, como llevamos 
dicho arriba. Quarto, que el aceyte petróleo, que pudiera ser- 
vir de contraposición a este aserto, es un aceyte volátil que 
proviene de las maderas podridas ; cuyo residuo quieren los 
Naturalistas sea el azabache, y por consiguiente pertenece al 
reyno vegetal , y no al mineral , como se ha pensado hasta aquí» 
Quinto , que los acey tes volátiles deben estar reservados en va- 
sijas de vidrio exactamente cerradas, y en parages donde no les 
dé la luz demasiada; pues este cuerpo igualmente que el oxige- 
no del ayre atmosférico, tiene bastante acción sobre estos líqui- 
dos , y mucha mas quando están unidos estos dos agentes , pues 
adquieren con ellos el olor fuerte , color y consistencia tenaz, 
formando resinas de diferentes calidades. Para despacharlos con 
vehículos aquosos, conviene triturarlos con azúcar cande antes 
de mezclarlos con dichos vehículos, con mucilago de goma ará- 
biga, ó con yema de huevos, según las circunstancias y uso 
para, que se destinen. 

ÁCIDOS. 

Llamamos ácidos á unas substancias ya líquidas, ya sólidas, 
de naturaleza salina , que tienen un sabor agrio, mas ó menos 
fuerte ; y algunos lo son en tanto grado , que queman como 
fuego. Éstas substancias las guardamos en las boticas baxo el 
sombre de sales , y también con el nombre de espíritus. £1 pri- 
mero es el mejor nombre , y el mas adequado á su naturaleza, 
porque todos los ácidos son substancias salinas , unos líquidos, 
y ..otros sordos ; y el nombre de espíritus' es una voz vaga, que 
3$ ¿.debe ¿desterrar de la Farmacia por las razones que á su 

TOMO I. F 



Digitized by LjOOQIC 



*6 ÁCIDOS. 

tiempo se dirán. Aunque hay ácidos que queman como fuego, 
y destruyen los órganos del paladar , y hay otros que apenas 
afectan el sabor agrio del modo mas sensible ; sin embargo , to- 
dos ellos se pueden contar como los cuerpos que afectan mas 
sabor de todos los conocidos hasta ahora ; cuya propiedad de- 
pende ó bien de la afinidad que tienen par^ combinarse con 
las substancias que se ponen á su contacto , que es mayor que 
la de ningún cuerpo ; ó bien por la fuerza con que se combinan 
con el agua del paladar , produciendo entonces un calor nota- 
ble ; ó bien porque se descomponen , y se combina su oxigeno 
con el texido de las fibras, como después se dirá. t " - 

Los caracteres genéricos de los ácidos , que los hace seme~ - 
jantes entre sí , y distintos de los demás seres de la naturaleza, 
son: primero, volver encarnadas constantemente las tinturas 
azules de los vegetables: segundo , restablecer los colores azules 
quando los álkalis ó algunas tierras puras, como v. gr. laca!, 
los han puesto verdes : tercero, formar -sales compuestas perf- 
ectamente saturadas con los álkalis , y con la mayor parte de 
las tierras y metales. Digo con la. mayor parte de tierras y 
metales , porque todos los ácidos se combinan con los álkalis, 
pero no todos se combinan con las tierras; y así es, que 1* 
tierra silícea solo se disuelve en el ácido fluórico : ni tampoco 
todos los ácidos disuelven todos los metales ; y así vemos que 
el ácido acetoso no ataca sensiblemente ni el oro, ni la platina, 
ni la plata ; y el ácido sulfúrico puro y concentrado tampoco 
ataca el plomo ni el azogue quando están en su estado metáli- 
co ; y lo mismo sucede con el ácido muriático, Pero estos he- 
chos los debemos contar como unas anomalías, que no nos quitan 
el fundamento de decir : primero, que los ácidos generalmente 
son los verdaderos disolventes de los metales ; pues unos aun- 
que no los disuelven en su forma metálica , lo hacen quando 
se hallan en estado de óxidos* como lo observamos en el ácido 
nítrico, que disuelve el oro quando éste se halla en estado de 
oxido, y no quando está en su forma metálica : segundo , que 
aunque los ácidos no disuelvan los metales ni en su forma me- 
tálica , ni aun en estado de óxido por el método regular , los 
hacen salinos y solubles y ó los oxidan de forma que pueden seí 
disueltos después aun por el agua, tratándoles juntos por las 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS. 17 

estilaciones reiteradas ea retorta , ó por la vía seca. Por eso 
cenaos que el ácido sulfúrico que no disuelve el azogue di- 
rectamente y en frió , como dexamos dicha , forma con él una 
masa salina , blanca y algo soluble en el agua , destilándolos jun- 
tos adsiccitatem.Lo mismo sucede con el ácido nítrico, el qual 
es capaz de oxidar por la vía seca el antimonio hasta hacerle 
soluble en el agua , y por la via húmeda le dexa intacto. De lo 
dicho se puede- concluir que los ácidos son los que mas fuerte- 
mente se combinan directamente con los metales ó con sus óxi- 
dos , con las tierras y con los álkalis, y mucho mas con los 
diversos principios constitutivos de los cuerpos organizados* 
especialmente algunos que son muy descomponibles , como 
f. gr. el ácido nfaíko. 

En otros tiempos se creía que solo habia ácidos en el rey* 
no mineral y vegetal ; pero en el dia tenemos también ün nú- 
mero crecido de ellos que provienen del reyno animal. Tam- 
bién se creía que no había mas que un principio ácido gene- 
ral qué , considerado como radical , daba origen á Jos demás 
ácidos , modificándose de diversas maneras por el flogisto , en- 
tre los quales Sthaal contaba el ácido sulfúrico ; pero como en 
el dia sabemos los principios que constituyen á los mas de ellos, 
y se ha llegado a establecer la teoría de su formación, no pon- 
deraos conformarnos con este parecer , y solo debemos admitir 
fel oxigeno como principio común á todos los ácidos^ : 

Los ácidos son constantemente unas substancias salinas com- 
puestas ; pero hay unos que lo son mas que otros. Todos cóns* 
tan indispensablemente de oxígeno ,• que es el principib acidifp. 
eanteu común á todos ellos r y de una base unida á ; él íntima 
mente, llamada radical. Esta base ó radical unas veces es sim- 
ple, como v. gr. el azufre, el fósforo, el ázoe, el carbofe&c; 
y entonces forma diferentes ácidos simples , que no tienen ett¿ 
tre si propiedades que los puedan confundir ;• y tan lejos d* 
transmutarse estos ácidos unos con otros, como querían los an- 
tiguos ; quanto <ju¿ ¡un* cuerpo simple , como es su xaídkáT, 
nunca puede pasar á otra esfera distinta, ni á otra serie d£ 
cuerpos : v. gr. el radical del ácido sulfúrico , que es el azufre, 
nunca puede pasar al estado de carbón , que es el radical del 
ácido carbónico , y por consiguiente estos ácidos no pueden 



Digitized by LjOOQIC 



1 8 ÁCIDOS. 

transmutarse recíprocamente , ni en otros de otra naturale- 
za. Otras veces la base ó radical es binaria, compuesta de 
carbón é hydrógeno ; y entonces forma una serie muy compli- 
cada de ácidos vegetales; los quales no distinguiéndose mas que 
en las respectivas proporciones de sus principios constitutivos, 
es verosímil, y aun probable , que variando artificiosamente la 
cantidad de estos principios , se pueden transmutar unos ácidos 
en otros de la misma clase, como luego se dirá al tratar del áci- 
do cítrico y málico. 

No solamente los ácidos se distinguen esencialmente en la 
naturaleza de su radical, sino también en la mayor ó menor 
cantidad de oxigeno que este tenga en combinación. Así como 
las diversas cantidades de hydrógeno y carbón contribuyen á 
diferenciar varios ácidos del reyno vegetal, así una misma ba- 
se simple puede formar especies distintas de ácidos , combina- 
da con diversas cantidades iel principio acidificante. El azufre, 
el fósforo , el carbón y el ázoe, saturados cada uno de por sí 
del principio acidificante quanto es posible, forman el ácido 
sulfúrico , el ácido fosfórico , el ácido carbónico , y el ácido ní- 
trico ; pero quando estas bases ó estos mismos radicales no es- 
tan bien saturados del oxigeno ó principio acidificante , 6 lo 
que es lo mismo, si no están estos radicales bien oxigenados, 
entonces forman ácidos mas débiles , y de otras diversas pro- 
piedades : tales son el ácido sulfuroso, el ácido fosforoso, el 
gas ácido carbonoso , llamado vulgarmente tufo de carbón, 
y el ácido nitroso. Quando estos últimos ácidos se acaban de 
saturar de oxigeno ó principio acidificante, pasan al estado 
completo de oxigenación , ó de ácidos enteramente perfectos, 
semejantes á los que arriba diximos. 

Los ácidos que se usan en la Farmacia son líquidos ó solí* 
dos ; pero el estado natural de muchos de ellos es en forma de 
gas , ó en forma de ayre invisible quando están aislados en re- 
cipientes (pues al ayre le roban el agua , y forman vapores 
visibles , como v. gr. el gas muriático que los forma blancos , el 
gas nitroso roxos &c.).Tales son el gas muriático, el gas nitroso, 
el gas ácido carbónico y el gas fluórico. Todos estos gases son 
miscibles con una fuerza grande con el agua ; tanto, que se la 
roban al ayre de la atmósfera, y se cargan unos mas y otros 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS, 19 

menos de este líquido , formando lo que vulgarmente llama- 
mos espíritus ácidos. Al exponer caída uáo de estos líquidos, 
diremos su naturaleza y estado regular de consistencia que son 
susceptibles de tomar. ' , 

. Como hemos dicho que los ácidos son unas substancias 
que tienen mucha fuerza de atracción para combinarse con to- 
áoslos seres cqnocidos;, implica pop consiguiente' que i se hallen 
puros y aislados en la naturaleza j y en efecto , por eso vemos 
que siempre se hallan combinados íntimamente con los me- 
tales , tierras y* álkalis ; y solo el ácido boracico se cuenta 
haberse hallado aislado y disuelto en las^guas en Toscana. 
Algunos dicen también que el ácido ¿trifásico se ha hallado 
cristalizado; pero esto ultimo es increíble ,! jorque quando 
este ácido se quiere, cristalizar , se consigue con mucho traba* 
jo; y después vuelve á apoderarse del agua del ayre atmos- 
férico con mucha fuerza. Mas bien se podrá creer que está 
combinado imperfectamente con algún me taL; con el qual no 
teniendo, digáhioslo así /bien ocultes por ésta, razón sus pro- 
piedades acidas, tal vez pudo dar motivo á esta paradoxa. 

Unos ácidos son naturales, y otros son obra del arte. Los 
que llamamos minerales son obra déla naturaleza , aunque. sin 
embargo también los hacemos artificiales, poniendo en contac- 
to los cuerpos que los jproduden > como V; gr. el ácido sulfftri^ 
co y fosfórico, Otros no existen focmados en ningún cuerpo, 
sino que son precisamente obra del arte ; y quando los quere- 
mos obtener, ponemos los cuerpos en disposición para que los 
produzcan. Tales son los ácidos sacados por el fuego, como 
▼• g r - e l ácido Jpyrolenoso, pyromucosoy py rotar taro; entro 
los qualesi debe contarse también el ácido acetoso , que le obte- 
nemos por la fermentación, y por otros varios medios. Hay otros 
que se hallan enteramente formados en vesículas ó vexiguillas 
propias, que tienen. á este fin. varios frutos vegetales; los qua- 
les, aunque parece se hallan^ aislados y puros en ellas, nun-r 
ca se verifica su- verdadera pureza. hasta que. 90 se les priva 
de una porción grande de mucilago , y de materia colorante 
con que salen mezclados por medio de operaciones particu- 
lares. Tales son los ácidos cítrico, málico, benzoico, y gálico* 
Otros también se hallan formados y repartidos en los vegeta* 



Digitizqd by LjOOQIC 



20 ÁCIDOS» 

bles; pero satixrUt>s:jii)$l tddo óen parte ide bases térrtas yak 
kalinas, formando las siles cjuft> com ¿Amenté llamamos csw 
ciahs: tales son el ádda, tártaros© formando los tartrites ací- 
dulos, el ácido oxálico los oxálates, el ácido, gálico los gala- 
tes &c. También otros' áScidbs'de losíyajTOrábrados, como,y,gr. 
el ácido sultánico, muriático y ^iiítEÍco\ se hallan saturados de 
estas mismas. hases r formando ei; sulfate ^deisosa y de potasa v .eJ 
muríate de stj>sa, dd cal y de potasa y el! nkraté desosay.de 
potasa; cuyas sales se hallan en el taray y retama , ruibarbo, 
salicornia^ borraja^ 1 y otras semejante^ , en quienes entran como 
principios* componentes inmediatos. / 

Si se exáminai con cuidado í la tteprfaude laicorntostion ,; que 
expondremos <le l moBor mas widenteuy claro err ¡ su * correspon- 
diente lugar, veremos que los ácidos son unos cuerpos entera- 
mente quemados; pues como llevamos j dicho, no son otra cosa 
3ue una base simple 9 compuesta, unida al: oxigeno por medio 
e laley'de. afinidad,' Esta, combinación sigue J^s mismas leyes 
que: otra fQalquiera; p^^idcsao^ 

sentándoles un intermedio que tenga mas atracción bácia e} 
oxígeno que su mismo radical. El acido sulfúrico no ei otra 
cosa, como luego. diremos, óue él azufre quemado ;ó combinan 
¿o €0& el oxígeno o¡ basé del ayrejyitat ¿ luego que este ; ácido 
sé pone -en >ccbtaqta coa ei carbón mepo) temperaíBento nmy 
elevado ¡o se mete eaa>ííi un óarbcm encendido , este Á esquema el 
azufre resto es, el c?rbon quita el oxígeno al azufre, y > pasa al 
estado de carbón oxigenado, o lojque es lo mismo, al estado 
de gas, ácido carbónico; y el az¿fre ehtonces se; regenera en 
todoj ó' en pártq M según Jasctósis .y -cir címs^nc&s deL carbón; 
ed cuyo caso se puede . sublimar* como eiLazttfre., mas puro. 
Este mismo fenómeno sucede con el ácido fosfórico , el qual 
también pierde el oxigeno por medior de lo» cuerpos, ique son 
rtas combustibles que el misma fósforo* Asimismo vemo& que 
el «azufre tiene mas qfinidadícbíLe^oxi^CTO, queel á?oe ó .ra4 
dical nitroso; pues observamos rjue quando, ponemos .en ico iw 
tacto el ácido sulfuroso con el ácido nítrico, reí ácido * sulfu- 
roso se apodera de: una porción de oxigeno del ácido nítri- 
co, y pasa al estado de ácido sulfúrico % y el ácido nítrico re* 
tfOCQde al estado de ácido nitroso. Igualmente vemos que mu- 



Digitized by LjOOQIC 



dios combustibles' quitan choxigoiio entwatrtetite á lo* radica- 
os acidificados poréljpero no por eso estos combustibles pasan 
con esta misma cantidad de oxigeno al estado de ácidos ; por* 
que una de las verdades de Chímuca es , que aunque todos los 
ácidos, (excepto tal qual que no se ha podido analizar) se com- 
poqenqde una base combmtibienftld» ^l:oálgeno r íntimamen- 
te, no todos los combustibles qwe ¡ se combinan con el oxí-> 
geno son acidifieables. Y así ^ que tódés los metales se com- 
binan con el oxigeno, y de Consiguiente son combustibles en 
maíyo£Ó< menor grado; y ^aun con tfcdo sc©i*ray jtoQoslos que 
sohiaoídificables. ]&1iydt6&rW&<mk>ití¿ Gén<el oxígeno tí¿ 
pidamente quando se hallan estos dos cuerpos disueltós por el 
calórico ¿ ó -en fofma ;de £ái$SyY l *s -uña d$ío* cuerpos mas 
Combustibles en qualesquiíra circunstancias ; pero en lugar dé 
dar w ácido por meáSto dé Itt oxigenación ó ^o(nbusft ion, da un 
licor ékúpidGptftíÚ WÚ 'ttgttcft ^othóéit6méi4t^u€s en su 
respectivo capítulo. : w";ío.u c ¿.¿ : 

De lo dicho hasta aquí se infiere que esta combinación del 
oxígeno con la basé ó radical combustible y acidificable , ó sean 
los mismos ácidos, puede deshacerse por otro combustible que 
tenga mas afinidad cQn el oxigeno que el m^smó radical aci- 
dificable. A esta causa podemos atribuir la inflamación de los 
aceytes volátiles y decantes, con el ácido nítrico ;¡to destrucción 
de nuestra organización quando la ponemos á su contacto ; el 
mal olor y vaporea fuertes que se levantan al disolver y al des- 
tilar el azogue y otros metales con los ácidos, como Cambien 
con qualquiera substancia fegetal&c*;.. poique ~4&r* todos estos 
casos y otros semejantes , eitos últimos combustibles se apode* 
ran de una porción? del oxigeno de los ácidos, y e/itonces estos 
pasan al estado de ácidos volátiles, gaseosos y sofocantes: tales 
son el ácido sulfuroso que se desprende ai destilar el ácido 
sulfúrico con alcohol para hacer «l óther«ulf6ritío¿ yel ácido 
nitroso que se despwadfeal -disolver -el •arogue'yiapMta en el 
ácido nítrico, para hacer el nitrate de plata fundido , y el ni- 
trate de azogue rox<> bálcínado; en cuyos -casos^ ekos* Combus- 
tibles, á saber, el alcohol y los metales-deshacen la combina- 
ción del oxigeno con el rachcal acidificado* y lo mismi sucede 
quando se enciendetí^l^^ceytes.voláüks-en'<soñtíacto con el 



Digitized by LjOOQIC 



£* ¿«JODOS. 

ácido nítricí) , catno iremos ducho. El fonftat llafná ¿rio formas- 
la todos los combustibles que descomponen Jos ácidos, es de 
muy material; porque solo sucede este fenómeno quando»el 
combustible que se emplea para descomponer el ácido, retie- 
ne el oxigeno coa meóos calórico que el mismo radical jdel áci- 
do; en cuyo caso hay un.despteqdioiiwto del caioricó^mporr 
cionado á esta cantidad sobrante , Já qual os capaz efe vola* 
tilizar el aceyte, descomponerlo, y hacer que sü hydrógeno 
se combine con el calórico, forme Uaipg en contacto con el 
oxigeno, y de pnsiguiente una porción de agua. Véase spbre 
esto el capítulo (&& 4 cofste40p { para qqpdar mas cerciorados 
de esta teoría, r ;••- . *• ; ,.ju s . .'!■• - 

Los ácidos conocidos, en el. día soaya hasta el número de 
treinta y cinco ,|os quales combinados con las diferentes bases 
salinas, térrea$ y. metálica*, fo^mg» m flamero ¿gufcl áe.g6a^ 
íos^liiw, c&yejytó^ la jfo^ 

ma siguiente : : / ,- , ( _,. : . J1 

Ácidos. Combinaciones salinas. 



. Acético,^ . . 
Acetosoif i 77V;''T** # 
Arsénico. ....... .v¿^« «,«... 

, Arsenioso. ;....,.♦..*,..,.. 

Benzoico ,.. ¿ .. 

Bombico. .o,,*......*.*.^ 

Boráeicpj -....$., „¿.,;--;i 

CarbonicQ.¡.¿i¿. M ..>..;... # / 
CanfóricQ. M ..^... M . # . # ^ # 

Cítrico 

Fluórico. ¡ 

- Fórmic&..,..,,.4i.Mí.¿..;«. ' 

Fbs$órico,,^. íw « ,.. : 

Fosforoso...^.*.*....,...*.,, 

GálÜCO.,.. ...,..;.....,.. i^ 
, JL¿ltIUCO*.««.^*.»... # ¿ ## , .♦.«., ; 

«Maluco, «t*.»******* *•••«•'••• 



Adeéátés.' •"•% ;n: , /'<':; 


- Arseniates. •; )r f ^ ■: 


Arsemtes.» '— 


Benzoates. 


Ií Bombiates. , 


; >Boratess. r 


^Ga^boaates. - 


, ^nftrátes. > < . 


Gitratés. . 


, Fluates. 


\ Foriqiates. 


FíPifefiesw 


Fo$g$c$> 


Gállate** ; 


' Ldctatés. ; 


JLithfetes, . 


r J^F^^WW* W* í J - i j'I'.I »ÍJÍJ 



i^; 



Digitized by 



Google 



ÁCIDOS. 23 

Molybdíco*...,,.. Molybdates. 

Mwiático. *,4. Muríates. 

Muriático oxigenado. Muriates oxigenados. 

Nítrico . Nitrates. 

Nitroso..- Nitrites. 

í, ; Oxálico...... ..., Oxálates. 

■ : Pyrolenoso. ... ~ Pyrolignites. 

Pyroim&o$o i# . >..; t Pyromucites. 

. PyroíarUroso.. Pyrotartrites. 

; Prúsico.... '. Prusiates. 

Sacoláctico. Sacolactates. 

Sebácico .... v ...... Sebates. 

Siicínico Sucinates. 

Sulfúrico Sulfates. 

Sulfuroso....... Sulfites. 

Tartaroso......... Tartrites. 

., . c TÚQstico.. ....... ♦ Tunstates. 

Estas tt$inta y cinco especies de ácidos tienen muchas 
propiedades comunes, fuera de las genéricas ya indicadas ; por- 
gue muchos de ellos convienen en el numero de principios 
y en su naturaleza , como también en el sabor , y en dar sales 
.muy semejantes» unidos á ciertos bases; pero es cierto también 
.que todas estas treinta y cinco especies de ácidos presentan un 
carácter específico esencial , por el.qujjl se distinguen mutua- 
mente. Esto prueba evidentemente ó que su radical es distin- 
to del de otras, especies, ó que tiene el mismo en distintas do- 
sis , y oxigenado en distinto grado, como diximos arriba. 

. Aunque estas treinta y cinco especies de ácidos se podian 
diyid¡r en .algunas clases , atendiendo á la naturaleza y compo- 
sición de sus -fbdúftles; nos ha parecido mas conveniente divi- 
t dirlos en tres secciones , que los abrazan todos : teniendo pre- 
sente para esto únicamente a los tres órdenes ó series de cuer- 
pos que los .producen mas de ordinario; esto es, atendiendo 
•á la división general de los seres conocidos del rey no animal, 
vegetal y .mineral ,> por estar ya esta práctica muy recibida 
en la Farmacia , y porque á pesar de esto no impide el que 
iqualquiera baga con facilidad otras divisitones á su gusto. 

tomo 1. a 



Digitized by LjOOQIC 



24 ÁCIDOS» 

En la primera división se colocan catorce ácidos , que son 
los que generalmente se hallan en el rey no mineral en ma- 
yor abundancia. En la segunda se Colocan otros catorce , que 
son de naturaleza vegeta! , es compuesto su radical de hydró- 
geno y carbón, y se hallan constantemente en esta serie de 
cuerpos. En la tercera se colocan siete ácidos , que son los que 
constan de radicales ternarios , <jue tienen él ázoe) ademas 
del radical hydrocarbonoso , y que por consiguiente perte- 
necen al reyno animal, como después lo veremos demostrado. 

Si se atiende rigorosamente á la naturaleza y formación 
de los ácidos, veremos que aunque hemos adoptado esta di- 
visión por ser mas conforme' á la práctica antigua , está muy 
lejos de la exactitud posible , y de una rigorosa división filo- 
sófica; y así, aunque el ácido sucínico le hémós colocado en- 
tre los del reyno vegetal , vemos por otra parte que el su- 
cino es un betún que se halla en las minas, y hay sospecha 
de que provenga de peces y otros animales podridos 5 pero co- 
mo se ha marchado probablemente el ázoe, para formar el 
amoníaco que se desprende en la putrefacción de -dichos ani- 
males , no tiene lugar entonces este principio para entrar eíi 
composición del ácido sucínico , y de consiguiente no se 
ha podido caracterizar este ácido como perteneciente al rey- 
no animal por la falta de este requisito. Asimismo el ácido ní- 
trico le colocamos entre los del reyno mineral, siendo eviden- 
te que proviene mas de ordinario de< k putrefáqckrtpJde los 
animales , porque su radical es el ázoe. El ácidQ oxálico tam- 
bién le colocamos entre los ácidos vegetales , poí hallarse 
formado en muchos de ellos , como v. gr. en las'acede*iHas; y 
§in embargo, su radical ni su formación no dependen exclusiva- 
mente de esta serie de cuerpos , porque también se obtk&e 
de las substancias animales, tratadas, como luego diremos, 
con el ácido nítrico; el qual separa y se combina solo con el 
carbón y el hydrógeno de ellas para formarle , haciendo en- 
tonces desprender el ázoe casi puro^en forma ;de gas. Tam- 
bién el ácido fosfórico le colocamos en el reyno mineral por 
las razones que ya hornos expuesto 5 peroles evidente que él 
fósforo, que es su radical, se halla en los animales, y de ellos 
se puede obtener ácido fosfórico con solo quemarlos, y exá- 



Digitized by LjOOQIC 



^ctpos, 25 

minare) residuo* y aun tambiep se halla en ellos ya formada 
y combinado con la cal, sirviendo de basa y material, digámos- 
lo así , para formar la masa de. sus huesos. Finalmente, vemos 
que aun el ácido; nítrico-, elmurjático yei sulfúrico, que son 
lo$ írjes tenido? por t igprosamente miperales , se hallan forma* 
dos también, en. Jos vegetables combinados con los álkalis y 
tjerras , formando. sales neutras, cómo ya lo hemos indicado» 

Sin embargo de estas reflexiones que» se pueden hacer , con* 
tfarias á;la división propuesta, se halla en ella una circunstan- 
cia , qu? ^s CQi)Staní & ea la f^turaleza, la qual nos ha servido 
de régimen para^adoptatlíi eft §st» diccionario; ye?, que 
siempre se hg\l^niorma4o& lo$áfiidos mas constantemente, y en 
mas abundancia , fen la serie de cuerpos en que se les coloca, ó 
á lo men^s sus radicales: el 4cido oxálico v. gr. que parece 
4e^ria,C9Ío^ffeiiffidí^intán^W^?jj, ^Jreyno, vegetal y en el 
a^mal, resp^ctp de r que de ambo^ ¿e puede obtener, vemos 
gpe es&es absolutamente rá fuerza de industria y ardides del 
afte; pues la naturaleza no nos le ha dado formado hasta ahck 
ra en los animales, quando al contrario freqüentemente le ve- 
mos formado gplfl% vegetales ¿, fi^mq r. gs r en la oxális aceto* 
sella LiN, ; El &¡4? r j)ítfi?o aunque ¡hepios dicho que rigores 
sámente hablando, p^rt^nece al ; rey np animal respecto a su 
composición , y que, ademas- se ¿alia en los vegetales, es en 
muy corta cantidad; quando al contrario en los minerales se 
halla .abundantemente combinado con los álkalis, tierras y me* 
t^ify^éast \\§Í capitulo peí jut|w^}; esto misino, sucede tam- 
btei* con el áci4o,fnvriáticp y sulfúrico v Ultid?a^nte, el áci- 
4o sucínico á pesar^de la reftexíon que hornos hecho en con- 
trario con bastante fundamento f le colocamos en el rey no ve- 
getal, porque consta de tyd^égenp y carbón, como todos 
los *íje sudase: Je excluimos > de lof { ^q4g§ animales , porque 
cwQcd del áísoe, úbíÍgo <;ar4ct#e quejes distingue de los áci- 
dos vegetales.; ,,y parque de consiguiente no d^ conjio "ello^ 
amoníaco en su descomposición f qqe es un carácter sobre- 
saliente en casi todos ellos» 

L . Para dar una idea mas completa de los ácidos en parti- 
cular ^ en quantq lo perínite U sencillez ¿e e$te Diccionario, 
AQs. ha parecido conveniente expoi^jc algunas de sus propie- 



Digitized by LjOOQIC 



26 ACÍDOSl 

dades mas sobresalientes , de las quales se deducé el carácter 
específico esencial de cada uno por la reunión de «no ó mu- 
chos caracteres , haciendo la exposición de estos caracteres 
Aias extensa en aquellos que son mas usuales , indicando el 
modo de obtenerlos , quales son sus radicales , donde' se ha- 
llan &c. , con algunas otras noticias que nos conduzcan á una 
verdadera historia y conocimiento de estas substancias , si- 
guiendo para esto la división que nos hemos propuesto. 

ÁCIDOS DEL REYNO MINERAL. Ya queda expli- 
cada la naturaleza en general de esta serie de ácidos y y así pat¿ 
sarémos á explicar sus caracteres- individúale*. >> 

I. Arsénico. Este ácido tío fes otra cosa que el mismo me- 
tal arsénico quemado ó combinado con el oxigeno en gran can* 
tidad , y entonces forma *1 óxido ^sa turado de arsénico. Este 
óxido se hace poniendo jüfttfó'^f mtitál'4#s&fco •con el áci- 
do nítrica, ó el muriático oxígenadoH ,J ín ^vna retorta <!#»*$• 
drio , en la due se hace destilar Ik mezcla;' ál 1 recipiente pasaré 
ctotonces el acido nítrico descompuesto, estoés; en estada 3é 
ácido nitroso; y si se emplea el* 4cído imiriá ikfo oxigenado; 
pasará este en forma: dé ácido <ihuriátko ordinario, en cuyo* 
dos casos quedará en ! él f fendó de lia rfetortá el acidó' argént- 
eo formado ; ó lo tjue es lo mismo-, el metal arsénico se ha* 
brá oxigenado ó Saturado del oxigeno del /ácido que *éhá 
empleado. Este ácido es muy fixo* concreto, deliqüescente 
y blanco; puesto al foco de una lente, se funde , vitrifica , pres- 
ta un TÍdrio'sem^janfÉíalíiucmafela < tícOi v y ^pierde per ultimó 
todoá sus caracteres ' dé ácido. Este acidó &e combina ton loé 
álkalis, tierras y metáis ; forma con estas -bases un género 
de sales llamadas arseniates , y de consiguiente muchas espe- 
cies , cuyo carácter sobresaliente es el de descomponerse poí 
la via seca con el carbón j éri este caso echan un humo blan* 
co, y un olor á ajos /regenerándose otra vez el metal arsé^ 
rtico, por apoderarse él carbón con su ¡oxígeno, qué le hacia 
ser ácido, según ya liemos ahdicado. También se descompon 
nen los arseniates por la via húmeda; pero es necesario en- 
tonces que sea esta descomposición, é por doble afinidad con 
otros ácidos mas* fuertes /descomponiendo luego el nuevo ar¿ 
seniate que de ella jesuíta pira obtener el acido irséiúcoi 



Digitized by LjOOQIC 



ACK>0*. ¿7 

6 dfcscómpdjiiénclolos también por una afinidad simple ó de 
intermedio , como se executa al separar el ácido muriático de 
su base alkalina mediante el ácido sulfúrico. Este ácido se ha- 
lla abundantemente y con mas particularidad, combinado coa 
el kobalto en lasv minas , formando el arseniate de kobalto , co* 
nocido en las boticas con el nombre de arsénico blanco. 

II. Ansioso. Este ácido no; es mas que el metal arsé* 
uico menos oxigenado que el primero , esto es , el mismo me- 
tal convertido en óxido blanco , pulverulento , ácido , y solu- 
ble éu el agua. Este ácido forma combinaciones salinas* con 
las mismas bases que el ácido arsénico , llamadas arseni tés; 
pero este género de sales es muy poco conocido: solo se 
sabe que todas sus especies son muy descomponibles ; porque 
estando el ácido arsenioso poco saturado de oxigeno , tiene 
una fuerza de atracción para con las bases mucho menor que 
la det ácido arsénico , y de otros ácidos conocidos; y así es 
•que puesta qualquiera especie salina del género ars^nites en 
Contacto Con el ácido acetoso ú otro qualquiera, se apoderan de 
k base, y el óxido de arsénico en este caso se precipita en forr 
*ma de polvo blanco. Este ácido es descomponible también por 
inuchós cuerpos combustibles , regenerándose el metal arséni- 
co como otro qualquiera metal oxidado quando se funden con los 
-flüxos ; pero puesta al- fuego sin adición de estas materias , se 
vitrifica, como lo hacen los demás óxidos metálicos, y también 
el mismo ácido arsénico , según queda dicho. 

III. Boracico. Este ácido es #iuy ¡conocido efl h% r boti<- 
xas con él ncfmbre de sai } >' r sedatwá ; pero á pasar de esto, los 
Cbimicosaun no saben hacerle ni descomponerle , y por con- 
siguiente ignoran su radical. Sospechan no obstante", que por 
la misma razón es muy simple , y que este radical está adhe- 
rido al oxigeno con una fuerza tal , que los combustibles hasta 
ahora conocidos no pueden vence*. Éste ácido es blanco, y cris- 
talizado en láminas u hojuelas éxágonas ó de seis ángulos : se di- 
*ueive-en ^veinte tantos de su peto de agua hirviendo ; necesita 
cincuenta para mantenerse en disolución ; y entonces.tiene dea- 
cubiertas todas sus propiedades acidas. Se funde como el an- 
terior en tín vidrio ; pero se diferencia de él >en que se vóelve 
^disolver de nuevo. Este es el único ácido que se asegura 



Digitized by LjOOQIC 



*8 ÁCIDOS. 

hallarse aislado y sin combinación alguna eto las aguas minera* 
les en Toscana junto á Castelnovo. Forma combinaciones sa- 
linas con los álkalis , tierras y metales , las quales toman el 
nombre genérico de borates ; pero es muy poso conocido este 
génpro de sales. Solo sabemos que sus especies disueltas en agua 
son descomponibles por los ácidos minerales y otros ; en cuy? 
caso , apoderándose estos de la base salificable, se ve nadar en- 
cima del licor el ácido boráclco en láminas. {Véase sal sedAt 
tiva.) Este ácido se halla también muy abundante en el rey- 
no mineral, combinado con la sosa , formando, el borate sobre- 
saturado de sosa , muy común y usual en las oficinas baxo el 
nombre de borrax y tinkar , de quien ha tomado el nombre 
este acido, y de quien se extrae generalmente con suma faci- 
lidad , como se dirá al tratar de la sal sedativa en su resr 
pectivo capitula.. 

v IV," Fluókico, Este ácido no se puede analizar ni com- 
poner; y así se ignora qual sea su radical. Es perfectamente 
gaseoso é invisible al temple regular aislado ea recipientes ; y 
por esta razón no se halla puro en la naturaleza. Se combina 
con algunas bases, y forma el género fluates; del qual hasta aho- 
ra solo se conocen dos especies naturales , que son el Rúate si- 
líceo , y el fluate calcáreo , llamado este último por los Mine- 
ralogistas tspato flúor , del qual se extrae mas comunmente 
este ácido llamado también espático por esta razón , destilán- 
dole en una retorta con el ácido sulfúrico. Para esto se toman 
4os partes del primero , y una del segundo j al pico de la re- 
torta se adapta ut* conducto/ que vaya á parar al aparato hyr 
drargiro pneumático ; y á los primeros grados de calor se verá 
que sube en las campanas de cristal un gas muy Corrosivo, á 
proporción que hace baxar en ellas el azogue. Éste ácido ga- 
seoso arrastra consigo una porción de tierra sílice del mismo 
cristal de la retorta > y la. mantiene, en perfecta disolusioft; 
pero, luego que este gas se mezcla con el agua, déxa precipitar 
ama porción de/esta tierra r f la qual vuelve otra vez a disolver 
por una reacción pasado algún tiempo , y por lo mismo con- 
.viene trasegarle antes en vasijas convenientes. Saturada, el agua 
destilad&quanto es posible del gas ftuóricp, forma un licpr ñu*y 
corrosivo 9 que ataca fueríóments la tierra, sílice , x:uyg ¿áwui$r 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS. 29 

tanda le hace distinguir de todos los demás. Sobre esta pro* 
piedad está fundado el uso tan ventajoso de este acida para 
grabar sobre el cristal , lo mismo que el aguafuerte lo* hace 
sobre las planchas de cobre. Este ácido no ataca la cera de 
un modo sensible ; y por eso conviene que las vasijas donde se 
ha de guardar , estén barnizadas de esta substancia , para que 
no Sean atacadas por él en perjuicio de su actividad. 

V. Fosfórico, La forma mas natural de este ácido es la 
de un licor claro , y de un olor particular á ajos quando se 
está haciendo ; pero quando está en calma , y en su estado de 
pureza, es inodoro, parecido al ácido sulfúrico. Este ácido no 
es otra cosa que el mismo fósforo bien oxigenado por una 
completa combustión. Es uno de los mas habidos de oxigeno; 
porque su radical se combina ansiosamente con este principio, 
y se quema á qualquiera temperatura con el oxigeno de la at- 
mósfera. Puesto un poco de fósforo sobre un embudo de vi- 
drio , incesantemente se, quema, produciendo en la obscuri- 
dad una luz sensible,; la qual se aumenta si la combustión 
se hace mas rápida , y á un temperamento mas elevado : en- 
tonces cae en deliquio , y gotea por el pico del embudo , que 
se podrá recoger en una vasija de vidrio , sobre la qual estará 
el embudo. Este ácido se vitrifica expuesto al fuego, y de nin- 
gún modo pie*de el oxigeno; antes por k mayor concentra- 
ción que entonces adquiere ,;es susceptible de atacar la tierra 
silícea , y formar el fosfate silíceo : bien que esta combinación 
es ¡nsoluble en el agua. Expuesto este ácido al fuego en con- 
tacto con el carbón y otros combustibles , le quitan el oxige- 
no , y retrocede k al estado de fosforo perfecto/ Se combina 
fuertemente con las bases alkalinas , terreas y metálicas , y 
forma con ellas el género fosfates , cuyas especies son poco co- 
nocidas. Solo se pueden conocer porque se descomponen con 
muchísima dificultad por la via húmeda , principalmente el 
fosfate calcáreo ; pero puestas en contacto con el carbón á un 
temperamento bastante elevado ', todas se descomponen , S0 
regenera el fósforo, es susceptible de sublimarse después Á 
cuello de la retorta donde se hace !a destilación , 6 de ca&r 
en gotas como aceyte al recipiente , el qual deberá para el 
efecto estar con agua á fia de que el fósforo no se queme con 



Digitized by LjOOQIC 



JO *ACIDOS. 

el ayre que tiene dentro. Si esta operación se hace en vasos 
abiertos , es evidente que el fósforo también se regenera ; pe- 
lo como es volátil , se marcha en vapores , que volverán al 
instante á quemarse de nuevo ; y esta es la causa d'e no sacarse 
fósforo en esta operación libre. Este ácido no se. halla puro 
ni aislado en ningún cuerpo de la naturaleza : siempre está 
combinado con otros principios. En los animales se halla com* 
binado con la cal formando el fosfate calcáreo» que es la ¿na- 
sa común que componen los huesos y la basa de las astas. En 
Extremadura , cerca de Guadalupe , se halla un fosfate calca* 
reo natural muy abundante , de quien se puede separar el áci- 
do fosfórico. Para esto se disuelve primero el mineral en el 
ácido nítrico , se decanta esta disolución , y se echa después en 
.ella ácido sulfúrico hasta que no haga precipitado alguno; el 
ácido sulfúrico en este caso se combina con la cal, formando un 
sulfate calcáreo insoluble , y el ácido fosfórico queda entonces 
libre y mezclado con el ácido nítrico , que sirvió, para disolver 
el fosfate calcáreo. Estos dos ácidos mezclados se pueden sepa- 
rar ,. saturando el ácido nítrico con la precisa y necesaria can- 
tidad de potasa , con la qual se combina con preferencia , y 
forma un nitrate de potasa, que se cristalizará una ó dos ve- 
ces por M evaporación , y dexará por último el ácido fosfóri- 
co puro. También se puede poner á destilar, la mezcla , en cu- 
yo caso ascenderá solamente el ácido nítrico como mas volátil, 
jobligándole lo necesario con un fuego vivo * y el ácido fosfó- 
rico quedará en la retorta como substancia que es muy fixa, 
según hemos dicho. Este método es preferible al prijnero. 
: De lo expuesto ha9ta raqui- se infiere que el ácido fopfó* 
tico pertenece al reyño animal igualmente que al reyno mfc 
neral , pues en ambos se encuentra en estado de combinación; 
rY aunque los ácidos animales hemos dicho que tienen como 
tales una base ternaria , porque constan de ázoe, al paso que el 
ácido fosfórico se cuenta por otra parte entre los ácidos simr 
•pies, ó de una base ó radical simple ; no estamos muy distan- 
íes de sospechar que el fósforo es una substancia compuesta, 
mayormente si se atiende al método de extraerle del fosfate 
de sosa y de amoníaco que contiene la orina , con el muríate 
de plomo según Junken : y también á que el fósforo no se 



Digitized by LjOOQIC 



ACI0OS* J I 

cuenta entre los. principios constitutivas inmediatos de los ani- 
males* El icído, fosfórico $e puede concentrar sin que pierda su 
fluidez basta que pese tres dobles que el agua destilada, que 
e*. una tercera parle mas que el ácido sulfúrico. 

: VI. Fosforoso. Este: ácido es de la misma naturaleza que 
el ¿interior* pero. ¿*tá:4»«QS satumdode oxigeao, lo qual de* 
píínde r dcf l^íapidefitj5.1¿oWtid^3rotíft$ circunstancias que con- 
ourreii en Ja combustión del fósforo. Este ácido, xomo menos sa- 
tarado efe oxigeno que el anterior , es muy líquido , oloroso 
y.y&hk'ÚA y de consiguiente no se vitrifica puesto al fuego, 
sbae&!a}gunaxoft* pof eion ¡ t qwe siempre tiene en estado de 
'agido fosffkicow^esbrobina este. ácido con lasrbases, y forma 
ton ellas *1 geoert) fbafites * >coya$j especies na solamente se 
descomponen .como Jas anteriores por el carbón , sino que las 
combinaciones ! que cibrrha son meaos fuertes que aquellas, 
paes< las descomf*»e el ésida sülfupcíp .concentrado por la vía 
húmeda, lo que no hace eon^cfflaf&te de cal, produciendo un 
d^prcidHiwéaAoi , dei ácí^P .fosforoso ^bpndatíte % que huele 
fuertemente, y cbihbiftáfedo^con sus bases, No obstante, co- 
mo cad& ácido tiene sus atracciones electivas en distintos gra- 
dos ¿ise dqxa comprehendet que el. ácidot iulfuriqo no descom- 
pondrá amias íosfiues ^uen^líeUoscMyaSi bases tienen mayor 
afinidad <^,jél qjue )0ia^i:elóai4o fpsforo&p ; y esta circunstancia 
es generen todas las combinaciones de intermedio. 

VII. Molybpico, ;feste ácido no es otra cosa que el mis* 
jbk> metal -molyhdana combinado con el oxigeno como otra 
qua^uie**,sub¿anda metáli<3*,;seguií diximos ya al .«atar del 
acido ajaéwco: coa U diferencia de que este oxido de mo^ 
lybc|ea& hecho por li* deKfoacipn con el nitro v o destilada re*» 
petidas véoes la molybdena :con él ácido nítrico, es manifies* 
tamente ácido , y posee todos los caracteres de tal , al paso 
que otros óxidos metálicos no? pretextan ninguno de estos ca- 
racteres; con tari ta facilidad. Este ácidp se halla naturalmente 
eí> forma de polar* blaocor, y es imJy poco- soluble , pues se-? 
gun Bér groan necesita setecientos y cincuenta tantos mas su 
peso de agua al temple regular, Se conocen muy poco sus 
combinaciones; y solo se sabe que así el ácido mol y bd ico, 
como las especies del género, mol y bdates,. san descomponibles 

TOMO I. H 



Digitized by LjOOQIC 



$2 ÁCIDOS. 

por el carbón , el azufre y otros combustibles , quienes restitu- 
yen el ácido, mol y bd ico al estado metálico y natural de la rao- 
lybdena robándole el oxigeno. Este ácido ú óxido saturado de 
molybdena es soluble en el ácido sulfúrico y en el ácido muriá- 
tico ; pero no en el ácido nítrico, á no ser que esté en su for- 
ma metálica. Esto prueba claramente que muchos metales es- 
tando ya oxidados , se haden in§oldbles en ios ácidos en que lo 
son quando están en su forma metálica: otros al contrarío lo son 
en el estado de óxidos, y no en su forma metálica. Y así, es 
evidente que entre el ácido y el metal debe haber para ser mu* 
tuamente atacado y penetrados una cierta relación con las* can- 
tidades de oxigeno, porque hacen variar los fenómenos de la 
afinidad, A una causa semejante-se debe atribuir la solubilidad 
del hierro en el ácido nítrico* , y lo imposible que es disolverle 
en el mismo ácido quando está en estado de óxido. *« v 

VIII. Müriatico. Este acidó se sospecha que es muy 
- simple , porque; no se descompone en contacto* con las naare* 
rias combustibles , y *sv Se ign$*a qüal sea^ihradicctl. La<for^ 
ma natural de este áciflo es gaseosa é invisible', el qual atrae 
poderosamente el agua del ay re atmosférico, formando vapo- 
res blancos ; y combinado con ella en mas cantidad , forma el 
ácido mur ¡ático de las oficinas. Como es iwuy Volátil , no se{ 
puede concentrar ; y así elaguamfts¡cafgada en lo posíblb del 
gas muriático , no pesa mas que diez y nttétfe adatmes en ca* 
vida de diez y seis de agua destilada 4 ó io que es lo mis- 
mo , el ácido muriático mas concentrado es al agua destilad* 
como diez y nueve es á diez y seis. Quando esta concentrad^ 
lo mas posible , despide al defrtaaar el frasco unos ¿umos blan- 
cos, que tienen un olor particular de afzafran ; cuyas dos pro-* 
piedades le hacen distinguir inmediatamente del ácido r sulfúri- 
co , que es inodoro, y no levanta humos ; y también del ácido 
nítrico, que los despide encarnados y nauseabundos. Este ádU» 
do tiene también^ la {Propiedad d¿ formar ¿on la-s<f«Py con 4a 
potasa una sal capaz de saltar puesta al fuego; 6 de ¡dtcpepi* 
tar: El ácido muriático que se gasta en las oficinas se exime 
del muríate de sosa ó sal fósil, como mas abundante en la na* 
tu raleza , y menos costoso. El modo mas perfecto de extraeros-* 
te ácido, consiste en tomar una libra de epta ^sai bi?n desecada 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS. - 33 

ó decrepitada al fuego en una olla de barro sin vidriar ; se 
echa bien molida (en mortero de piedra) en una retorta grande 
colocada >en un baña de arena ; se adapta exactamente un gran 
recipiente tubulado ; á este tubo se juntan exactamente unos 
frascos enfilados , provistos de agua destilada , según se de- 
muestra en la lámina I> fig. i , cuyo aparato se llama de Woulf. 
Hecho esto , y tapadas las junturas con ua lodo compuesto de 
arcilla blanca muy fina amasada con aceyte de linaza , se echa- 
rá poco á poco por un tubo que tendrá la retorta , media libra 
de ápdo sulfúrico concentrado ; se tapa este tubo con su ta- 
pón de cristal, que debata a justar exactamente; inmediata* 
mente saldrán unos vapores blancos, que. llenarán el recipien- 
te 9 los quales comunicándose con el agua del primer frasco, la 
pondrán acidísima ; y estando saturada esta , pasará á saturar 
la del segundo , y así sucesivamente > aumentando el fuego muy 
poco á poco hasta que no, salgan mas vapores. Este ácido sue- 
le comunmente arrestar .consigo alguna porción de ácido suU 
furico que aun no se habia podido combinar con la base del 
muríate de sosa , en cuyo caso se vuelve á destilar este licor 
-sobre una pequeña porción del mismo muríate de sosa desfle- 
mado ó decrepitado al fuego como el anterior, poniendo ua 
recipiente grande ¿pero. sin, agua , para recogerle. Este ácido 
así purificada es lo quelsifrllaitaa espíritu de sal marina ; se 
combina con los álkalis,; tierras y ituexales, formando el género 
muriatcs, del quai se conocen en la Farmacia muchas especies, 
las quales son descomponibles , unas por una afinidad de ínter- 
medio >>y otras es necesario recurrir á las afinidades dobles; pe- 
ro casi todas resisten al Jfuego por sí solas sin descomponerse. 
El ácido sé encuentra siempre combinado en el reyno mineral 
con mucha abundancia , en las sales fósiles de las minas, y prin- 
cipalmente coala sosa, formando el muriate de sosa, salmuera 
o muría de la mar. Algunas veces se halla combinado con lar sosa 
y con la potasa en los vegetables , y también combinado en las 
minas como el azogue* plata y plomo , según Kirwan. 

IX. • Musli ático oxigenado. Este ácido es lo mismo que 
el anterior , con la particularidad de estar mas saturado de 
oxigeno. Es gaseoso y miscible en el agua como el anterior; 
pero estando expuesto mucho tiempo al sol, y á la luz , pierde 



Digitized by LjOOQIC 



34 ACIDO*. 

el oxígeno , que se funde y combina con ella y coa el calórico 
formando gas oxigeno , y pasa otra vez y retrocede al estado 
de ácido muriático regular. Tiene este ácido la propiedad 
de quitar la materia colorante á todos los cuerpos, y des- 
truirla enteramente ; y la razón de esto es sin duda porque 
oxidándola mucho , hace que reflecte todos los rayos* de iutt, 
formandq entonces el color blanco , ó que no reflecte ninguno, 
absorbiéndolos todos , formando entonces el color negro con- 
forme las circunstancias. En esta propiedad se funda el empapar 
los lienzos en este ájcido para blanquearlos en pocas horas*y con 
mucha equidad /metiéndolos z\ insüantó en wa iexta alkalina, 
para que combinándose con el ácido , no destruya la fibra , que 
es la que forma el texido. Este ácido se combina con lps álkalis 
y los metales , y forma con ellos el género muriates oxigena- 
dos , del qual se conocen en Ja Farmacia algunas especies: 
tales son por exemplo el ^nuriate oxigenado de estaño , cono- 
cido baxo el nombre de licor fumante d* Uiabio; el muriatfe 
oxigenado de antimonio , ó manteca dé 'antimemo ; ó muría* 
te oxigenado de mercurio; 6 sublimado corrosivo >>y el mí- 
nate oxigenado de potasa no conocido en la antigüedad. Es- 
tas combinaciones se descomponen con el agua unas mas fá- 
cilmente que ot jas; y también. <se descomponen al fuego en 
contacto con los cuerpos combustibles, á quienes cediendo 
una porción de oxigeno , encarden : rápidamente , y se quo*- 
dan por ultimo en muriates ¡ordinarios, como se dirá extensa- 
mente y con toda claridad al tratar de la manteca de antimo- 
nio. El ácido muriático oxigenado tiene también la propiedad 
de perder con suma facilidad una porción: de oxigeno en con- 
tacto con los aceytes volátiles ; con la/qual los enciende pron* 
tamente como el ácido nítrico ; y después de haberlos inflamado 
á costa de este exceso de oxígeno, se queda en estado* de áci* 
do íúuriático ordinario. Este ácido foro>a.con la potasa urta sal 
llamada muríate oxigenado de ftótasr* con 4a qual pe puede 
hacer una pólvora de .unos efectos 'tan terribles, que superan 
infinitamente á>los de la pólvora- ordinaria; pero ise desbóm- 
pone y pierde el oxigeno esta sal con tanta facilidad en con- 
tacto con los cuerpos combustibles , que los enciende 4 qual- 
quiera temperatura > y así es, que con solo frotarla con el car r 



Digitized by LjOOQIC 



ácidos. 35 

bon , azufre &c. se enciende con mucha rapidez, y con peligro 
del opecante ; y por lo mismo no se usa para este fio , sino pa- 
ra maniobras; a pie quieto, como v.gr. para volar un edificio ó 
baluarte, en que no hay necesidad de transportarla ni frotarla, 
que es donde estriba el peligro. El ácido muriático regular des* 
tilado al fuego, ó puesto en cpntacto con los óxidos metálicos, 
pasa constantemente al estado.de ácido muriático oxigenado; 
pero no se obtiene puro por este medio, porque suele las ma$ 
veces contraer; unión con ellos , y formar un compuesto sali- 
no, cosió -veremos claramente al tratar del precipitado blanco , 
y de la manteca de antimonio, ya citada. El modo pues de ob- 
tener un ácido muriático oxigenado puro, t y libre de, combi- 
naciones, consiste en destilar con mucho cuidado y precaución 
en vasijas tubuladas r ó en el aparato de Woulf ya citado, 
lám. I, fig. i , el ácido muriático con el óxido de mangane- 
sa , y una porción de ácido sulfúrico. La manganesa en este 
«tasóse combina con el ácido sulfúrico, formando el sulfate de 
manganesa y como se verá demostrada su acción en la tabla si- 
nóptica inserta en el capítulo de los metales ; y esta habrá ce- 
dido precisamente para contraer la unión con el ácido, una 
porción xle su oxigeno al ácido muriático regular, y le hará de 
consiguiente pasar al estado de ácido muriático oxigenado. 
Mr.íKirwkn dice qgeeL ácido muriático se halla en las minas 
combinado con el azogue en estado de sublimado corrosivo. Si 
esto es cierto, como. dice este autor, tendremos motivo para 
asegurar que el ácido muriático oxigenado no es obra exclusi- 
va del arte, como hasta ahora se había creido con fundamento. 
- X* . NiTiuco. Este ácido se compone de ázoe y oxígeno; 
y por esta, razón/ Jas materias animales quando se pudren, for- 
man una porxion: de. este líquido , que se desprende en forma 
de gas ¿ y se cree de consiguiente que ellas son las que mas 
contribuyen á su formación. Por esta misma razón no hay mas 
moiávqrpara llama tle ácido ¿mineral., que el hallarse formado 
y combinado ¿on^ mucha, abundancia con las tierras y álkalis 
cerca de los lugares habitables , como también en las cister- 
nas, letrinas* y lugares inmundos, donde la putrefacción abun- 
da mucho? la qual es causa quasi exclusiva de su formación. 
Este, ácido también se halla, en las plantas borragíneas combi* 



Digítized by 



Google 



¡6 ' ÁCIDOS. 

nado con los álkalls , cuya familia natural nos le presentan con 
solo evaporar y cristalizar su zumo bien defecado : y aun los 
mismos inspisamientos , pasando algún tiempo , presentan por 
cima una hermosa cristalización en prismas capilares y mo- 
nuditas , que detonan puestos sobre las ascuas , como he obser- 
vado muchas vec$s en las vasijas adonde estaba repuesto pa- 
ra el despacho de las boticas : otro tanto observamos en el 
¿mplasto diabótano simple. £1 ácido nítrico quando está muy 
puro , es susceptible de mantenerse en forma de vapores roxos; 
pero lo mas regular es el estar en forma de licor trasparente, 
blanco , muy volátil , que despide humos encarnados de un 
olor nauseabundo , y cuyo peso específico es una tercera par- 
te mas pesado que el agua destilada. £1 modo que se debe 
emplear para sacarle puro , y como se debe usar en nuestras 
oficinas» consiste en poner en el horno un baño de arena, una 
retorta tubulada , y el aparato de Woulf citado al hablar del 
ácido muriático. Hecho esto , se echa dos partes ( dos libras 
v. gr. } de nitrate de potasa bien puro y pulverizado por el 
tubo de la retorta ; en seguida se echa por el tubo una li- 
bra de ácido sulfúrico concentrado , el qual se apodera de la 
potasa ó base del nitro, y el ácido nítrico libre pasa al reci- 
piente en humos encarnados, los quales se mezclan con el 
a gua > Y forma el ácido nítrico regular. Quando el agua del 
aparato es en cantidad v. gr. de media libra por cada libra de 
nitro que se emplea, entonces estando el agua muy saturada 
del gas nítrico, no le puede disolver todo, y dexa marchar 
muchos vapores , y entonces se llama espíritu de nitro fuman' 
te. Quando el ácido nítrico pasa al recipiente , arrastra consi- 
go , como lo hace el gas muriático ( pág. 33 ), una por- 
ción del ácido sulfúrico empleado , de la qual es necesario se- 
pararle volviendo á destilar el ácido nítrico sobre una por* 
cion de nitro puro ; en cuyo caso el ácido sulfúrico se combi* 
nará con una porción de la base del nitro , y hará desprender 
á proporción una porción del ácido nítrico. El ácido nítrico 
del comercio tiene algunas veces ácido muriático mezclado, y 
para purificarle de repente es preciso emplear el nitrate de 
plata en corta porción , vertiéndole á gotas sobre una porción 
de ácido nítrico impuro, hasta que no haga mas precipitado; 



Digitized tíy KjQOQ IC 



ÁCIDOS. 37 

entonces la plata dexando el ácido nítrico, se unirá al ácido 
xnuriático, y formará el muríate de plata 6 plata córnea , que 
se precipitará como' insoluble , y el ácido nítrico quedará puro, 
separando el precipitado por inclinación , ó por un filtro apro- 
piado. {Véase depurar. ) El ácido nítrico tiene la propiedad 
de descomponerse con suma facilidad ; y así vemos que en con* 
tacto con los metales , los oxida ; destruye la materia coloran- 
te de los vegetales y animales, en razón de que se descompo- 
ne , y las oxida mas ó menos , como se dixo al tratar del 
ácido muriático oxigenado. Quando está muy puro, y mas ó 
menos caliente, enciende los aceytes secantes, los volátiles, el 
azufre, el hydrógeno, el zinck , el carbón molido y seco &c, 
y entonces se desprende el gas nitroso. Con los álkalis forma 
sales neutras cristalizares ; pero quando se combina con el 
amoníaco puro ó gas amoniacal , le descompone haciendo se- 
parar su hydrógeno para formar agua con el oxigeno de que 
él está provisto. Este fenómeno depende de que el hydróge- 
no del amoníaco es muy combustible , y la cantidad de ázoe 
del iñismo amoníaco le retiene con poca fuerza , y la del ácido 
nítrico igualmente se separa por unirse á su semejante. Se com- 
bina también coa los metales ; pero como estos son muy ha- 
bidos de oxigeno, xomo v. gr. el hierro, se le roban insensi- 
blemente, s$ hacen después insolubles (Véate acido molyb- 
dicó jpág. 32 ), y es causa que pasado algún tiempo se sepa- 
ren y se descompongan estas cqmbinaciones salinas. Con las 
tierras forma sales bien. neutras y.cristatizables ; pero regular- 
mente son xleíiqüesceates. Todas: las especies del género nitra-< 
tes se destomponen con ios cuerpos combustibles , v. gr. con 
el carbón, el ¡azufre , el hydrógeno, los metales &c. á un 
temperamento mas ó menos elevado : estos se queman con ra- 
pidez , formando lo que impropiamente llamamos deflagración, 
6 detonación , dexando por residuo la base del. n ¡trate emplea- 
do* bien sea sola, ó bienxombinada con el resultado del com-; 
bustible empleado para' descomponerle. Sobre este punto se 
tratará mas extensamente en el capítulo de los régulos , . del 
antimonio diaforético usual be. 

XI. «Nitroso. Este ácido es lo mismo que el anterior , con 
la particularidad df estar menos saturado de oxígeno. Quando 



Digitized by 



Google 



38 ÁCIDOS. 

se disuelve azogue , plata , cobre y otros metales en el ácido 
nítrico, hemos dicho que le roban una porción de oxigeno, 
esto es , que descomponen una porción del ácido nítrico , para 
poder ser oxidados y disueltos después en el resto del ácido 
que no se descompone ; y entonces se desprende el ácido ni- 
troso muy volátil , mas gaseoso , de olor incrasante y nausea- 
bundo, menos miscible en el agua., á la que comunica 1 momen- 
táneamente un color azulado , y es mucho mas volátil que 
ella , por cuya razón no se puede concentrar. Este ácido des- 
truye como el anterior los colores vegetales; se combina con 
los álkalis, tierras y metales, y con ellos forma el género ní- 
trites , cuyas especies están muy poco conocidas : solo se sa- 
be , según Mr. Fourcroy , que estas substancias salinas se des- 
componen á qualquiera temperatura por los ácidos completos, 
aun por los vegetales, haciendo en este caso desprender el áci- 
do nitroso en vapores roxos y sofocantes , que hacen una efer- 
vescencia notable, cuya propiedad no tienen los nitrates : tam- 
poco estos queman por la vía seca los metales y otros com- 
bustibles como aquellos , por razón del poco oxígeno qué tie- 
nen. Ya se conocía antiguamente este ácido ; pero no baxo 
el aspecto que hoy dia se conoce. Sthaal creyó que era el 
ácido sulfúrico modificado por el calórico ; k> qual concuer- 
da con la opinión de lbs antiguos sobre el ácido general , qué 
modificado por el flogisto, constituía todos los ácidos (Véa- 
se ácidos); pero es tan hipotético este aserto, como lo es 
el admitir flogisto como principio metalizante. Este punto se 
tratará mas extensamente al tratar de los metales; en cuyo ca- 
pítulo se verá que es comparable la teoría de su oxidación con 
la de los radicales acidificables , y qué sigue las mismas leyes. - 
XII. Sulfúrico. Este ácido es muy transparente, inodo- 
ro, liquidó, y muy fixo : quando está concentrado pesa casi 
doble que el agua destilada; es muy glacial, y tiene la consis- 
tencia y apariencia del aceyte, de donde sin duda ha tema- 
do el nombre de aceyte de vitriolo* Este ácido 'es muy -ám¿ 
pie , pues no es otra cosa que el mismo azufre oxigenado ó 
combinado con el oxigeno por medio de la combustión. Este 
ácido se encuentra en algunos vegetables combinando con los 
álkalis; pero se halla en mucha mas abundancia en las mi- 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS. 39 

ñas, combinado con las bases alkalinas, terreas y metálicas, 
y de ahí su denominación de acido mineral. Se halla combi- 
nado con la sosa formando el sulfate de sosa, muy abundante 
en España, principalmente en las fuentes de la Mancha: tam- 
bién se halla en mucha abundancia , combinado con el hierro, 
cobre y zinck, formando lo que conocemos en el comercio ba- 
xo la denominación de vitriolos (Víase su capítulo); y combi- 
nado con la cal , con k alamina y con la magnesia, formando 
las tres sales muy abundantes en las minas y fuentes , llamadas 
sulfate calizo , sulfate de alúmina , y sulfate de magnesio. 
También se halla en los schístos, los quales no siendo otra co- 
sa que concreciones de varias tierras , y de pyrjtaá marciales, 
el azufre de estas últimas absorbiendo la base del. ayre vital, 
y descomponiendo el agua que tiene en disolución el ayre 
atmosférico , se combina con su oxigeno , y pasa al estado de 
ácido sulfúrico , con el qual inmediatamente se combinan estas 
mismas tierras, formando sulfates mas,ó menos saturados. (Vea* 

SS BOL ARMENICO.) 

De la grande abundancia que por todo el globo se halla 
de ácido sulfúrico inferían los Chimicos antiguos que este 
era el ácido universal esparcido por toda la naturaleza, el 
qual daba origen y principio á los demás ácidos, y aun á otras 
muchas substancias minerales ; pero está probado lo contra* 
río , como hemos dicho al hablar de la naturaleza de los áci- 
dos en general. 

Todas las especies del género sulfates se descomponen 
Completamente al fuego en contacto con el carbón, con el 
fósforo , con el hydrógeno , y con el mismo azufre y otros 
combustibles ; los quales robando una porción de oxígeno al 
ácido sulfúrico r se regenera hasta cierto punto el azufre, y 
después forma con sus propias bases sulfures, ó hígados de 
azufre. Este ácido disuelve completamente muchos metales, 
como son el hierro, cobre, zinck, estaño, kobalto , y el 
manganeso , y otros con dificultad , ó solo los oxida destilán- 
dole con ellos, como son él plomo, el oro, antimonio, azo- 
gue ( Víase tabla sinóptica de los metales) i en este úl- 
timo caso pasa al estado de ácido sulfuroso á proporción de 
la cantidad de oxigeno que lejba robado el metal que queda. 
tomo i. * i 



Digitized by LjOOQIC 



'4& ÁCIDOS. 

en la retorta por residuo. Quando se destila este ácido con 
xrarbon, este le roba todo el oxigeno, y se reproduce entera- 
mente el azufre, el qualse sublima por ultimo al cuello de 
la retorta, y el carbón pasa al estado de ácido aeriforme , que 
se puede recoger en vexigas ú otros aparatos. No ataca el 
plomo este ácido sensiblemente, tanto que se puede concen- 
trar en vasos de este metal. Atrae con tanta fuerza el agua, 
que se la roba al ayre, se pone muy aquoso y muy débil; sin 
embargo, á un fuego regular se le puede concentrar sin des- 
componerle hasta un estado de cristalización; y en efecto, ve- 
nios que quando yela, deposita un polvo blanco, que no es otra 
cosa que el ácido sulfúrico muy concentrado. 

Antiguamente se extraía el ácido sulfúrico por la destila- 
ción de varios sulfates á puro fuego y trabajo; porque como 
aun no se conoce en el dia intermedio alguno que le pueda se- 
parar directamente de sus combinaciones, sino de un modo bas- 
tante incompleto, como v. gr, el ácido tunstíco, que descom- 
pone en parte los tres vitriolos, se veían precisados á tardar 
treinta ó quarenta horas en la destilación con un fuego conti- 
nuo y fuerte. Pero como en el dia hay fábricas en abundancia 
de este ácido, principalmente en Holanda, en las quales tío 
hacen mas que quemar azufre en unos hornos grandes forra- 
dos por dentro de plomo para recoger los vapores, sale muy 
barato, y de consiguiente se ha establecido un grande comer- 
cio de este líquido. Por este motivo los Boticarios apenas se 
dedican á hacer este ácido, porque les sale muy costoso. Sin 
embargo, es de advertir que qualquieía puede nacerse con él 
en su propia casa , con solo quemar tina mezcla de azufre y de 
nitro en un grande recipiente con agua, en el qual se conden- 
sarán los vapores, se mezclarán con ella, y la pondrán acidísi- 
ma. Se puede saturar dicha agualó posible de estos vapores, y 
después concentrarle al fuego. Para hacerle se toma v. gr. ocho 
libras de azufre gruesamente pulverizado, y se mezcla con una 
libra de nitro sin purificar en un mortero de piedra con mano de 
palo; después se echa en cantidad de dos onzas en una cuchara 
de hierro metida en un recipiente grande con agua, colocado 
en un rodillo de paja , para que se pueda mover de quando en 
quando y hacer la mixtión de los vapores ácidos con el agua, 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS. 41 

lám. I, fig, $i se enciende y se ajusta al instante el manubrio 
de la cuchara á la boca del recipiente para impedir la salida y 
desperdicia de los vapores ácidos : en acabando de quemar una 
cucharada , se prosigue con otra hasta concluir la mezcla, me- 
neando muy á menudo el recipiente para que el agua absorba 
y se sature del ácido en vapor: después se echa en un orinal 
de vidrio colocado en baño de arena, y se pone á concentrar 
al fuego hasta que adquiera una consistencia glacial , y sea ca- 
si doble pesado que el agua destilada. Lo que antiguamente se 
llamaba espíritu de azufre por campana no es otra cosa que el 
azufre combinado y saturado con el oxigeno. En esta opera- 
ción antigua se forma un verdadero ácido sulfúrico, y es un 
testimonio evidente y claro de la teoría de este ácido , y del 
jfnodo de hacerle que hemos propuesto , para satisfacer del mo- 
do mas, convincente i los que no comprehendan que el azufre 
combinándose con el oxígeno ó base del ayre vital , forma el 
ácido sulfúrico , y que perdiendo este el oxigeno mediante el 
carbón ú otro combustible, vuelve el azufre mediante el car 
lor á su estado natural. 

XIII. Sulfuroso. Quando el azufre no ha sido perfecta- 
mente quemado, y que por consiguiente no se ha saturado de 
bastante oxigeno, forma un ácido muy sofocante, muy volá- 
til, y ofensivo al pecho, que se volatiliza en humo? "blancos,, 
muy gaseosos. Este ácido se combina con muchas bases , y forr 
ma el género sulfites, cuyas especies son muy poco conocidas. 
Solo se sabe, según Morveau , que su cristalización es seme- 
jante á la de los ni trates, motivo por el que pensaron que el 
ácido sulfuroso tenia mucha analogía con el ácido nítrico, y 
de consiguiente que el ácido nítrico era un ácido sulfúrico 
modificado por haber perdido una porción de calórico, (Kéase 
ácido nitroso pag. 37 y 38) : mas esto está confirmado de 
falso , respecto a los conocimientos que en el dia logramos de 
estas substanciad , porgue según ya queda indicado en el prin- 
cipia de este capítulo^ el ácido sulfúrico tiene, por radical 
el azufre, y el ácido nítrico ¡el ázoe; y así todas las modifir 
caciones que admiten estos dos ácidos son relativas a la ma-» 
yor ó menor saturación con el oxigeno. Puestos los sulfites en 
contacto con el mismo ácido sulfúrico , el muriático , el fosfó-. 



Digitized by LjOOQIC 



42 ÁCIDOS. 

rico y otros, se descomponen, y se desprende entonces el áci- 
do sulfuroso, causando una grande efervescencia, y un olor 
fuerte de pajuela quemada. 

XIV.' Tunstico. Este ácido es el mismo metal tunstena 
oxigenado, ó combinado con el oxigeno. Es de color blanco, 
y se manifiesta baxo una forma pulverulenta. El modo de ob- 
tenerle consiste en oxigenar la tunstena , bien sea por el fue- 
go y el nitro , ó bien destilándola en una retorta ( que es lo 
mas seguro ) , con el ácido nítrico , como diximos al tratar 
del ácido molybdico. Este ácido es muy poco soluble en el 
agua ; sin embargo, lo es mas que el ácido molybdico ; es in- 
fusible , y no forma vidrio como él ; se combina con los álka- 
lis, y forma tunstates solubles y cristalizares; también se com- 
bina con la magnesia , con la cal y con la baryta, y forma con 
; ellas combinaciones ó tunstates insolubles ; también precipita 
el hierro , el cobre y el zinck disueltos en el ácido sulfú- 
rico , combinándose con ellos , cuyos precipitados , 6 sean 
tunstates metálicos , son blancos 9 según Kirwan. Las sales 
que forma en general , ó sean los tunstates , excepto el tunsta- 
te de cobre , de hierro y de zinck , se descomponen en contac- 
to con el. ácido muriático y el ácido sulfúrico , en cuyo caso 
se precipita el ácido tunstico como poco soluble en el agua , de 
un color amarillo , sin duda por haber en este caso adquirido 
mas oxígeno. Asimismo , tratando el ácido tunstico por la via 
seca con el carbón , azufre, hydrógeno , fósforo y otros com- 
bustibles , le quitan el oxigeno enteramente , y se reproduce 
la tunstena con todos sus caracteres metálicos. Los Mineralo- 
gistas le llaman ácido wolfráico , porque le hallaron combina* 
do coa el hierro en las minas , cuya combinación llamaban 
wolfrat^ del mismo modo que el ácido fluórico Uamaban *x- 
fátüo , porque le extraían por la destilación del mineral lla- 
mado espato flúor. 

ÁCIDOS DEL REYNO VEGETAL. La serie de áci- 
dos del reyno vegetal se compone , como hemos dicho, de 
igual numero que la de la de los minerales, y son por su 
orden los siguientes. 

XV. Acetoso. Este ácido es naturalmente líquido , claro 
quando está puro, transparente , de un sabor agrio , fuerte, y 



Digitized by LjOOQIC 



ácidos. 43 

•agradable , y de un olor aromático. El radical de este ácido es 
compuesto de hydrógeno y carbón; de lo qual se infiere, que 
siempre que estos elementos se junten en ciertas circunstancias 
con una porción de oxigeno suficiente, se formará el ácido ace- 
toso , que es el mas oxigenado de todos los radicales vegeta- 
les acidificables¿ 

Este ácido por lo común siempre proviene de la fermen- 
tación acetosa del vino, y se creia con mucha verosimilitud, 
que solo este líquido era capaz de suministrarle; pero como 
también se obtiene (como luego diremos ) por otros medios 
muy distintos , se ha concluido esta duda con asegurar que no 
es producto exclusivo de la fermentación acetosa , sino que 
basta que el hydrógeno, el carbón , y el oxigeno se junten y se 
combinen en ciertas proporciones para producirle. Mr. Sebéele 
mezcló dos cucharadas de alcohol sobre dos libras de leche, y 
al cabo de cierto tiempo obtuvo un buen vinagre; lo qual no 
había antes podido conseguir sin este requisito. Tratado el al- 
cohol con el ácido sulfúrico concentrado , da éther sulfúrico 
(V^éase ethhr sulfúrico.), y del residuo se puede sacar 
igualmente ácido acetoso , ' según Chapul. De estos dos he- 
chos y del de la fermentación acetosa (Véase este capítulo?) , se 
infiere que la presencia del alcohol es indispensable para la for- 
mación del: ácido acetoso ; y en efecto, así como la substancia 
sacarina es indispensable para la formación del alcohol , como 
diremos al tratar de la fermentación espirituosa ; así el aleo» 
hol es indispensable para formar el ácido acetoso ó su radical; 
y así, aunque parece posible que los mucilagos úotra mate- 
ria semejante pueda prestar el hydrógeno y el carbón , ó ra- 
dical acetoso , hasta ahora no se ha observado fenómeno de 
esta naturaleza que lo demuestre de positivo ; de lo qual se 
concluye que el alcohol tiene las cantidades de este radical en 
mejor proporción que otro alguno para formar el ácido ace- 
toso uniéndose al oxigeno.' 

El ácido acetoso sacado del vino , tiene en disolución mu- 
chos cuerpos mucosos i, y nwcjia materia colorante , de que 
es preciso separarle y purificarle por medio de la destilación en 
una retorta de vidrio. Quando en esta destilación se apura el 
niego por descuido, presta un aceyte empireumático , que 



Dígitized by VjOOQ IC 



44 ÁCIDOS. 

no exigía eo el vinagre, ni es principio que le constituye, co» 
mo habían inferido algunos; sino que este ácido tiene en clisar 
lucion muchos cuerpos mucosos h que no han sidq descom- 
puestos en la fermentación acetosa ; los quales al experimen-r 
tar en la destilación un grado mayor que el del agua hir- 
viendo, se descomponen separando él calórico sus principios 
constitutivos, y haciendo variar este agente las atracciones del 
hydrógeno y el carbón., en cuyo caso los combina de otro *no* 
do y en distintas propk>rcioijes f: résult3»do v d4.esía combinación 
el aceyte empireumático , lo mismo que el carbonate araonim- 
cal resulta en el acto de la destilación de las substancias anupar 
les , juntando el calórico los radicales que le. constituyen. Por 
esta razón conviene destilarle con Cuidado para evitar el mal 
olor , y peor sabor que de lo contrario* sacaría. 

£1 ácido acetoso y su concentración no se juzga por el peso 
específico que tiene comparado con el agua destilada , como Iqs 
demás ácidos, porque como es tan -ligero como ella ¿ sucede 
muchas veces , que aupque en realidad está muy concentrado* 
no se advierte por ssta : compararon* Su fuerza se conoce, se- 
guir dice Morveau, f por U cantidad de potasa que es capaz de 
saturar ; y así el ácido acetoso regular satura una vigésima 
parte de su peso; pero según el mismo autor, puede ser con- 
centrado hasta que pueda saturar una tercera parte de su pe- 
so 5 pero es dificultoso haper ulna concentración igual por los 
medios regulares, porque. siendo muy descomponible por el fue* 
go , sale empireumático quando se quieren apurar mucho las 
últimas porciones , que son las de mayor actividad j y por otra 
parte es tan adherente al agua, que se hace tan volátil como 
ella : por esta razón no deben arrojarse las primeras porciones 
que safen al principio de la destilación , sia pérdida de una gran 
cantidad de acidó que sale mezclado con ella* 

El mejor medio de obtener el, ácido acetoso bien concen- 
trado y sin descomponerle, consiste en exponerle ca tiempo de 
invierno al ayre, y agitarle de quando en quando por espacio 
de algunas horas ; entoncesrel agua se, helara y cristalizará, que 
se separará del ácido por un colador ; este después se pone á 
destilar en una retorta de vidrio con su grande recipiente con 
sumo cuidado á un fuego muy leve y muy despacio,, para que 



Digitized by 



Googk 



ÁCID0S. 45 

no se descomponga , continuando la operación hasta que que- 
de una quarta parte 4e residuo. Este ácido así concentrado se 
combina con las bases metálicas, terreas y alkalinas, formando 
el género acetites , del qual se conocen muchas especies en la 
Farmacia; pefro aun no se concentra así todo lo que es capaz, y 
dé consiguiente debemos inferí*, á que los antiguos conocie- 
ron el ácido acético, de qite hablaremos después, ó no le concen- 
traron, como asegura Mórveau , hasta saturar una tercera parte 
de su peso de potasa. Todos estos acetites son descomponibles al 
fuego, y en su conseqüéricia dan mucho ácido carbónico, una 
porción de aceyte íéti4of ^ mucho gas hydrógeno. Estos pro* 
düctos provienen d« que ^el calórico deshaciendo la combina- 
ción del hydrógeno y «dél<arboñ que forman el radical acetoso, 
combina parte de- eílós de otro modo para formar el aceyte, 
y con lo restante del radical se hade -el principio constitutivo, 
combinándose con' tei hfdtigcha y el carbón -separadamente, 
formando los gases de ester nombre. Ttembien se descomponen 
por los ácidos minerales , y entonces se manifiesta el ácido ace- 
toso aislado, y en un estado de ftiera mezcla con el nuevo; re- 
sultado de la descomposición íjue eri este caso resulta, excep- 
to en tal qual caso ervqüe se <^ee que roba una porción de 
oxigeno al r ácido empleado para descomponerlos, y entonces 
se volatiliza porque 'varía su naturaleza, como ahora diremos. 
XVI, ApÉtíéo. Este ácido es lo mismo que el anterior, 
pero mas saturado de oxígeno ; por esta razón se considera 
como 4e ígual^!a*r&leza ,; que él % bien que de distintas pro- 
piedades Jpor^zori A& qüe !; et radical* acetóse se halla mo- 
dificado por lá sbbretaturácion de -oxigeno , segtin la opinión 
de algunos profesores. Este ácido cfc mas Volátil qué el ante- 
rior , de naturaleza mas gaseosa , mas oloroso y penetrante , y 
mas corrosivo, pues molesta el olfato porque es muy pican- 
te', ataca fuertemente riueétra* otpitífáácfoñ , y hace el oficio» 
de cáustico, quemando las partes ámmiátésí^ón su exceso de oxí- 
genos Todas estas propiedades dependen de estar más concen- 
trado y mas libre del agua que le enerva estas propiedades , co-' 
mo lo observamos en el ácido acetoso. El acidó acético se ex- 
trae comunmente del cardenillo ; y esto e* uria prueba eviden- 
te para los que cteei t$Qé el ácido acetoso fes distinto esencial- 



Digitized by LjOOQIC 



•$á 




46 ÁCIDOS. 

mente del ácido acetoso, de que los óxidos metálicos hacen pa- 
sar el ácido acetoso al estado de ácido acético ; porque , como 
se dirá mas adelante ( Veas* cahdbniixo. ) , el cardenillo 
consta de acetite de cobre , y de óxido de cobre ; y así luego 
que esta substancia salina y pura se destila en una retorta , sa- 
le el ácido acetoso saturado de una porción de oxigeno que le 
prestó el óxido de cobre, con la qual le hace pasar al estado 
de ácido acético. Asimismo quando se vierte sobre una disolu- 
ción de acetite de potasa una porción de ácido sulfúrico, dicen 
algunos Chí micos que este se c<}jn$>ijia coala potasa formando 
sulfire de potasa, prestando antes ^na porción de su oxigeno 
al ácido acetoso, con la qual lft hajce pasar al estado de acido 
acético , desprendiéndole en forma de un gas picante que cau- 
sa una grande efervescencia. E#te hecho parece que demues- 
tra # - que quando se destila el ácido, acético del cardenillo con 
él intermedio, del 4£Ídó.splfJpfc<^(J%itf vinagre raimcai:,), 
este ultimo es quien al parecer presta el origen© al ácido ace- 
toso, y no el óxido de cobre rp^rft e$tp no sucede así, porque 
también con solo el fuego , y sin intermedio del ácido sulfúri- 
co , ni otro alguti ácido ., s? extrae el ácido acético como el an- < 
teriqr [Véase* 4 fag$r ciiadp^) , bizque <alg© ejnpireuaiáti- 
co y tinturado , si p\ acetitg 4$ coba^po está bien, puro* El 
ácido acético se combina #>n los álfcalis, .tierras y metales, y 
pa el género aceites , dpi qual /10 sg qonoce en la Farma«- 
ninguna especie, siguiendo el parecer de los que tienen el 
_ ido acético por distintq que ^l.ac^to^oj pero los que les. 
pcuentan por uno mismo-, melificados ¿oleante ppr él agua,lá: 
tierrafiliada de tártaro > el ¡azúcar 4* saturno > y Qtra$Sepdiri 
binaciones del ácido acetoso, las tendrán por acetates , y no gdri 
mitea acetites; porque en el acto de la combinación,. el ácido 
acetoso pierde el . agua superabundante , y pasa al estado de 
concentración d$ que es capaz > que es lo que le consfi tuye áci- 
4o acético, según la opinan mas recibid^ entre los sabips. Esr 
tos acetates son descojn^p$^}bíes;, porque; como el ácido acético > 
es muy volátil, se desprende en forma de vapores blancos muy 
picantes quando en ellos ^e vierte algún ácido mas fuerte; pe- 
ro esta propiedad no $s absolutamente característica: de este gé- 
aero, porque hemos visfo^ que seipUer^g uxp^kn ea,filguaa$ 



Digitized by LjOOQIC 



^sp^lc&dsl.géaetfo acetres , ó combiuiacjon^s del acido aceta- 
so con las bases (Sajificables. Veas? tí«k^a foijada m tarta,- 
*o con la nota que se insertará ct* aquel capítulo, por la qual 
$é prueba que todas las combinaciones conocidas en la. Farma- 
cia son ac«?tefr, ; y que no Jiay n\ se ; 4an aceites. 
. JCVJt Bek^oicq. Est^ ápjsfo se haljg formado 911 el beq- 
jjui j estoraque , bálsítfno peruviano y canela , vaynílla y otros 
vegetables, combinado con una resina) /formando lo qpe se llanas 
verdaderamente bálsamos , como luego se verá. Su rormp regu- 
lar ^s ; con<:ret^ g y cristalizado e^ prismas comprimidos,, de un 
(Jor muy aromático , ¿volátil* fusible i un ¿atormento, infla- 
njable , soluble en el alcohol, y algo también en el aguají 
modo de extraerle se dirá al tratar de las flo*es pxbekjüi^ par- 
que con este nombre vulgar se conoce en la Farmacia. Este agi- 
do corista de hydrógepo, carbón y; oxigeno, como todos los áci- 
dp$ Matates } pero ^q radical , fay droc^rbonpso se acerba anii^ 
*j esta&> ?!&&** y[atro «s^^iQ^bji^ps^uf ^^¿tps ^a térmi- 
*>§ 4<3 feíftür W §éeyíe yjft sonadera : cqgg pjipcrpiq con^ 
tituti vo inmediato del ácido; por su adherencia ? tpí% ( íof i*ia cqp 
él, del qual es imposible por esta razQn separar sin descompo- 
nerle. ^I^ijiacím Jfl» £}&& tomóles r qpe a^ nd;spn cono- f 
£Ídosde ut* m^doexicto j p$jro todavía* especies de su génqr^> 
se descompon^; ql ftfeg^ , despidiendo un olor fragraate pq$ 
jrazon del ácido que se sublima» Xa ipbieñ se combipa con la cal, 
y fbritia qn benioate calizo muy poco soluble, como direqKjg - 
al. tratar ¿tej ^io4Pm4»- ^tr^r)q en el lugar citado. Como es 
tajiy^Utál W %¿4Prr^^^Ufi|4«n fr^r gpm^isaciffpes dp 
él por la via $eqh$ .7- po* ¡ $#a parte v tic^e tap poca ^fipidad 
con las bases ^g/^^ ppr la xi^hwe^, por ca,us^ dé lp 
poca solubilidad , que están poco determinadas sus cjombina,- 

•ii*MÍHr rKC^aBow^QtSsí» %«lp HP « jiñas quería carbón 
ep musitad? inay^; 4* pu?e$* €^n^¡na4o r c^ft 19I ;$xi$enQ 5 PV 
te ía5fcc§9io Sft&ljros; f^i49% sftfeillft qste, ulúw pwñqp^en 
estado concreto , ó con popa cantidad de calórico, , en e$te sp 
^U^.cqmbinado y disuelta en él , y de consiguiente se con^ 
4flíft?#flí* «1 cérico ,cpp^,í>n^d?su$ principios xml^ £?9W 

tomo i. K. 



Digitized by LjOOQIC 



4* kctéóL 

"tittrtfVos, porque también sé halla éste &tiú# faktiéíké'yé 
"én estado concreto tjuátado está en combinación. Líi » '• ^ >- 
' ; JSsté } ^cido se produce, 6' es formado constantemente siem* 
*£re qüehay combustión de fefiaú otro vegetal , y se precipita 
perdjendo 9I calórico' siempre ^ue éftcúetítra álkalis , derfj 
ftótásW* 'Óxidos .hietálniotf'&d tón qüi^fle^ S8^omtón^5for- 



quiene^ 
^a^efó <&rbotoat9s. Estegétiéfe dé^ómbinadónes es moy-abutti 
^tite'eirl* naturaleza, del qdal Se conocen muchas 'esjiefcfes 




*que'e&tas combinaciones son muy'dé&iles ¿'^^'^¿e^tíív 
rpoieñr^pof lo* ifcidos mas febles, 'haeieÉídóí d«f>feiHÍtef f <í8fi 
íuersa el gas ácido carbónico' en su forma natitfal aSrifórmcy 
cuyo carácter sobresaliente basta para distinguirías de ks -de-* 
%ai: r Tambletf se halla' este acidó- efr€tt»d0 3 '4é4fcititf ffcb 
inániíoí^áfté dé'% atmósfera; pue&segfln Ji3ti^íáh <é&%&¿& 
*cíW? palies dé ésta masa cóSíüfrháy üiü^le gásiágTdél fcttbóü 
%lioí' f Cbíhp •tJs'-muiehó 1 ''ifaafr v pesSdé este* gaí qiié el ^ayrb'át- 
ftíoéféricd ;'■ siempre ocupabas partos mas sübtettáftéW Jp'pr¿a 
fundas del globo. El Sr.^Fwtírtda én*xk ÍéctíéneS*dékifM 
ttMift úh* detestas cáSndkñés Maftmda lé^rUM^ld^^^^ñ 
kr'tqüáíW íky otro áyre'que| éi^as écidá carbónico; l '" l ' J * 
- : Eltufo que se desprende» de la ferríenWQíctfí alcabólica éí 
una: poreióti de gas ácido carbónico», que «e; ffcrmaTjtor lá de# 
composición de* ltf materia sackrífca y toucosd , y jk>t fe f absor¿ 

4a/¿^«f¿w^^ 

^ciálnSenté tiüatÉr^ vnftiotfé* toit^f^pd tíégbm 
*éñÚtík lampalla dÚ^rkm &fcte él ápaiteto h^drargyro-pnem 
mático. Después se hace quemar la mezcla con una lente, j#ía 
'^iiesé írerifiqufcla «feseflmposifeiótf'4el|l« éíigeho ¿¿Xtá4ér- 

ttñnp^wít ! tM%tffátxi '&> te imtástímyy $n#^t« «• 

»fedírte : lá ir :c6tó>iriácíótí^ dé'eitfe* pí&c-ifcid déidificáitf^coh ti 
Hcarboh, sin desprender, fcémtf&ícéde eé^ifchars^Mbüstionfe^ 
"tbdo el calórico que le constituye, porque tiene qufc' etftííft 
'fcdirio prirícijpío constitutivo ds : estfe 7 ócide-> ; <jtifc> es- étfrtstfftf* 
~fo de^ta étobustW^^ 

<H .1 OMOT 



Digitized by LjOOQIC 



agidos. 49 

água r <¿onj;la qiiaL s¿ puede rjccogei: dcílckcueppos que le su^ 
jníuitíKnríín ríos urisradB téftsqa^slqiie e¡l gasiáiuMtiaealt aun*» 
qu& t poíJo : iegubir;iiiiiica lc¡ damen toda su purera* El agua 
que reciba >«te gas ser pono manifiestamente acida} pone bbo* 
ca jel a^ua de cal , jÍGTii5mda.a>tt.cJlaumícaibDaflte c?Íuu» 
¡nsrituble' q«e;;sq júeciftifo^ a; rio,5or?qucD*sfci«aie.¿d^ácidor 
carbómciQ.^fimich^iaiinníbHkbiaij; pero na vuely encarnada k 
tinturare violétraniíoirasv y sísolóJadclwnásol.Es^dnmní- 
tancia pxavieneiie.qiie ks jm^terias calorantes de varías tintu- 
ras azules vegetales , ó necesitan jtnuc&u ioidgeiro. pora ¿pasar al! 
estado encarnado] ***x,ai<» ^scbinpotóorjel.ácitófraiibQnicó de 
ninguna nlanef a ; peto la üafcura / azurita tdtaasol íep el íJwph4 
de yolver^e encamada pair&cá jqueL ¡necesita? potar oxígeno 1 paj 
ra pasar al estado encarnadp, y que al parecer wAQj^uit&idl 
ácido carbónico con! ¿mucha facilidad* pero esto/úitimo fu>,*e$ 
muy verceimü ,vpqr/ aatzon de qub, siepda cár>carbQi*<jtaQ;dc tai 
cuerpos aaasi Qombustiblesi, k psi oiuyAiiberenteceste principia 
y no Te cede fá níoguncueríKH újio^fs 4«? a¿a;taíupas eújcfio*i 
tandas rmuy fevorables; antes bien reáios que seíle >ro)te;.4 
muchos cuerpos y ^quemadas, con lo qual implica eKque piie-t 
da oxidar \uija materia colocante azul , qi^e?- necesitó j&u£hft 
calidad de oxígero :paraivpasarjal colora encarnado,; q al!4M#q 
dttde, refleje i inqesti$S7C^^^ iósu.b 

? ¡ípQX. ^GáíNFcwiciJrí; Este 4cidoí^s-entefjune0t«<ojbí* ; 4)1 
arte, y! de ningún modo de la naturaleza ^ porque :^s n^e-> 
vo en la Chimica, y no se ha hallado formado hasta, Mitin 
pn^iogjmfrdc los tiíerpos ¿opositas. J51'faclifiaWOeste;4¿ído 
es el misma sÓG»pfor ,y ,f#* e$& *&)kmam^*W&x>mt, (&% 
modesta wb&wm -,es t mmp^íP.pmp^ $eg»& kft.<?pn^ 
mientos debdia, se cuenta esj:e ácido ccmb^o ( d^'l^áci^| 
sin^efc, ¡tales como el sulfúrico,, fosfórico <&c., y de nat^lezg 
eatexamfinter ; y¿getaU J&jpode df f^m$úws<mitáfá$iXHt$i 
uat el -aJoanfor lojwficktiip,, ¿bftstai ^y^t^gíbí^sr^^tf ^ -^ft 
á¿ád<*^qsa 4ei ^fñ*tii»íbk i> >Bl»bl^ *P>ifel /agW ? #•, #pj? a^dn 
Ijubra ton sabor amarga. Paira ( ^tp ^-d^fd^íilar e/g fanare-* 
tái*a »¿f#* /í4Í necitatem , una mezcla de alcanfor, con una 
cántidad/tríplicada, d^ ¿ ácido mtrjco ;, cuya qpera^ion se re- 
pite tres ó quatro veces, hasta que el residup, tenga l^s prp- 



Digitized by LjOOQIC 



£C ÁCIDOS. 

piedades ¿aliñas indicadas. La forma natural de este ácido es el 
estar «cristalizado c$ paralelepípedos. Forma con los átkalis/ 
tierras y metales el género canfora tes, cuyas especies son poco 
Conocidas.; Chaptaí dice que se combina con la potasa , con la 
sosa, con el amoníaco v y con- la magnesia, formando sales cris- 
talizables. También se combina con la cal , pues se la roba a 
muchos ácidos que la tienen en disolución ; tanto que en ésta 
propiedad es análogo al ácid¿ oxálico. Este ácido disuelve, se* 
¿un el citado Chaptal , el cobre, el hierro , el bismuto , el ar- 
sénico^ elziqck y^el kobalto. . ..* > 1 

- - Si se atiende con cuidado á lo que se expuso al principio 
d^-este capitudo sobre la teoría de ios ¡ácidos ^ y sobre lo que 
qufda dkho acerca del ácido sulfürico y otros í(pág, *&)., %6 
comprehenderá í fácilmente , que puesto el ácido canfórico y 
sus combinaciones sobre cuerpos mas combustibles qué el mis^ 
ttio alcanfor , se descompondrán al 'fuego*; <¡y j*¡<ié*taj nueva 
combinación, o lea combustión 4 ú Jiacé *n una^retorta y wn 
recipiente tubulado , e) alcanfor se^á -susceptible ideswbHmarse 
en 'su estado nat^wai al cuello Je >h retorta ;' mas esto qué pa* 
rece. una cbnseqüencia forzosa de la teoría qfue en el dia tene- 
ttíU de los ácidos , no es una verdad demostrada ; y aunque es 
pétífelé f auii> probable por ésta razón que el alcanfor se repro* 
duzca por los.'combustibles ^ com^v; gt. por el carbón , aza* 
fe^&e.tn^sefxiedeaseguiír por lai muüb»9 imomalias á^que 
está sujeta toda la teoría chimica , que no está fundada en la 
piktica, - ; ;..]>./ 

^ f'XX, Otkico. Este ácido se halla en los limfcnwígcíJras} 
yo¿¿ oftashwiehas" frutas $nta$ de llegará su}ptolfem4ua<JfortP 
cíéti, como soti ví gft las cerezas, fresas , zar¿am#rasi , singue* 
¿así, ¿roblas , agraces >> mostajo , espino roso , ciruelas , bay as 
de saúco , y otras muchas , de las quales los limoacs son los que 
h£m*ráfestiíh ; ea abundancia y mas puro ; lásüemafc frutas iw* 
áttadás ted^ me^l^dd tí^n^trds ¿tidos ^de quien^ se tiene 
qufe Ségártr petf jhefditftfd' las'd^bltt^ déscí^posiciones con di* 
féréiíteá KaseYCon que antes se les satura , <?ómo se dirá después 
La forma natural de este ácido es líquida; pero también se le 
puede concentrar sin descomponerle hasta que cristalice enja- 
minas romboidales. - / ^ í f { ^ * - i 



Digitized by VjOOQIC 



ÁCIDOS. 51 

Todos los frutos dan también mezclado el acidó cítrico con 
mucho mt^üago, del qual es preciso separarte para que no se 
corrompa. Para esto se valió Georgio , ckado por Chaptal, de 
un modo fácil , que es el siguiente. Llenó una botella de este 
ácido , y la tapó con un corcho exactamente ; 7 al cabo de 
«ifcrto tiempo ¿allá qoe el mudlago se habia precipitado en 
cepos v y el zumo estaba claro como el agua c separó esto zu- 
mo po» decantación ^ y lo puso <4 helar? la parte aqdosa se 
help, y el ácido dítrico quedó en un hitado tal de concentra- 
ción, que saturaba la mitad de su peso de potasa. Éste ácido 
después de purificado en estos términos , se puede evaporar en 
bario de maría 'liasta conseguir unos cristales en la fbrw*a ; di- 
cha; pero es dificihereer-que sature la mitad de eu jieso de p*^ 
tasa i respecto á ser> w: ácidp. menos oxigenado» ^ptfe ^el acerco; 
el qual, según me consta por; experiencia, apenas satura una 
sexta partp de su peso de? potasa. (Vías* TilfcftA foliada 

n guando se interna *fcpa*ar kté dtíde kíeí otW^^Ébü'qtóénes 
naturalícente se haltá e¿iíftft^id^^6bé síNIfcttí'árrítk ,*e ^ 
curre á las propiedades específicas mas ^brtísaHeótes de cada 
uno* ?t>gf. el ácido «ftrfeoes cristalizarle £ttr la evaporación, 
^ plácido máK^r<^^ 

ela^no->lo es^ ^p ^fofidfe ^ láfieí«^ue^va^4fa«dd-utí zumo 
bien píwífo&do po^el-métí^^dáo<ÍéS^dr*icj que contten^ 

fa Mtf&def íriátiw^^^ 
o cítrico puro* por otm 'iterte, <el> áciáé eítriéd tfefle' mal 
afinidad obn 4te cierras que <c<6tt los -¿tkalfer* y de esto se ; in¿ 
fiere , que echando eií^l^ni|ioXl^fi r <fe|>¿r¿d*d^ ^ukfotiíei'á 
fmt# ^«nt^tefil^'-é^^éb^dM^lf^tté %as*tf dé agua dé 
cal^edeftií^nh^ <$&&¡¿hbg&n&s tfép&íttí? ¿nacido* cfc 
trido &Qótn\úM& fcOtf tettf; tó ftjrhíáráf tirf di^fee catífco? qué 
se precipitará táio deífuó ^vo Mai¿o;y *t áfcído mático 
quedará etítóWes «« disolUclotii Eiíe^éferate calida la vado-cori 
apua, se ^>odrá después descomponer por medió del ácfldfc %ul¿ 
htíicéyó f^tftédfo*dei Meó .'dsfifeéf ^érqaé^éécÁ dekrokn 
la cal I casi iodos ;los ád<k>s , y ehtb^és ^e<k el áéido cíftf* 
co puro enteramente . ; ' "' < 

¿ te ¡fcide ^^Obra «exclusiva de la naturaleza , y de nin* 



Digitized by LjOOQIC 



5* ACID09» 

gun modo delate, pues este no leJba podido. imitVítdelnin- 
guaa:maneta. Ti^Oia» radical coojpu«*aífe ty^btágfno.ytrar* 
toqtamo^ckfyloidrim^^ 

ne menos oxigeno /de todos, y eká cotobwada e* térmicos de 
que aunque se le sature de jnas oxígeno por la, destilación coa 
el ácido qítticoró pt>r oteas -focdáos* t»-pa$ftí nuj^ft al eciaddi 
<k ieido o*á}íco, ttijtarhpoco al esfadp.ddoácidj^^éetQspv <jo© 
tpp Chaces ^\ écido. málico , el*f «saraso , d oxálico &c^ qu& 
se transmuten JunosheftíOluroasotó cx^iótóadirtó 'oxigeno ¿or 
medios coímpetentes (pág.18). Combinado este ácido; con los 
álkgjis foroa el géo^o citiates^y. ía níismo iC<>a la&^efr) 
ra§; -pero, sus espedes son muy poco conocidas^, Solóse &tbd 
que -son descomponibles por ; otros jác idos: .itias fucitea^ c^mü* 
y> *fefc «1 m^^ko> } m}xt'útvao -&c.(¿i¿a : .aijrQ jcafco,s&>ipamíiesi» 
el acido, cítrico en su estada mayorj de pureza mezcla do, en él 
agua en que&e iu^o Tí dftolicion del ci trate .descompuesto rea 
esta teoría se funda la separación del ácido málico*; con quiaa 
^^p^nie sei^la $Qi9b¡Pft4o¿ «*po ^^«íordiíbo^Mpam- 
b***«e d$HWJ#*eifc ÚT&K$QÍ\tmfr>to teceto;igwlwehtoiaa 
dornas, comb¡o^<3¡QFies de acates vegetales? jp«e| e*ío,.nfties 
caráct^pai» dístiqgiiiídas dp Ite, dornas , ;por<pie todas dan po* 
e$&. p^^ .g^^t^dh^g^ii^í yí t^s^cii4a ^: wl^piiko > &sW«k> ípo^r 
re^uqi.jsH) pwpi^ ^a^jir^íál^acíokiiíía ^don^deaqite 
bo^í^e. Ja £ pWH^nsgrt, JNfa<^;*^f <*&¥ j&ewlafc ¿ooi 
agqaaj ^r<e ügr^^id^gomponfe ^0Qtánpart)fente;íelhydn^ 
geno y el eafbpg en $jsté caso sq 1 separan,' y se combinan, coa 
una porción de p^ígeno cada m9 $§^&d9¡fo£%t$ u £ eWOñces 
resulta mas $gn#4*¥i|s *gg&y ^¿«ítdo $w\mmh ^n?b«id 
jnce^e qu&n&o^ Js ^qne^^afttegOílp^ 
ak tintar :d$\ ¿(M^^to^^^^mo^j QQrdtin&fatm&Q* 
gfta el á^dpjnalfco por haUttss efo, : ii*ti$ftps ímtb^m^zdadmjí 
pero si s$ ha^e un,paral$lo.de lo que q^eda>$ch$ ; del4cidp cí- 
friso <#i).la.q*íe áífew&'ú tmw del áfcido 9*éÜS8* ,$e.;Y.eíf 
qge^spftdis^píp^ - , c 1 ■•->' . - , v -- i,'.ic«iw t i;íigB 
^XX^,¡, grjgjgfh : ?stq ¿cijfó so>b&Ua' Ubre ;y sfis^i^ftaiyíft 
^uchí^im^ f abMndancia en las a^las de Levante, y ití^mbien en 
las cascaras verdes de la nuez de comer, en las cámaras .de gra-> 
o^a t .en lag nugfi?^de ^ciprés, /e^, el *juiiiaque> m %\ f#& de 



DigitizedbyVjOO 



^wa y ^ft^ V^katiíesl El raai puro y attüiuteiíte és él délas 
agallas (t?¿//¿3 1 * ypof «so toma el oomWc de ácido gálico; 
ios dornas 1 'vegetables dichofe le tienen combinado con la inag* 
ttesiaiy^oiilofi álkaJís , y pora*^ motiwi^o^^ puede <>bte* 
iféí pik^árvuftás^^liwdas manipu 
tfw4&K> creé* e^uWdcadametttd^a Beftkéi« ; v ^aio éf&^el 
éfcfcfo gálica el-qxíe • preciaba: el bíeíft)^^s feorfibidacióbeé 
¿h forma dé pólVó negreo, aué es Jo qde forma la'tiüta dé es- 
Ctibin^sino <jtic ^td fenómeno dejiendig del prütrípio astritir 
gMt&ipwkék nü pti^^bt^í^&aído^gtíklo^^ mttéfeas'SiA&tart- 
tóts ^u^'teftiltf i'a ^wptódad^^l^wi^es^tíl hierros ^ formar 
tfeta^pepaftíe pófgu^ trig&¿ para tlló^dfeUoi medios, que se 
emplean para extraerle de la* agallas ^efl» quienes sé halla libré 
d^combífeacióttes^tíí forma ifegülar de este acida es ¿oiicreta, 
tiene tt* $bdTO*«i(itk£Í fo^roe^lift «tód* jfeftto dé «¿«tafia 4>s* 
cWtfgjfí 4ifla ettsfiKiatíiérsif *g*£s «d^fleteé&ífei kíodóKáé 
c**éi»te*'^Í6í#!»f^ aturada 'f filtra* 

da<dé*gaíh¿ rt>b^ r litee ^m íjtié »sb xlesconiptmga la £arté 
gomosa y ^m¿ fcizd Gaopgio-con -el ácido cítrica ya' ciwdo; 
ffUabó ^de dtfflT-tieigpo ^^íecioibi ««a ^porción de niaterik 
gota**}! y tf^l^4lii§fottii$^ta 
#íüéi*!Wr9*» Hi»s«Qíéj^^árój^f¿>wa^rj{ alfeató <& m^ 
^,2^k^tfi»^á«atíc^o^dítósfrfo>t y ,*& ■., . -- ,•. *,.- 
-*s »éw i á€M¿>?¿b^* de hy)if^eh(>^ cartxín oorool^ídemai 
ád<to#WKeta£k*s jwo^eflé¡was^)iflfi|eiw%ije nacido cítrico. 
St^ l^i^'^^(^4e^toUa iCTlá¿ j&ifito*ó&sqti*^^i& 

iíl«^dfe^áti*^¡4^íí^ 4&i«¿&o<stk*der&'si fataéhq»! 
r«fi^l/>#fit^ifctífct{ii d¿sfc<p¡#k<vWfc<fe wp A4anto<d»{dcí. r 'lBl 
á^o gátidd^^ne tt prt^jedad^flstafttod* ^ecíjritac*! hiéj- 
W4irqtt¿¡{iSicMi *f*sdhicto*| mtf&m. 4Q<hiAvó-négt^ } ^w & 
dh^*k^4«Wé&^ &s«&$uN*ltt 

tamil fWnt^«^pfe|oil <tt0y£brtkybz$gúé'4e^^^ 
Cteeit jP^Ml^Mstf feíwá> iWtálttacmj^^afvqse^íCaiá^raí^ 
ItottvdEfyy ©tr«* 'ta*ios?'«st0~ pruéb#í»$égtift la tecnia dé lót 
tcidMV^ : ínéMi&Mtoimat&éA oslgen* d*j&4bétótek 

ró&Éol& ¿&to«SáK<*l «bl^^{cíícitt^«thlilKfc^riitííue^ 



Digitized by LjOOQIC 



í 



4 AGiaosv 

er este fegomG4Q« También pasa este ácido *l:estadQ:4e^acidt 
oxálico, destilándole con el ácido nítrico, alqual le, tóbala 
porpon de oxigeno .ip para ello necesita, y le convierte ^ 
todP)ó, ep ipafíQ cíiv^ido n¡tfo$p>rjEste ácidos ¡se combyi&ico» 
lQ?.álk»ljs>.tíee:a$y ilwaíaleliíí.yt foímalqiígwero.g^^ftíícj **& 
yo ; pi/ácter .coqs^nte y Sobresaliente efiheLde de$<;9n&pQf>er$*t 
y precipitar el pierio ^^for^de^k^n^fp * JfettníUKfeJ* 
tinta de escribir con el sulfate de hjer*o nativo, y coaqualr 
quiera sal «jije 4 cotíténga. este metal. : Tambiep se 'descomponen 
al ¿uego* pqo>o ks49to|sj2pi»bwíi¿pbe^de ^Qfiiácjdp^^gat^ 
les , haciendo el :cfc*)ó<nco ynet se^arafcip^dd^l .hydfQgeiW y 4tt 
carbol ,y, pisdMfcisndp gasihydtágeno yjgas áeidoccarbpaico* 
según diximos en el ácido actetoso. >: ' liM . , , ¿ m , v> 
, XXII. Mauco. Este ácido se halla «tajas marchas. (m<*! 
/*)),. Jp mismo, que *} ácido mrrjw.eo; k&hljtaftPf*tl$ p#r mto 
toma de aliase nowbí^rfpera toftfeiéftsé; ¿talla enjafrgüoft*» 
lias, membrillos, granadas, cirueUsv wacej^<j bRy.a^;^ >^fc 
co» y otros fritos mezclados con el ácido «c&iicft. JS$t^>ácido ^és 
incriminable;, tiene mas ¿ afinidad con los álkalis: ^uerel áe¿? 
do áfrica, y < forma ce» ellos saJ^s delicuescentes; 4onJa,cal 
fwma^nji¿dai» ^ jj lprJiising 

con la bajial; y el ácidcr cítrico fo«navcpn?e«;fi <te$g*itt&as 
sales insolubles, y coa los deína* bases .aales m$%\\z&UQh sB\ 
ácktó málico tiene el radical compuesto de hydt%eiH>^ car- 
bol en las misímas dosis que el áfiido gálico^ pues saturándole 
de :^xígeoQ per mediot^e klckstUácion^fOitel^idftiwrf^ 
pa¿a gomo aquel al <estacfe Át&tíltóMÜim, *a^$>rpp$éí^ 
tío tiene el ácido cítrico. íl ácido ptát^d^^n^e^^meñte 
afinidad cpiHücal que el ác*d^mmcp4^>ácid&^ 
pka tas disoluciones iutricasdsUzogye* de la fdata^deifcfefe 
íno^^ijt^grtal ácido níttkiKvm poordon¿4e suoxigem>^ r i:« 
la qüal p^ij^l estad* í d*^«Wftitei4Uí3fc, ^rfewr* : ^»Ées 4f 
plbrrt^Kiífo^lata y de menucio» íeuyjfafB^edádfifwi íiftmsd 
ácido cítrico* pppqüe como .h<Jmo^ dtóboj al haMafc^M^^to 
pasa al estado de ácido oxálico, porque tiene su ^<ü$aié4 
distintas désifi- Finalmente los.malatessou ^Uqi^sceptes,;.^ 

'^ta^própwdadesiitiiweo.íwx^tó pwftiaepftfltók fal&idfi 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS* ff 

cítrico , con quien está comunmente confundido en los ramos 
de muchas frutas ; en lo demás se puede proceder para obte- 
nerle puro en los mismos términos que el ácido cítrico. Co- 
mo el ácido málico no se diferencia esencialmente del oxálico, 
sino en la menor porción que tiene de oxigeno, sucede que 
quando este último se hace artificialmente con el ácido nítrico, 
según ahora se dirá , se forma juntamente en la destilación pri- 
mero que él , porque no necesitan tanto oxigeno , y así su ra* 
dical no se halla tan oxigenado. 

- XXIII. Oxálico^ Este ácido tiene el radical en los. mis- 
mos términos que el acido málico y el ácido gálico ; pero está 
mucho mas saturado de oxigeno. Es cristaiizable , y tiene tan- 
ta adherencia con la cal , que se la roba á todos los ácidos, 
sin exceptuar el sulfúrico : se combina con los álkalis , tierras 
y metales* formando los oxálates acídulos , de cuyo género se 
conocen algunas especies ea la Farmacia. Todas ellas se des? 
componen por las sales calcáreas , cuyo carácter basta para dis-* 
tinguirlas de las demás. Este ácido es muy soluble en el agua, 
y puesto al fuego da ácido carbónico y gas hydrógeno , pero no 
<|a aceyte como, los demás* Esto prueba que tiene el oxigeno tan 
fuertemente adheridos el hydrógeno y el carbón, que no. los 
dexa separar por el fuego para formarle , como lo hacen el 
ácido acetoso, tartaroso y otros» Este ácido, según algunos au- 
tores, es el mas oxigenado de todos los ácidos vegetales de 
radicales binarios ,, cuya prueba alegan que es el jno descom- 
ponerse sino con muchísima dificultad; paro. Gbaptal nos ase- 
gura que el ácido tartaroso pa^a oxigenando; ínas y mas su ra-^ 
dical al estado de ácido acetoso , que es el último término do 
saturación. Esto prueba con evidencia que ó estos ácidos no 
tienen un mismo radical; ó que si le tienen , como parece lo 
mas cierto , pagarán precisamente cpn mayor porción de oxi- 
geno al estado de ácido acetoso como ultimo término de oxi- 
genación , de que son susceptibles el. hydrógeno y el carbón 
considerados juntos como un radical común acidificante. Esta 
propiedad es común también al ácido «málico , porque satura- 
do de oxigeno , pasa como ellos al estado de ácido oxálico , y 
de este al acetoso, , \ 

El ácido oxálico nunca se halla puro en la naturaleza: 
tomo i. * i. 



Digitized by LjOOQIC 



5<S ÁCIDOS. 

siempre está saturado en parte coa una porción de potasa ,; y 
forma en los vegetales una sal muy blanca » cristalizada y, pcr T 
co soluble , llamada oxálate acídulo de potasa , y en el cor 
mercio sai esencial de acederas , cuyo nombre la han dado 
porque.de esta yerba se extrae, comunmente la que se. gasta 
en las artes para muchos usos útiles y curiosos» Tales son. v. gr, 
para quitar y borrar enteramente la tinta , siempre que no 
sea de imprenta , cuya propiedad puede acarrear á un mismo 
tiempo provechos y perjuicios irrefragables ; y para manifes* 
tar la mas mínima porción de cal que haya en las aguas-mine- 
rales coa qualquiera ácido que esté combinada. Puesto este 
oxálate acídulo á hervir sobre una mitad de su peso de ácido 
sulfúrico floxo, este se apodera de la potasa., y forma un sul- 
fate de potasa que se cristaliza primero, y el ácido oxálico 
queda puro, el qual se puede después concentiar hasta que se 
cristalice. Se combina este ácido con diferentes bases ; pero no 
forma sales neutras» porque siempre quedan estas combinacio- 
nes con exceso de ácido, y forman los oxálates acídulos, de 
los quales no conocemos en la Farmacia sino la especie na tu* 
ral arriba dicha. El ácido oxálico forma también trísulos-aiuy 
neutros co¡a tal que se sature T¿n oxálate aciduló conotra base 
qualquiera , lo misoto que el acídulo tar taroso cp algunas opeN 
raciones; (Véase -tártaro emético.) ' -■••" ' /-. <><■ ; 

■ Quando se destilan las partes blancas de los animales con 
el ácido nítrico , como v. gr. los tendones , los músculos- , la 
pídl, la clar^i de hüévp , la cola de-pescado ^ la, goma y la fé- 
cula 1 , el gfeftca* &c, , se forma el t ácido oxálico , que ;en todo 
es semejante al que se extrae del oxálate acídula -de potasa 
dativo de las acederas ; pero antes que se forme este ácido, 
observamos que pata al recipiente otío de distintas propiedad 
des, que los Chlniicos 1 han reconocida ser ácido mélko qu&fru 
¿o se ¡destilan áubstaáeñte v&gétatesy y ! áfcído présíca qua^dqt 
¿on ! substancias animales resto es una prueba; clara de que; 
como se ha dicho, el átidó níálícoy fcl oxátfco $ota> ; Wft: mh^ 
ma cosa , ó que tienen un mismo radical ; y solo vemos que 
aquel se forma primero, por quanto necesita menos bxigeno 
que este último para su formación. El modo de<haceriecoó~ 
síste en tomar Vi' gr> quatro onzas dé azúcar de pilón pul- 



Digitized by LjOOQIC 



ACIDOf. 57 

verizada , y echatl*wnuna redoma qae^teaga treinta y dos 
onzas de acido nítrico bien puro : se pone al ayre libre para 
que se evapore él ácido nitroso que se forma , meneando la 
mezcla dequando en quafado por tres ó quatro días: en se- 
guida se evapora hasta que haya consumido la mitad del li- 
CórV se pone en lugar frió por espacio de- vétate y quatro ho- 
ras; después se separan los cristales , y se vuelve i evaporar 
el licor que ha quedado hasta que consuma la otra mitad : se 
pone como antes ale frió para que cristalice. Estos cristales se 
disuelven con los primeros en agua común, se filtra la disolu- 
ción , se evapora y se cristaliza. De cada libra de azúcar pue- 
den sacarse seis ontoas de ácido oxálico biea puto. El licor que 
3u$da es ácido málictf, que 5e arroja como inütit para la m$- 
icina luego que- no da mas cristales. ' 

XXIV. PyroleSoso. Este ácido eS obra exclusivamente 
del arte , y de nihgUn modo de la naturaleza, -^Pyrw es pala- 
bra griega, que significa fuegos leñoso se dice porque ios le- 
ño* son los qtte lo sumioisMín ; de maneta ¡ que él térríiino 
pyrolefñóso significa ácido sacado por el fuego de los leños. 
Este ácido consta de hydrógeno y carbón , como todos los 
ácidos vegetales ; pero tiene sus propiedades particulares , qué 
le hacen distinguir de eritre los denlas, como luego se 'dirá. 
El [modo, dé obtenerle consiste en portér en una retorta dé bar- 
ré fuerte ó de vidrio enlodada , madera cortada en pedárittK; 
i&e pone en seguida un grande recipiente, y se la aplica un fué- 

Íjo graduado ; al principio sale una flemar insípida , después üfi 
ícor tinturado , dé un sabor acidó picante , que es él ácido 
pyroleñoso; se quita el recipiente ^an tes qtíe salga el* áceyté 
Éímpireumátlcb , y sé* rectifica volviéndole á destila* bástalas 
dos terceras partes. Éste ácido como es Volátil, no se puede 
concentrar ni cristalizar ; y así es que su peso específico es casi 
igual ai del agua destilada, y tiene un sabor picante y míry 
fuerte. Cincuenta y cinco ¡ onzas^cíe -acepilladuras de haya bien 
secas 'dieron diez y siete otóas'dé ádddpyrpléñqsode color 
de ámbar, y potío fempireumático,' según dice Cháptaí :su con- 
centración puede juzgarse como la del ácido acetoso, por la 
cantidad de carbonate de potasa que descompone y satura; Se 
combina con los álkalis, tierras y metates formando el género 



Digitized by LjOOQIC 



58 , ÁCIDOS. 

pyrolígnitfes, cuyas especies son muy poco bootocidas.; io óbsr 
tante , se sabe que tiene mucha afinidad con los óxidos.metaUcos* 
sigue con ellos el mismo orden que el ácido acetoso , y disuelve 
según Chaptal , dos veces su peso de óxido de plomo; los py- 
rolignites alkalinos resisten mucho al fuego j pero al cabo se 
descomponen como todas las combinaciones de ácidos vegetales. 
XXV. Pt&omucoso. Este ácido es líquido , incristaliza* 
ble , y obra exclusivamente del arte como el anterior : tiene 
un color roxo , un sabor fuerte y picante , olor bastante empi- 
reumático, y se saca por destilación del azúcar, goma, miel y 
otras substancias sin intermedio alguno. Esta operación se ha-» 
ce en una retorta grande de barro con un recipiente grande 
tubulado sin enlodar , para dar salida al gas hydrógeno y al 
gas ácido carbónico , que se desprenden con suma facilidad, 
y porque con la misma quebrarían los vasos si no hallaran salida 
estos fluidos. Se debe quitar el recipiente antes que salga el 
aceyte para que no altere el ácido, porque es el último que 
destila, como diximps en el ácido pyroleñoso. Como es vo- 
látil , no se puede concentrar por la destilación , sino que sea 
recurriendo al arte en los términos que diximos del ácido cí- 
trico , en cuyo caso aun no llega á ser una tercera parte mas 
pesado que el agua destilada. Se combina con los álkalis , tier- 
ras y metales, forreando el género pyromecites, cuyas espe- 
cies están poco caracterizadas. Su radical es compuesto de hy- 
drógeno y carbón como todos los demás ácidos vegetales; pero 
en unos términos y proporciones tan distintas , que hasta aho- 
ra no se le ha podido hacer pasar igualmente que el ácido an- 
terior con , mas cantidad de oxígeno al estado de ácido oxá- 
lico, nr al de ácido acetoso como otros. Disuelve el plomo , y 
forma una sal cristalizaba también disuelve el cobre , el hier- 
ro y el estaño ; pero hasta ahora se ignoran los caracteres y 
propiedades de estas disoluciones salinas. . 

Este ácido , igualmente que el pyroleñoso, ño existen ^ for- 
mados en los veget^tyés ^sino que el fuego, en cierto grado 6 
dosis j combina el carbón y el hydrógeno, y los junta con el 
oxigeno en el acto de la destilación , haciéndose también parte 
de esta combinación el calórico ; pero volviendo el fuego a ac- 
tuar sobre él y sobre los ,pyromucites , muda sus respectivas 



Digitized by 



Google 



ACIBO& 59 

atracckftíej y los desqoíhpone , y dexa lásbases solas ftiezcladas 
jcon una porción de carbón que no se habla oxigenado. Tam* 
Jbien se descomponen los pyromucites en contacto coa los áci- 
dos mas fuertes , en razón de que todos tienen sus grados 
distintos de atracción para con tas diferentes bases. Se llama 
ácido pyromucoso, porque se sac? mediante el fuego de los 
itiucilagos (mutago) , cuya nomenclatura está baxo la misma 
razón y fuad_amento que k dpi ácido pyroleñoso explicada en 
su lugar. 

_ XXVI. Tartajoso. Este ácido consta de un radical 
compuesto de hydrógeno y carbón como los demás ; pero 
después del oxálico es el mas saturado de oxigeno , porque 
destilándole con el ácido nítrico ó con el óxido de manganeso, 
pasa inmediatamente al estado de ácido acetoso , que es el ul- 
timo término de saturación de que es susceptible el hydrogena 
y carbón considerados como radical común de todos los ácidos, 
vegetales compuestos. 

£1 ácido tartaroso iaca vez se halla puro en los vegetables ¿ 
de quienes es producto exclusivo : ¿empre se baila en ellos com- 
binado con upa porción de potasa , formando el tartrite acídu- 
lo de potasa llamado en el comercio*fYw#r de tártaro y por al- 
gunos sal esencial de tártaro , aunque muy impropiamente : es- 
ta substancia salina es muy abundante en las uvas y en los ta- 
marin4os , de lo$ quales se tratará ep su lugar. Sin embargó, 
diremos por ahora al intento que en un análisis que hizo el 
Señor Wauquelin de los mismos tamarindos halló el ácido tar- 
taroso puro y libre de toda combinación. real*. Se puede obte- 
ner este ácido puro mezclando los tartrites con otros ácidos 
pías fuertes, para qu$ se descomponga: v. gr. , si se mezcla, 
una disolución caliente de tartrite acídulo de potasa con agua 
de cal bien saturada , sé formará con el ácido excedente un 
tartrite de cal ( Véase crémor pe tártaro , tártaro emé- 
tico y tártaro soluble. ) , que se precipitará como insplu-í 
ble; si á este desppes de lavado se. añade ácido sulfúrico aquo- 
so, ó ácido oxálico disuelto en agua, estos le robarán indisi 
pensablemente, la cal , y el ácido tartaroso quedará puro, ha- 
biéndose formado en este caso un oxálate calizo > ó un sulfate 
calizo , según el ácido que se haya empleado j los quales sien-^ 



Digitized by LjOOQIC 



6o ACIDO*. 

do insolubles se precipitan en polvos Mancos, y el. ácido tarta* 
roso. queda en licor , el qualse puede separar por dtcarrtacíon 
ó por un filtro, y evaporar *» tmtasó de vidrio en baño de 
arena hasta la película para que forme cristales. Este áci- 
do así considerado no solamente es cristalizarle, sino que 
es muy soluble en el agua , y toma el nombre de sal esencial 
de tártaro : saturado con una corta porción de potasa for- 
ma el tartrite acídulo de potasa ¿«Hiy Conocido en la Farma* 
cía : tiene tanta tendencia á unirse con las bases basta ua cier- 
to punto de saturación , que descompone en parte muchos ni- 
tratos, sulfates y muriates, hasta formar con sus respectivas 
bases acídalos tartarosos, combinan ¿ose solaviente coirkpre^ 
cisa cantidad qufc* para ella toaMh&.<-{p*íd*e ta*ia*íni>os.) 
Estos tart rites son descomponible al fu eg(>; como lo son iguaU 
mente todas las demás combinaciones de ácidos vegetales , y 
en la destilación prestan un ácido tinturado empireumátíco, 
llamado pyrotartaroso , una porción de gas ácido carbónico , y 
otra porción de aceytefétído.tQaatid^^e 'defctíl* ¡el ácido tar- 
taroso libre y desenredado áe: stfs^toitófcs j ié descompone poca 
cantidad de él; porque como es volátil ^ ¿alé con el agua con 
que naturalmente está mezclado, y sok) se quema la última 
porción que da ate restante lUttiÍGWí^^^slíbidó, y un blor ém¿ 
pireumático, por razón del rtU*cikg{> qué sé^quehía> corno di- 
ximos al tratar del ácido *cet<wo/ Los ^rt¥ites acídulos no' son 
descomponibles por'któ s&les neutras coiibcidas h#fcía $liorá ; an- 
tes bien el ácido tartaroso, teniendo adherida con mucha 
fuerza su base , como v. gr. en el tartrite -acídulo de po- : 
tasa , se satura de otra quálqtf ¡era Sin soltar la que tiene ^for* 1 
mandó trísulos pejrfettamétóttf neutros -y mai solubles; de cúyd 
género conocemos en lá Farhiaciiá -algunas espefciés :- tales $oá 
v.gr. el tartrite de potasa antimoniado , el tartrite de potasa y deí 
hierro &c. ,de los quales se tratará en su respectivo lugar baxo 
ltis nombres antiguos deitártah> eníético, y tártaro cály helado. 
XXVII. PYROTARTÁtóSó. feste ácictó es el mismo acido 
tartajoso sacado por él fuego j ; y alteradas sus; propiedades ; por 
cuya razón se ha colocado á continuación de él. Quando se 
destila el tartrite acídulo de potasa , se descompone el ácido 
tartaroso en parte; y arrastra consigo una porción de aceyte* 



Digitized by LjOOQIC 



¿¡Giros. 61 

,qüe r sd fcumá en el acto de la destilación , el qual se hace em«- 
-plreumáfcko * de propiedades aligo distintas , de ún color roxi- 
20, y de un sabor picante fuerte como todos los icidos saca- 
Jos al fuego. Es incrist^lizable como, todos los sacados al fue- 
go por jfazon del aodyte queitjeue, y ipofcq.ue adquieren mucho 
calórico en! combinación <^pág. ji); f es volátil , y casi tan li* 
gerocomo el agua destilada ; se combina con las bates terrean, 
alkalinas y metálica^, y forma, el género pyrótartrites , cuyas 
especies, son muy poco conocida? hasfa ahora. Sin embargo, 
Chaj*al-jdice»qúe:iCste á¿ido combinadq con uñar correspandien- 
4¡é) cantidad de potasa forma tí tartrité acídulo de potasa ,y que 
es susceptible de fonmt trísulos>;,peio esto es preciso enten- 
derla relativamente al ácido; tartaroso extraido de sus combi- 
naciones si» el intermedio del fuego que puede alterarle, ó 
fK>bmedioídelLáci<&;sotf^ dicho en el acidó 

tacucoso ; y ^así es constante que,3el.ácido pyrotártaroso forma 
sales diferentes que las que forma el ácido tartaroso; porque 
el uno está en su estado natural , ¡tal como la naturaleza le su- 
ministra en- los tamarindos y en las uvas i y el otro ésrá altera- 
do por el fuego <qnae ha separada desu^ radical una porción de 
cacboik y y.Im-reemplarado r enrsuJ legar: una porción de calóri- 
co rque necesita el.bydrógenou restante 1 el uno se ha dicho que 
es cristaiizable, y tiene la propiedad de formar con la potasa 
el.«aitrite , los trísulos y otras «combinaciones muy conocida** 
y este desque ahora» tratárnosles incristaiizable , roxizo, empi- 
ffiann\átyoyide <wit: sabovc faert^oy *uyas ' combinaciones son 
muy ipoco conocidas 1 Hay íápm añadk por último qée estoi 
acid^Sy^omo pierden pói^ek fuego mucho carbón» y mucho 
oxigeno ., quedan con; mas hydrógenp y con mas calórico qué 
los domas ácido* vegetales % y por e&ta razón son votátilefs in* 
cxktaliááblpsyy üo^yéatt ai mayor ffl¿i ■-- , vuh^..:ú¡s.>íu 
- XlCVIII. SííciKpco É«te áckloí^eltemaiarf jorque &■$& 
ea de un: betón natural^ que de tiempo inmemorial se llama 
Sttciwe. Este ácMtfe* couctéfú+yKé&üYtttadcfkn agujas<RieiW 
uo sabor agrio y picante, y xm^tol aceytoso. ééjnréutriáíi&íí 
es^ma^fixo qwél aguay iaiit^>qu^;*e^püede^disolver eá^ella, 
e*ap¡oW y f crikafeag{ *^ ral <jw& fea i un luego* niiiy len- 
toüífil^modp d^marié fcótísistfc en destilar 3I sucino gruesa; 



Digitized by LjOOQIC 



62 ÁCIDOS. 

mente quebrantado en una retorta grande de vidrio enlodada, 
con un recipiente; se aplica el fuego por grados, aumentándo- 
le hasta que no destile mas. Al recipiente en este caso habrá 
pasado un agua tinturada algo acida , un aceyte empireuma- 
tico, y una porción de ácido; que no habiéndose podido dif 
solver todo en la flema , se queda pegado al cuello de la re* 
torta. Todos tres productos se juntan , y se agita la mezoU pa>- 
ra que se disuelva , añadiendo para esto lo que baste de agua 
caliente ; se dexa en reposo por doce ó veinte horas para que 
nade todo el aceyte, y se reúna eá la superficie v despups^ 
separa por un filtro mojado, 'por donde solo pasará el ácido dh> 
suelto ; el licor se concentra ú un fuego muy lento, y se pora 
á cristalizar. Esta operación se repite por tres ó quatro. veces, 
hasta que los cristales salgan ya morenos muy obscuros. El 
color, olor y sabor arriba mdic¿dos. pro vitóeo. dé una pordo» 
de aceyte volátil , que le:*e$ Jtanipdfawentey que no se 4e puede 
separar sin destruirle. » . ¡ ¡:í r • - » ^j, < , ': í 

Algunos autores aseguran que esté ácido existe formado 
en el sucino; pero respecto de; que por ningún modo se ha 
^probado esta existencia , me inclino á pensar, en. sentir de al* 
guiaos Ghimicos, que íse:foniiaí»ncl acto de la.destfflafioa, co* 
juq ei ácido pyroleñoso. Él radical de este ácido i es el común 
de todos los.de su clase , compuesto de hydrógeno y carbón; 
pero es de creer que estos elementos que componen su radical; 
se -acercan mucho al estado oLeosocauomas queenjd ácido ben^ 
zoicQ^cúya naturaleza y «opiposicion es may análoga , res* 
pecto de que sus caracteres manifiestan ser ambos de natura» 
lega oleosa , ó alo menos y que sé debe contar entre su? pnn¿» 
cipios constitutivos una porción de aceyte que, si no se con- 
sidera como radical , ó como principio que le constituye in- 
mediatamente, se debe tener í.k', tainos ^eomp parte inte* 
grante, puesto ^que qúando se combina este adido. fcab/Us'Jba- 
sgs ., salificóles # ao _ abandoaa^ el iccpicter oleoso y bitumino-r 
so, como nos lo demuestra «y olor , color y sabor, sin el 
qual no puede existir , á no'dexar sp natural estado , lo mis* 
mo qjüie se dice del mucijago^ de los acey tes fix$s pata prueba 
y exemplo de ésto, losquales se distinguen de lojs volátiles 
particularmente por lá combwao&Jid? un. mucilagó que^ amn 



Digitized by LjOOQIC 



ácidos; 6¡ 

que no es su principio constitutivo , ni les constituye aceytes 
tales , es parte necesaria á lo menos para hacerlos fixos &c. En 
efecto , suponiendo como cierto que el ácido sucínico se forma 
en el acto de la destilación mediante el fuego , puede muy 
bien este! agente, poderoso combinar el hydrógeno y el carbón 
del sucino en términos de poder formar un aceyte particular 
capaz desacidificarse , y formar el ácido sucínico uniéndose al 
oxigeno. No obstante, ¿no podrá también considerarse el áci- 
do sucínico formado ya en el mismo sucino baxo de otro as* 
pecto diferente, que descompone el. fuego este betún, y que 
resulta de dicha descomposición el ácido sucínico y el aceyte 
fétido que le acompaña? A k verdad que este problema es fá- 
cil de resolver en la teórica ; pero en la práctica no tenemos da- 
tos que nos induzcan á semejante aserción, 
- El ácido sucínico. forma sales cristal ¡zables con los meta- 
les , ' Con las tierras y con' los álkalis , y forma el género, suci^ 
»atés ,, del qual solo se conoce en las oficinas una sola especie, 
que es el sucinate de amoníaco ; pero forma con dichas bases 
sales permanentes y cristalizables , cuyos caracteres están po- 
co examinados. Estas combinaciones son descomponibles aV 
fuego , y conservan el color y el olor bituminoso y desagrada* 
ble del ácido sucínico, la qual puede ser bastante carácter pa- 
ra distinguirlos. Veinte y quatro partes de agua á la tempera- 
tura regular de la atmósfera, disuelven perfectamente una de 
este ácido; y el agua hirviendo disuelve doble cantidad , cu- 
ya propiedad debe tenerse presente para disolver, filtrar y cris- 
talizar cualquiera sal > para na emplear mas que la precisa can* • 
tidad, y no teñe* tanto t que evaporar. Las afinidades del áci* 
do sucínico, según Bergman , están en el orden siguiente: la 
baryta, la cal , los álkalis, la magnesia fice. ; pero según otros 
autores,, la aláminaiy la jpagnesip están en este orden primero 
que ios áikalis. -*•> o: * v <>•" •■ 

AGIDOS DEL REYNO ANIMAL. Esta serie de áci- 
dos: es .mas corta ^ y menos conocida que la de los minerales 
y vegetables por los antiguos , y son ios siguientes. 
: XXJX. Bómbico. Este ácido es líquido , soluble en el al* 
cohol , é incrisiali?able. Sq l halla formado en el gusano de se- 
da, ya en el ovario f ya en uña vexiguitfc que tienen como 
tomo z. m 



Digitized by LjOOQIC 



64 ÁCIDOS. 

reservatorio de este licor , ó ya en todo eV cuerpo, como prue- 
ba Mr. Chausier , citado por Chaptal. El modo de extraerle 
consiste en exprimir las crisálidas de los gusanos de seda , y 
purificar este zumo disolviéndole en el alcohol , filtrándole y 
evaporándole , según dice el citado Chaptal en sus Elementos 
de Chimica. Quando está, bien concentrada esta disolución , se 
dice que se halla el ácido en su estado, natural y sin altera- 
ción ; y entonces tiene un color amarillento ,, es descomponible 
al fuego , y espontáneamente puesto al ayre, como el ácido cí- 
trico en licor: esto prueba que la: combinación del hydróge- 
ao , carbón , ázoe y oxigeno , que son sus principios constitu- 
tivos, es muy débil. Por medio de la destilación prcstp «ácido 
prúsico y ácido nítrico ; lo que prueba que este ácido abunda 
mucho de ázoe, y mucho mas del oxigeno ; por este moti- 
vo se combinan estos dos elementos para formar «1 ácido ní- 
trico en vez de dar amoníaco , como lo hacen; otros ácidos de 
$u clase, que tienen mucho mas ázoe que oxígeno , comp lue- 
go diremos. Forma con las bases alkalinas el genera bombia* 
tes , cuyas especies son muy poco conocidas; y según la teoría 
general de los ácidos , es preciso que tenga acción no solamen- 
te con los álkalis, sino también con las tierras y algunas subs- 
tancias metálicas ; pero hasta ahora no tenemos noticia positiva 
de estas combinaciones. 

XXX. Fórmico. Este ácido, como todos los de su da* 
se, consta de hydrógeno, carbón y ázoe, que componen su 
radical unido al oxigeno, y tiene los caracteres siguientes. Es 
incristalizable poique retiene , con fuerza el agua, tiene uú 
sabor agrio y agradable quando está mezclado con agua, y se 
parece mucho al vinagre; tanto., que dicen muchos autores 
que puede servir para muchos usos equivalentes. Quando está 
concentrado tiene un sabor picante, fuerte, y un olor seme* 
jante al amizcle. Su peso específico comparado con el agi^a 
destilada es de 1,04513 M . Se combina con el alcohol formando 
una especie de éther, y también con las. diferentes bases en el 
orden siguiente: con la baryta, potasa, sosa, cal * magnesia; 
amoníaca , zinck , manganesa , hierro , plomo , estaño , kobal- 

1 Véase la explicación de cita-figura aritmética eh una ^ las notas del 
tapítulo de los metalen '/ - ; '•.-'* * - *■ - > 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS. 6f 

to^cobréjaiKelvhisimito, plata, alumina, aceytes volátiles 
yagua, según Ardwison citado por ChaptaL Forma con las 
bases el género forroia tes , como se ve por el orden de afini- 
dades dicho ; pero .no nos describe el citado autor los carac- 
teres de estas combinaciones. Solo sabemos que son descom- 
ponibles al fuego , igualmente que lo es también el mismo áci- 
do fórmico; y que también son cristalizabas , y nada deliqües- 
centes. Este ácido se halla en mucha abundancia en las hormi- 
gas repartido por todo su cuerpo, y está tan manifiesto en 
ellas, que con solo echar Sores azules en un hormiguero se 
ponen estas encarnadas , por razón de que se ¿esprende de las 
hormigas él ácido en forma de gas. El modo de extraerle con- 
siste en destilar una libra de hormigas en los mismos términos 
que el ácido pyromucoso : se rectifica , y se consiguen siete on- 
zas y media de ácido, según dice Chaptal citando á Ardwí- 
son. También se puede extraer este ácido por medio de la in- 
fusión de la libra de hormigas eb el agua caliente, hirviéndo- 
la , filtrándola , y concentrándola después , ó recurriendo á he- 
birle por un frío fuerte el agua superabundante (página 44): 
por este medio se consiguen dos quartillos de ácido tan fuerte 
como el vinagre ; pero así este ácido preparado como el sa- 
cado por destilación , no están puros mientras que no se les 
destile muchas veces, para separarle una porción de acey te- 
volátil que lees muy adherente; en cuyo caso, dice Chaptal, 
que queda claro como el agua. Últimamente tiene la propie- 
dad de robar al ácido muriático oxigenado el exceso de oxí- 
geno que tiene, y le hace pasar por ¿sta *azon al estado* de 
acido muriático regular. 

■, XXXL Láctico. Se: llama este licor adido láctico por- 
que se extrae de la leche, en la qual se forma del suero 
mientras se agria con el calor y la agitación , absorbiendo el 
ayre atmosférico, ó la base del ayre vital. El modo de sacarle 
consiste en dexar agriar la leche para que se cuaje : este suero 
agrio se pone después á evaporar hasta que se hay^a reducido 
auna octava parte: se filtra para separar mucha cantidad de 
queso que se precipita. Entonces se echa agua de cal , que se 
combina con el ácido íctico , y se forma un lactate calizo ; es- 
te se descompone después por el ácido oxálico en licor, con el 



DigfebSby GoOgle 



66 ÁCIDOS; 

qual se forma un ox&até calizo insolublc , y el ácido láctica 
queda libre , que se puede separar por un filtro, de papel pues- 
to sobre un embudo de vidrio. Este ácido tiene los caracteres 
siguientes: es soluble en el alcohol , forma con los tres álkalis 
lactates deliqüescentes , incristalizables , solubles en el alcohol/ 
y descomponibles al fuego : se combina con la cal , con la ba- 
ryta y con la alumina, formando sales incristalizables, y con 
la magnesia unos cristales que son deliqüescentes : se combina 
con elzinck formando un lactate de zinck cristalizable. Tam- 
bién disuelve el hierro ; pero la disolución es incrktaliza- 
ble : no ataca el oro , ni la plata , ni el antimonio, ni el es- 
taño , bismuto 9 kobalto , ni el mercurio ; pero disuelve el 
cobre y el plomo mediante una digestión , cuyas disoluciones 
son incristalizables. Finalmente, el ácido láctico es incristalrza-. 
ble , y por medio de la destilación presta un ácido semejan* 
te al pyrotartaroso. Véase á Chaptal. 

XXXU. Lithico. Este acidóse halla en la orina de los 
calenturientos , y aun en la de los sanos, y es la base funda- 
mental de les cálculos; tanto, que su formación depende de 
que este ácido se va incrustando en la vexiga por capas , y 
produce la terrible enfermedad llamada lithiasis ó mal de pie- 
Tira. Este ácido es cristalizable en agujas, es muy poco soluble 
en el agua , de consiguiente es casi insípido, y no manifiesta sus 
propiedades acidas sino quando se halla disuelto : es algo vblá* 
til, pero á un fuego regular se descompone , y da ácido prú- 
sico y carbonate amoniacal ; de lo qual se infiere que suafint? 
dad recíproca ,, esto, es, la del radiqal con el oxigeno, no es tan- 
ta como la del ácido bómbico que presta dos ácidos en su des* 
composición, ni que tampoco tiene tanto oxígeno ¡corno él 
( pág* 63) para, formar con el ázoe 'el ácido. cíntricoj pero sí 
observamos en el mas carbón , respecto de que se forma el 
ácido carbónico que se, une al amoníaco. Este .ácido es muy se* 
co en razon : de que no atrae de aingun modo el agua ^ y su as- 
pecto es d§/v&k, piedra algo quebradiza y soluble en ios álka- 
lis , forma con; ellos : Uth¿ates alkalinos* de quienes se separa 
y precipita en forma de un polvo moreno hasta por el ácido 
carbónico ; pues según Fourcroy todas sus combinaciones son 
descomponibles por todos los ácidos conocidos , porque tiene 



Dígitized by LjOOQIC 



muy poca' afinidad para combinarse con las bases. Esto me pa- 
rece que es una conseqüencia inmediata de su insolubilidad, 
porque, según Mojrveau , á la combinación debe preceder in- 
dispensablemente la disolución. 

XXXIII. Prúsico. Este ácido es gaseoso , miscible en el 
agua , de un oíos particular de almendras amargas , cuyo radi- 
cal consta , como todo» fes de esta clase , de hydrógeno , ázoe, 
carbón y oxígeno ; pero» abunda mucho del hydrógeno y del 
ázoe, muy poco de carbón, y mucho menos de oxígeno ; y 
así es que en su descomposición no presta sino carbonate amo- 
niacal, y muy poco ó nada de ácido carbónico libre, ni de 
ácido nítrico, como el ácido bómbice (pág. 63): Quando 
$e destila alguna substancia animal , como v. gr. la sangre, 
la clara de huevo, laxóla y ótfas substancias animales, para sa- 
car de ellas el ácido oxálico mediante el ácido nítrico, como 
se ha dicho al tratar de él, forma él ácido prúsico , que se des- 
prende al principióle la operación /• porque se forma el pri- 
mero (.página?^ ^, yi^í* menos oxigenado de todos los de 
esta clase: La presencia de este ác¡ck> fcft él'licó* que pasa al re- 
cipiente en esta destilación , se riitoffiestá por la propiedad 
que tiene de quitar el oxidó de hierro á todos los ácidos que 
le tienen en disolución , con el qüal forma un prusiate de hier- 
ro imoJuble/<^ enturbiare! licor, y se precipita en forma de 
un pol Vo de color azul hermosísimo , conocido en el comercio 
con el nombre dé azul dffkusia. fiste ácido se combina coa 
los álkalis , y forma prusiates alkalinos , de los quales se cono- 
ce el prusiate de potasa. También se combina con los metales, 
j es regula» que se combine igualmente casi con todas las tier* 
ras; á lo menos es constante que -se combina con la cal , y forj- 
óla, el prusiate 'de cal, que sirve de reactiyo muy común en la 
Chimica para conocer si tienen hierre las aguas minerales; pe- 
ro en general son poco conocidas estas combinaciones. Sin 
embargo , todos los prusiate* se descomponen constantemente 
en¡ contacto ton las' sales, d? hierro \ de cuya descomposición 
xesuha siempre el prusiate de hierro ó azul de frusta , cuya 
propiedad es un carácter sobresaliente para conocerlas entre las 
demás con quienes se pudieran confundir. 

XXXIV. SacoItAgtico. Este ácido es de la misma nati*- 



Digitized by LjOOQIC 



68 ácidos* 

raleza que los anteriores ; pero varía su grietó dé oxigenación; 
Quando se destila el azúcar de leche con el ácido nítrico , pro* 
duce esta por una parte el acido oxálico , y pbrotra el ácido 
sacoláctico ; los quales aunque se forman juntos, se separan por 
ínedio del agua , porque aquel es soluble , y este ¿asi insolu- 
ble. Así como se desprende el ácido prúsico al mismo. riearpo 
que se forma el ácido oxálico destilando las substancias anima* 
les con el ácido nítrico , así el azúcar de l^che se puede cotisi-> 
derar como un radical común, capaz de formar, destilándola 
con el ácido nítrico, el ácido oxálico y el ácido sacolático; el 
ácido oxálico por combinarse el bydrógeno y el carbón con 
mayor porción de oxigeno, y con jóadalde ázoe ; y el ácido sa* 
foláctico por combinarse este mismo jadical con mucho azos* 
y poco oxigeno. Esto conduerda con lo que dice Scheele cita4 
do por Chaptal, el qual al tiempo de hacer «1 ácido oxálico 
obtuvo (dice) por medio de la destilación con el ácido nítrico 
y el azúcar de leche una substancia blanca, pulverulenta y se- 
parada del ácido oxálico, que vista después no;es otra cosa que 
el ácido sacoláctico. Este ácido se, descompone al fuego, y en* 
tonces presta una sal particular de f olor de benjuí , distinta dé la 
que dan los demás ácidos de esta clase , la qual no han exami- 
nado los Chimicos hasta ahora; pero se puede considerar co+ 
mo un carbonate amoniacal mezc&do coa alguna porción de 
aceyte 6 resina * ó tal vez como un benzoate amoniacal forman 
do en el acto de la destilación. Tieüe Un sabor desagradable, 
y es poco soluble ; sin embargo lo es mas que el ácido líthico; 
forma con los álkalis el género sacolactátes , que se sabe son 
cristalizares* Así él ácido como los sacolactátes son muy poco 
conocidos, y solo se pueden caracterizar sus combinaciones 
descomponiéndolas por otros ácidos mas fuertes, en cuyo caso 
se precipitará en polvos blancos el ácido sacoláctico. 

XXXV. Sebacico. Este ácido existe formado en el se* 
•bo, y es quien da la consistencia tan fuerte que tiene esta cía* 
se de aceytes, como se h^ 4¡cho (pág* a}: tiene un olor fá* 
cante y. fuerte; es líquido é iocristalizable , como todos los 
que se extraen por el fuego dé quienes el calórico se hace prin- 
cipio constitutivo ; se parece mucho al ácido muriático, porque 
disuelve comp él el óxido de oro , y mezclado con el ácido ní- 



Digitized by LjOOQIC 



ACIDO& 6g 

trica forma igualmente un agua rtgia\ pero se distinguen en 
que el ácido sebácico forma con la cal una sal muy cristaliza- 
ble , y el ácido muriático muy deliqüescente , y en que des- 
compone el muríate de sosa ; lo que prueba que este tiene 
maf afinidad con esta ,base Jque el misino ácido muriático. El 
modo de sacarle consiste en hacer hervir potasa ó cal molida 
con sebo derretido al áuegx* abierto en una sartén de hierro 
para hacer la combinación del ácido sebácico con la base, y 
formar un sebate de pqtasa ó de cal Se separa el sebo hír* 
viendo , por decantación; y se pone la masa salina terreosa á 
un fuego fuerte? tóstarqoernb ahumíée, á fin de quemar toda la 

Sorctoh de aceyte¿o sebdL descompuesto que tiene empapada: 
espiróse pone á destilar este sebate con la mitad de su peso 
ale ácido sulfúrico en una retorta con baño de arena; el qual 
combinándose con-iSU basé Ja cal ó la potasa, dexa pasar el 
ici^o sebáíicoocn^ituwop bíánct®, ¿que áe recogerán en un 
recipiente muy gr^ndeoeoa algo de agua, ó en el aparato de 
Wj¿dfy« citado {pág. 3 j). üj manteca de cerdo, la caña de 
ívaca., el sebo de carnerq y de otros animales le contienen en 
aburidanqia;' Este ácido es muyi líquido é incristalizable : se 
•combiba/xdn la pot a& y icón h¿ sosa , y. forma sebates de po- 
tasa y de .sosai cristalrzables ¿ fikofc, y algo deliqüescenjes: se 
ccombina con tanta fuerza al mercurio, que se le roba, al ácir 
ido muriático; de consiguiente descompone el muríate oxige- 
nado, de mercurio, el muriaíe de jnercurio , cuya propiedad 
(debe; ttnerse muy presente ,; pwa considerar á este ácido co~ 
cjfaóiun eantrarvenenfrfpasegiHttBzlonos primero de los efectos 
ídel sebate dé mercurio que se [forma en esta descomposición; 
pues de m> ■ asegurarnos? ¿si, podríamos incautamente substi* 
tuir un venena por: otro que se va á destruir: se combina tam- 
bién con los óxido* de estaño, -de plata y de otros varios me- 
tales, quitándoselos. á otros peídos, sfegjun>Chaptai; 4 pero se ig- 
nora si los atacará quando están áislaiosi y. en su forma metá- 
lica; se combina .también con ios álfadis; y forma el género 
. sebates v y lo mismo con las tierras y óxidos metálicos; pero 
sus combinaciones están en general poco examinadas. No obs- 
tante, se sabe que algunas se descomponen por los ácidos mi- 
nerales ; y eiitonces.se desprende el acida sebácico en forma de 



Digitized by CjOOQIC 



yb ACfDOft 

humos blancos , fuertes y picantes , cuyo carácter puede iervk 
para distinguir estas especies. . w . 

- Se ha dicho que algunas especies son las que se descom- 
ponen por los ácidos, parque como cada uno tiene sus gqados 
de atracción distintos para con las bases, .suele está descompon 
sicion no verificarse en muchos casos. Y así veremos que si 
el ácido sebácico descompone el muríate .de mercurio apode? 
rándose de la base, y formando .el sebate de mercurio , es de 
creer que ningún otro ácido descomponga esta combinación 
ó sebate mercurial; porque si el ácido :muriátíco, roba los óxfc 
dos de mercurio á todos los ácidos conocidos^ y á pesar db 
su mucha atracción para con el oxido de este metal, el ácido 
sebácico es el único que se le quita al ácido muriátko, es 
constante que ningún ácido deshará esta última combinación; 
Sin embargo, haciéndose cargo de los .grados desoxidación de 
los metales, y la distinta relación q»eretitcBKes> tienen para 
con los ácidos , se veará que á cada paso, hajn una aaomalia v» 
riedad , por las quales no se pueden establecer , reglan genefa- 
les en la teoría chí mica, sino muy pocas, y éstas después de 
muchas observaciones» Constantemente vemos para prueba de 
ello , que el ácido gálico raba^el íojcído de hierro al ácido sul- 
fúrico, y forma un gállate t de hierro en. polvo muy finb y muy 
negro, que, como se ha dicho, forma la tinta de escribir. ¡Se 
dirá por esto que el ácido gálico tiene inas afinidad con el 
hierro que el ácido sulfúrico ? No es fácil deducir estaconser 
qüencia sin incurrir en un error { y -sin considerar que el grado 
de oxidación que tiene elí hierro en- combinación coa el ácido 
sulfúrico es distinto que el que tiene en combinación con el 
ácido gálico. Cada ácido tiene diferentes grados de atracción 
-para con los metales, según los grados que estos tengan de 
oxidación: en este punto no se hallan sino variedades que- era 
preciso examinar con cuidado, y para esto se necesita toda la 
vida de un hombre. /Este mismo galate de hierro se vueLve á. 
descomponer por el mismo ácido sulfúrico floxo; y así vernos 
ue el ácido sulfúrico quita con mucha prontitud las manchas 
e tinta , y la hace desaparecer. ¿Qual es pues la causa de es- 
to? No hay otra sino que las diferentes dosis de oxigeno que 
el hierro es capaz de recibir en sí , le hacen mudar de afinidad 



i 



Digitized by LjOOQIC 



ácidos. yi 

para cotilos ácidos, 6 que el ácido gálico pasará en esté caso 
al estado de ácido oxálico con mas oxigeno » y dexará el hierro. 
Queda pues satisfecha en lo posible la historia de los trein- 
ta y cinco ácidos conocidos por lo perteneciente á su naturale- 
za y principios constitutivos, á su formación artificial ó natu- 
ral en los diferentes cuerpos de los tres reynos , á su descom- 
posición por otros cuerpos que tengan mas afinidad con el oxi- 
geno que entra en ellos como principio común acidificante , ó 
por un agente (qual es el calórico) que haga una separación 
del radical quando es compuesto, para formar otros seres dis- 
tintos, según se ha observado en la descomposición de los áci- 
dos vegetales y los animales ; y finalmente con respecto á sus 
propiedades mas características que les hacen distinguir unos 
de otros en estado de simplicidad, y también en estado de com- 
binación con las diferentes bases Calificables, formando con ellas 
otros tantos géneros de sales que se han puesto á continuación, 
(pág. 22). Pero antes de dar fin á este capítulo es necesario ad- 
vertir ^primero, que como los ácidos no son otra cosa que unos 
cuerpos combustibles combinados con el oxigeno, no se sabe á 
punto fixo quantos ácidos mas de los treinta y cinco dichos se 
podrán formar, reuniéndose muchos combustibles con diferentes 
cantidades de oxigeno. Segundo', que así como los ácidos vege- 
tales constan de hydrógeno, carbón y oxigeno, pueden muy 
bien otros muchos vegetables dar ácidos distintos de los ca- 
torce mencionados (página 24), juntándose ó multiplicándo- 
se las diferentes cantidades de estos elementos ó radicales que 
les constituye, y presentándose al oxigeno baxo de muchos 
aspectos. Y así el Señor Chavaneau, Catedrático de Mine- 
ralogía que fue en esta Corte , anunció el año de 94 un áci- 
do particular qu* existia en los garbanzos, descubierto por 
Mr. Proust , célebre Chimico entonces en Segovia , y tam- 
bién otro que se saca del corcho. Tercero, que los animales 
pueden también baxo de la misma razón presentar al oxigeno 
el radical acidificable en diferenres dosis , y baxo de distintos 
aspectos; de lo qual puede resultar Un número mucho mayor 
de ácidos que el de siete que hoy dia conocemos, eñ términos 
que pueden analizarse de un modo muy evidente. Chaptal cita 
en, sm Elementos de Chímica haber encontrado fionet y Lister 
tomo 1. x 



Digitized by CjOOQIC 



J2 ÁCIDOS* 

un ácido en los milpiés y en la oruga de cola larga t cita tam- 
bién á Chausier , el qual sacó ácido de la langosta y de la 
chinche de jardín, vulgo vacas 4e S. Antón} de lo qual se 
infiere que faltan muchos ácidos por descubrir en este orden 
de cuerpos. Quarto, que np es fácil hacer una historia com- 
pleta de estas substancias porque son muy numerosas, porque 
tienen una acción muy general sobre todos los cuerpos de la 
naturaleza , y aun entre ellos mismos, de la qual resultan mu- 
chas descomposiciones y nuevas combinaciones que no es posi- 
ble examinar , y porque se observan en ellas muchos fenóme- 
nos que son como conseqüenciás inmediatas , las quales no se 
pueden descifrar sin conocer primero dichas descomposicio- 
nes y nuevas combinaciones, que son las causas que las pro- 
ducen. 

Si se atiende á lo que se ha expuesto acerca de cada ácido 
en particular , observaremos que unos tienen mas cantidad de 
carbón que de hydrógeno , como vemos en el ácido gálico y 
tartaroso j y otros al contraria , mas de hydrógeno que de car* 
bon, como el ácido py rotartaroso : unos tienen mas oxígeno 
que otros , como el ácido oxálico y acetoso ; y otros mas can- 
tidad de calórico, el qual no se debe considerar simplemente 
como cuerpo intermediario que determina la fluidez de cada 
uno , sino como uno de sus elementos , que , si no se cuen- 
ta como tal , es Id uno porque no se puede apreciar con exac- 
titud la cantidad que existe en cada uno de ellos; y lo otro 
porque hay ácidos en donde no se observa desprendimiento de 
calor sensible quando los combinamos , como en otros muchos;* 
pero es constante que teniendo el oxigeno igualmente que el 
hydrógeno , el carbón &c mucha afinidad con el calórico , no 
le desprenden enteramente para contraer n«e vas combinacio- 
nes con el oxigeno : siempre les queda á los ácidos una por- 
ción considerable de este grande elementó , que dexan esca-> 
par en parte quando contraen otras combinaciones en que no 
es necesaria tanta cantidad de é\ , como lo observamos en la 
combinación ó mezcla del ácido sulfúrico con el alcohol ó con- 
el agua. Nó obstante, hay aquí la duda de si el calórico que se 
desprende en este caso proviene del alcohol* ó del agua > 4 
del ácido sulfúrico; pero dé todos modos prueba lo bastantQ \ 



Digitized by LjOOQIC 



ÁCIDOS. 73 

la existencia del calórico latente en los ácidos y en los demás 
cuerpos. 

De estas variaciones de principios resultan las diversas es- 
pecies de ácidos compuestos , que rigorosamente son modifica- 
ciones de uno mismo , principalmente los del reyno vegetal, 
cjaetodo* tienen un radical común, y se transmutan unas es- 
pecies en otras > como se ha visto quando se mudan las dosis 
de eke principio acidificante. 

AGIDO NITRO MURIÁTICO. Este ácido no sé ha 
puesto por el orden alfabético con los demás , porque es una 
mezcla del acida nítrico con el muriático ya explicados. Unas 
Veces se compone de dos partes del primero, y una del se- 
gundo , que es lo mas regular : otras con siete del primero, 
y una del segundo para ciertas disoluciones. Al hacer la mez- 
cla no se observa fenómeno alguno digno de notarse ; y por lo 
mismo es de creer que estos dos ácidos no se combinan , sino 
que están en ;estado de mera mezcla* Lo que sucede es que 
echando ¿n este ÜCór compuesto unas limaduras de oro ó 
polvos de antimonio puro , se descompone rápidamente y 
¿on efervescencia el ácido nítrico, cede en este instante una 
porción de su oxigeno al ácido muriático, que le hace pasar al 
estado de ácido muriático oxigenado , y otra porción al me- 
tal , que se combina con el átida muriático después de oxi- 
dado. De suerte, que el ácido nitro-muriático considerado 
como disolvente de los metales , viene á ser lo mismo que el 
ácido muriático oxigenado; pues el ácido nítrico le presta la 
cantidad de oxigeno que necesita para pasar á este estado, 
descomponiéndose mediante un metal que le sirve de interme- 
dio. En prueba de esto se ha de observar que el ácido nitro* 
muriático solo disuelve los metales que son solubles también en 
el ácido muriático oxigenado ; y si disuelve algunos mas fuera 
de la ley general , como v. gr. el hierro , e* por razón de que 
algunas veces tiene poco ácido nítrico ; y de consiguiente 'no 
se puede oxidar el hierro mas de lo que necesita para ser des^ 
pues disuelto en el ácido muriático. Por otra parte el' ácido 
nitro-muriático no ataca el metal que no es atacado por el áci- 
do muriático oxigenado , a no ser que tenga una porción de 
ácido nítrico tal y tan pequeña, que sola oxide el metal. la 



Digitized by LjOOQIC 



74 ÁCIDOS. 

preciso para ser disuelto después en el ácido muriático. 

Quandb se haya tenido una idea exacta de la teoría de los 
ácidos que hemos indicado /examinándola con la debida aten- 
ción , y con las citas que á este efecto hemos puesto para ma- 
yor claridad , se vendrá á colegir fácilmente que el ácido ní- 
trico que se emplea para hacer este licor , solo sirve de in- 
termedio para oxidar el metal, y hacerle por este medio que 
sea soluble en el ácido muriático que queda sin descomponer* 
También se colegirá que si el metal es muy habido de oxí- 
geno , y al mismo tiempo hay mucho ácido nítrico en esta 
mezcla 9 el ácido nítrico le oxidará mas de lo que es regular, y 
se hará después insoluble en el ácido muriático. 

Últimamente , por lo dicho previamente en el capítulo de 
los ácidos se deducirá que el ácido nitro-muriático hecho con 
ciertas cantidades de los dos ácidos, es el disolvente general 
de los metales ; porque en el supuesto de que estos no se di- 
suelven en los ácidos sin primero oxidarse en el mismo acto, al 
paso que' el ácido muriático los va disolviendo ., el ácido nítrico 
los va oxidando; pero si los oxida mucho por razón de la 
mucha cantidad de oxigeno que les cede , entonces se hará el 
precipitado en mucha abundancia, y la disolución no será com- 
pleta , porque solo ha de estar el metal oxidado hasta un cier- 
to punto. Esto es lo mas general y verosímil : se podría alar- 
gar mas la teoría de este ácido ; pero solo será repetir lo que 
se ha dicho ya acerca de los ácidos en general y en particular;» 
y así, en la mayor ó menor cantidad de ácido nítrico que en-, 
tra en este ácido , en la propiedad que tiene este de descoma 
ponerse sotbre todos los metales , y convertirlos en óxidos mas, 
ó menos saturados y solubles ; en ser los metales mas ó menos 
ansiosos de oxigeno, y de ser mas ó menos solubles en los áci- 
dos, según lo mas ó menos saturados que estén de oxige-. 
no &c,, estribaalos fenómenos de este ácido mixto, y las mu- 
chas disoluciones que se han conseguido con él, citadas en la 
tabla sinóptica del capítulo de los metales. 

El agua regia se hace también con el ácido muriático y 
el sulfúrico , pero este ácido mixto no disuelve todos los me- 
tales ; porque no sé descompone sobre ellos con tanta facilidad 
como el ácido nítrico, ni tan generalmente, y por consiguíen- 



Digitized by LjOOQIC 



ácidos. 75 

temo' hace pasar al ácido muriático al estado de sobresatura- 
ción de oxigeno , necesario á la verdad para muchos metales, 
Como v. gr. para el oro , antimonio &c. Llámase agua regia 
porque disuelve el oro tenido por rey de los metales en la épo- 
ca de los Alkimistas. Este ácido mixto se hace también echan- 
do muríate de amoníaco ó de- sosa en el ácido nítrico en can- 
tidad doble que el mismo ácido muriático solo. En este caso 
permanece la sal sin descomponerse, en el estado de mera mez- 
cla como el ácido muriático ; pero luego que se echa el me- 
tal , y que el ácido muriático actúa sobre la porción que el 
ácido nítrico le. prepara , se separa la base , y se exhala si es 
el amoníaco , ó queda mezclada con la disolución , si es la so- 
sa, parte.de ella combinada con el ácido nítrico no descom- 
puesto , formando el n ¡trate de. sosa: por esta razón el áci- 
do nítro-muriático hecho con el muríate de sosa es menos 
activo que el hecho con el ácido muriático solo , y también 
menos que el hecho con el muríate de amoníaco ; porque es- 
te álkah siendo volátil , ise exhala ,. y aun se descompone en 
parte , y de consiguiente no satura nada de ácido nítrico como 
la sosa. 

AGUA. 

- Siendo este líquido una de los más principales objetos de 
la Farmacia, y Como la base de muchos medicamentos com- 
puestos, no será fuera dé propósito decir algo de su naturale- 
za y propiedades , considerada por ahora como agente común 
y sin composición alguna. 

, Hasta de unos veinte años, á esta parte poco menos, se ha 
tenido el agua como una substancia simple, y como uno de 
los quatro elementos supuestos por los antiguos Filósofos. Es- 
ta suposición se ha defendido á sangre y fuego , y se ha teni- 
do como una de las mas grandes verdades de lá Física , y la 
mas irrefragable .por muchos años. De aquí ha dimanado la di- 
ficultad grande que hubo en admitir lá nueva teoría sobre 
este punto , y la grande revolución que ha causado entre los 
Filósofos peripatéticos y otros varios la análisis y síntesis del 
agua ; pues á la verdad que este importantísimo y memorable 
4e*cubrimienta, al paso que ha echado por tierra la opiaiop de* 



Digitized by LjOOQIC 



76 . AGUA. 

todos los Físicos antiguos sostenida por espacio de mas íde dos 
ipil años , ha dado un nuevo biiUo.y honor á la Chímica; y 
llenará de inmortal gloría la$ cenizas de sus sabios inventores^ 
como también las de los que por fuertes analogías sospecha** 
ron en el agua la existencia de un ¡principio inflamable distin- 
to de los demás que la componen* y entre estos' fue el mmor-> 
tal Newton > fundándose en la reflexión de los objetos. :. L i 

Según los experimentos mas modernos y exá¿ tos que se 
citan en el Diario de Física de los nuevos descubrimientos 
del año de 179a tomo 1 , pág. 107, resulta : primero, que 
cien partes de agua constan de. ochenta y. qnco de oxígeno* 
y quince de hydrógeno : segundo , que para* formar el agua es 
necesario emplear el hydrógeno y el oxigeno en forma; de, gas: 
tercero , que es necesario. mezclar k& gases, y encender des- 
pués la mezcla para que se inflame. Entonces se precipitan y 
se combinan las bases por su mayor afinidad para formar el 
agua; y abandonan el calórico que tas tenia disüéltas , eUqtiai 
forma en este caso llama y calor sensible , como<se compreheiw 
derá fácilmente si se atíeiide áj la teoría de la combustión , de 
que se tratará en su respectivo lugar* 

Los Señores Laplace, XáVoisier, Meunier > Brison y Dar- 
cet tuvieron la confianza y encargo de la Real Sociedad ó Aca- 
demia de las Ciencias de París de examinar esta, a^ua artifi- 
cial , y la hallaron purísima , y sin acide* alguna j igual en 
peso al agua destilada con tina cortísima diferencia de la mi- 
tad de una milésima parte. De esto se infiere con evidencia, 
que el agua no es un cuerpo simple elemental, y absolutamen- 
te homogéneo , <tomo se había creído por mochos siglos v sino 
un compuesto , ó una cdmbiúacioü de las bases del gas oxige-i 
no y del gas hydrógeno por medio de la combustión , y de 
una porción de calórico que retienen con fuerza estas bases. El 
Señor Don Pedro Gutiérrez Büenó., Catedrático de Chimica 
en esta Corte , también hizo el agua artificial en. él Real Labo- 
ratorio á presencia mia y de otros muchos «specéaáores efc añor 
de 94 haciendo la combustión de los gases, lo qual sirve de 
una prueba mas convincente de lo expuesto. 

No es menos cierta la composición del agua que su des- 
composición : todos los .dia* estamos viendo esce fenómeno; 



Digitized by LjOOQIC 



"ÁGVkt ^ "; , . 77 

peraiio nos^mo* cbteilidd ^ejámiflar $a rtátü'raleza ni 
las causas que le producen. Siempre ^[ue stímergimos un hierí 
ro candente en el agua,; este se apodera del oxigeno de ella, y 
el hydrógeno recibe^ del hierro una porción de calórico, con la 
qual pasa al estado de gas que se desprende con violencia mez* 
cla¡do £onTel agua én ; vaf>W, i <'caattUdtf fel hervor y estrepitó 
que notárnosla esta operación. Este gas se puede recoger en 
un aparato para examinar su naturaleza , y quedar satisfechos 
de esta Verdad ; bien que éste gas no es perfectamente puro, 
porque sale, mea&clíd^ con el* vapW de *gua que sé levanta , y* 
qoe^iimntien^eft evolución. Si cl f feego es muy grande, des-* 
compone toda el agua, y sale puro ^T gas hydrógeno, coma 
sucede^qiiando se i^^lrdescom^osicioín'en un canon de esco- 
peta candente, introctaciendo el agua por el fogón poco á poco. 
El agua >se- halla en tres estados diferentes igualmente 
que^ro$¡mucho3íCfferpos r <Jomo^Jixhno§ al «atar de las subs- 
tancias simples* a aaber ,«n él estado sólido * en el estado líqui- 
do^ y en el estado de. vapoi* de los quales , el estado sólido 
es el que el agua tiene en su estado natural ; y en cada uno 
de ellos tiene diferentes propiedades útiles, ya á la Medicina 
y yacías artesí* - - • ^ ; -' ' ' 

EX aguareducida 4 vapflf tieñep'üna íá«za enorme ; y hi 
dado motivo ¿^lahinvencio^^fíri bombas de agua , tanto' 
paraba fuentada val, com¿ t&tabieft para otros usos importan- 
tes. Asitjiismb el agua aislada* ¥ reducida á vapor es un pode- 
roso disolvente de las Substancias animales y vegetales; tan- 
to,: que hasta les httésoSPittetidos érla olla de Papin se disuel- 
veq enteramemte em ttiüy poco tiempo. ' f 

En el estado oítlinarkrdtf liquidez rio bbáerváítiós que ten- 
ga tanta fuerza ; sin embargo, tiene algunas propiedades aná- 
logas á las del estado' dé'Vá^or , tomo son v. gr, disolver las 
gomas; extractos y* sales de los yegefcátoles , y el gluten y los 
camlagds 4e ;los añtóaltó» en ( iófusiones y cocimientos. En 
este esgidtf sitre de ^lim¿nto general y píéciso para todos los 
vivientes;"'» * f ' "■ 

Finalmente , en el estado solido ó de yelo se administra 
como atónico praderoso aplicado exteriormente ; pero este 
estado •** £6co permanente, porque luego 1 que el calórico se 



Digitized by LjOOQIC 



78 AGUAS ME1MCTNALES. 

combina con ella, la h^epgsar. al estado da liquidez ordinario 
y regular en aue$trp clima^ 

AGUAS MEDICINALES. Se preparan en las boticas 
para el u$o médico muchas aguas ya compuestas , ya simples, 
y^i destiladas, y ya si$ destilan Jas quales por una parte ©ci** 
pan en nuestras Farmacopeas varios capítulos, inútiles * y por 
otra se elaboran como si f mesen medicamentos necesarios a dp 
mucha importancia.,- f . ■. í 

Todo lo que se ha dicho acerca de la multitud de acey~ 
tes inútiles en las botica^ es poco, para lo que se podría 4eár 
con justa razón contra las aguas destiladas ¿¿ráadpakoente can* 
traías mas comunes y flemáticas \ ... ... ■> 

AGUAS COMUNES* Todas lasaguas comunes destila- 
das se pueden considerar como de ningua valor, y sé deben; 
tener mas bien como objetos de la superstición médica. ¿Hay 
pues cosa mas desatinada que conservar agua de esperma.de 
ranas, de celidonia, de eufrasia ¿orno pphtálmicas; agua de 
cardo santo , d§ diente de león , de amapolas , de escabiosa co- 
mo pleuríticas ; agua de borraja , de chicorias, de escarola , de 
escorzonera &c. como cordiales; agua de doradilla , de culan- 
trillo, de lengua cervina y otras como esplepéticas» y final* 
mente, agua de c^re^as , : de : flpi> de tila y íQtm como antispas- 
módicas? Todos \q$ profesores^ jFarmatíi*. estao casi .gene-» 
raímente desengañados de esta; < verdad ;.psrp como reyna en* 
tre los Médicos y Cirujanos mucha diferencia de opiniones: 
acerca de la materia médica y medicina práctica, tas rece- 
tan algunos como medicamentos de sijma importancia , en cu- 
yo caso el Boticario se ve precisado 4 tenerlas en su oficina pa* 
ra cumplimentar sus recetas; y por esto mismo no cuidan estos 
Médicos y Cirujanos de Substituir otra cosa mas apropiada á las 
indicaciones que les presentan las enfermedades. 

Todos los Médicos y Cirjqjanqs debian tener conocimien-. 
tp de las medicinas inútiles, para qo recebarlas, y para substi- 
tuir otras equivalentes mas apropiadas, copio son v. %u los i 
cocimientos é infusiones hechas con propiedad de las yerbas, 
cuya virtud se desea. ¿X qué diremos d<?i suero destilado, de 
las decantadas aguas del cappn , ó de la pal ata , del, agua 
pectoral de la bateana , fiel agua. aUxíteria de leche; , recetar 



Digitized by LjOOQIC 



A UtTAS MEDICINALES* 79 

das aun por algunos profesores de nota? No puedo menos de con- 
fesar abiertamente que es inútil y erróneo su uso, y potf consi- 
guiente dispendioso y despreciable. 

AGUAS AROMÁTICAS , O ESPIRITUOSAS. Las 
aguas destiladas con vino ó aguardiente de las plantas aromá- 
ticas están exceptuadas de ésta cirílica ; porque , como hemos 
dicho hablando de. los aceytes por destilación , estas tie- 
nen mucho aceyte volátil , que se disuelve con facilidad en 
el alcohol , y forman aguas verdaderamente medicinales , las 
quaies se conservan ea las oficinas con el nombre impropio det 
aguas espirituosas ;; , , 

Le» mismo se puede decir de las aguas destiladas aun con 
agua común de yerbas aromáticas, tomo son v. gr. la de cor- 
teza de cidra , de simiente de hinojo , de yerbabuena , de ro- 
sas^ de manzanilla , de torongil, de flor de azar , de hisopo, 
de salvia y otras mucha* ; porque ejl adeyte volátil que con- 
tienen se disuelve! en parte en las aguas qu^ftda se destilan , y 
con especialidad si al tiempo de destilarlas se añade en el mis- 
mo alambique una porción corta de alcohol. Quando las 
aguas destiladas de hinojo y otras semejantes están lechosas, 
es. prueba que el aceyte volátil de la planta se halla casi <tfr 
suelto >e& el agua, ó a lo tóenos suspendido é incorporado coa 
cija, y entonces tienen bastantes propiedades del vegetable 
destilado en ella; pero habiendo pasado algún tiempo, y que 
las redomas no han estado exactamente cerradas, se marcha el 
aroma, y el aceyte se precipita oxidado en forma de fécula, 
porque el aroma, hace oficio de intermedio para mantener el 
aceyte volátil en disolución. 

No sucede así con las zgurt'rspif tinosas f porque estas tie* 
% nen en perfecta disolución el aceyte volátil mientras estén bien 
erradas; y lo mismo sucede ¿p las aguas olorosas y flemátir 
-cas i portee estas mientras no ie marche el aroma, que es el 
aju^ constituye el aceyte volátil disoluble ^en cfl agua en ma- 
yor ó mejior cantidad, no dexan de s^r, como hemos dicho, 
.algo útiles en muchos casos; pero luego que, este se marche, 
f^X aceyte se precipita en forma de fécula. Quando el agua des- 
^Ja^fe iy>^pHe^e matrtpnfjr en ^isolftcion $od9 el ?£?yte que 
<^íieng ^planta <$ue pajp ^Ljfeqpienfe \ epronfes se vs nadar 

TOMO I. O 



Digitized by LjOOQIC 



8o AGUAS MEDICÍNALES. 

ó irse al fondo, según su gravedad específica respecto del 
agua. Algunos que son casi equiponderantes con ella, cons- 
tituyen un agua bastante lechosa , y'de bastantes virtudes, 
como veremos en algunas que indicaremos ahora para mayor 
inteligencia de lo dicho» < " 

AGUA DE CANELA ESPIRITUOSA, Esta agua debe 
hacerse con él vino, precediendo un dia de infusión en eVmi¿ 
mo alambique ; y aunque fen la antigua Farmacopea Híspana 
se mandaba hacer con agua y 1 alcohol , no es tan á proposito có* 
mo el vino» porque este licor es un disolvente mas homogénea 
y mas igual, y ademas sale mas aromática y con m^ aceyje 
en disolución. > r ' .*!* f i^:;-; «» r.¿h\ \X 

* AGUA DE GÁNELA LAGTIGINOSA.rEsm agoa cor* 
tiene el aceyte de canela en eitado de suspensión ó mera 
mezcla, y por esto está blanquecina; pero pasando algún 
riétapo se piecipita el -aceyte en forma de fécula va propor- 
don que se exhala él aroma; Esta agota sale después que lá 
espirituosa en una misma destilación, y de consiguiente no 
sfe puede apreciar sus grados de virtud, porque es i propon* 
don de lo mas ó menos que se apura la primera destilación; 
Por esta razón debían suprimirse todas las aguas de cattek^ 
y usar por todas ellas el alcohol dé canela bien saturado. 

AGUA DE GÁNELA HORDEADA. Esta aguates tía 
cocimiento de cebada destilado con canela á un fuego lento 
én un alambique-, precedida una infusión ; pero el paren* 
chíína de la cebada suele, si sfei aprieta el fcfego, pasajr ^reci- 
piente, y ¿ntufb&el agua, y después la pfeiie obscura y ruf 
bicunda. > i- '■ ¡i ■ , ■ j ,-. 

AGUA DE HINOJO. Eitlí úgü* conmutas áttófaáon 
alguna porción de aceyte volátil, la qtíal se precipita á pro*- 
pórtfion que él aroma se líbala; por esta razan debe tenerse 
perfeétameáte tapida. Quarído e*tá lechosa es stáftl que e*. 
t&'muy f cárgaáa ¿' jr'poí Woiio traéde tener en dilución tt>* 
do el fcceyte, el qual sé p^-ipita domo hemos dicho. Pái* 
hacer esta agua se tótíia v. gr. una libra de simiente de hi- 
nojo quebrantada Vy se pone á infundir en un alambique con 
któce libraí dé agua y odió onfás de alcohol por t espacio & 
utóce* horas,* aeipüfes« ¿e procedeá la destílatioñ «on un fífegb 



Digitized by CjOOQLC 



AGUAS MEDICINALES. 8í 

kt}to y suave, hasta que hayan salido seis libra?. De este mis- 
ino modo se destilan las aguas aromáticas , como las de simien- 
te de anís , de flores de rosas y de azar, de cortezas de li- 
món , de cidra y de naranjas , de espliego, tomillo , salvia, to- 
rongil y flor de saúco y otras semejantes, guardándolas en 
vasijas de vidrio ó cristal perfectamente cerradas»' ^ 
,:. AGUAS SIN DESTILACIÓN. Las aguas, sin destí* 
lacion que -merecen atención , y que son verdaderamente del 
usó médico, se insertarán aquí en seguida, que son, el agua 
arterial y el agua de ¿al, el agua fagedenüa , el agua regia* 
y. otras que merecen Ja atención de los profesores* 

AGUA ARTERIAL. Se ha tenido de repuesto hasta aho- 
ra en las boticas, una mezcla compuesta del agua destilada de 
llantén, en la que se disuelve una porción del sulfate de alu- 
mina , de sulfate de zink , y azúcar, cristalizado, baxo el nom- 
bre de agua. arterial. Esta agua debe^sus buenos efectos á las 
sales, y de ningún, modo ai agua dé llantén; pera para esté no 
se Jebe tener hecha de repuesto como se acostumbra; porque 
la» sales se descomponen , y forman un mucilago que se pret- 
cipita en poco tiempo , mayormente si no ha<n estado cerra- 
das exactamente las .vasijas que la contienen , y reservadas dql 
•contacto del ayre y de la luz , que son los agentes que. proba- 
blemente causan esta descomposición, en cuyo, casó queda el 
agua sin fuerza para producir los buenos efectos que se deieán. 
Para. evitar estos casos freqüentados en las boticas, conviene 
(si se quiere) tener hecha la mezcla de las sales que entran en 
¿u composición, para disolverlas en, el agua común destilada 
quando la. pidieten, entina propor¿ion conveniente i* la dóqjt 
que se pidiese en la receta del profesor, sin necesidad de fil- 
trarla en un caso urgente. Se llama agua arterial porque sirve 
para .atajar el fluxo de. sangre, aunque sea délas arterias , que 
-es el.jnas fuerte; pero como hay muchos medicamentos que 
pueden hacer lo i mismo en estos x^sos^ no.se puede tener idea 
de la naturaleza, é intrínseca composición de esta agua coa so- 
lo el nombre, y así debe llamarse agua ó disolución aquosa db 
jsulfate de zinck azucarada. 

AGUA DE CAL. Pocos habrá que no digan y hayan es- 
crito que la cal tiene una especie de sal , que es la que el agua 



Digitized'byVjOOQlC 



82 AGUAS MEDICÍNALES. 

disuelve páfa producir los efectos que en ella se observan ; pe- 
ro después que se ha visto que esta tierra es una substancia 
simple, y de consiguiente homogénea , que no tiene partes dis- 
tintas unas de otras , se dice que el agua de cal no es mas que 
una corta porción de cal pura disuelta en agua común. Para 
hacerla se toma una libra de cal viva , y se echa en una tinaja 
^que teoga veinte libras de agua clara de fuente, meneando 
mientras la ebulición ; en cesando el hervor , y después que sé 
iiaya reposado por algún corto tiempo , se sacará por inclina* 
¿ion, y se trasladará á una redoma exactamente cerrada, la 
qual nunca se deberá destapar quando se vaya á hacer uso de 
ella, sino que mas bien debería tener uha canilla dicha «redo- 
ma para despacharla , y estar ademas en parte obscura. 

La cal pura se une con mucha fuerza al ácido carbónico 
donde quiera que le halle , y mucho mas quando la cal .se ha- 
Ha disuelta en el agua, como en el presente caso , y por eso no 
*e halla esta substancia sola en la naturaleza ; por otra parte; 
«¡uando la cal está saturada del ácido carbónico , forma un caxv 
bonate calizo enteramente insoluble en el agua, y por consi- 
guiente no la presta virtud alguna : al contrario, quando está 
{privada de^l por medio de Ja; calcinación , y- que entonces se 
llana cal pura , es bastante soluble , y da una agua de bastan- 
tes virtudes* De todo lo dicho se infiere, que se debe emplear la 
cal bien pura para hacer la disolución , envasijarla prontamente, 
iy preservarla después de la luz y del contacto del ayre, para 
ajue no atraiga el ácido carbónico de la attnósfera ; porque en- 
.tonces se combina con él y forma un caibonafe calizo iasoluble, 
i^ie se precipita en telas delgftdas , como lo observarnos diaria^ 
-mente , y queda el agua sin cal, y sin virtud' por consiguiente 
'. ' : Según los autores mas bien admitidos, una onza de cal se 
disuelve en setecientas de agua á la temperatura ordinaria: es* 
^x> ; basta solamente pata determinar poco mas ó menos la pro- 
jporcion de ^agua y= de: cal que se-hallan en este líquido, y pq- 
•» determinar la dosis que >puede tomar un enfermo &c. Para 
Üaceí esto con ittas'exáetitudsejpretíipita tc«ia laical, haciendo 
pasar por ella el ácido carbónico mediante un tubo; y por k 
cantidad de precipitado que se obtenga, se juzgará la cal efec- 
tiva que existia en disolución, substrayendo de la cuenta el 



Digitized by LjOOQIC 



AGUAS MEDICINALES. 85 

peso del ácido carbónico , para lo qual se debe llevar cuenca 
con las pulgadas que se emplean de este ápido aeriforme para 
la precipitación y saturación de la Cal, ea» el cüoo que por la 
calcinación del carbonate calizo no se sepa quanto ácido car- 
bonico contiene. . i j 

No se debe tener en las boticas mas que una clase de 
agua de cal /porque lo mismo es la primera que la segunda y 
la tercera &c Creían antes qué la c*l cofc¥ema : tína corta por- 
ción de álkali , y que este se disolvía en la primera agua, y 
que la segunda y tercera no contenían tanto que disolver ; pe- 
ro esto no es así, porque desde que éste pensamiento se ha re» 
íupado^, y se ha observado ¡ «ie ei agua de cal es una real y 
(verdadera disolución *de cal pura' én eí aguarlo mismo qué otra 
qualquiera de una sal , se tienen por iguales fen todas sus pro* 
piedades. ¿Qué .mas tendrá la primera disolución que la se- 
>gunda, tercera &c. siempre. xjue haya suficiente cantidad de 
cal pura? Siempre serán lo mistirt^. á, fió sirque estando la cal 
lexpuesta ppr mucho;tiempo:aLayr^ ^'absorba el ápidó carbó- 
nico, y se vuelva insoluble^ como flojera bñt^s de calcinarse. - 
Ésta agua se debe tendeen mucha consideración, y se de* 
be guardar- en las boticas con mas cuidado que hasta aquí : y 
es de sentir que- todos los Módicos y Cirujanos no esteñ infor- 
mados de sus ibuesos efectos tornad^ intefioTmente , bien sea 
con tintura de quinityá bien sola 'como ub medicamento an- 
tiescorbútico y antipútrido, y como un resolutivo de tumores 
.duros y escrófulas antiguas &c, saturada del ácido muriático, 
-y tomada en desirve quatro odias: : '•■■'■ 
v.-j AGUA PAGEDBMIGA. Es .una cémbfeaaen del sublv> 
-tnado tot&si'W yíid' agua dt f cal 1 , l^itól quandó/está reciéi 
Üecha sé pobe rubicfciída pipero no qteando la cal se ha preci- 
pitado del agua guando* efe añeja , y ha estado mal repuesta. 
Algunos Boticarios hacen esta agua las mas veces extemporá- 
neamente quándó la piden los Cirujanos en sus recetas para las 
^lagasísórdfdas^yfwqú^ el ( agita de tal que tieaen sé halla 
-inerte, porque^íegularhieiities todk-'la cal i& ha prtítipitado, 
ó -tal vez porque dé ningún modo la tienen, echan un po- 
co de potasa en agua común , y consiguen una agua fage- 
déükx muy sejnejantf á Ja anterior en el color > aunque dis- 



Digitized by LjOOQIC 



84 .Jt«pj^íI4BWftraAI,ES. 

unta, ^n pro^I^fe4íB^pí§cisaróe»fe;, foroo luego .sbiifiíju, :>r ¿ 
Para saber fa;$j**;ttJe*ta agtfty t y Cí>mpjíehéndéc^us.fea¿ 
menos, es ru-cesacio *a]bí$f* qué esrsl sublimado corrosivo , res- 
pecto d$ que ya se ha dicho, lo>iqtm e$. el agua »de cal. j El jia- 
blimado y su teoría se explicará en su respectivo lugar * y así 
ptor abb;a saja 4^epH>$ para el iarfertfo ,; que el sublimad* cor- 
rosivo es.uaa sQmkteasion d¡el ^ictóf^uhétíío^^i^aJojypl 
riieicurioj Jwg0 ; jqij^^ta ^b^a^^saKiWíS^ mezcla mn Jb di- 
solución de $fcl> <$£ idescoropófcea y «ambip mutuamente; él 
ácido mtfriátjco en este, caso abandona el mercurio 9 ijue se pre- 
cipita en paIvo encaipgd^ iwariüeato , que es el que constitu- 
ye sXfigm /^áéi&aatf&cüiida > y se combina foon la pal que 
pstabgidisutíiei & t ú,zgyi* í\íoxvamdi& lin.niuriatje calcáreo r 6 
y na combinación real del ácido muriática con la cal , cuya sal 
es deliqijescente , y quedan disuelta en el agua : de forma que 
el agua Jfrgedénica, se debe decir que es verdaderamente un 
inpriate calcáreo líquido, cpa una» porción de oxido! roxp de 
mercurio que Ja da ejolar^^cepto alguna costa porción ¿d 
sublimada qufe queda; sin /descomponer, por nO tener el agua 
etí disolución tal Vez tanta, cantidad de cal como es Recesaría 
para precipitar la porción total del mercurio del sublimado 
corrosivo, que se acostumbra i echar para hacerla.*:; » ¿; * 
Quand^íse hace el agua fagedónica coa una <üsolucion de 
potasa en lugArrdeiragua tle cal $ se! Verifica la misara descoma 
posicion y el mismo precipitado de : mercurio oxidado ; pero 
así como en la anterior se forma un muríate calcáreo, f en esta 
se forma un muríate de potasa ; y si se echa la sosa , ¡se for- 
mará ; nn muríate de ¿osa* y. estados casos éélohsier^ató un 
precipitado uniforma Ma? Como ^te álkali se echa reguláis 
mente á bulto , una^ veces descompondrá todo el sublimada, 
y otras veces no ; y de esto resultará necesariamente un agua 
monstruosa y, diversísima en propiedades. Ademas de esto Ja 
verdadera agqa fag^dénica se debe componer ider un imur ¡ate 
calcáreo líquido ,y d§ iin óxido roxo amarillento de raerctí- 
rio, el qual debe vaciar en la cantidad á proporción ,de\ subli- 
mado que se haya descompuesto : y así la cal respecto de te- 
ner una afinidad grande con el ácido muriático, descompon- 
drá mas completamente «1 sublimado que la potasa ; esta tal 

Dlgitized by LjOOQlC 



AGUAS MBMCINAXB* 8j 

vez mas 4¿c la sosa , 6 vice versa , en cujro caso el agua fa- 
gedénica deberá' necesariamente variad muchísimo en propie- 
dades, respecto a la cantidad de sublimado que tenga en diso- 
lución sin descomponer. De esto se infiere , oto para conseguir 
siempre trn agua fagedénica de iguales prop^dades^en lo posi- 
ble , conviene echar siempre una cantidad igual del sublima- 
¡U corrosivo r y emplear el agualde cal recíen becha en los 
términos dichos en su lugar, la qual teniendo igual cantidad 
de cal en disolución unas veces que otras,-siempfe descompon- 
drá «una'jnrisma c^nridaé^ y d agua 
qn«J^sfemj^tttófqrme¿ii - ."y c :--<■;'. ¡ r > < .; 

Por último, el agua fagedénica* siempre se debe menear 
mucho al tiempo de : despacharla , para que -en todas las rece- 
tas ó porciones qtte sq administren vaya «fe 1 misma cantidad de 
mercurio precipitado^ yjfcmitmo^i déte encargar hagan 
<fuáhck¡ sé vaiái^krarí^H^flagaS; ^si^'hpce-esia ag^a tfl 
tiempo qpe k píde^ios' ftict»lt?titófr^ serác^un mejor que te- 
nerla de antemano "porque puette haber^ufla- reacción oculta 
entpe el óxidos de mercurio y df agua , por la qual resulte un 
medicamento variado ^ esto es tanto* mas probable quanto que 
«1 ó$fcto roKOjde ¡mercutia se ¡ pone4Íe¿ro 'pasando mucho t i^m- 
^ f lo qnal^no puede veriíkawe sin una>reiccion dé la luz s^ 
ore^ri ¿xfeíoí j>quká^dole pqrte dq su ¿«igeno. ^ t .. ; > , 

AGUA FUERTE, -S^ha tenido hasta ahora el agim 
fttefte : como ¡wr áciek^ comfiuestcl Ael nitro - y del -vitriolo & 
marte s Q^kim<^^d^^^JM4m[^qm st^mptatp en su coiapo* 
sido^ Y&t* wpsigifiente;coi^^ 

i Saber , el espíritu úid(\ <dt wit*Í4lo>}y> cj de nitro ;• p^ro e* 
fig^í ó©« mai ^ufe etác*ío> nítrico fpwdv mas o menos conr 
Centrado. Pa^a manife$tafiesta verdad bast? considerar que el 
«lid es upa sal compuesta del ácido perico -y de; la potasa ; y 

binaclon déí> ácido s^lftír ico* í«h f el fafcflro,* primada del agua 
de^ cristalización por la calcinación que se le da. Luego qüt 
«stas sales se mezclan en tina retorta, y experimentan el grado 
suficiente de fuego É se descomponen mutuamente en está fof- 
ma: el ácido sulfúrico abandona el hierro* con que estaba coth- 
ftfl^fcy *c*ViWlVe 4^btótóftar por su, mayor afinidad ¿en la 



Digitized by LjOOQIC 



86 AGITAS MEMCníAUBfc 

base del nitro, formando un sulfate de potasa: el ácido nítrico^ 
que por otra parte se halla solo y abandonado de su base , y 
sin acción alguna sobre el hierro porque le dexó el ácido 
sulfúrico en estado í de_ óxido muy saturado , pasa, al: reci- 
piente en forma, de¡ vapores 70x0$, los qoalcs ó, se; condensan en 
él agua destilada, que 'deberá tener el recipiente del aparato 
de Wolfio fig. 17 lain, i> o bien sale ya.en Jic;ojr s echando el 
agua en la misma retorta , como lo hacen los fabricantes en 
grande. J>e todos [¿godos se obtiene el agua fuerte, que no 
e? 'otra cosa t qu^ielí roísmaicJdo nítikbmmQimw&pwo f se* 
gun con la exactitud con que se h^ya¡ procedido, y según la 
pureza del hitjro empleado. '->•/< ¡ ,t *.;. : ^ , 

£1 modo de destilar esta agua» y las piíepaipciones que se 
deben tomar son análQgas ánks que se practica» en los demás 
acido* minerales yjalindKados^ry. que se.exppodf^iímas^por 
menor en el capituló ?dp ^aidtóHiafció^caígencral Soló diré* 
jnos por ahora» que el ^ido^queseícfestifeifde qualq¡uw^¡sal 
compuesta , saldrá mas & a&nos puro, y saldrá «tas 9 menos 
cargado de flema» á groporsiob de la mayor ó menor fcoreioa 
de agua de cristalización, que contengan las sales de que sé ex* 
írae; p*r esta raronse dehe.cal^inat» antes :1a ^¿irro^kái^ara 
quítala el agua, de cristalización, ó bien se emplea ¡la arcilla 
para mezclar con el nitro para que salga de cqnsiguieftte m 
ácido nítrico ó agua fuerte mas concentrada, con mas economía 
y ma¿ pura* Lo mismo sé deberá hacer con otra qualquiera sal 
4e quien se quwaje extraer ej .i4ci4ft.$0*wfis&e TOfedio , como 
y. gr.h sal tómuny porque con twta previa/preparado* seréx* 
misa quitar el recipiente para arrojar: la flema* y volverte £ 
poner para destilar el ácido, como practicaban con mucha pér- 
dida y poca inteligencia nuestros antepasados. Estos^ gastaban 
mpeho tiempo , mucha paciencia y mucho carbón , y no saca* 
fon ,los ácidos Wen v £to*<fc 5» oLori Ja calidad ; <ju<$ las sajes Jos 
suministran > porque domo nortepian agua desul&da jen el f ecir 
píente para que en ella se embebiesen los vapores, sucedia, que 
las vasijas se rompían con la fuerza de su elasticidad, 6 se 
marchaban en gran cantidad cada vez que para evitarlo se 
abria el tubo del recipiente., 1; <;.' c / . » í*j :\--. 



Digitized byLjOOQ IC 



*7 
ALBAYALDE. 

Es una substancia blanca, quebradiza, muy pesada! muy 
suave al tacto, y desmenuzable entre los dedos, que se halla 
en el comercio en. pilones pequeños de figura cónica. El al- 
bayalde no es otra cosa que el mismo plomo reducido á óxido 
blanco por el ácido acetoso* Para hacerle ponen láminas del- 
gadas de este metal sobre una vasija que contenga buen vina- 
gre, muy ancha de boca, para que presente mucha superfi- 
cie al metal ; pero de suerte que no toquen las láminas al licor. 
Este aparato le cubren muy bien después par* que no salga 
ningún vapor : dan al vinagre un calor de quince grados sobre 
cero de la escala de Reaumur, bien sea metiéndole entre es- 
tiércol, en una estufa , ó en otro calor semejante: al cabo de 
algunos dias se hallan las láminas enteramente blancas , que- 
bradizas , y sin brillantez , á no ser que alguna por ser gruesa no 
la haya penetrado el oxigeno del ácido acetoso, en cuyo caso 
se deberá raer la parte blanca y oxidada, y la parte brillante 
quedará para otra vez. 

Si se meten las láminas de plomo dentro del mismo vina* 
gre , las disuelve, y las pone en estado salino, por cuya razón 
se obtiene muy poco 6 nada de albayalde por este medio : la 
humedad abundante de este ácido se opone en este caso á la 
fácil oxidación, y á que se verifique por esto una disolución 
lenta del plomo, y así es preciso que esté en vapor para que 
le oxide y no le disuelva : no obstante, si pudiéramos conse- 
guir un ácido acetoso (cosa casi imposible) tan concentrado 
como el ácido sulfúrico, no hay la menor duda que conseguí* 
liamos disolver el plomo enteramente y con prontitud, y ob- 
tendríamos entonces una cantidad grande de albayalde por 
sola la precipitación con el agua; pero ademas de que el áci- 
do acetoso se halla muyhdiUiido en ella, y no es posible qui- 
társela sin destruirle , haría imperfecto este método el engorro 
y mucho coste de precipitarle , filtrarle &c. ; por todo lo qual 
el método del vapor es preferible a otro qualquiera, y es ade- 
mas muy fácil de executar. 

* Se conocen' en ei comercio tres clases de albayalde , que 
son : el albayalde de tejuela , que es el mismo plomo oxidado 
tomo i. * . 



Digitized by LjOOQIC 



88 ALBAYALDE. 

en láminas conforme se metieron en él. aparato citado , y que 
se debería mas bien llamar entre los comerciantes albayalde 
vtrgenx el albayalde de Venecia , que son unos piloncitos có- 
nicos de seis á ocho onzas de peso , muy blanco? , y algo azu- 
les , muy desmenuzabas, suaves al tacto , y muy pesados : y 
el albayalde ordinario , qué son unos pilones grandes de ca- 
torce ó diez y seis onzas cada uno , mas blancos que los pri- 
meros , mas duros y mas ligeros. £1 primero solo le gastan los 
Pintores en colorear ó encarnar las estatuas al natural: el se- 
gundo es el que se debe usar en la medicina ; y el tercero es el 
que solo sirve para la pintura ordinaria. 

Algunos Boticarios emplean este ultimo para ungüentos, 
emplastos y otros usos que se les ofrece ; pero deben advertir 
que es el de la peor calidad , porque está mezclado con mucho 
carbonate calizo y mucho sulfate calizo , y que por la cocción 
del emplasto se marcha el gas ácido carbónico, y queda la cal 
pura mezclada con el aceyte y demás ingredientes /formando 
un emplasto calizo dañosísimo en muchos casos , en lugar de un 
emplasto metálico muy saludable. En los ungüentos no es tan 
dañoso este albayalde , porque como por lo regular no se cue- 
cen , no hay combinación real de la cal que tiene el albayalde 
con el aceyte, como en ios emplastos ¿ queda por consiguiente 
el carbonate calizo sin descomponer, y ; no hace, tanto daña en 
la parte á que se aplica, y con especialidad si hay heridas; 
pero siempre son inútiles y muy sospechosos estos ungüentos, 
prescindiendo de que hechos con el albayalde ordinario ne- 
grean después de algust tiempo, y no toman la consistencia 
debida. Asimismo los emplastos que se hacen con este albayaU 
de i ademas de ser dañosos en ciertas llagas , tardan mucho 
tiempo en venir al punto y adquirir la consistencia necesaria; 
en lo qual se gasta mucho mas carbón y paciencia de lo que 
costaría el albayalde furo. Finalmej^, para hacer medicinas 
delicadas , como son v. gr. los trociscos blancos de. rasis, el ape- 
tite de plomo, y otros medicamentos de esta naturaleza que 
prescriben las recetas particulares , es indispensable el uso del 
albayalde fino de Venecia , cuyos caracteres quedan indicados. 

Resta por último decir que las planchas de .plomo quando 
se. ponen á los vapores del ácido acetoso, no solamente se oxi- 



-DigitizedbydOOQlC 



A1BAYALDÉ. , 8$ 

dan, sino que parte de ellas se disuelve, pasa al estado salino, 
y se convierte en ácetite de plomo : y así es que el verdadero 
y nada alterado albayalde debe contener y dar por sola la in- 
fusión en agua una cierta cantidad de acetite. de plomo con las 
mismas propiedades , y aun mas blanco que el regular hecho 
con el mismo ácido acetosa y el éxiáo tfé plldfnd. (F". azucaJl 
de saturno.) Pero cómo los fabricantes lo amasan con agua pa- 
ra formarlos pilones devanas suertes , e$ de presumir se apro- 
vecharán de esta substancia salina para comerciarla aparte , y 
tener mas lucro en fabricar este ramo de comercio, ó se quedará 
en las lociones, - i { 

ALCANFOR - 

*- Es una substancia inflamable , soluble en <¿1 alcohol , blan- 
ca, cristalina, ligera , desmenuzáble entre los dedos, que en el 
comercio se vendé en panes de á dos libras de una figura orbi- 
cular convexa , que nos viene de Holanda , y tiene un olor 
fragrantísimo y penetrante , jp 'tu* sííbor cáustico: ! l 

Una teoría no mal fundada lios había hecho crefef que el al- 
canfor era una resina pUra; y atin algunos, aunque sin funda* 
mentó, le colocaban en el capitulo de las gomo resinas i pero 
habiendo hecho ensayos posteribfhíente sobré está substancia, 
se ha concluido la qüestión dMend<y^¡ue se debe mirar como 
un producto mujr particular fixiiko efc sü género * propio de 
ciertos y determinados tegétiables ', y que de consiguiente de- 
be excluirse de todos aquellos órdenes y feries de substancias, 
con quienes estaba confundido por los ;autores > respecto á har 
bersé hallado^ en él caracteres prójtíós? y particulares ? distin* 
tos' cté los de las tesinas y gomo - resinase $* iaftítóitoilidádi y dí^ 
solubilidad en el alcohol y en lo* -ífceytó^fcóá^kft «áfractéres 
que le asimilan á las resinas, y que^fcarecé son 'dé bastante 
fundamento para subscribirle baxo el género dé ellas; pero su 
inflamabilidad tan enética hasta enéititá^dól ájfütf ; nú dexaViréi 
iiduo alguno qnartdo se quema ; no défccotfipdtte/sfe al fuég* tb& 
violento puesto eri vasijas cerradas; subHíiiáríe éh substancia fi 
la parte superior como otro qualquiera sublimado > sin dexar mas 
residuo que las partes impuras , y ski pérdida. dé peso nota* 
ble i con tal que la^ 4 vasijas hayun-estadb bien tapada» i -disol^ 



Digitized by LjOOQIC 



,9? .ALCANFOR, 

verse notablemente en el agua ; y finalmente no ser atacado 
por los ácjdos jnas fuertes en frío &c. , son caracteres que le 
hacen distinguir esencialmente de las resinas , de las gomo-re- 
sinas y de otro qualquier producto vegetal. El ácido nítricp 
pone al alcanfor líquido , al qual llama Lemerí aceyte de al- 
canfor. Esta disolución se hace ¿con tanta tranquilidad, que 
no hay alteración alguna ni de parte del disolvente , ni del 
.disuelto ; .porque si este alcanfor liquidóle echa en agua, se 
precipitará congelado, y de allí á poco nadará sobre ella con los 
mismos caracteres. y propiedades que antes tenia, y sin diminu- 
ción ni aumento de peso sensibles (pág. 3). 

Al contrario sucede cqn una resina ; pues si se mezcla 
qualquiera de ellas con dicho ácido , se quema con fuerza , y 
el ácido se descompone, haciendo una fuerte evolución, des- 
prendiéndose un gas dañoso y sofocante , que es el gas nitroso 
volátil, y dexando la resina descompuesta mucho carbón que 
pone negra la mezcla. 

El alcanfor se criben m 4&ol , que Linneo llama Laurus 
Canforifera , que cre<;e pa la China y en el Japón. Los habi- 
tantes de estos dos países le extraen metiendo en unas ollas 
de hierro las hojas y ramos.de estel^prel bien partidos; adap- 
tan á estas ollas mías cabezas o recipientes anchos qije ajustftA 
4 W bocas, adornada^ ^teripiro^n te de ^n^s cuerdas que 3tra* 
viesan de lado á ladp : dan.á la? ll^unrgrado de qalor media? 
no , y sale primero un poco de humedad que tiene la planta 
por un agujeio que deben tener dichas cabezas en la parte su- 
ppfiftri.aume^íide^pv»^, el fuego por grados, y el alcanfor, 
que e# ettfttfw, sube ¿ 1# altp pipz&do cpnjugc,poco de acey-í 
tfbVp&fü t sehpgga 4 lás;X|?¿r^a>j de la$ cabezas ;quan*io ya co- 
noce* que m sf sufaflima ma^,;d^an eofriar Iqs vasos , 4 y hallan 
las cuerdas llanas de .alcanfor , como si fjuera azúcar cristali- 
zado. En este estado lo compran los Holandeses , quienes le 
pui-iíkan cojn fóptsi destreza , que ya sa^en quanto marina en 
la purificación; de suerte que en un r laboratorio , doqdtfnhay 
uqa galería cou muchas hornillas seguidas-, y ^que en cada una 
hay una vasija sublimatona , echan a cada una cierta cantidad 
de alcanfor impuro , de modo que siempre salgan panes ¿le á 
dpr l^ras pon certísima, ; ^erepci^,: sacan muchos de 1199 ye?» 



Digitized by LjOOQIC 



ALCANFOR. -9 1 

t y de este* modo dan abasto para casi toda la Europa. 

También se cria en las islas del Borneo otra especie de lau- 
rel , que contiene en el interior del tronco el alcanfor en la- 
grimas ya formado, Los habitantes de aquel pais parten en ra- 
jas muy pequeñas el tronco ; las astillas las menean en una cri- 
ba , y cae el alcanfor en rama ó impuro , que purifican des- 
pués ellos, mismos. De este alcanfor no nos viene nada , por- 
que consumen todo quanto cogen ; y ademas venden cada libra 
& un precio mas excesivo que el de Holanda. Un anónimo que 
criticó este Diccionario asegura que solo le dan los laureles 
viejos ; pero esta circunstancia es muy poco interesante para 
mis lectores, á quienes pretendo ocupar en cosas mas útiles.,, 

Se ha observado también que la raíz de galanga , de zet» 
doaria, de gengibre, las cubebas, la pimienta y otras substan- 
cias vegetales exóticas son susceptibles de dar alcanfor en bas- 
tante cantidad; y aun habiendo pasado el examen de los Cha- 
micos mas adelante , dicen que se puede sacar también el al- 
canfor de muchos vegetables de nuestra península. Habiendo 
destilado en agua por el método ordinario una porción de 
raiz de énula campana, salió junto con ella un aceyte que se 
precipitó al fondo del recipiente en forma de fécula muy 
blanca , y en el cuello se halló una porción de alcanfor bien 
formado, y con los mismos caracteres que el del comercio. £1 
pspliego y romero , salvia * yerbabuena piperita , ó de sahc* 
dé pimienta (nuntha piperita de Línneo, que es la que se 
debia usar en las boticas en lugar de la mentha hortensia), 
el tomillo, y otros vegetables semejantes cultivados en lugares 
calientes , dan una porción de alcanfor semejante al de la raiz 
de Li énula campana ; pero como esta substancia pasa siempre 
al recipiente disüelta en el aceyte volátil y de que abundan tan- 
to todas estas plantas, es preciso recurrir para obtenerla pura á 
otra operación mas larga que la de los Chinos y Japones qué 
arriba se indicó. .«•■•.< . « 

Para esto se pone v* gr. una libra de aceyte, volátil recien* 
te de las plantas dichas en un baño de marta ; se da un fuego 
muy lento para que destile poca á poco las dos terceras par- 
tes , se dexan enfriar los vasos, y se hallará por residuo el al- 
canfor congelado en el resto del aceyte * se pasa este, residuo 



**> 



Digitized byV^OOQlC 



9? ALCANFOR. 

por un lienzo fino , y se exprime , por el qual pasará el acey* 
te, y quedará el alcanfor en forma de pasta bastante morena. 
Para purificarle después se mezcla con cenizas bien lavadas, 
cernidas y secas , las quales se apoderan del aceyte que le ha 
quedado de la expresión. Esta mezcla se mete después en una 
redoma sublimatoria que tenga el fondo chato , y el cuello al- 
go mas largo que las de sublimar mercurio dulce ; se aplica un 
fuego fuerte graduado , y en el cuello se pone un algodón pa- 
ra que por él salga algún vapor húmedo que contenga , y no 
dexe pasar ninguna porción de alcanfor ; se quita este algodoá 
de quando en quando , y se cae con el dedo ó una pluma la 
porción que se pega al cuello. Como el alcanfor tiene poca es* 
pansibilidad, es decir, que á corta distancia del fuego pierde 
el calórico por su poca afinidad con él , y se congela al instan* 
te en grumos bastante abultados, basta poner en el cuello de la 
vasija sublimatoria el algodón para contener su evaporación 6 
exhalación al ayre; y así se ve que los Holandeses con este mis- 
mo método no tienen merma sensible en la purificación del al- 
canfor que reciben impuro de los Chinos y Japones , á ex- 
cepción de las partes extrañas. 

Algunos Boticarios conservan el alcanfor entre simiente de 
lino , porque su temperamento es mucho menor que el de la 
atmósfera , y de consiguiente creen que no se evapora ; por- 
que , como ya hemos dicho hablando del calórico , un cuerpo 
se evapora en razón de la mayor ó menor cantidad de este 
fluido que le impele , y también según su mayor 6 menor vo- 
latilidad i y como la temperatura de la simiente de lino es me* 
ñor que la de la atmósfera , no se evapora el alcanfor metido 
en ella. Mas, sin embargo, como es tan volátil , nías bien se 
debe conservar en botellas exactamente cerradas. 

£1 alcanfor es uno de los medicamentos mas poderosos de 
la Medicina, digno de fixar en él la consideración de los pro* 
fesores Médicos y Cirujano*, y del mas «exacto cuidado de los 
Boticarios en examinar su accioft y recíproca unión con diferen- 
tes substancias. ^ ' 

En la Medicina se mira útil el alcanfor ttaxo de tres aspec- 
tos diferentes , á saber , como un poderoso resolutivo aplicado 
cxteriormente disuelto en aceyte ó alcohol % como un especial 



Digitized by VjOQQIC 



J 



ALCOHOL. 93 

antiespasmódico , ó para enfermedades de nervios disuelto en 
éther y en el alcohol , administrado exterior é interiormente; 
y finalmente como un antiséptico ó antipútrido excelente, to- 
mado en substancia interioimente en las enfermedades pútridas. 
Mata con energía todo insecto , de donde viene muy al caso 
usarle en los cofres para preservar la ropa de la polilla. Si 
se le hacer comer á los perros ú otros animales , se dice que 
mueren como rabiando. Últimamente en las artes y manufac- 
turas es muy del caso usar del alcanfor para ciertos casos: 
los extrangeros usan esta substancia para hacer barnices lus- 
trosos de mucha dura , y capaces de sufrir buen pulimento. 
La resina laca y la copal no se disuelven en el alcohol puro sino 
en muy poca cantidad , y coa muchísima dificultad ; y en el 
alcohol alcanforado se disuelven mas fácilmente , y se consi- 
guen barnices muy superiores á los regularas* 

Nos ha parecido precisa alargar con alguna prolixidad este 
punto , porque es de mucha importancia ; y aun es verdaderamen? 
te digno dé reparo el que los Médicos generalmente no hagan 
un uso mas común de esta substancia interiormente. Solo al- 
gunos pocos que han tenido la proporción de asistir á las lec- 
ciones de Qumica* tan necesarias é importantes para la Medi*' 
ciña práctica, moderna , en donde se citan los casos que tienen 
¿elación con ella , han usado con feliz éxito este remedio, bien 
sea mezclado con nitro ó con goma de opio ; y así es que se 
ha visto que con tomar sesenta granos de alcanfor de una vez 
repetidas reces , se consiguió curar una perlesía radicada... . : 

ALCOHOL. . " V 

Es un licor blanco, diáfano, ligero, muy líquido* infla-* 
mable, aromático, y de un sabor agradable, algo cáustico que 
jse separa, del vino ppija destilación* ^I \» 

Esta substancia tieas al parecer caracteres de aceyte tth&> 
reo t y en efecto consta como él de hydrógeno y carbón ; arde* 
y quando moja el papel como él, no le ablanda : es muy sua- 
ve &c; pero tiene otros caracteres particulares y exclusivos, 
que le hacen distinguir del aceyte volátil; y, no se ha hallado 
entre todos uno solo con quien se le pueda asimilar entera- 



Digitized by VjOOQIC 



94 AicoñOL. 

menté , porque se diferencia de ellos : primero, en que se mez- 
cla con el agua ansiosamente sin intermedio alguno : segundo, 
ea que no forma xabones con los aceytes : tercero , en que no 
dexa residuo carbonoso quando se quema , y arde sin hacer 
humo : quarto , en que se descompone unido con los ácidos 
bien concentrados de un modo muy distinto que ellos y muy 
particular formando étheres : quinto, y finalmente, en que no 
se halla formado en los vegetables como los expresados acey- 
tes , sino que debe su origen exclusivamente á la descomposi- 
ción de la substancia sacarina de los vegetables mediante la 
fermentación vinosa , de que se hablará en su lugar. Estos ca- 
racteres , que son de bastante consideración , le hacen distinguir 
notablemente de todos los productos de la naturaleza. 

Hasta ahora se sacaba este licor solamente del vino co- 
mún , y se llamaba por esta razón espíritu de vino ; pero co-? 
mo se puede sacar también de las cerezas , manzanas , peras, 
miel, y otras substancias vegetales dulces, capaces de la fer- 
mentación vinosa 9 se hace preciso buscar otro nombre que 
inmediatamente y de una vez signifique y dé á entender la 
idea de este licor , qual es el de alcohol, bien sea extraído del 
vino común , ó bien sea de Jas cerezas , manzanas ú otras fru« 
tas y cosas semejantes , desterrando desde luego de la Farma- 
cia esta voz de espíritu, vaga y de ningún valor , porque no 
es mas que un ente real digno del aprecio de los Metafísicos 
en sus discusiones escolásticas , y del desprecio dejos verdade- 
ros Físicos en sus demostraciones- . ; 

£1 alcohol es un disolvente muy poderoso de las resinav 
bálsamos y aceytes volátiles, y un grande preservativo de la- 
putrefaccion, bien sea apoderándose de la humedad de los mis- 
mos cuerpos , ó bien oponiéndose al contacto del ayre , que 
son los dos agentes que probablemente inducen á la fermenta- 
ción. De aquí viene el grande uso de este precioso licor para 
extraer las tinturas que guardamos en las boticas con varios 
1 nombres impropios, y que se expresarán en su f espectro lu* 
gar; para destilar y mantener en disolución los aceytes enti- 
les de los vegetables ; para las artes , usándole como disolven- 
te de las resinas, y como agente principal de los barnices'; y 
finalmente , para conservar en los gabinetes de historia muchas 



Digitized by LjOOQIC 



ALCOHOL. pj 

partes recientes de animales que sirven para la enseñanza y os- 
tentación pública , preservándolas de la putrefacción. 

Una onza de alcohol puro tiene el volumen de diez drac- 
mas de agua destilada con corta diferencia , ó lo que es lo 
mismo , una medida de onza de alcohol puro pesa una quintar 
parte menos que igual volumen de agua destilada. £1 modo 
de destilar y extraer este licor de los varios vinos que se co- 
nocen debe ser en un baño de maría , y con un fuego muy 
lento. Si no se quiere usar del peso y medida para compro- 
bar su bondad respecto del peso del agua destilada , se encien- 
de una porción en unía cuchara de asiento ó fondo estrecho; 
y si no queda humedad después de haberse él mismo apaga- 
do , es señal de que está puro juntamente con las propieda- 
des dichas. Oíros ponen potasa pura y pólvora en la cucha- 
ra , y> si esta se enciende , y aquella queda seca , es señal que 
no contiene humedad alguna. 

•ÁLKALI. 

. El álkali; en su estado regular de pureza * es una substancia 
salina, blanca, cristalizable , y de un sabor urinoso cáustico? 
vuelve verdes las tinturas azules de los vegetables ; forma sa- 
les neutras con los ácidos ; es muy disoluble en el agua ; si se 
pone en contacto con el ayre , la atrae con muchísima facili- 
dad v y se liqua enteramente , llamado entonces álkali flúor: 
se funde al fuego , y hace fundir también las tierras , convir- 
tiéndolás en vidrios; forma xabonés de bastante consistencia 
con los aceytes crasos , y xabohes tenues con los volátiles: pos- 
teriormente se han hecho también xabones resinosos de buenas 
propiedades , principalmente el hecho con la trementina; y fi- 
nalmente , con los ácidos fotma sales neutras cristalizables, pro* 
duciendo'wia grande efervescencia^ *• 

El álkali se divide en tres especies diferentes , que son, el 
álkali vegetal 6 potasa , álkali mineral 6 sosa, y álkali animal 
ó amoniaco. Todos los caracteres dichos no son genéricos , y 

-*»i> Aqctt se considera con una porción d¿ gas 'ácido 'carbónico, como 
v. gt. la sal de tártaro, conforme sale cala operación. 
TOMO I. Q 



Digitized by LjOOQIC 



96 .AXKAtl. 

por consiguiente no pertenecen á todas fres e&pecies de álkalis 
mencionados. La solidez , la fusión. , el formar xabones de mu- 
cha consistencia &c. son caracteres específicos propios de la po- 
tasa y de la sosa , y de ningún modo del amoníaco; La mayos 
ó menor atracción con los ácidos son caracteres comunes á los 
tres álkalis; pero como cada uno la exerce en distintos grados^ 
los hacen distinguir también unos de otros. 

Quando los álkalis están muy puros * , son incristalizables, 
se unan al agua con calor ,. no hacen efervescencia con los áci- 
dos,, no son tan blancos, y. son muy cáusticos ; pero si están 
expuestos al ayre , atraen con fuerza el gas ácido carbónico, 
y forman sales casi neutras, llamadas carbonates álkalinos im- 
perfectos , ó álkalis ayreados ó efervescentes. En este último 
estado no son tan cáusticos, y hacen .efervescencia con todos 
fes (ácidos que se les satura , haciendo desprender el ácido- car- 
bónico que tiene en forma de gas, y formando Un. hervor so* 
noro que llamamos efervescencia , de la qual se tratará en su 
respectivo lugar* Los principios constitutivos de los álkalis se 
ignoran hasta ahora , y solo se saben por conjeturas , á excep- 
ción del; amoníaco* como lueígo diremos: se dicejqiie ! la cal j 
el ázoe forman la potasa, y q¡ue la. magnesia y ú afcoefrir* 
man la sosa: siendo pues el ázoe un principio que entra en 
composición con los tres álkalis , hay razón para llamarle prin- 
cipio alkalígeno , lo mismo que la base del ayre . vital siendq 
un principio común de los ácidps.sp llama oxígeno , cqmo ya 
hepios dicho al trat&r de ellos. » ; , ; . r . ; t ,. :.'.-.• :'; 

ALKAXI VEGETAL. Es upa substancia que tiene los 
caracteres expresados , y exerce regularmente mayor acción 
con las substancias con que se combina, sean ácidos f metales ó 
tierras ; atrae la humedad con mas fuerza que la , sosa quando 
está pura ; y por eso observarnos que si se pone en, un lugac 
húmedo , se liquida, y forma lo que impropiamente se llama 
aceyte ds tártaro por deliqnh^ ... 

Hasta ahora solo se sacaba este álkali de las rasuras da 
vino ó del tártaro crudo, y se. llamaba por esta razón sal dt 

. 1 Aquí se consideran sin ácido carbónica, cogió v. gr. Ja fufa* ti* &*** 
ferio ó sosa caustica. /., \ , * * 



Digitized by LjOOQIC 



ALKALI VEGETAL. 97 

tártaro ; pero en el día sabemos que existe ea lis cenizas de 
muchos vegetable*, 

- ~ Se han s^cadofísin embarga sales alkalmas de los axehjos, 
-centaura, cardo santo» raíz de genciana y de otras muchas subs- 
tancias vegetales ; pero se creia ser distintas unas de otras , y 
«o guardaban bazo de. distintos nombres. Los Chí micos que han 
procurado examinar todas estas sales, y deseado sujetar baxcr de 
;uoa voz, todas: las que gozaban distintos nombres ; siendo una 
Jriísma cosa en realiíiad , han quitado de raiz todas estas sales, 
substituyendo. por todas ellas el nombre genérico de potasa, 
que significa ipa sal semejante á la extraida del tártaro , y 
iabraza todas las que se extraea de los vegetables por la com- 
bustión ; lofmismoqne el nombre genérico de alcohol signifí- 
•ca todos los espíritu? ardientes de todas las frutas, mediante la 
fermentación , porque son una misma cosa ; de suerte que la 
potasa extraida del tártaro puede servir por casi todas las sales 
alkalinas de los vegetables, 'principalmente las usadas en las 
boticas. ; > 

ti Sin embargo.,, hay plantas que dan por la combustión y 
4exíviacion sales distintas de la verdadera potasa; de donde sé 
infiere, que para usarlas con inteligencia es necesario examinar 
, su naturaleza : unas dan verdadera potasa r como los axenjas; 
-otras verdadera sosa , como las plantas marítimas ; otras^ Sulfa- 
te xle potasa , como- el taray ; otras muniate de! potasa y sosa* 
xomo las barragtneas &c. : de donde se iafiere que las cenizas 
de los vegetables no dan todas potasa ni aun s*sa puras , sim» 
que están estos ükalis saturados en partexon ácidos , forman- 
do sales. compuestas, las quales es naenester,.aeparar después 
páraiquequedeel;álkali<puro, y>s¿ pueda uisar corijssgdridaA . 

Para hacer esta separacionr^e hfece iexia'segun;costíi.imbRej 
en agita puf a, echando- agua hasta que las ¿énizas. queden in«- 
¿ípidas ; se filtra y evapora hasta que haga película , \y se po- 
ne después por veinte y quatra hocasien lugar frío;, entonces 
la sal neutra se cristalizará^; y la potasq quedará eh disolución; 
aesta después se e#apprará:ha$ta la sequedad/ y qob^u iremos 
de este modo una potasa libre de sales^neut ras. 

Se habia creído antes que la potasa no existia en los vege- A 
tables , sino que se formaba durante la combustión; pero se' 



Digitized by LjOOQIC 



ffi ALKALI VEGETAL. 

sabe dé positivo que existe en los vegetables ya formada, y 
que esta operación no hace sino separarla de las demás subs- 
tancias con quienes se halla unida. ¿>in embargo , algunos ase- 
guran que el ázoe atmosférico se precipita mediante la com- 
bustión , y hace aumentar la cantidad de potasa , uniéndose á 
la tierra , y formando el álkali conforme lo que hemos dicho 
al tratar de los tres álkalis en general. 

ALKALI MINERAL. Es una substancia salina, á quien 
la competen los caracteres genéricos expresados. ;* pero se dist- 
ingue de la potasa en que es mas morena que ella quando es- 
tá en su estado mayor de pureza, es decir, quando no está 
combinada con el gas ácido carbónico : tiene menos afinidad 
con el agua que la potasa , pues no llega á liquidarse entera- 
mente en contacto con el ayre como ella ; funde con mas ener- 
gía las tierras , pues las mas dificultosas , que llamamos refrac- 
tarias, no se resisten ásu acción ; finalmente, tiene un sabor 
anenos ramoso ^y cáustico que la*potasa pura; y. guando se sa* 
tura una disolución de este álkali con el ácido muriático r for~ 
xna un licor neutrcr muy salado , que es el muríate dé sosa, 
bien conocido de todos por su uso tan común , cuya projpi¿- 
dad por sí sola hace distinguir este álkali del, anterior de un 
modo bien sencillo., 

- 4 Este álkali tiene un grado menos de. afinidad xxm Jos áci- 
dos en general que la potasa, y por eso este último álkali des* 
componed por dobles afinidades todas, las sales compuestas en 
donde entra cerno base la sosa. 

-n Hasta ahora se extraía la sosa solamente de una planta, que 
Linneo llama salsola tragus, y en castellano kali, sosa, 6 
barrilla , de donde ha tomado el nombre; pero Jcomo.se hfi 
pxtraido posteriormente dé muchas plantas que crecen en las 
orillas del mar, llamadas por esta .misma razón plantas maríti- 
mas ■, como la salicornia y otras especies de la salsola ¿ ha sido 
preciso substituir el nombre de sosa , para significar de una vez 
así está sal de barrilla i cogió de? otra cualquiera planta marí- 
tima qu^tenga . las snismaa propiedades ^ y borrar de. una fVjCt 
tantos nombres. distintos que se aplican á una misma cosa* . * 
Para tener sosa pura y libre de sales neutras con quienes 
suele estar mezclada en las mismas cenizas > se procederá á la 



Digitized by 



Google 



ALKALI , MINERAl. pQ 

extracción y á la cristalización previa. que se hace de ellas, co- 
mo queda dicho de la potasa;, pero con la particularidad de 
que en lugar de evaporarla hasta la sequedad , debe ponerse 
muy concentrada á cristalizar, k>uno porque es cristalizaba, 
y lo otro porque suelen contener las plantas marítimas mucho 
muríate de cal , el qual no se cristaliza como las demás sales 
■neutras , y por lo mismo en habiendo sacado dos ó tres crista- 
lizaciones de sosa , deben arrojarse, los oltiitoos residuos como 
inótiles , que son en la mayor parte muríate de cal. 

ALKALI VOLÁTIL. Ette álkali aunque tiene caracteres 
comunes á las dos especies dichas, es sin embargo de una na- 
turaleza muy particular , y difiere notablemente de la potasa y 
de la sosa por sus caracteres exteriores, porque se descompone 
jfcnrmapdoraguiy gas*^zoe r y pik suorígen; deforma que es 
imposible confundirle con ellos \ como ahora veremos. 

£1 álkali volátil en su estado riguroso de pureza es una 
-substancia aeriforme compuesta de hydrógeno y ázoe , ó una 
i combinación de hydrogena .y ázoe,, disuelta por el calórico, 
-sin color,y deun- oteí tan sofócaritc, que no se puede su* 
.frir, tanto, que mata repentinamente muchos animales. Co- 
munmente se saca de una substancia salina muy abundante 
en el comercio, llamada en la nueva nomenclatura muríate 
de amoníaco, que daremos ¿ conocer mas adelante con el 
nombre: de sal amoníaco, afeara esto se ponen partes iguales 
del muriato de amoníaco yjde /cal pura en una retorta, cu* 
ya cavidad sea quatroó^seis veces mayor que la materia que 
se ha de destilara se coloca en un baño de arena; se la aplica 
un calor muy moderado, y se recoge el amoníaco en los tér- 
minos que ahora se dirá. t , - 
i Luegp que se tpohe«n contacto la cal yiel-immaté de 
: amoníaco, este se descompone; el acido rauriático en este caso 
abandona el álkali, se une coa preferencia á la cal, formando 
• ym muríate calcáreo, y «el amoníaco sale al instante con mu- 
¿ chísima facilidad. en forma de, gas, tanto., qpe^ apenas necesite 
-calor alguníi por ¿u mucha volatilidad. Este gas se #coge en 
-un aparato coa agua destilada en cantkfed de la mitad del pe- 
so de muríate de amoníaco que se quiere destilar, lám. I, fig. i¿ 
y se consigue un gas amoniacal puco .mezclado con agua des* 



Digitized by LjOOQIC 



*©0 . ALKAtl VOLÁTIL. 

t ilada, que forma lo que Llamamos álkali volátil flúor , cuy* 
licor se conoce en. las boticas coa el qombre de espíritu de sal 
amoníaco urinoso. Si este. g0s-amon^ca.lrdiswelto en uhai deter- 
minada cantidad de agua , como en el prjesente caso , se satura 
de gas ácido carbónico en los mismos términos que .«A agua 
destilada se saturó del gas amoniacal, en el aparato .citado,, se 
conseguirá un carbonate de amoníaco en licor. S¿ este ¿expone 

<í destilar eni un ^laiBbwjíue dp ridmoí á -uq íuego/muy- lere, 
se sublimará una sal purísima: conocida; en la^ boticas con ¿l 
nombre de álkali volátil concreto , que nó es otracoáá que un 
carbonate de amoníaco muy, puro y cristalizado, que; se pegará 
al cuello y cabeza del recipiente. :> f ' 

Si se ponen á destilar partes iguales de muri^ta de amo- 
níaco y de carbonate calizo, habrá ua- cambio de basefc, y;una 
descomposición mutua de ambas substancias ; porque el ácido 
mnriático se combinará con la cal, formando un muríate calcá- 
reo ; y el ácido carbónico de esta se combinará con el amoníay 

, co , formando el carbonate de amoníaco que se-suhrlimará ; cuya 
descomposición y nueva combinación se demuestra en el cora- 
lario que se pondrá al fin dei^rta obra. En este astado no tiene 
este álkali tanta actividad como quando está puro; y esta es* ka 
razón por qué el álkalisvolátil fluido de las bQticas que se hace 

¡con' la ¿al de tártaro r'tiamzAowswáritu.de^sql amoníaco tav- 
tarizado , ó con' la cal medra ayrejtda , na está tan fumante; 
porque la porción de gas ácicto>cí|rrbónko que tiene la sal Me 
tártaro , ó lar cal ayreada ,ry que? abandonan para combinarse 
por su mayor afinidad con. el ácido muriático , se combina con 

-eKátkálfcvolátiL, y forma un- carbonate de amoniaco mezclado 
con el resto de! álkali volátil que se halla aunten estado riguro- 
so de pureza.^Por estar, misma raaon^e. debe cuidar que la. cal ó 
sal de tártaro ¡que se emplee para sacar el amoníaco estén bien 

. puras y libres del -acido carbónico , para que el álkali volátil 

-salga igualmente puro y cáustico. No es requisito indispensa- 
ble usar del recipiente con agua destHada.enJa forma dicha; 

¿basta eqjiar algo mas de la Cantidad señalada. arriba en la mis- 
ma retorta por el tubo ; pero siempre será mucho mejor des- 

; rilarle en la forma ya insinuada, porque es mas puro el resal- 
tado , lo mismo que eK alcohol destilado en baño de maria lo 



Digitized by LjOOQIC 



er respecto* de aquel que está for-un alambique común, 
c Así como en el capítulo de la potasa ó álkali vegetal se 
dixo que sin embargo de que antiguamente se tenían por un 
álkali tpiicoty particular en i su especie la «ai alkaüna del rér- 
taío^nyípw : snh»¡ diferentes fdereHaílaf'fjK se extraían de los 
axéujosív centaura ?y ¿¿raí yerbas veían en realidad una misma 
cosa; del mismo modo en el reyno animal se extraen varias 
sales volátiles, que aunque se conservan en las boticas baxo de 
distiiitps t nombi^s > comov.g. sdli volátil de víboras, de lom* 
brices f/ideoUQrifii de ^wvstf So», se sabe que son idénticas Wt 
das ¿i catfbpnat» de-áiaoníaeicr txtraido del muí iatede amenía* 
co del comercio con el casfconafré calizo?; porque Yodas ellas 
se componen dei- gas^ amoniacal inflicado' arriba, y del ácido 
e»rbónicaqrtó^c^mo^bemos{ dicho ^ el -capitulo de los ácu 
dos , Jseicomponqxlec&tfefa y' Üe ¿xi'gené>r>de forroa que 1 seqte¿ 
bfe quitar demias fcockasitóhto> fárrago ¡desde} volátil^ ^^subs* 
tituir por- todas ,eüa¿ el-carbonats At amoníaco común v ó 4U 
kali volátil emerrto > respecto de tener las mismas propieda» 
des^ y los misraoi^ principios q\ie las demás sales volátiles. Sola 
hay la diferencia deí quedas sai**;v<riá?(lesrde Jos animales^ co* 
xno<ke¡xlfrá en eUre«píccivo4ugQn;^e forman *á él acto de la 
destilación , y arrastran cófisígd una porción de acey te empif 
reumático ^ue los' da el ¿nal «flor; y el álkali volátil extraído 
del muríate de amoníaco, se halla ya formado por Ja combina- 
ción del hy dr ógeno y del^o^oe^ sia.queihaya habido combus- 
tión pana formar laeriipiflésona* como se dirá al tratar de h 
'ial amoníaco t por esta raaonTcot^ viene sublimar, e&ta sal mea* 
dándola con unas i gotas deíaceytb émpireumátioo de qualquie> 
ra animal, como V4 gr¿ de víboras &c. * 

üh J» .;,?:,- \, oh tioiAsiilAblÉíS>&tÍ m t\ , - . > , k . * s 

<J. rÉl almídcnííesJdnípéiitbin^yliattwwinfee en Ja-eoqnemía é 
industria; pero oonwo;esbes ti wa^médicina de ^pcíco irso, y dé 
uii-pmfo;tatkdtecóip^ caso atenernos eü 

dfescritór¿poríitenofc eÜmodo'de^íwcerle *<solo¿ndieaflárto4 sus 
carberérés rji ípr^«Í3¿de9 f i^¡uy ijfáts entima<, ^ars poder formar 
«Quiete exácto^e lasque -; ^ ..:-„ ^ -* - : -, 



' Digitizifby'GoOgle 



tO% .; ALMIDCK- \ 

El almidón es un polvo muy fino y ¿uare al. tacto, quo 
quando se comprime entre los dedos cruge como el polvo de 
azufre sublimado, muy blanco, de un sabor insípido, y de un 
aspecto brillante y cristalino. Esta substancia &$ muy particu* 
lar y única en su gatero, y es, nao de loa principios inmedia- 
tos que constituyen ciertos vegetables. £1 muciJago , las sales-, 
los extractos, las resinas, el almidón , el gluten, la paite fila- 
mentosa y la materia colorante &c,ison»los principios que di- 
rectamente constituyen ciertte substancias, vegetales, princi- 
palmente sus raices > de quienes, se/ separa la parte amilácea 
pura por solo él mecaiúsmo.;de partir ^rallar t lavar, iiltrar, se* 
car y otras maniobras ! nada chimicas. ! 

Es cosa dolorosa ver que se haya destinado hasta ahora 
una gran porción de trigo, útil paira .otros objetos de mayo» 
importancia, para extraer de ella alfBtdpQjque apenas tiene 
otro destino que fomentar el luxo; Este, abusó dimana aolo dd 
la ignorancia, pues sccreia que solo >eL trigo podía surtir esté 
ramo de comercio. Ya que hemos llegado a unos tiempos mas 
ilustrados , se aprovecha en casi tpdas partes, el trigo para /usos 
de mayo* 'necesidad;, y so extrae en todas las -fábricas! está 
substancia de las patatas i con ¡mucha mas ventaja en el trabaja 
y en la;£antida¿L .En-efeoto, todas las raices tuberosas , comb 
v. gr. las patatas de caña ó patacas yhclianthus tuberosas un- 
kjei ; las patatas finas ó manehegas , solanum tuberosum ; las ba- 
tatas, ¿ouvqÍ'vuIhs batatas; lajmezaó brionia, brionia alba; 
y finalmente la raiz de aro., 4enQ^ómhro*'de peonía jr oirás 
raices semejantes , . dan una; poíckm, .de : almidón semejante al* 
que se.extrflexlel triga, cebada y otras semillas cereales, cono* 
cido antiguamente en nuestras cecinas con el jiombre ¿efécu* 
la ; de suerte que si en alguna receta se pidiese fécula de aro 
ó de brionia , se puede skb&itüitAel Almidón de patatas ó de 
otra qualquiera planta sin alterar nada el orden; porque quan- 
<íoí se repone ó se ^dmáwtraila léculand^estarrahr con el fin de 
limpiar el pecho como lint indente , y de promover la expecto- 
ración , cometemos un error clásico de parte del conocimiento 
de lostmedicainentos; porque la fécula de esta jrafc estando 
bien puta y lavada ,, es insípida y y no tiene Ja virtud médica 
que se piensa # pues esta existo precisamente en el zumo déte* 



Digitized by LjOOQlC 



ALMIDÓN. 103 

cado de esta raíz. En efecto, vemos que la raíz de aro pica 
extremadamente , y mortifica el paladar de un modo inaguan- 
table, y que la de la brionia amarga excesivamente ; pero ob- 
servamos sin embargo , que el almidón 6 fécula que se extrae 
de una y otra raíz no pican, ni amargan, ni gozan de algún sa- 
bor notable por el qual se les considere muy medicinales ; ana 
tes bien observamos que su sabor es nulo , y sus caracteres son 
los mismos que los de Ja materia amilácea del trigo. Los Ele- 
mentos de Farmacia de Mr. Baumé tratan extensamente de la 
operación de extraer el almidón del trigo y de otras substan- 
cias vegetales con el nombre de féculas , y así puede consul- 
tarlos el que quiera instruirse mas en esta materia : nos ha pa- 
recido con veniente jomitir la descripción de este punto por no 
ser de mucha importancia en la Farmacia, y porque su opera- 
ción no encierra fenómeno particular digno de explicarse. 

Como el almidón es un polvo tan lavado y privado de los 
principios inmediatos oleoso , reiinoso , gomoso , salino , extrac- 
tivo y otros con que está unido en los vegetables , se ve que 
un engrudo hecho con esta substancia no pega como la hari- 
na , mayormente si es la de trigo : ademas de esto no se disuel- 
ve en agua frm sensiblemente como lo hace la harina , y en el 
agua caliente soló se disuelve una corta porción ; sin embargo, 
tjatado en el agua hirviendo, por largo tiempo» adquiere una 
disolubilidad igual a la harina, y una transparencia y viscosi- 
dad como el mucilago. Mr. Chaptal dice que el almidón sé 
convierte en mucilago hirviéndole con agua, de donde infiere 
queres un mucilago simplemente alterado: yo añado que esta 
alteración es una combinación del oxigeno con el mucilago, y 
por .lo mismo soy de parecer que los vegetables tiernos no 
contienen esta substancia porque les. falta algunos grados do 
vegetación en donde se hacen las combinaciones de los ele- 
mentos ó cuerpos simples para formar los demás productos ; y 
por lo mismo es de presumir que tiene mas oxigeno, que es 
,el que le hace distinguir únicamente de él. 

ALUMBRE QUEMADO. 

Hablan creído algunos Boticarios que esta era una subs- 
tomo 1. Jt 



Digitized by LjOOQIC 



J04 ALUMBRE QUEMADO. 

tancia destituida de principios, y que obra como una substan- 
cia simple en las partes á que se aplica, como v« gr. la cal; 
pero después acá se sabe que es una sal casi neutta tan perfec- 
ta como antes de calcinar, aunque no tan soluble. En efecto» 
el alumbre puesto en una olla sin vidriar, gruesamente que* 
bramado, á un fuego fuerte, se liqua, levanta ampollas , hier- 
ve como azúcar én seco , y no pierde en este caso sino el 
agua de cristalización , lo qual se conoce quando ha cesado de 
echar vapor y de levantar ampollas, para lo qual debe menear- 
se con una espátula de hierro ; por esta razón es mas cáustico, 
sus virtudes se hallan mas reunidas que antes de calcinarse, 
y se puede sacar de él un espíritu mas fuerte y concentrado 
que antes de esta operación , el qual trae Lemerí en su Curso 
Chimico ; y de él trataremos mas por extenso en el capítulo 
del* piedra- alumbre. 

El modo de desflemar esta sal es tan común para todos, 
que no merece que hagamos una descripción mas exacta. Sin 
embargo, tenemos observado que algunos profesores le dan una 
calcinación tan fuerte, que es precisamente » en perjuicio de 
esta medicina ; porque quando el fuego es violento y continua- 
do , se ^desprende el ácido sulfúrico, que es en «quien consiste 
tal vez la mayor acción de esta sal , y queda una porción de 
su base sola , y por consiguiente inútil para los usos médicos 
á que se aplica: ademas de esto suele fundirse, y formar un vi- 
drio imperfecto, inútil para los usos médicos. Ademas de esto 
suelen no menearla mientras la calcinan ; y así es que quando 
está pasada de punto esta sal por las paredes de la vasija, sue- 
le no haberse tocado por el medio , en cuyo caso se debe ha* 
cer separación de la porción que no haya penetrado el fuego, 
y guardarla para otra calcinación. ; 

El alumbre quemado es muy poco soluble en el agua ; sin 
embargo, se le puede volver á hacer tomar el agua que perdió 
en la calcinación , en cuyo caso se volverá* á cristalizar como 
antes , á no ser que , como queda dicho , se haya fundido á un 
fuego fuerte , haya formado una materia vidriosa , y de consi- 
guiente se haya descompuesto: 



Digitized by LjOOQIC 



.-,:, ; „ 1 ,:;n •!- AMALGAMA. .. 

Ninguna utilidad se ha sacado hasta ahora de esta compo- 
sición en el liso médico ; solo trataremos de ella para tener mo- 
úvq> d&rtfatarfo amalgama ó potasa d¿ 4 ¿taña tan usada en; 
cocimiento contra las 'lombrices; porque bien mirado, es indi-' 
séluble emet emente e» el agua: y si esta adquiere alguna vir- 1 
tnd antiheíttunttca , consiste precisamente en el azogue ; en cu- 
yo xaso basta echarle $olo en el agua sin necesidad de hacer la 
amalgama. - ^ - { * r * - . ; " / 

La amalgama es. una combinación de dos ó mas metales, 
por la qual algunos adquieren consistencia grande , y otros la 
pierden , cuya nueva propiedad debe ser necesariamente muy 
útil en lásautesw . f 

i- Vemos <jue si azogu* unido- con el estaño se ponen eft 
ih& consistencia rii$d¿a jaquel se endurece „ y este se ablanda; 1 
einbismuto , el «staño y el plomo son bastante duros de por sy 
y el que meaósuiecesiu urv grado demás de ciento y cincuen- 
ta, según la escala de Reaumur , para fundirse ; pero después 
de amalgamados en ciertas proporciones , se amasan entre los¡ 
dedos como cera con solo et calor ^del agua hirviendo. El bron- 
ce y la tumbaga soa mezclas 1 d aligaciones metálicas muy inte^ 
resantes en las artes; ■:.;* y .^ ; » 

Hemos visto en el Real Laboratorio de esta Corte aliga- 1 
ciones metálicas ó amalgamas muy útiles , y entre ellas una 
muy venta joia , delaqual se fabikáiod de propio intento algu- 
nas pieza* de b*ufíicfo qoe pareo i^^ fino por su brillo, 
color* sonido , dureza, pesadez i tenacidad y hermosura. 

Los metales amalgamados con mercurio son también muy 
útiles á los Plateros ; pues bañando coa amalgama de oro ó de 
plata una pieza bien bruñida, y puesta después al fuego , el 
azogue se marcha, y ;^el oto aplaca qoéda adherida á la pieza, 
comunicándola un aspecto hermoso ,jque es lo que : se llanta^ 
dorar ¿fuego. ,, ; ,, 

En kts amalgamas blandas se ve que el azogue hace oficio 
de disolvente de lo5 metales , pues se observa que faltando es- 
te, qtíedap los metales tan duros como estaban antes. De esto 
se infiere-que esta amalgamaba* $t puede considerar como 



Digitized by LjOOQIC 



Ip6 AMALGAMA. 

una disolución hecha por lh via seca, que sigue las mismas le- 
yes electivas que una disolución por la via húmeda , y así ve- 
mos que esta especie de disolución se verifica como las demás 
en- r§zon directa de la afinidad del disolvente con el disuelto; 
y» por esta razón unoé se alig^iimas bien «pael azogue que: 
ottos , y irnos mismos metales ;e /aligan mejor con mam *jue 
con otros. £1 hierro no se amalgama con el azogue ni con él 
cobre ; y tal vez se amalgamará fácilmente con ottos varios 
metales , como lo hace con el antimonio , y lo mismo que lo ha*' 
ce también el azogue con la plata y el oro &c. . n ; ;;, 

.-:,... ■• AMJMALES.*,^ .^,. ..;.,. . .' v 

Son unos cuerpos orgánicos, que viven , crecen, sienten y 
se mueven arbitrariamente. »T«¿foff restos t«ai¿n an^iagia con el 
hombre, uñaren m^yor ^«atn» en. mewii gradáiií-a urritahÍHí 
lidad , la sensibilidad , la jgeneuacion, la nutne¿enl¿>la digestión^': 
la respiración ,. la secreción y. la circulación son. ia& diferentes/ 
funciones que;exerce la economía del hombre, y se hallan; 
también en la de los quadrúpedos^ sean vivíparos ¿ovíparos, 
en la de los cetáceos ,e»Jas.av«& y en Üs> serpientes, ea los fte*b 
ees y en los insectos; peix) en diferente grados en cada uno xle 
ellos. Los pólipos y los gusanos no gozan de todas estas propie- 
dades, pues se cree que aquellos nó éi^jéndran, ni estos respiran. 

La Zoología , según hemos ya insinuado en otro lugar 
(pág. XVIII^ tratan diucetámente dajtaiasnií^aks , y redimí 
qe su conocimiento. á reglas, Jo.mbmojquc l^B^íácica.lofif ve- 
getables, formando varias;divmohes y subdivisiones metódicas, 
que hacen su estudió inteligible . ,, * \ 

>,. Mr. Daubenton , que es uno de los mejores historiadores, 
sistemáticos del rey no animal,. divide los animales en jocho, cla^ 
sps. Primera, quadrupedos, que son W qye, arídan en quata>; 
tries, coi* pelo. Segundfycptáceos¿>los que.no tienen pelo, y tie*o 
nen agallas. Tercera, insectos , los que tienen antenas. Quarta, 
gusanos , lo* que no tienen pie? ni iescamas¿ Quinta , ¿íres> los 
que tienen pluma. Sexta, serpientes, los que tienten escamas sin 
pies ni agallas», Séptima , quadrúpedos ovíparos ; , loé que tienpn 
quatro pieá m ^pelo.. Octava* $eces¿ los ^ue^nsaeseamas y 



igitized by LjOOQIC 



ANIMAX».\ 10/ 

agallas. LInneo, como luego veremos , no se conforma con es- 
ta división , y- Ha admitido entre otras una dase llamada anfi- 
bios , que son los que pueden vivir dentro y fuera del v agua 
el tiempo que quieran. Pero Mr. Fourcroy no admite estalla- 
se , porque no sfe hallan semejantes animales : y si se llaman 
anfibias á los que vivei* ; dentro y fuera del agua por tiempo 
determinado, Jio hay animal que no lo sea , porque todos tienen 
esta propiedad en distintos grados* 

Éstas: clases las subdividen metódicamente los Zoologistas, 
y forman géneros , especies* y rar i edades r hasta comprehender 
quantos animales rodean el globo terráqueo; atendiendo, para 
esto al número, presencia y ausencia de las partes que compo- 
nen el cuerpo, á su figuraré inserción , como también si son de 
sangre fría , ó de sangre roxa y caliente &c. 
* ■ Cada una, de estas clases es como una república que se go- 
brerqa de un modo maravilloso, y algunas' de sus especies se 
multiplica ide un modo inaveriguable. La especie humana , que 
es la mas noble de todas, después de conocerse á sí misma, y el 
fin para que es criada, que es la ciencia principal , está á la 
fireote.de todas las demás, para servirse de ellas y estudiar su 
naturaleza, y para que al tiempo que vaya advirtiendo nove- 
dades en su estructura , economía é industria , conozca la gran- 
deza del Autor que las ha criado y gobierna , .su origen , modo 
devivir , /los usos á que se les puede aplicar ventajosamente 
con relación, á las necesidades humanas &c. 
< Los Fisiólogos son los que. mas ¿han escrito de la genera- 
ción y origen de las diversas especies de animales, y á quien 
les compete directamente este punto inaccesible; pero todo 
qtíanto se sabe en el dia és nada en comparación de lo;que hay 
que saber. El Abate Hervás y Panduro trata de la genera- 
ción del hombre quantb es posibU, y de toda su historia has* 
ta morir. £1 líbate fispalanzani ha hecho erarios experimentos 
sóhre.la de varias animales* Valmont dé Bbmare , el Conde de 
Buffbn y otros Historiadores y Fisiólogos describen el origen 
y propagación de diversas especies de animales ; pero ninguno 
trata de. todas, porque es, una empresa. ardua, y tal vez impo 
¿blfc paca: el talento humano. 
x , Tampoco; han podido dar reglas generales sobre el particu- 



Digitized by LjOOQIC 



lar que sean algo seguras, porque soló en la dase de insectos 
se han advertido muchas anomalías y diferencias, que habría 
que exceptuará cada paso, y lo mismo en las demás clases. 
Han advertido que unos se propagan por la incisión, como los 
pólipos, es decir, que quantos pedazos se haga un pólipo, 
tantos hijuelos resultan; que otros tienen unos nudos mas ó 
menos señalados en lo exterior de su cuerpo , y cada vez qu& 
se desprende uno de estos nudos , se forma de él sucesiva- 
mente un animalillo de su especie. Estos animales se ve que 
son de un solo sexo ; pues no han observado que sea neoesari* 
la /concurrencia de los dos , como hasta ahora ¿e ha pensado; 
Otros se propagan por la concurrencia de los dos sexos , co- 
mo son la mayor parte de ellos; en unos hay introducción: 
del licor prolífero y fecundante del macho en el vaso de kt 
hembra , el qual excitando y desenvolviendo por su contacto 
el embrión , el germen , ó sea el ovario de la hembra , re- 
sulta la generación de los animales vivíparos , y la fecunda- 
ción de los ovíparos en sus mismos huevos. En otros no hay 
semejante introducción , porque carecen de vasos. Los sapos 
hembras, que son de esta clase, arrojan ciertos huevecillos que 
son fecundados por los machos en el instante que han salido, 
al paso que otros huevos son fecundados en el útero de las 
hembras , como v. gr. en la gallina. 

No es menos dificultoso averiguar el modo de conducirse 
cada una de estas especies , tanto en gobernar y conservar sus 
hijuelos , ¿orno en buscar los alimentos y sitio cómodo que les 
sirva de cama para el descanso , y para preservarse de k astu- 
cia de sus enemigos , cuyas operaciones componen , digámoslo 
así , un mundo político mayor que el que componemos todos 
los hombres juntos. Este, punto pertenece á los Naturalistas , y 
entre ellos en la introducción: á la historia del Conde de Buflfbn 
ya citado , se leen varios exemplos que indican la sagacidad de 
algunos en este particular. Nadie «hasta ahora ha podido averi- 
guar el cómo las abejas elaboran sus panales, ni cómo se veri- 
fica la subordinación de las menores á las mayores , tan decan- 
tada por los que han tratado en este ramo de industria. 

Algunos curiosos que quisieron averiguar lo que pasaba 
dentro de la colmena, trasladaron un exambre á tm vaso de 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMALES. I09 

cristal acomodado , para observar las riñas , los castigos de las 
holgazanas , el tratamiento de los zánganos , de los reyes res- 
pecto de las demás abejas , el enxambrar , y otras muchas fun- 
ciones que exercen durante la clausura ; pero han quedado 
grandemente burlados sus intentos , porque antes de principiar 
sus maniobras cubrieron el vaso de un barniz opaco. Algunos 
queriendo indagar la causa de este hecho , han inferido qup 
son tan vergonzosas , que no permiten que las vean su go- 
bierno político , y modo de propagarse ; pero mas bien es de 
creer que esto proviene del daño que hace la luz á la prole, 
el qual conociéndole por naturaleza, huyen de él, como todos 
los demás animales huyen de lo que les daña. 

El cuidado , trabajo y fervor que las hormigas ponen en 
hacer en el verano el acopio de víveres para el invierno ,. es 
una cosa asombrosa , y digna de admiración : el esfuerzo que 
hacen para llevar la carga es un exemplo de virtud que de* 
be exercer el hombre , y le debe estimular su corazón en ate- 
sorar en esta vida pasagera para tener feliz viage á la eterna. 
En suma, solo para dar una ojeada ligera sobre las diversas 
especies dé animales en general, era menester un volumen 
separado ; y para tratar ae su origen , propagación ,. vida y 
costumbres era menester otro aun mas abultado. Ya quedan 
citados los ^mejores autores que tratan de esta materia , que 
podrán satisfacer de un modo bastante completo- al que le ocur- 
ran dudas, y quiera consultarlas. Lo insinuado basta para dar 
alguna idea , aunque obscura , de lo que son estos seres vivien- 
tes , y cómo se propagan. 

Finalmente, considerados los animales cómo objetos de la 
Farmacia, ya diximos al tratar del rey no animal, que no 
traian tantas utilidades Como sé había creído; Aunque cada 
uno tenga su virtud peculiar y exclusiva , pues nada está cría- 
do en balde, estamos muy distantes del conocimiento de se- 
mejante virtud, aunque antiguamente hayan querido por un 
mero capricho conceder, como leemos á cada paso, facultades 
médicas á muchos animales y sus partes. Lo cierto es quilos 
estincos marinos, la uña de la gran bestia, los milpiés, la 
cochinilla y otras zarandajas tratadas en dicho lugar se ha mi- 
norado su uso en la Medicina con mucha razón. 



Digitized by LjOOQIC 



IIO ANIMALES. 

Asimismo tratados los animales ó sus partes integrantes 

• por medio del fuego, todos dan unos mismos productos , que 
son: primero , carbonate de amoníaco, parte sólido , y parte 
disuelto en la flema : segundo , aceyte volátil fétido : tercero, 
un poco de flema ó agua, en la que se halla disuelto un po- 
co de carbonate amoniacal , que constituye lo que se llama 
espíritu urinoso: quarto, un poco de carbón puro que se oxi- 
gena , y forma el gas ácido carbónico que se combina con el 
amoníaco, y otro poco impuro que queda por residuo mez* 
ciado con fosfate calcáreo. De esto se infiere , que todos tie- 
nen unos mismos principios primitivos con muy corta diferen- 
cia , y que todos se combinan en la destilación de un modo 
idéntico para formar los productos arriba dichos. También se 
infiere , que este carbonate de amoníaco es lo mismo. que el 
que se extrae de las víboras, dé cuerno de ciervo, de lombri- 
ces y otras semejantes ; y lo mismo se puede decir de sus coci- 
mientos: llamados comunmente caldos, como v. gr. de víboras, 
de culebras, de rasuras de cuerno de ciervo, porque todos 
son una misma cosa con corta diferencia. 

Lo dicho se debe considerar como una mera insinuación, 
que apenas tiene conexión con el objeto de este Diccionario, 
y que se ha puesto únicamente por mera incidencia, y así par 

ajaremos á dar un extracto abreviado del sistemóle Linneo^ 
por ser el autor .mas recomendable , y estar adopnRLo en nues- 
tra Farmacopea Hispana , según la última edición que ha he- 
<ho la Aeal Junta superior de Farmacia, para que con estos 
conocimientos , y las citas que hago de la clase , y el orden 

x se pueda entender mejor su materia médica. 

ARTICULO PMMERO. 

Sistema de los animales , 6 método zoológico de Linneo* 

CLASE I. MAMMALIA. 

JCjsta clase se compone de todos los animales que e$tan pro- 
veídos de tetas para suministrar el primer alimento á sus hi- 
juelos : fuera de esta clase ninguno hay que tenga estos órga- 



Digitized by 



Google 



/ 



ANIMALES. li i 

nos: la mayor parte de ella se compone de los quadrúpedosy 
y se completa con los cetáceos: los primeros habitan la super- 
ficie de la tierra, y por lo general tienen el cuerpo cubierto 
de .pelo , y algunos , como el erizo y puerco espin, lo tienen de 
puas, otros > Como elmáni, lo tienen cubierto de escamas, y el 
armadillo con una concha ó escudo : los segundos habitan los 
mares, y en lugar de las extremidades de los quadrupedos tie*- 
nep unos miembros que se parecen á las aletas de los peces* 
«nos y otros tienen -el corazón con idos ventrículos, y respiran 
por medio de ¿sus pulmones: -. : 'j -■ 

->H>1¡íbmo divide esta clase en odio órdenes, deduciendo los 
caracteres paca. ellos, principalmente del numero y situación 
de los. dientes: pasemos á exponerlo en seguida. 

Orden i. Peimates. Este orden comprebende los anima- 
les que ti eoeo quatro dientes incisivos en la mandíbula sur 
pe*ier f y los caninos ó colmiHos.uno solo en cada Jado :• dos 
tetas colocadas en el pecho , y los brazos separados por clavo- 
culos : de este orden son el hombre , el mono &c. 

Orden % r Bhuta. , En este orden sé juntan los animales que 
carecen de dientes incisivos , tanto en la mandíbula superior, 
oomux en la inferior y y que tienen el movimiento tardo, y el 
paso lento: el elefante (Éitphss w^p/wwj) corresponde ¿este 

orden/ '„.:.;. * '."• <• ■ »"» : » 

- Orden $* Fe* je. Los animales de este orden son todos 
aquellos que tienen dientes incisivos en ambas mandíbulas, 
seis en la superior, todos agudos , y los colmillos , uno solo en 
cada ládof; los pies armados de unas agudas para, asegurar la 
presa y despedazarla , y para hacer excavaciones en ia tierra: 
por estos caracteres se compreheaden en este orden los animad- 
les carnívoros que conocemos con el nombre de fieras, como el 
zorro (Canis 4ulpcs) f el gato ( Filis' catots) flkq. . ■ j 

■w»;- Orden 4. Bbstijb. Los caracteres que distinguen á fes 
animales de este orden ¡son el tener dientes incisivos en ambas 
«aagdíbutas, peto de numero vario : los colmillos muchos , y Ib 
nariz prolongada fuera del hocico >t en forma de geta : estos 
animales se mantienen con raices tuberosas , algunos frutos y 
gusanos , como el puerco (Sus scropha) &c. 

Orden 5. Glykes. A este orden pertenecen los animales 

TOMO I. S 



Digitized by LjOOQfé 



\j 



IIB ANIMALES. 

que tienen en cada mandíbula dos dientes incisivos , y care- 
cen de colmillos , su carrera y andar es á salmos, y se mantie- 
nen con roer cortezas , raices vegetales &c« De este orden son 
el conejo (Lcpus cunictdus) , el ratón (Mus musculus) &c. 

Orden 6. Pecoka. Este orden sé compone de aquellqs aní- 
males que tienen dientes incisivos ea la mandíbula inferior, y 
no los tienen en la superior ; son patihendidos y rumiantes., A 
este orden pertenecen los animales que domesticamos j para 
aprovecharnos de su carne , sus, pieles , su leche , y .su lana ó 
pelo ; casi todos los géneros de este. ónien están armados <J^ 
cuernos , unos, coino el ciervo {C*rvus) % los tienen ramosos* que 
crecen por U punta , y son caedizos cada año»; otros, coma el 
buey (Bos) t la cabra (Capra) &c< los tienen huecos, com* 
puestos de capas que se envaynan unas en otras;, crecen por la 
tase, y nunca se caen : estos animales, se mantienen d^y$rbasí 
. Orden/. &ellu&« Forma Linneo este orden» !cpn Jos ár- 
males que tienen muchos dientes incisivos y obtusos ; estos 
animales tienen Jos pies con cascos , y nos servimos de sus iueiv 
zas, como el caballo (Equus Caballas) t el asno (EquusAsi- 
nus): casi todos son frugívoros*. /.,«... ^ 

1 QrdtnS. Cetx. Ultimamentael o^t^Yo orden se compat 
»e^dq Jos que llamamos cetáceos t^stos)animalé9 te :distiágtieq 
de todos los óteos de esta clase por sus pies en forma de. aletas 
arefurados hacia atrás* haciendo oola como de$egi susfcdierifcei son 
.cartilaginosos, y tienen en la frente unos agujeros por donde 
respiran i elevando: el agua á mayor ó menof altura, Sciaümén* 
*tm jde peces y: gusanos d¿ mar : estos :anima%s .< pá ttícijlari de 
la* estructura de los, quadrupedos , y d&la ide los peces ?l mist 
mo tiempo i se parecen í los primeros en que, engendtan sus 
hijos vivos , y en que tiehen tetas para darles de mamar, y 
en general se parecen áéllos ea todos sps órganos interiores; 
$e r asemejan á los peces en la cola ^ formada dalla. xeuoion de 
sus extremidades posteriores , y en .su tethkackm y alimento; 
En la cadena de ¿ naturaleza forman estos ammal&él'pafi* 
de los quadrupedos á' los paces. i 






Digitized by VjOÓQIC 



lí. 



ANIMALES- XI3 

CLASE II. AYK*. 



Las aves se distinguen á primera vista de los demás ani- 
males por. la estructura particular de su cuerpo , sostenido de 
dos pies: por las alas que les pcoporcionan volar , y sostenerse 
ea el ay re ; por sus mandíbulas sin dientes, desnudas, y que 
sobresalen y se prolongan formando un picp córneo; y ultima* 
mente por la pluma , cubierta particular y propia del cuerpo 
de las aves. . . . 

tú Estas, tienen el corazón de dos cavidades como los quadru^ 
pedos, y !eí temple de s« sangre es aun mayor qqe el de aque- 
llos animales por la mayor extensión de su órgano pulmonar: 
(odas son ovíparas, se sustentan de los mismos alimentos que! 
los quadrupedos , esto es , de carne, de peces, de insectos y gu-, 
sanos,, de fru tos , semillas &c v ... ,, ,_ 

; La vista, es el sentido sobresaliente de las aves ; las de ra-> 
pina en particular ven veinte reces mas lejos que el hombre^ 
y que qualquiera animab, esto, se confirma con el he¿ho co^ 
mun de precipitarse de una altup asombrosa sobre su presa.: el 
oido es, después de la vista , el sentido mas perfecto de las> 
aves ;c esto 4e infiere de 1* facilidad y prec^ic^n icón que mu- 
chos pasaros aprenden á imitar y orepetir .diferentes tonos, y 
basta articular las- palabras que nos oyen? los, demás sentidos,! 
particularmente el olfato ,y el gusto , son en ellas mas remisos 
que en los otros animales. 

Las aves, son los animales ma$. agradables que nos ofrece Ja; 
naturaleza; baxo qualquier aspecto que los miremos : en ellas 
encontramos* una forma ayrosa'y degante, ¡uno* colores her-> 
mosísimos , y una música deleytable > ademas de proporcionar-^ 
pos el alimento mas sabroso y agradable que tomamos del rey- 
no animal : sus costumbres merecen toda la atención, de un ob- 
$er vado** i son artificiosas Len la construcción de sus nido?, su- 
mamente vigilantes en=la cria, de sus hijutelos^ yAin jfectafc. 
del amor conyuga: muchas especies de piaros se trasladaní 
de unos países a otros en las distintas estaciones del año, co-, 
mo las grullas, las cigüeñas, las golondrinas > los estorninos &c: 
se tiepe generalmente ppr causa de estos viages la butizAs* 



Digitized by LjOOQIC 



%14 ANIMALES 

alimento y de temperamento proporcionado a la constitución 
de cada especie. Ellos se pasaín en caravanas numerosísimas, sin 
cartas geográficas , y sin aguja de marear , de las regiones del 
norte a las del mediodía , y de estas á las otras , observando 
cada especie en su marcha un orden digno de admiración. 

Linneo divide esta clase en seis órdenes , para cuya divi- 
sión, busca los caracteres principalmente en el* pa?o :- vamos á 
hacer la exposición , reuniendo en cada uno los caracteres que 
mas le distinguen de los otros animales. 

Orden i. Accipitees. Las aves de este orden tienen el 
pico encorvado, con un diente á cada lado de la punta de la 
mandíbula superior y por la parte de atrás ; sus pies les «sirven 
para [sentarse en la tierra, son cortos y robustos 9 y sus dedos 
berrugosps por baxo de las articulaciones, y armados de uñas 
encorvadas gordísimas ; y á este orden pertenecen todas las 
aves que conocemos por de rapiña, como el^buytre, el aU 
c«n a&e/Se mantienen xoji la caza de otros animales quaidrú- 
pedósi, ó aves de los ot«js órdenes , y con carne* xmwMfta : mii 
dan enlasialtuaras, ^cada hembra se; junta con un solo macho: 
estas aves son en sti clase lo que las- fieras en la de los qua~ 
drupedos. . ; ? t . 

Orden ±.¥ícm¿.* Xas dfc este 4 ó*deií tienen el pico con- 
vexa en la parte de arriba <; y cofii fíiofe como cuchillo i sus 
pies Son cortos ,< algo - fuertes , y andan cóñ> ellos. Es tnuf 
fuerte y dwo «1 pico de esfcas^ aves;, <-y con 6Y hacen excava- 
ciones : algunas rompen hasta los troncos de los árboles para 
sacarlos gusanos ú orugas , qué los corroen interiormente: las 
varias especies de pzzktcy- pico (JHcf) son fcs que hacen esto 
con una industria ^maravüjosa ; recorren un -tró^o- dando cotí 
el pico sobre él golpes Corto d^ martillo , y dofíde suerte hue- 
co, empeñan su trabajo con su cortante pico hasta que rompen 
la corteza, ó mas si es necesario, y Á encuentran insecto me- 
ten la lengua, que es larga y armada de puntas , y lo sacan 
fuera. Las^v^s qué llamamos- parteras son de este orden , co- 
mo los papagayos (Pséttatf) % la f>\taza(Cor$us pica) 8ic. Mu- 
chas de este orden son carnívoras é insectívoras: cada hembra se 
junta con un macho no mas, anidan en los árboles, y el macho 
me de comer á Ja hembra' mientras esta empolla los huevos. 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMAXES* II 5 

í ' Orden j. Ansebeí: . Este orden sé r compone 3e las aves 
quetienea el pica liso, cubierto con una epidermis., y ensan- 
chado en' la punta; la lengua carnosa,: las patas aplastadas y 
cortas, con los pies palmeados con una membrana para poder 
nadar con ellos. A este pertenecen las aves que llamamos aquá* 
ticas, como el- garoso £Anasanser)¡ el pat&(Anas boscms) &c 
Estaí aves tienen la .p$iuna tan .tupida y. gradeóla , que es im- 
penetrable al q^usí v ásvla necesitan teñen para poderse somera 
gfr en ella ¿in peligro de ser empapadas. Se sustentan de pe- 
ees, de algunas yerbas aquáticas &c. ; y para que pudieran 
ffcoporcioaaise tales aumentos, les diá la naturaleza remos en 
leer pies > y (aquella grasa particular que les hace oficio de bf «k 
Algunas, especies se juntan urna hembra y un macizo ¿oíante*» 
(estotras son poJygamas : por» Jo. oomun t anidtan en el t«u*» 
ló ; y entre estas aves la madre no tiene el cuidado de los hi- 
juelos , porque esta obligación la desempeña el padre. 
ti Orden 4. Grallje. Las a ves de: este :órden tierieij el pico 
caáirollizi y obtuso:, y la lenguaí carnosa, y entera ^les pies 
que vadead Jasaba» ', y los n^uilb&idcsnudos da media abaxo* 
Éstas aves sacan su alimento de las aguas ;por la mayor parte, 
y como su vestido no están á propositó para fundirse en el 
agua como el de las anteriores , pajrece que la naturaleza las 
ha proveído de zanca muy larga» y 'ademas medio muslo des- 
niudV para que puedan ¡meterte en las lagunas sin mojarse : tie- 
pfen también el pico largo r y muchas la cabeza, y parte del 
cueUo , también desnudos para el mismo fin. A este orden per* 
tenecen la cigüeña {{Ardua cicoma') ■-> ^1 avestruz (Struthi* 
tattullus).&x. En sus bodas son vanas , y sus, nidos unas los 
hacen en tierra f y otías;enldl sitios elevados Mnuchasde este 
órdevsan'viagera$ui r jii»'.. .'-."• :<-\ .*; • /.. /,.-.;: '.. 
■. Orden 5. Gauxinje. Reúne Linneo en este orden ías>aves 
que tienen el pico convexo, con la mandíbula superior arquea- 
da sobre la inferior r y con los bordes que sobresalen, las nari- 
ces medio cubiertas con una membrana cartilaginosa convexa 
los pies corredores r y los dedos escabrosos por la. parte de ab&i 
xo , como se observa en la gallina (Phasianus gallus) , en h 
perdiz (Tetrao ferdix) &c. Estas dos aves son domésticas h|* 
mas, y <¡e alimentan de semillas y tienen un buche (Ingtuvie¿) 



Digitized by LjOOQIC 



Il6 ANIMALES. 

adonde va a parar el alimento ; allí experimenta /un principtó de 
digestión , y despuesupasa aL estómagov.musoyloso^jtionde se 
completa esta función :. estas aves son jpalygamas¡, yí hace® tos 
nidos en la tierra sin artificio : no traen el alimentaré sus po* 
lluelos al nido > sino que estos corren tras la madre, y ella les 
muestra la .comida ,parar que elWla *omei) con ju;pico. ; r/i 
• Orden 6, Passei.es. > j! este orden pertenecen las aves^que 
tienen el picoq:ónico y puntiagudo ^íy^las narices sincubierj 
ta, aovados y ©biertos, tipnpn los pisfe eodebütos^ y mucha? 
de ellas son saltadoras; el tamaño de las mayores por la re» 
guiar m excede-al de las palomas^ y todas i las ademasvsoqxt; 
tomante que median, en üp aquelijEjpi del paianj-mpsea, i qué 
ea jel nWs pequeño, de todos, los conocidos, De:>estqórdea r soá 
las aves o^nto¿as>, coma el*¡ruis^íioríj,í xilguera, Címaiio -$tes} 
como asímfismo la ^\ow¡x\(Gotumb\^démtstica) , lagolondiü 
ji*(Hirt¿ndo domestica) &c.: de éstas aires las unas son graní- 
voras, y las otras se alimentan de ihsecfcos : las" primeras son 
buenas paiseComer , y las loürasj nd lo soa: estas so» las que ha* 
cen con • ifcajj^rificio sustenidos # se Junta caija macho coa «na 
hembra solamente ,, y alimentan sus hijuelos trayéndoles la co- 
mida al nido, é introduciéndosela en el piquito. 

, CLA^-IUU AMPHIBIA. 

Por anfibios tenemos á aquellos animales que pueden vi- 
vir dentro ó. fuera del' agua con. la misína facilidad V como la 
rana , el galápago &c. Linneo para formar esta clase en su sis* 
tema no echó mano solamente de los animales que tienen aque- 
lla propiedad , sino que . reunió en, ella todos aquellos cuya 
conformación ios chace inseparables , ya habiten siempre en el 
agua > siempre en la tierra, ó indiferentemente en uno y otro 
elemento; como por exemplo, ¿quién separará el lagarto que 
se esconde en la tierra , de la salamandra que vive en el agua, 
y de la rana que tan presto está, dentro como fuera de ella ? 
Jístos animales tienen el corazón de un solo ventrículo y aurícu- 
la ; su sangre es fria , >aunqfce reza* y el pene doble. Por lo; eo» 
mun son los animales, mas repugnantes que conocemos ; su piel 
sucia y asquerosa- , su color mustio , su semblante como aira- 
do , su vista como pensativa, su mal olor, su eco ronco, los Ju- 



. DigitizedbyV^iOOQlC 



•animales. rvy 

ig^fcsucibsque mielen, habitar , y ei ser vctténosos muchos de 
elfos ¿nos hacen mirarlos con horror. Éntrelos animales que 
forman esta clase 9 unos, son. ovíparos.» y otros vivíparos , y to- 
aos carecen depelp* u otra cubierta! semejante; algunos tienen el 
-cuerpo* escf mbsp^ y btawcf übíertol de eecudíos. & phnchctas'i y 
J^ima5ítíei»ibunai^idtói^iñi?:dci ¿oler \ amarilla ^rv&rdoso fed f 
abigarrada y asquerosa. Linneo divide esta jcbtseiea tres árde- 
les ^ querson ottas tantas familias naturales de animales* á sa- 
Jbervio^teptilea^ das serpientes t y le* f peces cartilaginosos. 
-¡ iQúdetktfiL&faxzLúJJ&ya teste título junta Linneo los ani- 
££#í)&Tqu&:oiimM^ ovtfpa^ 

í^^pparqud.en afecto tpdosíla.son, yitiebenquatra pies :,e^ 
$9^^QÍ¿ulesha tienen orcjají, perx^ sí tienta oída interior v Ree- 
pu^n.poi la bocajicpeto estQJa¡hacen'en intervalos muy lar* 
gíH:j tion^u la {propiedad ^¿reproducir su cola quarido íes ha 
Stdfembtilia!^ metamorfosi^ 

é^desarrjdüanien^Wá^^ que antes 

Witen^ vCfima.st^cetí^eixidaa fcnasi jigniticas ovíparas >v»y ea 
muchos lagartos* m ^ 

Orden, 2. Serpehíes^ lLoyín$ria!e& <te este orden se dis- 
tingHS^ dorios Jelíiptccegiejwe eli qt*j oarec¿a r .ábeolutameñte de 
fá$$*<y <e&qH£ ;SDa3*QJSiic£u «wp<^cptot «xeiApIo'.t, la; culebra 
(Ctlithw uataxDiX&pixw te>W& a^ofiüo&por Ja: boca en jnterv 
Ji^5.í«goa ^^ ^yjíOjí:taiúbipn(jwrff^s^6<3ano ellos,, aencepcion 
£& algunos * como la víbora pMdiciáal QGolubtr vcrus*),, que 
pajea loa: ¿t<)5. wos.-^tjc^ knim^es, ^statx cubiertos por la 
í*ítftií*pe*iíM: y t la¿Kal-dg suacuenpa d$ fescam*¿;romboidale< 
recatgadas^uua* ^pb^oír^s al moda de las pencas de una alca* 
shpfa i y :• po* Ja 4Qfe*i«f dejescadiasíjiracbo mayores , quadradas, 
y que no se /ecargafi t . come se puede observar ea los exemplos 
ya citados. A é6tas llama Linneo escudetes ó chapetas >(scutd)t 
■ha v otras,, ftnio r íjü^)*sta» cubiertas <k anillos, á escamas cir* 
¿íuíaiss* Las, serpee**; ataque carecen de pie$¿ se árrastraá 
coft l»^afttetígeie2a.t:Qn-unL:Giovtfíuento iinduíatai to, se e¿*> 
derezan sobre ku^bla>iy:sd arrojan á alguna, d&tancia para asif 
su presa. Muchas serpientes hay y cuencas; las que lo son ríe» 
4en en C^daiJad^jd^laimandíbul^ supdriorjw¡dieitf£ amovible) 
imld^ fl^yW $¡te;lo$^mttv^ttap*| tew&íte ¿bfeijbLiia» are* 



i - iifci 



>^¿ 



\ Di 



p 



ril8 ANÍMALES. 

xiga 6 deposito Heno de un licor particular qpe introduce^ 
en la herida, mediante la compresión al tiempo de morder, 
por una canalita que tiene el mismo diente. Tienen la partí* 
cularidad de mudar sju piel entera de tiempo jen* tiempo; se 
alimentan ¡ de- los anfibios del >ótdé» precedente , de páxarqs 9 ra*- 
toncillos &c®se ocultan debbxo idpnktó piedras ó en las conca- 
vidades de la tierra. -•_■. 1L oc\ : '1 .s* - .;;,-. v -.t' h.; <: ; - ; 
0/v/m j; Hartes. Los anímales que componen este ^or- 
den son absolutamente pquáricos : eshp juntó con la estructura 
de su cuerpo y sus aletasupamoeqoeidebierailleiarlos^á lácela- 
« de los peces ; peroMinaee \b& colocó frHlade Jos ranfíbktf, 
por la disposición de suf pulmones, por carecer-de broqqréés 
6 agallas , y tener ea su lugar unos íespiíadéffos lateiaiés^poí 
su piel , y por la admirable propiedad de ¿juntarse ea cópula 
con sus hembras; los mas son apiparos ; pero Ja ¡lamprea (íp¿+ 
trímyzon) , el sollo fAa¿mwM&oh WroHtta**esp¿aie¿ de eatos 
géneros f . paren ios Jet»? viw pfcj& l&s r Nauurafista* se conoce 
este orden de animalesrJbaxoíraMttbre de^eces cartilaginosos* 

La forma del cuerpo dé wate -animales- es £art&tt¿ 
lar, y propia dfe su <ci|se")>tt lo >^ieíttl; es;ittas ó. me¿ 
nos prolongado, se t en¿tnejü étf-«A víe¡nír^ ^ y s^ angosta grAr 
dualmente háfcia ios 'dos extremo* * el ] dfetontetot termina con 
la cabeza , que está sentada sobt* el tórax , sin cuello alguno; 
y el otro se estrecha mas que el primero^ tdrmka ecto k cok 
Ja; están cubiertos de esc^md^cartílíig¡ftOs^¿, y como barniza- 
dos de un humeyr mucoso. La postura de stf cuerpo es hori- 
zontal j carecen dfc pie* y de 1>faz&s ; pe*ó en *u lugar éstáa 
provistos de unas aletas membranosas, con las que executan toa- 
dos sus movimientos con la mayor agilidad : de la situación 
respectiva de- estás 'tiletas saca Linneo 4os caracteres pam< hac^i: 
h división de íc$ órdenes <k esta dase, por lo que es necesa* 
rio recorrer antes la anatomía exterior de estos animales, para 
poder dar á conocer los órdenes. Linneo divide el cuerpo de 
los peces en tres partes, que son cabeza , tronco y aletas ; en la 
Cabeza se encuentra la boca guarnecida de> labios movibks ófa 
xas eaflia, tós dientes ^o^lo^omttn aiegufadop á Jas mandAt^ 



* 

Digitized by LjOOQIC 



ANIMALES. It9 

Jas, y algunas reces á la lengua y al esófago ; los ojos dos , y 
sin movimiento, las narices las mas veces con agujeros dobles & 
¡a la inmediación de la boca se hallan muchas veces unas bar- 
billas blandas, y muy flexibles; á los dos lados posteriores de 
la cabeza se encuentran las aberturas de los bronquios , ó pu- 
t roñes de los peces que nosotros llamamos agallas: estos orea- 
nos se componen de franjas membranosas» como huecos ais? 
puestos sobre un arco huesoso , y cubiertos con las tapas ó vál- 
vulas de las aberturas : la respiración de los peces se establece 
entrando el agua por la boca , y saliendo por las aberturas da 
los bronquios. El tronco empieza desde el tórax sobre que sien* 
^ ta la cabeza, y contiene el corazón encerrado en su pericar- 
dio : en seguida está el abdomen ó vientre que incluye, los in- 
testinos y demás entrañas : en el fin del abdomen se halla la 
abertura ano ; y por último, la cola, que es maciza y músculo^ 
sa, termina el cuerpo del pencon con su aleta propia : las aletas 
$e comppqsn de una membrana extendida sobre unos rayos 
duros y huesosos , ó blandos , y como cartilaginosos ; estas aleta* 
se hallan colocadas en el pez ó por partes, ó cada una de por 
sí ; por partes están las que Liuaeo llama pectorales situadas; 
á los lados del tórax, y las del vientre que están situadas eq 
esta parte mas arriba ó mas abaxo : las' primeras sirven a lo* 
peces de brazos ó alas; y las segundas como de pies: se halla 
sin compañera la dei lomo, la del ano, y la de la cola: la pti-, 
mera está situada en el dorso dpi pez perpendicular mente, y, 
le sirve para conservar el equilibrio : la segunda es por lo ge*, 
neral de poca anchura, y se extiende desde el ano hacia el ex- 
tremo de la cola ; y la tercera hace el remate de la cola: está; 
colocada verticalmente , y sirve al pez de timón para mudar d^ 
dirección, según los varios movimientos que le da. Pasemos 4 
exponer, ios caracteres de los órdenes <?on el conocimiento de U ¿ 
situación de las aletas. , , 

, Orden i. Apopes. Esto es, sin pies: llama Linneo apodes 
a aqpqUqí peces que carecen absolutamente de algtas y entra-, 
le$, como la apguilfi (Jdurana anguilla) 6cc. ; ; , , 

Orden a. Jugulares. A los que tienen Jas fletas del 
vientre situadas delante de l?s aletas pectorales, ó d^baxo de. 
las aberturas de los bronquios, como/.. :. 

TOMO I. t 



Digitized by LjOOQIC 



120 ANIMALES. 

Orden j. Thoracici. A los que tienen las mismas aletas 
Colocadas debaxo de las pectorales , como se observa en... 

Orden 4. Abdominales. A aquellos en quienes se hallan 
las misnVas aletas colocadas precisamente en él abdomen mas 
cerca del ano que de las aletas pectorales, como sucede en... 

Orden $. Branchiostegi. Y por último , coloca Linneo 
en este <5rdeft los peces que carecen de tapas en las aberturas 
de los bronquios , cotíio sé observa en*.. 

ios peceS*. todos habitan siempre eii el agua, casi todos 
son marítimos, y algunos hay que viven siempre en los lagos 

Lrios de aguas dulces : entre estos animales hay como entre 
; aves muchos que son viageros, y se trasladan de unos ma- 
res á otros en varias estaciones del año, ó se suben por las cor- 
orientes de ios lios de aguas dulces en el tiempo de sus amo- 
res , y después vuelven á los mares/ Linneo tuvo á los peces 
por sordos ; pero no podemos convenir en esto absolutamente 
si observamos que las carpas de los estanques acuden al soni- 
do de un pito para recibir la comida , y que al menor ruido 
extraño huyen al fondo de las aguas, como asimismo sabién- 
dose por experimentos directos que el sonido puede se* tras- 
mitido por el agua , y habiéndose descubierto en los peces 
órganos auditivos. . * c ; , 

Estos animales se sustentan unos cpntftros, decorando 
sucesivamente los mayores á los nienores , lo que los hace estar 
eú continua guerra : Ja generación dé los jpecei nos es bátante 
obscura , ellos son ovíparos, y se sabe que muchos desovan en 
las playas, y que otros dexan sus huevos fluctuando en las 
aguas: en los ovarios de los petes ;se 'ctoeiitari los huecos por 
millones: son lauto más fecundos quanto mas expuestos están á 
ser descuido* por ferros mayores; jr se propagan menos A pro- 
porcibh ; qire tienen menos enemigos. Esta prodigiosa fecundi- 
dad se hace precisa para asegurar la existencia de las especies 
subalternas que pierden por millones sus individuos sirviendo 
de sustento á los hombres y á sixs cohabitantes. El amor con- 
yugal y el amor á los triaos <que parj&ce el -mvié ardiente eftlas 
aves; parece asimismo eí tinas apagado en los peces , y así los 
pecezuelos de poco tiempo son muy á menudo pasto de sus 
propios padres. 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMALES* 121 

CLASE V. INSECTA, 

Los insectos compopen en el reyno de los animales 4 
pueblo mas numeroso y mas extendido: su increíble peque-i 
ñqz corre parejas con su innumerable muchedumbre : es tan-* 
ta la .diversidad de formas que se hallan en estos vivientes, 
que si la imaginación mas fecunda y licenciosa se pusiera dp 
propósito á forjar figuras diferentes y extravagantes , no lle- 
garía ni con upa distancia enorme a trazar las que cada día 
nos ofrecen los ipsectos que observamos. Esta clase sola, en-» 
cierra animales; que gozan de las propiedades de todos los 
que componen las demás , y el numero de ellos excede al que 
componen todos los otros juntos. Su pequenez hace que no 
podamos con la simple vista ver acaso la mayor parte de los 
que existen.: de e;tos animales Jos hay que andan , y se, airase 
tran sobre la tierra £otwo los quadrúpedos y; reptiles, ptros 
que vuelan como' las aves , otros que siempre habitan las aguas 
como los peces, y otros en fin que son anfibios: estas propieda- 
des, y la asombrosa variedad de Jgpr^ no se limitan flamen- 
te á las especies, sino que, se extiende \ Jos individua v,uá 
mismo insecto en , distinta^ épocas de su vida es reptil 6 e$ 
aquático,; y es volado^; ésto la hace mudando de piel „ cam* 
biando de forma, y desarrollándose en él distintos miembros 
que antes no conocia : lo que contribuye en gran parte á[, au- 
mentar el jumera de forip^s qi)e se pbsery¡i4 én-s$t#> j&pfi dp 
animales. .->''.. './/'"] m '.,..:'..:. I • j .y 

El nombre de insectos les viene de I_a$t< incisiones ;mas ó 
menos profundas con que' al parecer é§tan divididos la mar? 
yor parte de ellos: los insectos carecen de hueso?,, y en lugar 
del esqueleto ó fuste , sobre que se sostiene las- partes ,mple^ 
en los otros animales, tienen estos exteriormeinte r uaa cpbiertab: 
dura como cprrea que las incluye. El cuerpo fe íos-in$$cía&se 
4ivide en cabeza, tronco, abdomen y extremidades, /En la <jfo 
beza se encuentran principalmente los ojos , cuya e^ructpr^ 
pasma al observador mas* habituada á< ver t ^n,^ vi l^^, y qu^ 
no nos detenemos á describir por no exceder los lítpites ée uifc 
bosquejo : las antenas, que son unos cueréemelos cpmo hilos, 



Digitized by LjOOQIC 



I ¿i AKIMÁLÉf. 

mas ó menos largos, movibles , y que suelen componerse de va- 
rias partes y de distintas formas , y la boca , cuya disposición 
varía en muchos géneros, y que al parecer hacen en el insecto 
é> oficio de un sentido partícula*: El tronco ó corceleté media 
entre la cabeza y el abdomen ó vientre f y ata con éstas áüi 
partes comunmente por un hilo; á él se hallan prendidas Hi 
extremidades del animal, esto éií f : fos pies comunmente ien n&- : 
mero de seis á la parte inferior, y las alas por lo regular en 
numero de quatro ala parte superior: de ellas saca Linneo 
principafeéíite los caracteres "paira formar los? ordenéis de está 
clase. Por último 1 , el abdomen ó vieiitre hace la prarte mas 
abultada 1 de los-msectos, incluye él estomago, los intestinos y 
las entrañas, se compone de anillos encaxados unos en otros , y 
tiene por los lados unos poros grandes, que algunos llaman es* 
tigmates¿ por donde hespirá el animal: el extremo del vientre 
súéle* estát ♦ádórhado : corf algún apéhdke, como cola , agui- 
jón &o., y enéíie halfá la abertura áé\ ano y las partes de la 
generación. Pasemos á hacer la división de los órdenes , expo- 
niendo sus caracteres. Linneo divide esta clase en siete órdenes, 
qüe^áió á conocer baxo k>s noníbres siguientes. 
m OrÍéh i. GoLfióp*ERAJ r Llama üú Linneo á los insectos 
qtaetieneá una cubierta ó estuche (efytfira/)*, compuesto de 
dos alas movibles , duras y cóncavas , acomodadas íil tamaño 
y figura' del abdomen , debaxo de las quales meten sus alas 
membranosas , plegándolas al dexar el vuelo , cotíio se obserr' 
ffe éóttünmentfc eri los escarabajos t[Scdrahai') i j y se puede 
ver en la cantátida ( Meloé vexicatorius ) fice. 
v Of&eff"*. i : HímYpt^íiaV *Sbn aquellos insectos cuyas alas 
superiores suelen ser de color algo cartilaginosas ; pero no tan 
duras como son en los del orden precedente ¿ y que tienen un 
pico -ó ¿ trompa ¡que llevan doblad** sobre el pecho entre las' 
patas^icómtypuedtf^bseívarse en las cigarras {Cwad¿~). -' ' 
— QrdH pjgr.' LepídóWkra. ^on los que tienen quafro alas 
cubiertas céñ un polvo escamoso dé colores, y una trompa ó 
fico envuelto en espital , que deslian para introducirlo en los 
rfectarios «de lá* flores. De esfce Orden son las mariposas ( Pafi- 
Iftmcs') , el gusano áe Sedia ( PhaUna morí ) &c* 
, Orden 4. Ne vjtoPTfiR a. Son los insectos que tienen qua- 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMALES. ^ Í23 

tro alas membranosas , desnudas 1 y retículadas con nervios , y 
una cola que no ofende, eñ el fití del abdomen. A este orden; 
pertenecen las efémeras (Efhemera) &c. 

Orden 5. Himenoptera. Los que tienen qvjatro alas mem- 
branosas , sin nervios aparentes, y el extremo del cuerpo ar- 
fnádó de un aguijón , como se observa cü la abeja (Apis melli* 
Jera ) , en la avispa ( Véspa ) &c. 

Orden 6. Díptera. Son aquellos que tienen solamente 
dos alas; estos tienen ademas por detras de cada ala una esca- 
ma > debaxo de Ja quál se* halla un cueípezuelo de hechura de 
maza /que ííiimeó Harria (halterj, cómo se puede ver en las 
moscas (fóuscA*) ," en los tábanos ( s Tabani > ) &c. 

Orden 7. Áptera. Y por último son los que absolutamen- 
te carecen de alas siempre , como sucede al alacrán ( Scorpio 
éuropaus ) , al milpiés ( Qniscus aselíus*), á las arañas &c 

Una gran parte ^ de los insectos , así como casi todos los 
otros animales, conservan toda su vida la forma que sacaron en 
su nacimiento, y soló experimentan alguna alteración en el co- 
lor , en el texido de sus membranas &c. ; pero el mayor nú- 
mero de ellos sufre tan grandes mudanzas, que un individuo 
de qualqúiera especie , tomado en su primera edad , se dife- 
rencia enteramente del mismo individuo tomado en su estado 
de -perfección : no solamente se observan en él distintos colo- 
res , distinta forma , y distinto texido , sino también otros mo- 
vimientos, otros órganos, otra proporción, y otras costumbres. 
La vida de estos insectos se divide naturalmente en tres 
período* principales i que nos ofrecen otras tantas escenas que 
admirar. ' . 

En el primer período se nos presenta el insecto baxo la for- 
ma , que comunmente conocemos con el nombre de gusano; 
sir cuerpo es alargado, compuesto de anillos membranosos en- 
cáxados unos en otros , y movibles ; se arrastra sobíé la tierra/ 
trepa sobre las plantas ayudado del movimiento de sus anillos, 
y de sus patas que se hallan en embrión; en su cabe2a está la 
boca armada de dientes , ú otros instrumentos para roer ; sus 
djos son. lisos, y en poco número, y sobre todo es absolu- 
tiirteííte privado' ^de sexo : en este estado se alimentan ro- 
yendo las maderas, ó devorando los vegetables; y se conoce 



Digitized by LjOOQIC 



124 ANIMAOS. 

por los Naturalistas con el nombre de larva (¿Eruca); 

En el segundo período aparece el insecto en la forma de 
ninfa 6 crisálida: en este estado ya no es un gusano, sino un 
verdadero insecto ; pero en el que sus miembros se hallan pie* 
gados, y echados unos sobre otros, y por lo regular encerrados 
en una ó muchas envolturas: en esta época se halla el insec- 
to en un estado de inacción tal , que parece r e$taf absplutaroen«? 
te privado de vida : sumergido en una especie ele sueno , no le 
afectan muy sensiblemente los objetos exteriores: él no hace 
uso de ninguno de sus miembros ; y privado fie, Ja^aculgid de 
moverse, permanece quietó en el lugar donie, U ^sualídaí 
lo pone. I 

En el tercer período sé eleva el insecto 4 toda la perfec- 
ción orgánica que corresponde a su clase; las ligaduras de U 
crisálida se hallan rotas ; el insecto comienza un^ nueva vida; 
todos sus miembros, que antes estaban replegados , mqfes y 
sín acción , se hallan desenvueltos , fortificados , y "puesto? eo> 
movimiento: su cabeza se encuentra adornada con las* antenas; 
y su boca, en lugar de los dientes ó instrumentó con que to- 
maba el alimento grosero de los vegetales, se halla provista 
de la trompa con que chupa el xugo ma$ delicado de 1^ ño- 
res: sus ojos , que eran lisos v en corto número, ^e han vuelto 
reticulados y multiplicados a millares; y en ín, se. encuen-. 
tran ya en el insecto los órganos de la generación. 

Los exemplos mas notables de estas transformaciones, y en 
quienes mas fácilmente podemos observar el curso de la meta- 
mórfosís , nos los suministran los lepidópteros i estos común-, 
mente se forman una cubierta de seda ó de pelo, ó de serrín 
de madera que reúnen con un licor glutinoso, y permanecen 
encerrados en ella durante el tiempo del segundo período de 
su vida para estar defendidos y resguardados de los. tempora- 
les , V de otros animales que podrían comérselos impunemente.. 

Otros insectos no forman semejantes cubiertas para su con- 
servación; pero su piel se estira, se alisa, se endurece, mu* 
da de color , y les forma una cubierta membranosa y transpa- 
rente , que dexa observar las partes del animal perfecto. Teñe-, 
nips exemplos de esta especie de crisálidas , en lps coleópteros, 
en los neurópteros y en los dípteros. 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMÁlík. 




aguk \ ( y c¿W espondén* 
de los neurópteros: otros f : ¿h'fui, hay que en rigor no sufre^ 
transformación alguna , simo que hasta ciento tiempo nó les 
terecén las alas; ;hi se &a¿Hi¿stan;en ellos lítf paites dfe ía gene- 
ración; ptrti !¿^^ v otms : JtoIexriBrós se encüentráii en ello* 



desde el principio 4© su vida , y andan y comen; loé Nátrirai 
iistayban consMfc&Ho á íj ¿&6sl insectos' &rel ; estado de Incom- 
pleta como unas crisálidas r entré los fympntipteros tenemos al- 



gunos exem 
biéh ¿ritjhe " 




i g&\aiy i fa$ lahgóstáfc ofrecen lásiíóf^iíqi^uafes iéxempl< 
- } '\ ia inayói^parta títelbs^ 
tos ó en escuadrones numerosos-, cada uno' se maneja de ppr 
sí, busca ¡su alimento propio , y ño se construyen habitación 
paítlctdafr fcoftib W abejas y^las tóff$fg& r'se' juntad c eri socie- 
dades r trabajan de acuerdo en fórnwj { se üt^Jiabitacióh común 
á todos; y cada'uíia procura 4 llevar 1 á l su ; casa^lsíukéirfóq(r'e se 
Jhia de consumir entre todos. 

Entre los" insectos los hay carnívoros , frugívoros , y graní- 
voros: lo misma sucede en los demás anímales; la mayor parte 
son ovíparos ; pero también- los hay vivíparos : se ihultiplican 
ftiafavilltisaiiíente j y ¿tí 'fecundidad está eh ; razón t de la breve- 
dad de iá^vida de cada ¿specÜév' :"' f ' r ' : 

- • CLASES. VÍRMES. 

ro tos gtó^rias^btt'áq^liíó^ aitüxxi^Ics cuy a ;org^hiza¿ion qs la 
mas ¿imple ^ijS 5 se éónotéfeh ¿1 re£Ho^íítól^ ; éfíps ;! sfórí blan- 
dos , l ho tieheh íhuésers, ¿arecen absólütáírtente dé píe;s> están 
privados de, cabeza , ^e oidosV <íei T nan¿Vy ¿*& fodos también 
de ojósí tánipoco sé^tftóeótráñ iefa elfos' ririlinoiíes : todo 1 esto 
fe* fifi$ di5tagíiir r ^ l^htetííflrtWfó 
futál&»íto 

hende^ 1 hablamos^ 4¿ áqhellos^anhlíalfis^^iie , comiftiiftente 
son cogotudos* baxo el nombré idié 1 lombrícé-s , 'de Caracoles &c. 
JLxri pólipos cor^spofeden aííáHkmo á : eátá clfcse. ' : ' ^ 



Digitized by LjOOQIC 



.126 ANIMALES. 

Es necesario : no corfuñclir con los gusanos propiamente ta- 
les, las larvas d$ t los t insectos X^f^^)* :^ ^ u * e ?* es ^ as comun T 
Siente se suele llamar ¿gufar^s i[ e#as larvaf á , yisectos en el 
brimer período de sirvida seláistinguen de los verdaderos gu-r 
sanos por la presencia de siis patas y de su cabeza , en la qu? 
$S halla la boca,gu£inecf^^ del jnsf rumen to ,CQ9 

flue roen las cor^^s ji ljs hpjas de ^jc^^\e$^^sum^ 
tenimiento. fI ; ' :ii iá * j, J; ; ,;.,.<-., .. v '. •■*' é ,. /;;■■*' .;» 
/ Por estas notas solam$njte se puede, distinguir con facilidad 
una larva de uu verdadero gitano ,, aunque convengan apar 
ren^ementeen^odoío 4«n^s r , i; ., v .,, ; | 

Los gusanos , áiin^uf son ellos # muj movibles en sí mísmo^ 
mudan <Je sitio con suiíja lentitud.: el mayor numero d^estog 
es marítimo , y los que habitan k tierra buscan siempre los lu- 
gares húmedos; en muchos» aunque tampoco puede distin- 
guirse cabeza propiamente tal, se hallan en el lugar que esta 
debiera ocupar unos jcveras?^ 

luntariampnte Qtfntfifula 4 ) „ al qxfremo de los quale^ colocsjq 
comunmente los Naturalista^ los ojqs de estos animales; e$to 
puede observarse en los testáceos univalves, ó de una sola con* 
cha , como los caracoles (Jíelices) &c. Linrieo divide esta clase 
$n cinco órdenes que^v^m^s á dar á conocer inmediatamente. r 

Orden ¿ Int^st^na., yEstos son desnudos,, sin extremida-? 
des libres ', y. su esauqt^^ja mas .sencilla, pues apenas sff 
observa en ellos otra cosa que un tubo musculoso que compo- 
ne todo su cuerpo : han sido llamados por muchos intestinos de 
la tierra , por esta implicidaí-yy^por encontrarse en lo inte- 
rior de ella : los gusanos de este orden no solamente pene- 
tran en la tierra,, sino ^e^sff, ljallan, pupeen, introducidos 
$n los anímales vivo$,, en, Jos, «dayfc^es ,/en Ips, maderos, 
y hasta en las piedras : . á este orden pertenece lá lombriz co- ( 
mun (Lfimbricus terrcstris) &c. 

Orden* *. ¿ typhiAppA* Los gusanos jfcetfe orden son des- 
nudos., j jtípnen'al^u^ Jas 
d^órden /pre^^ei^^ AV^r^ » ^^5?^! ®? e *?í9ny?«i í* fasultad da 
laudar de sitfo : la ma#or¡ parte \ fe elíos andan erra*es por 
los mares ; y jos demás se .apastan por la tierra ,.y twao so- 
bre los vegetable? gwfcxqef ^jpartes tiernas. De los ^frítii?<» 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMALES. 1*7 

es la xíbia, de que usamos el hueso esponjoso que tiene en el 
•centro de su cuerpo (Sepia ofjicinalis) ; y de los terrestres son 
todas las especies del género babosa (JLimax), que es el único 
que no sea habitante de los mares. 

Orden 3. Tbstacea. Los que corresponden á este orden 
son de la misma estructura que los del precedente, y solo se 
distinguen de ellos en que están metidos en una concha ó en- 
voltorio calizo que les sirye de casa* que llevan acuestas siem- 
pre por donde quiera, que van. Los gusanos de concha se 
pueden considerar como divididos en dos grandes familias , la 
una compuesta de los que su concha es de una sola pieza , por 
lo común torcida en espiral , y que llamamos caracoles , como 
el caracol común (tietix fomatia) ; y la otra de los que su 
concha se cpmpoqe de dos piezas , y alguna ve* de mas , que 
están trabajadas: y encaxádas una en otra por medio de un quk 
ció ó gozne que les dexa movimiento de abrir y cerrar, y que 
llamamos generalmente conchas ó mariscos de concha , como 
la madre de perlas. Entre los primeros , unos son maríti- 
mos ó aquátiles , y otros terrestres ; pero los segundos todos 
son del agua. Este orden de gusanos nos ofrece. en la historia 
natural con sus conchas una de las partes que mas interesa la 
curiosidad del observador : en ellas se encuentra infinitamente 
variada la forma que^ corresponde á cada una de las divisiones 
que hemos indicado ; brillan en ellas los colores mas hermosos, 
y la blancura xnas.extremada sobre el pulimento mas resplande- 
ciente : lo mas maravilloso es que estas conchas son obra del 
gusano que encierran , los caracoles la forman aumentándola 
por la boca , dando vueltas sobre las primeras líneas que sa- 
caron del embrión , y los mariscos echando cap^s por baxo de 
las exteriores , cuyos márgenes hacen que cada vez sobresal- 
gan mas; Todos los gusanos de este orden -son andróginos , es- 
to es , que se encuentran ambos sexos en cada individuo. 

. Orden 4. Lithophyta. La voz litófko quiere decir planta- 
piedra , y así han llamado los Naturalistas á los individuos de 
este orden , porque su forma exterior es verdaderamente de un 
árbol sin hojas, que está nacido en el fondo de los mares sobre 
las piedras , y su substancia es lapídea y caliza : bien se com- 
prehende que por ninguna de estas razones se podia traer á 

TOMO I. V 



Digitized by LjOOQ IC 



«8 - ANIMALES. 

ocupar sitio entre los animales estos entes. Si; todo es aparato 
de vegetación lapídea , no fuera la obra y la habitación de va* 
rías especies 4* gusanos <Je los. que se conocea con el nombre 
de pólipos: de todos los animales conocidos' el pólipo es el 
que su estructura es la mas simple , y la que mas se, acerca á la 
de los vegetables : ellos se multiplican como las plantas , por 
acodos ó estacas; de suerte, que si se. divide un. pólipo en va* 
rías partes, resultarán otros tantos pólipos como partes se se- 
pararon de estos gusanos:, los hay que son desnudos, y perte- 
necen á los Moluscos*, y otros que/ son testáceos, y son los de 
este orden. 

Cada litófito es un conjunto ó agregado de pólipos , que 
sucesivamente han ido brotando ijnosxí potros, y formando 
cada qual su cubierta- lapídea ^sobre la de kt padre , guardando 
el mismo orden que las ramas pata brotar en. los troncos de 
los árboles. Al extremo de cada ramita asoma su pólipo, y ha- 
ce en estos árboles de piedra el mismo adorna que.las floras en 
las plantas: á este orden perteneoeivlos-coi^les> hs ínadrér 

poras &C ••: i o;: :*;<-• y'i, ím:.-> v e «olKlJ,.- í. ,t"'í 

Orden 5. -Zoortrrr*.' La palabra^ zoófito, éhvuelvelaí idea 
de animal -piedra. Estos entes forman como los. del orden an- 
terior, y aun con mas exactitud , una vegetadon .lafmas' per-* 
fecta ; pero se distinguen de aquellos; en que están formados de 
substancia diferente, el interior, esrsólidó, dmuiiai tesitura cor* 
nea , y de naturaleza animal, y el exterior es uaai corteza que 
lo cubre tal vez de naturaleza cascarea , por lo; común blanca. 
Estos arbolitos están prendidos á las piedras en el fondo del 
mar, i las conchas de k>s mariscos.&c. So» mas (fcticadoá que 
los del orden precedente, y son flexibles ciprinas: particular es 
que no son como los otros obra, de .los. pólipos , sino que ellos 
crecen y vegetan , y en lugar de flores producen los anímali- 
llos que los multiplican. Estos son los eslabones, que atan al 
reyno animal con el vegetal ; de los de este orden es la coralina. 



Digitized by V^iOOQlC 



ANMAZK9F0BICBULS&' 129 

ARTICULO IL 

; ?: ' * ' l '. " '"'' . ' 4 * * J * : • * •> . 
Animales usuaks^n muestras oficinas y ó scah mcdiciúalcs. . 

.»./ ; "*:n. ó Mí: ' id \ •*' . ; ¿ . ' 

A A .11 .?v'-/...\¿'j\ ^..i-J....^. . ^ "•. 

badejos (Carral*) : enteros , recientes y 9ecós , hechos 
polvos. r . 

-Afr/o* Prós$arab¿eu$.i Lin* .Insectil Ooleo£ tera. Clase V. ór* 

den I. • " *"í ,: /' -¿i i.ü ■■ :í(fl: \: ,: L .« i. i- 

Abeja (Apis) i la midl* la desoí blanca y ¿amarilla* .. ^ 

-*4/¿r melífera. LÍK.IInsect¿IHymenopter^. V. 5. 
Abestruz (Strufhio) : las cascaras aconchas de los huevos. 
Struthio Camellas. Lin* AvesX*rallaej IL 4. '-■■•■>. ; 
Alacrán (*yrofy¿^iéntcrtófV«?o9¿ f il 11- • .*- < 

^orpí#'iBpr(?jfi^í^. Lfn, Insecta Apterá.^V. 7» ; < ; 

Almizcle (iMjfschits) : substancia frágrarite en extremo untuo* 
sa y concreta , que se encuentra en unas vexigas que cria 
en las ingles el' . V-ab -..•'»■ , > » 

Moschus Moschiferus. Lin. Mammalia Pécora* I. .6. 
Ambargris (jéípbtd grysm) i substancia concreta , untuosa, 
de olor fuerte , agradable^ qué t& encuentra en el canal 
/ intestinal 6 eil: el excremento quepriocede del " - . x 
Physeter MaerocrphaIvs..Lvt*i MkmmüliaCztc. I. 8* 
Añade. (Anas): la sangreú I s>k,'j^I i.'u-- 1 v ,, v»;;> 
*¿4#¿zx Cygnus. Lin. Aves Ansiare tlkgj *¡.I : fe / ^ 'i : '• * 
Anguila (Anguilla) i la epiel , la ¿Axtmdiíí ,.<¿L&gfc& * y \de^> 
-/: ¿anas eattaSas. ;:-«:</! 201111 n > : A :-. ^,.\V .: ** * / ' 
Mnrma Anguilla. Ixsm Pisces Apodes. IVi 1. : 
Araña (Aranea)¿ secas^ ¿n polvos y frescas /machacadas y 
sus telas. .; .1 /os; 'O/.' .•«;iun:, *L *< 1 /< .WA \¿v.* i 
Aranea Domestica. Lin. Insecta Áptera; ^7. ^ * ^ N ; H ^ 
Árdea (^4r¿fo»)"r f la^bnxiindiai. ^ . ^ : ÍV^ iO) ¿i-,** r ; 
Árdea Cinérea. Lin. Aves GraHfe. II. 4; < . 
Asno (Asinus) : la piel , las unas y la sangra . r r. j I ;, 
JBftéÜ.Abami. Lfo*. í^mijiáliaBeilua^L 7(uv;v.J) <; /^ '- J 
Bezoardico animal (Bezoardicum anímate) : los polvos he- 
chos del coikabnié hígado de k tábora.1 Y . •. ; 



Digitized by LjOOQIC 



iy> AtfpAAXES OFICIN ams; 

Colubcr Berus. Lin. Amphibia Serpentes. IIL 2. 

Bezoares (Véase piedras). 

Búfalo (Bubulus): las astas ó cuernos. 

Bos JBubalis. Lin. Mammalia Pécora. 1:6. ' 

Büytre (Vultur) : el unto ó enxqndia/ 

Vultur Perenopterus. Lin. Aves Accipitres. II. r. 

Burra (Asina) : su leche. 

Fctmina Mqui Asini. Lin. Mammalia Bellua. I. 7. 

Caballo (JEqttus) : d unto, ó gordura , y el' estiércol. , . v . 

¿Equus Caballas. Lin. Mammalia Bellua. L 7. . , n. 

Cabra (Copra): la leche y él estiércol. ; . ' 

Capr a Hircos. Lin. Mammalia Pécora.! J. -6.7 .; 

Cangrejos (Cancri) : enteros , y las uñas ó ápices, que 
llamamos KWí ea nuestras oficinas. ; . . v 

Cáncer Astacus. Lin. Inseota Áptera; i¡VL'7¿.^v » .f :^ 

Cantáridas (Cantharides) secas, enteras* y hechas ptd vos. 

.Aír/w vesicatorias . Lin. Insecta; Coleóptera. y Vv í¿ 

Carí alejas (Idease abadejos). 

Caracoles (CocRlea) : las cónchaseos animalillosfrescos> ma- 
chacáis^ y enteros emcakkfc». ,1 ,r*\ í . -v\ 

2f/¿¿£ Poma ti a. Lra. Yernws Téstacea^YL 3^ que. llamamos 

.-"*.:■ leu nuestra oficinas <3Srfípux.;n ., ; j„ „ vTíjui ij'o ¿!; 

Carnero (Arias) : la lana, su grasa en extracto ó hisopo hú- 
medo , las patas , la cohetea y el .redaño viro. : ~-\ x - 

Ovis aries. Mammalia Pécora. I. 6. \y\ ';.■ u. : • v ^ /) 7 ^>:;\ 

Carpa (Carpió) : las piediasctá \ - -/ .-,-> 1 /¿ % v;3 ^^ /'K 

Castóreos. (Castor ei): son unos foliculos ó boisas.llenas de 
una substancia concreta/ como extrac ta seco y muy oloro- 
sa , que se encuentran en la & singles del. » , 
Castor Fiber. Lin. Mammalia Gl ¡res. I. 5. ¿ :: ; ;j¿ 
Cera. (Véase, abejas?} A ' ,^¡¿ . ;í1 ,^';r;i. * i i.v*. *. 
Cigarras (Cicada): secas, entelas ^ y hefcha$^pólites.! : ^ 
Cicada Europa* , esto es, las varias especies que se crian 

en Europa. Insecta Hemiptera. V. 2. 
Ciervo (Cervus)*. las astas, él. priajto ylos ilesos del cc¿ 
.,■ ■ razoa. ' i^.-.m-í:*/ co t <uv .«. 

Cervus Elaphus. Lin. Mammalia Pécora* L& ^ I ! *r-:b 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMALES OFICINALES* I^I 

Cigüeña (Ciconia) : el unto y el estiércol. 

Árdea Ciconia. Lin. Aves Grallse. II. 4. 

Cochinilla ( Coccinetta ) : los insectos enteros y hechos 

polvos. 
Coccus Cacti. Lin. Insecta Hemipter». V. 2. 
Cochinillas (Asellt) : enteras, secas y pulverizadas» 
Oniscus Asellus. Lin. Insecta Áptera. V. 7. 
Codorniz (Coturnix) : entera para caldos, y las patas tostadas 

y hechas polvos. 
Tetrao Coturnix. Lin. Aves Gallinas, II. <* 
Cola de pescado (Jhthyocholla)i'$i un glútea que se prepara 

de la vexiga aérea del 
Accipenser Huso. Amphibia Nantes. III. 3. 
Conejo (Cuniculus) : el unto , la piel y el pelo quemada. 
Lepus Cuniculus. Lin. Mammalia Glires. I. 5. 
Coral blanco (Cerallium álbum) v entero y Ievigado. 
Madrcpora Oculata. Lin. Vermes Lithophy ta. VI. 4. 
Coral rubio (Corallium rubrum) : entero y Ievigado», 
Madrepota Rubra. Lin. Vermes Lithophytai. VI. 4. 
Cráneo humano (Craneum humanum) : es la parte osea de la 

cabeza que cubre el cerebro del hombrease usadelqiae no 

ha sido enterrado , hecho* polvo*, < 
Cugujada (Galerntay. el corazón; ^ 
Alauda Cristata. Lin. Aves Passeres. II. 6^ 
Culebra (Goluber) : entera , su piel y su enxundia*. 
Golukenúsfaérix. Lin. Amphibia Serppntes IIL 2. 
Diente de jabalí (Dens Aprty : los colmillos hechos pol- 

. vos del . / 1 ■ . ' . • : ' 

Sus Aper. Lin. MammaKa Bestia?. 1. 4. 
Emzo^Erinaceus): entere r tostado y pulverfzado. 
Mrinaceus Europaus. Lm. Majmmaha Besti*. I. 4. 
•Escarabajos, (Ssarabaiy : enteros y hechos polvos. 
Scarabaus Pilulártuf* Insecta C^leppteak V:. ik 
Escorpiones. ( Véase alacranes.) 
Esperma de ballena (Spertna Catt) : es una materia oleosa, 

concreta t blanca y cristalina , que se halla en unas cavida- 
des qte: tiene el cerebro del 
Phpeter Macrocephalus. Lih* Ma«imaEcr Cíete. I. & 



Digitized by 



Google 



132 ANIMALES OFICINALES- 

Estincos marinos (Stinci marini) : los animales enteros, sc&v 
eos , y hechos polvos. . \ . ' . \. 

Lacerta Stincus. Araphibia Reptiles. III. 1. 

Galápago (Testudo) : la concha y el animal entero para caldos. 

Testudo orbicular is* Lin. Amphibia Reptiles. III. 1. ' '■» 

Gallina (Gallina*) : los huevos , sus cascaras hechas polvos. . 

Phasianus Gallus. Aves Gallinas. II. 5. 

Gamo (Dama) : las astas y el sebo. 

Cervus Dama. Mammalia Pécora. 1. 6. . 

Ganso (Anser) : la sangre, la enxundía y él estiércol. 

Anas Anser. Lin* Aves Anseres. II. 3. 

Gato (Catus) : el unto ó gordura. 

Felis Catus. Lin. Mammalia Fer«. I. 3. 

Golonp&ina (Hirundo) : la sangre reciente y el lodo de sus 
nidos. 

Hirundo Rustica. Lin. Aves Passeres. II. 6. 

Goma lacga (Lacea) i resina depositada por una especie de 
hormigas de la India Oriental sobre las ramas del 

Crotón Lacciferum. Lin* (Veas* vegetables.) 

Gusano de seda (Bombjx) : el ácido que se encuentra en un 
deposito que tiene jüato al ano en el estado de larva, y 
el capullo que forma para transformarse la 

Phalena Mori. Lin. Insecta Lepidóptera. V. r 3, 

Hisopo húmedo (CEsyfus) : la grasa de la lana sucia evapora- 
da hasta la consistencia de extracto* (Véase carnero.) 

Hormigas (Fórmica) : ¡ enteras , recientes , y el ácido, que sumi- 
1 aisttaih , * ■; • . v ,.1 ., , 

Fórmica Rufa. Lin. InsectaHymereptera. V. 5. 

Huesos de corazón de cieryo (Ossa e cor de Cervi): son los. 
vasos arteriosos que se hallan osificados en el corazón de 
este animal quando ha llegado á ser muy viejo. (Véase 
ciervo.) . 

Huesos de xibia (OsaSepine): el hueso único. esponjoso que 
ocupa longitudinalmente el centro del cuerpo de este ani- 
mal entero y ievigado. 

Sepia Officinalis. Lin, Vermes Mollusca. IV. a. 

Jabalí (Aper) : los colmillos, el unto y el estiércol. 

Sus Aper t Mammalia Bestia*».! 4* . . 



Digitized by LjOOQIC 



ANIMALES OFICÍNALIS. I33 

Kermss (Grana: Kermes): ios cocos enteros , secos y hechos 
. poivop, y*ei zumo de ellos espesado. » 

Coccus Illieis. Lin. Insecta Hemiptera. V. 2. 

Lagarto (Lacerftís) : enteros f recientes y secos, pulveriza- 
dos, y su yenda ó estiércol. 

Lacerta Cygilis. Lin. Ámphibia Reptiles. III. i. 

Liebre (Lepús) : la sangre y el pelo. 

Le fus Timtdus. Lin* Mammalk GliresVI. <. 

Lobo (Lupué)\ el corazón; hígado é intestinos. 

Canis Lupus. Lin. Mammalk Férae. I. 3. 

Lombrices (Lumbricf): recientes, enteras, secas, hechas pol- 
vos , y resueltas en licor. 

Lumbrkus terrestris. Lin» Vermes Intestina. VI. 1: 

Macho cabrio ( Hircus ) : la sangre del macho no cas- 
trado. 

Capra Hircus. Lin. Mammalk pécora. I. 6. 

Madre de perlas ( Moler "parlar um ) 7 conchas levigadas 
í ' donde se¿ttCjiéfttr$n las perlas que ctítf el 

Mytilus Margaritiferus. Lin. Vermes Téftacea'. VI. 3. 

Mandíbulas del viz lucio (Mandíbula piscis Luci%)\ la* 
quixadas pulverizadas del 

Esox Lucius. Lin. Piscés Abdominales:* ÍV. 4. 

Marfil (Ebur) : el colmillp-^déi eléfohte, que se usa entero 

'í 1 y pulverizado* ' / 

Elephas Maximus. Lin. Mammalia Bruta. I. 2. 

Marmota (^I/wj montanus) : el unto ó enxundk. 

Mus Marmota. Lin* -Mammalia Gtireá. Lj* - x 

MÁRG^RlV^S. (Í^Í^^PEIÜLAS^ m ^, i 

Mier. {Véase abejas^ •' : vs > .*. * V * 

Milpiés. (¿Véase cochinillas.)^ 

Mochuelo (Ottus vel Nactua) t entero y preparado par* 

caldos. 
J/r¿r 0*ftt*. Lin. Aves Accipitres. IL I. ' ' ; ° ' u 
Mumia (Mumia) : la carne humana seca en los areftáíes de la 

Libia al cálbi'fi*e*te del sofc ó en otros sé«¿e|á¿t¿s'd#l¿¿ 

varios países déla Araíbia Feliz. 
Nácar. (Véase madre de perlas.} 
Narbal. (Véase unicornio ikárino.} k 



Digitized by LjOOQIC 



134 ANIMALES OFICINALES. 

Ojos De cangrejo (Oculi Cancrorum ) ^ piedras que se 
crian en el ventrículo de los cangrejos al tiempo que han 
de mudar su concha. 

Cáncer Astácus. Lin. Insecta Áptera. V. 7. 

Oso (Ursus) : la enxundia. 

Ursus Artos. Lin. Mammalia Ferae. I, 3, . 

Ostras (Ostrea) : sus conchas pulverizadas y levigadas. 

O sirca Edulis. Lin. Vermes Tenacea., VL 3. 

Pavo (Gallus Indi cu i): los huevos y sus cascaras. 

Mclcagris Gallopavo. Lin. Aves Gallina?. II. 5. 

Pavón ó Pavo real (Pavo) : el estiércol. 

Pavo Crista tus. Lin. Aves Gallinas. II. 5. 

Paloma casera (Columba*) : los pichones vivos y la sangre 
caliente. 

Columba Domestica. Aves Passeres. II. 6. 

Perdiz (Perdix) : entera y preparada para caldos. 

Tetrao Perdix. Aves Gallina?. II. 6. 

Perlas (Unione, seu PerU) : enteras y levigadas. (Véase MA- 
DRE DE PERLAS.) 

Perro (Canis): el excremento ó canina (Álbum Greecum), y 
sus hijuelos , ó sean cachorros. 

Canis Familiaris. Mammalia Fera?. I. 3. 

Pez lucio. (Véase mandíbulas.) 

Piedra bezoar occidental (Lapis Bezoarts octidentalis)\ 
enteras , pulverizadas y levigadas : son unas concreciones 
lapídeas que se encuentran en el estomago de la 

Capra Bezoartica, Lin. ftíamnjalia Pacora. 1. 6. v 

Piedra bezoar occidental be otra especie (Lapis Be- 
zoar occidentalis altera) : del mismo, uso y origen que 
la anterior : se encuentra en el estómago de la 

Capra Gacclla. Lin. Mammalia Pécora. 1. 6. 

Piedra bezoar oriental (Lapis Bezoar orientalis) : del 
mismo uso y origen que las anteriores ; se halla en el esto- 
ipagode la 

Cqpra Capricerva. Ljn. Manunalia Pécora. 1.6. 

Piedra de Becerro marino (Lapis Manatí) : el hueso pé- 
treo de la cabeza de este animal pulverizado. 

Trichechus Manatus. Mammalia Bruta. L 2. 



'Digitizedby GoOgle 



Piedra de carié a (Lutpis Carphnis)\\ .ptrireuizaila.: se ca- 
r ;' caenúa en él pezidéestencHtíbre.i' a - -¡ » * ' : ■ - ■ : 
Cyprinus Carpió. Lin. Pisces Abdominales. IV. 4. 
Piedra iguana (Láfis Iguar\us) : piedra que se cria en el es- 
.rtómaagoídel- í^\í *.- í¡ :.' ; .. ! .: ■• - ' • • \ •' ; ■• > Y 
Lacerta IgUana¿ Arfiphibia Reptiles. r V - . \ ;^ V 
Piedra de pirca (íapi* ¥crc<¿) * pulverizada : ; sé encuentra 

en la 
P¿Tr¿ Fluviatilis. Xm. Pisces Thó^acici. IV. 3. 
Piedra de puerco (Lapis Romdnus): piedra que se,ariaí en 

fbr vexrga *}e .«na especie del • : <' *:>->■ i .1 

Ifystfiix. Lin. Mammália Glires. I.' 5. • A • 
Pollos. (F^j*. Gallinas.) I 

Priapo de ballena ( Priapus Ceti) : es la parte sexual del 

macho de la 
B aleña Mys tice tus .¿Lin. Mammália Céte. L 6« 4 . ' 

Rana (Rana) : se usan desolladas y desentrañadas para caldos. 
Rana TemporkriíTSjvÁ. Atfcphibía>Réptilfeá. HL 1. 
Ratones (Mures) : enteros, vivos,. y su excremento. 
Jíifjr Musculus. LiN,.Mámmália Gfires. I. 5. ■ ' : 

iRÍNQCERbNTE..(J^¿f/tf UNICORNIO. )í • * tiii ,, 

Sanguijuelas (Sanguisuga): vivas, aplicadas á. la parte; 

-* afecta. ' ; -\* — ; ' - • -•- . .-•*-• , -, », . ,/ ( 

Hirudo Medicinalis Lin. Vermes Intestina. VI. i.í- ' >■ 
Sapos (Bufones^: enteros, recientes y secos hechos polvos. 
Rana Bitfe. Lin. Amphibiá: Reptiles. -III. 1. . u. 
Tekon (;Z¿rmf): el unto ó enxundia. > '■ , N 

UnsusJiellts.jLix. Mammália Feras. L 3. r .. ./.'*.: 
Ternero (Vitultm): es el animal pequeño que ya no mama, 

de la especie siguiente» / . 

Toro (Taurus): el sebo y. el > priapo. .* :>.'. m - 

Bos Taurus. Lin. M^mrfialia Pécora. I. 6. ! cl-i .- ! ■ , ,j ii i .* 
Tórtola (Turtur): lasangre. • ;: J ,- ;-:•;. - ; ..;.v ,•*,:; 
Columba Tur tur. Lin. A ves fasseres. íl. 6. ' r 

Unicornio (Unicorntutn): el cuerno pulverizado del 
Rtnoctros Unüornis. Lra. Mafiyiaalia Glires. I. 5. 
Unicornio jh aríno ( Unicómu Maririum ) : el cuerno pulvwi- 

'.. zada.dei- .:- .■*.. '.-: .«.. . --- , -■ ii< > „ m ^ . iii..: -'.. - í 

TOMO I. X 



Digitized by LjOOQIC 



l$6 ANIMALES. 

Monodon Monearos. Lin. Mammalia Cete. I. 8* 

Uña ve la gran bestia (Úngula Alcis*): la uña ó casco del 
pie , pulverizada. 

Cervus Akes. Lin. Mammalia Pécora. L 6. 
^Vaca (Vacca*): la leche y la manteca que de ella se saca. 
N Fcemina Bobis Tauri. Lin. Mammalia Pécora. I. 6. 

Víbora ,(Fyrr*): rédente, desollada y desentrañada, seca, 
hecha polvo. 

Coluber Berus. Lin. Amphibia Reptiles. III. i. 

XiaiA . ( Sepia )« Véase Huesos. . i 

Zibeto (Zybetum') : substancia resinosa semejante en natura- 
leza al almizcle que la cría una especie.de gato llamado. 

Viverra Zybetha. Lin. Mammalia Fera. I. 3. 

Zorro (Vulpis*): entero, desollado, la enxundia y los pul- 
mones. 

Canis Pulpes* Xiir./Madimalia Féras. 1. 3. ~ \ 

í ANTIECTIGO DE POXEMO. -..\ 

Es una mezcla íntima de cal de hierro , de antimonio y de 
estaño , ó unos óxidos dé hierro , de antiínbijio y de estaño, 
por qi nitro , hechos por: la via seca, -'•'•'•,:• ' ' ' < 

Para comprehender esta difinicion se debe suponer en pri- 
mer lugar., 1 que quando se ponen al fuego el hierro y. el sulfu-* 
reto ó mina de antimonio , aquel se combina, y se funde con la 
parte regulina ó metálica de la mina de añtimoñia , ^.estavde 
consiguiente se descompone mediante á que pierde en la detor 
nación todo el azufre; que se ha quemado por el contacto del 
oxigeno del nitro empleado,. que; también se descompone, co- 
mo luego diremos. Se forma pues, en esta descomposición por 
una parte ácido sulfúrico por lá combustión del aztafre * -el 
qual combinado inmediatamente con k/póéasa que dexó el ni* 
tro descompuesto , forma el sulfate de potasa ; y por otra una 
verdadera amalgama: Sk suerte que en esta operación tenemos 
por un lado d. régulo ¡de antimonio libre del adufre , y mez~ 
ciado ó aligado. ; con el hierra y formando el régulo de animo* 
iiiVjfii^ftii7(?in^a^cr4.quéii0iseüiá enÉpleadaymaemirraquel 
el necesario para comburir ú oxigenar solamente eLaztífre de la 



Digitized by LjOOQIC 



AKTIECTICO. 1*7 

mina dé ^ntimoaioV y &* ningún modo los metates); y en las 
escorias tenemos sulfate de potasa mezclado cota un poco de 
hierro que se ha oxidado, y no <se ha fjundldo con el régulo 
compuesto , 6 aligación de antimonio y de hierro. 

£n segundo lugar debemos suponer que quando se funde 
en el crisol este régulo, de antimonio marcial, ó esta mezcla 
de antimonio y de hierro con el estaño fino de Inglaterra , pa- 
ra hacer el antiéctico de Poterip , se mezclan estas tre* subs- 
tancias metálicas íntimamente , formando un régulo triple, bri- 
llante y friable , del qual han de salir los tres óxidos que cons- 
tituyen el antiéctico de Poterio , como diximos en su difini*» 
eion. En efecto, después que se ha pulverizado bien este ré- 
gulo ó aligación triple , se mezcla con igual peso de nitro exac- 
tamente , y se echan cucharadas de esta materia en un crisol ó 
perchero candente. Esta mezcla se enciende con entrépito a cau- 
sa de que se descompone el nitro rápidamente sobre los meta- 
les: es decir con esto, que el ácido nítrico f uno de 9us princi- 
pios constitutivos , se descompone en esta combustión , y su 
oxígeno, con parte del de ia atmósfera que concurre tam- 
bién á esta combustión , se combina con las tres substancias me- 
tálicas del réguh, para reducirlas á óxidos ó cales: el íesto del 
oxigeno del nitro si acaso sobra, se combinará 4 un mismo tiem^ 
po con el azufre que haya quedado unido al antimonio en la 
operación del régulo de antimonio inarríaí¿ , y fortttará ácido 
sulfúrico , que combinado íns&Btárieaittfehte con ta'petasa ó ba- 
se del nitro descompuesto, constituye una corta porción de 
sulfate de potasa que se separa de los óxidos por las repetidas 
lociones. Si en el régulo de antimonio marcial tío iuibtese que- 
dado nada de azufre, cosa que escasi imposible^ értrónces el 1 
oxigeno del ácido nítrico , tto teniendo con qóiett combinarse; 
permanecerá unido como antes á su radical nítrico, [formando 
ácido nítrico , y de consiguiente no se descompondrá todo el 

: i/ Siempre queda en la. operación i cíente 'páncómburiV todbcl i^ufre' 

délos régulos mucho azufre .sin ooá-, de la mina de antimonio ;< 7. si por 

genarse, que queda combinado con otra parte $5 emplease mucho, oxt- 

cllos ; porque la cantidad de nitro daría la parte metálica ; este óxido 

que para hacerlos se emplea , no es aumentaría las escorias , y el régulo 

capaz de suministrar el oxigeno sufi- habría disminuido- notablemente. 



Digitized by LjOOQIC 



1^8 ANTIECTICO. 

pmof antes bien se hallará intacto , mezclado con la potasa del 
nitro que $e ha descompuesto para oxidar el régulo , de quien 
se podrá separar evaporando y cristalizando las lociones del 
antiéctico ; en cuyo caso la parte cristalizada $erá el nitro pu* 
so t y el alkali ó potasa, base que fue del nitro que se descom- 
puso, quedará en disolución como cuerpo que es incristalizable. 
En, una palabra , el nitrate de potasa, que se emplea para 
est^s dttonw tonta i se descompondrá á, proporción de la canti- 
dad de oxigeno que necesiten los metales para pasar á ser óxi- 
dos ó cales , y el que necesite también alguna porción mayor 
ó menor de adufre que haya t quedado en el régulo de antimo- 
nio marcial pa^quejnkrsfii, y pasar ai estado de ácido sulfú- 
rico :, lo restante quedará en estado de nitrate de potasa sin 
descomponer. • , » • ! 

Para comprobar esta verdad basta filtrar , como llevamos 
dicho,, las lociones del antiécticc i , y evaporarlas hasta la pelí- 
cula * y. despusa^deLreposO'de veinte y quatro horas , se. ha- 
taást forawdo crista^de nitro que no se h$ya descompuestos 
como también. oucp del sulfate de potasaque se haya formado 
á proporción* del ácido sulfúrico procedente de la cantidad del 
gzufre qpe hubiese en el régulo de antimonio marcial , y mu- 
cha mayor cantidad, de potasa que servia de base al ácido ni* 
Vico descompuesto para oxidar los metales; todo ío qual se ha^ 
ce ( por dobles afinidades, de las qUatés se darán corolarios en 
otrps capítulos para demostrar la fuerza electiva dejos cue©* 
pos , y para que se venga en conocimiento de lo que son es* 
ta¿ descomposiciones y nuevas combinaciones mas fácilmente. 
. ; Com^.js0 trata de una^composicion tan complicada, en 
d<?nde hay fepotoeno^ ían multiplicados f qué. el orden jugaron 
so, alfabético no nosiha permitido antes tratar por. pafctes* para 
poder mejqr gpmprehender el todo de ellos; no es extraño que 
los menos adelantados no entiendan esta teoría tan difusa > por 
mas que nos hayamos querido extender en la explicación tan 
materi^lmc^t^ y,fM p^men^ ; r pjerQ á. proporción que vayan 
viniendo- por la letra \o^ regidos, las sales metálicas y la; com- 
bustión , se aclarará mas y más está teoría, procurando al mis* 
mo tiempo guardar en la exposición de ellas el mismo méto- 
do y uniformidad. , ^„ _ , ...... 



Digitized by LjOOQIC 



x 39 
. , *.:■;■ ANTIMONIO. 

^ Ea una substancia dura,, pesa da, brillante por dentro, y ne- 
¿raf'porideiavpor xafcon: del polvillo que se cria en la superfi- 
cie por el frotamiento del transporte. Quando se parte , se ad- 
vierten unas;conK> estrias, ó sean agujas delgadas , largas y 
hermosas que dan la brillantez .convergentes , que van desde 
la circunferencia al centro, y se nalla en las minas muy abun- 
dantes; en España , principalmente en Sierramorena y en otras 
provincias. Este metal en el estado en que nosotros lo recibi- 
mos del comercio, y guardamos en las boticas, es compuesto 
de azxifre.y de régulo : en este caso se dice que el antimonio 
se halla mineralizado por el azufre, y entonces este toma el 
nombre de .mineralizante , y el antimonio el de mineralizado: 
otras: veces:, aunque son las menos, se halla también el an- 
timonio mineralizado^ por el azufre y el arsénico; y entonces 
se llama sulfureto de antimonio arsenical , y el anterior sulfu- 
reto de antimonio puro. El antimonio mineralizado por el azu- 
fre varía de color y otras propiedades á proporción de las res* 
peetivas dosis de antimonio y ^azufre, que contenga esta mina 
ó sulfureto, llamado en el comercio antimonio crudo. Cien 
partes de esta mina , según Bergman citado por Kirvan , cons- 
Mn, regularmente de setenta y quatro de régulo y veinte y 
*eis de , azufra. Sin embargo; estas proporciones varían nota- 
blemente; porque como ai tiempa de ¿fundir esta mina para 
4uitaila la 'ganga ^juetienei reducirla é panes ó conos chatos, 
y venderla., suelen variar las vasijas, (pues unas serán de boca 
atnchs y otras de : boca estrecha; unas veces se fundirá con fue- 
|p { /viólenlo, ot'casL acón fuega manso; y estas son circunstancias 
queje hajce^i <váriar mucho de naturaleza) : se sigue que unas 
vecesj:ertdrá mas régulo que el señalado, y otras menos , y 
que de consiguiente no se puede señalar regla fixa sobre las 
cantidades de azufre y de antimonio que debe tener este sul- 
fúrelo, ¿netálico y y / as¿«es. que apenarse halla en el comercio 
#oa mina, déi^ñtímonio.ique, rinda tantp régulo. ; 

», Como el antimonio es una substancia 'de muchísima in* 
tót#$ m la Medicina , se ha procurado tratar de las com- 
posiciones mas enérgicas en que tiene este metal la parte 



Digitizedby VjOOQIC 



J40 ANTIMONIO. 

principal , las quales ¡fon saliendo por la letra que les cor- 
responda. 

El antimonio se disuelve en el ácido 'muriátíco 4 fuego 
lento en estado de regula, y con mucha mas prontitud en e$ 
agua regia , y sin darla calor : el ácido sulfúrico apenas tiene 
acción sobre este metal ; sin embargo , se descompone sobre él, 
y le oxida destilándole en una retorta, en cuyo caso pasa al 
recipiente en estado de ácido Sulfuroso, como lo hace > con los 
demás metales con quienes tiene mas atracción su oxígeno que 
sobre el radical. 

ANTIMONIO DIAFORÉTICO MARCIAL. Es un 
óxido de hierro y de antimonio mezclados íntimamente, pul* 
verulento, suave al tacto, pesado, insípido r y dé colon fusco* 
ó sea el antimonio y el hierro oxidados po* el ni tro, y mez» 
ciados. Para comprobar esta difinicibmse hx de estar á la tco* 
ria dada sobre el antiéctico de Potcrio , porque ios fenómenos 
de estas dos operaciones son del todo iguales. 

En primer lugar la calcinación que se tía! al hierro con la 
mina de antimonio , no es más qjue para combi¿arlos levemeni 
te; de forma que el hierro seducida con el azufre del antimof» 
nio por el contacto del ayre atmosférico , aumentado por la 
agitación que se da a la materia , formando como una pirita , y 
constituye un sulfureto de antimonio y- de hierro que parece 
escorias. Después que este sulfureto triple está; frío, , se mué* 
le , se mezcla exactamente con tres partes: sur peeo¡ de nitro, y 
se pone á detonar poco á poco , como se hace con ¿1 antiéo 
tico de Poterio. En este caso el nitro se descompone como en 
la anterior operación , es decir , que el ácido nítrioo se des- 
compone á proporción del oxigeno que necesitan los metales 
empleados para pasar al estado de cales ii óxidos, y también 
del que necesita la porción de azufre que tiene el sulfureto p&- 
ra pasar á ser ácido sulfúrico , el qual inmediatamente se com«> 
bina con la potasa que abandonó el ácido nítrico descompues- 
to , y forma el sulfate de potasa. Si , como queda dicho , el anti- 
monio en mina tuviese poco azufre y mucho reguló , entonce* 
quedará nitro siá'descomjtoner ; porque los metales necesitan 
menos oxigeno para pasar al estado de óxidos, qué el azufre 
para pasar al estado de ácido sulfúrico. Si al contrario, tuviese 



Digitized by LjOOQIC 



A*fTIMONIO. 141 

mucho azufre y poco régulo , entonces el nitro podrá y debe- 
rá necesariamente descomponerse todo para formar los óxidos 
metálicos , y para formar el ácido sulfúrico hasta adonde al- 
cance: por esta razón se emplea mas nitro para quemar el azu- 
fre de, la mina de antimonio que en la operación anterior, por- 
que en aquella no hay azufre que quemar como en esta : en- 
tonces el azufre sobrante de la mina dexará de todos modos 
el metal, y. se unirá por su mayor afinidad con la potasa del 
nitro descompuesto que quedó sobrante, y sin combinar con 
eLácido sulfúrico^ y fbfmará un sulfureto alkalino,' como ob- 
servamos en los régulos, que disuelve algo dé antimonio; de 
suerte ^ que según las proporciones de antimonio y azufre del 
sulfureto y del nitro -que se emplea , variarán los fenómenos y 
los, resultados salinos 9 porqjie unas veces^ será todo sulfate de 
potasa algo^lkalk^;(Otrás. -veces mezclado con nitrate áp po- 
taka que quedó si¿ descomponer ; y otras veces estas mismas 
¡ales en distintas proporciones mezcladas con el sulfureto al- 
kalino^ Finalmente, podría llegar el caso de que teniendo 
el régulo de antimonio muy poco ó nada de azufre , será todo 
potasa purp ¿que tiene en disolución valgo de antimonio ; pero 
los; óxido* se fom^rán'loiiimmo una vez -que otra, como diré- 1 
mosal trata* déla Gtrpty 4? antimonio. : , 

-i- .* QoaEÍdaise-hatíe el régulo de ¿fatmonio marcial r se oxida 
cierta porción de hierro y de antimonio que sube á las esco- 
rias, He 1 quienes dice la Matritense sé puede separar por la 
detoii^tionícon^ el nitro una «fierra cantidad de antimonio dia~ 
J¡ttétít&m#f¿i¡¿hty ea --efecto :'es así* péro> mas v?le el ni- 
tvoque se tiene qué gasfar para' oxigenar él azufre de las es* 
corias, que la cantidad que se extrae. Por sola la disolución en 
el agua y el reposo dan una corta porción de este óxido. 
i ANTBáONIO DIAFORÉTICO USIMI¿ ^Es una cal 
de antimonio, pesada, blanca, pulverulenta, suave al tacto, ii> 
sípida, ó sea ef óxido blanco del; régulo de antimonio por el 
nitro j ó por* el ácido nítrico , hecho por la via seca; Esta ope- 
ración es idéntica á la anterior, y sus fenómenos en todo igua- 
les t por lo qual se excusaba mas aclaración. Sin embargo, pa- 
jra que no quede íia da que desear á los meramente principian* 
les^que po saben aplipar- teorías á las operaciones de la Far* 



Digitized by LjOOQIC 



Xf* ANTIMONIO* 

macla distintas en nombre y ea piodqcfo* pero que sus fenó- 
menos son en todo ¡guales , como v.gr. en esta rindicarenios 
su exposición con brevedad , d exando campo libre a Jos mas 
adelantados para que cotejen esta' operación .con las anteriores 
ó. otra semejante que ocurra; , formea unijuicio-nadaie^uífeocó 
de su identidad , y queden ratificados ^cn las ideas chiqueas. 

Se mezcla el sulfureto negro de antimonio con. él nitrate 
de potasa hechos polvos separadamente , y en un,crisol msien* 
te se va echando cucharadas por interiealps<y pocj&tápocoy pa« 
ra dar tiempo a que arda una primero; pan** pchár Jüiotnr: xtefc« 
pues de haber concluido la mszda, ^,da!ftíego>al crisol ó pu^ 
chero por algún tiempo, v.gr. doshot^s,* somete aun estando 
caliente en un perol de agua hirviendo , á fin de que se disuel- 
va toda la masa: se pasa, después por w tamiz de seda, pa^ 
ja separar algún fragmento del puchero que corauíjymuente. se 
suele quebrar. Esta disolución lechosa sé déxa reposar,! se der 
canta después el agua:, . y se vuelve ;as€dhari mas cantidad ,' 
estando esta bien clara; se la Va y se decanta muchas veces, 
hasta que el agua salga insípida: las ultimas porciones que 
tienen embebidas los polvos bíancos se soparan por ua ñU 
tro, ó colgando de -.ellos una torcida flesMgoddn ? y>¿tespuei 
de secos se guardan en un vaso opaco para que, conserven ,1a 
blancura, que es lo que se llama propiatfoente óxido íde antimo- 
nio blanco por el nitro: la circunstancia dé echar la materia 
á cucharada^ en el puchero sin vidriar; es común á todos los 
óxidos de ántimohió.quoihemosipue&to, y; ló: mismo él Javarí 
los para»: privarlos de la sal. Simase separa de' Uparte /salía* 
este óxido,' Coma el nombre ásfundent* [ dt r£trtm\ y muchos 
Médicos, principalmente en Madrid, le piden sin lavar con 
mucha mas tpzon , pues es mas eficaz. 

. El régulo def antimonio se combina en ésta ojieracion con 
el oxigenio del áqdó nítrico qup se descompon? ¿y forma el 
óxido de antimonio blanco; el azufre que estaba combinado 
con el régulo formando el sulfureto negro de antimonio , se 
quemo enteramente , tanto por el contacto y descomposición 
del gas oxigeno del áyre. atmosférico, quaato.por otea canti- 
dad mayor de .oxigeno sobrante de la oxidación del régulo, 
que recibió, del ácido nítrico descompuesto ; eLqualjCpmo 



Digitized by LjOOQIC 



AHTIMÜNIO NAFOMTICO VtUkté ^ 14J 

afmnda mocho de este principio, resulta de sd descomposición 
sobre el sulfureto de antimonio una corta cantidad del ácido, 
sulfuroso que ie evapora», y otra mayor de ácido sulfúrico qvo 
se combina con la potasa , base que era del nitro descompues- 
to ; resultando de esta unión , ó por mejor decir de esta com- 
binación , un verdadero sulfates de potasa mezclado con el óxi- 
do de antimonio. /.. , 

De lo hasta aquí diebo remita » que en la detonado* d 
combustión del nítrate de potasa con el sulfureto de antimonio 
suceden cinco cosas á un tiempo» que son, dos descomposiciones, 
y tres nuevas combinaciones; á saber» por una pacte se des* 
¿ompóueei ácido, nítrico, y el sulfureto de antimonios por otra 
parte una porción de oxigeno del ácido nítrico se combina 
con el régulo de antimonio , y forma el óxido blanco de antir 
monio; el sobrante de oxigeno se combina con el azufre se- 
parándole dfl régulo , y formando con 41 ácido sulfúrico , cu-i 
ya combinación, queda mencionada, y se puede ver en el ca~. 
pitulo de los ácidos minerales donde se trata de él; y finalmen^ 
te este ácido se combina con el acto de su formación con la, 
potasa ó base del nitro descompuesto, y forma el sulfate de po- 
tasa que se saca de las; lociones de este óxido evaporándolas y 
cristalizándolas. 

Se puede sacar también óxido blaitfo de antimonio d^ la* 
escorias que se sepárala del régulo de antimonio f imple , deto- 
nándolas con nitro» y guardando. el mismo método que en la. 
operación anterior ; pero este es muy costoso » porque se saca 
poca cantidad de é\ % y no resarce. el nitro que; se emplea. 

La operación del régulo de antimonio simple es lo mismo 
que la del óxido blanco de antimonio por el nitro» y sus fe- 
nómenos son en todo idénticos. Solo se diferencian en la can- 
tidad de ni tío que se emplea en cada una ; de suerte» que si 
para hacer el régulo de antimonio se emplea mucho mas nitro 
del que se acostumbra » saldrá menos régulo; porque este se 
combinará con el oxigeío del ácido nítrico que se descompo- 
ne, se harán por consiguiente mas escorias , y se sacará de 
ellas mas porción de óxido blanco que de las regulares hechas 
Cpn menos nitro. Al contrario, si para hacer el óxido blanco de 
antimonio ^e, abortase la cantidad del nitro que $e acostumbra^ 

TOMO I. "* T 



Digitized by LjOOQIC 



r4-f AKriMoiao WAFOR£TicoiKtrAt. \ 

emplear, resultara en d fondo del cmoliaigona -poccionr de^ 
réguk) puro, qoe no habrá tenido bastante oxigeno; para calci- 
narse, ó quedará repartido en granuja po{ toda la masa , y por. 
consiguiente saldrá de esta operación menos oxido blanco de 
antimonio. . t «... . 

Esta teoría se acabará dq acetificas <yo completar quando se 
hable del régulo de antimonio y del nitro estibiado. En con*> 
clusion de este punto y lo^perttneciente a él diremos , que 
lo que llamamos cerusa de antimonio , que se guarda en las 
oficinas como medicamento distinto del presente ^ es un óxido 
de antimonio blanco por el acida nítrico ; ¿jue se hace¿ con el 
régulo ó parre metálica pura ¿y que en: nada se diferencia, del 
hecho con el sulforetó negw^ agtitnonb {i sbte valían algoí 
los fenómenos de la üperaeittn de cada mi&¿ parque como eL 
régulo está privado de azufre, y de consiguiente se emplea; 
menos nitro, no se hace la detonación tan ^eite v ni íesulta{ 
á*ido sulfúrico comben U; a ilteti^; dáilo mepos tesultara pow 
ca cantidad , que será precisamente ton respecto á la pumza 
del régulo ,é\ qtml toas ve^eitíen^inas a2uf re que ¿tras ; por- 
que aunque quando este se hace en nuestras oficinal, siempre 
se emplea ana misma cantidad- de fluxo ¿ las- proporcione^ del 
azufre y del antimonio de la mina suelen variad en el >suifa^ 
reto , yá por U ñaíur^tejsa^la tuina ¡6 f&ftt el modo de 
separarla de la ganga, como se- dixo hablando del antimonio 
erudó i dé lo qual debe íesnltar que el reguló de antimonio 
tinas veces está mas puro que otras, y de consiguiente saldrá 
mayor ó menor cantidad de ácido sulfúrico. >,< i > 

ARCANO, 

lA misma voz significa el misterio con que los antiguos 1 
hacían muchas de sus medicinas, cuyo velo ha quitado hí 
ilustración y el menos egoísmo de nuestros profesores del dia.- 
Los mas lamosos y mas usuales -son los siguientes. 

ARCANO CORALINO. Es una cal ú óxiáo roxo de 
mercurio por el ácido nítrico, hecho por la via húmeda. La 
calcinación que se da á los polvos d¿ jgants para hacerle los' 
£riva del Acido nítrico que los hacia corrosivos* El alcohol qu* ; 



Digitized by LjOOQIC 



^manila afcder sobre estas polvo* /despúefdebien calcinados, 
acaba.de destruir comp^eflanrete a)g*na pórcioa corta de ácido 
que baya quedado^ f^orqijett&dik los Tiitr^te^ tienen :1a propie- 
dad de descomponerle Al fi*eg# con materias combustibles. El 
oxigeno deiicido cítrico -no se separa del mercurio: por está 
c^oappon v»í>of qreo^faeg»^ debe ser lento Antes biei* quedo:» 
combinado ton ¿1$ y forma tm óxfokj puro ¡de mercurio muy* 
saturado , gucsespuédé kefacítí ¿u-forma mptálica por un 
fuego fuerte sin necesidad de fluxo. 

Este óxido se puede administrar interiormente con bastan- 
te seguridad; Gkwi^ estaj medicina «o vatí a (eaie modo de ha-» 
cerse del de ios-polvos de íjuiae^,» se colige que puede hacer- 
se iun* y >otra apémciqn á un tiempo; v. gr. , se toma el ni- 
trato de mercurio líquido 1 bieíi saturado , se evapora con bañó 
de arena en vasija de vidrio hasta la sequedad; se aparta esta 
masa salina blanca*, que es el nitrate desflemado de mercurio, 
a él: nitro mercurial sin cristalizar ; después se muele bien, y 
se. pone á Calcinar á^ un fuego 4 media» v . que se aumentará por 
grados , para despojar loj^ polvos del ácido nítrico enteramen* 
te, cuidando; de separar á su tiempo, a quando la materia des- 
pués de fria tenga un color de naranja subido f aquella canti- 
dad ique sé quiera guardappata^d/wr ¡d* Juanes , prosiguien- 
do la calcinación) con ^.resto^djs ios polvos en los términos 
que queda dicho, yenoendieíKio después sobre ellos el alcohol 
varias veces. 

ARCANO DUPLICADO* £* una sal neutra compuesta 
del ácido sulfúrico y de la pótate > y por esta razón se debe 
llamar también sul^«r>4ef^jp0€aia 4<* «femóle el hecho di- 
rectamente combando ú ¿«ido üon^eié^aüy limado tarta* 
re vitrioladú AonqteerfapFfttWacpp» Matri tee^e trae fórmula 
particular para hace^fe, ds^típ^rftua, porque se ha sacado has- 
ta ahora esta sal ck>munm$nte del residuo del agua fuerte con 
mucha economía. ¥&d&iñlé& hablando de esta agua, que el 
nitxaté de potasa ^deloom^tóa f qia^ el ácido nítrico pasaba 
al recipiente , y que h pótate que este dexa se combinaba con 9 
el áddo sulfúrico de h caparrosa , y formaba el sulfate de po- 
tasa ó tártaro vitrieladv. ; 

Como el fuego que se da á la retorta al destilar el agua 



Digitized by LjOOQIC " 



146 ARCANO DÜPXIGAWX 

fuerte no es capaz de descomponer enteramente todo el nitro, 
ni todo el sulfate de hierro que se emplean , se sigue que el 
sulfate de ¡potasa que se saca dé esteresidup , será una misce- 
lánea de sulfate de potasa , de n ¡trate de potasa , y de sulfate 
de hierro : por esto la Farmacopea citada cuerdamente man* 
da que se calcine la masa salina á, un fuego muy fuerte , para 
que se acaben de descomp*6ec las sales, y salga el sulfate de 
potasa blanco, puro , y libre del vitriolo de marte que le hace 

~ verdear. 

En efecto, esto se verifica evidentemente, porque el fuego 

Íjue obliga al tíkrouy alvvitriola á descomponerse mutuamente, 
acuita á un qibmo tiétopo Ja combinación die ¿a potasa del ni- 
tro coa el ácido sulfúrica del. mtriedo para formar el sulfate 
de potasa ó arcano duplicado , y el; hierro, base que era del vi- 
triolo verde, se oxida : y como el ácido nítrico no tiene acción 
sobre esta substancia metálica oxidada y se marcha en vapores 
roxos , se volatiliza , se condensan y caen eii el recipiente :\ he 
aquí ya la teoría del agua fuerte ¡ ,.y la¡í©rmackxn del arenno 
duplicado fundada en la véfttadsxa experiencia. »o ? ; .« > : 
No se pueden ni es fásii, determinar las proporciones de 
nitro y de vitriolo tan exactas , que se descompongan estas dos 
sales enteramente i un mismo/tiempQ,ponpe' varía Ja natura-" 
leza y cantidad de sds.prii^ipiQscoiisftitmiyQs* Se ve muchas 
Veces que aun después de calcinado i el residuo, dcVágtiaJneree, 
sale el sulfate de potasa algo verde; lo que indica que hay sul^ 
fate de hierro sin descomponer ,'sio, embargo de que se haya 
descompuesta todo el'nitro ;/de estése infiere, que en este caso 
falto nitro que suministrase por. súbese ojnpósk ion la cantidad 
suficiente de pat;aisa para saturar el asido sulfúrico xb la ca-. 
f arrota no descompuesta*: yapara :qne. de .consiguiente este 
dexase el hierro. Entonces no se puede despachar este sulfate 
de potasa , sin quitarle y destruirle por medio de las repetidas 
. calcinaciones > disoluciones y^\mme¿ y cristalizaciones to- 
do el sulfate de táéri» * que^frél qpe le 4a ^líC^lor verde. Lo 
que queda en el filtros un. .verdadero, óxíd^o de hierro roxo, 
que se puede secar y layar muchas vecqs , y guardarle para los 
usos a que se aplica el hecho de propio intento. 



Digitized by LjOOQIC 

mtá 



H7 
ARSÉNICO. 

Se entiende por arsénico un metal , de que haremos men- 
ción en su respectivo capítulo;. pero como este sentido es pu- 
ramente chimico , en la materia médica se entiende un com- 
puesto de este mismo metal mineralizado por el azufre prin-' 
cipalmente , cuyas especies medicinales son las siguientes. 

ARSÉNICO BLANCO. Es una substancia laminosa, 
blanca, con ráfagas algo roxas > brillante y quebradiza , pesa- 
da y algo transparente. - Esta substancia se cuenta , aunque im* 
propiamente , entre las sales metálicas ; pero nunca se ha 
hallado sola en la naturaleza x porque siempre está combinad* 
con cuerpos extraños que la hacen variar de propiedades y de 
aspecto exterior.- 

El arsénico blanco es el régulo ó parte metálica del arsénico 
combinada con el oxigeno , y por eso en la nueva nomencla- 
tura se llama óxido blanco de arsénico. Este metal «penas se 
halla puro en la naturaleza , y libre de combinaciones: lo mas 
regular es hallarle en estado de óxido , entre los quales el mas 
abundante es el óxido blanco de que tratamos ahora. Este óxi- 
do se halla comunmente mineralizado por el azufre , y enton- 
ces toma el nombre de óxido de arsénico sulfurado , ó sulfúreto 
de arsénico , que no es mas que una especie del arsénico mine* 
zalizado , de que hay dos variedades , que* corren en el comer- : 
ció baxo el nombre de arsénico amarillo .y de arsénico roxo. \* 
ARSÉNICO AMARILLO , que se llama en la nueva no- 
menclatura óxido de arsénico sulfurado amarillo , ó sulfúreto 
de arsénico amarillo, es el metal de arsénico levemente oxida- 
do y combinado con el azufre. Este es brillante al partirse co- 
mo ei anterior, pero no es nada di4f?no. Kirwandice que cien 
partes de esta substancia contienen solamente una de azufre : se 
conoce en las boticas y en las artes esta variedad de arsénico 
Jbaxo el nombre vulgar de <$ro pimthte , porque sirve á los pin-' 
lores para dorar las maderas , é imitar el dorado. ■* 

ARSÉNICO RÓXO, que en la Chímica moderna séllame 
óxido de arsénteo sulfurado roxo , ó sulfúreto de arsénico ro- 
xo, solo se diferencia del óxido ó sulfúreto amarillo anterio¿ 
ea que tiene, mas cantidad de azufro ¿ de» partes de esta subs— 



Digitized by LjOOQIC 



f 48 ARSENrCO ROXO. 

tancia contienen , según Rírwaii, dtez y seis de azufre, y no 
es por consiguiente su fractura tan brillante como el anterior; 
pero se h$i reconocido ' posteriormente que tiene muy. poca 
diferencia en el azufre, y sí en la cantidad de oxigeno coii 
qué está combinado. Esta ya*¡edad se conoce en el comercio 
con el -nombre ¿c rejacar* 

Ochenta partes deag.ua á Ja temperatura de sesenta grados, 
disuelven una 4q r óxido bhfico de arsénico. Esta disolución 
pone encarnada la tintura *4ul de tornasol , y verde la del 
violetas , según dice Kirwan : efectos verdaderamente contra-; 
iiqs, pues e¿i una hace oficio de ácido, y en otra de álkalL 
lista diferencia se podría decir que proviene de que el ácido, 
^jbóijicp , que por casualidad tendría.el óxido blanco con que> 
se hizo la experiencia , tiene muchísima afinidad con la materia: 
colorante del tornasol , y es causa de volverla encarnada con 
mucha prontitud ; y que no haciendo impresión este ácido so- 
bre la de yioletas ( pág. 49^ , obraba en ella entonces el óxido: 
de arsénico como un ilkfth ; y así es constante que si óxido de! 
a&éntep rio, hace en el primer grado de su oxidación -i mpresiont 
alguna sobre ninguna materia colorante azul como ácido , aun- 
que por otra parte ignoramos cómo haga oficio de.alkalino, 
poique quando este óxido* está saturado, pasa nt estado salino 
de ácido arsénico, y entonces vuelve encarnada ¿, no solamente 
la tiptura azul del tornasol, sino también la de violetas, y otra; 
quglquiera semejante. 

AZAFRÁN DE MARTE. 

Está substancia es un verdadero óxido de hieuro , mas 6 me-> 
i)os saturado ; hay dos. especies medicinales , que son: las si- 
guientes. 

AZAFRÁN DE MARTE ADSTRINGENTE. ~E* 
una verdadera y pura cal/ds hiérrelo el mismo metal oxida- 
do en el primer grado,, llamado en la nueva nomenclatura óa&r 
4o dé hierro bruna. 

Esta cal marcial f no solamente se hace de las limaduras 
de hierro puestas á la acción continuada del fuego en un cri- 
sol> como se acostumbra comunmente , sino que *e pueden 



Digitized by LjOOQIC 



AZAFRAH DB HA&tX A&gTRfttGENtE. *4$ 

ar también del orin del hierra calcinándole <&mó el áhte+] 
rior. Sin embargo de que el hierra oxidado nó^s susceptible* 
de alterarse al ayre libre , se debe no obstante «calcinar des« 
pues de levigado, para librarle del agua y del ácido carbónica 
que pueda haber adquirido durante la levigacion , y que- pu^ 
iüera adquirir también en adelante alguna porción de hierro, 
que quiza9 no se hubiese oxidado enteramente la primera? 
rez, a cuyo efecto se debe separar en los términos que en elf 
capítulo inmediato se dirá, y después para conservarle se de-?- 
be guardar en vasija* muy cernid; de forma, que el azafrato 
¿k marte ¿astringente debe s&rttin hierro puro c&nbinadó con 
*L oxigeno , sin que contenga otro álgün principio. ; ' - * 
v A£A»RAN DE MARTE APERITIVO. Es un óxido 
de hierro puro combinado con el ácido carbónico , llamado 4 
en la nueva nomenclatura carbonate de hierro, ú óxido de 
hierro carbonizado. J&ra ¿bmpretíendeí ¿sta difinicion se ha 
de considerar el modo de hacerle , pues en la diferencia de la 
operación! esta fundada la diferencia del azafrán ñfefitivo 
del a astringente m 

Quando se rocían con agua las limaduras d$ hierro, y sé 
exponen á lauántemperie para que.se conviertan en vroaer/ 
el aguase descompone sobre ellos, en cuyo tíaso el Kydró^ 
geno , uno de sus principios constitutivos , se marcha insensi- 
blemente ¿n forma de gas, y el oxigeno, que e£ el otro prin-* 
cipio constitutivo junto con el ácido carbónico de la atmós- 
fera /se combinan con el hierro formando un carbórfafre dé 
hierro , que se deberá moler y porfirizar para el 1 usb„; Está* 
masa antes ,de trociscarla se deberá diluir en iitt barreño con 
bastante agua, y ¿n estando , se dexará aposar por un momento, : 
y se trasladará á otra vasija para que solo pase con el licor eP 
carbonate de hierro puro y bien porfirizado , y queden en 
el fondo las limaduras de hierro que se hubiese^ alterado, y quV 
conserven aunla forma metálica y brillante; cü^á separación - 
se repetirá quan tas veces ¿fea necesario , hasta haber separado' 
completamente todo el carbonate de hierro de las limaduras 
por medio del agua. 

Esta separación se <Üebe liacer también en el /rotus ante-' 
rior ; pero se debe calcinar , como díxijnos en si\ capítulo, 



Digitized by LjOOQIC 



l$0 . AZAFRÁN M MARTE APERITIVO. 

después de levigado y bien saco , porque de lo contrario las 
limaduras que no se hubiesen oxidado , y no se hubiesen se- 
parado bien , atraerían el ácido carbónico de la atmósfera al 
tiempo de oxidarse con la humedad que les queda , y forma- 
rían una mezcla de las dos especies de crocus. . > 
Si el carbonate de hierro sé calcina fuertemente , pierde, 
el ácido carbónico , y pasa á ser óxido de hierro puro como 
el anterior , porque en la falta ó presencia del ácido carbónica 
hace que el hierro oxidado tome la denominación vulgar de 
nutritivo y aAsttingítttt ; cuya circunstancia, que es casi la 
únfca <l u e 1.A hace distinguir , exige que el adstringjmte sé. 
cierre en vasijas exactamente* no obstante , este ultimo óxido 
$uele estar mas saturad** de oxigeno que el* aptritivo , y f or 
e$ta circunstancia atrae el ácido carbónico. . 

* , , AZÍJGAR COMÚN. í 

Es un zumo extractifícado , viscoso* dulce, de un carác- 
ter quasi salino , que se extrae de ciertos y determinados ve-, 
geubles , y entra en ellos como principio constitutivo inme- 
diato. Hasta ahof a se tenia el azúcar como una substancia* 
particular, y propia de un solo vegetal j porque solo se extraía* 
de la caña, llamada por Linneo Arundo Sacharifera , y solo se 
entendía por tal el zumo depurado y evaporado de esta plan- 
ta. Mas después de muchas observaciones hechas al intento, se. 
sabe que .el £cer ó arce* el abedul, la remolacha, la zanahoria, 
el trigo , nmú% y otras sepilas cereales , como también los 
nectarios de las flores, y los frutos que están propensos á la 
fermentación alcohólica, son susceptibles de dar con abundan* 
cia esta substancia. 

£1 zumo sacarino es un principio homogéneo que le halla 
en diferentes vegetables mezclado con otras substancias que le; 
hacen varia* en propiedades. Comunmente se halla mezclado 
con mucho Mucilago , fécula y mucha materia colorante. Los 
fabricantes de azúcar cuecen el zumo de las cañas con cal, ce- 
nizas y alumbre para privarle de estas substancia^ extrañas^ 
después le, cuelan !, le evaporan y le ¿ristalizan , ó le evaporan 
ha^w la sequedad > cuyas operaciones repiten mas ó menos.veces,- 



Digitized by VjOOQ IC 



AZÚCAR C0MW. *£ l . 

sfegun h pureza con «pae quiérele! azíicar fttra-xttmejsciarfo 

Para esto se toma el zumo de las cañas quando están bien 
maduras , exprimidas entre dos cilindros de madera , y se lleva 
árfuaa* oficina llamada trapiche , jen donde hay sus calderas con 
sus respectivos, nombre?;, según para el uso j que* cada una se 
destina. Primeramente se pptfe á cooer elxutgo llamado gaba-> 
jo en :1a ipx\mst3rtd\&z&\hn\z&& grande \ con uaai^^a fiarte 
de cenizas y agua de cal : después se pasa á la segunda caldera 
llamada limpia ,- ed donde cuece, cpn n>as fuerza : ¡después pasa 
43a tercera caldera; llamada lexi^^Q d#ide/cuece con Ji»a$ fuer- 
ztt) ip^a^níañadif.tíueYdjJexía^ rhe$fcd&pfti*ttrhi bien;: he- 
cha esta operación , se pas^á.lg <ju¡ar*a .e^ldftra», lJaaogda A*-, 
*&* , porque en ejla cuece en tal^s términos el xarabe ó gaba- 
zo* y se le aprieta tanto el punto de jfuego , que como ya en 
este estado , tiene mucha consistencia,, centellea coma un fca r 
cha, encendida quando despide mucho humo con ráfagas de 
íuQgoi^Despues pasa á. la quinta caldera llamada almíbar , en 
donde cuece hasta la consistencia de almíbar : en seguida pa- 
sa á lá sexta caldera llamada la batería , en donde se despu- 
ma bien f añadiéndole, la misma lexía de cenizas y agua, de cal 
coa un poco de sulfaté de alúmijia disuelto ea agua;, sigue co~r 
cieodo hasta la consistencia fuierte para llenar de ella, los mol* 
dds f que soi* tinos conos con un agujero en la cabeza, p*a 
que por allí escurra la melaza que no se cristaliza , quando se 
quieren hacer pilones : y si no se destina para pilones , se, si- 
gue evaporando hasta qpeesré en consistencia de extracto; ca 
este estado se pasa. al refrescador, en donde $p bate con espá- 
ticas, paya .deshacer I95 te«ooes , y ^cej?U:>iaoqu^ para 
Tenderla. 

£1 zumo sacarino de los nectarios de algunas flores es muy 
semejante al de jas jcañas <te acucar.; £ste, zuma le recogen las 
abejas, y le depositan eajstjs panales, conocido en el comercia 
yijeaía vi< de miel , cuysi substancial 

uq difiere ícto, cociendo este néctar 

con cal , c le huevo repetidas veces, 

pbra priva parte extractiva , como se 

hace con e ue un azíicar igual al del 



eamJertfiQj 

tomoiT z 



Digitized by LjOOQIC 



ij2 kzückkcowov: 

Otro *ugo sacaitfno fluye naturalmente de la enana cnr^cl? 
Obispado de Avila , y con macha mas abundancia de los fres- 
nos aue se crían en Calabria y en Sicilia, conocido con el nom- 
bre de maná. Este' zumo cocido también ron cal, ceniza, alunv: 
bre y claras de huevo i'epeti^aB veces r como el antewr; da: 
un az&car lo mismo que el de cañas. ' J '-í\w¡. : ^ \ ( l .¡ , -'i ; S 

* Los zumos de las frutas fcsflicar&das 7 ¿capaces d$ dar^ak 
cohoi por la fermentación, filtrados y evaporados dan una es- 
pecie de miel impura , conocida con el nombre, de inoste ójtr- 
róp$ , de quien -se piitfde sacar por el «tósmo método -que^ 
los tmteriorés itiü aifcatf ietoíefanréa 4^demüsqüQiquedap <Hx 
choi, aui'Kjüetdott may oí dificultad. r •-< . ¡ >: r ; - :: , r ^ 

• De lo dicho *e ittfiere que fel azúcar se halla en forma de 
Hiiel en algunos vegetables , combinado cdhJmucho mncilago* 
fécula 1 mttteíia colorante, -y-btras substancias neijtittfcafc» que 
estos sontos toelosos» tienen dtferéntescaractéi^s y propiedades, 
según la mayor ó menor cantidad' de estas substanciaron que 
se halla Combinado el principio sacarino, pues vernos efectiva* 
menté que el maná es purgante / y el zumo de las cañas na 
Ib e* y que p&4 pater al estado sacarino ,- puro en io que cafad 
uno gestos liamos V ; os necéííario privarle^ ¿ntes de estae sub^ 
tandas extrañas por los medios indicados; y finalmente que*! 
azítóar eítraido dé kricffl6ls f ; "de fe wiei , del man¿^ de <Uk 
frutes azucarados y otros semejantes > es igual en todos sus 
caracteres, solo qufe ten /niíos zumos <ntra en mas abundancia 
que otros, ©e esto se mflete témbifen>qtiese deben mijar esto| 
azocaré* cfchib Htárf substancia homogénea, idéntica y seme-» 
jante éfi^í|faíakj*iéra vteget>l t quo sd halte f como principio cons- 
titutivo inmediato de ellos. * ' ■ r 

Puestos también estos azúcares 4 destilar:, dan unos mis- 
mos principios í todos suministiaa ¿ según- «1 ¡(Ciudadano J^oui^ 
croy , agua, ün ácido tinturado por uíi-poto^detáceyte 4jué ¿e 
halla disuelto en él, ti qual íe llnmaen la nomenclatura chimif 
¿a ácido pyromucoso i una corta porción de <a¿eytfe empíreo* 
mático , mucho gas ácido carbónico , y una materia carbono* 
sa muy esponjosa que de^an por .residuo , de quien se puede 
sacar por la lexiviácioñ utvpóco ¿* tílkal&WegttaL -> > - >'-* 

Diluidos en agua estos azücards ,y puestos é digerirá ua 



Digitized by LjOOQIC 



/ AZXJCÁR COMtíN. ...^ 153 

ttbftjQ^i&Ge gia^ps cp& una substancia vegetal qualquiera, 
^ $l«epttble$< jde fermentar, y coi*v¡ejrtirse ( por la descepo* 
sígióA* que» e.n. este caso padecen, en up vino mas ó menos per- 
fecto > del qual sq puede sacar alcohol; y por esq las £ruta$ 
dukss que abundan de este principio , son susceptibles de da? 
¿ttagrart cantidad de este liquide*^ ¿orno se ve *a }$% cerezas, 
wva$ y. camuesaí. Son solubles ea el agua y crista^i^abl^s has- 
i& un cifcfto punto no mas , pijes todos dexan -yn residqo vis- 
coso que parece un mucüagb, del qual no se pueden, obtener 
mas cristales , y le conocen los Confiteros con el nombre de 
4^/¿¿0 aporque. de él no pueden ya obtener mas azúcar pif* 
4ra¡ y mientfas mas cristales se hayan extraído, mas^ se a$érf 
ica jeXres^dpó^al estad? de miel , de quien na se p^dén ya de 
¿ningún modo obtener cristales de azúcar, sin que la priven 
del principio gomoso por la nueva cocción con la cal y alum- 
bre , como se dixo arriba., Sin embargo > el azúcar j>or refina- 
do y cristalizado que esté, siempre contiene mucho de este 
principio gomoso , como lo demuestra el ácido pjromuíqso, 
el aceyte, el mucho ácido carbónico y demás principios' que 
se sacan siempre por la destilación, los quales provienen de su 
descomposición , y son casi exclusivos del principio mucoso. 

• Se había creído antes que q\ azúcar era uqa 4(4 W nc í#b 
y no con .poco, fundamento , pues conviene con ella en npi^cbps 
caracteres sobresalientes, como son la solubilidad , el pbor 
enérgico que es consiguiente á ella, y la cristalización constan- 
te y regular ; pero efeonvertirse en alcohol ppr 1# fermenta- 
ción, y dar vinos mas ó menos perfectos, jig^amenfte $#n s$r 
tan combustible como es , y po combinarse con jap hasea, <jpmo 
l&,feacea Íte¿akñf¿mÍ<{Wii «^d^nfce.já no ser es^.jpa^ qup 
japos acyoS)masíp mew>s #tww $tktd\i$fa# (págr $9 y,6o) f p 
saturados con parte de potasa (pag, 55 y $6), es una propie- 
dad tan sobresaliente* y ¿xcl^K&dd &W 
¿spla ella ^jpfioieftt* p«a e?rfuifle ¿e lo^ d ?J$»^g9 s cY e €$- 
^tajes^de las sales/ ^^ r ( ; f > f : ¿ ov.v,: < m «v,/.-; -'*. ,., 
;í ACUCAR PE SATURNO. Es iii?a : coip^naíiou del áci- 
do ^cetpso y del óxido de plomo , y por lo mismo eq 1# nuq- 
va nomenclatura se llama acétate de plomo. Hasta atu^a solo 
se hacia esta sal empleando el ^trbonate de plomo blanco portel 



Digitized by LjOOQIC 



J 



154 % AZÚCAR DESATURDO, 

ácido acetoso, creyendo que esta cal era distinta <¡fe las ' deiaks* 
pero como te ha, observado qne<el Ótfido de pléirío sulfurado 
negro , el 'óxido de plomó roxo, el ótldo <lé plumo sfemi-vi* 
drioso, ú otras qnalesquiera cales de este metal son una mis* 
ma cosa , se pueden emplear indiferentemente unas U otrasj 
porque en todas se halla el plomo mas ó menbs oxidado , y dis- 
puesto para *ser disuelto por el ácido acetoso. La única diferen- 
cia que hay entre estas cales es , que unas tienen mas fctfntft 
dad de oxigeno que otras : aquellas que están mas saturadas 
de oxigeno , son menos solubles en el ácido acetoso , y de con- 
siguiente se saca de ellas menos sal ; y las qu&no están tan sa- 
turadas, son mas solubles, y se saca mas cantidad: sin embar- 
go, parece que debiá ser al contrario; porque si para ser el 
plomo disüelto fácilmente en el ácido acetoso igualmente que 
los demás metales, en este y en otros ácidos, se da por princi- 
pio establecido y cierto de que es necesario que antes se com- 
binen con el oxigeno, parece que mientras mas saturado Mestif- 
Vitíse el plomo de este principio , mas soluble debia ser en 3I 
acidó acetoso ; pero esta anomalía proviene de que la cantida^ 
de oxigeno combinada con el plomo debe ser muy proporcio- 
nada , de manera que no haga mudar la atracción del ácido 
con este metal: -está misma observación es común á todos los 
ácidos;, pues es ¿ófcstantéque si • el plomo se oxida rnucho -¿ y 
los demás rtietales también pasan de cierto grado de oxidación, 
ya no tienen atracción para con los ácidos, como la tenían an- 
tes: poseso vemos que el ácido acetoso act&a; mejor sobre el 
Ünéitó éh ídftfht metálica , que sobre sus óxidos por la razón 
dkh&Vypof' estíi ihismk iaíon se puede asegurar que el plo- 
mo oxidado a^Miftímúrk^s el mas proporcionado para disol- 
verse* 'eü el ácido '^fetosb 1 ; ^or^ué í tetatftidád4é I <Híígéno qué 
hay en el metal en este casjo,. ¿s la que el ácido acetoso nece- 
sitó pkta atraeí el ifretal , y considerarse como verdadero disol- 
vente d&l^lditto'V pcft éstíiíiismS razott son mas propios el óxí- 
dQ de plopio semi-vidrioso , y el carbonate de £lom¿ blanca per 
«f áctdfr 'iáíitíló pará'háiíer • l 'ék*'M?&Í cóátraíio>, & plomo 
pxidádd* hd ^naximuin , como v. gr. él óxido roxo, es más in- 
disoluble, y menos apto para este fin; pero de todos modos 
*e obtiene una misma sal, y solo varía en la cantidad, según e$- 



Digitized by LjOOQIC 



té vm "6 ihetiQ£ dispuesto efc plomo para disolverse. 

La única difefláncSa'-que ¿e observa es', que quáado se ttit- 
-f^^ébrbd^te&átiftcfde ploírtapoil el ácido acetoso, hay una 
grande efervescencia al¡ mezclarse con el ácido ; pero esto es 
accidental, porque' Helo proviene en que hay desprendimiento 
-del ga« ácido carbóttico que existe en pl carbonaté caiko ccto 
-que comütímente se adultera , como dijimos en el capítulo 
4$\ ulb4y)stlde\^úo quqndo este carbonate es ti puro, no hace 
taátáf eferWíce«ciaV |íó#qiíe ticíten regularmente muy poca afi- 
nidad los óxidos metálicos para saturarle, á excepción del de 
hierro. Para hacer esta disolución basfa echar sobre el óxido de 
piorno senri*vi&k&é fcfctici vaefcs mas de vinagre destilado, y 
¿cocerlo hafcta qüé^té^tiny d«lce 9 cacándolo por decantación 
*fe vuelve b écteír mas ¿hasrá que no esté tan dulce : éstos 1 lico- 
«e$ se mezclan y evaporan en un vaso de vidrio en baño de 
arena hasta que forme ima costra muy blanca , y se pone á cris- 
jklizitr lo qüdl se replfe J#aa:qiRrtftP;dé mas cristales. 
sfl ^a^a'saóaít^ sal perfcctaimfénte blanca es necesario emplear 
t#l* 4ci$fo <>ftdetcM4> ^nydefefMado^ '5i se era pot^ -hasta la seque- 
dad, cosa quenó^s dé- la mejor aprobación* se cuidará de^ 
*que sea á ito fuego #iuy leve, porque se descompone co» 
-suma facilidad 1 el acido aceto&Oj^y la sal qqeda entonces ne- 
t^tH'y'y sin Jas 'propiedades* qué la son propias. £1 acetóte dte 
plfómo $s disoluble 'psrfect^iftfetíta eñ el-fagttja destilada -j/y tío 
^ettte está nétdá des* ttansptáferidfr: si se advierte alguh rtf- 
siduo moreno que no se disuelve, proviene de que la sal se 
ha evaporado hasta la sequedad comunmeftte y si» cuidada; 
en cuyo caso el éieidé'afcéfósó! ie descompone te parte ,. y que- 
daíentonces^l^cim^ oxidado, y mezclado céh una- corta pot- 
'dfltí'de Cütbonque^via^dé rádl«*al 'tteidé acetoso r ; ééScótó- 
puesto. Para evitad este ' inconveniente es bti&ió qtté &t eva- 
porarla té 1 ponga' al frío para que cristalice hiegó que esté eto 
dfcpcrtkibH para ello , Ó Ifoyaf criado película: Quandó el acé- 
ptate 4ke ptett^sedisu^Ve en agua corauliv queda la dik)íiKii(in 
blanca : esto proviene de que el acétate de plomo ¿e cteéoitt- 
pone : entonces el plom¿ & precipita en forma de polvo blan- 
co , y enturbia la disolución , como sucede también con el ex- 
^twuta de saturno, cuyas pausas ^-fenómenos se explicaran en 



Digitized by LjOOQIC 



I $6 AZÚCAR D£ jSATÜWW. 

su capítulo; Llámase aaúcar de saturno porque tiene al prla^ 
cipio ua sabor dulce semejante al del asiknf^üh i. ¿ ; .JL 
, AZlfCAR VJBBMIElíGCX. :4uaqi»Jfebk^i« x de<{k im*i- 
cho sobre las opiniones de esta composkion , solo- diremos, 
con arreglo al nueVo sistema, y al dictamen de los mejores 
(«utores de Chimíoa, quecsterceiitpQs^^ idfr- 

visiop del mercurio por JaiagitacW ybel ¿í^mmíioj í^kj íw^r 
sar, coipo se^habiajusidoianísfr* ^qu^>kcy^i^4^«(í^iíetr 
fb fueía así* debí* el azogue #©*; su gi%wefüfíd espeqíé^i preci- 
pitarse en glóbulos brillantes luego que el azúcar se disolviese 
Un el agua; perp vetoos que aunque ;itl mfa&.** 4¡$tleJb>«>if 
abandonad mercurio,, estece 4K^¡pit^eft^«ia,d« f fK?l¥Q ; Jífh 
¿ró* y de.nin£tjn>to¿d© map^en ^rf i»(ip% f fpri^, t mftálie¿ 
.de donde ¡se: infiere ¡ según la w^y^ íei^w ,íqw el utágue fea 
perdido sus propiedades metálicas, y se ha transformado por 
haberse combinado ¿ón upa porción ;4e,[OXÍg«qo,;<^pa^. de 
hacerle constituir un polvo negro, jqtiftse, llama ó^Ue de 
mercurio azucarado. Otros han pr^umj^^ que el aztoltr ha 
prestado al aíogue ; elícidá $¿u¡4*in*+ y que ,pox consígukdte 
se halla este, en estado salino; pero está opinión no tiene átpó- 
f yo alguno, porque aunque el azúcar presta un ácido llamado 
pyromucoso , es por mediodel analisis.pór el fuego ¿y aunque 
4a también el ácido oxálica ó sacarina, es por la destilación 
,con un cuerpo que la preste una gran porción de Oxigeno? que 
para ello necesita, verificándose de tpdos modos upa verda- 
dera descomposición del azúcar; pero no habiendo ,tal des- 
composición en la composición del óxido de mercurio azuca- 
rado, no se puedfh fnnnar el pyrwm?it$. de mercurio, ni: el 
.oxéate de mercurio >py&% el /azíjga* no b^ perdido ninguea de 
su$ propiedades en e$jta posposición 6 n^ezcl^; , J#e ga e$> oferto 
que el azúcar vermífugo no es otra cosa que yn óxido de mer- 
curio mezclado con azúcar. De esta oxídacioa se hablará quan- 
do se trate, del óxido de mercurio sulfurado n^gro^y del utt- 
guento de. unciones, y, allí se expirarán jps fenómenos ide esta 
.ijpwaci<^ó If , . . v ;....»,: . " Jf ,., ^> .., r . . ...:,, .-; 44 i í í 

, Es una substancia pesada,, muy a>mbystible, de t» colar 



Digitized by LjOOQIC 



\ 



ASZURRBl ffp 

aniácHlo verdoso v .insípida v dura *; qéebrádiaa,Lque cruge al 
frotar dos pedazos, exhala imálor ingrato, mayormente quan- 
do se remuiejefuerteaienteen un almuez, y se funde á un ca- 
k>mde líay^pt^áanen gi-qdos según b escali de Rejmmur t eo 
esfe^a^wmamfiedta tu»><folor muy tubiotindo^ que después 
pierde á prpporcioa^ue^e va'eofriando^ Sí/seleiaumentíi el 
grado dte cakn^se volatilizaren i cuyo -casa; se inflama^ y des- 
pide ain olor sofocante , dimanado del ácido sulfuroso que so 
desprende ^ iqüe «echa. foímado. en. aquel instante: por. la oxige- 
nación que experimenta el azufre. En estado de fusión sé 
yiMiáfiíwJ cpg-iils láitalkipy^^^ 

¿ímaxai^amGntéíh^sda/ di ^¿^rf, p^oqúe-sepatecelaliiií^ 
|prd<*>:eoi el color qttaftdjjD «5 quiebrai También secombioa con 
Jraóceytes; fbfo&ijr^oíáfiks' hirviéndole con ejlos f > fprmandq 
sulfuretos oleosos , transpa^ntes , mas ó menos crasos y tisoo* 
smr^jconockfosiamgoáittEritá cofflr:einBdmbK£> áá}jbdlíamas de 
¿V^.^Esindisolí^eicá él agua enterimeríter, y ¡ai alguna vez 
se halla disuelta alguna corta cantidad, como sucede en las 
aguas hepáticas* ádejfuentés minerales qu^hufelen á huevos 
p^ridos^ ^tan:de¿aaJerdoJes ;^ que.es el ,gas fcy* 

diogenp ^Vqufe^eHbestéicaso k niencídisuííkov.fótmando id gas 
hydrógeno sulfurado, del quak exhalándose con facilidad -por 
^tcakHnaburidanteide 1» mismas agpas la potcionqüeoo pue- 
da» ¡eslías, disofoeivhateqi^ perciban nuestros, sentidos dp 
uajñodotmuylingj^atoy desagradable» y /es Jo que constituye 
el olor á hucv:osí^odridos. > o t -^V^t.a. v\\ v \ j ^,¡: i >*i 
-sJEttfizufis seiiajla papaen las midas» tnccistaleamiuy^nin- 
des, M«y-hei?íBOsqs^ casrrlranspareñtes^ yildcl color ; ¿hatillo 
verdoso 'de Jinion.^Tinibien se Halla enrmasás tder diferentei 
colores, mezclado groseramente con tierras, piedras > py ritas, 
y latrasbiMchas rconareckmes tmiiieralés* ¡de quienes se separa 
por eicfííegoí; fundiéndolas* e» l|ariiobricisam4osi ^fbfmanda 
pequeños «liiwbos cori moldes que tienen áípcopcísitav ó £»£ 
infabdiaR ^tedaze^ de ; ^oxmÁiécfn^yrgaBaát^ tasió V' dáidolp 
uíi calor íiierie^ vjp tanlbien sublimándole en vasijas duradas» 
como lo vemos en el comercio, r :u. ..:. >., , . > j . ;. 
fe e'CTambiaftttft faltos 
metal**, ó coufili maípk pa*to<detellos j( fcim*ftdo<k> dgdexot 



Digitized by LjOOQIC 



^ 



X5& AZOTBB* 

bocemos con;el nombré .dc> minas iQetáUcas a#xfrósas>; ó sutfa-» 
retos metálicos en general, á saber: í 

- ■ Combinado en distintas proporciones jcoo la plata, forma 
h mina mgra sólida, ó sulfureto de pbtfa negro^queces kbmas 
rica; y abundante de ouetaKen su especie , WmmzimgrM frito* 
#<r, la mina mdrioia* y otfasrde este jnctaLL. <;.>.! 3 ¿; ím^ 
-* Combinado con el cobre; focma la mina mdrosm i* cubre) 
6 sulfurcto de cobre vídroso, que es 1^ mas rica en su especie^ 
lamina azulada, la mina amarilla: &c.* i ó sulfpreto de co» 
bre azuL .!; ...íw •.;.! ,*'';:r\i, i:* ¿rsniiv.nixcí roo r.'ohfjfi 
-•• Combinado con ©1 ^íomo foraa,una!ct¿B^ 
azulada, de un colocfuscoy que <& lae^a¿ ^bimdantfii de/ esto 
metal v llamada por los Mineralogistas galena ,. ó sulfureto nq* 
gro de plomó, y la milla amontas al 9 uy otras de este m¿m# 
metal; v •'»" u *:uú-. * j ¿. m . ¿¿ífi^cjenflií «¿oacsic ¿e:-:m/iL¿ 
-:.. Combinada con el mercurio fb^ 

conoce con el nombre de rínabri* & bermellón natural. &áv o 
sulfareto roxo de azogue. ^ ' * í < >.- uu^U-. í..!: ^ /ó \\ .1 : * 
Combinado con el zínck en diferentes, proporciones forma 
minas de este metal de diferentes caractáresvxonoci4asea g&* 
aeral por los Mineralogistas con el uambÉe^bimda* , ó ^sut 
fnretosíde zinek. í'Aa¡ •":-.sJmi;> ¡c/;> t c;^' f u^ otios^>:l^(if 
— 'Combinado con el antimonio fama b 'mfaafde;¿torávÍ0*&¿ 
que hemos explicado bajeo el nombre de sujfareto: de antimof* 
nio , 6. antimonio crudo del comercia: combinada ¿con el fuer* 
ro, forma la pirita marcial, ó sulfúrete, decjúewou í ¿ t ' * b 
~r .Gc^binadtfiofc ei anéñioo forma una espefcie* con, dos, va- 
riedades , que ya : hcmos indicado en el capítulo del, arsénicb 
blanco, baxo eb nombre vulgar de rejaigar^oh pimtnte , ó 
sulfureto de arsénico roxo y araaiillo. > c • > ? ^k)!«.) 

í. Últimamente, se^hallaelazufre conabkadocon el bismwta^ 
nickei^kobalto^malibdena.>y ocra* substancias ?ietálíca¿4 mif 
yas mipai basta abonr^b tienen nombre genérico paitkubif 
fíor los'Mineralogi^as, y^qufspbr*c(m¿^i^e ( sedebemhiUf 
piar sutfuretos de bismuto, de ¡ kobálto; de nikel,.de molib* 
dena en la nueva nomenclatura. *• i u: , ; ^* ; vyj 

o íifin^jbos estos casos? lékii^xáñj^lhBÉ^íMin^raHkad^, el 
matelmittralixadfii y eleompuestq d* ¿astdástiom* r el ñora* 



Digitized by LjOOQIC 



AZUFRE. 159 

bre de mina: Al paso que los mineros calcinan estas mirlas azur 
irosas para después extraer de ellas los metales , y darlos la 
brillantez y demás caracteres metálicos , se sublima el azufre 
en grandes porciones en la parte superior délos hornos que pa- 
ra esto tienen hechos, ¿propósito , y consiguen dos fines á un 
tiempo , qye son, tostar la mina y disponerla á la fundición 
pon Jqfr&ifop', y obtener grandes porciones de razufre, que on 
Otras partes dexan evaporar. De un -modo así semejante se ela- 
bora en Saxonia, Bohemia, Hungría, en España y otras partes 
la mayor parte del azufre que se gasta en el comercio y ea 

Aunque se creyó antiguamente que el azufre $ra un com T 
pueáto de pspíritu , sal y partes oleosas, como se lee en el 
Curso Chimico de Lemeri y en otros Chímicos antiguos , coi» 
cuyo pensamiento explicaban los fenómenos mas inconexos de 
sius. combinaciones ¿ e¡s sin embargo un problema que en el dia 
no se ha difinido por todos los sabios , como ahora veremos, 
sobre qual sea su naturaleza y principios constitutivos, respec- 
to de que tratado por destilación y otros infinitos medios , no 
se le ha podido descomponer , antes bien todas sus combinado* 
J&ft se deshacfcp por el jart^ ¿. ; y siempre el azufre vuelve á to* 
mar su primitiva forma. Sin embargo , los Chímicos moder- 
nos de mejor nota, atendiendo á; estos y otros muchos hechos 
que prueban la regeneración del azufre de todas sus combina-* 
ciones, han concluido con decir, que el azufre es una substan- 
cia homogénea y simple, que no consta de principios dUtinr 
tos unos de otros ; &ntes bien que él mismo es principio y rgr 
dical de ptíos muchos, compuestos, - ; r 

El espíritu que de 4\ se saca , y que prueba $n algún mo* 
do en la antigua Chímica que el azufre es substancia compue?» 
ta, no es otra cosa que ei ácido sulfíurico llagia^o antiguamen- 
te ácidp vitriólico, porque se sacaba solafnent^del vittüfo 
Estp ácido es el mismo azufre combinad^ con el 6<ígeno, y 
con una porción de calórico que sirvió para disolverle en 1* 
combustión, y por eso se llama ácido . sulfúrico 9 según dixi- 
¿mos en ,el capítulo de los ácidos migerale; (<pág. 58) Lo$ 
Chipiaos antiguos creicvu que el azufre en este ca^o perdía ei 
fogisttj uno de los principios imaginarios del adufre, Este áci- 

TOMO I. AA 



Digitized by LjOOQIC 



166 AZUFRE. v 

do se descompone ,' y se regenera otra vez el azufre , quitán- 
dole el oxigeno con un cuerpo que tenga mas afinidad con él, 
como v. gr. el carbón : en esta operación creian los antiguos 
que adquiría ¿1 azufre eljlogisto que le prestaba el carbón , y 
'tiüe ctín este principio volvía el azufife á su priihitiva forma; 
La sal que de él se saca es un verdadero sulfate de-potasa; co¿ 
mo se puede muy bien colegir si se atiende á la fórmula del 
mismo Lemeri, a la de la sal policresta de este Diccionario , y 
á lo que queda dicho en el capítulo del antimonio diaforético 
Usual. : ••' : -"• \ • •'• '" , '»; 

El azufre se sublima todo en vasos cerrados sin desebmpo* 
nerse, y sin diminución de peso sensible -, * éil fch polvo muy 
amarillo y hermoso, que llamamos flores de azufre -en él co? 
mercio, y solo queda por residuo alguna porción de tierra á 
Otra parte extraña. Si en la sublimación sé adviene algmn de* 
ficit en la cantidad ele ¡azufre , corriste en qñé ; habiendo tetíi¿ 
do algún contacto con el ayre atmosférico, se habrá oiigeñV 
do, y habrá pasado al estado de gas sulfuroso Volátil/ E$t& oxi- 
genación será á proporción del ayre que tuvieren las vasijas sii- 
blimatorias, ó que haya entrado durante la sublimación, co* 
iflo se puede Colegir* de lo <quetse aplico *tx ú capítulo del 
ácido sulfúrico. ■• <.t ..-.,.. j ;: .• * 

AZUFRE DORADO DE ANTIMONIO. Etta subs- 
tancia es una porción de azufre y dé antimonio oxidados por él 
agua, disueltos por medio de un álkali, y precipitados por un 
áfóido. Las escorias del régulo de antimonio (pág: 141), es 
una meaelft de óxido de antimonio, de sulfate dé potasa , y dé 
una gran porción de sulfureto de potasa ánt i Aoniado. Luego 
que estás escorias se ponen á hervir con diez y seis tantos 
-de agua, se disuelven enteramente el sulfate de potasa y el 
-¿trifeteto de potMta antimoríiado : se filtra muy caliente lá 
disolOciort para separar él olido é& antimonio que no haya 
disueltQ el ¿ülfüréto dé potasa , y precipitaba porcioh de 
formes mineral luego que se ha enfriado, él qual sé separa 
vertiendo el licor en otra vasija por decantación , y toma el 
toombre de kermes por k Vi& seca ; luego qué seecha vinagre 
fa'otro áddo'sobre^ este' Íleo** trasegado, se- descompone él sul- 
fúrelo alkalilío ; antimoniado en esta foroia. Gomo el óxido 



Digitized by 



Google 



AZUFRE DORADO DB ANTIMONIO. l6l 

da antimonio está combinado fuertemente coa el azufre» y 
el álkali tiene atacadas estas dps substancias de manera que 
las hace solubles en el agua, y constituyen un sulfureto de 
potasa antimoniado , luego, que el ácido se pone en contac- 
to con este sulfureto triple , se une por su mucha afinidad á la 
potasa formando una sal. neutra, y la corta porción de óxido 
de antimonio $e precipita junto con el azufre , formando el 
óxido de azufre antimoniado. . . 

Comunmente se cree que este oxido ó azufre dorado de 
antimonio difiere muy poco del kermes minerah y en efecto, 
es muy poca la diferencia ; pero se debe suponer desde luego 
qye es algo distinto, respecto de que yernos palpablemente que 
stqttel se mantiene disuelto en agua fría , y se extrae después 
de Jbaberse precipitado el kermes , decantando la lexía ,. y aña* 
diendo en ella qualquier ácido, como llevamos dicho; en cuyo 
caso este se combina por su mayor afinidad con la potasa de 
sulfureto formando una sal neutra , y el azufre se precipita 
combinado Con una corta porción de óxido de antimonio mas 
saturado de oxigeno á costa del agua, que en esta operación 
se descompone con mucha rapidez. Ademas de esto , y para 
mayor inteligencia se ha de notar que quando se hace el ker- 
mes > lo primero que ataca el álkali puesto a heryir con el, agua 
y con. el sulfureto de antimonio es. el azufre que tiene el anti- 
monio en copibi'n ación, : y fo*ma con él un sulfureto alkalino , el 
qual disuelve después de oxidado mediante el agua que §e. 
descompone , alguna porción corta de este metal mientras está 
caliente; pero después del resfrio se precipita el kermes que, 
aunque contiene mas de azufre que de antimonio, queda no 
obstante en disolución el sulfureto de potasa antimoniado , que 
aun tjene mucho ;m^nos oxido de antióiónió , y taqeho mas 
azufre que el kermes ; y por esta ra¿on quando se descompone 
este sulfureto por les ácidos para sacar el azufre dorado de 
antimonio , tiene menos color el precipitad^ que se saca por 
e$te medio. Para pruet>a de esto s? ha de observar que el gas 
hydrógeno sulfurado que se desprende* durante la ebulición 
del kermes f presta el color al óxido de antimonio * y de con- 
siguiente el kermes como consta de mas antimonio, tiene mas 
color q^e dázqfre dorado di antímonip ^ue jtjtojoMW» wstaU 



Digitized by LjOOQIC 



1<$2 AZUFRE DORADA Dfí ANTIMONIO. 

Quando se echa el ácido sobre la lexía que ha dadtffet*í>r- 
tfies , se observan unos humos gruesos que huelen á huevos po- 
dridos, y no es otra la causa que la descomposición del agua.' 
En este caso el hydrógeno , tino de sus principios constituti- 
vos, s« combina con una porción de azufre, y forma el gas 
hydrógeno sulfurado, que es en quien consiste el mal olor * y 
la fuerza con que este gas se marcha , arrastra una porción de 
agua en vapor, y produce la efervescencia que se nota, los hu- 
mos gruesos y el mal olor: pdr otra parte, el oxigeno, que es 
otro principio constitutivo del agua , se combina con el óxi- 
do de antimonio, le acaba de oxidar, y le dispone á que se 
precipite combinado con el azufre ; todo lo qoal acaba, de cofir 
firmar de queel azufre dorado tiene mas cantidad de azufre; 
y mas oxidado el antimonio que el kermes , y por eso es mas 
emético , y tiene distinto color que él. 

Como el ácido que se echa en la lexía separa el álkali , y- 
forma con él una sal neutra , como queda dicho , esta deberá: 
ser distinta ; siempre será según la naturaleza del ácido que 
s& emplea: fci patfa hacer el kermes se usa , Y. gr. de h sosa , f 
. se emplea el ácido muriático para precipitar el azufre dorado;- 
k sal que se sacará por repetidas filtraciones y evaporaciones sé* 
rá el muríate de sosa ; si él ácido sulfúrico* el sulfate de so* 
sa; si el nítrico, «1 nitrate de sosa; si se emplease la potasa; 
como es costumbre , la sal será sulfate ó nitrate, ó muríate 
de potasa &c. .¿ 

CAPITULO II. 

i BAILAMOS. ,; 

JCXabiase dado indistintamente el nombre de bálsamos á mu- 
chas substancias que no tienen entre sí la menor conexión ni 
analogía. Se llamaban bálsamos unas veces á' tinas resinas pu- 
ras, como Vr gr. el bálsamo de copayba; otras vetes á un sul- 
fiíretode.aceyte, cornos gr. al bálsamo de* azufre tremen ü 
tinado*, otras veces á un ungüento , como v. g. ti 'bálsamo ar- 
eeo; otras veces á un aceyte cocido , cómo v. gr. el bálsamo 
de cachorros ^ otras veces á tina tintura alcohólica * como v. gr. 
el bálsamo anodino ¿ y analmente, o tras v*ct» $ *ima copnposi-* 



Digitized by LjOOQIC 



clon particiíUf que i ti í bierf^ resiwav ¿i Sié»^ $Ító£lé ,'nt'imq 
ggénto/ ai iáñtu&y «oillé'*^ el 

nombré deíbákatób^iguHliiifei^^ilé htm nombres geriéifid^ 
se ha de apropiar á> sustancias que tengan precisaitlentecarac- 
teres genéricos igualé** -y ( <j¡üé-téñggtl <a!güñia propiedad dó^ 
mütv filtre loda^; bitfñ se klsxa^ífotoéér ceñ qítóüta impropie^ 
dad* haivltamaí¿^báíñíi&6s Itesubstafic^^tíba dichas, qütó-> 
4o>flpews preseas ^ ¡ u ^ 

1 La verdadera Ghlmjcá 5 y cpfe sfe f feáeittj>lédd6 eh borrar es- 
tés nombres improífritov ha "káüdMó algunos , y ttfcodificador 
mtús -í^opiátídtíáelosé btó ! iabrt^fe^uem^e^offd^, eo^ 
tóo áhol«>veJ*ii4ofe-H¿>addd ''él itátabre d9báhaákt8^\Áosl^ií£ 
gos vegetales resinosos y fragraftté&r^^^^Wíublé^feh-el 1 »!^ 
cohol , y susceptibles de dar un ácido concreto, blanco, cris* 
taimo, ligero y aromático i que Máilíamos flores de benjuí, y 
en la nueva nomenclatura ácido benzoico, que se explicó en 
s«íjiifeawJE$te ; *^ 

malote otri^ío^adi^ifcife^báltó^'ry^á^^i^ s\*W 
ttúóm <¡utPfifj;|$ dett'^debeíi qtiédaf áfeÉ&didas dfe -esté tibní* 
bre genérico. Llámase esta'si^tánda áoidp benzoico, £dtfqüé 
se sacaba ántígultofóBfee déPbeíijfcl jsékn^títe rperó ^guíenlo la 
Ghimica sus jp^es&^feft^te^ dé 

las si^ta&btaí^jut i^e&£t&á#éteab^ *a>n «l nombró VSrdá-> 
deiwds balsaiiiofc '•■- ^p ^ a^:* aiHnioii vio i ; r .-y - : > 
í Muy dei caso seria índicWr áqüí todas las substancias qué 
hasta ahora haa suministrado* esté ácido ; péro'bastíi jteía la co} 
triu» i^igettcííi -citar* ksím^ cotnun^^ó üuéftrtft ^fi¿!na$; 
á quienes se lea tienopoí iVfetdádérbsbáUttinbs^ céfcpé Son k>s 
siguieüte#b fú: f 7^ m^ctc <^ ?cr ;.'■- • -..[ :.:..* . rJ 

BaIsámo negro íeruVíAnó; qtie se cffo éft la América &é* 
ridional en un árbol muy tfcrmpso, único en su género , llama* 
do por Linneo Miroxjlum Peruiferúm ^ . ~ 

Balsamo blanco , vulgo en cocos , qute *e cria éh- Carta* 

ftna^A&ér&a éírtttn fewí^qWé'LinSéá4íama JS^/irájw/mi 
olütfe^as ^ - ^ ' .-^ r <^:- ;!, "■■:--. '' ■ ■ * \!:; .2. 
Ei^ benjuí , qué se cria en la India oriental en un árbol qué 
Linneó llama Crotón Benzot. J 
- "íEí¡ fetPKAQVÉ &c¿ qu€M*ecria ^en ; Judea^ Siria y otras 



Digitized by LjOOQIC 



}.. ;^ : #feretf^^^ es ta% 

esencial, que no se puíedanmuy: bien ; sub t stitu¿r mutuamfent¿ 
en el uso médico, porque esta solo proviene de. la mayor 6 
menor castidad que tipnsn diácido benzoico^ ;La mayor ó, me* 
ñor fragrancia de estos bálsamos, q#e es uda, 3e las difeftencms? 
consjste en \i &*yw¿&:m8MK adhsrensia jqtfe ; ;t¿ene el écidck 
con la resina , ; y én la ; pureza de. esta $ltim& ; la consisfcenG& 
mas ó meaos fuerte proviene de la m^yor ó menor cantidad de 
pxlgeno que haya absprvidp; $1 prinpipio resinoso. La» demás 
diferencias se deben Qo^id^rar'Cpn(i0 fcccideet&l$$<> vg^no i,<m 
y. gr^si tienen mías parte sxtractivay cciorai)itaW9*SP eotr <^ 
yisi tiegen más impunidades : &$. . ; . ,<,, 4l ;,r ^jIi-í-.\ / : 



BETUNES. 



„ i < '. 



ma$ns minerales iipr^íucale^a oleosa,, qUeppr :1o regula* jjq 
se disuelven en el étheíc , ni ep el &lfcohoí, algunos si en los 
acey tes fixos , y ninguno en el agua. 

Los Franceses % según 4ice Kiwan,daa d nombre de be- 
tunes á todas las' substancias ;mir^i^}esinflaoiables , sean líquir 
dgf ó&qnvk sóHda?, £jc<?^J&^^^ 00 

entienden por este nombre sino las que son sólidas ¿ dementen? 
diéndose de excluir el azufre. Una yPtra denominación en 
cierto modo son impropias, pues la solidez es bastante des* 
igual en ellos , y aun acc;i4eHtal ,-y se puede por consiguiente 
pvkcsr equiyocspipfl ep lftffigtajtfll deiwípiuwiop. , > , 

La solidez en los betunes es progresiva, pues desde líqui? 
dos pasan insensiblemente á ser ^olidos en mayor ó menor gra- 
do, á proporción del tiempo que han estado expuestos al ay- 
re, de donde se infiere que la solidez no es señal característica 
de e^tos compuestos.?, ; lt i . r. m •:. 

Jafnpocp l^íe^j^fjnfl^bili^iipvi^s 6|íiQ«e\<»fl0i^w 
sentir de los Alemanes, habría' que contar entre ellos, según di- 
ce Kirwan, las pyritas , las minas azufrosas, todas las especies 
de carbón de piedra &c. Pero como se exceptúa el azufre de 
los betune^ en sentir de los aufpr.es Franceses y Españoles 



Digitized by LjOOQIC 



*feÉ4ícrNtí&. itf$ 

por ser esta stebstánélá ^iftple , quedan' 'éítclúiclas estas subs- 
«tiii¿itts ? minttrftlés ^ ; Ias ^iuAM 1 ttrdea'fio tan: solo por el azufre, 
-quanto pói la méicla <Jiié tiédéri de diferentes especies de be- 
tunes , mayormente si se toma con alguna restricción y algu- 
na modificación. En efecto, todas las substancias minerales, 
sean liquidase Salida , que se mlkm&n, r y djrát por k destila- 
ción cierta cáñtitad deíaceyte,.y ún ácido seméjatate al suci- 
Hicovy-*}üe dexan por residuo mütho Carbón , se deben con- 
tar entre los betunes , de los quales cada uno tiene caracteres 
que les son peculiares y específicos , y que les distinguen unos 
*de otros/ Jales Sofr v. gr. l ' 

¡ ' ü ;i - taí Nafta* ó alquitrán. ; : 

r. ,-'-r », <;lM*eÉtdleo. ; - - <-- ' ( '^ 

• * '' La Brea. ■•*' - ; í[ ' "' 

El Asfalto 6 betún judayco. 
í/i-(-'-¡ ; ; • . I¿ Mumiá ó sebo mineral. > ' ; ' ' 

*• »■■* £1 Azabáehe' ó grates; j >• . ■ : A 

c . .». 'Algunasespeciesdé éaíbon de piedra. >' 

ElSticiifó&É. * 

Todas estds substancias tienen un principio que les es co- 

^íiiuíí á ¿todas* y-qtíel'les constituye betuties , que al parecer is 

-él $ttéiite¿Mei^^ se dá^fe 

"flaturáJeza , qué nó fctfrrespóncte precisamente al íéyho animal 

ó vegetal, es f, d# ptf&uiaír quiTta \ Híftá!, que éTufc íftréyte 

piuy sutil, Ocktfíféro y sin Coíor , que según Kirwan se ex>- 

rtrae en Persía de algunas tierras arcillosas , sea únicamente 

ítat ácsjmmáy fino,^tilódd f éspontáfieaínente det sucino. Es- 

'te aceyte*^ ináfedlüblé én\él alcohol y en el éthef, y no áe 

descompone destilándolo^ pero expuesto al ay re absorbe uha 

porción de oxigeno , y se convierte en petróleo , cuyo aceyte 

tiene ya mas color y consistencia :- este, absorbiendo mas oxl- 

<gdftb, pasa á-áér aceyte ftegro y viscoso , conocido con el noxh- 

Hb*e de bí;ea ! j e¿«Ste ctóo ya sé descompone pn la destilación, 

y presta un ácidb como éf'del sufcinO ! , y u& aceyte seméjate 

al petróleo Tc>ctoífc$to prueba la Composición ele la brea por el 

petróleo, ¿el qual habiendo absoibi do mucho oxigeno, se ha 

«acidificado' üHtf iporciéívdél radical , y es causa de la producción 

sdbi &cid&4\icíi)k<* i&dái jiote tá- déstüácioípu - - ; 



Digitized by LjOOQIC 



V$4 B£»4AiQ&r 

}.. \L& ^iferen^iat^yvb^^ntce . esj^oSubtfsWas no, es tai* 
esencial, que no se puíec&^myjr: bien, sub f stit4i¿r mijtiuaijtfen&¿ 
en el uso médico, porche; esta solo proviene de, la mayor 6 
menor cantidad que tiprjs& deácido bepaófcq^I* mayor ó t me- 
nor fragrancia de estos bálsamps, q#e es urfa, 3e las dife>;encm$$r 
consiste en fe mayor ¿ó ¡mWf adhsrenciíi jque^iene el écidck 
con la resina , y én la. pureza de esta ultiin^ ; la consistencia 
mas ó menos fuerte proviene de la m^yor 6 menor cantidad de 
pxigeno que haya absorvido $1 prinpipio resinoso. Las deraas 
diferencias se deben ; $oQsid$rar ípua0 fcccideQta}$$<*>*^ov$ctt 
y. gr. si t{enen n&s parte €|x^ctiva:y ^PCaQtawwsP^^ 1 ^ 
yisitiegen m& impunidades : &p> :v : >í, 4Í ;, : >-j;r ./::: /-, :.•«: 

; BETUNA 

v r.Gmwoffllt* as da, ej¿ npgibre : de Im^iwi^íÁ ckrta& ftfga-e 
ma$íis dinerales iipr^íucale**: oleosa, /que ppr :1o regular jjq 
se disuelven en el étheíc , ni ep el jilfcobol-i algunos si en ios 
acey tes fixos , y ninguno en el agua. 

Los Franceses » según 4ice ' jtiwgn, dan el nombre de be- 
tunes á todas las sub^anciaslmin^mJes, inflaoiable^ , sean Itqüir 
dgf ó s^a sólidas t iSMjQmtklmifa ;jp£r$ 4 los : Alemaaes no 
entienden por este nombre sino las que son sólidas , désenten? 
diéndose de excluir el azufre. Una y, otra denominación en 
cierto modo son impropias, pues la solidez es bastante des- 
igual en ellos , y a^in aqc;i4ental,-y se puede por consiguiente 
p^docsr equiyoc$pipji : eji lftTCK&ltfil djpiwroipwioii. .,■.:..-, , 

La solidez en los betunes es progresiva, pues desde, líqui? 
dos pasan insensiblemente á ser ^olidos en mayor ó menor gra- 
do, á proporción del tiempo que han estado expuestos al ay- 
re , de donde se infiere que la solidez no es señal característica 
de e$tos compuestos. |> ( j . tl i r ,. m c 

Tafnpoco l&'^&LwñvtyblMtágigxm etfiea#.QjfcOf> w 
sentir de los Alemanes, habría que contar entre ellos, según dir 
ce Kirwan, las pyritas , las minas azufrqsas, todas las especies 
de carbón de piedra &c. Pero como se exceptúa el azufre de 
los betunes, en sentir de los aufpr.es Franceses y Españoles 



Digitized by LjOOQIC 



jior Se* esta Stobkáncíá Slftple , quedan' tefcclúicks estas subs- 
tancias minerales , las ^uate arden no tan; solo por el azufre, 
quanto pót la me¿ck qué tierieri de diferentes especies de be- 
tunes , mayormente si se toma con alguna restricción y algu- 
na Codificación. En efecto, todas las substancias minerales, 
aeáfc líquidas ó §6lfckir, que se klkm&n, y djra por k destila- 
ción cierta cantidad de ¡aceyte,. y un ácido semejante al sucí- 
nico, y ^ue dexan por residuo mdcho carbón , se deben con- 
tar entre los betunes , de los quales cada uno tiene caracteres 
que les son peculiares y específicos , y que les distinguen unos 
*de otros. Tales %oft v; gr. 
f : » ¡Laí Nafta» ó alquitrán. 

-'■ - T ' < 'H Petróleo. — < "* - — 

' ' La Brea. • '•' 

El Asfalto 6 betún judayco. 
*"- í ' • . * " ■ L¿ Mumia d sebo mineral. 

- ■' 3B1 Azabache ó gaga tes. ' ' 

- •*« 'Algunas especies de ¿artxm de piedra. 

El Sticiifó «te, : * 

Todas estas substancias tienen un principio que les es co- 

mun[ á todas* y-qtié-les constituye betunes , que al parecer ís 

él südirióí/lii effefctó \ -supíolíiérido ^oe nirigun acey te se dá ^fe 

"fiáturaleza, que no tánrespohcfo precisamente al reyno animal 

•d vegfct$l , es 'dé* pr&um*r qué'la'flíftáVque éSuH aceyte 

puy sutil, odorífero y sin Color , que según Kirwan se ex>- 

ftrae en Persía de algunas tierras arcillosas , sea únicamente 

iin áceyt&fcwy fino,íáfeítHádd'ésp¿ntáñeame^té del» sucino. Es- 

'te acey te e$ indfedl tibié efc'fel alcohol y en el óther, y no te 

^áeseompofíe destilándolo r pero expuesto al ayre absorbe utta 

porción de oxígeno , y se convierte en petróleo , cuyo aceyte 

tiene ya mas color y consistencia :• este, absorbiendo mas oxl- 

«géno, pa$a á áer aceyte ftegro y viscoso; conocido con el nóxfa- 

b*e de bseaj fcneste cftto yá se descompone en la destilación, 

y presta un ácidb como fef'del sucinó, y uti aceyte semejante 

al petróleo. Tocto ttsto prueba la composición de la brea por el 

petróleo,*! qual habiendo absorbido mucho oxigeno, se ha 

«acüdifieadó 4 üíltf porciéívdfel radical , y es causa de la producción 

sdblá^idáíiídnkaíiwáijintekf destilación. 



Digitized by LjOOQIC 



¿6$ .BBT&N&. 

. t . El azpba^fce ; qiie^eí ha teni$k>¡ pftr $q rftí¿up <íe la¡ ^esti- 
lación natural del petróleo,. se.puéíUt <;oiHtidera^pot la irtisrojí 
razón como una brea mas sólida por la continuada y progresir 
va absorción del oxígeno i de forma qué la nafta , que es la 
primera entre los betunes , y que proviene pecablemente de 
la destilación esjtenjtáriear^l $u<;ins>, pasa á ser pettqleQ , este, 
á brea, esta á ser gg<ibacfe$ u y ^o Lwecisamente por Ja ab- 
sorción del oxígeno y algún otro, ácidp, mineral , que tal re? 
no influirá menos que él par^ formar estas substancias. 

La mumia, que según Ki¿r>van es una obstancia grasienr 
ta , blanca, mas dura que el sebo yjuas, ftágÚ, que.,ard$ ejt 
una llama azul, que es disoluble en el akohoji tartarizado , y 
en los aceytes fixos hirviendo, debe, su -origen; y formación al 
sucino que tiene en combinación. Aunque se habia creido que 
la mumia eran los cadáveres humanps sepultadas y embalsama* 
dos, no puede prevalecer esta opinjpn , según Kirwan ; porque 
ha hallado en una fuente cerca de Estrasburgo una substan- 
cia semejante á ella ep iodos sus caraaér es; Como esta dro* 
ga viene de lejas tierras , habrá motivp para creer con mucho 
fundamento que es una composición artificial en donde .entra 
,por. base el petrólp^; peip tQ¡da : &tfá Ifem fo fábulas* y -tes 
autora no esjtan acordes sobre la n^pu^leza 4^ esta; sustancia. 

Todas las especies de carbón de piedra no s$ debep contar 
entre. los betunes, porque hay algunas que tienen la propiedad 
de hacer llama solo por el azufre que tienen en combinación : y 
como el azufre está excluido en la difinicion 4e J*< bfctuneí, 
lo estarán por consiguiente las mina* azufrosas , copiólas py ri- 
tas y todas k*$) combinaciones del azufre. Sin embargo, Kirwan 
( dice, que todas la¿s variedades del carbón de piedra nacen de 
la mezcla del petróleo , del azabache, de la brea, del asfalto y 
de . la mumia , y como estas substancias bituminosas son mo- 
dificaciones y mellas de, la nafta cpn diferente* substancias, 
, fácil sera concebir que todas nacen de la nafta» y por coosi- 
• guíente -del sucino. Hasta aqijí é$ de Qpfoip&comun. / 

Mas siq embargo de que el sucino se supone ser radical de 
los betunes , ¿ quien podrá negar que la nafta sea un acey te 
desuWdo n^tmglmepte de las substancias, vegetales podridas, 
ó de las substancias grasicntas, del \& pfóes * u oyps animales 



itizadbyVjOO' 



sepultados por las inundaciones del fluxo y refluxo del mar ; y 
que este aceyte sutil modificado después por el oxigeno ó por 
algún ácido mineral , pase á ser petróleo , el petróleo después* 
pase á se? brea , esta á ser sucino, este á ser azabache &c. , y 
no el sucino pasar por una destilación natural y espontánea á 
9er nafta, esta á petróleo, brea, azabache &c? Otra hipóte- 
sis estará mas fuera de verosimilitud y buena conjetura , pues 
á la verdad que dan mucha fuerza para creer que esto es lo 
mas cierto , como luego veremos. 

£1 sucino que hemos supuesto según la común opinión , ser 
el origen y radical de los betunes , es una substancia transpa* 
rente y muy lustrosa, insípida, dura, frágil, de un color co* 
munmente amarillento , y mas ó menos subido ; se funde á ua 
calor poco mayor que el azufre , esto es , á los noventa gra- 
dos , y entonces se avexiga y pierde su transparencia : arde 
con una llama blanquizca echado sobre carbones bien encendi- 
dos , y entonces exhala un humo amarillo ; es indisoluble en 
el agua , pero se disuelve en el alcohol puro algún tanto , y 
mucho mas en los bálsamos , según dice Kirwan f : da por la 
¿estilación una pequeña cantidad de agua , un aceyte fétido y 
obscuro , que rectificado después por repetidas destilaciones se 
parece á la nafta , un ácido concreto particular que se le ha 
dado en su capítulo el nombre de ácido sucínica , y por úl* 
timo dexa un residuo carbonoso muy ligero. Cien granos de 
sucino han dado setenta y dos de aceyte, quatro ó cinco de 
sal , y lo demás es agua y materias fixas , según Baumer cita* 
do por Kirwan, 

£1 sucino se encuentra en masas grandes en Persia , y yo 
he visto bastante cantidad cogida en Asturias ; pero es bastan- 
te inferior , pues da muy poco ácido y mucho aceyte , lo que 
prueba que es el petróleo poco oxigenado , que aun no abr 
sorbió todo el oxigeno necesario para pasar al estado de suci- 
no : se halla también en las rocas y encima de las aguas del 
mar. Este último se dice que es el mejor. 

Sin embargo de estos caracteres, y de lo ya expuesto, no 

•*■,,. 

* i Na se sabe- sí este autor ten- particulares, 6 íos bálsamos que que- 

dria por bálsamos las composiciones dan expresados. *. • 
TOMO I. BB 



Digitized by LjOOQIC 



1 68 BETUNES* 

es fácil determinar el origen y naturaleza del sucino ó karave: 
lo dicho hasta aquí solo nos conduce al conocimiento y distin- 
ción de él entre las demás substancias bituminosas con quie- 
nes se pudiera confundir, dexando la duda sobre este punto en 
toda su fuerza. 

Quando el hallarle entre Jas entrañas de la tierra nos pu- 
diera hacer creer que el sucino era la nafta destilada natural- 
mente de los vegetables podridos , y que esta combinada con 
el oxigeno pasaba á ser petróleo, y combinado este después 
con el ácido sulfúrico u otro ácido mineral pasaría á formar el 
sucino , según arriba hemos indicado , y acabamos ahora de 
confirmar , parece que se opone á este pensamiento , o á lo 
menos que favorece la opinión contraria , el hallarle también 
nadando en las aguas del mar; en cuyo caso se debe sospechar 
mas bien que debe su origen al acey te craso de los peces muer- 
tos en la profundidad del mar , alterado por el ácido muriático 
de que abundan estas aguas , combinado con la sosa y la cal. 

Estas dos hipótesis, fundadas en lamas clara conjetura, 
suspenden el juicio que se deba formar sobre este punto. Sin 
embargo , hay motivos mas poderosos para creer que el kará- 
ve ó sucino es de naturaleza vegetal. Primero , porque el su- 
cino destilado da una gran cantidad de aceyte muy semejante 
al petróleo , y una corta cantidad de un ácido particular que 
se coloca entre los del rey no vegetal ; lo qual prueba con evi- 
dencia que el petróleo, ó nafta oxidada, ó combinada con 
algún ácido mineral , pasa á ser sucino ; y que este ácido mi- 
neral modificado y alterado por la combinación con el petró- 
leo, pasa á ser ácido sucínico, ó sea sal volátil de sucino. £1 
carbón que queda por residuo en la destilación , se puede con* 
siderar como efecto de la acción recíproca que exerce un ácido 
combinado con un aceyte de naturaleza vegetal ¿ pues comunr 
mente le quema en parte, manifestándose mucho carbón en la 
descomposición que experimenta , aunque en el sucino no se 
manifiesta hasta su total análisis por el fuego : segundo , por* 
que el petróleo nunca se ha hallado en el agua del mar , sino 
destilando de las rocas , ó saliendo de la tierra , como sucede 
en el Ducado de Módena, y en diversos par ages de, Francia, 
Suiza, Alemania, igualmente que en Escocia, según dice Kir* 



Digitized by LjOOQIC 



BETUNES, l6$ 

wan : tercero , porque el sucino se encuentra aun no petrifi- 
cado , y se hallan sepultados en su seno insectos, pajitas y 
otras materias extrañas , que envolvió quando estaba blando; 
lo que indica que su origen es de la nafta ó de algún aceyte 
liquido , y por consiguiente del reyno vegetalj y que esta 
por la saturación de algún ácido qualquiera se endurece , y se 
convierte en sucino de diferentes colores : todo lo qual parece 
mas probable y congruente por- las razones expuestas, sin em- 
bargo que no nos quita enteramente la razón de dudar* 

BEZOARDICOS. 

Estos remedios, que tenían mucha estimación entre los an*- 
tiguospor su virtud diaforética y antimaligna , hoy están ca- 
si abandonados. No obstante , como conservamos algunos en 
las oficinas , pondré algunos de ellos para aumentar los datos 
chimicos , y entender la teoría de los demás en el caso que se 
quieran examinar sus fórmulas. 

- BEZO ARDICO JOVIAL DESTILADO. Este es una 
cal blanca y azulada > pesada , insípida y suave al tacto , com- 
puesta de dos metales t ó bien sea el régulo de estaño y el de 
antimonio , combinados Con el oxigeno del ácido muriático y 
nítrico , y precipitados después por el agua común. 

Para comprehender los fenómenos de esta operación en lo 
posible , era necesario tener una idea completa de lo que es la 
manteca de antimonio )&oial\ pero esta se tratará en su respec* 
tivo lugar , adonde acudirá el lector para inteligencia del pre- 
sente capítulo. Por ahora solo diremos , que quando se tritura 
para hacerla , el jnu ríate oxigenado de mercurio con el: régulo 
de antimonio jovial , y se. destila esta meada según mandan los 
autores en una retorta de vidrio muy capar y cbn el cuello 
muy ancho , y colocada en baño' de arena, sale un licor me* 
dio transparente ,- y después mucho mas espeso, y al último 
blanco y cristalizado , el qual no es otra cosa que el ácido mu«> 
riático oxigenado del solimán , que tiene en combinación per** 
fecta los dos metales oxidados , formando un muríate oxigenado 
de antimonio y áe estaña muy «argado de oxidó qtó á>rastira y 
sublima tras sí. Luego que este licor glacial, ó sea manteca dt 



Digitized by LjOOQIC 



1/0 BEZOARD1C0S. 

antimonio jovial, se ha recogido del cuello de la retorta y del 
recipiente i y se le añade ácido nítrico puro en una vasija de y i- 
drio ancha, se excita una efervescencia fuerte, y se perfeccio- 
na la disolución , lo qual se conoce en la transparencia que to- f 
ma el licor* Luego que á este licor salino *e le echa agua co- 
mún blanca , se descompone , y pierde el equilibrio la disolu- 
ción : los ácidos en este caso se combinan con el agua , y se 
precipitan los metales muy oxidados en forma de un polvo ce-, 
niciento^ ó blanco -azulado , el qual se separa por decantación, 
se lava muchas veces , y se seca con el filtro. 

Como el ácido muriático es un disolvente poderoso del 
estaño , y lo es poco del régulo de antimonio , sale el muriato 
oxigenado de (antimonio y de estaño medio transparente; , por- 
que el ácido muciático no ha podido disolver completamente 
el antimonio, mayormente quando.se ha combinado con el es- 
taño en la mayor parte por su mayor afinidad con él , y solo 
le ha sublimado y arrastrado consigo ; pero luego que se añade 
el ácido nítrico , se forma un ácido jiitro-muriático , que esei ; 
verdadero disoítíehte del antimonio , y forma mía dfeolpcion 
de los. dos metales tan perfecta como se ha dicho. Esta diso- 4 
lucion debe llamarse, atendida su composición, nitro-mu- 
ríate de antimonio y de estaño , cuyos metales precipitados 
por el agua , se llevan tras sí el oxigeno excedente de Jos dos 
ácidos ; de forma , que el bezodrdico jovial destilado se difi- 
ne completamente diciendo que es un óxido de antimonio y 
de .pstaño muy saturado por el agido nitro-mutiático. 

De esta completa difinicion y teoría resulta que no es ne- 
cesario destilar el muríate oxigenado de mercurio con el anti- 
monio ni el estaño para obtener el bezodrdico jovial destilado % 
porque disolviendo estos dos metales juntaos 1 , ó el régulo de ank 
timonio jovial ^n el icído ;nitro-muriático, compuesto de las 
proporciones! mas exactas de los dos ácidos , como tenemos di- 
cho en el capítulo del agua regia , y descomponiendo esta 
disolución después por el ?gua , se hará un precipitado , y se 
conseguirá un bezodrdüo jovial en poca$ horas y con poco tra* 
bajo lo. mismo, <\uqq\ destilado. v 

BEZQARDICO JOVIAL DE CARTHEUSIER. Este 
no solamente se diferencia del anterior en la destilación, pues 



Digitized by LjOOQIC 



- BEZOABDICO. I71 

qsta siendo accidental, na es necesaria, como queda dicho, sí- 
no que el antimonio y el .estaño no han sido disueltos en 
esta operación como debían , por el ácido tfitro-muriático , ni 
precipitados después, corno se dixo. en él bczodrdico ante-' 
rior , y sí calcinados solamente por ef nitro que se emplea pa- 
ra la detonación , en cuyo caso reciben de él menos oxígeno.. 
La teoría de este bezpárdico es la misma que la del anti- 
monio diaforético usual , pues en esta operación se descom-. 
pone elnítro como t e* iquella , y oxida, el antimonio y el es- 
taño fundidos juntos para formar el bezoárdico de Cartheu* 
sier. JEn una palabra, el bezoárdico jovial primero que hemos 
explicado, y que e$ el verdadero bezoárdico , es un óxido de. 
antimonio y de estaño muy saturado de oxigeno , y en un es- 
tado c^si <de acidificación ;.e$tá hecho por la via húmeda , y 4 
goza del ácido nítrico, y muriátko , habiendo sido disueltos 
antes los metales en ellos , y precipitados después por el agnaj. 
y este último está hecho por la via seca, y solo goza del ácido 
nítrico que se descompone en la detonación , y de consiguiente 
n<* esta tan saturado deuoxigeno, ■ .. -r> 

; ;. En tan grande diferencia * nase*debe despachar el bezodr- 
dico de Cartheusier, si/ no le piden expresamente en las rece- 
tas , mayormente quando el bezoárdico jovial primero , llama-> 
do vulgarmente destilado, se hace, con la misma iacilidad que> 
este de Cartheusier > y goza, del ? ácido nitro-muriático , que 
esen loijue estriba la tepriVde los besoárdicjos. / 
>^ BEZOARPICQ. MINERAL. Este es el r régulo de an- 
timonio oxidado por el ácido nítrico y muriátko. Aunque la- 
Farmacopea Matritense manda destilar el muríate oxigenado' 
4e antimonio,, y saturarle después del ácido nítrico para hacer 
una, verdadera disolución., y precipitadle dfespues con el agua» 
cpmo Qn t¿ JbftzoárdiQO, anterior; no es necesario usar de este 



1 Aquí se prescinde.de si es lo do* de quien se cree que reciben solo 
mismo para el uso médico un óxi- el oxígeno : pues á no ser así, no ha- 
do metálico qualquiera hecho por la . bria ninguna duda en creer que un 
via seca , que por la' húmeda ; y si óxido hecho por el ácido nítrico , es 
es lo mismo hecho por" el ácido ni- distinto del hecho con el ácido mu- 
trico , que por el ácido muriático, riático ó sulfúrico. 



sulfúrico, ó por otro qualquíer . áci- 



Digitized by LjOOQIC 



1J2 BEZOAkÜKO MINERAL. 

método , porque esta operación es idéntica á la anterior, y su 
teoría se puede aplicar á este lugar. Solo hay k diferencia pu- 
ramente material de entrar en aquella el estaño con el antimo- 
nio en su composición ; y^eriesta el antimonio iolo ; y así enL 
conclusión de este artículo diremos , que disolviendo el regu- 
ío de antimonio bien purq en el ácido nitro-muriático, y pre- 
cipitándole después con el agua común, se conseguirá el óxido 
de antimonio por el ácido nitro-muriático muy saturado de* 
oxigeno, que es en lo que consiste el verdadero tezóárduo 
mineral. s * J v 

Si este óxido no saliese bien blanco , consistirá precisátmen* 
te en que el antimonio no estaba bien puro > es decir, que po- 
drá tener alguna porción pequeña de álguá metal extraño que 
alterará la blancura del bezoárdico.Si el antimonio nó está 
privado del afcufre, este queda sin «Kstfl verse en el ácido, y de 
consiguiente se precipitaren este caso se cuidará de separarle 
por un filtro conveniente antes de precipitar el antimonio con/ 
el agua. No obstante , para no tener sospecha de que se di- 
suelve alguna porción de azufre, y se mésela por consiguien^ 
te con el besóárcjicó eri la precipitación que se hace , sd de- 
berá este después de seco ifteíclar con alguna pequeña por- 
ción de nitrate de potasa > y darle después fuego por espacio 
de una hora en un crisol ; en cuyo caso el azufre se oxigena- 
rá con el contacto del nitro que se descompone, y se combi- 
nará con su base , que es la potasa > como se puede 1 xompfe- 
hender de lo dicho acer¿a del 'antimonio diaforético usual 9 y 
después se lavará. Sr en lugar del nitro se le echa potasa ó 
sosa, se combinará igualmente con el azufre > y formará un 
sulfureto soluble después en el agua; en ambos casos el azufre 
se separa , y el óxido queda puro, con tal que después se lave 
exactamente^ y se seque poí el filtro i $¡ero esté ultimo método 
es muy imperfecto. 

BOL ARMENICO. 

Todas las substancias terreas y petrosas que se usan en 
Farmacia tienen origen precisamente de las cinco tierras pri- 
mitivas que hemos indicado 3I hablar de los cuerpos simples, 
que son la cal, la alumina ó arcilla , la magnesia , la barita y 



Digitized by LjOOQIC 



BOI, ARMEKICO. 173 

Sílice. £1 bal tteqe pbr base principal una de estas tierras , que 
es la alumina , y según otros, también la. magnesia, y después 
otras tierras que también suele tener mezcladas, aunque en 
mas CQrt%;p$t$ÍQn* £1 colar que esta : substancia tiene mas ó 
menos, encarnado >; le proviene de una porción de óxido de 
hierro que entra como principio .componente del bol, llamado 
vulgarmente wrt^ Su origen proviene de la descomposición de 
los schistos , los quales siendo formados de tierras y pyritas de 
hierr.9 %. suministra© el bol ^arménico por una parte , y el sul* 
f^te 4e hier/o por ojtrá^ £. costa; del oxigeno que el azufre y el 
hierro reciben del agua. Kirwaadice hablando del bol lo si* 
£uiente: >>El bí>l es un término de una significación vaga, 
» que era preciso jubilar. Unos dan este nombre a las gredas 
*> compactas, y ínuy lisas *í,qu$ tbnen ka partículas muy finas; 
*¿y<Qtfo$.iP*£tej&ideíi qua siLjsolorsea roxa ohsouo u amarillo, 
vy que contengan hierro.; La gceda roxa ennegrece al fuego 
wcomupment^.,L*. agrilla pasa desde luegb. a som , y ad* 
99 quiere el color del bol si se le da un fuego moderado." De 
estose infiere que el ¿o/ es una mezcla de arcilla y óxido de 
hw^rp adm&ximumi calcinados por los^&aegps subterráneos. El 
¿0/ hace efervescerifcíajicón los ácidos, poique descompone» 
el carbonate calizo qüa contiene, y se desprende el gas ácido 
carbónico $ es (nuy suave al tacto , y se pega á la lengua coa 
pna adherencia fuerte, cuya propiedad le viene de la. alumi- 
na, El higr^p qijeise halla eaelvfo/ proviene de la t descoroposi- 
íl°9 espontánea del Sulfate de/hic^ro, p<w lo mismo se debe 
considerar coma un :Mlct>tan¿ n. ; ' . : •. ,.$/•, :.- - r -1 -. > 

BORRAXL , . 'r 

* Esta es una de las sales neutras ' minerales, de basé alkali- 
na, transparenté y cristalina ; cuyos critalea esran cubiertos )de 
t*n poivoi como harina , que uñas veces se halla perfectamente 
neutra,. y otras con exceso de ácido ó de álkali : cn-el- primee 
casóse llama tinkar \ y en el segundo borrax:d* Vinería. Es- 
ta sai s^^ompope de un ácido particulat »ooncrjato t qiieren Ja 
nueva nomenclatura se llama ácido borácico , y de la sosa , y 
por eso se llama borate de sosa, de cuyas substancias ya hemos 



Digitized by LjOOQIC 



¿74 ' fomlax. 7 

tratado, separadamente en el capítulo de los áifcálís y en -el-Üd 
los ácidos minerales, y ademas se tratará segunda vez eñ el 
capítulo de la sal sedativa de las oficinas. » 

El borrax se disuelve en¡diéz y ocho veces stt peso dé 
agua al temple de sesenta grados. Cien partes de esta sal pu-í 
rificada r contienen treinta y >quatro* de acide borácicp puro,' 
diez y siete de sosa , y quarenta y siete de agua. De las diez 
y siete partes de sosa solo se hallan las cinco neutralizadas real- 
mente , según Ktrwan : Igs demás se hallan en estado de álka- . 
li,yobran.comofiale$; y de aquí viente el üaiftaxle com í iííHrieft- 
te borate sobresaturado de sosa. • . ; r 

Quando esta sal* se calcina se pbne muy blanca, pierde el 
agua de cristalización-, y por consiguiente del peso específi- 
co. Aumenta tanto de volumen, y se pone tan esponjosa con 
esta operación , que al menor soplo se marcha como p¿vesfc 
en grupos tan blancos como nieve : ^el borrax en eáté estada 
es tan ligero como el ácido benzoico , y toma el nombre de 
borrax calcinado. 

Se halla en Saxonia y en las Indias Orientales : los habí* 
tantes de aquellos países le unfan con cierta substancia oleosa, 
que le preserva de la eflorescencia , impidiendo por este me- 
dio el contado del ayre< Se creia que habiá una especie de 
borr ax facticio, compuesto de orina, nitro, sal amoníaco , y 
otras drogas ; pero se sabe posteriormente que es nativo todo 
lo que se gasta en la medicina y en Jas artes ; y que no es mas 
que una combinación patural del ácido borácico y de la sosal 
con mucha agua que admite en su cristalización» -'• 

Lo que en el comercio se llama tinkar se cree que pro- 
viene del agua madre que queda después de haber sacado el 
borrax fino, esto es, que el tinkar es un borrax impuro con 
exceso ; de ácido, ségon^ Kirwan. Y ^aurr es : dfcfpfé&tímir qüfe en 
esto estado viene da las Indias á Europa todo lo que se gasta 
en elcomercÍ9 , del quai^e. purifica una grande porción que se 
nos vende con el nombre de borrax de Venecia , que es lo que 
se gasta en nuestras oficinas; y lo que está sin purificar se ven- 
de con el nombre de- cris ó col a y, tinkar , ó borrax en bruto. 



Digitized by LjOOQIC 



*7í 
BOTÁNICA. 

La botánica es una ciencia que enseña el método de cono* 
cer y distinguir los vegetables y todo lo perteneciente á ellos. 

£1 vegetal es un cuerpo orgánico , que vive prendido á la 
fierra ó á otro cuerpo, del qual sé dice que atrae el alimento, 
y posee la facultad de reproducir su especie , aunque destituí* 
do de sentido ó movimiento voluntario. 

CAPITULO PRIMERO. 

Idea general de los vegetables. 

V/onsiderados los vegetables como un reyno grande» se divi- 
den en siete familias , que son como provincias; á saber , hon- 
ff>.fungi$ algas alga f musgos musci > heléchos Jilices, gran 
mas gr amina , palmas palma , y plantas plantee. La figura 
característica de estas familias está sacada de su faz y modos de 
ser , de la qual tenemos muchos exemplos que dar en la prác- 
tica del sistema de Linneo, que propongo explican 

Las plantas consideradas como una grande , provincia de 
eate reyno se dividen en árboles, arbores , arbustos fruti- 
ees, matas suffrutices , y yerbas herbee, que son como otras 
tantas ciudades mas ó menos grandes y pobladas , pues no to- 
das tienen baxo de su demarcación igual número de indivi- 
duos; y así vemos que la. familia de las yerbas es mas nume- 
rosa que la de los arbustos. . #J . ¡ 

£1 árbol es planta de tallo leñoso , alto , duradero , poblar 
do dé yemas, cuya raiz y rainoá son también leñoaós, como 
v. gr. la encina , álamo y otros. 

£1 arbusto no se distingue esencialmente del árbol , poiw 
que es leñoso su tallo , ramos y raices ;; pero con todo obser-j 
vamos que es mas pequeño , constantemente tiene mayor nú- 
mero de tallos ó troncos que salen de una misma raiz, y que* 
aun quando por la feracidad de la tierra y clima tenga una 
altura extraordinaria, nunca es tan constante como la de los ár- 
boles, que siempre son grandes, cómo v.gr. el rosal &c. 

La mata se diferencia esencialmente del árbol y del arbus- 
toko i. ce 



Digitized by LjOOQIC 



17$ BOTÁNICA. 

to en que sus tallos carecen de yemas, porque como el tronco 
no es perpetuo como el del árbol y arbusto , sino que perece to- 
dos los años, y su raiz es perenne, se desarrollan y crecen los 
tallos tiernos que esta produce lo mismo que los de una yerba 
durante la primavera. Se diferencia también en que sus tallos 
no son tan leñosos, son mas tiernos, y generalmente no son tan 
grandes, corpo lo vemos, v. gr. en el tomillo &c. 

La yerba es tierna, perece todos los años todo su fuste, y 
se renueva por un nueva vegetación. Esta segunda vegeta- 
ción se efectúa por el desarrollo de la semilla, como luego di- 
remos , ó por continuación de la misma raiz. En el primer ca- 
so toma la yerba el nombre de anual annua , y en el segundo 
caso el de bienal biennis , si dura dos años la raiz (aunque no 
dá mas fruto que en el segundo por lo regular), como en el 
perexil, ó el de perenne percnnis , quandó su raiz es viva, que 
dura mas de tres años , renovando el tallo herbáceo cada año, 
como v. gr. en la artemisa &c c . 

En todo vegetal observamos cinco cosas ó partes distin- 
tas , que son medula ó tuétano medulla , leño ó madera ó 
parte fibrosa lignutn , corteza interior líber , corteza exte- 
rior cortex , y una telilla ó cutícula superficial ó telilla llama* 
dai epiderma epidermis. El saúco nos ofrece un exemplo dd 
todo esto , examinando con cuidado una de sus ramas , y 
lo mismo la encina. En algunos vegetables no se pueden dis- 
tinguir todas estas partes; pero siempre se deben examinar con 
cuidado , porque algunas veces sirven de signos confirmativos 
para caracterizar un vegetal después de examinada la fructifi- 
cación. 

Siendo imposible describir un vegetal sin tener primero 
una idea exacta de todas sus partes componentes , que sirven 
de caracteres distintivos, principiaremos á darles á conocer por 
el orden con que nos los presenta la naturaleza. 
- De todos estas parte* , aunque son muchas, solo hago tres 
artículos principales, que son raiz ¡fuste y fructificación. Ca- 
da uno de estos artículos los subdivido en párrafos, según sean 
mas ó menos distintas las partes de cada Uno de estos artículos, 
omitiendo muchas subdivisiones que hacen algunos Botánicos 
para no inducir confusión; porque en el supuesto de tenerse 



Digitized by LjOOQIC 



c* 





BOTÁNICA. I77 

que*aber de triemoria las difiniciooes de las partes del vegetal 
antes de Someterle al examen* importa poco que vayan explica- 
das baxo de qualquier orden. > 
Estos caracteres no sirven para determinar los vegetables* 
según el sistema de Linneo ; pero han servido á varios Botáni* 
para dividir el reyno vegetal en varias secciones para in* 
igencia de sus métodos. Linneo , como luego dkemos , no 
vale de estas divisiones para su sistema , porque á veces ba- 
de una misma clase y orden , y aun lo que es mas baxo ck* 
mismo género 9 subscribe el árbol mas corpulento y la yer¿ 
ttias humilde y diminuta ; con todo , estas divisiones y sub* 
tsiones deben tenerse presentes > porque sirven para de*? 
ir la faz del vegetal , su figura y su duración , después de 
erle dado a conocer por la fructificación. De todo esto se 
entarán exemplos mas adelante quando se describan las 
ítas oficinales en el tercer tomo. 

CAPITULO II. 

las Plantas en general separadas de la fructificado*. - 
ARTICULO L i 

< * .'. Hela R#iz* 

Difinicion de ¡a raíz* 

JLia raíz es la parte inferior del vegetal , que vive prendida á 1* 
tierra, á las piedras ó- á otros vegetables ó cuerpos semejantes, 
desde donde atraen y chupan la humedad: quando están pren- 
didas, á otros vegetables , se Maman' plantas parásitas , como ©b-' 
setvamqs en clhipocístidos , viscoquercino y otros semejantes. -» 
La raiz no chupa ningún xugo de la tierra, como se ha- 
bla creido antes , sino que como tiene vasos absorbentes y chi- 
Jiferos, atrae el agua, la descompone, y fixa los principios 
corts ti tuitivos de ella , y por una de aquellas magníficas y admi- 



Digitized by LjOOQIC 



1/8 BOTÁNICA. 

rabies obras de la vegetación las organiza , y las convierte en 
su propia substancia , g fo qual contribuye el sol y el ayre at* 
mosférico, que influyen en esta grande obra haciéndose parte 
en ella por medio de lo! vasos absorbentes de las hojas y tallos. 
La raíz no se diferencia esencialmente del tallo, pues esté 
metido en tierra se convierte en raíz perfecta ; y la raiz >4 qué 
en este caso toma la situación que tenia el tallo ó tronco, echa 
hojas, tallos y demás adornos que tiene el vegetal. Esta que al 
parecer es una verdadera metamorfosis ó transformación , no 
lo es de ningún modo si se reflexiona que el vegetal es un 
cuerpo perfectamente organizado lleno de vasos absorbente*} 
por los quales tanto por la raiz como por el tallo está dispues- 
to á chupar, nutrirse, mantenerse y propagar la especie, á ex- 
pensas del agua , de la tierra ó de qualquiera cuerpo que se 
la suministre , y del ayre atmosférico y el sol ; siA embargo , es-, 
to solo se puede verificar en. los árboles y arbustos* powjue tie? 
nen muchas yemas ó botones repartidas en sus tfoncos , las 
quales son como otros tantos gérmefnes <Jue producen raices 
si están en la tierra , ó tallos y hojas si están en el ayre libre, 
como lo observamos quando acodamos olivos por estaca , Ifcs 
mimbres , las parras &c. ; pero de ningún modo se puede veri- 
ficar en las plantas y matas, porque carecen sus tallos de ye- 
mas ó gérmenes , y parece que en estos vegetables está reser- 
vado á la semilla p á la raiz quando es perenne ó vivaz, la re- 
producción de su semejante. 

La raiz consta de dos partes por algunos Botánicos : una 
que se llama la base , y la otra la raicilla. La base cepa es, 
como se infiere de su mismo nombre, la que sostiene inmedia- 
tamente el tallo , de la qual ha salido este, y la raicilla raf 
éUuld fes la* parte subalterna y menuda que se extiende >eh 
forma de fibras á buscar y chupar la humedad de la .derra- 
para conducirla y» llevarla á la base cepa , en donde está y re* 
side el estómago del vegetal' que da la primera forma orgáni- 
ca a esta agua, y la convierte en savia, paisa que después/ la 
chupen los demás vasos chílíferos del tallo , y la conviertan en 
xugos particulares. 

La raiz ea general se divide en varias especies que es pre- 
ciso tcnpr en la memoria, pues sirven en la práctica para de* 



Digitized by LjOOQIC 



terminal y tecóüoóer timt planta , tógffllnf^^tW efe éfli'sé to- 
man muchos caracteres que distinguen n5ta$í fespeé*és *de otras. 
Estas especies de raiz se forman, atendida sü figürti, skuácioíí, 
consistencia, estructura y dirección , según se colige de las: di* 
fin icione* siguientes que han hecha 4<W Bcítánkb^ 1 de J, ^úiett& 
codío lo substancial- * * v ^ * " ^ ü «ímibr.o i mg 

- ' •• * Divisiones de la raiz. *<*"*> > - ' -' ! 

.£ ,p 3?l JUte ttaraapsá 'tWitf 'VOf^M^ii'i^Úii^^ fcar- 
¿ósay ft¿ac#aja> de^yarij^%urafs j qW^óda^álteifcrdfcTte* 
mas! por las quilfe etfhá ttvuchas : f akillds fibrdsaí i'ebíhb éh c lá 
batata, aCéH'Vuhulus batata. Lin. " :a ' •* * : r - 4i 

í ft? -Rai¿ tunmfcó- globosa tuberoso ¿lobosa , es kfrrahfc bue 
méñép úrtpto , tom^siemt^ lui^'%iVá c^sí ^3dfídá 6 '^f^ 
i*»v*^^^to^6^r^aflliW eíP tógfifteiííírf, ^i GtcNMetr Euró¿> 
frtum.L. •*' ^ 

- 8?tatttfta»tiir^^ es 

la <re¡z, queriendo jh>#> Í&tésMáá>%ét*tí§áf casi redonda ¿ sd 
ensatan emtfc sí por m^^de^V^fakiilhi^t^ahern^ /y deü 
gadasiá marrara 4fJ^*4Í0ís ^dé^éri^h jperíkt feaSe-, corte lo obier- 
-rtuftóien Id filipémluUrV&fej^^ - ? fl 

Í«¿i4ff^ Itatóiagaitímtfttte^ efí>te€éáito}W¿b Mibero*úfd&{l 
culata, se llama así quando siendo tuberosa ó carnosa ¿sáleW 
de una base^rk*<brti20*^ coito lo 

c&fefvai>i<$ éhUipeotito^ñárkl, é >P¿tm¿> ojjkinilÚ. <th ° 

se llama así quando la raiz turmosa se divide efesdé W**fc¿pá 
6 tase en'ga^ ; fambieftí xafljóstf* y Watifete-, lejtóí^los cbmo 
los dedos de las manos, como lo obsérvanos ea>4a palma x xkn& 
ú r úOf{chisl^tif^fa%hi^^ aoUciM ^..wn^li n,. üi n» ■ :;;> 

tumoaa que ewilten* da ^bn^^tómo íá ftlWéft VíiUékiS / cWíió 
lo observamos eá k-saetíftag» gi^rtujffellWj 6 Sáxifragftfgrh- 
nulosa. L. ! <* 

: ^? ^ Ra^^ros*er^iV^íl^o^ ^ la <|tíe se compone de fi- 
bras delgadas y leñosas, y a veces c^uljuna^-barbafs^ comte en 



Digitized by LjOOQIC 



.& alazor £ Mi£rato l: títítok, &Ca¥than%**mtéms s W ? 

8? .:iR^.sífl^l«rfr^J$^^/^ : > fe »i* fjbrjQ$a<qtie apenas 
se divide ep ramitas sino en algunas barbas, 
. 9? Raíz ramps^ r*4fr twm.sa 4 es la que se divide en vt* 
^§ A H^gfcéÍje?$eiMe»fe^i -'»^P lo-^bsw««rtf^i»- la zar* 
gatona oficinal, ó Plantago psilium. L. .., ,• <;k . ^ oí o¡u j 

i o. Ahusada radix fuspjprikis , la que es larga , derecha, 
gruesa , sencilla , y que va en diminución hasta la punta á ma- 
nera de un huso, corneo observarías ea la zanahoria cultiva- 
da , ó Daucus sativas. L. 

S¡ji»ido ífctóga $p remajt% #¡| pu»ta 4elg*dar cptppi las, demás,, $ir 
po;queparecei<^$íla han fletado con los. diente** soroojp ver 
mos en la escabiosa mordida, ó Scabiosti saccissa. L* * I 
í): ^. Rai^ ^b«i4? ó capilar ír^f> capWatis > fa qQG se 
coinjpop?,4e^ ^ ^psps^y ^l¿ad9% 

ga. L. ^ .j; :r:. : .^ 

? i 3^ B&z ^stJ9ttl«d$i^#^f « , jiMfrffbto ^uarfuUlatOí f la 
que siendo fibro^ ^brqia yíyrips fludps^p articulaciones ^cornQve- 
jd^os 9n k¿pXitej£*Í#ll^ *tmns*.h. ¡ 

.-aM» JU& i>e?pif#4£iri*f &'PSflttiri /aM&\¥tof*nM<wld*i$ 
la que es sen$illai» ^^^W^iy^^^i^íw^'» q«s bíisa» alíeme 
tto í p^rpendiculary^r0íí>a.^,ft<>m9 y^m^en el ratón* cofaun, 
^Sfitkmus saturnal* cL i/? > - • ,^ 

*~ j^ Raíz liwi^DfaJ r^V Aor fepnítf Mr ^ Ja ,que se extieEi* 
de á jo ^rgode^^p^íicie del .tjftseftft* iludid* y prenda 
cp$ b?its?s.> í<h^O; Jp^Wí* l( $&- ; kfr&iQSldt FtoreocSi , ó. ;Rj* 

c.rfjS. > ^^r^r^r^it^/ír fiffmi,, k:qtie^sieado horizontal 
echa £ tr^cbp&iuiips >§mo m\$w>\\<tam de fibras, por los quales 
echan tallos llamados barbados stoloncs #*qlie sirven, >para¡* au* 
9K¥t$r Ja* rpata* ?%fiftfr»Rdo iu§fts*& ^i|íárta§oi^-y p66 lo 
$t¡sg%o ¿pma : tgip&fttá tí dttomb¿e i <fe> íai^cslfedidom Stolencfi» 
ra $ í q*W* lo c^ervamaft^ilasi jibias gt?eo[ k granza , 6 Üa* 
bia tinctorum. L. 

„ 17, :: RaiaJbert>áw^ f^w-^^rt^^es^kjfaiz delgada y 
tiera*, p^ppia de Jas jsrbftfe ¿o^r * y . -^oüt. •> // b : i 



Digitized by LjOOQIC 



ÍÓTAtflCAi l8í 

• 1$. Kaiziéftosa r4* - af lignosa, k taíz dar* J'ftiirtte ¿y dé 
k ttiisma consistencia que los lefios , que 'pertenece i los árbof* 
1& , arbustos y itiataí, como lo observamos en los vegetable* 
citados en estas divisiones. c 

19. Raíz fibrosa acompasada de hxAb&radtxfibtosá bul* 
bífera , es aquella rafe CompttósW de bulbo embolia {Véd$* 
invernáculos), y dé barbükfr delgadas y rierft« < que í nacen dé 
iu centro, como lo observamos e» el f AzaffWcuItitado , ó 
Crocus sativus. L. 

, ARTICULO II. 

;:■■'. - ThPTíhte. • ■•- 

-.;■- ;. - ' - Je!. 1 ' ' '" :> • ,: /' ' :' *' " íl ; 

, Difinicion de la parte de l a ¿Unta llamada/usté. 

s Subentiende pter< fuste la parte qué iriediá desde la túh y 
k fructificación.* Está eoristá ídePvarias partes diitínta*' entré 1 $í¡ 
que son el táHo caulis, htfnsfvliúrn , arreos fiAcrái éínVW* 
báculos invern acula. Estas p&ftes y sin difinicion conviene te- 
nerlas presentes , pues aun hacen mas- papel , y presentan no- 
tas mas características ^ara^ dfátinguir las especies, como lúe- 
go veremos en k aplicación y uto que haremos de estas mis* 
Sus partes en J k difinicion y descripción de ks plantas. a 

^ § n. f 

; JDeí talk y sjís diferencias. ¡ 

l El tallo Wel querube desde k ráte , y sostiene las hojas 
y la fructificación; se conocen seis especies , que son tallo, que 
«n los árboks se llama tronco caulis , et troncus ; la caña cid- 
mus, el bohordo se apis y el astil ó pie de las palmas, hongos 
y heléchos, stipes, el pezón, que es el que sostiene las hojas 
fetiolus> y el pedúnculo ¿ cabillo ó piesecillo, que es el que 
¿sostiene la íftor 6 -el fruto pedunculus. El tallo igualmente qué 
la raíz recibe varios nombres según sus diferencias , las qua* 
les provienen : 1? de su sencillez ó composición : 2? de su du- 
tfaciotti y éoásistenéia^ 3? de su tamaño : 4? de su superficie: 



Digitized by LjOOQIC 



\9\ ¡m*M£te 

$ 4$imStlWto& ^^x^ldi^g^^yMmmñ^i^ su?pai> 
t«*i?fcc«#ria$: 8¡?, fa r sg. ramificados ¿ ^pftrg; lps qtiales s#r $e$^f 
Jtíüiril^s GW principales para el> uso d^l conocimiento y descrip- 
ción délos vegetables , y son las siguientes, . 
.', ^?v Tallo Á^fi^i]\^ caulif ¿intplex, el tallo que carece de 
famo , 6 4üé; ap «e^yí^'enjAfn^^i^Qjieii algunas cprtas ha* 
tfa la cima cpjraQ^ft 1? yérjag.#ir# , p¡ B^ifyyadrifolia. JU ¿ 
H , $? Talló afftgatado WfásgWÍcM}**&**mx<mki&*tm y eí 
que está dividido á trechos por medio de uji$s nudos ó gjti* 
culaciones , como lo ot^nragpLop en las fninutisas de jardinería, 
JDianthus barbatus. L. 

3? Tallo ahorquillado faulis^ithotomusy el que se divide 
formando en cada una de sus divisiones una horquilla con dos 
ramas casi iguales , como en la ysrba de los canónigos ó Vale- 
riana locusta. L. . 

4? • Tallo * tendido caulis procurnbens \- el que siendo dema* 
ajadamente débil p^ra mantenerle ergpfdo como los demás , se 
tíendp por, «£ s^lo^oa el peso 4q :« mismo y el de las hojas^ 
como eq la yq$fiu& flfljcinaL, ó* Verónica officinálU, L. 
^5? Tfiliq rastrero taijlU r apene , $1 que tendido por el 
suelo comq el ant;e y r|pr, cria a trechos uq^ raicillas fibrosas* 
las j q«#jk§ yolvieniáp i e^ar p^yasrapita^óít^llps, $úm b*or 
t?Bj,nv»evas ra^vy M ?^ P^PPfg^t y ^b a cí pl tallo jp$q 
menos fundidor tí t&*$&~, cpi^íot^Wfto^^gncla fj:ei^ oficinal, 
ó Fragaria yesca. L. 

6? Tallo incorporado caulis ase endens , el que inclinado 
y tendido al principio se adereza y sube^erguido , como lo 
vemos en la verónica de espiga , ó Verónica spicata. L. 

, 7? , TaUo ondeado M^w.^^^<^>^.qíie?4^?to üfido a 
otro muda de dirección alternativamente opuesta , formando 
la figura de una soga arrugada , como lo vemos en los alke- 
kenjes ó vexiga de perro , Phisalis alkekeffgi. JL. 
. 8? Tallo trepador caulis se ándete , el que por medio de 
sus zarcillos (Véase arre<&) ó de sus pegones enroscados sf 
enlaza y ^ub>e por los cuerpos inmediatos , como lo vemos en 
la brionia ó nuesa blanca, ó Bryonia alba. L. 

9? Tallo voluble desde la izquierda 4 la derecha , caulis 
raolubilis sinistrórsum í el que se reyu^lye desde la izquierda 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 183 

á la derecha , formando un espiral , según el 'movimiento del 
sol, como en el lúpulo ú hombrecillo, 6 Humuilus lupulus. L. 

10, Tallo revuelto desde la derecha caulis volubilis dex- 
trorsum , el que sé enrosca en espiral dirigiéndose hacia la iz- 
quierda desde la derecha , tomando la dirección contraria del 
sol , como lo observamos en la corrédmela de campos , ó Con- 
volvulus atwnsis. L. 

11. Tallo desparramado caulis difusas^ quando la raíz 
desde su cepa ó parte superior echa muchos tallos apartados, 
pero in$ert¿s en una misma base ó tronco t ó quando el tallo 
se divide en muchas ramas abiertas eufré sí , y desparramada!, 
como en eV camipíteo oficinal \ 6 Téuérüw ¿hanupitis. 

12 Tallo rollizo caulis teres } el que se parece 4 un bas* 
ton, y que no tiene canaleí ai esquinas -notables, como en ir 
gatuña oficial, ú Omnes antiquorum. L. 

13. Tallo comprimido ó aplacado caulis compressus , él 
que está mas lleno y adelgazado parías bordes que por el me- 
dio, como en la atmorta cultivada^ ó Lathyrits fuera. > 

14. Tallo de dos filos caulis anceps , el que tiene dos 
cortes , uno frente de otro , que sigueü ttiáé eV t*llo de arriba 
abaxo, como en la graciola oficinal, ó Gratula tfficinklis. £. 

1$. Tallo alado caulis alatus , el que tiene dos bordes 
longitudinales , largos y membranosos, á manera de cinta , co- 
mo vemos en la escrofularia aquática, ó Scropkularia acuá- 
tica. L. ■ ' 

16. Tallo de quatro esquinas caulis tetragonus, vel te- 
traqueter, el que tiene quatro esquinas y quatro lados igua- 
les f como en la verbena oficinal , ó Verbena officinalis. L. 

17. Tallo asurcado calis sulcatns , el que está señalado 
de arriba abaxo con canales y excavaciones profundas y anchas 
á manera de medias cañas , como en la valeriana oficinal 6 sil* 
restre , ó Valeriana offidnalis. L. 

18. Tallo rayado caulis striatus , el que tiene de arriba 
abaxo unas rayas hondas y estrechas, de modo que forman sus 
esquina? unos nerVios superficiales, como cordpntitos mas ó 
menos gruesos, como en el brusco, ó Ruscus ó acukatn ( s:L. 

19. Tallo lampiño caulis glaber f quando su superficie és 
enteramente lisa y mutilada , que no tiene pelo ni otra cosa 

tomo 1. VJ> 



Digitized by LjOOQIC 



l&f BOTÁNICA. 

semejante que haga áspera su superficie , como en la fumaria 
oficinal , ó Fumaria officinalis. L. 

20. Tallo lampiño caulis s caber , el que está, poblado de 
puntitos 6 granos que hacen áspera su superficie , como en la 
velesa , ó Plumbago europaa. L. 

. % 1. Tallo velloso caulis willosus seupubcscetts , el que es- 
tá poblado de vello ó de pelitos separados unos de otros , y 
.muy suaves, como en el marrubip negro # ó Ballotanigra. L. 

22. Talló cerdoso f4g/¿r hispidus y el que,e$tá poblado de 
pelos separados unos de otros, y mas ó menos largos como el 
anterior ; pero con la diferencia de que son quebradizos y 
duros que punzan, como en la borraja oficinal, ó Eoragfi pffi- 
¿inalis. L. 

,'t 23. Tallo borroso o afelpado caulis tomentosus, el que 
está poblado de pelos sumamente delgados y muy espesos, de 
modo que están entrelazados unos con otros, y forman como 
una borra ó felpa blanquecina , como en el gordolobo oficinal, 
ó Vefrbascus tapsus. L. 

24. Tallo erizado caulis e chin atus 9 el que está poblado 
de pelos muy fuertes, p espigas delgadas que se pegan y cla- 
van en los cuerpos que les tocan, como en el amor de horte- 
lano , ó Galium aparine. JL, v _ 

, 25. Tallo peludo caulis hirsutas seu pilosus , el que tie- 
ijie lospelp.vfpertes, 30190» ^erizado, pero con; la diferencia de 
ser mas largos y mas tiesos , como en la alcanforada de Mom- 
peller , ó (Jamphorosma monspélliaca. L. 

26. Tallo hojoso caulis foliatus , el que se puebla de 
hojas , como el del torongil , ó Melissa officinalis. JL 
, :2j. Taljo§iij ho]^ caulis aphjllus i ,,el que carece de ho- 
jas ,comp en 1^ y^rba de la alferecía, ó Cactus flagellifot- 
jmis» I*. ( - t \, : 

28. Tallo desnudo caulis nudus , el que no solamente ca- 
rece de espinas, púas, zarcillos, estípula? y otros arreos (Kéa- 
se este artículo), sino que carece de ramas y hojas,, como «;» 
la cola de; caballo.de invierno , ó Équisetum hyemale. 1*. 

29. Tallo ramoso caulis ramo sus , el que siendo sencillo 
echa ramos lateralmente , como en el romero, ó Rostnarinus 
officinalis. L. 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA* ^ 185 

í ¡ov , Talto^cra<ramo$ alternos r¿¿/iV r*!fuV alttntis , el 
que echa los ramos en distancias iguales unos de otros , for-. 
mandó una p^fectaaimetna, como en el grosellero negro, ó 
Ribes nigrum. L. > , - - 

ti 31.: i Tálloxdn?¿amo$ encontrados ¿¿rif/fr r*»*** cfpQsitis; 
se llama así! el rtaüo, cuyos ramos salen pareados unos epfrentft 
de otros , yrjd&tancia desigual , y enteramente encontrados , co-, 
mo en la yerbabumiade los sembrados, ó Mentha arvcnsis. L., 

ú 32., /T4II0. asjpado 6 cruzado Mii/fV krathiatus* «1 que. 
echa los ramos de dos en dos , uno enfrente de otro , como el 
rot£*fo¡ ,rj»eró des^a jm mismoLpunto d^ tallo , 9 á una misma 
dfetouicja^ como i$í*. el mercurial medicinal;, o Mcrcurialis 
amua*L. . t ¡ - j . «/¡.^ w . . 

f 33. Tallo con ramios dispersos ó desordenados caulis ra*, 
fifis jparsis 1 se lla«aíaá quando sus , ramo^ salpn indistinta- 
mente en ciertos ^tuntos^del tallg $in guardar orden , como en 
el qjEok) deilo$¡ ^sp&tioMlmUs famjt*stfis.L. 

34. Tallo con ramos am<tatgoa4os caulis ramis confettis, 
el qué produce los ranios amontonados muy espesos y apiña- 
dos^ de modo que pueblan el tallo sin de*ar hueco alguno, co- 
mo en el estragón, ó Arthetnisia dracunculus. L. 

;\ 3j,> Tallocopxamo^ven dos órdenes, ó sean tableados, cau- 
Hs ramis distichis , quando sus ramos miran precisamente á 
dos lados solamente , como en el árbol de la vida americano, . 
ó Tuja occidentalis* L. 

36- Tallo. anamUkt^dq ó en fiprfna.de ramillete caulis, 
fasPigiatus ,. el^eecha wnps que suben á una misma ahue- 
ra, formando como una copa, aunque su nacimiento ó inser- 
c¡onlea!,eKt&lifc^ ; m pi^ntm, como ^n ,^ guarda- 

ropa acíprejsada ,*ó Santolina champe cyparis sus. L. 

37.^ lalJo.con ramps .jnimbreados caulis ramis virgatis, el 
que echa los ranios largos derechos , muy delgados y flexi- 1 
bles i ¿omo ed la mímbr^r^^ ó j¿/¿r zimina lis. L. 

c .38. í Taita coij f $$9^ cqjgantes caulis ramis pendutis, 

quandosontan largos y endebles los ramos que se caen casi 

perpendicularmente;, y cuelgan hacia el suelo, como en el árbol 

4eJ desmayq , w ó ... ¿ , \ , ■ . \ ' . ; 

39. Tallo leñoso caulis fruticosus , el que es duro, fuer- . 



Digitized by LjOOQIC 



l36 BOTÁNICA. 

te y compacto , propio de los árboles, arbustos y matas , y que 
de consiguiente dura muchos años. 

40. Tallo herbáceo eaulis herbaceus f el que es tierno, 
menos duradero , y propio de las yerbas. 

Finalmente, atendiendo al tamaño absoluto del tallo le 
dan los Botánicos varios nombres , con repecto á las medidas 
que ellos tienen señaladas para poder medir ó détenninar por 
aproximación la magnitud a qualquiera planta , las "quales es- 
tan tomadas del cuerpo humano bien proporcionado, y de una 
estatura regular en esta forma. 

El cabello capillus , es d diámetro 6 grueso de tm pelo, e* 
la duodécima parte dé una línea. Línea linea , es el largo que 
tiene la uña de qualquier dedo; excepto el pulgar , msdrda 
desde su raíz hasta la punta ; pero lió hasta la punta de la uña, 
porque esta varía, segün estén ma$ ó menos recien cortadas; 
equivale á doce cabellos , y es la sextavarte de una ¿iña. 

La uña ungías , es el largo - de una Juña , eqpivále a seis lí*> 
néas , y es la mitad de una pulgada. : ¿on::. . í 

• La pulgada jpottx , es lo largodé 1 la última articulación 
del pulgar ; equivale á doce líneas , y e*>la; tercera parte del 
palmo menor. ■ v >..i\Ko t u< : ,1 

El palmo mepor , 6 quatro> ééÚó£paltiíUst}'6& lo que cogen 
al través los quatro dedos dé latnatio, n<p contando* el pulgar; 
equivale a tres pulgadas, y es la f ifcita&<*tel fcfeíttie. 

El xeme spithama , es la distancia que cogen el dedo pul* 
gar y el índice de punta á punta, extendidos lo mas que se 
pueda ; equivale á dos palmos menores , y es dos terceras par- 
tes del palmo mayor, 

El palmo mayor dodrans, es la distancia que hay desde la 
punta del pulgar hasta el meñique extendidos en la propia for- 
ma ; equivale á nueve pulgadas, ó á xémey tercio, y es la 
quarta parte de vara. 

El pie fes , es la distancia que hay desde el doblez del co- 
do hasta el principio ó la base del pulgar ; equivale á doce 
pulgadas , y es la tercera parte de vara. 

El codo cubitusy es la distancia que hay desde el codo 
hasta la punta del dedo del medio ; equivale á diez y siete 
pulgadas. 



Digitized by LjOOQI^ 



BOTÁNICA. 187 

El brazo Irachium , os la distancia que hay desde el hom- 
bro hasta la punta del dedo del medio ; y equivale á veinte y 
quatro pulgadas, ó á ocho palmos menores, ó á dos pies , y es 
la tercera parte de un estado ó braza. 

La braza ó estado orgya vel hexapoda,es la altura de un 
hombre regular y de buena talla, que se mide desde la punta 
del dedo del medio hasta la del otro , extendidos bien los bra- 
zos ; equivale á setenta y dos pulgadas, ó a seis pies, ó á doV 
varas castellanas* 

La vara ulna, tiene tres pies, media braza , ó brazo y me- 
dio , ó treinta y seis pulgadas , ó sean quarenta y ocho dedos. 

La media vara semiulna , corresponde á un codo y una pul- 
gada, que son diez y ocho pulgadas, ó veinte y quatrb dedos* 

La tercia^r, es la tercera parte de vara, ó doce pulgadas; 

La quarta dodrans , equivale á un palmo mayor , ó á doc? 
dedos , ó á nueve pulgadas. 

La sesma scmifes , equivale a medio pie, á seis pulgadas, 
ó á ocho dedos. 

La ochava semidodrans , equivale a medio palmo mayor, 
ó sea quarto de vara , ó á quatro pulgadas y media , ó a seis dedos. 

£1 número de las medidas ó dimensiones señaladas se cuen- 
tan desde medio scmis , hasta uno, dos, tres , quatro &c. , como 
V. gr. tallo de dos palmos caulis bipalmus , de tres trtpalmus, 
caña de tres codos cultnus tricubitalis , de quatro codos qua- 
druubit alis , pezón de una pulgada fetiolus jtolicaris , de pul* 
gada y media sesquipolüaris &c. . 

Las medidas entran y tienen lugar para describir la faz de 
las plantas, porque aunque estas en su magnitud varían según 
la feracidad del terreno , suelen con todo presentar bastante 
idea , mayormente quando se describe la proporción exacta 
que guardan unas partes con otras : también tienen mucho en 
la descripción de las plantas algunas qualidades de los tallos, 
como son el ser xugosas ; tierno como en la verdolaga ó Por- 
tula c a ; lechoso en la celidonia Chelidonium tnajus L. , y en 
las lechetreznas ; seco como en las gramas , y de varios colores 
como en la serpentaria , ó Arum dracunculus L. ; roxo en la 
romaza de color de sangre, ó Rumex sanguincus, L.; pegajo- 
so en la xara, 6 Cystus ladanriferus. L, 



Digitized by LjOOQIC 



1 88 botánica; 

. 4 1 . Caña cnlrñus , es aquella espeqedé tallo universal í por 
lo regular sencillo , hueco, y <as¡ siempre lleno de nudos ó ar- 
ticulaciones, de las quales salen las hojas y La fructificación , que 
es propia de las gramas y plantas afines>, ■• í -;#■.. . > . 
; 42 • Caña sin nudos y desmida culmus\ modis ct.miitts , el 
tallo así llamado, porque es hueco , íuol.^sinbbjas nit ramosj 
como en la juncia larga, ó Cyperus Iwgu^h. t ,h I » 

. 43. Caña articulada culttms>articuiaíu$,Aa que se. halla 
llena de articulaciones y nudos á cierta distancia, como en el 
centeno común, .0 Sécale cereaJe.,L. . h ,1 ...,; ...¡ 

44. Bohordo scapus , es acuella especie : de tallo yqiyerstft, 
herbáceo, sencillo, y que sostiene lá*fi;u^ti¡ficacio^ y -no las 
hojas , como en el amargón ó diente de letín , ó Leontodón 
taraxacum. L. ^ 

45. Astil stipes f es aquella especie de. tallo propio de los 
hongos, heléchos y palmas , y plantas afines ,. comoen el hoflb 
go pimentero r 6 Agarüu$ piperátus. L. 

46. Fronde frons , es una hoja ó prolongación del .tallo?, 
incorporada con la fructificación, como en la lengua de cier- 
vo, ó Asplenium scolopendrium. L. 

47. Pezón petiolus , es el tall$ parcial que sostiene y une 
las hojas con el tallo, y nunca la fructificación , como lo obsec* 
vamos en los rabos de las ho[as de malva. 

48. Pezón sencillo petiolus simple x> el que subdivide, ya 
sostenga una sola hoja, como en la mayor parte de las plantas, 
ó ya sostenga muchas prendidas en s$ pui\ta. > 

49. Pezón común petiolus commmis y el que lteva Varias 
hojuelas f ó se divide en otros pezones pequeños, ó pezones 
parciales, ó p&on&llospetiofus partialis > y sqstieixe inmedia- 
tamente su hoja , como en el trébol oloroso oficinal ,. ó Trifolium 
melilotus ofjicitialis v *L. 

50.. Pezón muy; cortp petiolus J?tzvissimus , etl qijfc incor- 
porado con ía hoja es Jo píenos ip es ve$es<pia*q>rtd jque ella. 
r 51. Pezón corto petiolm brevis , el, que $e acerca,- y no 
llega al largo de la hoja. 

52. Pezón largo y muy largo petiolus longus et longis- 
simus , el que pasa mas ó menos notablemente dpi .grandor de 
la hoja, como en las.'ftialyas ya citadas. > í; 



Digitized byCjOOQlC 



BOTÁNICA. I89 

Cabillo fedunculus , es una especie de tallo parcial que 
sostiene la fructificación , y no las hojas ; pero quando sostiene 
uno y otro , toma el nombre de pecíolo , según el curso de Bo- 
tánica para la enseñanza de esté Real jardin. 

Cabillo úm^ fedunculus simpUx , es lo mismo respecti- 
vamente que pezón sencillo. 

Cabillo común fedunculus cqmmunis , el que sostiene tres 
6 quatro ñores , ó frutos prendidos en su punta por medio de 
otro cabito , pedunculillo, ó piesecilto pedicellus , como en la 
cardamina de prados , ó Cardamine pratensis. L. 

.Cabillo, radical fedunculus radicalis r quando saleen mas 
de uno de la raíz entre hoja y hoja. 

Cabillo tallino fedunculus caulinus, el que nace del tallo. 

Cabillo rameo fedunculus rameus , el que sale de los 
ramos. 

Cabillo que nace del encuentro , 6 axilar, fedunculus axilla^ 
ris , el que nace del sobaco , ó ángulo que forma el tallo uni- 
versal con los ramos ó tallos parciales , ó con las hojas. 

Cabillo terminal fedunculus tcrminalis> aquel con que re- 
mata el tallo y ramos. 

. Cabillo solitario fedunculus solitarius , el que en cada lu* 
gar nace por sí. 

Cabillos desordenados pedunculi sparsi, quando nacen li- 
bres , y sin orden determinado. 

Cabillo de una flor fedunculus uniflorus , el que solo tiene 
una flor. 

Cabillo de tres y mas flores fedunculus biflor us , quadr i fio- 
rus krc. , el que lleva dos , tres , quatro y mas flores ó frutos 
sostenidos por sus pedunculillos ó piescciilosfedicellus^ ó sean 
sentados en él. 

En la varia disposición de los^abillos ó pedúnculos , y en 
su respectiva situación en el tallo consiste la inflorescencia , de 
qfue se tratará m^s adel?n¿e, 



Digitized by LjOOQIC 



1 9* BOTÁNICA, 

ARTICULO m. 

De la hoja y sus divisiones con respecto a las mismas 
circunstancias que observamos en el tallo. 

% L 

Difinicion de la hoja en general. 

La ho\z folium y es una dilatación del tallo, y por consi- 
guiente del pezón , quando le hay ; la qual sirve para transpi- 
rar el ayre ó gases que despiden las plantas , y para absorber 
la humedad necesaria , y dar sombra. La superficie superior se 
llama haz, pagina superior , y la inferior envés, pagina in- 
ferior. 

En la hoja se considera si es sencilla ó compuesta , esto 
es 9 á su dirección , inserción , situación respectiva , y su de- 
terminación, y con respecto á estas tres principales circunstan- 
cias recibe varios nombres por los Botánicos , los quales da- 
remos á conocer para inteligencia de los autores que han 
descrito las plantas. 

§• n. 

Divisiones de la hoja sencilla. 

i? Hoja sencüh folium simplcx, es la que sale de un pe- 
zón , como la malva , ó Malva rotundifolia. L. 

2? Hoja compuesta/o/íam compositum , la que consta de 
Varias hojuelas prendidas a un pezón común. 

3? Hoja seminal folium semináis , se llama la que sale in- 
mediatamente de la semilla , quando el cotyledon se ensancha 
y se manifiesta fuera del terreno, y los Jardineros la llaman pa- 
letas. 

4? Hoja radical folium radie ale , la que sale inmediatamen- 
te de la raíz , como en la valeriana de jardín, ó Valeriana 
phu. L. 

5? Hoja de los ramos y axilar folium rameutn et axillare f 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA* I9f 

Ja que brota délos ramos, y la que nace desús encuentros con 
tallo 1 6 por mejor decir ,> inmediatamente debaxo de cada ra- 
mo , como en la escrofularia nudosa , o Serophul^ria nodo- 
sa. L. 

6? Hoja floral folium flor ale , la que se cría inmediata a la 
flor , ó que e*ta situada sobre el mismo cabula, y es permanente» 
en cuya circunstancia sola se distingue de la bráctea ,de que se, 
tratará en el -artículo de los fulcros , como en el díctamo cré- 
tico, óOriganum dictanmus. L- 

7! Hojas alternas folia alterna, las que salen alternativa- 
imente de Taños puntos á. ciertas y determinadas distancias» co- 
mo en la romaza cultivada , ó Rumex patientia. L. . 
1 8? Hojas dispersas 6 desordenadas frita sparsa, quando 
abundan y no guardan distancia ni orden determinado , como 
en la gualda de tintes, 6 Reseda luteola. L. 
¡, 9? Hojas amontonadas folia eouferta, las desordenadas, y 
tan numerosas que cubren enteramente el tallo y los ramos, co T 
mo en^el Arrayan moHsco, ó Myrtus communis BeetUa. L. 

1 o é Hojas acopnesadas 6 recargadas folia imbricata* la? 
apiñadas y erguidas, que en parte se cubren una á otra , como 
en el sabino albar de España , ó. cedro con fruto negro , ó Ju* 
mperus turifirra* ú «. .r > u ; ;.. :..•.*. í 

-..II. Hojas en hacecillos folia fasciculatd , quandá varias 
trojas paiten de un punto,y iórman.un remolino apiñado, co- 
mo en el alerce, ó Pinus larix. 

12. Hojas encontradas /o//^ opposita * las qué nacen exac- 
tamente frente una.de otnj , aparadas dbsde dos puntos diamo- 
tralmente opuestos en el tallo, como en la ortiga muerta, 6 
Xandum álbum. L. 

. 1 3. Hojas estrelladas 6 en rodajuela/o/w vertkillata , las 
que de tres ea tres terna , ó de quatro en quatro quaterna , é 
en mayor número ciñen el tallo al rededor » naciendo todas a un 
mismo nivel, como en la adelfa ó baladre,, ó Nerium olean? 
der. L. 

14* Hoja erguída/a/íWw trectum , la q^ae formando ún án- 
gulo muy agudo, sube casi con la misma dirección que el tallo, 
como en la barbaeabruna de los piado*, 6 Tragopogón praten- 
se, b. ;*. .. ..■ ¡' „. . .., íj( /.; • á . • ' •-. / .- l /> 

TOMO I. * EE 



Digitized by LjOOQIC 



1$2 BOTANECA. 

• *$¿ Hoja horizontal fotium hori&mtfiir, >'la : qcnp si suparti 
del tallo formando un ángulo casi recto , comió en la lechuga 
pezonosa , ó Lactuca virosa^ L* : -j 4 no *• - 

1 6. Hoja vertical folium wrticale , quando la hoja es- 
ta vuelta retorciéndose el pezón , de suerte que uno de sus 
bordes mira al tallo , como en la lechugaisilvestre', ó Lactuca 
scaf*i$laiL. -■.».!.• -• .'<•,:.••' > 

17. Hoja «vuelt*/*// jtfir rcvdutum , la :qwe se; arrolla y 
envuelve desde la punta hacia el envés , ó solo sus márgenes, 
como en el tomillo oficinal, ó Thpnus wulg/trisi*L. 

18. Hoja abroquela^^/í«iM^/^i«»», laque se une ai 
pezón , no por su orilla 1 inferior ó base , sino por su disco 6 
fondo , como en el geranio de hoja abroquelada , ó Gcranium 

feltatum.L: ' 

19. Hoja sentada folium scssilc , la que carece de pezón, 
y nace inmediatamente del tallo ó ramo, como en la axedrea 
de jardinero, ó Satureja hortensia L. ■ U; ;,¡ :»«;* 

20I Hoja poyada folium adnatum y \a que siendo sentada, 
tiene ta base mas ancha , y por la parte tuperior está como ad- 
herida al tallo ó ramo , como en la siempre viva de seis esqui- 
nas, 6 Scdum sixangulare. L. 

21. Hoja escuf rida/o/i iim dccurrens , la sentada /cuya lja* 
se por xm l^doó por ambos ¿orre ó » eítiend^£ór el tallo 
abaxo, corno enla dedalera ule hoja.¿Cí»vqrbascí>^ 6*BigitaHi 
thafsi. L. y'<° *> . : 1 

22. Hoja abrazadora folium amplexicaule , la que por los 
lados ó bordes de su base ciñesen paite al callo /como en el 
beleño neffo^óEtyostyamtis nig**. &. .*"> •* »' ! i° ^ lT ' 

23. Hoja perfoliada ó traspasada foliutd ftrfoliatum , k 
que ciñe enteramente el tallo, de suerte que este la atraviesa 
por el fondo ó disco, como en el acíbar, ó Aole petfoliata. JL 

24. Hoja trabada ó reunida folium ^connatumy la que for- 
mando ¡trni cuerpo,, ó reimíéndóieípoíiutbaseíc^ntla de enfren- 
te , ciñen el tallo en redondo , de manera que forman dos ho- 
jas en una , como en la cardencha* laciniada , ó Dipsacus Ja- 
iinaius.h. 

-. 25; Hoja envaynadora/^/«i» vaginans , la que por su -ba- 
se forma un tubo ó cañón que envuelve una porción del tallo, 



Digitized by VJOOQ IC 



B0TANXG** |PJ 

#>jntf m h bistprtá * &PQÍygmtw $¿&ortMnJU, : >l I .: 
-e ,*(>* tHpjá afotlac/oiintn orhkulaíum^ 1* que sí^Jldó igwík 
ment#ancha que larga: , forma un círculo coa su cúcunferenr 
cia t coma fta el geranio encarnado, G^ranium sanguineum. L. 
iA i%2* iHoja aníe^oad»^ 

la que en la figura de su contqrüo ae acerca rancho éM <&Cti? 
Ur,\owio sn 5 ál^iAo Masco , ó PipUfus ¿Oto. Li ■ . ] . c 
. 28, Hoja: aovada folium ovatum, la que siendo mas larga 
que ancha , remata por la base con up segmento de círculo, jr 
por la punra en or^o ma^ estrecho * # ¿ornó j?n el e^pioo cerval, 

29. Hoja trasovada folium ob ovatum , la que e$l aovada al 
<pvi?$jde Jajintiprj(or f : formándote» el extremo que está hacia 
al tallo un segmento de círculo mas estrecho que el, que forr 
«9a .en la punta, como, en la acelga vulgar , ó Btt* cicla. L. 

30. Hoja oval folim Qi)aU sckrtUftácutn % lá que. siendo 
^n po¿o r mas; JargA. qu^.a^ehri, tienaftitíbas extremidades .re- 
dondas ,y estrechas f >. conio ¡én¿et zumaque de las tenerías * ó 
Rfms ccriaria.L. J > 

3 1 . Hoja espatnhia folium. Apathulatum , la que siendo ar- 
rafondegda ¿sej&ugauy estrechaban con igualdad ha$ta la ba- 
se á mánera><Ie >ui» «patada!, ¿orno en la ¿margarita ó maya, 
QjBtlli* pxr*nnis.l*>. \ui .¿ „ó zñj i I i..- ....; • , • h.. . 

32. Hoja de hechura de cuña folium cunneifórme % aquella 
que siendo mas largí* qufe ancha , se estrecha gradualmente 
batfa la base , conio en* la verdolaga .oficinal 4 ó Portulaca oler 
racca.L. . \ 

33. Hojaprblo^dü/^/íffK ^(<w^wn}:la,;qife es mucho 
mas lajrga que ?ocha , y wqs esfircebi por lai punta y base qw* 
un segmento de círculo , como? en el escordio oficinal , ó Teu- 
crium scordium.L. < 

34. Hoja lanceolada folium tanceolatum, la larga que se 
^trecha gradualmente por a mJbp^ extremos, como ea el lino 
común, ó Linutn unsitatissimutn. J ... o 

35. Hoja linear, folixnt Imian r , hi que es larga y estrecha 
per igual en toda su longitud, aunque siempre se estrecha 
9)gP PP* fa das. exttómofi *CMM),ftn> el poleo de hoja estíeclu* 
ó Me nt ha cervina. L. , 4 éív 



Digitized by LjOOQIC 



$94 botánica; 

36. Hoja alefcnada/W&m sukulatum f te qtié sienas linea; 
defcdp la base, se estrecha^ insensiblemente 1 hasta la punta» \ co- 
mo en la sosa común , ó Salsola tragus. L. • ' 

37. Hoja agujeña ó de hechura de agu \&folium acerosum^ 
la que siendo linear ^stiew y peimaaetite, comp en el pino 
silv&tt* l >,6 P¡n$ts syl*v*stfiis:L¡ \> \\ 

3 8. Ho ]¿ cab^da^/feüWí» vetmeum ¿jiUf&me sev vapula- 
re , laque es larga jr mas ligada á manera de cabellos , co* 
mo en el hinojo oficinal , 6 Anethumfoenifñlum. L. 

39. Hqj» triangular foUm triangulan, lasque tiene tres 
puntas, como en el ceñiglo untuoso-, ó Chmépodium bonus 
hentüüs. L. • : ■ - v> ' v :o«.r :»■•: .-•;' ! . ... .: 

40. Hoja rombea yb/i«m rotnbeum, la «que tiene quatro 
esquinas , que siendo paralelas é iguales entre sí , forman qua- 
tro ángulos , dos agudos , y dos romos ú obtusos, como en el 
«ceñiglo rerde , 6 Chenpfodium virid*^ i ^\ ¡ r ' o - . ; 

-41. Hoja de hechura d&áski féliWty ditootáetm, la que 
tiene quatro puntas^y de ellas, las dos laterales están mtenos 
distantes de su base que las otras dos de la oreja , como en el 
álamo negro ó chopo , ó Popplusnigra. L. 

42. Hoja esquinada/oWwtii j^Wc^w^ l*que tiene gene- 
ralmente muchas punías sint orden 7 que no describen figura 
determinada, como en la uña de caballo, ó Tussifago far* 

fara. L. -* •'" ' ' - % - r ^ ''-' ** : ' -^ -' ; '•*' 

43. Hoja redonda/o/f #tn rotmdtm , la que carece de es* 
quinas notables; como en la piróla oficinal , ó Piróla rotun- 
da. L. 9 _ - '^ * J 

•• 44. Hoja-afriñtrnída/^ínm rtntform , lar arredondeaba, 
mas incha que $ai*ga ¿ cercenada pú* la base, formando un 
medio círculo , como en la yedra terrestre , 6 Glatoma hede* . 
racea. L. 

" 45. iloja acorazonada foüüm tordktum , la pvada cerce- 
nada por la base •, y sin puatas hacia ella , como en la bardana,» 
6 Arctium lappa. L. > 

46. Hoja aflechada jft/fVw» sagitatutn, la triangular, cer- 
cenada por la base , la qual remata en dos puntas que miran 
atrás , 6 sea hacia abaxo , como en la acedera común , 6 Rumtx 
acetosa. L. . v . 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 195 

* 47. Hoja de hechura de alabarda folium hasta fum , la 
triangular , cercenada por la base y por ambos lados, los quales 
rematan en puntas que miran hacia afuera , como en el aro 
manchado , ó Arum maculatum. L. 

48. Hoja runcinada folium runcinatum , la recortada al 
través , que tiene sus gajos ó lacinias convexas por arriba , y 
por ábaxo transversales, ó encorvadas hacia atrás, como en la 
biengranada , ó Chenopodium botris. L. * 

49. Hoja orejuda folium auriculatum , la que tiene dos 
apéndices ú orejuelas sin pezón , prendidas a los lados, ó en m 
base ó -en el pezón , como en la salvia oficinal orejuda , ó Sal- 
via ojie ina lis. Variedad j3 L. 

* 50. Hoja recortadí^ma/o/fiim multifídum, la partida con 
senos estrechos en tiras derechas, como en la tuerá oficinal y 6 
Cucumis colocynthis. L, 

* 51. Hoja almenada folium pinnatifídum , hendida al tra* 
yes en tiras ó lacinias prolongadas j horizontales , como en la 
escabiosa oficinal , ó Ssabiosa arvensis. L. 

52. Hoja muy patuda folium multipartitum , la que se 
divide en muchas partes hasta cerca de la base , como en el ser* 
bato ó peucédano oficinal , ó Peucedanum qfficinale. L. 

53. Hoja gajienta , ó dividida en gajos , folium lobatum , la 
recortada hasta el medio en lacinias anchas y apartadas , como 
en la yedra arbórea , ó Hederá helix. L. 

5 4, Hoja palmeada/o/f #m palmatum , la que se di v ide en va- 
rias tiras casi iguales hasta mas abaxo del medio , formando co- 
mo una mano , como en la higuera común , ó Ficus carica. L. 

55. Hoja lirada , ó de hechura de hud, folium lyratum , la 
recortada en tiras horizontales , de suerte que las de abaxo 
sean las mas chicas y apartadas , y mayor la de la punta, como 
en la cariofilata oficinal , ó Geum urbanum. L. 

$6. Hoja laciniada folium laciniatum , la cortada de va- 
rios modos en partes que vuelven á subdividirse de varias ma- 
neras , como en el cardo corredor , ó Eryngium campestre. L. 

* 57. Hoja' sinuosa folium sinuatum , la que en sus lados 
tiene notables huecos redondeados y anchos, como en el roble, 
ó Quercus robur. L. 

* 58. Hq ja enterísima/<?/i»m integerrimum , la quo tiene su 



Digitized by LjOOQIC 



*p6 BOTÁNICA. 

borde perfectamente entero sin diente alguno , como en el 
membrillo , ó Pyrus cydonia. L. 

, 59. Hoja afestonada folium frrnatum , la señalada con 
dientes redondeados , ó que no tienen punta que mira precisa- 
mente hacia uno ni otro extremo de la hoja, como -en la be- 
tónica oficinal , ó Bttonica vulgaris, L. 

6.0. Hoja, dentada folium dentatum , la que tiene coma 
unos dientes de la mism* consistencia que M. hoja , puntiaguda* 
y que no miran hacia 911 punta, como en la campánula de hoja 
ae ortiga , ó Campánula trachtliutn. L, 
4 61., Hoja aserrada folium serratum » la que a manera da 
sierra tiene sus dientes alcanzándose uno al otro , y miran to? 
dos hacia la punta , como en la altareyna oficinal , q Achile* 
ageratum.h. 

62. Hoja tozada folium laeerum, quando sus orillas so 
hienden ó rasgan naturalmente en tiras por sus nervios , como 
en q\ gengibre , ó. Amomum zingibef. L. 

63. Hoja roida folium trusión , la que siendo sinuada tiene 
por las orillas otros senos obtusos, muy pequeños y desiguales, 
como en la oropesa , ó Salvia Athiopis* L. 

64. Hoja pestañosa folium ciliatum , aquella cuyos bor- 
des se hallan poblados de cerdas paralelas , Como en el serpol, 
ó Thymus serpyllum. L- 

6 5 . Hoja serpeada folium repandum , la que tiepe en for- 
ma de segmentos de círculo lps senos poco hondos de sus ori- 
llas , y de igual figura los correspondientes ángulos ó esquí* 
ñas á manera de las tortuosidades que una culebra describe 
quando anda , como en la aliaría oficinal 9 ó £risyf$um 
al liar i a. L. ■. 

66. Hoja cartilaginosa folium cartilagineutn , quando sus 
orillas se componen de una especie de cartílago ¿ ó de una 
substancia mas tiesa , correosa , y de distinto color que el res- 
to de la hoja, como en el aloe manchado, 6 Aloes marte * 
gata. L. 

67. Hoja roma folium obtusum, la que remata en un ex- 
tremo casi redondo ó romo , como en la yerba de santa maría, 
ó Tanacetum balsatnita. L. 

68. Hoja escotada folium emarginatum , la que termina 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 197 

con una cortadura ó muesca que divide su punta en dos, como 
en el abeto, 6 Pinus picea. L. 

69. Hoja remelladayb//#m retusum , la de punta muy ro- 
ma con un seno obtuso, en medio del qual suele salir una 
puntilla ó pelillo , como en el yeros ó alcarceña , ó Ervum 
ervila* L. 

■ yo. Hoja aguda folintn acutum , la que remata -en punta 
estrecha, como en el sándalo de jardín, ó Mentha gentilis. L. 
t 71. Hoja puntiaguda foliurn acuminatum , la que acaba 
como de repente en una punta larga y afilada, como en la ro* 
maza oficinal , ó Rumex acutus. L. 

-72. Hoja arrejonada , ó con rejoncillo, foliurn mucrona* 
tum , la que tiene en su punta un rejoncillo, punta ó aguijón; 
«orno en el cuajaleche , ó Galium mollugo. L. 

73. Hoja ¿arcillosa, ó con zarcillo/oTiwm zirrosum , la que 
remata en uno ó mas filamentos que se enredan en los cuer- 
pos vecinos, como en el elimeno de España , ó Latjrus arii* 
sulatus. L. 

74. Hoja lampiña, desnuda 6 despejada foliurn nudurñ , la 
que no tiene glándulas , pelos , espinas , nervios, ni otra ex* 
crescencia .particular, como en la yerbagatera desnuda, ó 
\tttptta nuda. L. 

í 75. Hoja lisa foliurn laevc> la que carece de toda aspereza* 
como en la xara de hoja de chopo , ó Cystus populifolius. JU 
- 76. Hoja lampiña foliurn glabrum , la desnuda y lisa , sin 
pelos ni otra desigualdad , como en la laureola oficinal , 6 
Daphnc laureola. L. 

. yy. Hoja lustrosa 6 resplandecientefolium nitídum , seu lucir 
rf«w,quando es tan lampiña, que reluce como si estuviera barni- 
zada, como en el lauro ó laurel real, Prunus ó Laurp-cerasus. JL 

78. Hoja pegajosa foliurn vis cosum, seu glutinosum , la que 
tiene un humor* pega J090 y espeso en su superficie, como en la 
xara común , ó Cystus ladaniferus. L¿ .» 

79.' Hoja veMoszfolium pubescens , s§U villosum , la vesti- 
da de tm vello muy delgado , algo claro y corto , como en el 
amaro , 6 Sahoia sic larca. L. , - 

<• 80. Hoja afelpada, y ? borrosa foliurn iomentomm, quando 
el vello corto ó borra que abunda en su superficie , forma un 



Digitizi rV^~ 



•Ip8 BOTÁNICA. 

texido tan denso , que no se distinguen sus hilos , y por lo re* 

guiar blanquea , como en la cinoglosa , ó Cynoglossutn officu 

nale. L, 

. 8í. Hoja sedeña , 6 como de seda, foliutn serie eum, la 

i$ue e$tá cubierta de pelos muy blandos y suaves , arrimados y 

relucientes , como en la plateada , ó Potentila anserina. L. , 

82. Hoja peluda fálium hirsutum , seü pilosum , quando 
los pelos de su superficie son largos , pero separados y no en* 
tretexidos como en la anterior , como en la pelosilla oficinal , ó 
HyeracUm.pilosella.h. 

83. Hoja escabrosa , 6 áspera 9 foliutn seabrum f sen aspe* 
rum> la poblada por el disco de tubérculos ó prominencias pe- 
queñas y duras, que se prenden á veces á la ropa, como en el 
moral , ó Morus nigra.L. 

84. Hoja pelierizada/o/iiíi» hispidum , seu hirtutn % la que 
está sembrada de pelos tiesos y quebradizos á manera, de cerr 
das , como en la buglosa siempre verde t ó Anehusa setnper 
virens. L. . , 

8-5. Hoja pinchüdayb/f«>w strigosum, quando tiene la su- 
perficie armada de aguijoncillos duros y agudos , como en el 
cardo yesquero pinchudo , 6 Echinops strigosus* L. 

86. Hoja nerviosa , ó nervuda, foliutn nervosutn , aquella 
en que salen algunos vasos á manera de nervios que corren 
desde la base hasta la punta sin ramificarse ni dividirse , como 
en la zarzaparrilla , ó Smilax áspera. L. Baxo esta división se 
cooipf ehenden las hojas que tienen tres nervios trtHervs > uni- 
dos en la base ; la triplinerve triplinerve , que tiene. tres ner- 
vios unidos más arriba de la base , ó un nervio dividido en tres, 
y la trmervada trínervatunt ¿ que tiene tres nervios que con* 
curren detrás de la hoja , y mas abaxo de su base. 

87. Hoja venosa folium WHósutn , la señalada con vasos pe* 
queños mas ó menos ramificados» Como en el árbol del amor, 
ó Cercis siliquastrum. L. 

88. Hoja enerve y desvenada foliutn enerve et avenium, 
la que carece de nervios , y la que carece de venas manifies- 
tas , como en la juca de hoja de acíbar, ó Juca aloefolia* L. 

S9, Hoja rayada folium striatum, la señalada con líneas 
algo hondas , ó surcos estrechos longitudinales y paralelos , co- 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA* 199 

ido én el ilirio dé Jos valles, 6 Convallarid majaliA L. 1 
,¡\, 90. . ttQ\zM\xxczdafoliumsukatum , la señalada ¿oa lineas 
algo mas hondas longitudinales y paralelas, campen el cuaja*- 
leche yterdadéro^ó óatíittm verum. L. •,. 
» 91. Hoja arrugada /oiram rugosum , quaodo las ramifica* 
ciones de la&¡veria&iB\tan tan. juntas «n la superfidie de la bofa 
ipiGel estrecho que media entre ellas se eleva y fprhka arrogas, 
c^md, en la, yerba Verrugueta, ó Heíiotropium turop^vm. L. 

££. Hoja ampollada tfoiiurn bullatum , la que tiene ciertas 
partes convexas y realzadas por encima , y .cóncavas por aba? 
tQí i manara de. vexigas , como en la albahaca ampoüosa , ú 0¿/- 
mum^basilicum. Variedad. fr L. . ,; 
-93. iHoja punteada f o liumpunctatum, lasalpicaidade pun* 
tos , ya sean hondos ó realzados , como en la timbra dé flores en 
rfcdajviela , óTymbra 'ver tic ti Lata. L. 

t ,945. HojittcgxGhadafoliumpapiilosiwi, quando está po- 
blada de ampollit^s ó vexjgukas carnosas, ó sean tubérculos, 
como en la escarchosa , ó Mesemkryanthemum t trpt*dUi+ 
nüm/L. ,, : é - -.•; •. v ". ■. ■ \'\ ,,.i .. -'< i .«v- 1 

95. Hoja .glandulosa foliuth glandulosum , la qué tienes 
glándulas manifiestas, como en el corazoncilló ó hypericooi 
oficinal f 6 Hfptritwn perfotatutú. i». ' i ,~r, 

.96. HojalfA^adizafoliuiHplicatum, quando forma t pKe^ 
gues des^e «1 idiaso bastadlas: orilla* tostante señaíadots^ de 
suerte que se puede doblar y encoger por ¿tíos mismos, como 
en el pietd$ león 6 alquimila, ó AUhcmilla vulgaris. L. ¿ 
_ 97. Hoja ondoada//íj/¿«m ,«^¿»/a/«>» > la.que.sejehsancha 
solamente por los bordes, de suerte que sube y báxa formando! 
oudas^conio' en 1^ ^escorzonera oficinal , ó Scorzoncra fyspa- 

*Í¿a*lj> t í . i.- : f j • ..../'.. 'I , ' /.i; 2<5 í;: :¡'.l 

98. . Hoja azada folium crispum, la que. forma tantas fun- 
das, que sus bordes parecen rizofc recortados* como en la e$c*v 
rola; riza f ;6 Cichorium chdivia crispa. L. : ^ : i o • 4 

- a 99/) Hpja coloradai/Wiítfh dolozatstm* ¿piando es de divwr*t 
so color que el verde regular , como en la remolacha 1 , á 3rta^ 
vulgar is.L. •; - ... » . -rr ' '* ■ ' c ; -^i • » 1 

100. Hojarolliza/Wwm fatfj , la que es cilindrica por la 
mayor parte, como en el ajo de Jas viñas, óAHiumvimaU.h. 

TOMO I. EF 



Digitized by LjOOQIC 



«ÍOO BOTÁNICA. 

i oí. Hoja acañútadayWfVwto tubuloeum , la que tronchada 
aparece hueca por dentro como sí fuera una ¿añja 9 como- en 
el ajo pálidov ó Allium fallen*. L* 

102. Hoja gibosa folium gibbum, la que mediante la abuiir 
dancia de pbfpa tiepe ambas superficies convexas , como en la 
yérclolága arbórea, ó Pórtulaca anacampserfs* L. '' 

* 109:: Hoja acanalada folium canüulaium 9 \a que forma el 
rebaso >df una media caña por medio de un siirco ó canal pro- 
fundo que toge todo su largo, cómo en el ajo esquinado, ó 
Allium attgulosum.L. 

• ^104. ("Hok-dft ¿dos SXot folium arueps y la que longitudinal- 
mente tiene dos cortes ó ángulos que sobresalen del disco y 6 
sea d ibedio>c?nveió por toíbas paites, como e^ el litio cé(de- 
tu>¿ú&is.g¿rmaHica* Ls . ■ l r : ; . 

105. Hoja de hechura de estoque folium ensiforme $ la de 
dos fifitej querva^adelgazándose gradualmente hasta rematar en 
punta á^rtumeta de estaque ú hoja de espada ,ccím<> en el ácoro 
vérttocUpa, ó¿AvorH*fálamus.~ki y *> { ú - r -^v> ¡¡ ^ ^ 

J©6. Hoja de tres catas folium triquetrum> la que tejiendo 
tres : la(icM»4ongitwdinalesy pianos, remata en punta alesnada, co- 
mojet£$\á)&tr¡angu\M,6^ -u ... . ' .'» 

1 07. Hoja alenguada/oi* wrtf Knguifpmv, irpsufaasa , linear, 
rcmí*, coniíexá por detras, y con los bordes políilo; común <ar- 
rilagioolsos , como en ki azucena nfcariwi ó umür unió, ó Paw* 
oratikm marititnttm. L. - -.'. ví'¡''. : ^»-''" '-- . ,:ri - * 

i 08 .1 Hoja * coriebsa/o/i un* tnctnbr anací uní , la que entre la 
ha&y^eljeares qarece<de< carne ó pulpa, y de-kugo, como ea el 
limonero, ó Cü rus medica, L. f~u ,*v; . : » t n » 

-i^p^i 1 .Hoja avitelada folium scariottím ? quando su -subs- 
tancia es árida, blanquizca y sonora si se dobla, como¿ea.iáf 
estípula* (Veas* arceos.,), de la nebádillaxS sanguinaria me^ 
noryJD JttUcebtum patonytMa. L. ( - 

1 1 o. Hoja ctz&fdifWk¿nafitim \ la gruesa' y llena de sub$< 
ta»riá&afaffsyatádfcUft comu^erida hiíuei^ chumba , ib Cactus 

ni. Hoja xugosa folium carnosum, sen pulpo sUtn r la que 
abunda de ikugosidad rome ,6 pulpa , coma en la siempreviva 
meoor^ 'ámwigitas,<& Stdum«album¡ L ; r 



Digitized by LjOOQIC 



.BOTÁNICA. 2o I 

•:* ir». , Hoja áquiUada/o/&w carinatum , la que por el envés 
tiene un realce longitudinal > hace un surco hondo, y ancho de 
arriba abarco , como ea la axedrea cabezuda , ó Satures* ca~ 
fitata. L. . 

< §. ra. 

De la hoja compuesta. 

La hoja compuesta es. aquella que se divide en varias ho- 
juelas prendidas a un pezón común/, esta se divide en varias es- 
pecies, atendiendo i sus graíd os de composición , y al modo con 
<jne estíjn prendidas sus hojuelas 

$. IV. 

Divisiones de la hoja compuesta. 

i. Hoja articulada , ó eslabonada , folium articulatum , es 
quanda una hoja saie de la punta de la otra , como lo observa- 
mos en la carquesa* 6 Genista sagitalis. L. 

a. Hoja aventallada/o//«m digitatum , la que se compone 
de^ vaíias hojuelas prendidas al témate de un ¡¡>ezon sencillo, 
ya sean .estas, prendidas en nuroefb de dos ó de tres, de cinco 
ó de siete. En el primer caso se llama hoja de dos en rama 
folium binatum, como en la casia de dos hojas, ó Cassia di- 
phylla. JL. En el segundo se llama de tres hojas , ó de tres en 
x^m folium ternatuw> :om® en» Ja albolba oflciiwJt, o TWV 
goneíla fcnumgr*c3m. I* Ea el ter^r caso se llanca bpjft.de 
cipco en rama folium qmpatum > como e* la cinco en rama ofit 
cinal , ó Pottntilla reptans. L.JBq el quarto <#so se llaip^ de 
siete hojuelas, ó siete en xzmvtfohutn septcnaturii, como én el 
plti^unujsjcultivado^óii^^^ albps. I* , • .'[ 

3. Hoja alada folium pinnatMm i* 4a q*e se cpjnpPPe 4e vab 
ria$ hojuelas prendió fóf euabnente á lo largo <le un pe?oiv 
sencillo, como. eo la r«4^ c&iAttu QRuta*¿ymari4, h. .1^ 

$. Hoja alada con non ó impar folium : wpnri pinMatwn> 
la alarla cuyo pezón remata en una hojuela wn ala punta ». Q&4 
moe? ¡©Itgarbanzp ^^GwftrtwiiiwiMif.ij: i i .'-, .^ 
, -5. oíIÍQja alada, á&imp**/*.^ Unto 



Digitized by LjO-OQ IC 



2Ó2 B01TAKIOA. 

da que rebata sin tíóñ , sino con dos hojuelas iguales , como en 
el lentisco, ó Pistacia lentiscüs. L. .,.;.; 

■ 6. Hoja interpolada/a//«f» interrupU pinnatutn , la que al- 
ternan vamente es alada con hojuelas chicas y grandes, como 
en la agrimonia, ó Jígrimoriva eüpatoria. L. 

7. Hoja apareada /oZ/ww cpnjugptum, la alada que á cada 
lado del pezón tiene solamente una hojuela frente de la otra, 
como en el loto, 6 L&tus conjugatus.JL* ' ■ T . " 

8. Si la hoja alada y apareada en lugar de una hojuela , co- 
mo la anterior 3 tiene dos pares de hojuelas, se Ifom&foliutH 
bijugum, seu bijugatum, como* en Ja casia occidfeni^l, Cassia 
occidentalis. L. 

9. Si la expresada hoja tuviese en lugar de una ó dos pa- 
res de hojuelas , tres ó mas pares , se Ihma folium trijugatum, 
como en el sen de España , ó Casiano. Variedad j8. 

10. Hoja recompuesta folium Jecompositum , aquella en 
4jue el- pezón común , eri lugar de llevar á 'cada* laifo hojue- 
las , núm. 3 , se reparte en otros pezones , ó sean pezoncillos de 
donde salen dichas hojuelas, como en la ruda de jardín , ó 
Ruta graveotens. L. - ; . 

11. ' Esta hoja suele llevar ¿fes pefconcülos prendidos al pé- 
20a común ? y ¿n cada uno lleva tres hojuelas , y en este caso 
toma el nombre de biternada folium bittrnfltum, como en lar 
stífia de Cirujanos, ó Sisymbrium sophia.L. 

.12.- Hoja dos veces aháafolium bipinnatum, v el duplica- 
U pinnatutn , qUando el pekoft común echa lateralmente hote 
compuesta^ aladas, ó sean pezóncfllos 'con» muchas hojuelas ía^ 
terales, como étt la tíiimosa arbórea ^Mimosa arbórea. L. 
: o j-gtj: 'Hoja tetñVs&foliufniptílatunf; quando ei pezón c¿¿ 
inun- se divide en <lo$ por el extremo , y en ambas divisiones 
lleva hojuelas solamente por la parte interior,. como en la 
día*gékt^v^ i ^»^^^«*^«f:t. i /' ^ l r 
x. 14; íiíHoja masque r0cbiñ$®é$ta folium supradecompvsitumj 
quando elpéztm c<ímun se divide en pezOncillos , los Hjualetffcn 
Iffgaircte llevar' hojuelas, «é dividen en otros pezóncillos que 
lífé>lletatí> cómo en la» barbas 1 de cabrón, ó '8pir#a ar uncus. L. 
1 5 . Hoja tritérnáda/tfító* tr imhafum'; qvániipkl fezúú 
cúñxkñ &úHÍfa\en*V& en ttrosires 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. SO3 

pezoncillos , de los goales cada uno lleva tres: hojuelas en la 
punta , como en la-paxarilla p agudeña común , ó Aquilegia 
vutgaris* L * » 

1 6. Hoja tres veces alada/o/iwm tripinnatum ,1a que sien- 
^da mas que recompuesta lleva en los últimos pezoncillos ho- 
juehs en -numero lde¿txes^u su punta <:omo la anterior, y lss 
Jkva Jateralmentf como la hoja alada impar, tal como en k 
escabiosa gramoncid, ó Stabiosa gratnantia. L. 

í :v Dr fe* aré**** 6 atavías y ydths invernando** ■ 

, ; ! -. ;v: !•..: $. I. * 

,: i Difimcü* faiá!á>WMp> f su nümirú mtmum 

.i .v.iu >; ^ • ' ; ■•.-.-: 

:-Lw armo© fidcr&^wa aquella*, paires que se tíallan en 
algunas plantas , y sirv<te desapoyo y defensa, ó para la eva- 
cuación de algún humor ^, que son la estípula , chapeta , espina, 
púa vgiándula^zttíiciilo y f^íii^m«o tolo contó est^ siete espe- 
t cic8 jeba dcnpids «barbos <$e lok vegetables; per* algunos ¿ aunque 
sin necesidad, han añadid© la i pubescencia y la* vellosidad ée 
las hojas y el pelo ; pero como estas partes son inherentes de la 
hoja , no se deben contar como partes separadas , puesto que 
se incluyen en la difinicion de la hoja vellosa, pelosa, cerdosa, 
y otras de quaWha ^aWaotó ya.ensw íeépefctivos lugares. 

— -. -- " /Srp;- • f IL> t-* -"'*'/ ■•'■ ;■ 

-j División Je Jas arreos^ y su difinicion en particular. 

x* Estípula ¡ú . oí ejuek **//«/# , es aquella hojillla escamosa 
¿}u&>nace en los >ps*oobsv ó* en los cabiüo* lateíaimdnte al pie 
Áe ellos, coma en el t escaramujo ó agabanza, ó rosal perruno, 
ó Rosa canina. L. .jl. 

2. Chapeta braetea, es la hoja caediza (en esta sola cir- 
cunstancia se diferencia esencialmente de la hoja floral , véase 



Digitized by VjOOQlC 



;£04 JKWttROfc 

pág. 191), ^üe estando situada inmediata ¿Jas flores , ó «otre 
ellas, es de distinta estructura, y «un á veces de distinto color 
que las demás de la planta, como en el madroño , ó Arbutus 
une do. L. l [ 

$. La «spina spina , es una prodqcQiaii . dura , ag^da y y 
.-algunas veces leñosa y que si^mpre^^leTdc lo interior del tron- 
co ó ramos , ó que parecen agujas ó lesnas q« punzan., como 
en el endrino r . 6 Prunus \spinosa. JU . ■.-.■/,:. „ .^ ;.. ^ 

4. La púa aculeus , es una producción tiesa , y mas ancha 
por su base que la espita , prendida, solo á la corteza , como 
que es una continuación de esta , y que de ningún modo se 
comunte* con U medula* £QmQ.Miplmfayí*}\ó/JBihamnus 
zycyphus. L. 

5. Zarcillo cirrhus , es.im jjlamento largo por lo regular, 
enroscado y retorcido en espiral, y siempre trepador, por el 
qual se ase Ja plaruade tes cueros wcitíps.V com^^ep la brio- 
nia oficinal , ó Bryonia alba. L. 

.: 6. La glándula glándula, es ito :cucurpecülou0tts adíenos 
redondo , vexigoso , y que sirve para excretar algup humor, 
como en la soralea bituminosa , o Psoraka bituminosa. L. < 
j. £1 pelo j?/^ >¡ jCsu»:céadtodto ceiio^orioí ¿uin^mentp 
delgado , según se manifiesta^ca las '¿Mottuid* hojas peludas, 
de que ya hemos hablado al trata): de; las- hojas! Jn, . . . .. * • 



§ III. t. \ 






El invernáculo hybernacldum), es aquella parte del vege- 
tal, las mas veces escamosa, que contiene ó encierra el vege- 
tal en embrión, ó sea el rudimentp del fustCL^y de la fructifica- 
ción , preservándolas del yelo y demás rigores de la estación, 
mientras llega d ! tiempo* dftVsq^eskns^dio.iiljcis invárnáoilos 
son dos, el bulbo: y Ub^éma t&Á uno de b& guales. tiene, atr^s 
divisiones según sa figura , x:onsifltemcia, y fines á que estiút 
destinados por 4^ naturaleza. »m ; v¡» 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 205 

..ir!',- ;-...'. .- ,;■ $.IV. ■" •■■ = .. .: 

Ttifinicion de los invernáculos en j> articular , y ¿» división. 

i. El bulbo 6 cebolla ¿«/¿ttx , es aquella especie de in- 
fernáculo de substancia tierna y xugosa , de hechura redonda 
ó aovada ,uque se forma; de las bases de las hojas ya agostadas 
ó pasadas , y que se halla colocado por lo regular en la parte 
carnosa ó cepa de ciertas raices fibrosas, de que se trató al ha* 
-Maride: ellas pág; 179 y .181. 

:v Tu Bulbo escamoso y ói lea de cachos, bulbus squamosusr, 
m\ que, se ¡compone* deJJ amini^l as ig mesas , dispuestas a mane* 
¿a < de escamas, que en paite se tapan unas con otras por arri- 
ha y por los lados , como en la azucena blanca , ó Lüiutn aU 
•kum. ¿L # í- -ií ' ^ ." »í * ' *- t • :. » -r , 
n u 3/ Bplbo de caf eos buWus tunivatus , j el que está forma- 
do de .varias membrahas ó ¡capas; qq¿®€} cífien-y fcnyuelven er> 
toramente tulas y otras, acabo '(vemo^en^a oabolUalbafrana , ó 
Sciila marítima* L* ,~\j.:.\ : ; 1¡ v / t: ' - 

4. Bulbo sólido ó macizo bulbus solidas y t\ que consta de 
una substancia carnosa continuada , ó sea seguida y entera , co- 
mo en el quitamer¡endlisIde((kil^d^fi£5í^AfV«i» autumnalc. L. 

5. Bulbo articulado bulbus articutatus > el que consta de 
vanas cebollitadenfiladas , 6 sea puesta^ cdmó T en una sarta á lo 
largo de un filamento á mayor ó menor distancia una de otif, 
coito se:ver^ :1a. ácedédUao^ L. L 
^ 6. íLa yeriíaí ..^mmia^y/es et inveamaciilo situado regular* 
mote sobfeveWalkrde ai ganas: plañías^ y se 1 Compone ya df 
«stípulas^itíe jrazoneá y des rudimentos de hojas, ó de escamas 
corticales. Estas yemas Jas crian los árboles de Europa durante el 
verano enr los .sobacos ó encuentros de las hojas ó extremos de 
kft.tamo£ % qjíe durante el invierno perfeccionan mas. y iqias 
los rudimentos de ia^/jpl^B tas ^ que se desplegan. ái su, tiem|^ 
produciendo ramas, hojas , flores y frutos. Las yemas que pro- 
ducen hojas se llaman yemas de hojas gemm* folifera : las que 
llevan flores completas , y de consiguiente frutos , se llaman 
yemas de flores gemma florífera, como en los albaricoques y 



Digitized by LjOOQIC 



2o6 JBOTANICA. 

abridores: y las que llevan hojas y flores á un tiempo se lla- 
man yemas de hojas y flores ¿¿¿mfa* foliifero-florifer* , como 
las del peral y manzano &c. 

La yema es una verdadera prolongación del talló y de to- 
das las partes de que se compone , concurriendo á formarlas 
no solamente la corteza , sino también la partea leñosa y lame- 
jdula; pues por este medio se continuadla reproducción de un 
nuevo vegetal , Jnxixiendo los ramos que las contipnen en otro 
tallo que- Te sirve de base , ó dexándolas én el mismo árbol, 1» 
mismo que la semilla lo hace en la tierra ; pues una y otra 
contienen, como queda dicho, el embrión de la planta vy*^ 
lo necesitan; los auxilios de la atmósfera para desarrollar, sus 
partes que tienen como <en bosqueja Lo que observamos é* 
un pólipo sucede con cada ramo de un albaricoque , el qusd 
de cada. yema jsale un árbol, haciendo de él una púa para inxe¿ 
rir. Aquel está lleno de embriones , de suerte que por peque» 
fb que sea el;, pedazo que se corte , siempre corresponde un 
emhrion , y de/éi' un. pólipo ; a^í ios arboles están llenos di» 
yernas por toda ¿u, superficies Jy odex^daunq; sale un iraevo 
fruto, y un nuevo vegetal si se inxiere> para multiplicar y 
propagar su especie, }- .v - 

-. . f .í j». . , :. "i, -'. r/j*. O .sbnu .i. , ,- . i > . '-■ ■ r.: h J? r :ri 
.wl .•„-«¡;;.;h\ w*;H .GABIHHiO^cIIt/. .i .:.: -u.',;;: .-íí:.- « :¿ 

\ JCke.i&fruetijif ación en gentraL 



rii 



JL/a fructificación comprehendd aquellas -siete ¿partes ptinci* 
palés y ipasager as del vegetable destinadas á la: formación y 
pierfecciondejla simieotevique es et término del Jvegetabdean*- 
tiguo, ósea de aqüer mismo cea que se ha criado dicha semi^ 
lia , y el principio del nuevo que ha de propagarse de ella , y 
son cáliz , roseta, estambre, pistilo, pericarpio, semilla y re* 
cep t aculo ; las quatro .primeras pertenecen w k flor f y las tres 
ultimas al fruto ^ según láiora^seíexplicara. i -\.mv.' >'>í 



Digitized by LjOOQIC 



90TANIC*. 40/ 

?/" ',;.;'",'••". ./v' ARTICULO L • 

Dijtnidon del cáliz 9 } sus especies. 

,., , ,Ei cáliz jcalixt es pna prolongación de la corteza del re- 
g^t^ble , que sirve de cubierta exterior á las demás partes (Je 
|í iructificacion , y; por lo regular es verde , y mas permanente 
que la roseta, el qual se divide en siete especies , que son las 
.siguientes. 

i. Capullo perianthium, el que está inmediato á alguna, 
6 k todas fas partes, de la fructificación , como en el granado, 
ó Púnica granatum. L. Este se puede dividir en 

a. Capullo deja, flor perianthium floris , el que encierra 
solo los estambres sin el germen , y de consiguiente no encierra 
el fruto , como en la brionia de candía, ó Brjonia crética. L. 

b. Capullo del fruto perianthium fructus t el capullo que 
encierra solamente el germen, y de ningún modo los estambres, 
como en la flor hembra de la expresada brionia , y en todas 
las flores femeninas de la clase Dioica. 

c. Capullo de la ítucti&czcionperianthiumfructificationis, 
el que encierra á lo menos las anteras y el germen , que son las 
partes que esencialn^nte concurren, á la formación del fruto, 
epipo en él espliego ó alhucema, ó Lavandula spica. h. 

a. £a Gorguera involucrum , ó cáliz de las flores apara* 
soladas y otras semejantes, el qual dista notablemente de ellas, 
como en el tártago , á Euphtrbia lathyris. L. Se divide en 

a. Gprgwra universal tnv$lucrum universale , la que es* 
|4 debaxo del. parasol universal, umbela wivtrsafis )9 de las 

¿ores. . ,';■::. ,\o .. v V .'"" ."■ ,:iro/. >. '.',. .' i .' 

d. Gorguera parcial, 6 gorguerilla , involucrum partióle . 
sen involucellumjh^uc se baila debaxo del parasol parcial 
umbela partiatis. Véase el párrafo de. la, inflorescencia* , . y 

( ,3. l: La traiga OflicMturtL, esjei^álif compuesto 4eui¡i recep- 
táculo cqmnn á ( muchas yendas o bot^citos dd flores, y 'cu- 
bierto de escamas, como en el ayellaup, ó Corjllus avel- 
lana. L. 

^ L*^&B^J¡patfa $ ^$ cáliz ly^^ibrj^oso á mane- <s 

TOMO I. GG ' 



Digitized by LjOOQIC 



Vofc 'BÓTÁMCi. 

xa de zurrón, y que se abre por un ljdo de arriba abaso. Esta 
especie de cáliz es propia de i as palmas, las quales tienen su 
fructificación á, manera de racimo claro, llamada támara spa- 
dix , encerrada como en uh zmtoú ,*y Ib mismo \o es de los 
aros y, de las plantas azucenadas &c. 

. 5. La gluma gluma t es el cáliz correoso qufc abrazaron 
sus ventallas la flor de la mayor parte de las gramas y plaritA 
análogas. Algunas veces remata está glumaaon arista ó' raspa] 
'cóiüo en el trigo candeal ó Tritícum hybernum: L 1 . -'"■ ' - v 

6. La caperuza calyptra , es el cáliz de hechura de cu* 
curucho, que cubre la parte* superior de la fructificación de los 
musgos, como en el poly trico dorado % ó Polytrictm c¿ni¿ 
muñe. L. * . - . - - '•^•^;\;» -' ! " °-- *> 

7. La golilla WW, es el cáKz membranoso, rozado por 
ralas partes , qué ciñe el astil stipcs > de los hongos , como ea 
la seta de cardo , ó Agaricus violáceas. L. 









Divisiones del cáliz , j particularmente del llamado 
1 eajmlló. 

|f * I. CÍáliz sencillo y propio e'atfx simple^ eí ;pro$rius\ 
el que formando una* simple cubierta no' abraza' ríi as 1 <^üe una 
"áór , cóíno en el ma$tran¿¿ ; ó^MehMatottátiífyiik; 1. - 
*' a. Cáliz coifaun, calit conmiunis. el fcjue ehcierrá* mu- 
chas flores * tengan estas o hó stífcáliz propio^ ¿ádá Ur&áé'ptik 
$í t Qomó.en la manzanilla cóftttii, n Q AniHbtiit nobitit} Ifc 
* : 3!' <Cáfhr doblé ealiidñjHex f A i ciAíz tfb^tí^ó^kdd 
dp otro por ba?o, como en el malvavisco oficinal , ó Afíft<¿k 
yficinalis. L. *•' ^" ' : >-; > . 

4. Cáliz monofilo, 6 Be tHrir* pifeia *talte^m*ftifm£\ 
el que es entero; y si tiene dientes ¿ feciaias ó hendido* 
sis, sbn poco profundas , de suerte, qiit*o le dlvitfen^sino.por 
fe* tíordéi' , y-de ebftsiguiébíé tU!üfati t Wámh u lMti**6- íiásti 
el ; receptáculo /¿orno en la yerba hedionda > ÚOesttum díur* 
num. L. - ; 

5. QÜÜ2 partido en cinco hendiduras +sl& fuimpte- 



Digitized by LjOOQIC 



Jidus y y respectivamente ei de mayor 6 menor número, caltx 
trifidus, quadrifidus krc. , e} que se divide en cinco ó mas 
parces casi hasta el medio, como en el pimentero común , ó 
Capsicum annuum.J*. 

6. Cáliz bilabiado calix bilabiatus , el que está hen- 
dido' en dos psr/^>de£¡gu*les, un^: superior , y otra inferior, 
qijie ^eprje$entaq ^ labios ^ como en el tomillo salsero ., ó Tjr 
mus cygis. L. 

7. Cáliz reforzado calix auctus, seu caliculatus , quan- 
do por la bape pene una serie 4? hojuelas exteriormente* ^ 
escamas pequen^, á manera de lacinias , comp en la achicon^ 
oficinal, 9. Cichofiufpintjibus.]L j L . t 

r 8 ? ; Cálippolyálo, o de muchas piezas, calix fofyphyt- 4 
lus ,. el que se compone de varias hojilla^ distintas unida^ 
por la base solamente, como en la celidonia ^omun , ó CA^/í- 

dúnu/mmm^^^ • ■•.... '.. í ;í 1 ^.t.^^'r 

.; 9^ 'Cáíií rsqurgado calix imbricatus f $\ compuesto de 
escamas desiguales, de las quales las puntas.de las de la pri- 
mera rueda ú orden alcanzan á cubrir la base de las segundas, 
como en la escoba de cabezuela, ó Centaurea ppniculata. L. 

10. Cáliz desbarrancado calix squarrosus J' f <^an<3o cons- 
ta de escamas muy abiertas y apartadas , comp en lá coniza 

11. Cáliz avitelado calix scariesus, el que consta de es- 
camas áridas, blanquecinas, crugidoras, y cpi transparentes^ 
como en la yacea negra, ó Centaurea jf cea» L. ' " 

4 : .V ; ;■ • • Atócuib n. "" , v ' : :*' r 

Difinüiqn de la roseta ,f del nectario propiamente tal. 

La roseta corolbi,, es una parte (Je la 
la prolongación de. Ja corteza interior d 
/#* r , mas fina , mas delicada y mas he 
que el cáliz, y que siempre que concu 
hav flores sin corola) , ya sea sola (p?f<j 
JiaQ, ó ya sea rodeada por él t sirve de ci 
ypistiW # _ \ ; : j 



Digitized by LjOOQIC 



lio »6takica. 

. Divisiones de la roseta. 

La corola ó roseta se divide en varias especies , atendien- 
do á su figura , regularidad > lacinias , número de piezas, y lu- 
gar de su inserción, y así se llama * 

I. Roseta monopetala cor olla monopetala % aquella que está 
formada de un solo pétalo /cuyas hendiduras, quando las hay, 
iió llegan á cortar enteramente su base , de suerte que se cae^ 
toda entera. Esta consta de un cañoncito tutus , que es la ba- 
se ó parte inferior 'acanutada por donde se halla prendida, y 
de orila ó borde limjbus , que es la parte superior ancha y di- 
latada : y finalmente, quando la parte media de esta roseta sir- 
ve de entrada al tubo como si fuera embudo , se llama gargan- 
ta /*«* , como en el muco del sol, <ó litospermo oficinal , ójLí- 
thospermum ojjicinale. L. 

a. Roseta polypétata corolla polipétala , aquella que se 
Compone de muchas piezas que pueden separarse de por sí sin 
rasgar ni maltratar las inmediatas. La parte inferior de cada 
uno de estos petalos , que es por donde está prendida alcálrz 
ó al receptáculo, y que es mas descolorida que el resto del 
pétalo , se llama una unguis , y la parte superior mas ancha y 
hermosa se llama planchuela lamina , como en la rosa castella- 
na , ó Rosa gatliia. L. , 

3. Roseta regular corolla regularis , la que ya sea de un 
pétalo ó de muchos , guarda, cierta simetría , uniformidad ó se- 
mejanza en la figura > tamaño y proporción de sus -lacinias , y 
respectivamente $n sus pétalos, como en la clavellina común, 
Á Dianthus caryoptyllys* L. 

4* Roseta irregular corolla irregularis f seu anómala , la 

3ue ya sea de una ó muchas piezas ; tiene sus pétalos ó lacinias 
ésemejantes en figura , tamaño y proporción , de suerte que 
forman un todo irregular y extraño , como en el napelo, ó 
matalobos de flor azul, ó Aconitum napelus. L. 

5. Roseta campanuda corolla campanülata f lá que siendo 
de una pieza regular y ancha sin canon representa la hechura 



zecTby Ci< 



d© una u'tt^iM^.omo^-bi tolladar ^gar, ó ^4*r^ 
belladona. L. * 4 . -'•■* ?*' *-mí.-¿.. m . ■• !-> . ' - * 

6: ' Roseta embudada - ¿tirtf //¿ ihfundibuUftmis , la regu- 
lar de una pieza, que siendo ancha por arriba , se estrecha ha- 
cia el cañoncito, y remata por abaxo en él al modo de un 
cMítada'-,' cómo en el dondiego dfc nochev ó Mirabilii ja- 
tafa. L. ' ■' ' : > • - : ^ ( 1 c - t ' °- : /:!.!.•' 

' i¡ j. Roseta enrodada *erétf¿ ^4M , la regular de «una pie» 
»v jr de bwd© Alano, con cañoncito, muy corto quando le 
hay, imitando la v hechura de una rueda» como en el tomate, ó 
Setontimtyc&p&simm.lu. ' •'*« '• 

8. Roseta , «solvihéa; ebr<Ma1fy&fÜieltfhhnis , fe regu- 
lar de unía' pieza; y de borde Hano con *u cañoncito , que la 
sirve de pie imitando una salvilla , como en la prímula de jar- 
din, ó Prímula veris. L. 

9. Roseta aorzada , ó de hechura de orcítas* corona uree+- 
lata , h regular de óná píeaa, 1 y que ¿lanchándose por; me- 
dio, se encoge sin formar cañoücito por la base ni por la boca, 
como, en el madroño , áArbutus utiedo.l*. 

10. Roseta labiada, ó boquirasgada , cor olla labiata, sen 
ringens, la irregular de una pieza, y cuyo borde se reparte ea 
dos labios , de los quales el superior se llama capacete ó mor- 
rión galea, el itiferío^ barbote barba, la abertura entre am- 
bos boca rictus y y la parte mas ancha del cañoncito garganta 

fauXy como en la salvia de prados, é Salvia pr aten sis. L. 

11. Algunas* rosetas labiadas tienen una prominencia en la 
gargarita, 4 lie se llama paladar jpalatént, y á veces otra de 
figura cónica, que sobresale po* la parte posterior de la rose- 
ta para formar un tubo cerradora nectario , que se llama es- 
polón c alear y como en la linaria oficinal y 6 Antirrhinum li- 
naria. I*. * 

. i*. Roseta cruzada eorolla cruciformis- ,. la regular de 
qudtro pétalos iguales, abiertos en forma de Cruz de Malta, 
como en elxaramagó oficinal , ó rabana rusticano, ó Codearía 
artnoraeia. X* 

13. Roseta rosada cor olí a rosacea, la regular de quatro 
ó* mas pétalos puestos en cerco % como en- el alcaparro , ó G*f- 
fatü ¿pinosa. JL. 



)igittzed 



lacinias ó pétalos , en número de seis por lo co&u& KC $g4l34 
1 Jan, dufnjeítg* M^tco^r^ad^l^í%wftile $na empana, 
al modo.que las .azucenas , ca^Q, en l^íptpaa jmpferUÚ.4 ¡Frii 
tillaziaimpenialv.l,., -_<, ioq ^.m-, / t < .m^h:; b i.¿> 
v'¿ JV; Roseta dii^af ífb9Md^^at^¿Ui r^í^/!t//amí^^^^ V Jocpfa 
lar , que consta de quatro ó cinco pétalos , de los qfcajffc^j 
¡t&frwiy <jue suele cPmpGper$et<fe 49%,p&mr y fon* la,4ie- 
$hiufa cóncava de un* barquilla se Jlama, quilla ¿arin/f/ls® 

4o t ^^ v ac9.mpg^jeadg^B9 » «í» ¡%¿9tvAl*k&I<* >.& fioglín^» 
el superior , que se levanta ó incorpo^ ^pfjRia de,lp^,4«PWt 
b$>¿er¿ o^t^aít^j^^/^, k ^p^MPP9m¿9 eftt|6|odofi la 

^m rativum L. : algunas y^ces qonsta#,d$ un solo pétalo par? 
tido en términos que forman una mariposa, como sucede en 
;tfgijaas esp^ci^^el ttó|)qyf^/f««|., t ^ ., , :í .. ; .r> 
. „ Finalmente, ^nqijaftt^ ai lqgarde la inserción ó 4e,su $¡r 
li^aR^r^pecto 4 fes d^s; partes, de Jajojr* #? Ygrájo qí& 
acerca del pistilo se dirá adelante, con el qual tiene mincha cor 
^nexioft en algunas flores. ., 

t ....... ^ . , t >n.. , ,. ^ . ;.,,-..• 

,»:•:. .' Del nectario y sus dwisionr¿H \ 

El nectario nectarium , es una parte <le 1». flor destinada á 
cturtjsqer. ira xugo meloso. Por lp comup$s,. y .parece un gpén- 
¿ict 9i«ojoogacj<)n;de &.<ro$et4 , de $uert$,qi*e. en cjst^icgr 
so puede ! considerarse como una parte de - la flor distinta dp 
las d^nias; peora 4 veces forma un cuerpo con estas ousm»? 
partes, o se ¿alia inserto en ellas, manifestándose en figura 
de hojillas, espolones, cuernecillos Interiores, canales, hoyitos, 
&W* glándulíjs^pelos &(;. * ,y #pr # <#íttiguiet*tft, eij atep?ion 
a su varia estructura,, número- de piezas , y lugítf* de$u ¿pswr 
f ion., r^cib^ varios npn&bres,, t que son Jp$ siguientes. . • " \ 

i. Nectario de hechura de espolón nectarium calcareunt, 
¿orno en la violeta fruticpja , ó Fia/** ¿rborescens* L. 

%i Nectario «fe hqehqni.de cqernecillo nectarium ctrnkuici? 
tüm, como en el vedegambre verde, ó HelU$orw^jdis. L. 



Digitized by LjOOQIC 



3. Nectario de hechura de pincel , ó barbudo , nectmium 
penicilliformis , sen barbaturl, homo en la polygala vulgar, 
6 Polygala vulgaris. L. 

4. Nectario de«d**fltf*pWfci wmrtkfornonophyllum , ¿*i* 
monopetalum, como eh la valeriana encarnada , ó Valeriana 
j>í4fy?lX f'-o c5t!rq *nm*í> rol omoD sbtvib 02 sidrcslzs 13 

« 5. **Necf*w&'d#^ 

volypetalum, coiri&>*ik J# áto&Wtfá^írád^íá&I , ^Zfc/H 
fltmtkbtafífá%tfa%? ™ •*> '» < ; !í;I ''" -í í,! í' ' - ; * 
4 6/ ; >Nectaribfcokfc^ AÍJW* 

**»V seusíatymútoi temktt & ai&rragu* 9 &>In&at4é#* *M¿ 
slftfrinbi .»¿t*r-v¡ijig ul bí? oinoj , Liliupioii ua cuín • í>¿r. .•' .bivií> 

7. Nectario prendido en los estambres nktftfü ifarntái* 
ItosÍH&fiiufnH W r &^tmm\ i W*&** <la^iala^d^ $or kr- 
ga , 6 Mírabilteléngifiota. h\ w-'^ -^ - - • .1 

*tf>'*r¿tftá*í ü Il. nu "li^^wisi msq £si¿gíohB t^ Dlfitífrit'Idien^flf ;>crp 

Nectario pieii£hk>*ate^^ 
ínseftúm] sen retepMtklbtietmt^ ú ^re- 

ja demongey ó Chtykdóñúnéilfám^Iú' v • ^1 v; - •* 

\wuí)V'íív 6 t io«sm' oo:>iÍBl b omo3 <ss:.'J li ;o:¡ ..if!v' ^ 

ARTICULO 1IL ' >'V^ 

¿í?fn *; <; íwnm ít» ^At^^rA tu«»fcU Í^n^i-JD :í*'1it:w3 .j 

-WVJV.I Ó \VV^J^j^ v,:. , - '..;, . ,. [ 

■: \: • ;. .; .... . -,!* { * ! <»-ht;: ^-j \ t ,J. # *.»*■}* ■ '<. ;.. .':* 

El estambre?Wtf*i^^ * 

áéá MU ^(^^tfott^*Q£i*jmtá^ 

6 al pistilo. Esta pake^WMIItW^^ipwwrf^i^íiW^ -MMWM& 

Ifcriitk^rt^y^ 

el hüíiío^seíAmal quafldcnteta Wtftfzfafc E^b<kKfc^iéstíPSWf> 

4toM&ú&$n$fahkw/l^ j£ie*í *urfq*i<* 

hay flores que tienen ftfsiktlullt^ 

Ib mi^rao^ttene^ I^ms«iiiB^áiitBÍr^steiddai art<tóieáJ2z, erf el 

pktiló & en el r eceptádulo: Bfá úw eiébáiulvl >6stambwiebvlai 

flor, que 'sin su cónctirr¿nc3r¿ a itia& tf jim|i<m inmediata' coa «Ü 

fistíkb-ao *fc jma<fo\w*ific*r 4fc^cttó«i¿iwi^^/;u >.jl .q 



Digitizei 




;^nt||i\}vi ¡OáUrUüd o < r ^mq cb -«ruí^d td> cí* * ^'>í c 

M ír v , DMsivw del tstamhr*. 
El estambre se divide como las demás partes del v#g{f:*bift 

«a^r^es^i^ 

y\ei&cada l^:^ib&;yft^>««wbf^ jjPt.-soiMo . , t , r * lM 

I. Aunque lo general es el estar cada estambre de por sí 

en *l cenuo d$ ; la flo^r , como queda dicjbo , en numero de uno" 

dividido cada uno en horquilla, como en la gallocre&t£,*44^ 
VÍ* hmWtfW&ii&tt coidínn^i, .-. ■ -t¿ oMLniaq oh¿yjf^ ^ 

a. , lí^jim^iüaBjt) &ammf\wm*& 4arg$ y aplastado f ,jr, 
respectivamente de tres puntas tricuspidatutn y (\mq hacen tres 

que insensiblemente se adelgaza para rematar enguata , <;om^ 

iifrü fatm¡&&<A$Jw9hw*Jí$ cuña stamen cuneiforme 9 Ü 
que es comprimido y aq(hp ppr arriba, y ( see$trecha insensi- 
blemente por la base, como el talictro menor , ó Talütrum 
minus.L. JTí OlU'AYilh 

5. Estambre desigual stamen in*qualc % el mas alto ó mas 
baxo que sus comp$aéiQ*j^ tfóieu&pf <d cantueso, ó Lavan- 
dula sthoecas , m L. , y en todas las plantas de la clase didyna- 
*Í4 ^fce^d^wrt^^qiiwf tebkíá n 4«fipH^ i.n.vi :. J 

«tfct*trc&# )t tdífc omívform^jwtoo ó ¡ rti^s cuerpo* , ^»o $n dt 

abjt{ : Estambre, unido:¿i la rose*» stamn cmlU inurtm , el 
que en tugar de; nacer del wsmo receptáculo 9 saje de la m¡*- 
im base de' ty *bt?k¡p&ik&$o t KW\kMifa infecto* WB*o M el 
a^ap^o^setawtt^ . , , . ' 

Ij 8.0 1 Estambra asido ai céAi&ttamm mlUi wefiumyMqvm 
igualmente está prendida en la tese del cáliz , como en la yer- 
ba torga , ó herataria petada 9 ó Hemiaria hirsuta. JL 

9. Es tambretttftido al: piítü* *t*m&pktilh #W«r/«in, 4 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. ¿ 21 $ 

que está igualmente prendido en la base del pistilo , como su- 
cede en las plantas de la clase ginnandria , de que se hablará 
después , como en el satyrion oficinal , ú Orchis bifolia. L. 

i o. Estambre asido al receptáculo stamen receptáculo in- 
sertum, el que está prendido en el centro de la flor donde 
descansan las demás partes de la fructificación > llamado recep- 
táculo, como en la celidonia menor, ó Rantmculusjicaria. L. 
En las anteras ó borlillas, que son la parte superior y esen- 
cial del estambre , se consideran también la figura , conexión, 
proporción , situación, celdillas, modo de abrirse, número , y 
otras circunstancias por las quaíes recibe los nombres siguientes. 

II. Borlillas mellizas anthera didyma , las que forman 
dos glóbulos unidos uno á otro por un lado , como en la leche* 
trezna serrada , ó Euphorbia serrata. L. 

i a. Borlillas flechadas anthera sagittat* , las que tienen 
hechura de una flecha, como en el lino campanudo , ó Linum 
catnpanulatum. L. • 

13. Borlillas trabadas anthera codlitét , las que se reúnen 
y forman entre todas á manera de un cañoncíto, como el car- 
dillo de comer , ó Scolimus hispanicus. L. 

14. Borlillas recostadas y rodaderas, auther* incumbentes, 
et versátiles, aquellas que estando clavadas por el medio en 
la punta ó ápice del filamento!, pueden dar vuelta al rededor, 
como en la yerba gatera morada , ó Nepetha violácea. L. 

15. Borlillas laterales antHerae laterales , las que en vez 
de estar prendidas en la punta del filamento , como regular- 
mente se observa , lo están á un lado , como en la yerba car- 
mín común , ó Pitholaca decandra. ¿. 

ARTICULO IV. ' 

Del pistilo y todas sus afecciones y partes componentes. 

1 i es la parte femenina de lar 
flor 1 9 destinada á recibir el polvi- 

llo la qual contiene el rudimento 

dé e es la que se convierte en fru- 

to 1 t por el polvillo. 

tomo ¿ HH 



Digitized by LjOOQIC 



Sl6 BOTÁNICA. 

Consta de germen , botón ú ovario ; germen , que es el mis- 
mo rudimento del fruto inmaturo que ha de llevar la flor : de 
estilo, puntero ó estilete, styllus , que es el que sostiene el es- 
tigma , y está sentado en la base del germen, como es una 
prolongación de esta entraña ; y de estigma ó clavo , stygma f 

3ue es la extremidad del pistilo , bañada de un humor capaz 
e estrechar y hacer estallar el polvillo , que ha de fecundar el 
germen. 

5 i. 

División del germen. 

1. Germen con pezoncillo germen peduncúlatum , el qué 
tiene un cabillo en su base , como veremos en el granébano ó 
estrágalo , ó Astragalus tragacantha. L. 

2. Germen alto germen supcrum , quando está situado den» 
tro del cáliz , ó de la roseta quando no hay cáliz , como vemos 
en las mas plantos., 

3. Gérmeu baxo germen inferum , quando está situado de-' 
baxo del cáliz y de la roseta , como én la calabaza vinatera, 
q Cucúrbita lagenaria* L. . * 

%. n. 

Divisiones del puntero y del estigma. 

4. Estigma plumoso stygma plumosum , el que consta de 
vello ó pelitos alternos como los de una pluma, como en el ta- 
ray , 6 Tamarix gallica. L. 

5. Estigma cabezudo stygma capitatum , el que es redon- 
do , y está representando la figura de una cabeza t como en el 
abrojo de tierra, ó Tribulusterrestris.L. 

6. Estigma escotado stygma emarginatum , el que es algo 
mas estrecho por la basé que > por la punta, y remata en una 
muesca ó hendidura que parece le divide en parte., como en lá 
palomilla de los tintes , ó Anchusa tinctoria. L. 

7. Estigma ahorquillado stygma bifidum, el que está divi- 
dido en dos hasta el estilete, ó hasta la base que es lo mismo,; 



Digitize v d by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 517 

como en la cambronera africana , ó Lycium africanum. L. 

8. Estigma radiado , sentado y permanente stygma ra~ 
diatum, sessiíe , et persistens \ el que está dispuesto en forma 
de estrella y carece de puntero ó estilete, y permanece aun des- 
pués de maduro el fruto, como en la adormidera oficinal, ó 
amapola blanca, ó Papaver somniferum. L. 

$. III. 

De la disposición respectiva de los estambres 
y pistilos. 

Atendiendo á la situación respectiva de los estambres y 
pistilos entre sí, se observa que aunque, por lo común, aquellos 
rodean á estos últimos que ocupan el centro de la flor , no 
siempre concurren ¡untos á componer una misma flor, ni aun 
concurren en un mismo individuo ó planta. 

La flor pues que contiene estambres solamente , ó su parte 
esencial , que son las anteras, se llama flor masculina flos mas- 
culus; la que solamente tiene pistilos, ó la parte esencial de 
ellos , que es el germen y el estigma , se llama flor femenina 
flos/semineus; y, la que lleva á un mismo tiempo estambres y 
pistilos , que es lo mas general , se llama flor hermafrodita 
flos hermaphroditus. 

Consiguientemente la planta , pie 6 individuo que no cria 
sino flores masculinas, se llama planta macho planta mas , así 
como el correspondiente pie r que dentro de la misma especie 
de planta produce solamente flores femenina r> se llama planta 
hembra planta f amina $ como se advierte en la sabina oficinal, 
ó Júniperus sabina. La especie que lleva estas plantas se lla- 
ma dioica. 

La planta que solo lleva flores hermafroditas se llama 
planta hermafrodita planta hermaphrodita, como se ve en la 
mayor parte de los vegetables , excepto los de algunas clases 
^ue se explicarán mas adelante. 

La planta que contiene sobre un mismo pie flores masen- 
Unas y ftoxesfemeninas se llama planta andrógina planta an- 
drbgypa* como en la ortiga menor ; ó Urtica urens. L. Estas 



Digitized by LjOOQIC 



2lS BOTÁNICA. 

especies se llaman monoicas, cuya explicación se expondrá mas 
adelante. 

Finalmente , la que siendo planta hermafrodita lleva otras 
flores masculinas y femeninas en el mismo pie de, planta , ó 
en otro distinto (pero de la misma especie), ó femeninas sola- 
mente, se llama planta po\y gama, planta polyg ama , como. en 
el vedegambre blanco , ó Veratrum álbum. L. 

ARTICULÓ y. 

Difinichn del, ferie arpo. 

El pericarpio ferie arpium , es él vasiltá que enciérrala se- 
milla spermum, la suelta y despide después que está madura, 
y por esta razón debia llamarse cubierta de la semilla , ó peris-. 
permum. 

§. i. 

Divisiones del pericarpio. 

El pericarpio se «divide en nueve especies, que son ca- 
xilla , hollejo , vayna , vainilla , legumbre , pruna , pomo, 
baya y pifia. * t 

i. La caxilla capsula , es el vasillo membranoso, ó casca- 
rudo y hueco , que sé abre naturalmente en ventallas por pa- 
rage determinado , como en el beleño blanco , ó Hyosciamús 
alhus. L* 

%+ Hollejo p folículo conceptaculum seu folliculus , es el 
Vasillo membranoso ó cascarudo, largq y hueco» dé una sola 
ventalla , que se abre por un lado de arriba abaxo , como en la 
yerba doncella mayor , ó Vinca major. L. -. 

: 3. Vayna sihqua y ; esr«l vasillo «membranoso cascarudo, 
hueco y largo, de dos ventallas, que ae abre de consiguiente 
por dos lados á lo largo ¿ la. qual tfene las semillas prendidas 
alternativamente en ambas costuras de arriba abaxo , como en 
el nabo común , ó ( Brassicanapus. L. 

4. Vayniila silicula , el, vasillo que tiene todos los ;cara¿* 
teres de Ja vay.fta > íqu sola, la diferencia de aei oas pequeña» 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 21$ 

mas corta, y casi tan ancha como larga, como en la codearía 
oficinal , ó Gochlearia ojpcinalis. L. 

5. Legumbre legumen, el vasillo que tiene todos los ca- 
racteres de la vayna , sin mas distinción que tener las semillas 
prendidas totalmente á un lado, ó a una de las dos suturas pre- 
cisamente j como en la haba común , 6 Vicia J aba. L. 

6. Pruna ó fruta de hueso drupa, el vasillo relleno , mas 6 
menos carnoso, sin ventallas, que contiene la semilla encerrada 
en una cascara muy dura ú ósea , como en el nogal común, ó 
Juglans regia. L. 

í 7. . Pomo ó fruto dé p\¡& pomum , el relleno, mas ó menos 
carnoso, sin ventallas,. que encierra las semillas dentro de una 
caxilla capsula , interior , como en el peral común , ó Pyrus 
communis. L. 

& Baya batea , el relleno, xugoso , sin ventalla , y que en- 
cierra las semillas desnudas y engastadas , ó sean dispersas en 
la pulpa, como en el saúco común , ó Sambucus nigra. L. 

9. Pina strobilus , el pericarpio que se forma de la trama 
ó amento , ó lo que es lo mismo , el compuesto de escamas en- 
durecidas , clavadas por su base en un exe común , y recarga- 
das , como en el pinabete ,' ó Pinus. a bus. L. 

En algunos pericarpios , especialmente en la caxilla , se 
hallan á veces las partes siguientes: 1? las ventallas valvuU, 
que son los postigos ó piezas de que se compone exteriormente: 
2? las entretelas dissepimenta , que son aquellas entre las que 
á manera de membranas se divide la cápsula en varios, huecos: 
3? estos mismos huecos ó celdillas loculamenta que 4 contie- 
nen las simientes : 4? >fel exe & colunilla columeUa ,• que es el 
centro común de la cápsula que sirve, dé base á las entretelas 
donde están prendidas estas , como vemos en la aristolo- 
quia redonda , ó Aristoloqnia rotunda. L. 
.» También se dividen, en varias especies. atendido el numera 
de ceJdiUís, y figura , modo de abrirse $cc. , y en cada una re- 
cibe varios nombres semejan* es á los que quedan explicados ya 
en la hoja , en el tallo, y en otras partes del vegetal. 



.* / 



Digitized by LjOOQIC 



220 BOTÁNICA* 

ARTICULO VL 

De la semilla y sus diferencias. 

La semilla semen , es aquella parte del fruto que sazonada 
se cae del vegetable. Contiene el rudimento de una nueva 
planta , ó individuo de la misma especie i y si llegó á fecun- 
darle, la produce en efecto siempre que se siembre en tiem- 
po oportuno. Esta parte preciosa del vegetal es el último tér« 
mino de la vegetación r y el principio de otra nueva , ó la 
que conserva y perpetua la existencia de estos seres orgánicos; 
y al modo que las yemas en los árboles, se desarrolla con la 
humedad de la tierra , así esta germina desenvolviendo las 
partes del vegetal que se halla en ella delineado, y suple en las 
yerbas la falta de dichas yemas. 

En las semillas se observan las partes siguientes. 

i . El embrión plántula , vel corculum , que es el verdade- 
ro germen , ó la misma planta que se ha de desplegar , y ha de 
constituir el nuevo vegetable. Este se divide en rudimento de 
la raíz ó rejo f radícula, vel rostellum, que es la parte infe*- 
rior y sencilla del embrión, que baxá para formar las raices; y 
en rudimento del tallo , ó sea el tallito nuevo ó plumilla plu* 
muía y que es la parte escamosa y superior del embrión, que 
se dirige hacia arriba para brotar fuera de tierra , y constituir 
el tallo , hojas y fructificación con todos sus pertenencias. 

2. El cotiledón cotyledon, que es tía cuerpo xugoso por 
blado de vasos que ocupa un lado de las semillas , y después 
de haber alimentado la plantita hasta tanto que llega á echar 
raiz , que principia á chuparle de la tierra , se cae y se consu- 
me 9 ya sea dentro del mismo terreno ó fuera de él ; en este 
segundo caso se llama hoja seminal 6 paleta » la qual sirve de 
resguardo á la planta , porque aun es tieraa , y no ha echado 
bastantes raices para alimentarse , y necesita de consiguiente 
fortalecerse á expensas del cotyledon , que la acompaña hasta 
dexarla fuera del terreno , y bien arraigada, como lo observa- 
mos en las habas y en otras varias legumbres. 

En la mayor parte de los vegetables sé observa que sus se- 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. " 22 1 

millas contienen dos cotiledones que abrazan el embrión , como 
lo observamos en las legumbres y en un sinnúmero de semi- 
llas ; pero en algunas nd hay mas que uno solo que rodea el 
embrión , como en las gramas y en las plantas azucenadas y 
en otras , cómo en los musgos no se encuentra ninguno. 

3. £1 lunarcillo ó careta hilum, que es una cicatriz ó se- 
ñal de la parte exterior , por donde la semilla se halla prendida 
en el pericarpio á su placenta ó receptáculo propio de la mis* 
ma simiente , como en el farolillo de jardín , ó Cardiosper* 
mam alie acabum. L. 

' 4. El arillo arillusy que es cierta membrana particular de 
diversa consistencia , que acompaña y envuelve en algunas es- 
pecies á las Semillas, déla quai se separa quando se encoge al 
secarse , como en las pipas ó simientes de la calabaza co+ 
mun , ó Cucúrbita pepo. L» 

Diferencias dt la semilla. 

Las diferencias de las semillas son relativas al número , cel- 
dillas, situación, substancia, figura, y á sus apéndices , que son 
la coronilla y el borde, Coronula y et limbos sen margen. 

1. Semilla quadrupa símen,ietraspermum % quando qoatro 
4é ellas están pegadas ó juntas , como en la yerba de la perle- 
sía , ó Stachis. recta.* L. 

. 2. Semilla de dosceldilas temen biloeulare , la que tiene 
dos huecos , ú ocupa dos huecos en el pericarpio, como én la 
bardana menor, 6 Xanthium strtímarium. L. . 

4. Semilla arriñonada semen reniforme , la que tiene he-» 
chura de riñon , como en las bayas del arrayán , ó Mirthus 
communis. L. 

; 4. Semilla de tres caras y de tres esquinas semen trique* 
trum f et semen triangulare, la que representa un triángulo mas 
O menos perfecto , y la que tiene tres lados planos, aunque ño 
tenga esquinas en los ángulos, como en las que Ifomstnfabucos, 
ó fruta de haya , 6 Fagus sylvatica. L. ,y en la romaza ve* 
xigosa , ó Rumex vesicarius* L. 



Digitized by LjOOQIC 



222 botánica; 

5. Semilla de hueso semen osseum , la que. tiene uaa al* 
mendrilk encerrada en una cubierta de consistencia de hueso, 
ó de madera muy fuerte , como en las cerezas , albaricoques, 
almendras y otros. 

6. Semilla callosa: semen callos uní , lo que encierra su al* 
mendrilla ó substancia principal en una cubierta herbácea, 
aunque fuerte y consistente, como en el naranjo , óCürus au- 
rantium. L. . . m ' . 

La semilla , cuya cubierta es de consistencia de hueso, re- 
cibe el nombre especial de nuez ««o;, tenga pericarpio , como 
la nuez común , ó Junglans regia, la. , ó no la tenga , como 
la nuez de ciprés , ó Cuppressus sempervirens. L. 

7. Semilla coronada con el cáliz semen c alie i coronatum, 
quando remataren el cáliz propio de su flor , como en la esca- 
biosa estrellada , ó Scabiosa stellata. L. 

8. Semilla coronada con el vilano plumoso semen pappo 
plumoso coronatum, la que igualmente remata con pelos ramo- 
sos , ó con pelos que se dividen y subdividen en otros peli- 
llos delicados , á manera que una ploma lo está de sus barbas 
como en el diente de león pelier izado, ó Leontodón hirtum. L. 

' 9. Semilla coronada con vilano peloso semen pappo pilo- 
sa coronatum, quando está adornada por su paite superior con 
una pelusa, cuyos pelillos no se subdividen en otros, como 
en lacerraja oficinal , ó Sonchus oloratus.L. 

10. Semilla coronada con escamas ó aristas semen p aléis 9 
sen aristis coronatum , quando forma un círculo en la parte 
superior de pajitas. ó escamas > como en la vidente tripartida, 
áKidens tripartita. L. 

1 1 . Semilla con^Mececillo 6 hilo semen stipitatwn , quan- 
do el radio ó cotopilla que forma la pelusa de la simiente no 
sale inmediatamente de la parte superior como los demás vila- 
nos , sino de un hilo ó piececillo peloso y delgado que sale de 
la punta de la semilla, como en la lechuga común, ó Lactuca 
sativa. L¿ • . 

^ 12. Semilla ribeteada semen tmarginatwn , la que tiene 
la orilla mas gruesa que el medio , como en las pipas de cala- 
baza, especialmente aquella especie que llaman pastelera , ó 
Cucúrbita melopepo. L. 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 22$ 

, ^3; Semilla alada simen atatum , la que esta todeáda de 
una membrana delgadaqué la sirve de alas para esparcirse coa 
facilidad á favor del viento , como en la tapsia ó canaheja, 6 
Thapsia viihsa. L. 

14. Semilla desnuda semen nudum > la que carece de cu^ 
bierta ó pericarpio , como én k ealaminta oficinal , 6 Melissh 
calaminta. L. También se llama desnuda la que carece d* 
apéndices, esto es, de coronilla, pieeecillo , margen ó borde. 

ARTICULO VIL 

T>el receptáculo y sus diferencias. 

El receptáculo ó asiento recepaeulum y es aquella parte; 
que sirve de base en que descansan todas la* demás paites de¡ 
la fructificación , 6 qualquiera de ellas : se divide en asiente 
propio y en asiento común. El asiento propio rbceptaculümpro* 
priuniy e$ el qué coihprehende una sola fructificación , 6 una 
flor himple, 'como en «1 mayoí número de 4 las plantas 5 al con- 
trario , el asiento cómun * tecepiaculum tofnmune , es eí que* 
abraza muchas flórecitas , y de consiguiente las semillas que 
estas producen , de suerte que sí se arrancan algunas de euas, T 
descubra uñar coma mtitHacroii'qTrehacé á h flor compuesta, 6' 
sea al conjunto^ irregular de floretítas , como en el cardo de co-' 
itier, 6 Cynar a car dunculus.L. : ; ¿ * ' 

El asiento propio se divide en completo 6 incompleto. 
El asiento completo receptaculum cotnplrturn, es el que sos- 
tiene todas las partes de la fructificación , á lo menos las mas 
esenciales , que son las' antenas y el germen, y por lo mis-? 
mó lleva por sí soló la floiVy «n seguida el fruto , cómo su-' , 
cede en el laurel común ¿ó Laürus nobiHs. L. , y en lá mayót 
parte de las plantas , excepto las dioicas y monoicas. r 

El asiento incompleto recibe dos nombres , qué sori asien-\ 
to de la flor , y asiento del fhftor en atención á las partes que' 
contienen dé la fructilf fcaciótf ¿aila tino: / • l > ; ^ > 

El asiento* dé la &oi rectptátuiuin$ti+i$\ es eí que ffeva. 
el estambre > ó su pártie esencial , que es lá antera 6 borlilla, 
y casi las demás partes de la flor v pero sin el pistilo 6 su par-' 
te esencial , que es el germen , y |*or consiguiente sin tlíttx-* 

TOMO I. II 



Digitized by LjOOQIC 



*¿4 BOTÁNICA» 

to, como sucede en la balsamina , ó Afamar Mea balsamina. L. 9 

y eo las flores masculinas de las plantas dioicas y monoicas. 

£1 asiento del fruto receptáculo fruetus , es el que lleva 
el pistilo o so parte esencial , que es el germen, y sucesivamen- . 
te el fruto contenido eo él en bosquejo , sin los estambres 6 
anteras ; como en las flores femeninas del cohombrillo amar- 
go, ó Momordica elaterium , y en todas las flores femeninas 
de las plantas monoicas y dióUae. 

En ambos casos media mayor ó menor distancia entre los 
receptáculos ; pues unas veces están en una misma planta , y 
de consiguiente en dos flores juntas en un mismo ramo» como 
sucede en los géneros comprehendidos en la clase monoecia ; ó 
en distinto pie de planta, y de consiguiente mas ó menos le- 
jos uno de otro y copio sucede en, los géneros de la clase dioe- 
cía , que se. explicarán mas adelante , ó bien pueden estar se- 
parados los dos receptáculos en una misma flor , como quando 
el gérmep es baxo , y el cáliz es alto: , y están de consiguiente 
prendidos en él los estambres, como sucede en el espino al- 
tar, 4 espino. mantelo , ó Cr alegue oxiacantha. L. 

£1 receptáculo de la flor se subdivide en receptáculo de la; 
rpseta , y en receptáculo de lo* estambres receptaculum corol- 
l# , et rsctptaculum stamintum , que ts quav^Q cada u#o lie-. 
Vfi Reparadamente la .corpla y los estambres, y de.^opsiguien- 
te están prendidas estas partes en distintos pui^to* 4e,la flor,, 
como se dixo al tratar de los estambres y de su inserción 
pág. 214. tiíim. 7 y 8. 

El receptáculo del fruto se subdivide en receptáculo del; 
pericarpio receptaculum pfrfc^rpU r y en receptáculo de las 
semillas receptaculum seminuy* , seu placenta. £1 primero suela j 
ser la punta del pedúnculo, que se ensancha para contener el. 
pericarpio, como sucede en las cabezas de adormideras, ó Va- 
ftvtr sQmniferum L. ; y el segundo aquel que adhiere inme- 
diata raerle , y está prendada la sen¡ñ)lfc por sus .vasos umbili- 
cales! como en el orval, ó. PJijs^iis .semni/cra. L, , t \ ;{ , 
f . Si lase^ilja ticno\pei;if;arp^o , el receptáculo entonces de 
la semilla está .dentro del mismo pericarpio; pero si esta care- 
ce de él , entonces su receptáculo es común á la fructificados, 
A i )o¡meao& lo es d$i fruto. , 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. Z2$ 

Divisiones del receptáculo* 

El receptáculo se divide con respecto á su figura y superfi- 
cie , y así se llama en 

r. Receptáculo llano receptdculum plonum , como vemos 
en una flor pelada de la manzanilla fina , 6 Cotula áurea. JL 
- - %. - Receptáculo convexo receptaculum . convexum , como 
en d tawaceto , 6 yerba lombricera , ó Tanacftum vulgarc. L> 

3. Receptáculo globoso receptaculum globosum, como ea 
el cardo erizo ; ó Echinops sphoerocephalus. L. 

4. Receptáculo cónico receptaculum conicutn , como en la 
cardencha común , ó Dipsacus fullonum. L. 

5. -Receptáculo oblongo receptaculum oblongum f como en 
el ranúnculo malvado , ó Ranunctdus sceleratus. L. 

6* - Receptáculo columnar receptaculum columnare , 6 sea 
en forma de una columna , como en el maíz , ó trigo de In- 
dias , ó 2T*¿? iftüi*. JL 

ít Ei receptáculo común en razón de su superficie admite las 
mismas divisiones que la semilla respecto de su coronilla y 
vilano , y así se Ilam* también 

7. Receptáculo desnudo receptaculum uudum , al que ar- 
rancadas las florearas descubre como una calva tersa y sin es- 
cabrosidades , como en la vara de oro oficinal , ó Solidago *vir- 
ga áurea. L. 

8. Receptáculo velloso p peludo receptaculum villosum, 
seu pilosum , al que en vez de una superficie tersa descubre 
vello ó pelos, como en el axenjo común , ó Arthcmisa ab- 
synthium.L. ; 

..1 9. Receptáculo cerdoso receptaculum setosum, al que desr 
cubre unos pelos ásperos, como en el cardo alcachofero, ó Cy* 
nava s col j mus. L. 

10. Receptáculo escamoso receptaculum paleaceum i al 
que igualmente remata en unas hebras anchas como pajitas ó 
escamas, como en la tarmica coman , ó Ackillea ptarmica. L. 

11. La raspa rachis T es el receptáculo común > largo , . que 



Digitized by LjOOQIC 



224 BOTÁNICA» 

to, como sucede en la balsamina, ó Aíwiordüa balsaminas L., 

y en las flores masculinas de las plantas dioicas y monoicas. 

El asiento del fruteo receptáculo fruetus ., es el que. He va. 
el pistilo o su parte esencial , que es el germen, y sucesivamen- . 
te el fruto contenido en él en bosquejo, sin los estambres 6 
anteras ; como en las flores femeninas del cohombrillo amar- 

So , ó Momordüa elaterium , y en todas las flores femeninas 
e las plantas monoicas y diáüae. , - . , 

En ambos casos media mayor ó menor distancia entre los 
receptáculos ; pues unas veces están en una misma planta , y 
de consiguiente en dos flores juntas en un mismo ramo» como 
sucede en los géneros comprehendidos en la dase monoecia ; ó 
en distinto pie de planta, y de consiguiente mas ó menos' le- 
jos uno de otro , cppio sucede enjos géneros de la clase dioe- 
cía , que se explicarán mas adelante , ó bien pueden estar se- 
parados los dos receptáculos en una misma flor , como quando 
el g^jrjnep es ba*o ,, y el cáliz es alto; , y están de consiguiente 
prendidos e^, él los estambres ¡ como sucede en el espino al- 
bar , ó espino, majuelo , ó Crategus oxiacantha. JL. 

£1 receptáculo de la flor se subdivide en receptáculo de la; 
rosefta t y en receptáculo de los, estambres receptaculnm corol- 
l# j eí rtftptaculum stamineum.qu^ts quan4o cada: uno lie- * 
Y^se^uadamentfe la ¡cprpla y los estambres, y de, ^siguien- 
te están prendidas estas partes en distintos pui^to^ t dela flor, 
como se dixo al tratar de los estambres y de su inserción 
pág. 214. núm. 7 y 8. 

, El r?(Cftptáculq del fruto se subdivide en receptáculo del; 
pericarpio nceptaculum pfrfc^rpU * y en ^receptáculo de las 
semillas receptacfílum seminutp , sen placenta, £1 primero suela t 
spr ,1a punta del pedúnculo, que se ensancha para contener el , 
pericardio, como sucede en las cabezas de adormideras, ó Pa- 
f#ytr sQtnniftrumL.; y el segundo aquel que adhiere inme- 
d¡atamefl^ ; , y está prenda j? *ei?$fc P° r sus ( vasos umbili- 
cales, como en el orval f ó. P Jipáis ¡somnífera. L L í} , n .- 

r ... Sí Ja semilla tiene^peuparp^o , el receptáculo entonces de 
la semilla está dentro del mismo pericarpio; pero si esta care- 
ce de él , entonces su receptáculo es común á la fructificación, 
<> i lo menos, lo es del fruto. 



Digitized by LjOOQIC 



botánica; &2$ 

SI. 

Divisiones del receptáculo* 

El receptáculo se divide con respecto á su figura y superfi- 
cie , y así se Hapna en 

r. Receptáculo llano receptdculum plonum , como vemos 
en una flor pelada de la manzanilla fina , ó Cotula áurea. JL 
-- a. - Receptáculo convexo receptaculum . convexum , como 
en el ta¿aceto , 6 yerba lonfcbricera, ó Tanacftum vulgar e. L> 

$ . Receptáculo globoso receptaculum giobosum , > como ea 
el cardo erizó ; ó Echinops spharocephalus. L. 

4. Receptáculo cónico receptaculum conicum , como en la 
cardencha común , 6 Dipsacus fullonum. L. 

5. -Receptáculo oblongo receptaculum oblongum^ como en 
el ranúnculo malvado , ó Ranunculus sceleratus. JL 

6* * Receptáculo columna receptaculum columnare , ó sea 
en forma de una columna , como en el maíz , ó trigo de In- 
dias , ó Zea tnaix. L. 

- Ei receptáculo común en razón de su superficie admite las 
mismas divisiones que la semilla respecto de su coronilla y 
vilano , y así se llama también 

7. Receptáculo desnudo receptaculum uudum , al que ar- 
rancadas las florearas descubre como una calva tersa y sin es- 
cabrosidades , como en la vara de oro oficinal , ó Solidago vir- 
ga áurea. L. 

8. Receptáculo velloso p peludo receptaculum villosum, 
seu pilosum , al que en vez de una superficie tersa descubre 
vello ó pelos, como en el axenjo común , ó Arthemisa ab- 
synthium.L. 

• i 9. Receptáculo cerdoso receptaculum setosum f al que desr 
cubre unos pelos ásperos, como en el cardo alcachofero, ÓC/* 
nara s col j mus. L. 

10. Receptáculo escamoso receptaculum paleaceum i al 
que' igualmente remata en unas hebras anchas como patitas ó 
<esca mas, como en la tarmica común , ó Ackillea ptarmica. L. 

1 1 . La raspa rachis f es el receptáculo común, largo ,. que 



Digitized by LjOOQIC 



£ 26 BOTÁNICA* 

contiene los granos de las gramas en general, como en el trigo, 

cebada, avena &c. 

La támara spadix , es el receptáculo que está contení* 
do en un zurrón ó cáliz propio de las palmas , aros , plata* 
nos de Indias , como se dixo al tratar de las especies de cálices. 
Como en el receptáculo consisten jó. estriban las partas de 
la flor y del fruto f resulta que de su varia disposición y modp 
de contenerlas se forman varias especies de flores, y así guan- 
do el receptáculo es común á varias florecitas , ó flósculos uni- 
dos por su medio, de tal suerte que ninguno de ellos se pue- . 
da separar , sin que se eche de ver la deformidad ó imperfec- 
ción en el todo que formaban » se llama aquel conjunto, flor 
agregada flos aggregatus* Esta flor se divide en 

u Flor agregada propiamente tal ños aggreguius profrth 
dictas , la que tiene el asiento ampliado, 6 sea ancho, con ios 
flósculos sostenidos de sus cabillos, coma en la clavellina pcolí- 
fera, ó Dianthus frolifer. L # 

2. Flor compuesta flos compositus , la que. consta tam- 
bién de un asiento ampliado y entero, en el qual están sen- 
tados los flósculos , sin cáliz propio ni cabillo , rodeados de un 
cáliz común, y con las anteras unidas en cilindro , como en 
Jos géneros de la clase singenesiau j r 

3. Flor legulada ó semifloscúlosa flos ligulatuf y la flor 
compuesta, que tiene florecitas. ó flósculos planos y extendidos 
hacia la parte superior á manera de cintas , aunque por la base 
formaq un cañoncito por donde estaa prendidos > á los quales 
llamó Tournefort semiflósculos, como en la escorzones*, con 
Jboja de reseda , Swrzonerai rtsedifoliá, L* 

4. Flor tubulosa , acanutada , ó flosculosa , flos tubulosas, 
la flor compuesta, «que consta de varias florecülas ó flósculos 
acanutados , ó en forma de tubos pequeños , y todos iguales, 
como en el cardo mariano 4 lechal , ó Carduus marianwt) £. 
' J. Flor rad&da t ó jeitreUada r ^/r^tf/JW' #l b4juesefhii- 
Ha formada de una porción de flósculos iguales^ que. ocupan 
el centro ó 1 disco discus f y de otra porción de semiflósculos, 
ó también de flósculos de distinta figura que los del medio> 
repartidos en el cerco ó radio ambiíus , con bastante .simetría 
formando como una rueda ó estrella. t :¡ . , I , : 



Digitized by LjOOQIC 



é 



»OTANICAi 22y 

.. La floí apawsplada , y la flor acopada son especies que 
dimanan , no de la disposición del receptáculo, «no de lugar 
respectivo que ocupan en la. planta llamada inflorescencia , y 
por lo t n\fcmo JhaWaf *mos de ella* en el artículo siguiente. 
K \ c 5f g^hi^n se* Uawon ¿tores* fregadas la flor destrama flá$ 
amentaceu? ¿<ñw de gltíma fio* glumoms ,.. y la flor de gaa* 
#fcacháj /fctf spadü&s., )& guales, quedan ya explicadas tra- 
tando de la$ variar fisp#cie^,4e cáliz, . t 

JD* /* inflorescencia {Lffltyosicion de las flores. 

La inflorescencia :^4isgpm&4*\d^ ;ks ^ ore * infhrescentia % 
denota el modo con que están colocaaas las flores en las plan- 

nr ¿a jjaflo*esK«u6ia ) $fcwiUa consutenen pl roóejo de nacer c*« 
da flor dejpwfr$í,í : y^ |S$a potada isessüif , <6:$oítfe;SU pedímr 
culo ó cabillo propio flos pedunculatus \ y \\ inflorescencia 
iK>mptie#acj^d$£^ modo -con que se ^ubdivi- 

^¡losipeáte^^los;^ áürofr peduhculii|os. parciales, que in-r 
l^ed^íUGífte^ostCÍeQeoíias -flores * y dqf m situación respectiva* 

: * . ,, ..; ■-:-.■• ■ ^frL .. . •-' ; \ . 

t . JD* ¿? inflorescencia sencilla. 

-.r¡ ¡«i chnr.:íp *?. ..//.^tn r*'<w^ . / t . it . . ... ■. . i .* 

t ( L En lainflorissceacU seaciH* se, cortadera la situado* de te% 
florea re$peett> de .tlsjio/jas , y por eojta-. raífcro. se liaste 
- '. 'i .- - . InflosgKepafa .«tifo?* mpor'is emita axillaris ', ¡ quando 
*ia?e del ea<5ttepííQ ó ángulo ¡que foripa la "hoja ó su pezón eií 
el tallo ó* ra«K^tCo«ty en Jatwaybr, parte: de plantas. r , 

• -\ ,2¿- Iflfltííeso^^ ¡áJas: kf>\añ¿nfhr*sfenttp opjwri- 

tifolius , la que tiene las flores al lado opuesto donde . jowfó» las 
K^as v «>mo^ él g$re^ aceiosvm. ÍU 

i & Inflorescencia akeraadjk {nflorescentia interfoliar tus >, la 
que tiene las flo«eeí puestas alternativamente entre Jas -hojas 
encontradas f com^e^^X^eapetosigQ, a ü^sehfias <vincets>z 



DigitizedbyVjOO' 



fyo botánicas; 

mucho entre sí / como, en la caña común £¿ Arnndo do- 

tiax. Xi. í.j<[ • .i. , j > * « * • ■ * ' 

b. Paaoja recogídaj/?ifWiWrf ^miaJU y quaiído los cabi¿ 
líos pifíales que sostienen las flores están arrimactos, <coitfoeft' 
la avena, de Leofling , ó A*otna laoflingiana* L. 

9. Flores en tobe fltotum tkprsus r la panoja que se estre- 
cha, y. forma una %wa horadada-, como en la lila común/ 6 
Siringa wdgaris.k* -*. -i.#^:;^i* ' .-i <*- «/.'» «... ;• ' \u¿;f. 

1 ó. Flores en pziasc\jtx#eswmíeüt¿¿i¿ W¿ ^toram* uütbelllt? 
qüámdo varios ¿abUios proporcionados entre sí parten- de ün 
mismo centro > $t desvian y apartan como los palillos de un' 
quitasol (k paraguas abierto^!** «guatas rematan cada uno ceta 1 
sus 4k>ie* ¿tentando utt^lani>imas f JÓ2iii«n9Síigusife[> ■<■ <' iíí -» 1 jA 

a< '¿Parasol simple *périte*¿émpké\ juanete ftiS'^^üncní' 1 
los divergentes ó radios , nose;subci¿^idep en otros, tomo en efc 
ajo amizdeño , óAllkwi mos^hatmn. %.. . ; - ; , 

¿. < Parasol oompuesto umbelfo vómjtosita^mñAó* Sus pé«* 
dunculos divergentes d radios: *>forpianyíe¿ subdividert en otros' 
parasoüllos^ó jtórakokwpalcml^^ timbe W 

luí* > en cuy o caso sei ilfíiuaipiamol general uiHbtlta universa- 
lis , al parasol que forman todos los parasoliüos, ó parasoles 1 
pspciaies,' como vemos tp»el esmymio oficinal, & Smyrnitm 

£tu JRlhres en copa fbnmtjjmtymtftflir** címósi , qüan-< 
do los cabillos, aunque parten^dé un mismo centro ^ n¿> están ; 
compasados , sino que al apartarse y alargarse se sübdividen 
con irregularidad , formando.» sin embargo, á manera de un p** : 
rasol (á cuyo conjunto igualmente que al ttel parasol llama Lin- 
neo. r^cepücblo. obmuny c¿mo *¿ dixo en su refcp^tivo lugar 
pág. a 2$) ¿como sernos en el yeízgo^ ó Snmbueus ébülUsl L.^ 
--. GonsideradaK.hasta áqudtodas las partes* del vegetal con se- ! 
paracion, y difinidas según su figura y modos de existiV en lo¿- 
vegetables, se pasa á hacer después un^ reunión -de todas ellas, 
y á considerarlas en los mismos vegetables par&ftoéntik ló$íca± 
ractéres que han dé distinguir unos gónferosd^ otros, y unas 
especies de otras, que es lo que cothprehende la práctica de la 
Botánica del tercer tomo. Pero como hemos hablada larga- 
mente de las flores masculinas y femeninas, en que estriba todo 



Digitized by LjOOQIC 



BOTAWCA* 231 

el $¡$ten¡ia d¡e I^pep ^ será muy del caso explicar el sexo de 
estos cuerpos organizados para mayor inteligencia de dicho 
sk^ma, p«M^ lo qual copiaremos, con lps demias aforismos de w 
la ciencia, lo qqe dice q$te autor en su incomparable Filosofía 
botánica, como lo han hecho todos los escritores Botánicos pa~ 
^ s for(nar«u6C^rfs v elementalcs, ^ 

. r:/ ." : \'; ii / ic^pitúxo iv, '!' * h 

- Fundamentos botánicos de Linneo. 

XX fiado los fufi4amentos botánicos dispuestos t en , afprismos^ 
por iei mi^aM) ,Linne<* ¡en su Filosofía botán\ca,\o<¡> quales sir- 
ven de texto y de- complemento á la teoría botánica que he* 
mos extractado de los mejores escritores, y son indispensables 
para entender la práctica botánica , que se poqdrá en el tercer 
tomo de este Diccionario al tratar de los vegetables medici- 
nales. -, - •> -, t . , 

ARTICULO L / \ }/ l4 

De las plantas en general separadas de la fructificación. 

Fundamento i. Ormia qu* in t?llur$ ofeurrunt ciernen- 
torum> veinahiralium.nomne vejHunf^ \ ' .-, 0i . - Vi/ , ., ^ 

: A qpaatp.heay en la tierta.daP^ $1*99^^ 
ó de cosas naturales. / ^ * 

Fundamento 2. Naturalia inregna natura tria divi- 
fantm\sUpHeim*WAg*taküey,eM :, .. ./,-, ., r- \ 

Las cosas naturales se dividen en tres rey nos, qu$ son^mn 
afiraV, vfig^tai y animal.; ; .^ :í ,,y / k : , lM5 t , Cl , r , , 

Fundamento 3- Lapides ct*swut á wgetalMia>c f riwpt* 
tt vivmt i animali^ efeseunt > vivunt , et sentiuht. . _\ 

Los minerales crecen; los vegetables crecen y viven j, Jo* 

animales crecen, viven. y ;Í58te% ... t ; , _ 

..^u9ti*KWfTA4» Bütsnicc *sti$mntÍA naturalte, qu^jw, 

getabilium cognitionem tradit. fí ;Jil 3 , , .; ; if f s 

La Botánica es la ciencia natural, que enseña el conoci- 
miento de los vegetables, , ., . : 

Fundamento 5* ^#r*^/i^«»j^#^4if/^»t^^^ 
tomo 1. * xk * 



Digitized by CjOOQIC 



2$2 BOTÁNICA. 

tem : fungos , algas , muscos , Jilicei , gr amina ,' palmas, 
plantas. 

' Los vegetables se distribuyen en siete» familias i á saber, 
la de hongos , algas , musgos, heléchos, gramas, palmas y la 
de plantas. 

Fundamento 6. Vegetabiltum partes prímum d tyrone 
distinguendoe sunt tres , radix , hería , et fructificado. 

Las partes que el principiante debe desde luego distinguir 
en los vegetables son la raiz , la yerba y la fructificación. 

Fundamento 7. Radix alimentum katiriens , herbam- 
que cum fructificatione producens eomponitur medulla % lignp, 
libro , eortice; constatque caudtce , et radícula. 

La raiz es la parte de la planta , que atrayendo materia 
para su nutrición, produce la yerba con las partes de la fruc- 
tificación : compónese de medula , leño , liber y corteza ; y 
consta de tronco y raicillas. 

Fundamento 8/ Herba est vegetabilis fars orta d ra- 
die e , terminata fructificatione : comprehenditque truncum ,/o- 
lia , fulera , hibernacuium. 

La yerba es una parte del vegetable originada de la raíz, 
y terminada con la fructificación ; y comprehende el tronco, 
la* hojas , los fulcros y el- hibernáculo. v í « 

Fundamento 9. Truncus folia , et fructificationem pro* 
fert t speciesejnk sunt sex: l} caulis > culmus , scapus , pedun- 
culus , petiolus , frons 9 stipes 9 at ramus pars est. 

El tronco produce las hojas y la fructificación ; sus espe- 
cies son seis : tallo , caña &c. ; pero la, rama es patte del mis- 
mo tronco. 

Fundamento 10. Folium considerdtur seeundum simpW> 
eitMem y tompositixtóem'aut^determbuxthntm. 

La hoja se considera según su sencillez , composición 6 de* 
terminación. Reputamos la hoja por simple ó sencilla quan- 
do el pecículo no produce mas que una: sus especies se dedu- 
. cea de la circunferencia /ángulos y senos j <fe su ápice , mar- 
gen, superficie y substancia. * • ^ ■• 

La circunferencia es respectiva á todo el ámbito sin senos 
ni ángulos ; y atendiendo á ella tenemos las diferencias que 
hornos descrito ya en su respectivo lugar. r - 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. Zyb 

' Fundamento i i. Fulera adminicula plañt* sunt pro 
commodiore süstentatione ; numerantur hodie septem : stipu- 
la , bractea , spina , aculeus , cirrhus , glándula , pilus. 

Los fulcros son ciertos adminículos de la planta que sir- 
ven para su mas conveniente apoyo; y en el dia se cuentan 
siete : estípula , bractea , espina , acúleo , cirro , glándula y 
pelo. 

Fundamento i 2, Hibernacultím est pars plantee inclu- 
dens herbam , embryonem ab externis injuriis defendens ; est- 
qut buthú , et gemma. s 

£1 hibernáculo ó conservatorio es una parte de la planta 
que incluye su rudimento, defendiéndolo de los daños exte- 
riores , y se divide en bulbo y yema. , 

ARTICULO IL 

De la fructificación tn general. 1 

^ Fundamento 12.- Fructificatio vegetabilium pars tem* 
por aria , generatione dicata añtiqmm terminans , novum in- 
cipiens, hujus partes septem numerantur. 

La fructificación es la parte pasagera de los vegetables, 
destinada i la generación * y es el término de la antigua plan- 
ta , y el principio de otra nueva ; sus partes son siete. 

Pke este fundamento , antiquum terminans novum inci- 
piente por {¡tiagtoita semilla de donde nació la planea al tiem- 
po que acaba de cumplir su destino en la fructificación-, pre- 
para y, feajada otra nueva semilla capaz de producir nuevo 
individuo , ú otra planta de la misma especie. 

Fundamento 13. Partes Jloris : calix K> corolla , stamen* 
et pistillum: fruefus x pef-ic/trpiumo semeft , receptaeulvm- 
,/ructificationis itaqwjlos ,ffuctus $unt t . : ^ 

Las partes de la, flor son : el cáliz 9 la corola > el estambr? 
y el pistilo: las del fruto, el pericarpio, la semilla y el recep- 
táculo ; y las de la fructificación , la flor y el fruto. 

Fundamento 14. Essentia Jloris in anthera et stigmate 
consistit : fructus in semine : fructificationis in jlore etfrucr 
tu : vegetabilium in fruc tifie atione. 



Digitized by LjOOQIC 



234 tftffÁÑKU'. 

La esencia de la' flor consiste en la antera y estigma: la del 
fruto en la semilla : la de la fructificación en la flor y el fruto; 
y la de los vegetables en la fructificación. La esencia de la se- 
milla se considera én el córcülo cubierto de los cotiledones: 
ia del* córculo consiste en fa plumúfa, donde reside en mole 
muy pequeña paite de la mectola , que es prime* origen de la 
vida de la planta , y crece indeterminadamente como la ye> 
ma : la base de la plúmula es el rostillum , que introducién- 
dose en la tierra , produce la raiz. 

Fundamento 15. Perianthium d btdctta différt y quo4 
illud , maturo fructu , si non prius mar et se atr folia flor alia 
non item. 

Ei periantio se diferencia de lá bractea en que aquel se 
marchita luego que está maduro el fruto , si no lo hace antes; 
y las hojas florales (que aquí- son las bracteas) no se marchitan 
tan prontamente. 

Fundamentó 16. Cor olla dperi&kthio dístinguitwr , quod 
illa cum staminibus situ alternat ; perianthium autem 0^ 
ponítur. , : • 

La corola ie distingue del periantio en que su. situación 
alterna con la de lós^t&hlbréfr; per$ la dd periantio - se^ ojió- 
le á éstos/ ' • '-' , ' : " "> '■ •■■*'* • ■' "* : 

Fundamentó i % ^etalériM'num^us^'baii fortíiytjf lk- 
einiarum autem d medio limbi , aut lamina desurfttndus est. 

El número de los pétalos se toma de la base de la cérola; 
£éró el dé las, lacinias se cuenta f désde la mitad dej borderó d? 
lalámíha.- ■«* '-' »• - '- ! \/ •- l ' : ; ■■'.^ -> -< : -/ ' '>""••• :> - t 
-Eü mtátéha* flor es v no es fácH de* averigua* ettóméro^delos 
pétalos ; porque én algunas la corola se halla tan profundamen- 
te hendida , que ♦parece Consta de muchos , y en la realidad 
no hay mgs^e útíó-, como eii el galio &c> ^ * ' . ' > 

En otras están los;£étalos táíí \urtidq*yqiie forman al parev.. 
ter unciólo», tíendo realmente *riu¿hos , como en la haba y 
tientas papilknfccéa& • ' •". 

Pontedéra es dé ]3atre¿er <Jue quando la corola es de un so- 
lo? fctalof-rtaé siempre ' i los efctaiñbres pegados á ella misma; 
pero ño se Qbiérvü así e£* él brezo y otras flores , que siendo 
de un solo pétalo , tienen los estambres ipsertos en el recepta» 



Digitized by LjOOQIC 



culo , y en ajgbnas dé. muchos pétalos f xjoe se' hallan coloca- 
dos ep sus uñas , como en él bfthnis fios cmuli y otras. 

Fundamento i 8. Structuram triplican fructificationis 
in ómnibus ejusdem partibus ubique observat Botanicus , na- 
turalissimam , differentem , et singular em ; et has secundtm 
qüatuor diver sítate s numerum , figuram , propartionem , et 
-situm atiento oculo describaP. ' 

Observa siempre el Botánico tres especies de estructura de 
la fructificación en todas sus partes , la naturalísima , la dife- 
rente , y la singular ; y debe describirlas «cdn cuidado según 
-sus quatro diferencias :, que son el número, figura ¿ propor- 
ción y situación. . : 

Estos quatro requisitos son realmente en la Botánica el mas 
sólido y seguro fundamento. 

Fundamento 19. Naturalissima structurafructifkati** 
úis á pluralitate existentrum dtsuntitur.± innúmero > figura, 
proportione> r et situ. * « 

La estructura naturalísima de la fructificación se deduce 
de la mayor parte de los caracteres que existen , en quanto al 
i numero, situación, figura y proporción. 

En las mas de las plantas se halla la estructura uaturalísi- 
xna en ser el cáliz^crásovymas corto qqe la. corola: estar el 
pistilo en el centro de la flor rodeado de los estambres: las an- 
teras encima de ellos: el estigma en él remate del estilo; y en 
las demás cosas que vamos á explicar distintamente en el nú- 
mero , situación , figura y proporción de esta misma estructu- 
ra , <jue por ser tan frequente y^ común , ya no debe atender- 
la el verdadero Botánico; aunque los ignorantes la pintan di- 
fusamente , como se. advertirá en las descripciones de plantas, 
según los autores antiguos. 

Fundamento a o. Jtfumetus naturalisshnus est , quoad 

' eaüx in tot segmenta quot corolla dividitur f quibus filamento 

respondet singulo singulis antheris instrueU. Pistilli autem 

divisio, cum pericarpii lo culis aut seminum reteptaculis con- 

wenire solet. 

El número es^ naturalísimo en quanto el cáliz se divide 
en tantas como, la corola, á las quales corresponden los fila- 
mentos , adornado cada uno con su antera ; pero la división 



Digitized by LjOOQIC 



23$ .BOTAJNÜGA. 

del pistilo suele concordar con las celdillas del pericarpio f 6 

con los receptáculos dé las seróillas. 

£1 numero cinco en los pétalos, lacinias &c. es muy fre- 
cuente en la fructificación , como se manifiesta en la clase de 
las flores peíitandrias , singeneaias T , y otras. 

Fundamento 2 1 . Figura natnralissima est , quoad calix 
minus patens confine at corollam sensim dilatatam , stamini- 
bus y et pistillis erectjs sensim attenuatis instructam , hisce, 
excepto cálice , decidentihus pericarpium intumescit , et ex- 
tenditur, seminibus refertum.* 

La figura fes. naturaiísima en quanta él cáíiz ¡menos abier- 
to contiene la corola dilatada gradualmente acompañada con 
estambres y pistilos derechos y ¿adelgazados; y en cayéndose 
todas las dichas partes , á excepción del cáliz, se hincha y ex- 
tiende el pericarpio lleno de semillas* . .„ . 

Fvj¡íDAfé^^TQi22^ Propattia naturdlissima profett cali' 
ccm, cor olí a , minorem, cum staminibus , et pistillis longitu- 
diñe ¿equalibus , sijlos erectus est.' . ; 

La proporción naturaiísima produce el cáliz menor que la 
corola , con los estambres y pistilos. igualmente largos , si la 
flor está derecha. 

Fundamento 23. Situs naturalissimus est , quod perian- 
thium involvat receptaculum , cui corolla alternatim adnas- 
citur , huic autem inUrius respondent /¡lamenta , quorum api- 
cibus anther* incumbunt. Centrum receptaculi occup ai ger- 
men cujus apici stilus insidet summo. siigma gerens. tiisee 
decidentibus germen in pericarpium excrescit , cálice susSen- 
tatum , includens semina adnexa fructus receptáculo. Recep- 
taculum floris frequentius subnascitur , rarius circumnascu 
tur , vel supernascitur. 

Xa situación de las partes de la fructificación es naturaií- 
sima (esto ies, muy conforme al orden regular que observa la 
naturaleza) siempre que el periantio envuelve el receptácu- 
lo f al que se sigue alternadamente la corola , y á esta corres- 
ponden interiormente los ¿lamentos ó hebras , en cuyo rema- 

i Son las dores compuestas que tienen las anteras y los estambres uni- 
dos en forma de cilindro. 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 237 

te se halla» las antetfas* £11 el eefltfo <ki f recepfácuto está el 
germen , en cuyo ápice tiene su asiento el «tilo* y el estigma 
está puesto en ta paiit supéiíé* de estei Quaadft llegan á caer- 
se estas paites, el germen custodiado por el cáliz toma au- 
mento , y se muda en pericarpio , el qual encierra las semi- 
llas que están colocada* eir el receptáculo del fruto. £1 recep- 
táculo de la flor nace con mas frecuencia en la parte infe- 
rior que en la s^erior, y qtté eá- la cateuáferencia det germen. 

Quando decimos que el receptáculo de la flor nace eá la 
parte inferior , se supone que está en la base del germen ; en 
Cuyo caso dice Taurnefort que el pistilo pasa a $er fruto; 
quando n*ce- e>n¿í* paité $iipc*iory se halla en el remate del 
germen , yí ea*t$ta posicíctodiee el mífmo autor* que el cáliz 
se transforma fea ¡Frutó, y Mtimametite nace al rededor cinen^- 
do al germen , según se observa en la rosa y otras flores. 

Fundamento 114. Differens struetutafructificatitmis ab 
iis partibus , qua in diversis sape dtjferufif pluntis desu* 
mi tur. '"-; ? 1 :'••.< •> t\ vb orí ** ;. % :>:■ \<\ , :v \-\>] r * . ..' ) 
' :I La estructura diferente d$ la fructificación se toma de 
aquellas partes , que por lo ordinario se diferencian en di- 
versas plantas. 
• ' .Esta^iWíiura es el fundamento de Jos géneros y sus ca- 
racteres; y quanto ¿fija* n*ra*ai es dlgutía clase , tanto menos - 
se manifiestan las notas diferentes de> sus gañeras. Toda estruc- 
tura singular es diferente V^ pe*o aflatada diferente es singular. 

Fundamento a 5^ Qali^dijfért quoad numerum y composi- 
tionem , partes , lacinias , jiguram , aqualitatem , marginen^ 
apüem , p r^rtimfm, hcwny duraticnemJ 

El cáliz se diferenciaren. quantp .«1 número , tomposicionj 
partes , lacmk&y^giira v igualdad ¿ margen» ápice , propon 
don , lugar y duración. 

Fundamento 26^ Corolla diffetens est , quoad pétala, 
lacinias, nec tarta, Jiguram, aqualitatem ¿ marginen* , pro» 
portionm , ^■fc^/i#»^(*iwii. , .\''? I, <: 

Se (tíférenci^kwrola en qtranto 4 4kcpétal<js , nectarios, 
figura , igualdad ¿* margen ; pteporciotf y lugar y duracioil 

Fundamento 27. Staminum JilameHta differunt quoad 
numenm > fgm&& s rpr^forthmmH si0M^anther<t autem 



Digitized by VjOOQIC 



centiam ¡jtmneMowfa , sitnm- ? : ; : , ü. ¿ , . > r rn ; >j 
. Los manieatos d£ lo* esma&iSfr se difef enejan en quanto 
al numero, figura ¿ yrojwrciony situación $ peía las anteras 
en el número, figura , proporción, y situación ; pero lqs ante* 
ras en el jijimjm*:MdiU^ 

^00 y stf uaciom> rb **;;;;:.i ?r-n ¿;j '>>:ri t >;i ? ,íj '.jU, 
.> F&ftaMBteTO.^rifc^ numwwty, lar 

sinias ., figurUm. y - langittodktm ¡¿ orassitittn j ¿i>#«f* '/r/»wi 
scilictt farfiUfH. ■ f ;i*. ,i''i ohíí - .«.;■• ;,' ; " - í,:íí; 

, - Los pistilo ^ecdiftiifníúani^a elí^umíarp^ lapadas ,\>figi{ra* 
Jdngituá.,- .fea&kíelir.ijr s¡tuaG¡oa.d$ toda* só$ntre*;i»rt^¡<:,p 
^ii^JE^asíSpn^íi^ni^iíiUedbí^íi^^y^ g&men¿ pluestitq^ 
y.d estigma. Por raíQn^deJa^tbáéi^n.seJíiiioa Ht'griiimrft ..? 

Germen mperum , . quíando e^tá dentro de la corola ¿ y en 
este caso la fipx.-s^ dsnemina JW inferus ^somo en la violeta, 
^nla lysima^h&vn : ;.^;n : i;>^. w<^ v ,.;^ ^ ( - : ^ „s,:;,v.í ^ iVt 

Germen inferum , si está debaxo de la corola ; por/tfjiya 
fnotiwjiaJ^rfseAl^ «ulaugrana4£. En 

ló demás sigue las inismas diferencias dpi .pericarpio;, que ya se 
han explicado. * -. < .\ >. , \u 

FüNDAitfíK5iP afy.j&tniQaTytifm ¡Mffisrt, qwad'mmrum , 
keulamenta , valvȒa$Ai\Msttp l mmta nspem* iftgwam* vdst 
JüfcentiantkjncluAÍ^^9otíHmRvvX.i< ?.no:. ¿;; f vcrr-.'.Unnsr i>> 

EJ¡ pericarpio/se djfereotí aop$Mf ej «uipeMcta celdilla^ y en- 
tallas , entretelas, especies ¿' %üra ., "abertura , inclusión y 
situación. ,twirxy< /. ,; v-; ',,'.. -.^ - 

Fundamento 30» Smin^J^rrA okmiiffltur^ma&nuT 
mernm , < ¡ocuUmenfia -, Jigunm^ >h$ub$t4nfiam x coromíam , 
arülwq , K magpit^éhm 9 sorMlutm) rmf£bcjih¡m¿> < -, . n :. 'j 

Se observa que las semillas se diferencian, en el número» 
celdillas', figura , sub$tonq& ¿ cotonilla , arilo , magnitud , cor- 
culo vrece|>tácwía»v;rv fc i?^.«p, K \\\\aw^\\ t ^ ; .-v.-.'. •/*:. .* \ 

Fundamento 31. Singuljf&.fwctffiettfajtb,^ 
tura, pue injíailc^s¿iinis gmtribm Qhse#vaim , desufkitur- 

La fructificacrortf singular se toma de la. ^stoítítura, que se 
observa en poquísima genios. ^ , \ : », • 

Sirvaa poí e*wpto ^.kü^^íiip, $wg»lar. el y«o,xur 



Digitized by LjOOQIC 



bwanica; 239 

yx* gérmenes cubran la base del espgdix , y se hallan coloca; 
dos debaxo de los estambres : la adoxa, en quien está el germ- 
inen entre el cáKaíiy la' corola: .'Ja-£al vía, que tiene los fila- 
mentos partidos en lacinias ó bifurcados : el eriocaulon , cu* 
yos estambres están sentados en el germen ; y la magnolia , de 
quien el receptáculo del fruto es cabezudo, y sus semillas en 
forma de -baíya están pendientes de la cápsula por medio de 
un .hilo; -, \ '•'':■'. • • - . « . ..w.. . •, , : ' 

Fundamento 32. Calix cerolla minus color atus es se 
¿pltf. ' ^ . 

£1 cáliz >>á diferencia de4¿ corola i rara *éz es de otro co+ 
lor que el verde- ^ ;: \\ . /; * 

Por coloratus entendemos en Botánica lo que es de qual* 
quiera color distinto del verdei La materia del cáliz provie- 
ne de la corteza de la planta j y por este motivo es común* 
mente verde; pero la de la corola» como que procede de la 
parte llamada líber , es por 1 o ' común de color distinto del 
verde. .*. - - . : j •!.?•' , ; 

Fthíi>AHHlfTÓ 33. $:ecej>tacuhtpt } floris > perianthiufn in- 
terne cingit in icosandriis , aliisque ; adnascitur undique in 
eucurbittueis. 

En las flores icosandria$'Y;ofra$v el receptáculo de la flor 
ciñe interiormente al periantio ¿en- la* Cucurbitáceas nace pe* 
gado á él por toda<v paite*. . 

Fundamén'To 34. Filatnertta siaminuni J cofolla polipé- 
tala distincta , cor olí* vero mónópetdl* inserta sunt : ex< 
ceptis antheris bicornibu** 

Los filamentos de los estambres ésttó deparado! de la coi- 
rola quando es polypétala ; pero se hallan insertos en ella 
quando es monopétala ; á excepción At los estambres , cuyas 
anteras forman como dos cuernecillos. 

Fundamento 35. Anthera apiri Jilamehiotum communu 
ter insideñté 

Las anteras tienen cóiriutitriente su asiento en el ápice de 
los filamentos de los estambres. 

¿ Exceptuase de esta regla lá situación singular que tienen 
las anteras al lado del filamento en el ásaro y herba parís, y 
la de aquellas que careciendo de filamento, están puestas so- 
tomo I. IX 



Digitized by LjOOQIC" 



?4*> BOTÁNICA* 

bre el estUá 6 e£ germen prolongado , cb»o¿n las flores gim* 

nandrias. ' > - - ; 

; Fundamento 36. Nc&tarhm si d pttalis distimtum* 
commmhcr ludit. . 

Si el nectario está separado de los, pétalos, se equivoca 
comunmente con ellos. :• , .u <-. * 

■ vSe^eoha 4e ver que. bKnecl ario es diferente de los pétalos 
en la aquilegia , en el acónito , en el heléboro y en la hlge* 
lia; por mas que Vaillant quiera persuadirnos ser parte esen- 
cial de la corola, y diga que los nectarios de la aquilegia y 
nigella son pétalos r reputando á estos pon el cáliz, > : 

Fundamento 37. Pistillum intra antheras comtnumUr 
tollo f a tur. ->:;u tu ::-'., r.:.' . . — .,/... 

El pistilo está comunmente rodeado por las anteras? éx« 
ceptuanse de esta regla el yaro y la calla etiópica , en quienes 
se alarga el receptáculo á manera de por ra > ocupando los pis* 
tilos la base, y los estambres Ja parte superior. Ei rumex tam- 
bién es singular en la inserción de sus estambres. 

, Fundamento $8v Stytur apiris gernunis nommuniter in- 
sidet , exceptis pautis. 

El estilo está por lo común sentado en el remate del ger- 
men > exceptuando el de tafes^q vales floxes, . . 

Los. estilos salen del gérm^a en ;W flores icosandrias po- 
lyginias, como son la rosa, zarza., fresa , tonnenejla y otras; 
por mas que Jungio y ;Dille©io t^digan que todo estilo nace 
siempre en el remate del fruto , ó en medio del embrión. 

Fundamento 39. Pcricarpium\naturaliter clauditur p 
nec reptetur minoribus perfadrpiist sed sapius suctuUñtum 
transit in baccarn* 

El pericarpio se ciehra naturalmente, y no contiene otros 
pericarpios, sino que siendo las mas veces xugoso, se con- 
vierte en baya. , 

%n la reseda y datisca siempre está el per¡cai^Í0 boqui- 
abierto i én la ^amasia hace lo mismo mientras florece ; pero 
después se cierra* 

Fundamento 4o¿ Comphtijlores sunt simpliecs , aut ag- 
gregatl 

Las flores completas son sencillas ó agregadas. 



Digitized by LjOOQIC 



BÓTAOTCA. 241 

. Sebastian ^atllant dividiólas llores BriícefaipWtaí / Incom- 
pletas;, apétalas y d¿$nwd*s¿;Las fáptetm son- aquellas , qW 
ademas de los estambres y pistilo*, tiene» taéabíeii perianri© y» 
corola: 1 las segundas carecen ó de periantio ó de corola : las 
terceras constan de periantio y de las demás partes; peroro de 
corola : y las últimas estai* adornadas de cptatay y las falta «o-^ 
lamenté el periantio peVp se Hamaiíamcoflimts propiedad 
desnudas , si careciesen de cália y corolas <ct»no? sucede en lo» 
flósculosde 1^ circunÉeiencia de hrflor d^kxenjo, T * ; * * 

Fundamento 41 . Simple xjlos, tHmplurfbitsjkribus nuU 
WparsfructijkattinUtotnfhiH&fest. , <j : ^ : - 
f¡t L* flor es sencilla gaart¿te r *ringuaa parte de^ü fructifica-' 
6idn es comup i niüchíSíflores. i!u í v int : > : 

; QaatfdorlbJor es eeH€#la? constituye uir* srifoítátatnó defl* 
tro del periantio ó de la corola ; y aunque á veces contenga 
musios. frutos ó cápsulas j rio por' eso dexá r de ser Sencilla f co- 
lero* en él hel^boro f en el delphinrutH ytotnasJT * r ... Mi . *.;-*/; 
-k\ * F%Ni>AM»»Tte 4a.. ^%ggr^tít^^hmim^niiUfpluH^ñ$ 
Atiqutf<>pn*f<fifa6ÍÍfó£^ dicitutqto tígg*** 

gatus proprié , vcl compositus> vel umbellatus , vel cyMósTti\ 
; La; flor ¿5 agregada quándo aFguna parte de la fructifica- 
cbn es común á muchos ftóscplos, jy se llama -propiamente 
agiigadáft compuesta y oimbélfida óí carnosa, como y a. qutdsj 
CXplicádb:>; n i v ¿: *.! s«>v iv:i my<*m\vno\ . ,.;>.*-/', io { •> - 

Fundamento 43- Compositm r>jliH *rt> dggttgtitu&vonfii 
nens flosmtos plures sessiWs , receptáculo toitimuni huígro, 
it periantio contentas t *cd _antheris in óflindúm -connáHi 
instructos. .Új * . »i * ah .r. -. '«i..Tj!q »..,v>-.i 

- La flcír ícom^oesta es^b agregada qtye tomtíefte tttuschos 
flósculos sin cabillo propio^ puestos ¿n «b íeceptáciílo coman 
eiitero:¿ y eir el periantio ^pero con á»tera¿ tu}i&$<4h ) --figura 
de cilindro , tales como las syíigenesías. • j • * » 

^Fundamento 44. UmbelUtusjlos estiaggregatüs, ex-fios- 
cuUs pluribu$msideniíbH**Í&ftaiüfov in pedúnculos fdfti* 
giatos , ornees v* eédefri punctoí produttw. Cyma^ftojü&eJi 
a gg re g atu * f exjlosculis pluribus instdeñtibü&W&pldcHlití* 
pedúnculos fastigiat&s ; primóte* tx todetn putKlfo productos, 
posteriores autem sparsos* >* ¿ >\. ,»,.,.. , . / 



Digitized by LjOOQIC 



*4 2 BOTÁNICA. 

Uibhefctó «similor agregada qué*¿ fbnná dé arachdifiós- 
culos sentadas en. el receptáculo i parí medio de ciertos cabillos 
oradlos, que desde un mismo centro se. alargan , compoaien- 
do una copa ó umbela. Pero cima es la flor agregada del mis- 
mo modo que la umbelada , é excepción de que salen de los 
cabillas otro v v^goa y; desparramados.; . ; ; , / 

^ FuNPíAMfiWTo 45. Luxuriansfoe tegmenta fruetificatio- 
nis UamultifUmíH mí essentiaks ejusdcm partes destruan- 
tur 5 estque vel tmUtjHicatus >;Wet pknus., vel prolifer. Mu¿ 
tilus autem dicitur is jios , qui corollatn excludit. 

La flor lozana es aquella que «multiplica de tal suerte las 
cvbiértas^rtegjumentosdeja fiWificacion , que se destruyen 
sus partes esenciales; y es multiplicada^ plana ó prolífera. Se- 
r^ la flor ihutiJada.es aquella, que poralgua accidente nó > tie- 
ne corola. »; • ' ' , . \ r 
< Funpamiuíto 46. Mtdiiflicatus flos de corolla multí-pli- 
eata , salvis quihusdam staminibus wmmuniter $ radie atur> 
*$tpi&\dupiimtiki^ Rerianthium % a-involu- 
cruntfar^i M0Wifa.m& uftquamfn'ultipiüafum tonstitmát 
jlorm. < \.,- •••. r-.:. -•. ! • , • .; :v . .- r 

Llámase comunmente flor multiplicada aquella que tiene 
aumentado el numero ^e los ^étartos , y conserva enteros al- 
gunos estambres;, y senhalla dujili&da p triplicada El perian- 
tio y el involucro constituyen rara vez la flor multiplicada; 
j^-Jos^ambrefce^ nünca^Vu m>< ;¡0 .;-\ 

. JUa^ flores monopétalas se multiplican por lo común; y al- 
guna vsz $alen plepas*; pejro las polypétales se multiplican , y 
hacen plenas con mas freqüencia. .uú . . 

Füniíambwtp ^ff. Rltnusjto*} cum enrollar odea multifli- 
eotun 4 ut xtawhA Qtnnia excíudantur. í? , 

< - La flor .Heg^ i ser plena quaodo: la corola se multiplica de 
tal manera , que se excluyen todos los estambres. , 

Formase la flor plena quando los estambres se convierten 
en pétalos* y llenándpU toda sufocan epistilo ; de que se si* 
gue . que queda entonces esí^il ¿ po* felteríes *us partes esenk 
c&ltoá la generación^,: '¡ wl \ ^>*\ i\V . - > , *. / ' ■ ; ' 
s Fvndamsnto 48. Multi fUntarum crdiues naturales, 
Jlores luxúriantes exhibere nequeunL 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 243 

c Muchas clases naturales de plantas no pueden producir las 
flores lozana*. 

r . Por mas que toda la diligencia de los Jardineros procure 
alterar y diversificar la naturaleza de las flores , no puede con- 
seguirlo en ciertas clases ; que son las apétalas , verticiladas, 
personadas (á excepción del antirrhino*), asperifolias, estrella- 
dar , umbeladas ( á no ser que la umbela resulte prolífera) , y 
papilíonáceas. Sin embargo , en la clase de estas últimas se ha- 
llan flores , que alguna vez salen plenas, como son la ternatea 
flore pleno cárnico de Tournefort : la coronilla herbácea flo¿ 
r t e vario pleno ¡ y la anthyllis vulgar i s flore pleno. 

Fundamento 49. Prolifer flos flt , cum intraflorem (s¿* 
pius pltnvrn) alii flores enascuntur. Prolifer autemf rondo sus 
düirnr > cum proltferi proles folio sus flt. 

Hácesc prolífera la flor quando dentro de ella (que por lo 
común es plena ) nacen otras flores : y la prolífera se llama 
frondosa quando la que nace dentro consta de hojas. 

Ál paso que obra mas en la flor la causa de su plenitud, 
la transforma en prolífera, saliendo del. pistilo otra flor , si la 
primera es sencilla ; pues no sucede así en la compuesta. 

Fundamento 50. Proliflcatioflorum simplicium epistil- 
lo ; aggregatorum vero e receptáculo flt. 

La prolificacion en las flores sencillas proviene del pistilo; 
pero la de las agregadas sale del receptáculo. 
<■. La prolificacion de las flores compuestas se forma saliendo 
del lado del cáliz común muchos flósculos con cabillo propio/ 
como en la margarita ó bellis hortensis prolífera. C. B. p. : 
en la caléndula prolifer a ; y en el hieracium falcatum proli- 
ferum del mismo autor. 

Quando se prolifican las flores umbeladas se les multiplica 
Ja umbefo , de modo que de una sencilla sale otra , como se 
observa en el cornus y y en el periclymenum humile , flore flor i 
innato. 

Fundamento 51* Impletio flofutn simplicium, vel peta* 
Ks , vel nectariis peragitur. 

La plenitud de ks flores sencillas se hace por medio de 
los pétalos ó de los nectarios. 

Reparamos que la aquilegia se llena de tres maneras, mul- 



Digitized by LjOOQIC 



¿44 BOTÁNICA* 

aplicándose los petalos , y excluyéndose los nectarios , como 
en la aquilegia flore roseo. C. B. : multiplicándose los necta- 
rios f y excluyéndose los pétalos, como en la aquilegia flore 
multiplici C. B. 2 y multiplicándose los nectarios , permané* 
tiendo cinco pétalos , de forma que entre estos quedan siem- 
pre interpuestos tres nectarios, incluidos unos dentro de otros. 
En la uigella flore pleno se observan los cinqo pétalos de aba* 
xo aovados y enteros , y los demás que llenan la flor son trilo- 
bos, planos y multifidos: de donde se colige que estos provie- 
nen de los nectarios multiplicados. El narciso Se llena de los pé- 
talos y del nectario multiplicados , ó bien del nectario solo,/ 
sin multiplicarse los pétalos, •; - 

Fundamento $a, MuUiplicantur sapius flores >iri*oroÍ\ 
la polipétala ; duplicantur aútem frepieniius in nwuopetála* 
Flores tarnen itonopetalos esse simulque plenos , contradictor 
rium non est. 

Por lo regular se multiplican las flores en la corola poly- 
pétala ; pero se duplican mas freqüentemente en la monopé- 
tala , y no se opone que sean á un mismo tiempo >¡monopéta- 
las y llenas. 

Pensó Kramer que había contradicción en decir que las flo- 
res pueden ser á un mismo tiempo monopétalas y plenas ; pe- 
ro tiene contra sí el colchico , el hyacinto y el polyantes , que 
siendo por su naturaleza monopétalas , se hacen plenas. La$ 
Sores monopétalas se llenan por sus lacinias; pero las poly pé- 
talas aumentándoseles el numero de los pétalos. 

Fundamento $3. Compositorum flores implentur vel pe- 
talis tubulatis vel plañís. 

Las flores compuestas se llenan ó por los pétalos acanuta- 
dos , ó por los planos. 

Tratamos aquí de las flores flosculosas, , semifloséulosas y 
tediadas de Tournefort. Las primeras constan solamente de 
flósculos acanutados i las segundas de flósculos planos á ma^ 
ñera de cintilla , y las últimas de flósculos acanutados en el 
disco y planos á manera de cintilla en el radio ó circunfe- 
rencia. > 

Fundamento $4. Flores simpHcium pleni , differunt d 
comppsitis naturaHbus , quod pltni illi pistillum commune in 



Digitized by LjOOQIC 



sotaníCa; 545 

centro jloris : compositi vero si amina , $t pistilla propria ob- 
tineant. 

Las flores sencillas plenas se diferencian de las compuestas 
naturales , en que aquellas tienen el pistilo común en el cerH 
tro de la flor ; pero estas gozan de estambres y pistilos pro- 
pios en cada flósculo. 

Para la inteligencia de este fundamento no hay mas que 
observar qualquiera flor sencilla plena , por exemplo la del 
clavel ; y qualquiera compuesta , v. gr. la de la escorzonera: 
en la primera se hallará el rudimento del pistilo en el centro 
de la flor , y en la segunda se verá como cada flósculo tiene 
sus estambres y pistilo propios : con lo qual se distinguen fá- 
cilmente las flores sencillas plenas de las compuestas naturales, 
y de este modo también se conoce que la flor de la nymphaa 
iutcaMo es compuesta, como k supuso Rivino. 

Fundamento 55. Flores compositi petalis planis plent, 
differuntsd suis non plenis , quod stigmata in his elongtntur, 
tt germina aucta divergant. 

Las flores compuestas llenas de pétalos planos se diferen- 
cian de las mismas no llenas , en que los estigmas se prolongan 
mas en aquellas, y tomando aumentó los gérmenes, pasan á 
ser divergentes. 

Fundamento 56. Flores compositi plenl petalis , plañís , 
differunt d compositis naturalibus petalis planis , quod pie- 
ni illi antheris destituantur , quibus naturales gaudent. 

Las flores compuestas llenas de pétalos planos se diferen- 
cian de las compuestas naturales con pétalos planos , en que 
las primeras carecen de anteras , y las segundas gozan de ellas. 

Este fundamento sirve para distinguir las flores semifloscu- 
losas naturales de las radiadas plenas. Las flores compuestas 
plenas de flóscuJos planos se forman , como queda explicado 
de las radiadas, pasando los flósculosdel radio ó circunferen- 
cia á ocupar todo el disco : las compuestas naturales con flós- 
culos planos son las semiflosculosas que llevamos expresadas. 

Fundamento 57. Radius injlore composito natura li y si 
pistillis instruí tur , omnes quoquepleni fiores pistillis ins- 
truuntur ; si vero destituitur , etiam destituuntur pleni. 

Si el radio en la flor compuesta natural tiene pistilos, los 



Digitized by LjOOQIC 



2^6 BOTÁNICA. 

tienen también todas sus flores llenas ; pero si caretíe de ellos 

la natural , sucede lo mismo á las llenas. 

Las flores de la tnatricaria f chrysahthemum , tagetes y 
otras radiadas naturales gozan de su propio pistilo en cada flós- 
culo del radio , sin que desaparezca quando se hacen llenas. 
Las flores del helianthus , caléndula , centaura y otras care? 
cen de pistilo en los flósculos del radio > y quando estos pasan 
á ocupar el disco , y por consiguiente á formar la flor plena* 
tampoco tienen pistilo los flósculos del disco. 

ARTICULO HL 

De los caracteres genéricos. 

Fundamento 58. Fundamentum Botanices dúplex esti 
dispositio et denominatio. 

El fundamento de la Botánica tiene dos partes ; la prime* 
ra es la disposición , y la otra la denominación. 

Fundamento 59. Dispositio vegetabilium divisiones seu 
conjunctiones docet ; estque vel theorica qua clases > or diñes f 
genera ; vel practica , qu¿e species et varietates instituit. 

La disposición de los vegetables enseña sus divisiones & 
uniones ; y es ó teórica guando constituye las clases , órdenes 
y géneros ; ó práctica quando determina las especies y varie- 
dades. 

Fundamento 60. Dispositio vegetabilium vel synoptice 
vel sistematice absolvitur , et vulgo methodus audit. 

lia. disposición de los vegetables se hace ó por sinopsis ó 
por sistema , y esto es lo que vulgarmente se llama método. 

Fundamento 6 i. Synopsis tradit divisiones arbitrarias 
longiores aut breviores , plures aut pauciores , d Botanicis 
in genere non agnoscenda. 

£1 método sinóptico que los Botánicos no deben seguir en 
general propone muchas ó pocas divisiones arbitrarias , mas ó 
menos extensas. 

Fundamento 6i< Systemd el a sis pro quinqué appropria* 
ta membra resolviti clases , or diñes , genera, species, va* 
rietates* 



Digitized by 



Google 



16TAMC& . ^ 247 

El sistema reparb hs plantas en cinco divisiones , que son 
las clases., órdenes-, géneros \ especies y variedades. 

Fundamento 63. Filum ariadneum Botanices est syste* 
nta , sine chaos quo estw* Herbaria. 

El sistema es el kilo ariadneo de la Botánica, sin el qual 
seria toda confusión, la ciencia de las plantas. 01 

Fundamento 64. Species tot numeramus quot diversa 
forma in principio sunt cresta. 

Contamos tarttas ¿species f quantafc formas distintas fueron 
criadas en el principio. 

Fundamento 65. VarittaUs tot sunt , quot diferentes 
planta ex ejusdem speciei semine sunt prodneta. 
-~ Hay tantas Variedades, q^antassoh las diferentes plantas 
que- nacen de 1$ semilla de una misma especie. 

Fundamento 66. Genera tot dicimus, quot símiles cons- 
tructa fructificationes prefermt diversa species naturales. 
-) Hay tantos géneros quantas son las fructificaciones seme» 
jantes producidas por diversas especies naturales. 
* ') Fundamento ,67. *Cfassis. fst gtnerum plurium'MHvekien- 
tia in partibus fruetifteationis ,uecundum principia natura % 
et artis. 

Llámase clase la conformidad de muchos géneros en algu- 
nas de las partes de la fructificados, según los principios de 
la naturaleza y del arte. » 

Fundamento 6B. Ordo tsi clrissftm iubdhisio , neplura 
genera distinguenda semel et simul evadan*, quam animus 
facile assequatur. 

* « El orden es una subdivisión de las clases inventada para 
que el entendimiento no tenga que distinguir á un tiempo 
mas géneros que aquellos que puede sin dificultad. i 

: Fundamento 69. Natura opus semper est species , et ge 
ñus; cultura sapius varictas , natura et artis cías sis et. 
$rdo. "-.••'♦'. 

La especie y el género siempre son obra de la naturaleza; 
la variedad suele ser efecto del cultivo; la clase y el orden 
procede de la naturaleza. y del artei * 

Fundamento 70. Habitus est con/ermitas quadam ve- 
getabilium afflnium et congenerum in placentatione , radjca< 
tomo i. mm 



Digitized by VjOOQIC 



248 BOTÁNICA. 

time , ramific atiene , intorsione , getnmatione ,/oliatione , sti- 
pulatione , pubescencia , glandulatione , lactesctntia, inflar es- 
centia , aliisque. 

La fas; ó traza es cierta conformidad que tienen entre si 
los vegetables afines y de un mismo género en la placentacion, 
radicación, ramificación, intorsioii* gemación, foliación, es- 
tipulacion y pubescencia , glandulacion , lactescencia , inflores- 
cencia &c. / ' 5 

Fundamento 71. Dispositio vcgetabilium primar ia , d 
sola fruc ti fie at tone desumenda est. 

La principal disposicion.de los vegetables se ha de tomar 
de la fructificación sola* ..... 

Fundamento 7 a. Quaeumque ( vegetabilta in fructifica- 
tionis par ti bus cmveniunt, fusn sunt % ciéteris par i bus in dis- 
position? theoretica distinguenda. 

Todos los vegetables que concuerdan eñ las partes de la 
fructificación en igualdad de circunstancias no se han de sepa- 
rar en la disposición teórica. 

Fundamento 73. Qu¿ectmque veget abili a in fructificado- 
fíis partibus differmi , oburvatis observaríais non sunt ¿om« 
binanda. 

Los vegetables que se diferencian en las partes de la fruc- 
tificación, atendido lo que, es necesario, no se deben com- 
binar, - ; 

Fundamento 74. NotnthardcteñisHáaomnis erui debet 
d numero , figura, propor turne, et silu omnium partiumfruc- 
tificationis defferentium. 

Toda nota característica debe sacarse del número, propor- 
ción , figura y situación de todsjs las partes de la fructificación* 
que son de estructura diferente* 

Fundamento 75. Habitus occufté eonsulendus est 9 ne 
gemís erroneum laevi de causa Jingatur. 

La faz se debe mirar con tiento para no introducir algún 
género por motivo leve. i 

Fundamento 76. Qu¿> in una genere ad genus stabilien* 
dutn valent , minime idem in altere neetssario prastant* 

Las notas qué en un génerp sirven para establecerle, no 
son precisamente necesarias para establecer otro. 



Digitized by LjOOQIC 



BOTAKTCA. 249 

Froto ameoto 77. JRUr? observatur genus s* <¡üo patcs 
aliqua fruetifitationh non aberre*. 

Rara vez se observa un género en que no disconvenga al- 
guna parte de la fructificación. 

*"« FtmiskfcNTo 78. Inplerisquegeneribus nota aliqua sin- 

gularis observatur. * 

.- En ios mas de los géneros se advierte alguna nota singular. 

Fundamento 79. J"/ *o//i aliqua fructífic ativnis singula- 
ris vel sui generis propria in speciebus non ómnibus adsit , ne 
piura^geneta artMtntddntur eavendmn* 

Quando alguna neta singular ó propia de su género no se 
halla en todas'Sus especies; es preciso guardarse de amontonar 
muchos géneros. 

- Fundamentólo. Quó constantior pars aliqua fruttific a- 
tiúnis est 4* pluribus spe/iebuf* eb etiam eertiorem exhibet 
notam genericam. * 

» Quanto mas' Constante fuere alguna parte de la fructifica- 
ción en muchas especies \ -tanto mas serA cieña la nota genéri- 
ca que se deduzca de ella. 

-Fundamento &i* Si flora conveniunt ¡fructut autem difl 
fermt> ektttifi pariítís j &oñf*ftgewÍa suht genera. 

Si las ftores convienen > aunque los frutos sean diferentes 
en la igualdad de circunstancias > $e han de unir los géneros. 

Fundamento 82! Figura fioris certiot est quamfructus; 
proportio partiuün antem máxime diversa* sed const antis- 
sima. 

La figura de la flor et mat cierta que la del fruto; pero la 
proporción de las partes eS muy diversa * bien que constantí- 
sima. <- r - : - ' 

Fundamento 83. Numetut facilius aberrat quam figu- 
ra, propoftione, numefi tamdn oprime explica tur; flores au- 
tem numero tn ellidm planta dhersiy secundwn primarium 
considerando , - - - • ■■ ' ■ 

El numero varía mas fácitiftentd que la figura, aunque se 
explica muy bien cori la proporción del numero; las flores que 
en una misma planta son diversas en el námero de sus partes, 
deben considerarse según toi primario ¡ 6 el mas Constante. 

Fundamento 84. Situs partUm sonstantissimus est. Re- 



Digitized by LjOOQIC 



ceptacuU situm in ordwibus .maguifeei* Tfumtfartwf. 

La situación de las partes $s muy constante; pojr tanto te 
vftlió Tournefort. de la del receptáculo para establecer las sec- 
ciones ú órdenes. , 

FrotiAMSNTo $$,J>ttá6rflATsguIarÜatm ninmmfecii 
Rivinus. " ^ i , 

Ki vino atendió demasiado á la regularidad dejos pétalos. 

Fundamento 8&. Nectatiutn maximifeeit natura. 

Pistinguió mucho la naturaleza -el nectario. . v 

Fundamento 87. St amina et eaHx:>,luxuric{tÍQt{ibus m- x 
mis obnoxia y fetaUs htm €tntfar*'smkr ¿m^ 

Los estambres y el cáliz* s$ipp ^aos^gjsfcofcé la lozanía,: 
son mucho mas ciertos que los pétalos. 

Fundamento 88. Veritarpü strJtcttírfcak antecessora 
bus Botanicis trita, innumr\s mWftfy doéwtse Wtw& vak~ 
re , quam ii frediderant. ^ ; ;*- : , : -*» ^;; 

La, estructura del-peric^jrpiíp zftn&dfc$<& lps ( £otán&Oi an- 
tecesores enseña con ionumerabks exempW que vcvle imoaos 
de lo que ellos creyeron. ■ .< . ; 

Fundamento 89. LuxurianUs flore* cunttchi , H tnutila- 
ti, ut monstrfi mkulw in g.etwu^WQ^ 

Las flores-; lozanas eunucas y/miiteteda* i^rakojDísonstraosas ' 
no sirvepjparaconstitiúr.lp^generQSi .fu ; s ' , 

Fundamento 90. Multiplicati et pleni flores d perian- 
thío et ínfima serie peta¡orjtín AK tái pr^ffef^ d prple s judi^ 
eantur. .-^ >. 

i 'Los caracteres gí^érkQ$í^lRflp^:IWtíltiplkada y plenft se 
toman del periantio y^ft'J&sfrjftipfc^w de \o$ pétalos | : así 
como se determinan en la prolífera por la flor natural de la que 
provino. * • V ^ v; . . x ., '• - • ^ 

Fundamemto 9 r 9 . GfasrJpt&r 4SA definfoi? gMtfi? f itaqw 
triplex datur ■.; /^/íW«/v,^*^^íf^^'#4f*f ^<í- v 

El carácter que constituye la difinicion del géfl$ro se di¡vi-, 
d$ £j»-fec$icio- esencial, ypneí¡u*f*l¿;~; \ r^rr r>* / ow \ - 

Fundamento 92. Essentialis ¿araeter nofam generi cui 
qpplicatur , propriissimam , et singular $m subministrad 

El (-arácíer, esenc¡4 $u#wH$fr^ fa íO^píttpísüma.y siag»?, 
lardeí.géneco . al<jutal v ¿Q »sik^\ ^\l "V o*un«..w^. * 



Digitized by LjOOQIC 



botánica; 251 

• Fundamento 93. Factitius character genus> áb alus 
generibus ejusdem tantum ordinis ariificialis distixguit. 

El carácter facticio distingue el género de entre los demás, 
que son solamente del mismo orden artificial. 
.¡, ( Fundamento 94. NaturaHs character notas ontnes genéri- 
cas f os sibiles allegat , adeoque essentialem etfactitium includit. 
^ El carácter natural presenta todas las notas posibles , tanto 
que incluye el esencial y el facticio. 

; Fundamento 95. Character factitius succedaneus est; 
essentialis optimus, sed vix ubique pessibüis. Naturalis Mf-* 
fieUHxne tlabordtyr, alabórittus dutem basis est omnium sys- 
tematum , gen^rum infallibilis cuetos, omnique systemati pos- 
sibiti > et vero applicabilis* 

f El carácter facticio es sucedáneo , el esencial es el mejor; 
pero no siempre se puede hallar. El natural se compone difi- 
c^tosísúnamente ; pero una vez . compuesta , es la. base de to- 
dos tos sistemas , el conservador infalible de todos los géneros, 
y aplicable á qualquiera sistema. 

Fundamento 96. Naturalis character ab omni Botánica 
Une a tur eportet. 

Es necesario que todo Botánico siga el carácter natural. 
~ : Fujíi? amento 97. Character naturalis frúctificationis no* 
tas omnes diferentes , et singulares, per singtdas suas spe- 
cíes convenientes retcnsebit , dissentientes vero sileat. 

El carácter natural ha de expresar todas las notas de la 
fructificación de k estructura diferente y singular , que con- 
cuerdan en cada una de sus especies, excluir las que son dese- 
ncajantes; y nó hacer mención de ellas. 

Fundamento 98. Nullus character infallibilis est ante* 
quam secundum omnes species directus est. 

No hay carácter alguno infalible , si no se yerifica en to- 
4*s s¡ms especie*. •.' .- • • « •':: • •»-•. */ •• f»'« ..•• .. '..'.; 

Fundamento 99. Inflorescentia notam\ ckaracteristieam. 
non dabiu - : • • - ;; - -■••..< r * ■• ^ ; •• . «■ : 

El modo de florecer no suministra nota alguna caracte* 
astica genérica. , * ; * 

< Fwd*mekto 106* Character ncmen<gtnerúum in fron- 
tispicio gerat. .. ' . ^ t l 



Digitized by LjOOQIC 



2$2 BOTÁNICA. 

En la exposición de los caracteres debe ponerse arriba el 
nombre genérico. 

Fünb amento i oí. Un a queque sp e cié s fruc tifie ationis in 
char adere naturali no*vam ordiatur lineam. 

Quando se describe el carácter natural , cada especie ó par- 
te de la fructificación debe empezaren reglón aparte. 

Fundamento 102. Nomen partís fruetific antis lineam 
differentibus litteris inchoabit. 

£1 nombre de la parte de la fructificación empezará el ren- 
glón con letras diferentes.. 

Fundamento 103. Similitudinis notatn nisi ¿extra mana 
notiorem > character nullus assumat. 

Ningún carácter se ha de explicar con símil alguno , á no 
ser que se tome de alguna cosa que sea mas conocida que lá 
mano derecha. 

Fundamento 104. Notas convenientes $ terminis campe*-* 
diosrdescribat character. 

£1 carácter ha de expresar en pocas palabras las notas que, 
concuerdan. 

Fundamento 105. Termini puri eligendi, obscuri et er~ 
ronei non admittmdi sunt. 

Deben elegirse los términos puros, y no admitirser los obs- 
curos y erróneos. 

Fundamento 106. Termini necessariis plures excludendi, 
pauciores augendi sunt. 

Han de excluirse los términos que son mas de los necesa- 
rios, y deben añadirse los que falten para los precisos. 

Fundamento 107. Character in ómnibus lieet diversis- 
simis systematibuS) immuta bilis servetur. 

£1 carácter debe quedarse inalterable en todos los sistemas 
por diversos quesean. 

Fundamento 108. Genus única specie constare pote st, 
Kcet plurimis sapiuc tompinatur. 

£1 género puede constar de una sola especie > aunque las 
mas veces se componga de muchas. 

Fundamento 109. Quod valet de charac tere genérico 
valet eiiam de tlatsko* Hctt in hoc lati$cs\stm*ntur*mHÍa. 
Las reglas que sirven para el carácter genérico > sirvan* 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 253 

también para el clásico , aunque en esté se admiten con me- 
nos rigor. : 

Fundamento rio. Classis genere magis arbitraría est, 
utrisque magis ordo. 

La clase es mas arbitraria que el género , y mas que estos 
el orden. 

Fundamento i i i. Cías se s quo magis naturales , ea cate* 
ris paribus , prastantiores sunt. 

Quanto mas naturales se establecen las clases en igualdad 
de circunstancias , tanto son mejores. 

Fundamento na. Cías s es et or diñes nimis longa , vet 
Jtlures dijRcillim* sunt. 

Las clases y órdenes demasiado largas 6 en crecido nume- 
ro son dificultosísimas. 

Fundamento 113, Ordo genera ínter se magis affinia 
proxime collocabit 

El orden tendrá inmediatos unos á otros los géneros , que 
entre sí son mas afines. 

Fundamento 114. Habitui plantar um adeo adharere 
ut rít* adsumta fructificationis principia deponantur , est 
stultitiam sapienti* loco quarere. 

Es necedad guiarse tanto por la faz de las plantas , que se 
abandonen los principios de la fructificación después de bien 
determinados* 

ARTICULO IV. 

De los nombres genéricos. 

Fundamento 115. Denominatio alterum Botanices fun* 
damentum , facta dispositione , nomina primum imponat. 

Formada la disposición de las plantas, trata de ponerlas 
nombre la denominación , que es la segunda parte fundamen- 
tal de la Botánica. 

Fundamento 116. Nomina vera f l antis imponer e Bo~ 
tanüis genuinis tantum topot estafe est. 

Solo los verdaderos Botánicos pueden poner los nombres 
correspondientes á las plantas. 

Fundamento i 17. Nomina omnia sunt in ipsa vegeta- 



Digitized by LjOOQIC 



2f4 JOf ANÍCA. 

bilis eHuntiafiofa vtlmuta ut cías sis f ct ordinis; v el sonora 
ut genericum, specificum et varians. 

En la enunciación de los vegetables se suprimen los nom- 
bres de la clase y del orden ; y se expresan el genérico especí- 
fico y variable. 

Fundamento i i 8. Quacunque fiante genere conveniunti 
eodem nomine genérico designando sunt. ! 

Todas las plantas que convienen en el género se han de 
denominar con un mismo nombre genérico. 

Fundamento 119. Quocunque e contrario planta gene* 
re differunt , diverso nomine genérico designando sunt. 

Por el contrario todas las plantas que se diferencian ea el 
género se han de designar con distinto nombre genérico. 

Fundamento i 2 oí Nomen genericum in eodem genere, 
unicum erit. 

£1 nombre genérico ha de ser único en un mismo género* 
Así como cada nombre debe significar un solo género, 
igualmente debe gozar cada género de su propio y distinta ' 
nombre. Tenga pues cada especie su nombre genérica cierto y 
determinado, y no se diga aconitum seu napellus, Chama- 
drys seu scordium, aquijolium seu agrifolium. 

Fundamento i %i. Nomcn genericum in eodem genere 
idem erit. . * . 

El nombré genérico ha de ser el mismo en un propio géneros 
Fundamento iM+'Notóen generiium unum idemque ad 
diversa designanda genera assumtum altero loco ex duden- 
dum erit. 

Quando se ha tomado un nombre genérico para designa? 
diversos géneros, algunos de estos quedarán sin él. 

Fundamento 123. Qui novum genus constituit eidem iro- 
meh imponer e tenetur. 

Al que constituye un género nuevo toca ponerle nombre. 
Fundamento 124. Nomen genericum immutabihjigatur, 
antequam specificum <ullum eomponatur*. ..•.•. • . 

Debe ser ya fixo é inmutable el nombre genérico antes 
que se componga algún nombre específico. 
/ Fundamento 125. domina genérica primitiva nemo sa» 
ñus introducid 



Digitized by 



Googk 



M*¿frKS)C ¿$¿ 

Ningún hambre cmefdo íirtrodpce nombras genéricos pri- 
mitivos. : l - * . " \ - 
\. ; Ftmí>A«^NTO 126; Nof^nagenéritó *t dnobus voeabu- 
lis integris ae* dist^ictis falta ¿'República Botánica rcle± 
gandd sunt. - ••.•:■ l > ' tJ -¿ 

Los nombres genéricos formado* de «do* Toces enteras f 
distintas ib hu% de ^desterrar de la Botánica. 

FaítoAMEKTó^iü?: -Ncmina^ gerntric-a-f^ duábus *oocabu< 
lis latihis imgtti H &iq$a¡$Hfr sunt» 

Los noiktees i genéricas conípuestos de dos voces latinas 
enteras y unidas no se dcb^n usar, '" 

Fundamentó vifo* Nomina* genética ns vocabulo graco» 
it latino, similibusque hybrida non agnoscenda su*P¿ úím 
< Ift* nombfes'gti^tt)^ de 

ot^ laríw no se\han-dfei «probar. ;,t 

Fundamento 129. Nontitm genética ex uno vo cabalo 
ftdfoáúrif'^któ&fNtrt*} <#l&r o* integro cmposita, Botani- 
ces indigna sunt. " . c m ., í> »';,-■ • , 

LhGs' ñVtílbm g*ü6tka% compuestos de un término que- 
brado y de otro entero no merece da aprobación de los Bóh 
tánicos.-'- ': - : -¡ •- - y ?Awr¿s <o'n^:.: 

Fundamento 130. Nbmen genericum cui tillaba una vel 
altera prééfdnkkr } " Ut^aU^ signi- 

Deberá excluirse todo nombre genérico á quien se le pon<* 
ga antes una fr otra sílaba, que dignifique y haga relación á 
otro género. - : . ; 

FiwbAiiKItWijí. Nmitm genérica m oídas drsinen- 
tia h foro Botánico riUganda' sunt. ^ . ,.Vi v4i _ v~\s , i-^ 

Los nombres genéricos que acaban en oides no se deben 
admitir eú la Botánica. < 1 

x Fundamento 132. Nomina genérica ex alus nominibús 
genericis, cum sillaba quadam in fine addita, confuta, nm 
fia cent. '-."'V , ';— . :./ v r.v; ( ^"....^ »' .:•:. ; - ¡ //:: - ; 

Los nombres genéricos formados de otros Hombres genérk 
eos aliadíéhd&ltt tíguáa^sífaba úi fin ¿ n¿ st deben aprobar! 

Fundamento 133. Nómina genérica sitnili sonó exeuu* 
fia , ansam preebent cótfusionis. , j . 

tomo 1. hn 



Digitized by LjOOQIC 



2 $6 BOTÁNICA* 

Los nombres geb¿ rice* qu^itfiabaa^tt wa^misp&as sílabas, 
dan lugar á la confusión. <v ¡a 

Fundamento 134/, £f^in*$*ti¿rU*% \q*4.e# grata w/ 
/¿¿¿i* lingua<ra¿icm nmhábtnJk * rejvitnda, smt. /. ; 

Los nombres genéricos que no se derivan dti 1^ lengua 
friega ó latina dwardesechirsft , ,¿1— .; : ,..;,." w . . _ ' 

Fundamento. xfaí&faáink gtnttka .plantariim , rum 
zoóligorum ¿t JithologQtim ^<h*:*nairtnc.l&tvr¿f 4<m mmia. , si 
¿Botantes* postra. atHtmia ^ ^adi^^ ffWÉ^ftda ^uHK > úl 

Si los nombres genéricos de las plantas que son cpnjunes á 
los que han escrito de animales y piedras se ¡hubieren tomado 
posteriormente p«r los Botánicos , debe^deixíuJQs estos pata el 
uso de aquellos. < x, :. ,u •„ ^ •• v ./;\^¿ f T, -:'*Y :*' . t »r'\v\ ;s 

Funbátcento &3ÍL ¿S^to^ 
Pathologorum y Therapeuticorw/n > vel Jbrtififiutn twtncHcla- 
turis communid , omütenda swtt* A ., y * . - : m >■ ... 

Se d^ben omitir los némbreá^néfró* qw iisaa Idsí Aw-i 
tómicos , Patólogos ó Artesanos. . i'-* u t "i .*.:..» 1 

Fundamento ¿37c^i^¡MftAM gtnctik* cwt##r¿a sptcüi 
atíiui sui l generis ^m^alsunt? itr 1 t.d jmuv ...: , : v . : ..' f 

Los nombres genéricos contrarios á alguna especie de su 
género son malas!... .-.*•. va, ^ r.uvu'/L .o~< oi^ijí/ • _, í 

.. FíüKDAMíüfwx, 138^ «^¡MmvjMirr^ 
ordínum naturalium nomenclaturis cmm*tíi&, ¿mttcn4é\ 
sunt. ' '. • .'^*f."> ii. o>!. jfítg f>ídrr^>f! ohot *r "*.. , <m ¿.-.« I 

Los nombres genéricos comunes con las denominaciones de 
las clases y órdenes naturales deben omitirse. 

Funb&Aívtq iqty. £iornin&gfárUa4w 
gua latina contorta, 2«*mtt&*^/tr*W4#^ 

Los nombres genéricos diminutivos y. saéados * cqji violen- 
cia de la lengua latina , aunque too son tes piejores , se han de 
tolerar.-. 1 \...\ f «* ¡ r u>^-:; ':/: ^'.t ww, .•."*" . s 

Fundamento 140. Nomina genérica adjectiva svJtsfM* 
fMr ptjorat *tmt. ,.,-; , ^-. ^F»-,:*!,* > .l^'^oA":. - .' 

Los nombres genéricos «'djbtiyQf sqp peore§;qU£ los inibfn 
taotivos¿ 

Fundamento 141. NominOm ¿cntrmtJim* akuti dafo 



Digitized by LjOOQIC 



mí Jawtoruní ¿ "'• éoffritikrfykel-fo ú lia' Hrft ülustriuto memo* 
riam conservandam , vel favor em captandttm. 

No 1 está blén abusad de los tiombres genéricos para conser- 
var la miniaría ^de to$ safctes-y ! k de- los hombres eminentes 
en otras facultades, a fin de congraciarse con estos* ]t 

- < l^¿ÁMárf*b- *| 4á' * IÑtítohitogdcrfta : PMih* , Deérum 
ficta, Régum consecrata , et eorum qui Btitanfat ttudintñ 
jfroth&óctuñt ictíneo. ^ Ai "*•■-. ; - ] T 

Conserva Linneo los nombres genéricos de los Poetas, dé 
tos ÉKbsé^éUá^SftllKAft^ Üe Atí&lbeyé&yp&e tóaos lo* va- 
rones que ptpmoviéra¡Mi v üe^^ 7 ' '' 
-»>Íteijíbtátíriki>*4fr Üfi^S-géHífk* ad Éotanüi Une- 
meriti memoriam eonseryandam coñürueta,, sánete ser*oo. 

- Retiene f£H$iosainetft# tihheo los rfojplbres genéricos que 
sirven para conserv» Y k^tó^a ád^lgiW Botánico bénemé- 
itftR™ ohrÁBStnsb ¿ojhónsg : ^Líimi ¿ol l>- . '>:, >■ /■ ' .. 

Fundamento 144. MttMíiki^geniriVaqn* citra noxam 
&ohmÍñ¿^fóiM¡mt\*c , tohrdHdebent. 

Los nombres genéricos impuestos ;síñ detrimento de la lio- 
tóki^iW^wál^cfkkfttetártdfe áe^deben toleran 

Fundamento 14$. Nomina genérica $ ¿¡tt¿e <haractereni 

&mtimii^fat)mft**w 

Los nombres genéricos que explican el carrete* tendal , 4l 
1* fez de la planta,- son * tes Afires; - • > < : * • 

Fundamento 146. Netidnií-gfkerica Patrtm Botanices, 
g¥Í&a^&4Úíili¡i p&iWisiiWWttHtri Hebeni , etiam usita- 
tissima et offiin*Pt¿^ ^&U\xüv\\A \% t h\v i t * - ..• . ¡ • i 

Los riottíb««^ettéiáéés ^é^tóéwá losíí^dres d^k Botá- 
nica , griegos ó látínds; s^soft4ifetf^?'Sd deben fcéíftsítfVáf ctei 
mismd modo qué los Vulgares y >of&inal£$. v \í 

Fundamento 147. NééttígentritwH antiquum , anticuo 

£1 nombre genérico antiguo conviene 1 al gétíero'ataiguo* 
-".' femfckHBtf^ dignufo aUo liset 

dftiort,feYmMar^HbH tícet. ' 

Kose debe tanda* tirt nombre genérico bien aplicado, pa- 
ra poner otro que sea mas apto. : >< v ' i - *** '■ 
'-' F^AÍtt»W # S<^ 



Digitized by LjOOQIC 



£$8 BGTANÍCAu 

supervacan^um , in aliud traffsferri non dtbtt , liuf tidtm 

aptius competer et. . * - 

£1 nombre de un género no debe pasar á otro aunque le 
competiese mejor, si no qup fueje supervacáneo, ó puesto sin 
fundamento, ¡ .> . > v . 4 ¡. ,-¿ :,:.\ ; ,-\ ?:j 

, Fükd amento i £o. Nomina genérica gMc& latinij litte- 
rispitfgenda sunt.^ .._.•..._ .,,*_' , .*; t . /., 

Los nombres genéricos griegos se han de escribir con le- 
tras latiqas. , */-*•'.-;•'. ;r ••: t ■ ■.■■ ... * 

, Fundamentas. 'Mminyfc gmititmg*\Hmin4& 

sonus, quamjíf^ipps^t t ^mlifi0m4 ^^y ^ 7 -nov- v o 

Debe facáitarse $tfaojK> §e^ fos&te L^ t^rmio^^ry/ caden- 
cia de los nombres gen^ricpsT \. tW .,-. - . 

Fundamento 1 5^. Nomn^gfnefif^jNq^itdali^cnun^ 
tim dijficiliaydnwm& Íl-Vl > 

Deben evitarse los nombres genéricos demasiado largas* 
difíciles 4ft pronunciar^ q fa^tisdi^PM .^ i r r ^ ?/ / r ^: i 

Fundamento . 1 53- vft&ij^^ ta-mmi* 

artis abuti, inconsultum i$t. ,. * ,»/:;' ^ . k •... ,- I 

No es lícito abijssMr de los x£tm^&£j*f\G. 9 »í-kig?r <J& 
k*s pqint>rs$ .-gwép9<K*;vu .vi t^útttM .^i ot>:^wu^/ : 1 

g*tfrifÜgfHl&ttatfa::¿.: ¿o sur > >V: ; '">- ; •.';/::.; > - J 

Las mismas reglas militapjp^klp^qQ^brie^de lgs clases y 
órdenes qfepara: lps d$ to&^épf*^ y ; , ; f T ur > :; .'^ ^ A fi 

¿«j j r a dice , herba, et habitu petita , m^^M^t^ ** *.:kW\: 
Son; malos WpKyti^W íJ©^«§ «4*$$? y 9^í*s gjtei sft>s|caa 

deJas viríu^s^^tyerb^yrlaíí 4^ implanta.., :> ; -v 
Fundamento i 5$. ;^#»^»4: ^a^ijum fí^dftiwfk PJít/Vn, 

tvtntialfm.rt úharaftm^í^M^^h i»ri. : ://>.u 1 
Los nombres de las clases y órdenes deben inclu^ Ja npt^ 

t<e cujusdam nomine de sumía , su£ qfiOt integram*fph0rtfmiux t 
UlUxere Veteres , in.\gene%e,?$flus4^ cl#$¿$w^atur4Íibús 
tantum inserenda sunt. #oír * > (%m ^ 0U p ^ 1Síi0 q ¿1 

• t ,\ ... Solft :¿ ja^cl^e* y ;&d^v&?l «¿J^PJWflSlI jM A« de 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 259 

aplicar los nombres excluidos de la denominación del género, 
baxo de los quales comprehendiéron los antiguos una muche- 
dumbre de plantas. 

Fundamento 158. Nomina classium et ordintm único vo? 
(tfkulo consfabunt. • • 

Los nombres de las clases y órdenes deben constar, de un 
SQlp^YOcabló. , , . 

ARTICULO V. 

De las diferencias y nombres espe rífaos. • 

»:pú- l'J* ¡r .1 •••• • '.:íim «: ' '. ■• ^ «;.. ■ 

Fundamento 15 9. Perfecte nomina t a est planta nomine 
genérico tt specifito instriteta. '* 

Queda perfectamente denominada la planta á quien se ha 
dfdo el nonitee ^genérico y específico.. ; \ .: 

Fundamento 160. Nomen specificum plantam ah omni* 
bus congenerihus diithtgúat*. - ,*•'-,-, 

■ El i>ombre específico debe distinguir la planta de todas las 
demás de su género. 

-,.. ;Funp4MeKto ,i él . Nomen specificum primo intuituplan- 
tam suam manifestabit cum dijferentiam ip si planta inscrip* 
1tf(W*CQmin<íQt¿ \. .. e , n t \ - ; . ] 

£l nombre específico manifestará a la ^primera vista la pfeoi- 
tfi , pi^& condene I9 difdreack señalada en ella misma, ' 

Fundamento 162. Nomina specifica d partibus planta* 
ri^itpfrfáani&fálibw *d¿s&ffli .ádrente ; r * o f - f «i . />! 

Los nombres específicos debe» tomarse de ks partí! de 
kstpl^atts que no varían. t . y. * .vi 01 u; t A<..;j I 

Fundamento' 1 63. AÍágnitudo species mn distinguí t. 7 \ 
... ^amggnitud no distingüelas especias, j>j ; • 

Fundamento 164. Nota collatitia cum alus speefebm& 

Son falsas las notas que se C0TOp#ran-cWrks de otras ■*&+. 
RBCtó^d^.div^r$o-géner^ :':!* •;>-/ ~, : _\ c . [ ; '.<.;,\ 7 1 

Fundamento 165. Nota collatitia cum speciebus ejusr. 
4em generis u maia sm$. ' * \ - j '-' f •* • - ( * 

* .Sqq mifesi^Bw^ qufrse cote^aranc 4£e& 1« ospecies d«* 
un mismo género, ~ • \ .*■ ..■ «. 



Digitized by LjOOQIC 



*6Z BOTÁNICA. 

situación , figura, y proporción de las rarias partes "dé las 
plantas» 4 - ; - 

Fundamento i 86. Ne varietas loco speciei sumatur ubi* 
que cavendum. < . 

Siempre se debe procurar que no se tome la variedad en 

lugar de la especie. ¡ 

Fundamento i 87. Nomen genericúm singulis speciebus 

áfplicari dihet. ,.\ > < x,r . . ., ■ \ .< 

A cada, una de las especies se ha, de aplicar su nombre g*¿ 

nérico. 

,, Fundamento 188. Nomen specificum setnper genericum 
sequi oportet. 

.:. . Con v iene >que «1 nombre específico se; ponga siempre des- 
pués del genérico. t ri 
Fundamento 189. Nomen specificum sine genérico cst 
quasi campana sine pistillo. . : 
\ E \ Aombre, específicos- sin fei genérico es como una campana 
sin badajo. », ». í 
Fundamentó 190. Nomtn specificum ip si nomini genérico 
adglutinatum non erit. > 1 

No deberá el nombre específico estar unido con el ge- 
nérico, j, ¿... ....-x:.! ,-C I -.-. - ; • '...-;.. : ... 

„ Fundamento 191. Nomen specificum genuhtum est vcl 
$fóoptÍ€.um\ f vel*rsenHati.< - M . -^ 

£1 nombre específico genuino es ó synóptico 6 esencial. \ 
Fundamento í 92. Nomen \ specificum essentiale notam 
d^enentiee singular em f sueeve spetiei tantummodo propriam, 
exhibet. ... ... 

1 i £1 nombre específico esencial presenta y «acá de la dife- 
rencia una sola nota propia solamente dre su especie. » 
Fundamentó 193. Nomen specifiejum qna brevius , rb 
etiam melius 9 si modo tale. 

ti ; .Será tanto mejor el nombre específico quantb sea mas bre- 
ve , con tal que se halle. ' ~* : r. cíA 
t tt*;Fjpi^p amento 194, N9kms^'c^cu^ní^'admif4iitvo* 
cábula , n^rs quibus d congeneribus necessaria distinguitur. '\ 
£1 nombre específico no debe admitir mas palabras que- 
acuellas coa quenecesaxiameatese distingue de sus congéneres* 



Digitized by LjOOQIC 



d 



BOTÁNICA. 263 

Fundamento 19$. Nomen specificum nullum speciei suo 
genere solitaria , imponi potest. 

No se puede poner nombre alguno específico á la especie 
que es única en su género. 

Fundamento 196. Nomen specificum imponat , qui no- 
vam adinvenerit speciem, si modo necesse sit tale. 

£1 que halle alguna especie nueva , impóngala el nombre 
específico si es necesario» 

Fundamento 197. Nominis specifici vocabula non erint 
composita nominibus genericis similia , nec graca , sed tantum 
latina ; nam qub simpliciord , eb etiam meliora. 

Los vocablos del nombre específico no han de ser conv 
puestos dé nomhres semejantes a los genéricos , ni han de ser 
griegos , sino solamente latinos , porque tanto son mejores 
.quanto mas sencillos. 

Fundamento #98. Nomen specificum non erit tropis rhe- 
toricis figuratum > multo minus erroneum s sed Jideliter qu* 
natura dictitat expouat. 

£1 nombre específico no ha de figurarse con tropos retóri- 
cos , ni ser erróneo ; sino que ha de exponer fielmente las co- 
sas según las dicta la naturaleza. 

Fundamento 199. Nomen specificum nec comparativum, 
nec superlativum sit. ' _ . 1 

El nombre específico no ha de ser ni comparativo ni su- 
perlativo. 

Fundamento 200. Nomen specificum terminis positivis, 
noH vero ñegantibus. utatur: 

£1 nombre específico debe explicarse con términos positi- 
vos , y no negativos. „ 

Fundamento 201. Similitudo omnis in nomine specijko 
usurpata, dextra manu notior erit y licet et h<*c minus place t. 

Toda semejanza expresada" en el nombre específico debe 
ser mas conocida que la mano derecha , y aun con todo eso no 
es nota de las mas a preciables. 

Fundamento 20a. Nomen specificum 3 nullum adjectivum 
sine opposito substantivo , adhibeat. 

• ' t El nombre específico no debe tener ningún adjetivo sin 
que le preceda el substantivo á quien se. aplique. 
tomo i. 00 



Digitized by LjOOQIC 



264 BOTÁNICA. 

Fundamento 203. Omne adjectiviim in nomine specifico 
sequi debct substantivum suum. 

Todo adjetivo en el nombre específico debe ponerse des- 
pués de su substantivo. 

Fundamento 204. Adjectiva in nomine specifico usurpa- 
ta , e terminis artis selectis , si modo sujficientibns , peten- 
da sunt. 

Los adjetivos que se toman para formar el nombre espe- 
cífico se han de escoger de los términos mejores del arte , coa 
tal que sean suficientes. 

Fundamento 205. Partículas, adjectiva substantiva* 
fue conjungentes , nomen specificum excludat. 

Se deben excluir del nombre específico las partículas que 
unen los nombres adjetivos con los substantivos. 

Fundamento 206. Nota distinctiva partes plantarum, 
non vero adjectiva in nomine specifico dhtinguant. 

Las notas distintivas deben separar en el nombre específico 
las partes de las plantas , y no los adjetivos. 

Fundamento zoy.Parenthesin nomen specificum nun- 
quam admittat. 

£1 paréntesis nunca debe entrar en el nombre específico. 

ARTICULO VI. 

De las variedades. 

Fundamento 208. Nomini genérico ct specifico etiam 
varians , si qüod , addipotest. 

Ai nombre genérico y específico se le puede añadir tam- 
bién alguno variable si le hay. 

Fundamento 209. Nomina genérica f specifica et va- 
riantia litteris diversa magnitudinis scribenda sunt. 

Los nombres genéricos , específicos y variables se han de 
escribir con caracteres de diverso- tamaño* 

Fundamento 210. Sexus varietates naturales constítuit; 
reliqua omnes monstrosa sunt. 

£1 sexo constituye las variedades naturales ; todas las de- 
mas son monstruosas. - ; 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA* 2 6 £ 

Fundamento ai i . VarietaUs manir osas constituunt flo- 
res mutilati , pleni , proliferi ; herba lujuriantes ,fasciata, 
plüata > mutüatA : in numero , figura , proportione , et situ 
pariium omuium; nec.noñ suepius tolor ., odor* sapor et tempus.. 

Constituyen á las variedades monstruosas las flores mutK 
ladas , multiplicadas, plenas y prolíferas ; las yerbas lozanas, 
faxadas, plegadas, mutiladas; eaquanto al número, situación, 
figura y proporción de todas las partes ; y las mas veces tam- 
bién el color , olor* labor ly el tiempo^ 

Fundamento 2 1 2. Varietates U vis simas non curat Bo- 
tanicus. .". . . % . 

£1 Botánico desprecia las variedades muy leves ó de po- 
ca entidad." -» ■ • 

. .Fundamento % I a. Foltorum luxuriatio in oppositiom et 
compositione facillime accidit. Crispa et bullata folia omnia 
monstrosa sitnt* i f í ; ,- - . 
: Las hojas compuestas y las sencillas' opuestas se hacen lo-* 
zanas con mucha facilidad. Y todas las hojas rizadas y entu- 
mecidas son monstruosas. . 

Fundamento 2*4.1 Morbosa* plantas , roel etiam éeta- 
tesinnominibus varistatupt^as^umere , sapius superfluum est. 
w .Xas mas veces es inútil poner en los nomhres de las va* 
riedadcs las 'plantas enfermizas y susedkdes* 

Fundamento 215. Color facillime variat prasertim ex 
¿cerúleo rubrowe ,in álbum. 

- . El color lacrímente varía , coii especialidad el azul y en- 
carnado, que se mudan en blanco.. 

Fundamento 2.16. Lqcus aquosusfilda inferiora, mon~ 
tanus autem superior a sápiusjindit^ ., 

£1 lugar aguanoso suele criar plantas con las hojas de 
aíbaxo cortadas ; pewk el montuoaí) mas bien produce: cortadas 
las de arriba. 

Fundamento ^17; Pldnta naiuralix nomine , txaHetati- 
bus opposito , notdri non deket. 

La planta natural no se debe notar con nombre opuesto á 
las variedades. 

í * .Fundamento 218. Cultura tét varié tatum mater , op» 
f tima quo.que varietatumexaminatrix est. 



Digitized by LjOOQIC 



266 botánica: 

La cultura , madre de las variedades , es también la que 
mejor las da á conocer. 

Fundamento 2 1 9. Vdrietates diversas sub sua specie 
colligere , non minoris est, quam species sub suo genere eolio- 
tare. 

No es de menos momento recoger las variedades diversas 
baxo de su especie > que colocar las especies bazo de su gé- 
nero. 

ARTICULO VIL 
De los. sinónimos. 

Fundamento 220. Synonyma sunt diversa phytologorum 
nomina , eidem planta imposita, caque genérica, spectfica et 
variantia. ;.;.v > . •» 

Los sinónimos son diversos nombres , que pusieron los Bo* 
tánicos á una 'misma planta , y se dividen en genéricos, espe- 
cíficos y variables. 

Fundamento 221. In synonymis nomen optimum agmen 
dueat, quaie sit nomen aliud sHectumaut auctoris proprium. 

En los sinónimos debe ponerse primero el nombre mejor, 
qual debd ser el escogido de los demás que tenga la espede, ó 
el propio que forme el autor que arregla los sinónimos. 

Fundamento 222. Synonyma eadem conjungantur. 

Todos los sinónimos de la misma planta deben estar unidas. 

Fundamento 223. Symmyma\smgulam i movamordiantur 
lineam. ..'•- -'- - '• - ; •'.■;,,* 

* Cada sinónima debe empezar renglón aparte; 

Fundamento 224. In synonymis auctor et pagina ubique 
indi canda sunt. 

En los sinónimos se debe apuntar- siempre .el autor y la 
página. ■ »- 

Fundamento %i^ In coshple4a synonymorum cohorte in- 
ventor em asterisco notare piolet 

En la clase completa de los sinónimos estará bien señalar 
el inventor con una estrellita. 

Fundamentó 226; Nomina regionufn vernácula wel cx- 
cludenda vel ad finem synonymorum >collocanda sunt. 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 2ÓJ: 

-, Los nombres provinciales , ó se han de excluir de los sinó- 
nimos , ó colocar al ñn de ellos. 

ARTICULO VIII. 

De la adumbración 6 método de escribir la historia 
completa de las flautas. 

Fundamento 227. Adumbrationes historiam planta con* 
tinent , uti nomina , etpnologias , classes } characteres , di/fe* 
rentias , varietates , synonyma, descriptiones , icones, loca, 
témpora. 

La historia de las plantas contiene los nombres , etimolo- 
gías, clases, caracteres , diferencias , variedades, sinónimos; 
descripciones, figuras, lugares y tiempos. 

Fundamento 228. Descriptio est totius planta charac** 
ter naiuralis y qui describat omnes ejusdem partes externas. 

La descripción es el carácter natural de toda la planta, 
que debe manifestar todas sus partes exteriores. 

Fundamento 229. Descriptio compendiosissime , ta- 
men perfecte terminis tantum artis si suficientes sint , par- 
tes depingat secundum numerum , figuram , proportimem , et 
situm. 

La descripción debe descifrar breve y perfectamente con 
los términos solos del arte si son suficientes; las partes según el 
número , figura y situación. 

Fundamento 230. Descriptio ordinem nascendi Je- 
quattir. 

Las partes dé las plantas deben describirse según el orden 
que guardan en el nacer. 

-w Fundamento 231. Descriptio distinctas partes planta- 
rum in distinetis paragraphis tradit. 
-- La descripción leparte las diversas partes de la planta en 
distintos parágrafos. 

, Fundamento 232. Descriptio justo longior aut brevior 
utraque mala est. 

•;■ Es mala & descripción mas larga ó mas breve de lo que 
corresponde. ... ♦ 



Digitized by LjOOQIC 



2Ó8 BOTÁNICA. 

Fundamento 233. Mensura magñitudinis d mam de- 
sumita , in plantis convenientissima est. 

La medida de la magnitud tomada de la mano, es muy 
acomodada en la descripción de las plantas. 

Fundamento 234. Icones magnitudine , et situ natura- 
li depingehda sunt. 

Las figuras deben .manifestar la magnitud y situación na- 
tural de las partes de la planta. 

Fundamento 23$. Icones óptima omnes planta partes, 
licet mínimas fruc tifie ationis exhibeañt. 

Las mejores ¿guras son las que presentan todas las partea 
de la planta , aun las mas menudas de la fructificación. 

Fundamento 236. Loca natalia plantarutn rcspiciunt 
regionem, clima , solum , et terram. 

Los lugares en que nacen por su naturaleza las plantas son 
respectivos á las regiones, clima, suelo y tierra. 

Fundamento 237. Tempus vigendi , germinandt ;, fron* 
descendí , effiorescendi , vigilandi , fructescendi , defoliandi, 
indicat clima. 

£1 tiempo de estar las plantas en su vigor, de germinar, 
de arrojar sus primeras hojas , de florecer ó echar sus primeras 
flores , de velar , de madurar las semillas y frutos , y de caer-s 
selas las hojas , indica el clima propio de cada planta. 

ARTICULO IX. - 

De las virtudes. 

Fundamento 238. Vires plantarum d/ructtficatione de- 
sumat Botanicus , obsérvate sapore , odore , colore , et loco. ■> 

Inferirá el Botánico las virtudes de las plantas por la fruc- 
tificación , atendido también el sabor, olor, color y lugar. 5 

Fundamento 239. Planta qua genere conveniunt , etiam 
virtute conveniunt , qu<e ordine naturali eontinentur , etiam 
virtute proprius accedunt : quaque classe naturali congruunt 9 
etiam viribus quodammodo congruunt. 

Las plantas que convienen en el genero, convienen tam- 
bién en las virtudes ; las que están comprehendidas baxq de un 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA* 2^9 

iñismo orden natural tienen su uso medicinal muy semejante; 
y las que pertenecen á una propia clase natural gozan en algún 
modo de las mismas propiedades. 

Fundamento 240. Graminum folia pecoribus et jumen- 
tis lat a pascua: semina minora avibus> majora hominibus 
esculenta sunt. 

Las hojas de las gramas son pasto gustoso al ganado ma- 
yor y menor; las semillas menores sirven de alimento á las aves, 
y las mayores á los hombres. 

Fundamento 241. Stellata diurética sunt. 

Las plantas que se llaman estrelladas excitan la orina. 

Fundamento 242. Asperifolia magis minusve olerácea» 
mucilaginosa et glutinosa sunt. 

Las plantas de las hojas ásperas mas ó menos buenas de 
comer son mucüaginosas y glutinosas. 

Fundamento 243. Lurida sunt planta suspecta. 

Son sospechosas las plantas de color pajizo sucio. 

Fundamento 244. Umbellata in siccis aromática cale* 
facitntes et pdlentes ; in aquosis venenata sunt radice > et 
seminibus pollent. 

Las plantas umbeladas que se crian en lugares secos son 
aromáticas , calientan y expelen ; las que crecen en lugares 
aguanosos son venenosas, y toda su virtud reside principalmea- 
te en la raiz y semillas. 

Fundamento 245. Hexandria r adices sccundum sapo- 
rem, et odorem eduUs sunt. 

Las raices de las plantas, que por tener seis estambres 
constituyen la clase llamada hexandria , son comestibles según 
el olor y sabor que tengan. 

Fundamento 246. Bicornes adstringunt ; sed bacca 
acida esculenta sunt. 

Las plantas cuyas flores tienen los estambres con dos as- 
tas son astringentes ; pero sus bayas agrias son comestibles. \ 

Fundamento '247. Icosandria fructus pulposus est escu* 
Jentus. 

Es comestible el fruto pulposo de aquellas plantas cuyas 
flores tienen mas de veinte estambres sentados en la parte in- 
terior del cáliz , y forman la clase llamada icosandria. 



Digitized by LjOOQIC 



¿*7° BOTÁNICA. 

Fundamento 248. Poliandria plerumque venen ata est; 

Por lo común son venenosas las plantas cuyas flores tie- ' 
nen mas de doce estambres sentados ó insertos en el receptácu- 
lo , y constituyen la clase denominada poliandria. 

Fundamento 249. Verticillat* sunt fragrantés , nervU 
n# , resolventes et pellentes; folia virtute pollent. 

Las plantas que tienen las flores puestas en rodaja son fra- 
grantés, nervinas y resolutivas, expelen y promueven la le- 
che , el sudor , la orina y el menstruo ; y su virtud sobresale en 
las hojas. 

Fundamento 250. Siliquosa aquosa acres , incidentes, 
adstringentes et diurética sunt ; exsiccatione imminuitur 
virtus. 

Las siliquosas son aquosas , acres , incidentes , astringen- 
tes, y promueven la orina ; pero al secarse pierden mucha 
virtud. 

Fundamento 2$ i. Colunínifera tnuc il agino s <e , lubrican- 
tes , obtundentef, et matur antes sunt. 

Las columníferas son mucilaginosas , lubricantes , embotan 
y maduran. 

Fundamento 252. J* apilionaceorwn folia jumentis et pe- 
coribus , semina variis animalibus esculenta , sunt farinácea 
et jlatülenta. 

Las hojas de la^ plantas que tienen las flores papilionáceas 
ó semejantes á la mariposa , sirven de pasto al ganado mayor 
y menor , y sus semillas farinosas y flatulentas sirven de ali- 
mento á varios animales. 

Fundamento 253. Syngenesia compositorum in medicina 
receptissima communiter amara. 

Son muy recibidas en la medicina , y suelen ser amargas 
las plantas cuyas flores son compuestas , y tienen las anteras 
unidas á manera de cilindro , y forman la clase llamada singe- 
nesia. 

Fundamento 254. Orchidea sunt aphrodisiac*. 

Las plantas que- componen el orden de los orchis excitan 
la venus. 

Fundamento 255. Connifer* sunt resinífera , et diuré- 
tica. 



Digitized by LjOOQIC 



botánica; 271 

Lasque producen pinas son resinosas y diuréticas^ 

Fundamento 256. Cryptogamia vcgetabilia sapius sus» 
psc£a\cmtónét- .'■ • • .*! ■>■ .' > 

Los vegetables cuyas flores y semillas son pequeñas é im- 
perceptibles á la vista , componen una clase con el nombre de 
criptogamia , y sus efectos comunmente son sospechosos. 

Fundamento 257. Planta floribus nectario d petalis 
distincto commumtkr/uénenalasunt. I Y ' \ 

Son venenosas por lo regular las plantas cuyas flores tie- 
nen el nectario distinto de los pétalos. 

Fundamento 258. Lactescentes planta communiter ve- 
nenata sunt , minus autem semiflósculos*. i 

Las plantas que arrojan leche son venenosas por lo común, 
pero lo son menos las semiflosculosas. 

Fundamento 259. Locus siecus sapidiores , suceulentus 
insípidas magis , aquosus sapius corrosivas reddit. 

El lugar ó terreno seco produce las plantas mas sabrosas; 
el xugoso insípidas í y el aguanoso comunmente las cria cor- 
rosivas. 

Fundamento 260. Qúalitates plantarum in quibus vires 
subsistunt indicat sapor % odor , color. 
• : El sabor , olor y color indican las qualidade9 dé las plan- 
tas en las quales subsisten sus virtudes. f 
v, 1 Fundamento 261. Sápida et suavéolentes bona sunt, 
nauseosa *t grjtveotentes venenata sunt. 

Las plantas que saben y huelen bien son buenas; las fastí* 
diosas y que huelen mal so»/ venenosas; »..' Y-Y 

Fundamento 262/ lAtnbrosiaca sunt analéptica r fra~ 
grantia orgastica , aromática excitantia j tetra stupefa- 
tüntia , nauseosa corrosiva. 

i Las plantas de suave y delicado olor corroboran las fuer- 
zas; las fragrantés aumentan las funciones vitales rías aromáti- 
cas alegran el ánimo; las de olor ingrato entorpecen, y las nau- 
seosas son corrosivas. 

Fundamento 263. Color pallidus insipidutn, viridis cru- 
dum , luteus atnarum , ruber deidum \ albus dulce , niger 
ingratum indicat. 

El color pálido indica el sabor. insípido , el verde al cru- 
tomo i. pp 



Digitized by LjOOQIC 



2J2 BOTÁNICA. 

do , el pajizo al amargo, el roxo al ácido, *T blanco al dialce, 
y el negro al ingrato. 

Fundamento 264. CEconomüus usus plantarían gtneri 
humano utilissimus est. 

El uso económico de las plantas es útilísimo para todo el 
género humano. 

ARTICULO XII 1 . 

Del sexo de las plantas. 

Fundamento 337. Initio rerum ex omni specie ^fiwii- 
Hum unicum sexns par creatum fuisse contendimus. 

Pretende Linneo que al principio de las cosas fueron cria- 
dos dos sexos de todas las especies vivientes. 

No se sabe que el Omnipotente haya hecho nueva crea- 
ción alguna desde que crió el mundo; pero consta que los vi- 
vientes se han multiplicado por medio de su generación y pro* 
pagacion continuada. 

£n el córenlo de la semilla reside una porción de la medu- 
la de la planta , la qual fecundada por la substancia del leño 
que $e halla en las 'anteras u órganos masculinos, arroja otra 
planta del todo semejante á aquella que la produxo; de lo 
qual se colige que después de su creación se ha continuado por 
medio de la generación, a la qual contribuyen los cotiledones 
de la semilla» 

Nadie admirará en vista de esto el que se < reproduzcan las 
mismas especies atendida su mucha* fecundidad y propaga- 
ción; pues hemos visto que un grano de maiz da en sol? 
una fecundación, ó de un solo pie» dos mil semillas, de lá anu- 
la tres mil , del parasol quatro mil , de la adormidera treinta 
y dos mil, y del tabaco quarenta mil trescientos y veinte. 
Fundamento 13 38. VJegetabilia stnsationt * licet desti* 

1 Se suprimen tos artículos X y siet/mas botanices que h$ habido de 

XI, que tratan el primero de la Biblia* Rivino , Loeflíng , Rayo , Tournefbrt 

teca ó libros botánicos > y contiene 47 &c. distintos del de Linneo , que conv 

aforismos desde el 265 hasta el 311, prchende 25 aforismos desde el num. 

•tubos inclusive: 7 el segundo de los 3x2 hasta el, 336 inclusive. 



Digitized by LjOOQIC 



botánica; 273 

iuantur aquejante? ae animalia vivere probat ortus > nutri- 
ría , ¿etas , tnotus h propulsux, morbus , tnors , anatomía , orga* 
nismus. 

Aunque los vegetables carezcan de sensibilidad, viven tam- 
bién coma los animales , y lo prueban su nacimiento, nutri- 
ción f edad, movimiento, propulsión , enfermedades , muerte, 
su anatomía y organización. 

Nacen todas las plantas y se engendran de la semilla , co- 
mo queda explicado. Se nutren , según Kilbel , de una tierra 
delgadísima , y según Hales, de agua y ayre. Es en ellas bien 
respetable la edad de infancia , puericia, adolescencia, virili- 
dad y vejez. En quanto al movimiento observamos que las 
flores seraiflosculosas , con seguir al sol , señalan las horas del 
dia. La caléndula africana, si mantiene sus flores abiertas des* 
de las siete de la mañana hasta las quatro de la tarde, pro- 
nostica el tiempo seco ; pero si no las abre á las siete de la 
mañana , es señal que aquel dia lloverá. La draba y la triental 
se. ponen cabizbaxas de noche , y se cierran las hojas de la mi- 
mosa y del sen , habiendo estado abiertas de dia. Por falta de 
calor y movimiento en los sombríos dexan de empinarse mucho 
los arboles. En los vegetables no circulan los humores, pues 
solamente tienen un movimiento: de propulsión. Experimen- 
tan enfermedades por demasiada sed , hambre, y muchas mo- 
lestias que les causan los insectos. Mueren las plantas , y por 
esto es preciso confesar que viven. Por su anatomía consta que 
gozan de ciertos vasos como buches > donde, conservan su licor, 
de otros como cauces ó canales por donde corre, de traqueas 
con que inspiran y respiran; y últimamente , tienen otras va- 
rias partes con que manifiestan su delicada y primorosa orga- 
nización. 

Fundamento 339. Omne vivtm ex ovo ; per consequen* 
etiam vegetabilia t qysrum semina esse ova, docet eorumjt* 
ms , soboíetn parcntibus conformen producens. 

Toda cosa viviente proviene de un huevo.! por consiguien- 
te también los vegetables, cuyas semillas son verdaderos hue- 
vos, como lo prueba el fin de ellas que produce su prole seme- 
jante á ks que dieron origen. 
. Sostuvo Harveo que \qáo viviente provenía de un hue^ 



Digitized by LjOOQIC 



274 botaotca: 

vo, cuyo fin y eiencía consiste en el puotQ de vida qiie en él 
reside , así como igualmente existe en el córculo de la se- 
milla. 

Fundamento 340. Vegetabilia ex ovo provenir c dicti- 
tat ratio et experiencia , confirmantque cotiledones. 

Que los vegetables, proveqgan del huevo lo enseñan la 
razón y la experiencia , y lo confirman sus cotiledones. 

No se puede negar que todas las plantas crian semilla, pues 
Bobart descubrió la de los heléchos ; Liftneo la de los musgos; 
Reaumur la de los zargazos ó fucos, y Michelio la de los hon- 
gos. En quanto á: las, plaatas mayores ya no se duda que den 
semilla ; á mas que la presencia de los cotiledones convence 
que ha de haberla , porqué estos .solo sirven para resguardar y 
fomentar el córculo, parte esencial de ella, y ha mucho tiem- 
po que la experiencia desterró la opinión, de la geaecacion 
equívoca. ;í » \ ; ■ »' - * . -.. ' - 1 

Fundamento 341. Cotiledones anmalium provetóunt i 
vitelo oviy cui punctum vita innascitur ; ergo folia seminalia 
plantarum , qu<* coreulum involverunt iidetn sunt. 

Los cotiledones de los animales provienen de la yema del 
huevo , en la qual reside el punto de vida; por consiguiente 
las hojas seminales de las plantas que envolvieron el córculo 
son sus cotiledones. ' 

Los cotiledones , suministrando leche con que sustentan y 
crian el córculo hasta que echa las raices , hacen el oficio que 
la placenta en los animales, ' - ; v* < 

Fundamento: 34a. Prolern non ab ovo tantumnrc <d ge* 
nitura sola, sed ab utr is que simul prodirc, pr oh ant anima-- 
lia hybrida\ ratio, anatomía. • * 1 

Prueban los animales bastardos, la razón y la anatomía que 
la generación no se hace solamente por medio del huevo ni 
de la genitura sola, sino de uno y otro juntamente. , 

Son animales híbridos ó bastardos los que tienen origen de 
diversas especies,- y Jiuhca se asemejan perfectamente á aque- 
llas que los engendraron ; no pudiendo tampoco continuar su 
generación. Para prueba de este fundamento ofrece la ana- 
tomía la consideración de la placenta -y cordón umbilical; y 
-últimamente , observamos icón i renuencia que 1 la prole tere - 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA* 2?$ 

da lastiostumbresde utíóy otro dé sus padres. 

f Eü*u»ambnto 34$. Oftfum nonfecundatum germinare , »r- 
£¿¿ om«íV experüntia ; a de oque et ova vegetabilium. 

Enseña constantemente la experiencia , que el huevo no 
puede empollarse si no está fecundado; y así tampoco germinan 
Ices inie vos, de > los vegetables si no io están: 

Sábese que los huevos de las gallinas que no han tenido 
gallo para fecundarlos salen hueros: del mismo modo sucede 
con las semillas, las quales de ninguna manera germinan ni na- 
cen si no han sido fecundadas por la genitura ó polvillo de las 
antferasJ ~'- i:l¡>\.r¿.> ..- .■ - - 

Fühd aaíinto ¡ 344. Onmis species wcgetahilium fíort 
et fructu instruí fur ; etiatn ubi visus eosdem non asst- 
quüúr. : 

, Toda especie de vegetable tiene flor y fruto, aun aquellas 
en qije nú los percibe la vista. 

Delineó Valisnerio las flores menudísimas de la lemna: 
Bernardo Jussieu halló las de la pilularia : Linnfco vio las se* 
millas de los musgos: y si en la fructificación tan escondida de 
^stas plantas se han] descubierto sus flores y frutos, ¿cómo po- 
drá negarse que se hallen también en todas las demás donde tan 
claramente se manififestan? 

-I JFIündamxnto 34$. Fio* omnis instrurPur antheris et 
ttigmattbus. 

Toda flor tiene anteras y estigmas. 

Son estas dos partes las* esenciales dé fe flor, y por consi- 
guiente no fcühay sii* ellas. Solamente los irtusgqs acaso cafe- 
ceráü dé* estigma •% porque poseen ^1 -córculo desnudo ó sin co- 
tiledones , f hará la' plúmula las veces de estigma; 

Entre otros autores qué se opusieron á esté fundamento, 
fue señaladamente Siégesbeckio , persuadido de haber hallado 
uusa: yerba con flores sin anteras ; por duy a razón la impuso el 
¿nombre de an¡andria, que sigñificárpritfcdá de la fuerza viril 6 
-delanteras , que es; lo mismo ; con lo qual pretertdió destruir 
los .principio? del sistema de Limieo; pero habiendo los discí- 
pulos de este examinado escrupulosamente la¿ partes de la fruc- 
tificación de aquella yerba , demostraron é hicieron patentes 
^u^;antera% yula AétémÁniutou cúr los nombres de tus sil a go 



Digitized by LjOOQIC 



276. BOTÁNICA. 

scapo uniJJvro calyce clauso. Amenit. academ* £ági 161. u.» 

Fundamento 346. Flos antccedit omnemfruetum 9 ut ge- 
nera tio partum. 

La flor precede al fruto del mismo modo que la genera- 
ción al parto. 

£1 cólchico y la hamamelis florecen en otoño , y dan su 
fruto al cabo de nueve meses. 

Fundamento 347. Fructificado constat plantarum ge* 
nitalibus ; sic jiote scentia est generatio ,/ructus maturatio vf 
ro par tus. 

La fructificación consta de las partes genitales de las plan-* 
tas; y por consiguiente floreciendo engendran ¿ y en madurán- 
dose el fruto paren. 

Fundamento 348. Antheras esse plantarum genitalia 
masculina, et eorum pallen veramgenituram, docet essentia, 
pracedentia , situs , tempus , loculamenta , castraría , polli* 
nis s truc tur a. 

Que sean las anteras los genitales masculinos de las plan* 
tas , y su polen la verdadera genitura ó esperma , lo enseñan 
su esencia , precedencia , situación, tiempo , celdillas, castra- 
ción ó privación y estructura del polen. ■> 

Lo demuestra la situación por quanto las anteras se recogen 
debáxo del labio superior de la flor, adonde se inclina* el estig- 
ma ó genital femenino, como se observa en la salvia, en el 
romero &c. Lo enseña el tiempo , porque las flores masculi- 
nas que estaq en un pie de planta, y lgs femeninas en otro se- 
parado, preparan y perfeccionan en una ocasión misma aque- 
llas sus anteras, y estas sus estigmas» como se ve en el cáñamo 
y en la mercurial &c. Se prueba por las celdillas de las anteras 
que corresponden á las del pericarpio;' pues si las de aquellas 
son uniloculares., biloculares igualmente lo son las de este. En 
quanto a la castración ó privación demuestra la experiencia 
que si á la flojr se 1^ quitan las anteras antes que arrojen el 
polvillo , no hay que esperar; fruto alguno ; y últimamente r se 
foace evidente lo propuesto en este fundamento por la estruc- 
.tyra del mismo polvillo, que es determinadamente como la 
de la semilla. - , , 4Í 

Fundamento 349. Stigmata germini ubique adttexa esse 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 2JJ 

genitalia femenina p robot es sentía ¡pracedentia, situs $ tem- 
fus *, cams ; ufaseis sio. 

, ' Que los estigma* siempre anexos al germen sean los geni- 
tales femeninos, lo prueban su esencia, precedencia, situación, 
tiempo , caída y cortadura. 

Qoando la situación de los estigmas se halla muy arrimada 
á las anteras , como> sucede en las flores syngenesias, es mas 
segura la fecundación. E$ el mismo tiempo que están con 
mas vigor los estigmas , despiden las anteras el polvillo. Cae 
el estigma 6 sé marchita , luego que se cae ó marchita la ante- 
ra; y si aquel se corta antes que reciba el polvillo, no hay 
tampoco que esperar fruto como quando se corta esta. 
* FüNp acento 3 50. Generationem vegetabiliwnjleri me* 
diante fplHHis anthitarwfn Ulafsu sufra stigmata nuda , quo 
rumpüur folien , effiatque auram seminalem 9 qud abserbetur 
ab humor e stigmatis ; quod confirmat oculus , froportio , /o- 
£M* 9 tempus^piuvide, palmieolae y Jl(frernutantes 9 submersi, 
sfngenesia, intimo omniumjlorum genldña eonsiderjttio. 
? Que la generación de los vegetables se haga mediante la 
caida del polvillo de las anteras sobre los estigmas descubier- 
tos, con la qual se rompe el mismo polvillo, y arroja una aura 
seminal que absorbe el humor dpi estigma , lo confirman la 
vista, la proporción , el lugar, el tiempo, las lluvias , los que 
cultivan las «palmas, las flores cafcizbaxas , las que están dentro 
del agua , lasyngenesia , y sobre todo la consideración natural 
de todas las flores. 

Vio Bernardo Jussieu como el. polvillo del ácer se rompía 
deshaciéndose en ¿tumor : creyó Moríland que el polvillo se 
introducía en el germen : estableció Vaillant que el humor del 
estigma extrae la esencia del polvillo ; y confirmó Needham 
que todo polvillo arroja una' aura seminal. Habiendo los es- 
tigmas recibido ese vapor , se retiran y apartan de las anteras, 
coma fácilmente se observa en la pasionaria y otras muchas: 
flores. En la celosía se acercan las anteras unas á otras quando 
despiden su' polvillo. En el teticriala corola comprime las an* 
leras dirigiéndolas hacia el estigma. En quarito al lugar ob-f 
servamos que muy pocas veces nacen las plantas femeninas sin 
que estén cerca las masculinas. Por razón del tiempo en que 



Digitized by LjOOQIC 



&78 botánica* 

florecen cierta* plantas se comprueba también este fundamen- 
to , pues muchas que en un pie tienen las flores masculinas , y 
en otro separado las femeninas , florecen antes que af rajéji las 
hojas , porque no cubran los estigmas, y estorben que el polvi- 
llo caiga y se deslice sobre ellos , como en el sauce y. avella- 
no &c. Aplastan las lluvias el polvillo de forma que no pue- 
de romperse ,. ni enviar sus efluvios; por cuyo motivo na se 
fecundan las semillas , y queda ímiy cojtta la cosecha ; coma 
lo experimentan con harto sentimiento los labradores y jardine- 
ros. Produce también el humo los mismos efectos, absorbiendo 
y secando el humor del estigma. Los que cultivan las palmas pro- 
curan coa el mayor cuidado oogjer en; su mayor vigor las flo- 
res masculinas , para jungarlas con las femeninas; porque si es- 
tas no recibiesen al vapor de aquellas., on lugar de producir, 
dátiles pulposos , los darían acorchados , y tan débiles , que 
sembrados no podrían germinar. Las flores que están cabizba- 
xas suelen tener el pistilq m,as largo que los estambres ; y,pa-. 
ra que el polvillo pueda deslizarse sobre el estigma , es muy 
á propósito aquella dirección. Las que. están adentro de las 
aguas salen fuera al tiempo de florecer; cómo la nymphata y 
el ranúnculo aquátjco &c. 

Llámanse polygamas la* plantas y flores que gozando del 
9£xó heunafrodito en un tálamQ, pc¿een también* ó, el mascu- 
lino ó el femenino en otro. De esta naturaleza son las flores 
compuestas , y constituyen una clase natural con el nombre de 
syngenesia, que subdivide Linneo en polygamia igual, super- 
flua , frustránea y necesa*ht. ,; „- .-;.», ~* . » 

La igual consta de flóscülos hermafroditos en el disco igual- 
mente, que* en el radio, como' en la escorzonera, en la lechuga, 
en la achicoria ifcc. - . »'<*,. i\^: i. 

. La superfina participa de flóscülos hermafróditos en el 
disco , y de femeninos en el radio , fecundándose estos por el 
polvillo de las anteras de aquellos., como en la margarita, en 
k. manzanilla ¿e» la matricaria &c. , ■ 

En la frustránea ocupan eL disco los flóscülos hermafrodi- 
tos , y forman eL radio los femeninos, que careciendo de es* 
tigma, no pueden fecundar, ni dar fruto alguno, por. mas 
que abunde el polvillo de los Jhermafroditos, como en el 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. 279 

girasol , en la jacea,, «n la rudbeckia &c. 
- En la necesaria se hallan también en el disco los flósculos 
hermafroditos ; y como faltan á sus t pistilos los estigmas , no pue- 
den tampoco engendrar ni dar semillas ; y por esta razón queda- 
da su planta sin propagarse , si no poseyesen los flósculos femé- 
niños que constituyen el radio perfectos sus estigmas, como en 
fa caléndula , en el micropusiea el isfhceranthus i?c. 

Finalmente , la atenta inspección de otros muchos admira- 
bles fenómenos que manifiesta la naturaleza en las flores sirven 
para la mas real: y constante prueba de lo expuesto en el pre- 
sente fundamento. 

Hállanse en la saxífraga diez estambres con su antera cada 
uno , y circuyendo á dos pistilos , los fecundan con un orden 
maravilloso. Levántanse pues dos de aquellos estambres opues- 
tos , y acercándose sus anteras , se rasgan la una con la otra; 
para quej caiga perpendicularmente el polvillo sobre los estig- 
mas. Se apartan al otro día, y entran en lugar de los prime- 
aros otros *dos estambres , que después de haber executado lo 
mismo se retiran, y así van continuando de dos en dos, hasta 
tanto que las anteras hayan despedido todo su polvillo. 

No es monos admirable logúese* observa en la parnasia. 
Gozan sus flores de cinco estambres con otras tantas anteras, y 
al tiempo de su fructificación se< levanta uno solo sobre el es- 
tigma , y acercándosele la antera , le comunica el polvillo : se 
retira después , y como antes el estambre estaba doblado hacia 
jA estigttwr , sé dobla hacia Jtó exterior déla flor , concluido el 
acto de la fecundación 1 , para que haciendo lugar pueda otro 
«tambre executar lo mismo ; prosiguiendo con este orden has- 
ta que cada uno por sí solo haya comunicado todo su polvillo 
al estigma., 

.uRepárese también como las flores de la parietaria , yerba 
muy común , abre sus anteras y especialmente en la madruga- 
da , y echa su polvillo^ sobre los estigmas con elasticidad muy 
notable ; haciéndolo igualmente siempre [que se toquen estas 
partes con un alfiler ü otra cosa semejante. *\ 

Fundamento 351. Calyx trg&est thalamus ; cor olla au- 
leum;jilamenta vasa sftrma tic olí anthtr& ttst es ; folien ge- 
nitura; stigma vulva, stylus vagina ; germen ovarium ; ]>*- 
tomo 1. QQ 



Digitized by LjOOQIC 



28o BOTÁNICA. 

ruarpium ovarium foecundatum ; semen avum. 

El cáliz pues es el tálamo ; la corola el cortinage ; los fila- 
mentos son los vasos espermáticos ; las anteras los compañones; 
el polvillo la genitura ó esperma ; el estigma la vulva; el es- 
tilo la vagina; el germen el ovario ; el pericarpio el ovario fe- 
cundado ; y la semilla el huevo. 

Fundamento 35a. Plantarum ventriculut cst terral 
vasa chilifera radix ,• ossa tr uncus $ pulmones folia ; cor ca- 
lor ; hinc planta animal inversum veteribus dictumfuit. 

£1 ventrículo de las plantas es la tierra ; los vasos, chttí* 
feros son las raicillas ; los huesos los troncos ; los pulmones las 
hojas ; de corazón sirve el calor ; y por esto llamaron los anti- 
guos á la planta animal inverso ó puesto al revés. 

No es menester que en la planta haya corazón , porque le 
substituye el calor; fuera de que donde no hay circulación , d 
solamente propulsión , no es necesaria la acción de un móvil 
perpetuo. 

Las hojas puestas en movimiento atraen el ayre, y hacen 
el oficio de los pulmones ; y son análogas á los músculos de los 
animales. ^ 

Fundamento 353. Flos qui antheras masculus ; qui stig- 

mata f entine us ; qui utraque continet hermaphroditus dicitur. 

La ñor que contiene solamente anteras se llama masculina; 

la que consta solo de estigmas femenina ; la que de anteras y 

estigmas juntamente hermafrodita. 

El sexo hermafrodito es tan freqüente en los vegetables^ 
como extraño y raro en los animales. Era realmente necesario 
que se juntasen los sexos en las plantas; porque careciendo ca* 
si: siempre de la facultad de mudar de lugar , no pueden ir las 
unas en busca de las otras. 

Fundamento 354. Blanto qu<t floribus tantum masxulis 

■ Mas: . : - • ■;'" 

qua flor ibus tantum f entinéis > 

Femtna: ¿ 

quafloribus tantum iiermaphroditis 

Hermafrodita: 

quét masculis etf ¿minéis simul *\ 

. Androgyna; ..'., 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA* 28l 

queque hermafhroditis etf minéis aut masculis simul 
Polygamia dicitur : 
Has tañan flcrumquc herfnaphrodito aut hermaphrodita 
constat. 
La planta que solamente tiene flores masculinas se llama 
masculina ; la que solo las posee femeninas , femenina ; la que 
goza de flores hermafroditas , hermafrodita ; la que las tiene 
masculinas y femeninas separadas en un mismo pie, andrógy- 
na; y la que participa de flores hermafroditas, y de flores mas- 
culinas ó femeninas en un mismo pie ó en otro distinto, se 
llama polygama. Esta á veces también consta de flor herma- 
frodita masculina , y de flor hermafrodita femenina , como 
adelante explicaremos. 

Las ma¿ de las plantas son hermafroditas. La mercurial, 
el cáñamo , sauce &c. son masculinas en un pie , y femeni- 
nas en otro. El maíz , abeto , pino , melón , la brionia y cala- 
baza &c. son andrógynas. £1 carex posee espigas , que también 
se llaman andróginas , porque en unas mismas residen flores 
masculinas y femeninas separadas. La escorzonera y demás flo- 
res compuestas son polygamas , porque gozan de florecitas her- 
mafroditas , y de otras que son femeninas , masculinas ó neu- 
tra* en un mismo receptáculo. Obsérvase la polygamia de los 
modos siguientes. 

1. Con flores hermafroditas masculinas, y flores herma- 
froditas femeninas; en cuyo caso las primeras tienen defectuo- 
sos los estigmas, y por esto no pueden fecundarse, ni por con- 
siguiente producir fruto : las segundas cuajan y perfeccionan 
el fruto , aunque los mas de sus estambres no tengan anteras, 
bastando una sola para la fecundación , como sucede en la 
musa. 

■ a. Con flores hermafroditas y masculinas enr distinto pie, 
como en el chamar ops ó palmito. 

3. Con flores hermafroditas y femeninas en un mismo pie, 
como en Ufarietaria. 

- 4. Con flores hermafroditas y femeninas en distinto p¡^ 
como en él fresno. 

5. Con flores hermafroditas y masculinas en un mismo pie* 
y femeninas solas en otro , como en la gleditsia* 



Digitized by LjOOQIC 



2&2 BOTÁNICA. 

6. Con flores hermafroditas, masculinas y femeninas sepa- 
radas en distintos pies , como en el empetrum. 
? Fundamento 355. Luxuriantes fiares ntdli naturales, 
sedomnes monstra sunt. Pleni enitn eunuchi evaserunt, adeo- 
que semper abortiunt ; multiplicad non ¿que \ proliferi mons* 
trosorum augent deformationem. 

Ninguna de las ñores lozanas es natural, sino que todas 
son monstruosas. Las plenas pasan á ser eunucas , perdiendo to- 
dos sus estambres y anteras , y por tanto nunca fructifican 5 Jas 
multiplicadas dan alguna semilla ó fruto, porque guardan par- 
te de sus estambres con las anteras; y las profieras aumentan 
ql grado de la disformidad de las monstruosas. 

Las ñores que por su lozanía se hacen plenas, y aumen- 
tándoselas el grado de monstruosidad llegan á prolíferas ,, ex- 
cluyen de su tálamo todos los genitales masculinos y femeni- 
nos; y por consiguiente no pueden sus plantas propagarse por. 
semilla, sino que sea por .yerna ó raiz, como se experimenta 
efi la clavellina, en la rosetp, violeta ¡peonía y otras muchas. 
. Aunque se conocen las ñores multiplicadas por las muchas 
series de pétalos que se les ag regan ¡ no deberán reputarse por. 
tales las de la nymphaea , del cactus y del mesembryanther 
mum 6v.¿ porque se las aumentan los pétalos sin pérdida ni 
detrimento de los estambres. ' , , . ■ . 

. No fue desconocido el sexo de las plantas por los. Botáni- 
cos mas antiguos ; pues Theofrasto , Plinio y otros las distinguie- 
ron con freqüencia en masculinas y femeninas. Y aunque algu- 
nos de los modernos hayan tenido este secreto de naturaleza 
por parodoxá y ficción ingeniosa, no han dexado sus. efectos 
y. jdemopstf aciones de f llevarte la atención de otaros muchos* 
como fueron Mtllington, Grew, Carnerario, Moriland, Qjqq$~ 
jfroy , Vaillant, Blair, Antonio Jüssiéu , Bradleo y otros ,.que 
después de repetidas observacipnes se confirmaron en creer quo 
1$ generación de las plantas se executa á imitación de la d& los 
anímales, sacando de este principio natural muchas luces 00$ 
qfie h*n ilüstradoja botánica. Finalmente /ha'demo&t^do Jün- 
neo esta verdad en todo el capítulo que acabamos de» exponer, 
y la declara con mas prolixidaden la disertación que tiene, por 
título Sponsaliz flantftrum. (Amanit. Acad. L. vol. j.féfa.*) 



Digitized by LjOOQIC 



BOTÁNICA. aíffr 

¡ Fundado pues este célebre autor en la experiencia de las 
operaciones 1 que manifiesta la naturaleza misma en las plantas, 
dedttxo ¿as reglas ¡y fuhdameqtas i q¡ue> llevamos explicados, , - y 
por este medro estableció con solidez ia presente teoría , que 
sirviéndole de norte para la dirección de la práctica f fue el ci- 
miento del método ó sistema sexual con. que nos ha facilita- 
do conocer en poco tiempo todas las plan tas , que efe d pri- 
mer fin 4 que encaminar sus tareas el Botánica; «porque «si no 
se tiene/de amemaBduria idea clara y distinta de las especies, 
no es lácü hacer uso saludable y provechoso de ellas. 

r / ,: CAPITULO III., ;. 

i . „; . íü; . '. ' ,r f .•'>/!'.. .. . !: ': " v t . < 1 -j-3 «7: •'.-. • '. : ; ^ .; -. . i *.* 
. -, v -»í" evi- .':^(,j¿ ¿: GAL».) Oiiíc f rciií rr^tí;-.^ •:• ,»ví:. 

E v ^i # » '. . - f ¿L* " ' ' ■'. i : * t' -:* :>:'** *',!'' '/ *';'> i • i 
s una de las cinco tierras simples y primitivas que hemos' 
WHPwadft,Jáafeíaftd9 .dtafctier^en .general i y por, esta razón 
nimc**e ^aJUípttra, sino,, combinada QoÉudifcrebixp substan-* 
9f^ tatos ¿QinoJo&áicufc* ,ty princijpiknente l con >1< ¿cido icarr , 
bonico jí porque rtpdib cuerpo ;simpte cát^ sujeto por ílejnhatu* 
ral á la coligación para formar cuerpos .compuestos *ien< es-, 
te caso tieóe ün ¿ sabor iasípido^y terreo áspero ; pero quando 
está pura tiene un sabor cáustica, miñosa, y á lo último ^fec^- 
ta un sabor. alg¿;dulce.. ^p'^ t v. : : : •* r- •*; ; i./-¡ . n r,..j ; 5 
J : La cal . íio solaiúeate se halla; combinada con todqs Iqs áci- 
dos minerales , formando sales terreas. Uá&ada&icojcáreas , sino 
combinada también con .diferentes tierras báxa dp cieictas leyes- 
qpe ?la. son prspijis, vfprma,iKU> diferentes; compuestos que^ se^ 
pueden analizar, y obtener deJ&Uasjtycaltpuiav De aquí se sU; 
gt*e* «júe^cpiantlrjeftft lwfcottiHflaQwpes * tabtafcáontlas.diter- 
sflfc ^peó^íde.itosasdeaiieas ($ug nos presente bt naturaleza ; y; 
4sí es, que Vernos cales duras >. blandas, negras, pardas, bkrn- 
c^as, cristalinas, opacas, de figura de árboles, de animales y de 
- qtíBsi'Farias\formasíftWibioadasíCon diferentes ácidos, y con* 
p^eférep^ia.con'.et suífuas^o ¿ muriátioo* ftuórico, fosfórico .y í 

r Para Separar la cal pura de estas substancias \ no scJamdi^> 
te: se emplea la calcinación, sino también varias ulterior» ma* 



Digitized by LjOOQIC 



284 CAL* 

nipulácíóoes costo&a* que no son nada económicas para et fia 
á, que la cal comunmente se emplea , las quaies no sirven mas 
que para examinar la ,arifcion reciproca de d¿feréirtesc.¿ubstatt* 
cias en honor y adelantamiento de la Chimica , y pata el rec- 
to uso de esta tierra en las medicinas delicadas , como v. gr. 
quando se separa la cal de las demás tierras mediante el acida: 
acetoso. Por. esta razón los fabricantes de cal desprecian to- 
das las cales combinadas con los iácidos minerales , y con otras 
argamasas térréasy parque^ son di fíe i les de (descomponer y analir 
zar , y escogen el carbonate calizo, cpya combinación es mas: 
sencilla y fácil de descomponerse por el fuego. 

Para hacer la cal déJesta^ piedra caluá se pone á la acción 
del fuego por cierto tiempo , y se desprende , no solamente el 
agua de combinación , sino talnbiéA el ácido carbónico que es* 
taba combinado ; entonces se llama cal viva, y es la que regtz» 
larmente está mas putp:; ' 

Si á esta cal se la añade agua y arena, y se amasa bien , sd 
vuelve á apoderar del gas ácido carbónico que .perdió , retiene 
aun más porción de agua que la que, tenia^anteV de calcularla r ' 
laLquita^ ¿\ calórico ¿ ffa convierte^ en <yeló<¿ y ftmaa unmor^ 
teroíque 5^ -endurece 00 mo piedra, sin hendirse por causa de 
la arena: en esta prppiedad está fundada la utilidad de la cal 
para Jos edificios^ y Jatóoría de; las 'argamasas y morteros* ÉácP 
puesta la cal pura al ayre libre, adquiere el gas ácido carbón 
nioo qiieapbrxüóoeru- k.fcakinación , se vuelve insoluble en el 
agua, no da pone. 'sólida como la anterior; y en este caso ya lio 
están activa para Id construcción de los edificios, ni tan útil 
para algunos usos módicos, como v. gr. para el agua de cal, ni 
para destilar el amoqíaco puro &c- ' ,,»..;.: 

Quanüowla cal está-puta; treneoloí ' caracteres wuiflntesv 
primero , admita el aguar co» una efervescencia grande ,, y un 
desprendimiento de calórico oonsiderable , el qual lleva tras sí 
una porción de agua en vapores, y es lo qu^ causa el humo 
que.se levanta : esta operación se llama apaga* 4&U Segundo, 
humedeciéndola y amasándola 1 con agua r wendtti?oce volvien-: 
do á tomar lo que perdió en la calcinación , que es el ácido 
cae bonico y el agua que conserva en forma sólida, formando 
de nuevo 9 ó regenerando el carbonate calizo con una consis* 



Digitized by LjOOQIC 



CAL. $8$ 

tencía petrosa que leas natimil. Certero', se disuelve en seis- 
cientas y ochenta veces su peso de agua al temple de se- 
senta, grado*, según la escala de Farenhéit; y entonces toma 
k disolución un sabor urinóso , cáustica y algo dulce, obra 
con vigor sobre las substancias ^nimalfes ¿ y por éso se admi- 
nistra exteriormente con el nombíé de bgua de cal. Bi á esta 
agua se la echa agua ácido- carbonizada , se enturbia al tostan- 
te , y se precipitan unos' polvos blancos , que es la cal combi- 
nada con el ácido carbónico; y entonces queda el agua insípida, 
y sin, propiedacks- particulares, sise h£<h#€ho la precipitación 
completa (pág.&a)- & al aguace cal se^echaelácido ováli- 
co', se rarifica la" misma 1 precipitación'; porgue el ácido oxaii- 
co se combina ansiosamente con la cal , y forma un oxálate ca- 
lizo insoluble; ©efctte modo se manifieste! la existencia de es- 
ta: tWia «disuefraieñl el'agéá cottiun¿y^gif6 la^abtiiidancia 
que séhagaáe precipitiadtfJ, así se ju$gará>deí 1& c^rftidad de cal 
que había en la disolución, y de- consistente sí es( ó'ito bue- 
liar para • beber. Qnarto,v se coiífbífft 'edri " Itft áddbs , y form¿ 
con ellos sales de diferentes caracteres y propiedades. Combi-* 
nada con el ácido sulfúrico 1 ¡ forma el sulfate de cal , ó sulfaté 
calcáneo , sal indisoluble é msípid^'Cdtt^íiíada 1 ><<ori el 'áddó 
munáticoioraia el muríate calcáreo', sal nuevamente usada -efc 
Madrid por algunos. Médicos , deliqüescente , de un sabor 1 
amargo salado, que es algo difícil de cristalizar completamen- 
te ; y aunque se puede conseguir, se guarda en algunas boti- 
cks en licor/ con -el nombre de muriate calcáreo 1 líquido. Quin- 
to, no se funde por sí sola al fuego mas fuerte, á no ser <jue 
se mezcle con. la magnesia y alúmina , «n cuyo caso se> 
fundé al fuego del horneo de porcelana, y aún menor, y fbr- 
ma vidrio. - 

v ;,t Laíxal es la mas soluble de todas las tierras , pues solo ne- 
fesika v como liemos dicho; seiscientas y ochenta veces su pesó' 
de agua. Es también la mas ligera , exceptuando la alúmina; 
cuyas caractéresrjunltiis non los expresados, y el sabor tatr cáüs¿ 
tico nos conducen al conocimiento seguro de esta substancia. * 



Í\'rf 



Digitized by VjOOQIC 



296 .jo 

Esta operac^ifto; es otra cosa que una separación de las 
partes, volátiles d§ ^ascfiws f .qp«;exercei el fuego ea los cuer- 
pos compuestos q?e 99' poqsp, i >su contacto. hx< fabricación 
4e la cal ha djido einoftib^á estfc operacararpor su mucha 
analogía con ella ;-y en efecto , quandó se hace hay desprendi- 
miento de, partes volátiles y ^wdaa iasrfixas ; y por «so los 
cuerpos, qu£ ; se po&en ala ftpcionrdel,calóírica¿ ijr,sé les ha se* 
parada ^gq^prÁHtipMW ypfétffe^ise Üwntóducacpos calcio 
nados* ¿itfjgtoBtfite^^ la coma 

bpftwioj^Kcf^itf^ 4ia #fi *i$ftSr*; pondos epsraéiones muy* <U$- 
tintas ¿ (Gejpunniente, se deci# v,J gr.: Jos metales calcinados , y 
en el día se dice ; lq$ líjeteles qp^nados : oíyas veces se dice cal* 
cinfóSl.&f.Qjj, y f .^^a^qi(^mRr-el^G¿ Esta voz ¿ahinacim 
$s muy vag^y eqwJ^^^y polo se ¿rtupor una nteiajrutiaa» ó 
imitádmele la pptf^oV4e^ba<?ernk<al ; petó es constante 
que algunas yt|c^ jid tiens fisión ^guaa la ¿verdadera calcinan 
cion con la cofl&b^stion. Y gsí , para no confundir estas dos ope- 
raciones , b^st^ dQGUf que en 4^. wmbtótíbn hay constantemente 
^ni^in^cioa,d^Q«ígt8^ 50a ^ cuerpo quemado > cómo v. gr. en 
la combustión de ílo& fneta<testLó coníalguno.de sns> principioar 
qotísutt#ivos,qjuumdo¿este es, compuesto , como v. gr. con el 
c&rbon de los vegetables para formar el ácido carbónico en la 
cpmbustion de'qualquiera madera; ó con el hydrógeao para 
forjar agua, >da¡mov* gr. quando.se quema, én aoeyte; y oral- 
mente, en la tCimtbitstkm de klníiel , goma &a>i verificándose 
«n* todos estos casos una total/ destrucción del cuerpo com- 
puesto. Pero: en ¿ la: calcinación propiamente tal se presiinde de 
toda combinación con el oxigeno , y solo se usa de eáta voz 
pajra significar, una separación que; ;sé¿ hace, «median tfa-eL fuego 
de algwnas-sub$taocbs/voiátibs)p^ra aprovechar eloiqstduo^ 
y hac.eíle mas apto f xomo rv. gil. immágnesía puesta al foegb 
para separarla el áci T do : carbÓBtk:Of,:y -los sales que se leí ha pri- 
vado del agua superabundante dc^ cristalización para ciertos fi- 
nes , como v. gr. el muríate de sosa para extraer de ella el 
ácido muriático , el sulfate de hierro para hacer el chahi- 
tis &c. 



Digitized by LjOOQIC 



CAPARROSA. ....• 



Vi: 



, Esta e* una de las sales neutras de base metálica que se: 
hallan formadas en Jas minas. Tiene, un sabor dulce, astrin-, 
gente , y nauseabundo ;; tiene tui ¿color verde., hermoso y claro : 
quandoi,éstá en.cristlales jresáe&tiesí; pfero íe pierde á prpporctoat 
que sevaefloresciendo , cuya> propiedad le<es taiuy constante,' 
aunque se la prive del áyre y dei la luz todo lo posible. Esta 
sal se compone del ácido sulfúrico y del hierro saturados y 
combinados mutuamente ,< y, por eso.se llama en la nueva no-, 
menclatiirá ¿sulfate de hierro ; pero coow^ regularmente con- 
tiene estn sal otros cuerpos extraños, se le distingue, del sul-, 
fete dé hierro artificial conr el aditamento de nativo. La exisr, 
tencia del ácido sulfúrico en esta sal se demuestra, no solo des-: 
talándola, como antiguamente hacian, para extraer de ella el 
ácido sulfúrico , sino que se ; mezcla con ,loa demás sulfates di-v 
Sueltos -ea.asuar-fln. que se observe turbulencia ni precipitado 
alguno en Ia.disolucts)», lo/ que, no sucedería así si á esta sal U 
constituyera otro^ácido mineral distinto, El hierro también se 
hace -manifiesto < echando en una. disolución de esta sal polvos 
detagíJlas^de cortezas de pisaverde, de, granada y de otras 
substancias astüngcot^^v jó sur infusipnes ; porque inmediata*! 
mente que serndisuehra eb éddb ¿gálico que tienen estas subá^ 
tandas .régetalé»V*ser oom&íaa necesariamente con el , 'hierro* 
forma una» sal insoLuble , y .le precipita, de qualquiera disolu*, 
cióa que le contenga , en un polvo negio n^uy fino , llamado en 
la nueva- nomenclatura gállate de hie¿royqti£ es lo que coas* 
tkuye la tinta cómun de escribir. (Kíasc acii^o gálico/) > 
- Si se pone al fuego un poco de caparrosa en una sartea 
de hierro sin moverla, y después se pone al frió, se observará 
que él calor ha hecho aquí una especie de disotucion , por la 
qual la sartén toma un color de cobre. brillante. Esto provie- 
ne de que el sulfate de hierro' ó caparrosa tiene mucho? sul- 
fate de cobre 1 tstz último se descompone , porque, el ácido 
sulfúrico se combina por su mayor afinidad con el hierro de la 
sartén , y precipita sobre ella el cobre en su forma metálica^ 
el qual reemplaza el mismo lugar que ocupaba el hierro. De es- 
to se infiere que la caparrosa tiene mucho cobre , y que no 

TOMO I* Mi 



Digitized by VjOOQIC 



588 CAPARROSA. 

se puede por esta razón ad'riHnUtrár interiormente como ver- 
dadero sulfate de hierro , aunque esté purificado por las disolu- 
ciones y filtraciones; porque citas operacionesiolas no son capa- 
ces de quitarle el cobre que se halla en estado salino , y que 
pasa de consiguiente por el filtro mezclado con el verdadera 
sulfate de hierro. Por eso la Farmacopea hispana de la ferce* 
ra edición manda purificar ante; el v sulfaté? de hierro nativo con 
limaduras de hierro para hacer el chalcitis, que ha de entrar en 
la triaca magna , pues sin esta previa preparación contendría el 
chalcitis mas ó menos cobre, y seria dañoso á la triaca. 

Kirwan dice , que cié» partes dé sulfate de hierro bien, 
cristalino contienen veinte de ácido efectivo r veinte y cinca 
de hierro , y cincuenta y -cinco de agua ; pero* como sé ha ob¿* 
servado que siempre contiena asbre en estado salino , es de 
presumir que de las veinte y cinco de hierro > sean quatro ó 
cinco de cobre, ó mas, conforme la naturaleza de la mina. Seis 
libras de agua á la temperatura ordinaria de sesenta grados del 
termómetro de Farenheit disu el Vfn-uoíi de; está: sal. : 

Quando la caparrosa se calcina á wn- luego moderado pier- 
de mas de la mitad del agua de cristalización ; y entonces to- 
ma un color blanco , y se llama: caparrosa calcinad* ad al~> 
bidincm. Si se cootinüa dándola íuego^dcaba de perder toda 
el agua y alguna porción de ácido v entonces toma progresiva- 
mente un color encamado, que se llama» vitrülo cakinado us- 

Íue ad rubedinem. Y si por último se, la d¿ un fuego mas vio- 
mto y continuado , se consigne privarla casi enteramente del 
ácido; entonces el residuo se llama cok atar , que no es otra 
cosa que el hierro oxidado ad máximum con alguna corta por-^ 
cion de ácido sulfúrico, ya desunido é interpuesto^ que de con- 
siguiente se le pbede separar del todo por las lociones reüfce* 
radas : en este ultimo caso toma el qombre de Surta dulce, dp 
vitriolo , ó de turra exánime. 

La caparrosa se cria entre las pyritas marciales , pues 
ellas son , digámoslo así , la madre y origen xle esta sal ; se cris- 
taliza en grupos hermosos en las cavidades de las minas, ya de 
estas mismas pyritas, ó ya en las de carbón de piedra que con- 
tengan azufre. Comunmente nos viene la caparrosa íel Rey* 
no de Aragón , y nb hay pan que no crie, ésta substancia ea 



Digitized by LjOOQIC 



CAPARROSA. 289 

su propio suelo ; porque 1 lóí páütlptós* primitivos de ella, á 
saber, el hierro y el azufre, son muy abundantes en la natura - 
ieafrf £1 modoide /armarse tfsta sal es el misrlio el que de todos los 
sulfates nativos h siempre es. por la oxigenación espontánea 
del azufre quando se une oop .el hierro, y el agua. Véase pues 
^1 capítulo dc.la fudrn.a\uya,bre $ que es uno de estos sulfates, 

> i U , \ CAPUT MbBLlUUM. 

Este nombre es uno de los muchas que hay vagos y sin 
significación particular en la Farmacia , pues no nos da idea 
de ,1a naturaleza de la substancia denominada. Comunmente 
se da este, nombre <al residuo de >la destilación ; pero como esta 
operación es muy distinta y variada, lo son igualmente los 
resultados, y los residuos ; y; entre tantas especies no puede ca- 
ber un término general que no señala carácter alguno del resi- 
duo ¿ ni lo; indica rpor la : analogía de este nombre. 
i, Si ¿©llama capul tnortuuni por ser substancia pasiva, 
jnuerta ó inerte, a por estar ya privada de los principios ar* 
livos! de los antiguos , se ve que es falsa esta analogía ; porque 
en unos queda una tierra pura, activa, y fácil á volverse i 
combinar , aun expuesta al ayre ; en otros un metal, en otros 
Utí ácido , en otros un álkali, en ptrós una Sal neutra, como 
Jb observo primero que todos G la ubero ; y finalmente , en otros 
queda un carbón,. cuyas substancial * unas se ve que son bas- 
tante compuestas , y existían ya formadas en los cuerpos que se 
han destilado j y otras $ aunque simples , son fáciles á combi- 
narse otra vez de nuevo; lo qual, en sentir de los antiguos 
Chísmeos, se deberian \\zmxt>frmtipios activos , porque tie* 
nen una acción conocida con los reactivps pa j# volver á formal 
compuestos, y de ningún modo debería llamarse caput mor- 
tuum , que en su sentir significa una cosa contraria* , 

La combinación del ácido muri^tico Con la. potasa es i^sii 
dúo de la destilación del amonÍAcv fimr y el qual llamaron los 
antiguos caput mor tuum #\y sin embargo está lejos de. serlo , pues 
por la disolución, filtración y evaporación se sa¿a una sai neu- 
tra muy activa > que conocemos con el nombré de sal febrífu- 
ga de Silvio , como se dirá en su ing^r. „ 



DigitizedbyVjOOÍ 



2$2 CERA. 

las anteras con muy poca alteración, el qual recogen las abe-- 
jas con unas garras que tienen en las patas traseras , y lo lle- 
van á la colmena. Mr. Bernad de Jussieu ha observado que 
el polen ó polvillo fecundante de las anteras está compues- 
to de unos glóbulos á manera de zurrones , los quaíes echa- 
dos en agua se hinchan , y revientan y arrojan un licor oleo- 
so , que nada sobre el agua , y no se vuelve á mezclar aunque 
se remueva, el qual no es mas que la misma cera casi perfec-* 
ta, la qual se acaba de perfeccionar en «1 estómago. de la abe- 
ja , aunque la de algunas anteras no necesita esta elaboración. 

Esto está tan demostrado, que en las cátedras de Chiraica 
de esta Corte hay cera perfecta , que la han suministrado al-? 
gunas plantas , sin que hayan intervenido las abejas paralela* 
horaria. Solo tiene la diferencia de ser un poco roas dura ; pe* 
ro esta propiedad la adquiere también la cera común expuesta 
al ayre mucho tiempo en láminas delgadas; en cuyo caso ab- 
sorbe el oxigeno , y adquiere consistencia, como sucede á to+ 
dos los aceytes ; por esta razón la cera amarilla expuesta á la 
intemperie , no solamente el oxigeno la. priva de la materia cpr 
lorante y la pone blanca , sino que la da una consistencia fuer- 
te, y esto es lo que se llama curar cera. 

La cera se considera como un aceyle fixo muy oxidado, 
que está en estado de una resina particular : por la destilación 
da un aceyte volátil semejante al de ladrillos ; pero es mas es- 
peso por razón de una porción de oxigeno que sube unido á 
él, y no sale tan empireumático ni con tanto color. Esto da 
motivo á creer que aunque la cera es un aceyte fixo de natu- 
raleza , no tiene tanto mucilago que quemar como otro quaU 
quiera aceyte fixo en la destilación, porque el oxigeno á pro- 
porción que se combina con el aceyte para formar la cera, 
separa y descompone el principio mucilaginoso ; y esto es 
lo que observamos quando un aceyte fixo pasa al estado de 
resina enranciándose primero. 

Siendo la cera de naturaleza oleosa fixa , no se puede di- 
solver en el agua ni en el alcohol; pero se combina fácilmente 
con los álkalis , y forma un xabon soluble en el agua como los 
demás aceytes fixos , el qual toma el nombre de ara fuñica. 
No obstante, en esta aserción se deben tener presentes las ex* 



Digitized by LjOOQIC 



CINABRIO NATIVO.' 293: 

pertencias del célebre Proust, Catedrático de Chimica en es- 
ta Corte, hechas sobre la cera , el qual tiene observado que 
es sensiblemente soluble en el alcohol. 

CINABRIO NATIVO. 

/ . Es el azogue combinado con el azufre , y sublimado por 
los calores subterráneos en masas de color encarnado , algunas 
veces cristalizado con estrias brillantes. Esta combinación se 
halla mineralizada con diferentes piedras, unas veces calizas, y 
otras arcillosas , y no pocas veces también entre las pyritas 
marciales ry otras minas metálicas. En este caso el cinabrio 
varia en el color mas ó menos, conforme á la cantidad y natu- 
raleza de la mina. Regularmente tiene un color metálico fus* 
qo con agujas como el antimonio ; pero luego que estas se rom- 
pen por el frotamiento , descubre un color muy encarnado. 
También se halla el cinabrio en masas puras de diferentes fi- 
guras, y también cristalizado en cubos unas veces transparen- 
tes y otras opacos. 

• Cien partes de este cinabrio puro , según Kirwan, se com- 
ponen de ochenta de azogue y veinte de azufre ; pero en el 
cinabrio mineralizado propiamente taino se pueden determi- 
nar cantidades de principios , porque varían infinitamente se- 
gún la cantidad de ganga que tiene mezclada , como diximos 
al tratar del antimonio crudo, 

. Si se destila el cinabrio á fuego fuerte en una retorta de 
vidria enlodada , ó de barro, con limaduíar de hierro en igua- 
les cantidades , el azufre se combina con las limaduras , y el 
azogue, estando entonces libre de combinación , pasa airean 
piente en glóbulos muy pequeños, que reunidos en el cuello 
de la retorta caen y se acaban de condensar en el agua, que á 
este fin tendrá dicho recipiente. En la retorta queda el hierro 
combinado con el azufre, y forma una pyrita marcial. Si. set 
emplea cal pura, se formará un sulfureto calcáreo, y el azogué 
saldrá como si se hubiesen empleado limaduras : por esta ra*í 
zon en las fábricas en grande no echan intermedio alguna pare 
destilarle quando la ganga del cinabrio és caliza. El azogue 
así destilado llaman los antiguos mercurio revivificado del cu 



Digitized by LjOOQIC 



294 CINABRIO NATIVO. 

n abrió. Este es el mas puro, y el que se debe emplear en la 
medicina. 

Como el cinabrio que se debe usar en las oficinas debe ser 
el mas puro t y sin mezcla de tierra ni alguna otra mina , es 
indispensable usar del cinabrio artificial , compuesto de una par- 
te de azufre y dos de azogue ; porque ademas de ser este ci- 
nabrio compuesto de dosis determinadas de azogue y azufre, 
y de consiguiente mas seguro en los efectos, no es posible ha-' 
liarse en las minas un cinabrio tan puro, y de dosis tan pro- 
porcionadas, porque todo el mundo conoce las causas que in- 
fluyen para que esta combinación natural sea por lo común 
muy desigual en pureza y en principios. £1 cinabrio nativo 
nunca tiene tanto azufre como el artificial , como consta por 
la cita de Kirwan; y por eso se ve que en las minas se halla, el 
azogue. colativo ó suelto, porque no hay bastante azufre para 
poderse combinar. £1 color mas metálico que tiebe y menos 
roxo es también otra prueba de que tiene menos azufre j y de 
que no está tan íntimamente combinado; y por eso el cinabrio 
artificial conocido en las artes con el nombre de bermellón f co- 
mo que tiene mas azufre, y está mas combinado, es mas en- 
carnado , y se usa por 16 mismo en las pinturas finas. Esta comvj 
binacion se llama sulfureto roxo dé azogue en la nueva no*v 

menclatura chimica. \ . :;i 

CINABRIO DE ANTIMONIO^ Aunque esta xoinbi- 
nacion se llama cinabrio de antimonio , porque sale después 
de la destilación de la manteca de antimonio hecha con el 
solimán , es no obstante una substancia idéntica al cinabricr 
anterior que acabamos de describir , y se pudiera substituir es- 
ta por aquella , y aquella por esta sin reparo alguno , con tal 
que esta estuviera bien pura ; mas esto es muy difícil. Para 
comprehender esta verdad es necesario advertir que el solimán 
se compbne de ácido muriático oxigenado y de azogue , y la 
mina de antimonio que se emplea consta de régulo y de azu- 
fre. Luego pues que estas dos substancias se ponen á destilar 
hechas polvos , y mezcladas antes , se descomponen mutua- 
mente por la acción del fuego : entonces el antimonio puro 
que ha dexado el azufre se combina con el ácido muriático 
oxigenado , y forma el muríate oxigenado de antimonio , que 



Digitized by LjOOQIC 



CINABRIO DE ANTIMONIO. 295 

♦e$ lü primero *Ju<? sale en la destilación ; y el azogue que dexa 
-oxidado el 4cido muriático , sq> vuelve á combinar con el azu- 
fré que dexó el antimonio, ,y forma un sulfureto de azogue 
llamado cinabrio de antimonio , que es lo que sale por último 
á un fuego fuerte. Esta operación comprehende dos descom- 
posiciones y dos nuevas combinaciones, á que los modernos 
llaman composición por doble afinidad , como se demuestra en 
,su correspondiente corolario al fin de este tomo. 

Como el antimonio que se vende en el comercio varía 
mucha en la respectiva cantidad de sra principios componen- 
tes, como ya diximos en su lugar, saldrá mas cinabrio unas ve- 
cea que otras, y así sucederá indispensablemente que si no tiene 
bastante azufre el que se emplea para sacar el cinabrio , que- 
dará parte del mercurio sin combina* ,; el qual se podrá des- 
tilar y obtener puro á un fuego fuerte,, como se observa mas 
particularmente quando la manteca de antimonio se hace con 
,el antimonio puro ó régulo; porque como se le ha privado an* 
tes del azufre por la detonación , para hacerle no tiene el azo- 
gue en aquel caso, con quien combinarse , ,y por eso no sale 
nada de sulfureto de azogue. 

Al contrario , si el antimonio crudo tiene mucho azufre, 
,y poco régulo , sucederá que alguna porción de solimán que* 
dará sin descomponer. La razón de esto es , que como no tie- 
ne bastante antimonio* con quien combinarse, el ácido muriáti- 
co oxigenado , el azogue permanecerá en combinación con él 
como antes , formando el solimán, el qual saldrá efectivamen- 
te mezclado parte con el antimonio, formando el muríate oxí- 
igenado d$ antimonio , y parte mezclado con el sulfureto de 
antimonio, que se sublima á continuación. Por esta razón tan 
, poderosa como efectiva no se debe usar interiormente el cina- 
brio de antimonio sin asegurarnos antes de su homogeneidad y 
pureza : ni aun el muríate oxigenado de antimonio se deberá 
considerar en este caso enteramente puro, porque variará infi- 
nitamente su composición. á proporción de la cantidad que cor> 
tenga de muríate oxigenado de mercurio que no se haya des- 
compuesto. 

Para privar al sulfureto de azogue de esta substancia sa- 
lina tan corrosiva , si es que la tiene , se deberá porfirizar, 

TOMO I* SS 



Digitized by LjOOQIC ' 



2<)6 CINABRIO DE ANTIMONIO, 

lavar y secar varias veces ; porque como aquella es soluble , y 
el sulfureto insoluble , es uno de los mejores y mas fáciles me- 
dios que se pueden emplear para el caso. Mas como por ley 
estamos obligados á seguir lo mas cierto , y apartarnos de lo 
probable , debemos por consiguiente usar el cinabrio artifi* 
cial , ó el cinabrio nativo puro , y despreciar el de antimonio, 
mayormente quando es una operación muy larga y difícil, que 
sale con demasiado trabajo , y se puede muy bien hacer con el 
antimonio puro la manteca de antimonio , y aprovechar des- 
pués el azogue que qqpda en la retorta , destilándolo , como 
llevamos dicho , á fuego fuerte ; y quando por otra parte el 
cinabrio artificial es mas fácil de hacer, y mas seguro en los 
efectos. 

COCIMIENTOS. 

Los cocimientos son unos licores impregnados de las partes 
solubles de los vegetables y demás ingredientes que se ponen á 
cocer en ellos. Estos licores ó vehículos son comunmente el 
agua común clan* , algunas veces son vino y agua ; otras ve- 
ces , aunque pocas, es vino solo ó vinagre ; pero en este últi- 
mo caso toman el nombre de vinos y vinagres medicinales , de 
los quales se tratará en su correspondiente lugar, y así baxoel 
nombre de cocimiento debe entenderse las disoluciones de par- 
tes extractivas , salinas gomosas y gomoresinosas hechas en 
agua mediante la elixácion de los vegetables anímale* y mi* 
nerales. 

Para hacer estos medicamentos hay que atender á la na- 
turaleza de los simples de que se hacen, como v. gr. si son 
duros , blandos , volátiles ó fixos, aromáticos ó inodoro* , co- 
mo también á la naturaleza del vehículo en que se ha de ha- 
cer la disolución; porque como queda dicho, algunas veces, es 
Tino ó vinagre , y entonces la operación es distinta dé quan- 
do es agua. Algunas veces se debe atender á la parte que se 
quiere extraer , porque al primer grado dé cocción se extrae 
la parte gomosa , y á otro mas fuerte se extrae la resinosa, que 
suele hacer daño al enfermo ; y así vemos que el sen debe co- 
cerse muy poco, para que solo preste la parte extractiva y go- 
mosa, que es la que presta la virtud purgante $ pues si cuece 



Digitized by LjOOQIC 



OGCTMTENTOSi 2QJ 

dejnasiado; sé disuelve la resina , forma una especie de xabon 
con la parte gomosa , que pone turbio el cocimiento , y causa 
dolores fuertes de vientre^ Los tamarindos deben cocer muy 
poco también , porque aunque, no causan dolores de vientre, 
se descompone el ácido Urtaroso ,se forma un mucilago que no 
tiene tan buenas virtudes ; á esta causa debe atribuirse la po- 
ca virtud que tiene la pulpa de tamarindos, respecto de un 
cocimiento del fruto hecho según arte. El ruibarbo debe cocer 
también muy ligeramente , porque también se descompone y 
forma un cocimiento muy espeso , que parece un légamo as- 
queroso. Otro tanto sucedería con el regaliz. 

Si los ingredientes son duros , como v. gr. el palo santo ó 
gu a jaco, sándalo rubro, sándalo blanco, campeche, brasil y 
otros leños, la raíz de butua , de china , de zarzaparrilla , de 
yezgos, de brusco y otras semejantes, deben echarse en el agua 
rasurados , ó/bien partidos , infundirlos por espacio de veinte 
y. dos horas, y despees cocerlos por espacio de dos horas en 
lina pucía cerrada^dd barro vidriado con tapa de lo mismo , y 
si fuese en vaso abierto , hasta que merme nueve libras. 

Si los ingredientes son de mediana consistencia , como 
v. gr. todas las raices usual es, í deben cocer por espacio de dos 
horas en vaso cefrado , sin infusión previa, y en vaso abierto 
hasta que hayan mermado cinco libras , las quales se echarán 
mas de agua sobre la cantidad del cocimiento que haya de 
salir. 

Si fuesen todas yerbas ..cocerán por espacio de una hora 
en vaso cerrado ,cp se colará Luego que han mermado tres li- 
bras de agua, echando ademas de esta cantidad la que haya de 
quedar en el cocimiento. 

Si fuesen flores cocerán medio quarto de hora en vaso cer- 
rado; y si fuese en vaso abierto mermarán una libra , ó coce- 
rán un quarto de hora. ,. . . . i, 4 4 

\ Las semillas! guardarán la misma . proporción que Jas; yer- 
bas , excepto ia de membrillos , que sola ¿deberá infundirse ea 
agua caliente por espacio de un quarto de hora; y la de linaza, 
que guardará la misma proporción que las flores, v 
r. Si los ingredientes fuesen aromáticos y fragantes, bien 
sean leaos, raices, cortezas, yerbas, üor es, cimientes &c, de* 



Digitized by LjOOQIC 



298 COCIMIENTOS* 

berán necesariamente cocer en vasos cerrados perfectamente, y* 
de ningún modo en vasos abiertos, para que no se marche el 
aroma que es muy fugaz ; no porque este fluido .sea muy me- 
dicinal , sino porque mediante él se disuelven en el agua cier- 
tos principios inmediatos! de, los* vegetables , como v. gr. el 
aceyte volátil en el agua y enel alcanfor (V. aguas aroman 
ticas pág 79 ), que se precipitan luego que el aroma faltar; 
por esta tazón si fuesen leños, comov.gr. el sasafrps, leño rho~ 
diño , sándalo citrino , leño aloes &c^ deben echarse rasurados 
y en vasos cerrados cociendo poco; las yerbas, como la salvia, 
yedra terrestre, hisopo, romero ; las flores , comov. gr¿;eicaa+ 
tueso y espliego; las semillas, como v. gr. el anís, alcaravea, 
cominos y otros, deben infundiese y cocer en vaso cerrado \o 
mismo que las flores , esto es , medio quarto de hora. 

Como cada simple tiene deferente textura, distinto texí^ 
do de fibras , y son mas ó' fatnfóírar<os ¿ porosos y» compactos ¿ 
no se pueden sujetar á reglas fixas todas» lase substancias* vegef 
tales, ni estas pueden arreglarse á las que heme» aquí señalado; 
y así es que aunque las raices comunes hemos dicho que deben 
mermar cinco libras en vaso abierto, y deben cocer dos hb¿as en 
vaso cerrado, la raiz de genciana, es délas comunes , y copíto^ 
do debe cocer solamente ¿ un qtiarto dtehoraien vaso .cerrado , y 
media hora en vaso abierto; y aun menos que esto debe cocer 
el ruibarbo , como qiieda dicho ; y mucho menos la raizr de re- 
galiza, porque esta presta a la cocción una resina amarga que 
la hace menos pectoral, demulcente,, v muy ingrata al paladar. 
De todo esto se infiere que lai regla ina^fixaip^raí conocer quai*- 
do han cocido. bastan te los- simples de un cocitniento , es quanr 
do estos están blandos y tiernos, quando: .ellos lo soa estando 
verdes, como observamos ¡en la raíz de china, lá qual quando 
está bien cocida. está tierna ,,CGttio si fuera rair fresca de -brío* 
nia , la raiz de bardana como si se acabara^e .descortezar, y lo 
nrismet la t^fL rde yeripxét ; d«F yerhi* igualmente 'sérfablandan y 
bc ponbn:tíeri>asj¿omo jqean4o^eácabaii, de ar ranear ; otras cuf 
jra fibra* ésulwra ; cofiuL v. gr. la grama ¿ajanquq estén verdes; 
nunca se a blandanfaunkjuqj cuezan mucho ; pero se ponen hin- 
chados sos .poros , r perqué k$; ha penetrado, el agua , y parece 
que; se ponen fr^^^tíii^i^^^habráiDsoltado.supaüeifix^ 



Digitized by LjOOQIC 



.COCIMIENTOS. 299 

tractiva , y )o$ xrcctmtentos serán suficientemente cargados. 

. La regla que hemos prescrito de la cantidad de agua que 
deben mermar los simples , no es tan exacta que no esté sujeta 
á mucha equivocación, porque la atmósfera está mas ó menos 
cargada de humedad , el ayre es mas ó menos húmedo , el baró- 
metro señala distinta altura unas veces que otras , y de consi- 
guiente se hace mas ó menos lenta la evaporación , y ¡merma poco 
ó mucho el cocimiento á un mismo grado de calor , según la can^ 
tidad ; y por tanto , yo prefiero el método de hacer los cocimientos 
en vasos cerrados, al dé hacerlos al ayre libre; lo uno, porque 
siempre cuezcan lo mismo una vez que otra , esté la atmósfera 
como quiera; y lo otro y mas general , porque el ayre influye» 
poderosamente en las substancias puestas a cocer, altera mucho 
su naturaleza , descomponiendo sus principios constitutivos in- 
mediatos ; todo lo qual se dirá mas por extenso al hablar de 
los extractos, porque no siendo aquellos mas que estos mismos 
cocimientos puestos ¿evaporar hasta la consistencia solida, todo 
lo que sé diga de ellos es aplicahle á este lugar, 
i Ningún cocimiento debe cocer con fuerza , y mucho me- 
nos los de substancias tiernas , porque el calórico actúa sobre 
ellos , los desnaturaliza , y salen los cocimientos zarcos , des.- 
agradábles á la vista , y de menos virtudes medicinales. Esto 
lo observamos en un caldo de pollo , el qual habiendo cocido 
mucho se pone mucilaginoso» turbio, y menos medicinal y lo 
qual se observa también en los de cangrejos , víboras , culebras, 
ternera , y los de las yerbas y flores tiernas , en cuyas substan- 
cias se hace una descomposición y up cortipuesto xaboáoso de 
distintas virtudes que los mismos vegetables de que están he-? 
chos ; por esto algunos profesores doctos prefieren los cocimicn-» 
tos mas diluidos y tenues, llamados tisanas, & los cocimientos 
muy farragosos, o de simples muy recocidos. La cebada y el ar- 
roz, cpciendo mucho, se revienta la semilla , sale el almidón,: 
y Jk substancia vegeto-animal que contienen Qféafeit&MXAS.yj 
y forman un compuesto peor que si tomaran otras semillas en 

emulsión. 

De parte de los ingredientes que se ponen á cocer ha del 
observarse. que deben estar limpios, mondados, y prepara* 
dos*, según las reglas generales, que, piescrjjbirémps en su lu- 



Digitized by LjOOQIC 



gOO COCIMIENTOS. 

gar ; y así es que todos regularmente están secos, y co- 
mo tales deben considerarse para arreglar las cantidades que de- 
ben echarse de cada uno. Pero hay substancias que deben siem- 
pre echarse verdes, como son las carnes, víboras, culebras, ra- 
nas, cangrejos, galápagos &c. ; y entre los vegetales hay algu- 
nos que en el acto de secarse pierden su virtud , y de consiguien* 
te deben emplearse verdes en los cocimientos : tales son v. gr. 
la coclearia , lepidio, berro , becabunga, mastuerzo, erísimo, 
aliaría , acederas , acederillas , y algunas otras. Si no hubiese 
estas yerbas frescas , deben tenerse infusiones hechas á su debido 
tiempo en el alcohol común, ó aguardiente y ó tener los zumos 
bien repuestos de un año para otro. 

Los cocimientos compuestos de ingredientes de distinta 
naturaleza se deberán hacer arreglándose al grado de cocción 
que hemos señalado aquí por regla general; y así es que en un 
cocimiento hecho v. gr. de zarzaparrilla , cebada , solano dul- 
camara, sen y flor de romero , debe infundirse la zarza por las 
veinte y dos horas señaladas arriba en una pucia cerrada , en se- 
guida se echa la cebada , y cuecen juntos hora y media ; después 
se echa la dulcamara , y cuece con lo demás cerca de media 
hora; y en seguida se echa el sen y romero , y cuece medio 
quarto de hora, y se aparta del fuego. En esta distribución se 
observa que la zarza cuece dos horas , la yerba media hora , y 
las flores y el sen medio quarto de hora , como queda estable- 
cido arriba por regla. Este mismo exemplo puede servir pa- 
ra todos los cocimientos compuestos de diferentes simples, ar- 
reglándose al grado de cocción que requiere cada uno, y echan* 
dolos sucesivamente uno por uno , ó dos á dos, como son v. gr. 
dos yerbas de la misma naturaleza > dos raices igualmente du- 
ras , y dos flores igualmente aromáticas &c. 

La cantidad que se debe echar de cada simple varía según 
la mayor ó menor porción de parte extractiva que tenga so- 
luble en el agua; y en esto no se puede aguí hacer una indi- 
vidual descripción de cada uno, y así solo daremos algunos 
exemplos que puedan servir de documento y regla para todos 
los demás. De rodas las raices comunes , leños y demás simples 
alterantes que sean duros debe echarse una onza , y lo mismo 
de la cebada , avena y otras semillas para cada libra de cocU 



Digitized by LjOOQIC 



COCIMIENTOS. 301 

miento que se haya de sacar , echando ademas el agua que ha- 
ya de consumir : v. gr. para hacer una libra de cocimiento de 
cebada se toma una onza de cebada limpia , y quitadas las aris- 
tas , frotándola con un paño áspero , se echan ocho libras de 
agua , y cuecen hasta quedar en poco mas de la libra , y des- 
pués se cuela : para dos libras del mismo cocimiento se. echan 
dos onzas de cebada , y nueve libras de agua, siete para mer- 
mar y consumir , y las dos que han de quedar de cocimiento: 
si fuese en vasos cerrados, lo mismo cocerá para una libra que 
para quatro, añadiendo un poco de agua mas de la cantidad 
de cocimiento por lo que se evapora y consume el colador. Esta 
misma regla puede observarse con todos los simples duros, co- 
mo lo es la butua , la grama &c 

Las raices mas xugosas, y 'que tienen mas extracto, como 
las aristoloquias, bardana, apio, perexil, espárrago, genciana, 
brionia, rubia, valeriana, serpentaria virginiana &c, estando 
verdes, se echa onza y media, y secas, seis dracmas. Las raices 
purgantes , como el ruibarbo , el torbisco , mechoacan y otros , se 
estará á la práctica , que es echar doble para cada dosis del co- 
cimiento de lo que se pueda tomar en substancia pulverizado, 
observando las reglas que quedan establecidas para la cocción. 
Las yerbas verdes se echan en cantidad de una onza para ca- 
da libra de cocimiento , y estando secas basta media onza ; si 
fuesen purgantes se observará la misma práctica que con las 
raices purgantes de echar doble cantidad de lo que se toma en 
polvos, observando las reglas establecidas sobre la cocción: ta- 
les son v. gr. el epítimo , laureola, sen &c. í> 

Las flores verdes bastan igualmente en cantidad de una 
onza ; pero estando secas se echarán nada mas que dos:drac* 
mas para cada libra de cocimiento, por razón de que al secar* 
se pierden de peso doble que las yerbas , y es necesario no ol- 
vidarse de esta proporción para arreglar las cantidades que se 
han de echar quando están secos respecto de quando están ver- 
des, porque está e&á en razón inversa de .aquella > estQ es¿ 
quanto mas disminuya un vegetal ó sus partes. en ia desecan 
cion, tanto menos se debe emplear para cada libra de coci- 
miento : por eso la raiz de bardana , que estando verde nece- 
sita onza y media para saturar cada libra de agua r solo ne- 



Digitized by VjOOQlC 



,302 COCIMIENTOS, 

cesita tres dracmas quando está seca , porquer observamos que 
merma mucho la corteza de esta ráiz : lo mismo observamos 
en las ñores de borraja y buglosa , pues con dos dracmas basta 
para saturar perfectamente una libra de cocimiento. 

Las semillas y frutos necesitan la misma cantidad que las 
yerbas secas; y así media onza de simiente de linaza , de al- 
holbas, de altramuces , de anís , cominos , como también otra 
cantidad igual de las azufayfas secas , de las bayas de enebro, 
de laurel , bastan para saturar cada libra de cocimiento, excep- 
to la simiente de zaragatona y de membrillos, que bastan dos 
dracmas por ser muy mucilaginosas. 

Todo cocimiento debe exprimirse algo para despacharle^ 
y aguardar un poco para que depositen las heces mas gruesas, 
para que no salgan turbios y desagradables á la vista ; pero 
quando estos hayan de servir para extractos ú otros fines 9 co- 
mo v. gr. para embeberlos en un emplasto metálico , ó para 
disolver en ellos azúcar para xarabes y electuarios , deben ex- 
primirse mas fuertemente , porque como se les dexa reposar 
por espacio de veinte y quatro horas, tienen lugar para depo- 
ner todo el parenchima y partes extrañas que le ponen 
turbio. ' 

Todos los cocimientos deben colarse casi frios , y con es- 
pecialidad los de simples aromáticos, á fin de evitar toda eva- 
poración del aroma y el contacto del ayre, que tanto influxo 
tiene sobre ellos , como queda dicho ; los cocimientos de plan- 
tas y simientes viscosas deben colarse hirviendo , porque estan- 
do frios pasan mal el parenchima , se revuelve , y después que- 
da (nadándola el cocimiento viscoso , y no se vuelve á preci- 
pitar: al contrario, quando están hirviendo pasan mejor por el 
colador, aunque sea. tupido, y en estando frios depositan un lé- 
gamo pegajoso , que en meneándolo tarda luego mucho tiem- 
po ei* volverse á precipitar por la consistencia del cocimiento: 
tales sonv. gr. «1 cocimiento emoliente de linaza, de alhol- ' 
has > de zaragatona , >de simiente de ortigas, de malvavisco, de 
sinfito y otros, por cuya razón se decantan. 

Los coladores deben ser de bayeta , con preferencia 4 los de 
lienzo, porque aunque el texido es mas suelto que el del lien* 
zo, la pelusa sirve para enredar las partículas heterogéneas , la 



Digitized by LjOOQIC 



COCIMIENTOS. 303 

fécula , parenchima , y demás que presfan los cocimientos , y 
sirve como de un filtro natural. 

COLCÓTAR. ' ; 

Por lodkAoyaqcercad^ ; la,f^^ri;of^ se puede colegir 
y tener idea de lo que eseífólcotar ; pero nos ha parecido; 
conveniente, n<? pbstante estp , "exponerle en capítulo separa- 
do, para que los lectores hallen con facilidad su difínicion y. 
confirmación de lo ya explicado sobre esta substancia. £1 coico» 
tar es un hierro oxidado ad tnaxi¡mum , á quien se le ha pri- 
vado casi enteramente del ácido sulfúrico que tenia en combi- 
nación, formando el vitriolp, marcial ó caparrosa. Para hacerle 
se to,raa la caparrosa, limpia y pura , se mete, en un puchera 
sin vidriar , y se la da un fuego fuerte principiando por gra- 
dos* Al principio ira perdiendo la flema, y % toma un color 
blanco-sucio , después se ya desprendiendo el ácido sulfúrico, 
y ton)?. progresivamente; un color encarnado mas ó píenos in- 
tense* á proporción del grado de calcinación que se la ha da* 
do. Como esta operación no prescribe pruebas para reconocer 
el verdadero cólcotar , ni qué grado de oxidación debe tener 
fl hierro, masque, el flty©. e$t£ rubicundo, cada Boticario le 
calcina á su modp : uqos 1^ calcinan mas, otros menos, y de 
aquí se sigue que en unas .oficinas tendrá mas ácido ^ulfurico 
que en otras. El que tenga mas ácido será mas astringente , y, 
variará algo el medicamento donde entre como principio com- 
ponente , como v. gr- en él. emplasto diacalciteos , el qual 
unas veces tendrá n^s sqlor y consistencia que otras. Otros 
muchos medicamentos en doade jel ácido sulfurícp obra por 
una r<#ccion lenta , variarán en sus propiedades, y por esta ra- 
zón se debía calcinar hasta que lavacfo en agua no diese sal al- 
guna , y siempre su gravedad específica fuese una misma; 
porque entonces estaría mas puro, y tendría igu^J captidad de 
oxígeno , respecto de que los metales upas veces e^tan jmas sa- 
turados de oxígeno que ot;ras , según el tiempo que se les tiene 
^1 fuego ; y este grado m^yor ó menor de oxidación los hace, 
variar de naturaleza y propiedades en muchos casos. 

TOMO I. TT 



Digitized by LjOOQIC 



3°4 * 

La colección es el ar^e de„c oger. las plantas y sus produc- 
tos medicinales con reglas y 'principios fundamentales de la Bo- 
tánica, atpndida : i? su naturaleza : 2? su lugar y sitio nativo: 
3? ía estación , clima y 'trempefíátúra r <fé la atmósfera , para ^jue 
se conserven mejbfi'áe suferté ; ¿fiie tío se puede hacer unábtie^ 
tía reposición si ijoié jha.lítclíó'añtesí una búehá 'colección, co- 
mo luego diremos. : ' ! : ' 

1? Atendida su naturaleza vemos que cada parte del ve- 




principWdef V prífaaVera L ; f y otras *T pi^SipiWdeí estío, y 
otras á principios del invierno; y otras finalmente-, a mediados^ 
de estas quatro estaciones. Las raices débén cogerse dnla plrU* 
maverá y ófofib ; lrfs 'jettA? éü la ^Mií&fíMyíéstítt'/'toflttipé* 
en el eitío,^ quando él té^tíaVWs c fe^resé , i4tfedb ! efa Sii'mayoí 
vigorólas' ccfrt'eizías xín eVbtoñb^éii'H^rhnrf^^V loá'frütdsení 
el estío , y lo mismo las simientes. Todas éstas reglas genera- 
les tienen , como todas , muchas excepciones que indicaremos 
luego ; pero deben tenerse presentes párá saber qué 1 vegetable* 
deben cogerse conforrtfé Vá^aii yihifehdó kftestácirinés. ;Ví ' 
a? Atendido el séfo }J#gar údífoo L ée4á$p\mtiis vetñeS 
que una¿ deben cogerse eñ los ríos, como v. gr. laniñfeá^ oWáS 
en sus riberas , como v. gf. el eupatorio, el llantén aquático; 
otras eñ las fuentes y arroyos^ cómo v. gr. los berros, beca* 
bunga y acónito; otras ;éh ros VálMfóS , cómo 4* achicoria / he* 
Roirópió, 'fedábiosay'ó'tfaJ^injéf 'nJar't stts fieras ,*»me la*** 
lírornia fía í>tátiayotméti*\é&mñSerb$ fe^nj^ifcútiteí 
para sembrar , cómoTa 'iílhíária y 1 laí váleíriaña t fctras en lo$ 
montes alto^ ó en los alpes ,* como la álchimila , géndana, ei 
taftctrb ; 4 'otras' J ¿n los deipeñadfrfos y riscos qu£ tienen algún* 
humedad 1 '; cómo el séflb y culanltríliaí btras en los bosques- y 
selvas ; cat6<y , é^ , fbttifrjíl ,\z etñii * la betónica ; otras. enf los bdá- 
ques artificiales y járdiáes, cómb el asaró , la fumaria ; la pul* 
monaria,la yerba parís; otras etilos prados, como el melilo- 
to , chicorias , millefolio ranúnculo , agrimonia ; y si fuesen 



Digitized by LjOOQIC 



GpLSpCIQp, 305 

1% pra4os.h&me4a? f pi'pdiK;aii el junco . 9 ^£f¿t>9l;&c.¿ ótfas eh 
los prados areniscos , como ja pimpipela, eufrasia y prunela; 
otras en los campos eriales , como el cerefolio y el hipericon; 
otras en los terrenos muy cultivados y muy pingües, como son 
el delfinio, las ortigas , el chénopodio, el lamió ; otras en los 
monfopes dp estiércol, , ó ep tierras negras y mantillosas r comp 
sori en las que { .$p han podrido escombros, como $1 veleño, gw* 
dolobo , solano , marrubio y estramonio ; otras en las tierras ro- 
xas y arcillosas , cómo la bursa-pastoris , la alfalfa y la amapo- 
la; otras en las tierras calizas , como la verbena y otras varias; 
y finalmente, las tierras fértiles producen las plantas, lozanas y 
nías vigorosas, , ., . : , 

Todas estas circunstancias, que se expresan en los viag$s 
botánicos y en la Práctica de Linneo, deben tenerse presentes 
para quando un profesor salga de su oficina á buscar las ye$- 
,bas f sepa los sitios que pueden producir tales y tales plantas, 
y no camine á ciegas en su adquisición; pues no sabiendo la 
historia de* las plantas , que es una parte accesoria á la Botáni- 
ca , no puede hacer la colección de ellas , no las podrá hallar 
sino con mucho trabajo , ni menos las podrá escoger de entre 
las demás si no tiene un conocimiento científico de las medi- 
cinales para distinguirlas de las que no lo son ; y así seria un 

f absurdo, eaup profesor fcfuscár la grazna en los rios, la ninfea 
en los sembrados, los berros entre Tas rocas , y la cicuta en los 
alpes : por est£ razón se dice non omnis fert omnia tellus , y 
atendiendo á esta verdad tan clara, cantó Virgilio en sus Geór- 
gicas: 

Hic segetes , illic veniunt felicius uv<* 9 
Arborei Fcetus alibi , atque injussa virescmt gr amina. 
Sin embargo de esto observamos , que esparciéndose muchas 

% semillas por diferentes terrenos, producen plantas aunque no 
sean muy acomodaos á su naturaleza ; pero esto no le debe 
servir de regla al Boticario para buscar las plantas medicina- 
les, porque esto es una casualidad, y ademas no son las plan- 
tas tan medicinales como debían ser. Linneo dice que los lu- 

. gares ó sitios secos producen las plantas mas sabrosas, como ob- 
servamos en los melones de secano , que son mejores que los 
de regadío , y de consiguiente las plantas serán mejores y mas 



Digitized by LjOOQIC 



medkinales las que se verían eh lugares" expuestos al sol, que 
las que se crian : en los águátíasós ^ Sombríos , como V. gr. él 
eneldo, la mejofóna, tomillo y otras plantas que requieren lu- 
gares calientes ; los lugares aguanosos crian comunmente las 
plantas corrosivas y acres, y de consiguiente el ranúnculo cria- 
do en las aguas es mas medicinal que el que se crie en un pra- 
do , y lo mismo sucede con la piátienta aquática. 

3? Atendida la estación , clima y temperatura de la at- 
mósfera, observamos que en quanto á la estación, unas deben 
«buscarse eri la primavera; otras en el estío, otras en el otoño, 
y otras -eft j d intfierta'ó-; y de consiguiente el Boticario docto 
tiene sumo cuidado en buscar las yerbas conformé vayan Vi- 
niendo las estaciones del año , atendida , cónio queda dicho, 
*su naturaleza , y por lo mismo es muy necesario que sepa el 
tiempo en que cada una viene á la sazón y madurez, y que se- 
pa que éntrelas plantas que se deben coger en la primavera 
hay unas que se dan' primero que otras, conforme las haya si- 
* do mas ó menos favorable la estación. Para esto debe hacerse 
cuenta con el clima , porque en unas provincias deben coger- 
se en Marzo las plantas que en otro mas frió hay que aguar- 
dar *l mes de Abril ; y las que eti esta misma provincia se co- 
gen en el mes de Mayó, en aquella se cogeh en el mes de 
Abril. Hay que tener cuenta también de la temperatura de la 
atmósfera y á su constitución ; y así vemos que en dias de mu- 
. cho frío y nublados están los vegetales con poco vigor , la sa- 
via esta enervada, y tienen entonefes poca lozanía las plan- 
tas , y así son mucho mejpres los dias calorosos y claros para 
la colección, y las mañanas serenas mejor que las tardes: si la 
atmósfera está cargada de humedad, de nieblas , ha llovido, y 
están los vegetables húmedos y llenos de rocío , no se deben 
coger , porque fermentan lentamente , pierden el color , y no 
se pueden reponer para el uso médico con tanta utilidad , por- 
que se pudren. ' 1 

Mucho se ha despreciado lo que nuestros profesores anti- 
guos han escrito sobre la influencia de los astros en la medici- 
na ; y se ha tenido por cosa ridicula de que en nuestras Far-> 
macopeas haya tratados de astrólogía ; pero yo para tñí tengo, 
k que si las aplicaciones de la influencia de los astros en partku- 



Digitized by VjOOQIC 



COLECCIÓN. SO/ 

lar sobfe las partes del cuerpo humano, y sobre los produc- 
tos naturales que se aplican á ellas quando están enfermas es 
ridicula y supersticiosa , no lo es la constitución general de la 
atmósfera , pues así como tiene influencia grande en las enfer- 
medades , en razón de que muda la estación , la adelanta ó la 
atrasa y muda la temperatura , asimismo la tiene también en 
los vegetables, y los hace mas ó menos medicinales ; por todo 
lo qual dixo Peracelso : Primum scire refert témpora anni es- 
se diversa, et pro diver sítate temporum vires quoque rerum 
omnium augeri minuive. Hac itaque , cum sine contradic- 
ción* *vera sint , sequitur non semper bonutn es se argillam 
ac lútüm fodere , lignum c adere , multo minus. (Nota.} Her- 
has colligere ,/ructus decerpere , r adices eradicare , balsa- 
ma ac gummata der adere. Por eso conviene observar la luna, 
si es llena ó menguante, como también el curso del sol, aun 
guarido estemos ya en la estación en que deben cogerse: Debe 
'observarse la luna, porque estando en quarto menguante es la 
estación muy á propósito para la colección , y no lo es quan- 
do está en quarto creciente , porque se pudren 5 y aunque hay 
unos versos que dicen lo contrario : 
* Luna- cremento carpiré poma metnehto 

Hac cum decrescit, quod carpseris omne futre scit\ r : 
los desmiente el misriio Paracelso. r 

Debe asimismo observarse el curso del sol , pues quando 
nace es mejor estación qué quando se pone ; y esto ló encarga 
mucho el citado Paracelso, pues dice que debe hacerse la cor- 
rección expresamente en la madrugada ya venido el día , en 
dia sereno y claro, en tiempo seco, en luna ínénguante, y en 
los tres (añade) últimos dias dé la luna menguante. 

Sea como quiera , y tengan estas máximas toda la supers- 
tición que quiera , los labradores saben que esto es cierto sin 
leer á Paracelso , porque la experiencia les hace vef que los 
maderos se les apolillan, que son mas ligeros quando se han con- 
tado en mala estación , y que son menos útiles para la vida co- 
mun,y para la economía: la poda de las viñas, las siembras, y 
en otras muchas operaciones, tienen mucha cuenta con la luna 
: y con la constitución de la atmósfera, porque tienen mucha in- 
fluencia sobre las plantas y sobre sus virtudes medicinales. No- 



Digitized by LjOOQIC 



308 coLECcroN, 

sotros observamos esto mismo en nuestros herbarios ; pues ve- 
mos que una ñor antigua está de mejor color y consistencia 
que una reciente , y que una raiz se apoülla en una caxa, y 
en otra no, si han sido cogidas en distintos tiempos , aunque 
hayan sido de una misma planta. 

En quanto á la colección de los minerales, no se deben su- 
jetar á estas reglas; porque como su crecimiento no se debe á 
una vida vegetativa aumentada y disminuida por la influen- 
cia interna de los astros y de la atmósfera , como es la de los ve- 
getables, sino á una adición de capas externas (pág.ai), pue- 
den cogerse quando se quieran ; pues no se puede suponer, co : 
mo en los vegetables , la destrucción y diminución de virtudes 
medicinales por la influencia de los astros , sino por las leyes de 
la atracción y de la combinación explicadas en varios lugares 
de este Diccionario* 

En la colección de los animales militan las mismas reglas 
que en los vegetables, porque vemos que su vida está sujeta 
a períodos , y su muerte ó destrucción orgánica se adelanta ó 
atrasa según la influencia interna de los astros, de la atmósfera 
y de su constitución ; todo lo qual nos ensena á buscar su mar 
yor grado de lozanía, sin sujetarnos ai número de años, así co- 
mo no nos sujetamos á meses determinados para coger las 
plantas. Pero como en el dia son pocas las partes animales que 
se repoden para el uso médico en nuestras oficinas , bastará de- 
cir con Paracelso , que en quanto á la edad se deben coger 
quando han llegado á la vi¿Udad, ó al estado de ser aptos pa- 
ra propagar la especie ; en quanto al tiempo , en aquel en que 
se hallan en la turgescencia ; y las que tienen turgescencia pe- 
riódica deben cogerse , según autores graves , entre la Asun- 
. cion y la Natividad de la Virgen. 

Hay algunos que admiten por circunstancia el modo watt» 
rial de coger los vegetables, y ?sí dicen que las hojas del elé- 
boro , y lo mismo las cortezas del saúco y sus tallos , si se ar- 
rancan hacia arriba hacen vomitar* y si hácja abaxo purgan el 
vientre ; pero este exceso de credulidad ha hecho que se ha- 
yan olvidado muchas cosas útiles que fcabia entre semejantes 
cuentos de viejas. Otro tanto se puede decir de la situación que 
debe tener el que las ha dé coger respecto del sol ; pues Agri- 



Digitized by LjOOQIC 



COLECCIÓN. 309 

pa dice que deben "mirar al mediodía quando se coge alguna 
planta correspondiente al signo de Saturno y al de Marte , y 
que se debe mirar al oriente quando se cogen las plantas sola- 
íes , ó que corresponden al signo zodiaco , y lo mismo las plan- 
tas lunares &c. ; pero todo esto no merece la mayor atención. 
No obstante , observamos que en quanto á los signos hay 
algunas circunstancias favorables, como lo observamos en mu- 
chos árboles expuestos al mediodía y oriente, cuyos productos 1 
sóní mejdres que los de los que miran al poniente y septen-' 
trion. Son también mejores las plantas que están á todos ayres, 
eh donde las baña el sol , que los que están en los sombríos y 
lugares húmedos ; bien notoria es esta circunstancia en los 
quinos y éuyas cortezas son mejores unas que otras , según la 
sítuadión del árbol. ' 

Aunque la madurez es la regla para coger los frutos , la 
lozanía para las flores y plantas, y la virilidad para los anima- 
les; hay algunos productos que sé cogen inmaduros , como los 
agraces; algunas flores sin abrir, como las rosas rubras ó caste- 
llanas; algunas yerbas recientes 6 jóvenes , como las acederas; 
y algunos animales pequeñitos , como el pollo de gallina , la 
ternera , cuyos productos seí expresan particularmente en la 
materia médica, para que do se confundan con los demás que 
se cogen generalmente quando están lozanos , adultos y en su 
mayor vigor. 

COLOFONIA. 

Algunos llaman con este nombre al residuo de la destila-, 
don de la trementina quando, se saca de ella el áceyte ethíréj> $ * 
y otros á la misma trementina cocida ; pero por lo común, 
aunque con mucha impropiedad , entendemos con este nombre 
el residuo del aceyte espeso de trementina que sale después 
delaceyte ethérea, llamado vulgarmente pez griega. 

Así como todos los aceytes volátiles convienen en muchas 
propiedades que les son comunes, así todas las resinas con- 
tienen en dar precisamente mayor ó menor cantidad de colofo- 
nia , lá quál no es otra cosa que una resina saturada de oxíge- 
no. De aquí se sigue-, que no solamente la trementina común 
es susceptible de dar esta substancia , sino también la tremen- 



Digitized by LjOOQIC 



3IO COLOFONIA. 

tina de chio, la del terebinto , el balsamo de copayba, el bal- 
samo de cañada , el liquidámbar y otras muchas resinas poco 
saturadas de oxigeno , destilándolas para sacar el aceyte volá- 
til que contienen sin oxidar. 

Todas las resinas quando acaban de fluir de las vexiguillas 
ó vesículas propias de los vegetables, están en forma de aceyte 
sutil y ethérco ; pero con el contacto del ayre atmosférico se 
evapora una porción con el calor del sol , y parte se combina 
con la base del ayre vital formando unas resinas mas ó menos 
duras , á proporción del oxigeno que ha absorbido de la can- 
tidad que se ha evaporado de aceyte sin oxidar, y del tiempo 
que haya estado á la intemperie. * 

Luego que estas resinas se ponen á destilar, sale al prin- 
cipio el aceyte mas volátil que no habia absorbido nada de 
oxigeno ; después sale otro que no es tan volátil ; y suce- 
sivamente va saliendo otro mas espeso y casi negro , por con- 
tener una porción de carbón en estado de mera mezcla. Este 
.carbón le ha separado el fuego en la descomposición de una 
porción de aceyte , que por estar muy saturado de oxi- 
geno no pudo ascender en la primera destilación , quedando 
últimamente por residuo un carbón mas ó menos brillante, 
según la porción de resina que le haya quedado sin des- . 
componer. " 

Como en una misma destilación salen diferentes cantida- 
des de aceytes, que varían en las propiedades por razón de la 
mayor ó menor porción de resina que ha ascendido con ellas, 
y de la diferente cantidad de carbón que cada una tiene en un 
estado de mera disolución ; se sigue que siendo la colofonia 
residuo de la destilación de las resinas líquidas , debe variar 
precisamente según la cantidad de aceyte que se haya sacado, 
4e ellas. Esta variación debe notarse no solamente en la con- 
sistencia , sino también en las virtudes medicinales , que son 
mas ó menos eficaces. 

Ni basta decir que si se emplea igual captidad de tre- 
mentfna ú otra resina líquida en una destilación , y se saca 
igual cantidad de aceyte volátil , saldrá la colofonia igual en 
todas sus propiedades , porque el residuo de la destilación 
siempre variará á proporción de lo mas ó menos oxidada que 



. Digitized by LjOOQIC 



COLOFONIAS #H 

fjstuviesfc la mina que se ha destilado. Síá las resinas, por 
eiemplp f que se^ps : venden <seca$ en granos con el nombre 
ie in(:iei>$o o^di^ío, se ks extraxera por la destilación igual 
cantidad de aceyte .como.á las líquidas que no están tan satu- 
radas de oxigeno , quedaría por residuo un carbón en lugar de 
colofonia De. aquí se t sigue evidentemente f que tomando por 
la colofonia el residuo de la destilación de la trementina, unas 
jfsces teñirá i}ia$ ( ^ey t§ y^áMl que otras ,. y . sus virtudes de 
consiguiente v^riaíánjiqf abísmente. La mas pesada , clara y 
transparente seri^ n)ejor que la ma$ pesada y obscura. La tre- 
mentina cocida en agua pura hasta un cierto punto de consis* 
teaci^a, ó el residuq de la destilación del aceyte volátil median* 
te el agjua , es, Ja .^eijdajjera ' folofonia, qye se debe gastar y 
Substituir enflugfr feM fez griega pira, el uso interno; por-: 
qye t es más vulne^rja , t balsámica y djprética , por razón de 
que contiene todo el aceyte espesp de trementina, y solo I3 
falta el, aceyte vplát i];, que s^ k separa sm descomponer nada 
laresina._ o: \ :j ;,; , ;¡ , ; ._.;,.;. : •'. •-, , -• > ; 

/ Es una unión íntima de dos ó ma$ substancias mediante 
su afinidad recíproca i derforipa quede ella resulta un cuefpo 
hompgéneo de diferentes caracteres;* y de propiedades distin- 
tas qu^ fes. jqi^it^iiiíX^dacUttOHde ¡po* sí antes de corotófliwse* 
Quando un acejtfg volátil $e ¡halla disuelta e^n el alcohol, y h> 
mismo una resiaa , se, dice que. están realmente combinados; 
pero si á esta displucipn se echa agua pura , se pone turbia,, 
porque el ^gl^fte ^pftd$r^4elVlcphplr f p ( oit^u mayo* afnidadr 
coi>, él, y ^ í^sina ó #<eyte s? #reci§i¡¿* ,; ó qifc^a *pap ( eío$fta 
en^ ehliqoi ^nfcoage^ se di<Kt3S£ está, mezclado, y gritara»- 
m$ se debe distinguir notablemtote la mixtión de la combina- 
ción, Esto se manifiesta en el alcohol de anis, eneL qual es- 
tando e| acey.rq dirtíeUo,pftr <ui a^ascipn , se, precipita , y for-. 
ma una ligera emulsión iWty&^m®fcl*f*&fr*)y se ; tfombio* 
CQn^%k}ohflí. ;j r .-* ^L — - .'.-..* : rr! fe ./., !'- f.\ 
^ r La; cognación <ffc el hecho itíismoi4e ¿iquistf J¿q$ ^«posf 
íntimamente ; y la afinidad * que es la causa qy$ determina es-; 
t4i.^ff mPWln^JI» tíil4Mfikó^dͧt>9s}qiop flií^íkwn Aa6;ma-i 
tomo i. . vv 



Digitized by LjOOQIC 



ai 2 COMSINACIÓN. 

léculas de estos cuerpo* a unirse' íntimáíftónte, fe t^ltíe fconfr 
sidera como una de las leyes, particulares del movimiento que 
recibieron de la naturaleza , que obra ea cada coerzo dé dis- 
tinto modo y con distinta fuerza?. Por eso <te¿irtios que lá com- 
binación es en razón directa de los grados de afinidad ó de la 
fuerza combínatriz de las substancias q&e se ponen én con* 
tacto. Do* cuerpos permanecerán combinados miehttas n& se 
les junte otro que tenga mas afinidad costino de feltó*, a con 
los dos; y entonces ó se desbarata la cdtobin&cion resultando 
otra nueva muy distinta , ó se forma una uhion de tres cuer* 
pos , llamada combinación triple. - v 

Este cambio de atracciones <que exérdétHos cüefpbs entré 
sí, originado de loe diferentes grados de fuerza ¿On que 
mutuamente se atraen y^son atíaidds, ó*'bien sea' porque al- 
gún agente externo, como v. g. el calórico, hace variar es- 
ta fuerza atractiva, y de consiguiente los resultados, convie- 
ne que sea muy eiláifrtádo y Meditada pót r todos los Boti- 
carios; pues en él consiste absolutamente el éxito de*3ás -ope- 
raciones chimicas, y en él e^tríbían sd¿ ^fenómenos , el conocí* 
miento dcellos y de las causas antecedentes. 

Como antiguamente Be ignoraban las leyes de afinidad, 
que determinan la combinación , ytaucho mas los ¿fados ^ne 
cada cuerpo tenía para «jombinaneí con otro, se ignoraban dé 
consiguiente muchoi íemymerios' que «kxabatt nüeftros antece- 
sores sin explicar,: ó a lo kóftosínó lb$tátplk^áfréo& aquella 
individualidad y razones de congruencia que en el dia se saben; 
de forma que ni sabían, v,;gr; qué substancia causaba la caus- 
ticidad del' sublimado , iqüéácido^íomittaba én e\ precipitado 
blanco ,pór qué pesaba* »Ím l**tf/¿f/^iiíetáKeds^H¿ ios 1 mis- 
mas metales * siendo "a^t* cme>, %«gi*fib> iell^s / ; >péináí*iii üfr p^kid- 
pió que llamaban ftegistó, qüálWfcl carácter eseneíal de los 
ácidos y eí délos álkalis, en qué consistía la efervescencia &c¿¿ 
con otrasí írtuchás cosas ignorátíá^ étt ;aqúeltéí> fifefftpos r ; y : de- 
mfcstradas táKtra del modo nias ? <»feíj^«o¡ J - iQ * ' : V _ ' ( J í: 

En el dia se ha meditado mucho sobre los* Insultados de 
kr cortbiíi^cibn; -y 'sobtfé 1* tey que; fes prodüiíe ,< llamada 
atracción particular, ó afinidad entre las moléculas elementa- 
les de los -cuerpos , para distinguidla de la atracción en gene- 

V 4 1 0\. I 



Digitized by LjOOQIC 



ral;, ^ije f $* reffet&a á la majeria ea general 
_ Pripiqjrjmen^; lg.haa mirado como fundamento y basa de 
la deuda chimica, y. como camino de la verdad. De ella hai| 
formado tablas en donde se anotan , mediante unos caracteres 
seguios;, losgr^do* .quetiepen los cuerpos para combinarsf 
Qtitrt.tií *, fírmaselo c<?n las experiencias una serie dilatada de 
datos :,W siryed^ base para el conocimiento de las propiedades 
de cada operación,, para él conocimiento del nuevo resultado» 
y para la explicación de los fenómenos : haciendo estas combi- 
naciones demostrables con. corolarios , á manera que un Arit~ 
méíicp usa ¿a el oálculo de caactéres para combinarlos de di*, 
tintos modos , y ver redpcido el resultado en un punto de vista. 

No pretendemos explicar tan completamente la combina* 
don y sus leyes, que puedan los lectores quedar instruidos, 
porque es un punto muy arduo, y pide mucha práctica y pul- 
so. Solo diremos que cada cuerpo tiene diferente fuerza para 
combinarse con otro según las superficies de sus moléculas ; y 
de esto dimanan muchas combinaciones y descomposiciones que 
nos dan un campo grande en que estudiar, y hacen un papel 
principal en esta ciencia. En varios lugares de esta obra se 
atará un número de corolarios que explicarán en un punto 
de vista los grados diferentes de atracción que tienen las mo- 
léculas de diversos cuerpos para descomponerse , y volver* 
se á combinar de otro modo , con lo qual nos parece queda 
bastante insinuada la combinación y sus leyes en qyanto perte- 
qece á un mero Diccionario, 

No obstante , par? mayor inteligencia diremos : 1? que la 
combinación es la mezcla íntima de dos ó mas cuerpos de tal 
suerte penetrados, que resulta siempre una tercera substancia 
homogénea , y en todo desemejante á los principios de que se 
ha compuesto : 2? que esta combinación se efectúa precisamen- 
te entré substancias de distinta naturaleza, de las quales una ha 
de ser precisamente líquida, como vemos en el sulfate de potasa: 
3? que quando un tercer cuerpo separa dos .que están combinar 
dos , y se combina con uno de los dos, entonces se llama combi- 
nación electiva, como en el álkali volátil: 4? que quando este 
tercer cuerpo tiene igual fuerza para combinarse con los dos, 
entonces resultan tres fuerzas iguales , y de consiguiente una 



Digitized by LjOOQIC 



p4 t eomtÑkttói». 

combinación de tres cuerpos, que los Cirímfeóá lltfman ttísulós' 
6' combinaciones triples , como en el tattrite de potasa ántímo- 
iiiado: 5? que son comunísimas en la Farmacia las combinado-' 
» nes binarias ó de dos cuerpos , como v. gr. todas las sales neutras, 
menos comunes las ternarias, como y. gr. los trísulos ó ? de tres' 
'cuerpos, y muy raras las de quatro : 6r que quaWdbse jutotaiv 
dos combinaciones binarias , suelen muchas vecfcs'-descomponerse' 
mutuamente , cambiar [de bases,' y formar otras 'dos combina-' 
ciones nuevas , a la qual llaman los Chimicos combinación por: 
doble afinidad , como v. gr. el muríate de mercurio precipitado: - 
7? que la combinación binaria se llama de simple afinidad, por- : 
que se verifica entre dos cuerpos solos, que es la mas común;- 
pues mientras mas simples sean ios cuerpos, mas propensos están 
á la combinación , y mas dispuestos á formar compuestos, y en 
esta preciosa ley estriba Ja reproducción de los seres naturales ;. 
que el calórico descompone; de forma que están estas desfuer- 
zas en contraposición mutua; y he aquí en donde funda la des-' 
composición y recomposición de los cuerpos organizados é in- J 
organizados : 8? que por eso los ácidos , los álkalis y las tier- 
ras puras no se hallan sino rara vez solas , y casi siempre com- 
binadas con diferentes cuerpos, formando sales , piedras y mi- 
nas, y de todas estas combinaciones rocas y montañas enteras. 
Finalmente diremos que muchos han explicado la afinidad de 
combinación por los grados diferentes de atracción que cada 
cuerpo tiene con relación á los demás : y una de las leyes que v 
han establecido es : que todos los cuerpos en general se atraed 
¡mutuamente , y son atraídos*, y que un cuerpo mayor atrae 
otro menor &c. ; pero esta ley obra entre los cuerpos en masa,' 
6 entre sus partículas integrantes, y no entre sus moléculas ele* 
mentales", pues estas se combinan por otra ley particular dis- 
tinta de la de atracción general. 

y Pero si preguntamos eri qué se fundan estas leyes de atrac- 
ción, 6 por qué un cuerpo mayor atrae otro menor, y lo que 
aun es mas del caso , por qué se combinan dos cuerpoj de dis- 
tinta naturaleza con tanta fuerza , habremos de dexar este pun- 
to por indeciso por ser de bastante consideración; y porque el 
dar solución á estos problemas con razones dfriof¿>bo es pro- 
pio del objeto que nos hemos propuesto en este Diccionario/ 



Digitized by LjOOQIC 



C6»ÍBTNAC10«¿ 315 

£1 Caballero Newton fue el primero que determinó esta 
relación de afinidad entre los cuerpos, fundándola en la figura 
de sus moléculas : para esto han establecido una ley que dice: 
que quanta mas superficie presente un cuerpo a otro , tanta 
mayor sera la fuerza con que se una d él; y esto es lo que se 
llama atracción particular ó afinidad. Para mas apoyó de esta 
ley se han valido del aáogue poro, y de planchas bruñidas de- 
vanos metales puros , formando un peso que se llama balanza* 
hydrargyrostática , por la qual conocen con qué fuerza se ad- 
hiere cada planchuela al azogue *. 

"y Como los métales estén puros, se observará que según 
los grados de atracción que estos tengan para combinarse con 
el* azogue, tanta mayor tendrá que ser la fuerza opuesta en la- 
balanza que rompa esta adhesión , la qual es en razón directa 
de la mayor superficie. Y así se notará que 

£1 oro se adhiere al azogue con una fuerza de 446 grados. 

Plata 429 

Estaño........ 418 

Plomo..* ,.¿ ¿. 397 

Bismuto 37# 

Zinck 204 

Cobre 4 . 142 

Antimonio. ,..;...,.. 126 

1 la balanza hydrargyrostática que se uneti estos ¿os metales. Se 

es un peso regular sin platillos ó con. prosigue con las demás planchuelas 

ellos ; pero muy exacto : i un lado del mismo modo ; y por último 

de la cruz se coloca íicl modo mas se ve que el plomo se une al azo- 

posible una planchuela de metal muy gue con una fuerza como dos, v. 

igual , perfecta y bruñida , de modo gr. el estaño como tres , y así de 

que forme una esfera perfectamente los demás. Y según con la fuerza 

horizontal : esta planchuela- deberá que se une cada metal , así se juz- 

cáer perpendicularmente sobre el ga de la superficie mayor ó menor 

azogue , que estará por debaxo en que presenta al azogue u á otro 

qual quiera vaso : f al otro lado de la cuerpo líquido ,- sea por el templé 

cruz se ponen poco á poco las on- regular , 6 por alguna cantidad de 

zas , adarmes &c. que sean precisas calórico que haga esta disolución, 

para hacer desprender la planchue- como que es "circunstancia indispen- 

la del azogue. Estas pesas se ano* sable para verificarse la combina- 
tan ,, y ^se ve qual e¿ la fuetea con - cien. t 



Digitized by LjOOQIC 



$1¿ QOMBWACfW» 

Híerro-^ < ,...M;M.f...*,.M, ., -.„„*«•••«•*»• lí i T 

Kobalto >. * .*... .....o.*..»...,* 008 * _;. : 

Sin embargo de estos datos, que son otras tantas demos-, 
(raciones de la ley que determina la combinación de muchos 
cuerpos, siempre queda la dificultad en toda su fuerza, y 
siempre tendremos precisamente que d$e¡r , qué la naturaleza 
estableció ciertas leyes entreoíos seré* naturales para que, por 
ellas se : moviesen siempre de un modo constante é invariable, 
á proporción que el hombre ó la casualidad los junta para que 
obren mutuamente , y produzcan los varios fenómenos que, 
observamos quando ellos exercen .estas leyes al combinarse y 
descomponerse. Por esta ley innata vemos que el carbón siem- 
pre arde» y se quema al ayre libre , y nunca en donde no ten-, 
ga comunicación con él, ó con un cuerpo que contenga algu- 
no de sus principios , como vemos en el nitro fixo con car* 
bones. Pero mientras tanto siempre tenemos la ventaja , que 
antes no teníamos, de saber estos grados de atracción y movi- 
miento , por el qual sé explican los mas altos y recónditos fe- 
nómenos de la naturaleza que antes se ignoraban , aun quando 
no se determine á friori la causa de estas atracciones. 

COMBUSTIÓN. 



Es una disolución de los cuerpos; que se ponen á la acción 
del calórico , mediante el qual se volatilizan algunos de sus 
principios constitutivos , se combinan con el oxigeno , y mu- 
dan enteramente de propiedades. 

Han disputado muchos Chimicos sobre si es el ayre el 
que quema los cuerpos con el auxilio del calor , ó si es el ca- 
lor quien los quema con el auxilio del ayre, dando en esto 
cada uno sus razones apoyadas en hechos que al parecer con- 
cluyen ser ciertas ambas proposiciones; pero sobre que el agen- 
te propuesto en la segunda proposición es instrumento de la 
primera, no pueden ser ambas, proposiciones á un tiempo cier- 
tas. De esta disputa se ha concluido diciendo que el calórico 
es el disolvente de los cuerpos, y que el gas oxigeno dé la at- 

1 V. los Elementos de Chimic* de lt Acadcwia de Dijo* pág. mlhi 34 y Áp 



Digitized by LjOOQIC 



COMBtJSTfÓií. 317 

mÓsfera e$ qüíen efectivamente los quema : y así eé que no se 
3>uede verificar uñar combustión* rápida , ó de estas en que hay 
¿eq»e«dfmienro de taz y Calórico, sin el concurso del ayre at- 
mosférico , ó de alguna de sus partes componentes , que es el 
gas oxigeno, el qual /como luego diremos , tiene el calórico 
xjue ha de disolved los combustibles para que se combinen con 
su base. Luego solo el &yre quema y propaga el fuego excluf- 
sivateenre , y eíl calórico solo es instrumento que ayuda y dis- 
pone los cuerpos á ser quemados , y eso no siempre. 

No en toda combustión de cuerpos hay desprendimiento 
de partes volátiles, ni sé forma de consiguiente llama ni fue- 
go, pues vemos que los metales quando se queman no dismi- 
nuyen de peto , antes bieii aumentím mucho ; y táuto más es 
este aumento, quartfo raas quemados* ésten. Al contrario suce- 
de en los vegetables , pues estos disminuyen considerablemen- 
te en la conibuétion , porque durante ella éí calórico disuel- 
ve' stfc'^pritídfábá constitutivos, y algunos de elW, conurv.gr. 
el abey te y el -carbón , si soíí volatilizados coti rapidez; for- 
man' la* Haiaa engazan de qu6 sé- qtiéman : súbitamente , y for- 
man fuego; pero sí too son volatilizados con tanta rapidez , en- 
tonces el gas oxígeno no se descompone sobre ellos , ni de con- 
¿guíente el aeeytexjué ***fc foftná'aé descompone , ni' él carbón 
se volatiliza , ni se forma agua , ni ácidos-, ni llama , y qüetfá 
mucho mas -carbón pcír residuo; de manera que ! en este caso mas 
es una destilación propiamente tal que una combustión lenta. 

En las combustiones rápidas y vivas , á proporción que el 
calórica volatiliza» y disuelve los prinéipios eohsriitytívos de 
I¿s 'vegetables ,fa basé 'del ay re vital se combinaron el 4 hidró- 
geno, y íorma agí&í sfc combina también ¿on el carbbn [ y 
forma gas ácido carbóhko , ácido jtfrolefioso&c. ; y por ré*- 
sidtio puedan algunas sales mezcladas cotí tierras, que fo'rman 
ks cenizas* y ! alguna porción de carbón , que- aun no sé 
ha consumido por falta de gáfs oxigeno y de ealórifcó que lé 
diwávfesle*j*¿te Suerte qué /hkste qué Ids principios constitu- 
tivos *d# : tm vegetal nó*e h&yaniadticido á cenizas ;á aguará 
ácicb Carbónico y á otro* ácidos , no debe llamarse cuerpo en- 
teramente quemada. ¡ \: 

En la descomposición del g^s óxígénoímas ó menos jftoñtá 



Digitized by LjOOQIC 



£t8 , COMBUSTIÓN. 

y rápida sobre los .combustibles está fuñada la propagación 
y fuerza del fuego ; y toda su teoría estriba en la ftxacion de 
su basd en el mismo combustible y en, el desprendimiento de 
su calórico ; lo qual se hace inteligible en la forma siguiente. 

Para verificarse una combinación rápida del oxigeno con 
un combustible , es necesario que se le aplique uo .cuerpo .ya 
.encendido ó disuelto por el calórico : [prestando este cuerpo 
una porción de cajfirico que tiene , hace una disolución de las 
primeras capas del combustible que se le arrima ;. y entonca% 
Volatilizándose algunas de sus moléculas, se combinan con la 
b??e de). gas¡ oxígeno de 1? ^m^sfera , , y e>te abandona el cá-- 
Jorico que le tenia disuelta, en forma de gas; este calórico libre 
que dpxó el oxígeno actíja sotare las segundas cap^s del correa 
buptible, y le disuelve progresivamente ; este descompone mas 
y mas gas oxigeno , que se fixa sobre las dichas capas ; de es* 
te resulta mas calórico libre , qpo $cjtua sobredas, terceras capas 
deí mismo combustible , y de este modo se favorece la cambia 
nación y despqmposicion deVnu?vo gas sobre el combustibles 
Esta ,es en suma la teoría y propagación» ; de la combustión rá* 
pida. Aun mas claro : se prende fuego á una substancia com* 
.^ustible x comp , y> gr<*&n leño : e#ta_ pequeña porción de caló* 
flqo que sé la aplica , 4is]uel ve una pequew poj?cipn de- élí-iá 
jjfopor^íon qup e* 1 ? ** di^lye,, se*£ftmbnui$ isps,^ principios 
pon ]a base delegas : oxígeno : estése, descpaipone de cansí* 
guíente,, porque ^u base tiene mas afitíidad qon ellos que con 
el calórico que la tiene en combinación. En este case* hay un 
xíesprexídimieWQ mas^.ippvps grande.de ptót¡cp^\de4uz, y 
forma 1^,1^^, sirviendo esta de disolvente $rpgíe$iva de lo 
restante delt.com^ustiye basta di$<4 verle ijft quemarle entera* 
mente f ¿e marjera q ue esta dísoliicioa no p^ra^ástg que no se 
corte la comunicación del gas oxígeno atmosférico , que es el 
que presta el calórico para disolver el combustible, descompon 
niéndose, y .fijándose, en él.Sfc base. ^ . . U y\ • .. 

$$.*??. enérgica la acción ^l gw , pxígeno s¡9Í>rf:lgs cuer^ 
pos, combustibles , que siempre que estos se le presentan íügun 
tjnto ya ¿¡sueltos' por el calórico, ó con un temperamento 
elevado, se efectúa una combustión tan terrible , que causa la 
Wayor aeración > y ..taoifen*£of -4»; quinta mayor $m Ja.pu- 



Digitized by LjOOQIC 



COMBUSTIÓN» 319 

.reza ¿él gas oxigeno. Si se mete un alambre de hierro con un 
.poquito de yesca encendida á la punta en una esfera de cristal 
llena de gas oxígeno puro, se verá que la yesca enciende el gas 
oxigeno, y se consume al momento, y en seguida se encien- 
de el hierro de tal suerte sobre el gas oxígeno , que se des- 
compone sobre él , le derrite con una llama muy viva , y 
le hace caer en gotas ardiendo como si fuera una cerilla. La 
razón de este fenómeno es , que á proporción de la prontitud 
y fuerza con que la base del gas oxígeno se une al hierro , tan- 
ta porción de calórico y de luz se desprende en un tiempo 
determinado , que es causa de la llama y del fuego tan con- 
siderables. 

Ya diximos hablando de los cuerpos simples que el gas 
oxígeno se componía de oxígeno , de lumínico y del calórico 
suficiente para- mantenerle disueltoy en forma de ga? fpág.ix): 
diximos también allí mismo que este gas servia exclusivamente 
para la combustión , sin cuya concurrencia no se puedg efec- 
tuar: de aquí pues se puede comprehender fácilmente , que 
Juego que se fixa la base de este gas , ó se combina coa el 
•combustible , debe abandonar el calórico y la luz que le te- 
nían disuelto , y estos desprenderse y hacerse sensibles á la vis- 
ta y demás sentidos ; y quanta mas cantidad de oxigeno se fi- 
xa en un tiempo determinado , tanta es la cantidad de calóri- 
co que se desprende en* estado de libertad, y tanta mas impre- 
sión hace en nuestros órganos para conocer su presencia y efec- 
tos terribles : al qual llamamosyW^ 0. 

Metido el alambre que hemos citado en la esfera de oxi- 
geno, se mantiene ardiendo con aquella viveza grande que 
hemos indicado; pero luego que todo el gas oxigeno se h£ 
descompuesto , todo el fuego cesa y se apaga , y el líquido 
que ocupa el baño donde se halla el vaso que contenia el 
gas , sube hasta equilibrarse con la fuerza del ayre exterior, 
que la impele á subir hasta igualar la fuerza de esta gravi- 
tación \ Pero metido dicho alambre en' una esfera de ayre at- 



1 Este líquido siempre es ó agua geno 6 de otra substancia aeriforme, 

$ azogue contenida en un baño, gran- siempre se usa de un líquido que no 

de. Para llegar íw vaso de gas oxi- tenga afinidad en aquel estado con 

TOMO I. XX 



Digitized by LjQOQIC 



g20 COMBUSTIOK. 

mosférlco, no se verifica este fenómeno, porque se halla el gas 
oxigeno debilitado por el gas ázoe con que está mezclado en 
tan grande cantidad : luego el fuego que se nota en la esfera de 
as oxígeno puro , y su viveza tan extraordinaria consisten efr 
a descomposición mayor que hay de gas oxigeno , á la qual 
se sigue necesariamente el desprendimiento correspondiente de 



E 



el gas que se va á islar. Hecho esto, 
se sumerge el vaso en el líquido , y 
volviéndole boca abaxo , se sube poco 
á poco perpendicularmente hasta que 
falte medio dedo para sacarle 6 des- 
prenderle del líquido. En este estado 
se pone sobre una planchuela hori- 
zontal, que estará colocada y fixa en el 
líquido á esta misma altura. Esta plan- 
chuela deberá tener un agujero , por 
el qual se le introducirá un cañón re- 
torcido^ que conducirá el gas que se 
le eche con una vexiga , ó adaptando 
este canon á la boca de una retorta 
ú otra vasija que contenga los cuer- 
pos que le despiden , como v. gr. el 
gas ácido carbónico que se despren- 
de de la creta quando se echa vina- 
gre u otro ácido ; el gas hydrógeno 
que se desprende quando se disuel- 
ve el zinck en el ácido nítrico , ó 
el hierro en el ácido sulfúrico &c. ; 6 
finalmente quando se destila el 6x3- 
- do de manganeso en una retorta , que 
se desprende mucha abundancia de 
gas oxigeno. Este gas sube por el ca- 
noa í la parte superior del vaso , y 
el azogue 6 el agua del baño como 
mas pesado , baxa á ocupar la par* 
te inferior. Considerado el gas oxíge- 
no así metido , se comprehende que 
metiendo por la parte superior del 
vaso el alambre encendido , el gas 
se descompondrá , porque combinán- 
dose su base con el hierro , formará 
va óxido, el calórico y lumínico que- 
darán libres de la combinación que 
tenían coa el oxígeno ; y entonces no 



teniendo cuerpo que les pueda impe- 
dir el paso , se escaparán por entre los 
poros del cristal , y deberá precisa- 
mente quedar allí un vacío. El oxí- 
geno estando combinado con el ca- 
lórico , aumenta de volumen consi- 
derablemente : luego que esta com- 
binación se deshace por el combus- 
tible ya encendido , ó con un tem- 
peramento capaz de deshacerla, el 
calórico estando en estado de liber- 
tad que antes no tenia , se escapa por 
los poros del vaso ; y he aquí cómo 
se forma el vacío. El subir de consi- 
guiente el líquido á ocupar este esp^ 
ció, no es porque la naturaleza, y tov 
dos sus entes tengan como por un mo- 
do de discreción horror al vacío ; asi- 
lo de que se valían nuestros antiguos 
Físicos para explicar y desatar varios 
problemas , que dependían de la su- 
ma elasticidad del ayre , de la suma 
y extraordinaria compresión y dila- 
tación de que es susceptible , ignorada 
por ellos. En el día, que se sabe esta 
propiedad de un modo muy com- 
pleto , no queda duda en que el azo- 
gue del vaso se halla impelido por el 
ayre atmosférico que gravita sobre 
todos los cuerpos ; y como no halla 
resistencia para subir > lo hace hasta 
:que la fuerza gravitante del ayre ex- 
terior- se equilibra con la columria 
del azogue que pretende baxar del 
vaso. Estos instrumentos se llaman 
hydro-pneumático , quando el' licor es 
agua ; hy drargyro-pneumát ico / quan- 
do es azogue lo que contiene tí baño. 



Digitized by 



Google 



COMBUSTIÓN. 321 

calórico y lumínico en un tiempo corto, y en la combinación 
del oxígeno con el combustible ; de donde se inñere que en 
toda combustión hay á lo menos una descomposición y una 
nueva combinación. 

Decimos que hay á lo menos una combinación , porque 
algunas veces la base del gas oxigeno que se descompone en 
esta operación , se combina con dos principios diferentes del 
combustible, quando este es compuesto, y entonces resultan 
dos ó mas combinaciones , que se miran como efectos ó resulta- 
dos de la combustión. Quando se quema un aceyte , constan* 
temente se forma agua , y una porción mayor ó menor de gas 
ácido corbónico , que son dos combinaciones con el oxigeno 
distintas. El agua proviene de que el hydrógeno, que es uno 
de los principios constitutivos del aceyte , se combina con una 
porción del oxigeno del ayre atmosférico, que es preciso con- 
curra en esta operación; y el gas ácido carbónico proviene del 
carbón, segundo principio del aceyte, que igualmente se com-» 
bina con el oxigeno y con una porción de su calórico durante 
la combustión ; y quando se combina el oxigeno con el hydró* 
geno y carbón juntos, forma los ácidos vegetales. Esto mismo 
se podrá confirmar leyendo lo que dexamos dicho del agua 
en su respectivo capítulo, y lo que también se ha dicho del gas 
ácido carbónico hablando de los cuerpos simples (pág. 47). 

Hay también otras combustiones en donde no hay despren- 
dimiento del calórico ni lumínico sensibles: esto proviene de 
que el oxigeno no se combina con la rapidez y prontitud que 
es necesaria para hacer este efecto , si es del gas oxigeno de la 
atmósfera, ó porque le reciben estos combustibles de otros cuer- 
pos ya quemados , que d£ consiguiente le tienen en estado só- 
lido, y le prestan con poco calórico, y por eso se llaman com<- 
bustiones lentas ; y así , si en un hierro se pone al ambiente, se 
oxida ó se quema poco á poco , sin observarse calórico libre 
ó sensible á nuestros sentidos, aunque realmente le haya; pero 
esto consiste en que el hierro no recibe el oxigeno del ayre 
atmosférico , sino de la mucha porción de agua que el ayre tie- 
ne disuelta , la qual se descompone sobre el metal ; y como el 
agua tiene el oxígenacon muy poco calórico , es la causa de no 
observarse su desprendimiento encestas combustiones. 



Digitized by LjOOQIC 



£23 " COMBUSTIÓN. 

£1 gas oxígeno no tiene acción para quemar muchos cuer- 
pos combustibles mientras no tengan estos un temperamento 
mas ó menos elevado, ó que estén disueltos por el calórico 
para aumentar la afinidad , y mucho menos quando este se 
halla mezclado en la atmósfera con el gas ázoe formando el 
ayre común ó atmosférico ; pero si el hierro se caldea al fue- 
go,. este padece una disolución mas ó menos completa, pre- 
senta mas puntos de contacto al ayre, tiene mas afinidad en- 
tonces con el oxigeno , se descompone mayor cantidad de este 
gas, y resulta de consiguiente mas hierro oxidado en un tiem- 
po determinado , como se manifiesta por el exemplo del alam- 
bre citado, visto executar en el Real Laboratorio de Chimica 
de esta Corte. 

De lo dicho hasta aquí resulta que la disolución del com- 
bustible por el calórico , y la combinación del oxigeno con él 
ó con alguno de sus principios constitutivos, son los efectos 
constantísimos de la combustión en general , y el carácter so- 
bresaliente de esta operación , pues no se puede verificar sin la 
concurrencia de este gas. 

El desprendimiento de algunos principios constitutivos de 
los combustibles , que se verifica en las combustiones rápidas, no 
íes circunstancia necesaria, porque no la hay en muchos casos, 
como sucede en la combustión lenta del hierro , que pesa mas 
que antes de quemarse. £1 desprendimiento del calórico y lu- 
mínico es indispensable, aunque no siempre es sensible. Esté 
desprendimiento solo es susceptible á nuestros sentidos quando 
por razón de la cantidad y pureza del gas oxigeno, como se 
notó en la esfera y alambre citados arriba ; ó bien por la vola* 
tilidad del combustible , como sucede quando se quema el éter, 
ó bien por la afinidad que este tiene con el oxigeno, como el 
fósforo ; ó bien por la mucha disposición que esre tenga para 
combinarse con él , como sucede en un leño seco respecto de 
otro verde; ó bien quando por la reunión de todas estas y 
otras muchas causas favorables en un combustible , se efectúa 
mayor descomposición de gas oxigeno ¿ y de consiguiente mas - 
desprendimiento de su calórico : todo lo qual se puede colé* 
gir de lo expresado arriba , y comprehenderlo fácilmente re- 
íexíonando iqs <;itas que quedan hechas de la teoría del 



Digitized by LjOOQIC 



- " combustión. , 323 

gas oxigepo én muchas operaciones ya explicadas. 

Todo lo que nos pudiéramos extendí* mas de lo dicho so- 
bre eita materia, *e|i* repeM pz\zbi*$s molestarla atención ; 
de los lectores y y tal vez confundir la claridad y sencillez que 
hemos procurado llevar en este punto, sin mayor adelanta- 
miento de su, teoría : lo expuesto nos parece esta prolixo, pe- 
ro nada obscuro, ni dudoso, que eslo/que lo hace disculpable: 
délos que teen condéseos de .aprende/, i /.i * i¿r, 
.*",?' «' r .» o , .i, 'wi** r :;:>' :í »•! .u. tf :¡ i'- itr; ;> - \ - 

; CRÉMOR DE TÁRTARO. 

«. Es una de las sale» compuestas vegetales , <¡oe constan 
deláci4o t$iíaros^ y |ie la potasa ; pero siempre tiene un ex* 
ceso de ácido notable esta* sali¿ y por: eso se llamó antigua- 
mente tártaro -andido ¿ ó wi subácida , y en la nueva no- 
menclatura por esta misma razóos llama tartrite acidulo de 
potasa. ' -* s ' i f •» ' ••"• " '"''[> ■ ' 

Esta substancia salina se halla en las vasipfc que por mucho 
tiempo ha a tenido vino, pegada á. las paredes/, JLena de inipuri- 
dades ; yénel comercio se llama pavura 9 di vino, ó tártaro* 
crudo. El tártaro es un resultado de la/ fermentación vinosa $ 
y .por consiguiente casi ¿odas las substancias ó zumos sacarinos 
que son susceptibles: de esta fermaotíwioq , ¿como son las cere- ) 
zas, las camuesas y lasuvasjpuedem da resta ^ííbstancia. > >'& 

No se entienda pop esto que la fermeotaaioai es í una opera* 1 
cion capaz de engendrar esta: sal , porque se sabe que existe 
formada eu las frutas de antemano ; solo sí el movimiento in» > 
testtno que se excita en.esta^peracion , hace .perder eL equili- 
brio y equiponderancia que tenia .esta ssAcowjü mosto ó zumo, 
des .las frutas; y entqnces.se precipita por su propio peso en r 
fuerza de haberse descompuesto* el mosto , y haberse* formado? 
otro líquido, qual es el alcohol incapaz de mantenerla en diso-r ■> 
lucion. Esta precipitación del tártaro acidulo.no están r£pida f r 
qae nojse aerifique una cristalización en prismas cortados ohli- , 
qua menee > for ovando ea el todo unas costras mas ó nieppsí 
gruesas , que se pegan a las paredes de las vasijas, cjel vino, 
como lo vemos en el comercio. .1 

Este tártaro siempre está impuro, y 'en este estado no se: 



Digitized by LjOOQIC 



3 24 CRÉMOR DE TÁRTARO. 

gasta en 1& medicina. £1 -que se { gasta ^s ^Itáoftaro purijfieaicx 
que ahora damos á, conocer &m nh aeutobte de jaremos de tár- 
taro* El ¿acede no ie reduce á,ma$ <jge a privar esta sal de la 
materia colorante muy ^b nadante que tiene, y de todas las, 
partes extrañas que se quedan en el filtro. Esta operación no se 
hace pox solo las disoluciones y filtraciones , porque Ja ruate^ 
ria ¿alorante ^^se.qui^quitoc, estadKloíiTiuy adherida 4 U; 
substancia extractiva delijtáiiarf^'^s Jííwíflhi^ü salaba^ y epásaL 
de consiguiente por el filtro. Es necesario ademas que se aña- 
da una substancia^jS^'Ceií^ iriüdia ^fi4rdict:oon esta materia 
colorante, que la desprenda del extracto, que la haga insolu- 
W&jgihde »ps¡g»ihnta : qvie,nt);pa^fpor «Jifijtiol La aJaunüia es 
la A tiecia quer>r enturen Wí^4^^^^r<tpif<áUdíS$i porque te4¿ 
nícndoí mucha; ifiaidadocaijlf {n**era¿ coltáante ,nke, combinan 
co»ellavyilaíhaceinsolubl¿ií:Eo4sta veaí^ja está. fundada la 
teoría del: tinte en quehse ornel sulfate de alumina, coma, 
mordiente del color que se quiere fixar en la tela , de modux 
qué noseaataqad^ por el' agua.: r : * ,\;< > , >:>- .: : ¡ > .... 

, dEtüáftaio ^e ,pu*ificajQn Mohtpel^r cociéndole repetidas; 
veces comun&tierra quQrtftkCriaraltí a/cillow en, mucha abun-* 
dancia r disolviéndole y filtrándole hasta que le ponen blanco 
y^cristalino. En Holanda ; <íLce<Mr*. Chapul, que» purifican el-; 
tártara ^ con cenizas a . pero bien se dexa coroprehender que e\* 
álkali de que éstas abundan, saturaxá.ei'excesa del ácido tar- 
taroso, y formari' unasaiiüversadela que se. desea.. Adamas 
que las cenizas siempre contienen otras sales neutras, que-uni-< 
das al tártaro , formarán un cumulo de diferentes sales, que 
harán z\ crémor dr tártaro de pialacalidad , especialmente 
para composiciones delicadas , como .son el tartrite de potasa 
antimonjado ,&c. Et mejor mótodq es ü que se/usa en¡Mont-> 
peller> porque la tierra de que se valen no tiene acción sobre 
el ácido tartaroso del crémor. Dé este mismo modo , que es el 
n?ejor $ le elaboran en Galicia algunos Boticarios *• especial- 
mente el de Alariz > que ha ¿surtido algunas boticas de esta Cor»; 
te ¿y ha merecido alguna aceptacion^eatre los profesores. 

{ c;Aunque?b.h«i dicho que el tártara es producto de la fer- 
mentación vinosa , dque le separa de las substancias que le con- 
tienen t hay. sin embargo substancias que le suministran sin ha- 



Digitized by LjOOQIC 



béf pasado pfcf ella. Este hecho \ r^ue es cónsfatite , ha deba- 
tido enteramente lú opiniort seguida por tauchos' profesores, 
de que el tártaro era generado por la fermentación ; y ha 
confirmado la mas moderna* de que es producto inmediato de 
kVégetaciotí. * l't.iu . ^^ > • r !..:>:' i 

El^ Señor Wauqúeliñ esáihinó diez y seis onfcas v dte tá* 
marindos limpios de los filamentos y semillas-, y halló entre 
otros productos quatro dracmas y doce granos de crémor de 
tártaro: otros le han sacado también de los agraces: fodo lo 
qttál prueba que k fetméritaéioíi no es foáé <Jdé<iitta J opéíaci©4 
é|ue de^rratóíáliiíahdó el-mósto^lo pfefcipíta *íh costras , teemo 
le vemos en las cubas y tinajas donde se hace ; y qué ni aun éé- 
tó se requiere eh ciertos vegetables , como ahora acabamos de 
ver por el ensayo del Señor Waüquelin. 
j El crémor ¡de tériúfó es bástante insdtublfe'etf el: agüá 
respecto dé otras sakr; püéá uha onza ala téjtapéráturá'fcrdt* 
ñaria solo disuelve quatro 1 ó cinco granos de éí; y de-ctfntei^ 
guíente una libra de agüá* fría solo disolverá dos escrúpulos 
poco mas. De aquí se comprehende que es inútil y supérfluó 
pedir en las purgas dé ; seis orizas de licor dos ó tres dracmai 
dé Srémór ; porque aunque sé distfeiven en él agua hirviendo^ 
se precipita después de frió él lict>r -, sé^ueda en el colador,' y 
el enfermo no toma sínti una pequeña porción: Esta propíe^ 
dad la deberían saber los Médicos, para que se echaran los 
polvos de crémor después de compuesto el licor que haya dé 
tomar el ériffehnó: fcfeh c^Üéf y# 16 ftacen muchos Boticarios co- 
htíciendó tan claramente ef defecto } dé éstas recetas , ó bien 
ütros echan 1* précftá' cantidad q[ue efl agua puede mautérier en 
disolución. ' J ' ' 4 - ;i ' * r '*- ' : " ' 

Quandoel excesó del 'ácido tartaroso de esta sal sVsatq- 
¥a éon alguna base.} *ea alkaíftia , sea terreado metálica', se foi*¿ 
ma una* sal 'fríplé dé^átátrtéíriéry prc^fedS^^dl&itítasW'íáí 
que tenia antes, y entonces se añade á su nombre el de la ba- 



se con que se ha safüMdal^-WfrfÁiír de tártaro se satura 
con la sosa, se llama taitarite de potasa y de sosa. Quando se 
•satura con el antimonio ¿séUlama tartaríte[de potasa y dé an- 
tmíoníó 6 anfintóiiiactorqiiarfdo con el h^etro , tartáríté úé po- 
tasa y de hierro; y finalmrifre, si se satura; cttn su^roishiá base, 



Digitized by LjOOQIC 



¿$6 CftEMOiV PH T^ItT^fcCk 

se fortpa -el tartrite de potasa , callada entonces la pattíi 
cwla de acídulo ,. porque ya no lo está, para distinguirse una 
¡de otro. 

-,.. { Estas confinaciones triples regularmente son mas solo* 
bles que el mismo crémor antes de saturar : sin $mbar<gQ % 
quando una disolución de crémor se mezcla coa enagua de 
cal bien saturada, el ácido tartafQso ; excedente se combina con 
ella, como lo hace con las demás bases , pero forma un tar- 
trite de cal insoluble , que se separa del otro tartrite , y se 
Precipita cpn prpRtitud :,y «plp queda ^ disolución; el crémor 
dt tártaro sin exceso ; de ácido* ó sea un tartrite de potasa 
mas ó ícenos neutro. : r ; , \\ 

El crémor de tártaro suministra por la destilación los mis- 
mos productos que el tártaro crudo* aunque en menor canil» 
dad; porque no se diferencian $n o^a iqofa^que €¡9 Ja purifi- 
cación que se bad^ para> j^iy^^^i^^iucíia malaria car 
Jpranfe, y del extr^ct^o que íiefie^ Est^ j substaíncia debe mirar- 
se como una sal que descompone en r paite por la via húmeda 
lauchas sales neutras, con quienes se mezcla chunísima menta 
?q las feoet^s , ,de lojqyjL pompas, v^ces se, siguen ,4añps pe*j 
J4¿ici^Íes á w jaluii porque ;.fl) ápd^j^f^Q?§ ^x^ed^^fe, prifc 
cipaltnepte ;de Ja sal, que sujnjíaistrgp \q$ yinos acídulos, y la 
que tienen 4os,. tamarindos , se r camb¡W indispensablemente con 
parte de la base de las sales neutras que se mezclan , en cuyp 
caso quedan estas acídulas 9 y fáciles de descomponerse mútuar 
m^Ute ,y. ^oducir,otros ; ef^oSr«nÍ9strp& : $i ( en : una pj9CWH| 
se recetan juutos el tartrite acidizo ele potasa , y ^ jsulfate ,d$ 
f gPtasa ,aq#ej ¿ se ¡satura , y este queda acídulo, Esta misma desr 
composion sucede quándo se junta esta substancia salina ací- 
dula con el sulfate dp sos^ , con el sulfate de- magnesia , con el 
lUtrajte 4e;p?^ a y 9W nachas sales*, cuy^ r circunst^ncia se 
debe^ener p^sente-p^^despacbaijle con oonocimiento. 

La cristalización es una de tys grandes obras de la natura* 
leza , imitada en la Farn^aqia para reducii las salles y oteas q*e* 
posea críbales ¿e <$^entesfrrn^ {a ¡ v ; „ ,; 



Digitized by LjOOQIC 



G!SCTAOZACTOl* ? 327 

i;? ' #* Wtqvft : M*iX&iÁm& te cristaU^cipn es indi?pen$atye qu$ 
§1 ^eipp. ^á^ftn^jliweltQjy á prppprcjon que se..v$:ej¡r 
trAy^a4Q»^l>4Í^lYt$ntQVseTa(aBmeiitan^ la fuerza de agr^f 
gaciQí] , y reuniéndose mas y mas las moléculas del solido. , : 
o.^.Bñ ..fstal operación se verifica la atracción mytua de Uf 
mpl^ujas 4$ naturaleza semejante para ípripar ?1 sólido ; y 
según $q favorezca m^ 4<ne$os esta atracción , así saldrán lop 
cueros £rfs>taj&?3dp$ < 4$: figura 'irías ;¿ f n?$np£ regular , y cons- 
tate, y mas natural y, ptopja á la especie de cada uno. Pe¿ 
IS si esta se iníerr^mpe pov la agitación ú otro incidente , s$ 
orifica ijna, pr^^it^i<^/!fipí^^a«sa igty^prjstales jcpnfusps 
^ejlfigW^iilíegulWrj ^^¡npvcaractérizapel wergo que, lqsÍj$ 
df pdfosída ,f$i«Hk>: asi »qiM^cfisi todos lps cuerpos $q ; crist^iljz^a 
de un modo distinto; y np pocas veces se d^inguen por so- 
lo su figura. : . ^r:,. < . > 
on -, .Qm^íderada Ja^ría^l^cÍQp segiyija^^nyícaci^ gener 
ral de su nombre , se aíce que ¿s Ifc tendencia qup tienen las 
iBbMWaa integrante* <te jpshcuffrppfc á unirse 4? un modo 
i&msránte y Utttformepgfa.fot^ar^^ sq1¡4p de Igwa regular f 
tengan ó not apariencia de ci ¡$tal ; y en esta- grande tenden- 
cia ó, inclinación está, fondada la regeneración de los $ere^inpr r 
gañices. Tody Ipqpp sfe, ha dicho deja, cqmbinacjon , y to$p 
toqué se p»édQi4ew^€beUaíí>es^plió^}>le Jl fa £ri#al«aflo% 
pues ; una y otra operaci^n.s,^ ^feCí uan , por, una misma caj^a; 
íiolo se< difeiencian en el nombre, y en qua la combinación ep 
Wia operación, mas general * que abraza toda unios ; í nt in,ia d$ 
dos ó m^s sub^t vicias >, con tal qu^ sean heterogéneas* ó de 
tííólémfos jdpseiwia^W , seao/lí<pidas ó sólidas; y- & cfisMÍT 
3mkif\ aibraza s^mept? Jps jcuerpos soí ¿dos , $e$n, simples o 
compuestos j santal qiie ? se^n ; lipmpgénepfci ó de mf£é#\xUs se* 
anejantes; pero así en una como en ptra concurren jas mismas 
circunstancia^ , como son la ley general de atracción que do- 
termina estas dos operaciones, la homogeneidad en el i^s,ul r 
tadof^g atenuación, y pe^ft^ion íptíroa ; df5«fes>i»plé^!a? , y 
intímente 1 aquélla forina^f íg^ar y rspatfaflte que sg ^bsef^a 
,en ambas operaciones, á no ser. que alguna causa Piraña lo 
impida. De esto se infiere que la cristalización y combinación 
se deben considerar como partes df Ja atiaccipn. general ^e 
tomo 1. tt 



Digitized by LjOOQIC 



I 



28 (ífelstAiT¿Á«Wf: 

m*ter\ilYité$ptcto dé-'^'iKi-hay^ltetíMIPiiii"^ se 
VWiíkfué' estar aSí-tfcéíbtt étnica* 1 méWéüteiííáe^mejttfltfes que 
KSffi'd^Wihar él ^ft^tíe^éTHfl^ 

túe entre partículas semejante* (^eart 1 simples f 6» com pues ras # 
ihoctfficadas est& pót4a ley dWU:6rtfl>ihatífofi r qtW las ha hecho 
Montogéneás/kjüe'es la qu^pfejftaaáofiá ét<tó%ífo d^fepjpfr 
tóeríTléfjV sm que hay* ratftbién^Stfaft^tí^^é^iirfdaPJM-^ 

¿;u ;Cdnsíáeracte la ^ ¿ffctfklrzáeio» éSÍkiñlrnir^ ^6M($ ^ob}et«P<^ 4^ 
Farmacia / sé'dlcé que eS a{v¡e\\álüptncim $ü&'& frcrfcSé* 
hace artififciáinteitfe'para reducir 4as f la1étf r iútt^fcitórp¿á «ti 

^Mbs deligdfá^G^ 

adbétí djsélftf^te^ eTagtW^y^égiíWtt p6*i**8ktté tíefc^lftb 
!& s ¿artes' iMpüfl^^h^te^^ 

¿acibtí (^fienb'&ehd'átarcá 'deliaiac^P^spibe^W^x^ííe '<& 
disolviente por la evaporación , hasta que crie en fe so;pei^cí¿ 
cté¥ta ^elícuíbf .qtee'isseftat ^€tb 5^ r hí^|>€Ptío ^ÜCí«i' y^«¿ |>one 
d¿s£ue* 'alarife 'jtefa^qüer dé <£ist&tes.- :>; - '•* « *-KÍir:o« »r s? '■ . 
* 'Si ití'há evaporado áUSSiéf^lsoWíéntrde jjjaaveBy-yádlP 
mas^fe pó«C$ titi <liig*F ikif ftfe'pátJNqúe eiítíórico detó^ 
x*kfcá de repeüte, sé precipitará al ihstante u*a porción de sal 
qtifcfel agua n^ podía mantened eh l difcolüciort; y ctt> kigar 'de 
meérie un cristal caracteirísttéé^d* * ei t4poi¿ f r la atrá^íoi^ 
•^ ftyrtnará una masa irifofttíe feoriipuóstad^Aut cóttrpte <tepa¿ 
tículaü iritefjpu&tas § y ck*5é¿dferfadasí Pero'ii la fevaporaki^^t 
fcaíte lentamente^ dé mbdoVqué de t^AaV*eá^ se extraiga sin' feí- 
terrupcion podo ditolvíente , ¿rtfooces toáütettiébdose *if$ufeif& 
Sin pr^ciplt^é- el ¿utífpo criHaíi^ablo'por al^iíi«icmpO, «ete- 
rificara la atracción dfe stis áíoióétóástiiítegttaaí^i^fllfittán^k 
tiitéccííéá qfue cortefeflóiids á las <afas f>tttf domk tota <k jWHttfifr 
sé , y &% éófisigiifente-se fdrlttótáM «6MAfb-idb figu^Wifiíoíoy 
constante , ptoporfciétaída ala especie -del >cue*po <*istaraab}$ 
deitooíJoqúe por tó figura de los fragmentos se venga e& co- 
nocimiento del Wér^o-que los há producido. >c< ^ '--j * -?* ^ '^ 
í « «Si'd&ptféssáí fecég'er*'loí^riiifi«ros cristales se*tíe*tlá r tiiHi 
$oW#!tíi d* &t dé l#M$mái naturaleza tíon e4 Hcttr^resWitftev^é 
febiélrtrará que éste' disuelve una jíorcion sensible. ;Esto prueba 
^uerió solamente se cristaliza el cuerpo que el disolviente no 
¿jÉütfate manfener disuelto, sino qué por la atracción mutua (te 



Digitized by LjOOQIC 



lfSjjpjléculatfqu* '£¡feiv.£ iMj»i§?et, y formare! sélidoV$ei<Jbi:'BrU 
v^ j eldisoJváe^ 1 dje:una ( j^^^ ea dh 

so Won. -Aduna ^ai^. semejante se debe, atribuir el por qué 
Jqf,x?r^b?s,jde6pv>e5;<j«Q se han cristalizado, tienen meóos punir 
tg^-que otfo de/lajQÍ*lna.)espjScie qv^no; hay* llegado! á«$tfle¿ 
tadp.rde ¡«msjftíflacia., Quafido; domina Ja. fuerza dei, disolví* OMp 
$pj?r$ nn J> «u?fipp>s^«W^. ^..apodera, de> una; porción : cfcí$ider3! 
fc]e,de él^pjfópoj^acioiadaf ««.fiuer-íaíj.y.ieníp.npes ¿e, dice, que 
«»í4 la, dipoUiPJPP saturada; pero, si ^e. extrae algpjde este disol, 
UhUtfe.ppr k^Mapowjoít.i entonces operan dominóla Ene»* 
c©ntfi<rto.& HgfiSgaciofció' d*cri#talMfiW>n., r p<>s l la.j|nat?fi;ayí«<, 
9 ojeJig raptéqufes integrantes. del d^eJtt,mui*araente ,. sefcwr, 
Ht^eUólwte , y qwd» :«^di$olvÁeníe m«>os!sgtwado¿fiomo,v#, 
Weg / enel,exeflaplo,pfopuestQdelxarabe. : •.,. ' .,,. ^ . 1 ( 
«,.- ,£)etaquj,se puede in/erir .que la disolución se hace en r*j 
ztfl> dfe^avdjtU'afoád^ I4 

c«í)»U«a<Son,sernft« igual*»ent}e en *azoí». directa dg fe afini- 
dad de agregación que tienen las moléculas del disuelro«parg 
unirle jpof sus, caras primitivas, y formar el salido. 4« figura 
ífigHiai".' d^^forma que la disolución .es fi» rflz,onJnyéj$a de la 
%grft$&®k i 6 ccistalpacjon;, l^qpal; se, efectúa quandjo^abuft, 
dancjade líquido,. se, interpone entre Ja* jgoléculas ; yfappfi 
dojas; .impide, que se, ¿atraigan., .mutuamente ; y ^a cristaliza-) 
cion, ó fuerza de raeregacion.eftep razón inversa de la disolu- 
ción , la i|U9jl. se é^ctúa qaando por haber substraído el di* 
S9tóW%S«ia?Sí(»ft »SF \»JWfátú&. defeerpoduueítOj hay 
mgn$§ dtíts^^.par^^^ef^ímotuwnaenteí poique siendo cqu^ 
tjaj¡jw J .es»s f dos fuer/as, guando, w^sq.^voEece , la/ótra ¿3 
dosiminuye^. ". ...K.»:*- \ . . •.'....... ..-,-;; 

„,> l(2waodQ,?fi fftY/WPce la displppion, se verá que tqdos J05 
#S&pjo^.redS!cei» á quifafiH.feer^a^e agregación del, sofodo, 
3».l»t»^|*> t ó moÍiendp.el cfiecpo qu^e, quiere g disolyer,¿ p^j 

mm$&V&f .«WftJustftSfde conoció > ,J° jaaumep/an^p ,fy 
fuerza del disolvienfe por el^falflr, A,otjrp, n rgactÍKP i i ^.yj^fi 
Keis^^qujtarlíi.cU^ d's0lv4ente>$vd¡sn.iouu;ísu fuer*? ^J au- 
mentar Jftde e aKfjgicip,n,qnand9;s« ft u i«ífi^»e M ff¥*»l»c$ C *W 
»^Í^dsd 2 gy i|u«lf o < iQuan4o I Jafeejz^^e.agregBci^nf en uii 
Sl^fierdií^lío^nsiBft^ d^m^,^ áj&jswfoaiai , f ftun.cs 



Digitized by "LjOOQIC 



es tfln gfatodft esta agregación/ que quedé el di§éí£&ntfc'eklfótí$i 
to: siempre qdédabáitarite cargádb del cuerpo disfceíko % ^6r ¿ 
que entonces efc miyor la füerzad£ disolución qute k de agre* 
gacion ó cristalización. Estas respectivas'fuerzas seto distintas 
en todo* los disol vientes ^eft todo* fc>& disttfekoH fhhei vtft&é 
que unos Cristalizan* con mucha fecilidiíá, ydttfos fcto-incTifc 1 
talizabtestuhds ÜisuélVin mas cantkfad > y ottoS iñetíbsL 1# 
pristiéronse verifica en los cuerpofc ^ue' tienen mitfha afinidad 
entre sus ftibléculas integrantes, cóímo v. gr. efrel taftrite ací* 
dülo^de potasa; y lo Segundo entre los que teniendo poca afilia 
dad entre eitas mismas molécula* , lfr tienen con el disol viente/ 
como v. p. eh rtiüchas sales , como el apetite de pera& &c. Dfe 
OSto se itofiéte que la dfedhiefSa y crlstalizaciíWi , eit^ndo xiní 
y otra en contraposición, ambas tienen fuerza recíproca hasta 
títt cierto grado 9 pasado et qual ninguna tiene ao¿íoo,y se 
qhedán to equitíbrto^én cuyo<aso-ni el disél tóente' jWfcílfe ^1- 
vidir ni dfcolter maí , ni el dísuelto cri^tdlíz^rse 6 e¿i»oü-> 
darSfe. ''■ ''■ ' •' V ' ' -- ' *-- 

Sí se. mtenea el vaso donde se está haciendo k tofetiüiza- 
éfon , no saldrán tampoco los cristales de la figura que déb^n 
safór; #¿í^ue áfe dfcxa compréheháer qué^por lá Ma^feátífiéáé 
rrtterrunípe la atracción que'güiaMi moléculas á un punté de- 
terminado , mudan de dirección estas , se ^untgn-pór los* íáS&ó^ 
6 ¿aras que no debián , y se ferina de consiguiente ' tih bólido 
dé^gmá üfregularr , y un cíuríuló dé partículas infotftié.* • r 
'( -'En la evapórafcfkwí tonsíste^tichb láliéttndstir^d^ld*^ 
tjfles ,°y el inbcky'id^haeéi'tó j ^üyé ): eáénfciahrieáttf^ él/WP 
íácter y variedad' que débé tíeher éada< tíníéí A sejgtín 5 % ^sj^étíeí 
Como hay entre el disolviente y el disuelto dos f uer2a& ébíltt* 
rías y tina de agregación , y otra de disolución , no^fáltfl de 
equilibrarse á nuestro gustó estUs l féeh&* ¿ para qüe^brafcfó 
las dos rfj-/?^/TTpr ( siempre de wt mismo modo; <iál$áií ítemÉ 
]5re los cristales de ( Un mismo tamaño y-figurt; pt!f 6 es pé^ábté 
B¿J¿ ferio teniendo Wticho cuidado. \ ^ ; ; '•- \ C5:1 - - 
*- M - El nombre dé cristalización no se debe dar solamente á 




Digitized by 



Google 



Digitized by LjOOQIC 



$£4 • * :^*«f»fc**uV0'Do^o 

opíai ^y qiteQmsoh <íwarowrc { falten»* b&iftf ís* bfcbfapíeti 

4p #*&*, «I^ea esto kebíafi&*e flp*^ <apsj^o¿;de sepatar esrí: 

^^Ptet^oc^cjoá dobfe tooiac ¡ ejLfttwb^ác t U& ít8ísmw^j>Qtí 

ser %my 41 fa enic$j,un*s.dc .otr as^inoodek fio! <m serpropon** 

$1 profesor, jjiue es siciqproel de ¿poner puro, eí líquido ; y de 

CQMHgw^ntCi.k, operaciones par* este cinnecesftria se'dette 

L^ar ttfepilítci<M^ niqljíiiq v 011 :-¡jp Gifici n:> : cí<nni ( : :!;,' 

•I jS0H( varios tto tpifoc*dhi¿*íi^ ert^ k 

dgfbu$fiiofr áÉsfo^wfipoU:*^ 

*w> de <*l&s¡ t^er<kíloa om qo<*ii»cs teto la: nkration /^ebuliq 

y otros semejantes, se baten con claras de huero ¿y)* tapone* 
al fuego. A la primera.^l&iítíljysr^rfra todo el parenchlma, 
y queda el zumo transparente , el qual se filtra , se concentra 
al luego en baño de mar/j^ ajfgyij ]t^to , y se guarda después 
en una redoma exactamente tapada , de suerte que no ten» 

séntoropxeheaderqtm iaidGa&pq (Jeberáffcestíp Mtfb&tv 11&&& 
yobifejí i«r«ada$í: en •.«: deíéfcto rpiiede echarse u¡»í{>oc9 de 
3eeyté ponruin ,p*t fr!qj*e se cohsocve ,y no pavesa alteración, 
a^iia:, ó- u« poco rde.cwa derretida. ; m -¿ ^np v / -. .r -iaa 

-urLoá zaunióstáddo»^ jcwio?él deJinwní, agrasv^erobriltos^ 
granadas y ot¿os:isqne)antes^bast»^et^l^o^i. reflóm^/exáctí 
tímittbteit^adas^rpchicri^ ál $bl pára^íque scí precipité elípa- 
reafhímb, 'xrHqual se separaíiidaspues por/ un colador ,ck lien-i 
aono bayeta^ jrel r zumo quedará entonces claro ,«.y .*e p9<if& 
guardar sin aceyt¿como3cl «oter jor ^ que e$ lo ja*ejor,¿ a&q cal 
que siemprcila: ^¿ísija «téfüena y táen tapada, paca, qUetl 
ziuno no tenga dcraiHi¿cfl^ *o;£u¿i f¿J> í/^Vl 

<í i Algunos ¿uñaos mas -delicados , como son el de tórros, co- 
dearía , lepidio , mastuerzo y violetas&c. se deben poner ca¡ 
matraces de cuello Urgobáeri tapados, y macerarlos ral $ol> an-! 
tes de colarlos 5 sin «ten requisito perderían el alrota&y otras 
buenas quálidadcs, ji^ayormflhte si estuvieran expuestos alíayf 
re libie ; también pueden» calentarse atgua tanto^al fuego. \. -u* 
Qualquiera licor, coa^o v. gr. alguna disolución , algún 
xarabe t ,ó eí 5uero de-leche , alguna poción purgante ^se de- 



Digitized by LjOOQIC 



DEPURARi 335 

pora t>or la agitación con ciarás de huevo y la ébulicipn. £$ 
práctica común emplear el tartrite acídulo de potasa para alt 
gunas pociones ademas de las claras de huevo ; pero se debe 
usar con cuidado; porque, como ya se ha dicho en su respeo 
tivo lugar (pag. 32$), quando está muy acídulo descompone 
ucuchas sales, que comunmente acostumbran los Médicos á 
prescribir en semejantes bebidas. Lo mejor de todo es hacer y 
colar antes estas pociones , y batirlas después con una clara 
de huevo , para ponerlas otra vez á hervir para que se de- 
puren ; en cuyo caso ya no se hace tan necesario el tartrite 
acídulo de potasa , como lo vemos en los xarabes que , como 
se hacen con el cocimiento ya hecho , no necesitan de esta sai 
para que salgan bien puros. En otras niedicinas ¿ como v. gr, 
la gelatina de cuerno de ciervo, el caldo de p<>llo y de víboras, 
y otros líquidos semejantes, no hay peligro conocido en em- 
plear esta substancia salina junta con las claras de huevo , para 
que salgan mas clarificadas y hermosas, aunque tal vez menos 
eficaces , como se advierte manifiestamente en algunos casos. 

Todas estas depuraciones están fundadas en un solo prin- 
cipio. En todas se intenta separar la parte salina y gomoso- 
extractiva del zumo , de la parte impura , feculenta , gomoso- 
resinosa ó glutinosa .que se queda congelaba en el filtro. Laí 
naturaleza tiene contenidas separadamente estas diferentes 
substancias en la? vesículas; particulares de los vegetables } pe- 
ro la percusión que sufre su organización para sacar mera* 
mente el zumo aquoso , hace romper estas vesículas , y verter 
y confundir con él los líquidos en eljas contenidos ; pero no 
siendo ei zumo aquoso verdadero di¡5olvente v de las substancias 
extrañas que con él salen mezcladas, el calor y sp propio peso 
hacen que se precipiten con mas ó meaos presteza ,s$gun el pe T 
so específico que tengan superior al del zumo aquoso ; y según 
esté este mas ó menos grueso para dexarlas precipitar ; pues ve- 
mos que el agua cargada de .goma tiene suspendida una tierra 
ú otra substancia pesad?, como vempsj en el cocimiento flanco- 
gomoso de la Farmacopea Hispana. ¿ ^ > , , - , . 

Bien se dexa. comprehender que el uso de las. claras d$ 
huevo es útilísimo en muchos casos en que el peso de ía subs- 
tancia extraña que se quiere separar % $p ps t superior al. del li- 

TOMO I. ' " tt 



Digitized by LjOOQIC 



33^ MFURA1U 

cor , y que ele consiguiente no se precipita, ni pasa por los co- 
ladores por estar muy atenuada : en este caso , estando la cía* 
ra muy dividida en el licor por la agitación , á la primera. im- 
presión del calor se contrae , se cuaja , y abraza en su seno la 
substancia extraña ; y haciendo aumentar entonces de volu- 
men estas moléculas , no pueden pasar por el colador como an- 
tes; y he aquí la teoría de esta operación, y la razón del uso 
de las claras , ó de otra linfa semejante en estos casos. Ademas 
de los casos propuestos en que es precisa la depuración en los 
términos expuestos f ocurre muchas veces que un ácido concen- 
trado , como v. gr. el sulfúrico ó nítrico , están llenos de pajitas, 
pedazos de corcho y de cera con otras muchas impuridades, 
que no se pueden separar por los métodos ordinarios , porque 
quemarían el colador y el filtro t en este caso conviene tener 
vidrio gruesamente molido, y llenar un embudo de lo mismo: 
encima se echa el ácido impuro, y se vuelve á echar encima 
lo primero que filtra, como si fuera una manga de hipocrás, 
hasta que se entrafe , y pase claro y sin vidrio molido. Este 
método es muy necesario en las disoluciones metálicas , como 
v. gr. en la de la plata para la piedra infernal y otras seme- 
jantes. 

DESCOMPOSICIÓN, 

Como la naturaleza nos ofrece todos los principios consti- 
tutivos de los medicamentos combinados de diferentes modos, 
formando los diferentes cuerpos organizados mediante la vege- 
tación ; ó ya como por la corrupción de estos seres viviente*, 
wita cessante, provienen los cuerpos inorganizados, compues- 
tos de distintos modos por la ley de atracción y de combina* 
cion ; no podemos por consiguiente tener un medicamento ar- 
tificial en nuestras oficinas que no provenga necesariamente 
de la descomposición de los cuerpos naturales. La destilación, - 
la combustión , la combinación por dobles afinidades y por la 
de intermedio prueban la descomposición de estos cuerpos na- 
turales. Esta operación es evidentemente una previa separa- 
ción ó análisis que la Farmacia hace de ellos , para volverlos á 
combinar según las reglas que el profesor se propone , para ha- 
cer 'por este medio medicamentos enérgicos, y de qualidades 



Digitized by LjOOQIC 



©«composición. %y? 

que ño se hallan eñ los que nos presenta la naturaleza. 

La destilación sirve para descomponer los cuerpos , y re« 
coger los diferentes productos que nos suministran , para usa* 
aquellos mas útiles , y separar los que no son propios para 
ningún fin en la Farmacia. Tal es v. gr. la destilación ó des- 
composición del sucino , la destilación del alcohol &c. 

La combustión sirve para lo mismo que la destilación: 
ambas operaciones disuelven y analizan los cuerpos mixtos; 
pero con la diferencia de que esta se hace al ayre libre quan- 
do queremos aprovechar solamente el residuo , y no nos hacen 
falta los demás principios que se marchan en el ayre , y aun 
porque estos mismos residuos suelen ser diferentes de los de la 
destilación , porque el ayre inñuye en ellos poderosamente, 
como v. gr. las cenizas de muchos vegetables (pág. 32 1 y sig.) 

La combinación por dobles afinidades es una de las opera* 
ciohes económicas que sirven para hacer muchas sales fácil-* 
mente, que tal vez no se podrían hacer de otro modo ; pues 
basta mezclarlas , y ellas mismas se descomponen mutuamen- 
te , y se vuelven á combinar del modo que nos proponemos, 
trocando de bases : de esta especie de descomposición resultan 
muchos medicamentos útiles á la Farmacia , de forma , que no 
hay combinación artificial que no provenga necesariamente de 
la descomposición de otro cuerpo , cuya verdad se puede de- 
ducir de casi todas las combinaciones usadas en la Medicin?. 
El muríate de potasa resulta de la descomposición del mu- 
ríate de amoníaco quando se hace el álkali volátil. El sulfate 
de potasa de la descomposición del nitrate de potasa quando 
se hace el aguafuerte.' El muríate oxigenado de mercurio dd 
k descomposición mutua del muríate de sosa y del nitrate de 
mercurio. El óxido de antimonio sulfurado roxo , el oxidó 
blanco de antimonio por el ácido nítrico, el muríate oxigenan- 
do de estaño y otros infinitos medicamentos artificiales pro-* 
ceden de la descomposición de los cuerpos que se emplean pa¿ 
ra hacerlos. 

Estas descomposiciones se efectúan con mayor ó menor fa- 
cilidad , según la fuerza de afinidad que tengan los cuerpo* 
que se quieren combinar con los principios del otro que se aso- 
cia con él para facilitar esta opetacion : v. gr. no se conseguiría 



Digitized by LjOOQIC 



338 descomposición; 

por la destilación tan fácilmente «1 ácido nítrico dé su¿ combinar 
ciones , si no se le juntara un cuerpo que se uniera con su base. 
Esta fuerza de combinación , que se llama afinidad de interme- 
dio, facilita la descomposición del nitrato , que el fuego aca- 
ba de efectuar después separando enteramente el ácido nítrico 
de su combinación , y haciéndole pasar al recipiente en hu- 
mos roxos. Ni tampoco conseguiríamos «1 amoníaco, flúor si 
no descompusiéramos el muríate de amoníaco por un cuer- 
po que tiene mas fuerza de atracción con el ácido muriático 
que su propia base , qual es v. gr. la cal , la potasa , la sosa , y 
aun los óxidos metálicos. {Véale alkali volátil.) 

De todo esto se infiere que la descomposición es una pre* 
via operación, que es indispensable para hacer medicamentos 
artificiales : es un medio de que nos valemos para hacer mu- 
chos medicamentos con equidad y menos dispendio ; por- 
que de una misma operación hecha con conocimiento resul- 
tan dos descomposiciones y dos nuevas combinaciones útiles en 
la Farmacia , como sucede en la teoría del sublima dx> corrosi- 
ón , que expondremos en su lugar. Otras veces no hay mas 
que una descomposición y una nueva combinación ; pero re- 
sultan dos medidaipentos útiles, como se puede ver en la tep? 
ría de 'la leche turra , que trataremos en su correspondiente 
capítulo. ' . < , 

Finalmente, la misma naturaleza en su vasto globo ince- 
saníemente está descomponiendo cuerpos para formar otros mas 
sompuestos^ssfcos después, siguiendo juna ley constante, vuelt 
^ená descomponerse én fuerza del movimiento que les hace 
chocar ^coootrós de distinta naturaleza, y ,de consiguiente vuel- 
ven á combinarse de otro modo diverso para formar cuerpos mu- 
cho mas distintos; de suerte, que si en la combinación estri- 
ba la reproducción de los seres naturales , fácilmente se po- 
drá cojnpréhender. que la descomposición est conditio sinc 
qua y y es una parte esencial de esta grande obra ; porqué no 
se dan nuevas combinaciones sin que preceda la descompo- 
sición de otros cuerpos , á no -ser que sé negara , lo que no es 
posible fl que la yegetaqionv.gr. se hace en t fuerza d? la de- 
generación de otros cuerpos , que les prestan las materias que 
ía sirven de pábulo para su aumento j pero «stp no. necesitar 



Digitized by LjOOQIC 



DESC0MPOSIGI«pí. 339 

4¿e prtfebay pufes Vemos que de, .la materia vegetal fesulta el 
aumento del animal , y vice Versg , y que; de k materia de es- 
tos sefes se forman las primeras capas de la tierra. En este 
sentido se puede aplicar muy oportunamente aquel axioma 
de Aristóteles, que dice generatio unius est corruptio alte- 
rius , hablando de la incorruptibilidad de la materia primariai 
Pe la destrucción del azufre, ó privación de sus qualidades, 
igualmente que de las del hierro resulta la pyrita; destruida es- 
ta por una fuerza divelente resulta el sulfate de hierro ; de 
la destrucción de. esta sal resulta el ocre y bol arménico , y así 
sucesivamente en todas las -descomposiciones y nuevas combi- 
naciones. 

DESTILACIÓN, , 

Es una separación mediante el calor de los principios cons- 
titutivos de los mixtos que se po^q 4;-su, acción , cuyos pro- 
ductos se van guardando par^ los ¡diferentes usos de la Farma* 
cia confQrmelos^v^n pTo4ycigft.4p. ^^ t íi 

Quando se trató de la combustión diximos que se pare- 
cían mucho estas dos operaciones, y que solo se distinguían 
en que, aquella se hace al .ayre libre , y se combina el oxíge-; 
no de la atpió^fera con Jos residuos , y con algunos de los prin- 
cipias volátiles, qi^e se 'exhalan; y esta se hace en vasos cerra- 
dos, para recoger los productos que no han sido alterados por 
el ayre, desando un residuo diferente que aquella , al quai lla- 
mamos carbón , al paso que al de la combustión se le dan di- 
ferentes noipbres confiorme &ea sil naturaleza ; ,pue$ el ayre ha- 
ce muchas combinaciones en los cuerpos que .quema , y cada 
.una ti^ne diferentes propiedades ycomo vemos en las cenizas 
de un leño t , ó del quemado al ayre respecto de los quemados 
en retorta &c. Pero así en la combustión como en la destilación 
hay .disolución del cuerpo piixto mediante el calórico; porque 
no se, puede verificar 1^ destilación sin que este agente f haya 
disuelto el enlace de sus pripcipios constitutivos; ni el oxíge- 
no del ayre atmosférico puede combinarse con los principios 
constitutivos del combustible , sin que el calórico no se los ha- 
ya presentado disueltos, aislados, y Ubres de toda combi- 
nación. .--.<,, 



Digttized by LjOOQIC 



04& r DESÍILACION. f 

La ¿estilación , atendiendo á su material significación,, sé 
puede dividir en natural y artificial , bien que una y otra no 
se distinguen esencialmente. La destilación natural es la qué 
se verifica quando el calor subterráneo ha disuelto alguna com- 
binación , y hace salir sus productos de lo interior de la tier¿ 
ra , y de sus matrices y lugares nativos. El abogue cúrrente 6 
colativo que vemos en las minas; el petróleo que vemos en 
las cavidades petrosas ; la resina que fluye del pino y de otros 
árboles; la goma que vemos en lágrimas fluir del almendro, 
albaricoque y otros árboles de fruta de hueso, demuestran que 
el calor ayudando ét -descomponer sus naturales combinaciones 
ó trabas , los disuelve , los atenúa, y los impele á salir de sus 
respectivas matrices rompiendo por donde hallan menos re- 
sistencia. 

La destilación artificial es la que usa el profesor para se- 
parar los diferentes productos de los cuerpos mixto* que quieb- 
re usar en la Medicina , bien sea solos , ó bien para volverlos 
á combinar de otro modo para formar otros medicamentos 
compuestos. Esta destilación es la que aquí toca examinar di- 
rectamente , porque es una de las operaciones mas antiguas 
de que nos servimos de continuó en nuestros laboratorios, 
y que la nueva Farmacia ha perfeccionado y enmendado de 
sus superfluidades , para bien de todas las artes que tienen ne- 
cesidad de usarla. 

Esta destilación la han dividido los antiguos en tres espe- 
cies, á saber , en destilación per ascensum > que es quando sé 
destila en un alambique aguardiente ú otro licor , el qual su- 
biendo á la cabeza , reducido en vapores por el calórico , se 
condensa en él chapitel ó refrigeratorio , y cae etí licor én el íet- 
ci píente: destilación per dfseensum , que es quando se aplica el 
calor encima del cuerpo que se destila , y cae el licor en el reci- 
piente por un embudo colocado en la parte inferior, como se 
usaba para destilar antiguamente el acey te de clavos , y para 
hacer el espíritu de azufre por campana; y destilación por 
el lado , que es quando se destila por retorta , que vemos sale 
el licor por el costado. Estas denominaciones están fundadas 
solo en la disposición respectiva con que están los vasos y 
el calor , y nada influyen en lo esencial de la operación , que 



Digitized by LjOOQIC 



J 



crien donHe sehabia de tomar la diferencia de nombres. 

.Sin detenernos en¡exáminar por «xenorJas nulidades de estas 
tres divisiones v diremos que todas ion una, m} i sroa cosa, porque 
en todas tres hay disolución del cuerpo que se destila , de sus 
partículas integrantes, como v.,gr. ¿as -fleli alcohol, del agua 
&c y¡ ói constitutivas^ imtat'ifcg&nbtt de un .mixto qualqüiera 
que se descompone ; en todos casos son llevados por el fuego 
hacia :1a ¿parte doude frailan menas: resistencia i íalir. 

En la destilación fér asemsum ¿ijbeh los vapores del lí- 
quido á la cab¡e?a del ¡alambique, -y allí condensados por d 
refrigerar orio , caen, como llevamos Idicho , f porcia corriente; 
pero si en la.cabeza del alambique hjubierajim fuego igual ó 
mayor al que está, por ?barao dala caldera , obligaría á retroce- 
der dstós napores^ ó los baria salir con fuerza :por el canoa 
sin poderse condensar, ó reventada las vasijas que contienen 
el licor.* Estri mismo se puede decir de la destilación fer des* 
etnsum y<(par.ití:Iad(r, que queda» citadas,: Lp cierto es que los 
vapores salen por donde Jiallaa, menos resistencia , y que el 
calórico dilata' los cuerpos dn todaá dimensiones! ¿: impeliéndo- 
los á salir por donde hallan frip, ó haciendo romper , si es muy 
grande la fuerza ¿las^vasijas que los. contienen , aunque sean de 
metak, como lo vemos en las bombas de agua usadas en la nía- 
fina* De estofe infiere que la destilación es solo una, y que 
ios vapores es de material que .salgan por arriba , por abaxo , ó 
por el lado^í siempre pues saldrán por la parte contraria u 
opuesta al calórico que los impele. 

- : Sop varios. losJns tramen tos y precauciones que se deben 
observar para destilar' con métodiO las diferentes substancias 
que se usan en la Farmacia , con ^respecto á la. naturaleza <y 
condición de cada una; porque uñas requieren vidrio , otras 
barro fuerte y lino , y otras vasos de cobre, de estaño , y aun 
de plata, si fuera posible y fácil de tenerlos. 

En quanto 4 la estructura debséos vasos se ha simplificado 
inucho el níwftero y figura deiiellos/ porque se ha hecho muy 
común y con bastante utilidad el uso de la retorta para casi todas 
las destilaciones delicadas , y de un alambique muy sencillo 
para las mas triviales ; por cuya razón se han abandonado jus- 
tamente la sHrjHnHná tan decantada, para destilar los licores ar- 



Digitized by LjOOQIC 



!U2 DESTILACIÓN 

dientes , lof gemios para los cohobaciones ó reiteradas destila* 
ciones, las furias con cabezas riegas para sublimar, y coa 
cabezas de moro para destilar ; y finalmente otros instrumen* 
tos y aparatos superítaos é inútiles , que hoy se suplen muy 
bien con una retorta y un sencillo alambique , manejados por 
un diestro profesor qué tiene xonocimieato mas exacto de es& 
operación. ' • • ■ i í jí • **.• : \ ■ •.; . . -.¡ . ?..; ; . : :-".:* 

Para los licores ardiente* y aguas cotbpd^estas se usa ¡áé 
un alambique poco alto, y tan ancho de arriba contar de abaxo, 
para hacer pronto , fácil y bien la destilación; porque^se com> 
prebende que siendo el alambique cónico, como aun en el día 
se usan en algunas parte* , la tq i tad de los vapores que hace subit; 
«1 calóríco-en feihfea de coÍiímrta.fcecta>' tropiezan en las paredes 
superiores dt?l alambique, se condensan, y no suben alchapí* 
tel ; antes bien retroceden, se precipitan con el resto dej ií¿ 
cor, y se retarda la destilación notablemente; de modo que 
con igual fuego y^íti«mpo se destila la mitad. menos con na 
alambique alto y: estrecho de arriba , que con o{raxapazry tatr 
ancho de arriba como de abaxd, haciendo que la operación en 
el primer caso sea mas costosa, y muchas veces de peor cali* 
dad , porque »se da mas. calor: que el necesariQ. _. 

Si no hay refrígjerátotr¿r:proporcionado en la cabeza del 
alambique , saldrán muchas vapbres^por el canon que no se 
condensarán , y se escaparán; causando, pérdida de licor si están 
abiertas las junturas del recipiente, d quebrarán las vasijas si 
están muy ajustadas. Si el refrigerárorio es grande con respec* 
to al cuerpo deLalámbiqucí, ^níriarái los, vapores. antes que lle- 
guen al chapitel; estos se precipitan )de consiguiente >>y. bk> 
biendo en estecaso uit retcoces© , sé destilará 'menos que kx re* 
guiar: par esta razón se deben proporcionar los grados de friat» 
dad para evitar esf os 'inconvenientes , que son contrariase á Ja 
economía, tan necesaria xsonk>' digna del aprecio de los hom* 
bres , y aun de la buena calidad de, muchos líquidos. 

. Vemos desterradooda cauchal boticas injustamente áqusl 
¿onel ó cubare agua por metdifr del quai atraviesa un canon de? 
recho ó enroscado que se ajusta al cañan del alambique, y pa* 
sa por el licor al recipiente., como está demostrado en la lámi- 
na 4? de Palacios. Esu cubo es el mas owaodo y mejor relri? 



Digitized by 



Googk 



gefátfcrio de quafltoí astean inventado: La industria y manejo 
mas jltistracfc) sn estos ú¿mpwyuéáo¡ hacer wn uso roas ven* 
**]<m deteste instrumente, yuta? general que nuestros ante* 
cesoíes. Solo ge empleaban antiguamente para destilar- los acey; 
tes esenciales , y ahora se puede usar para destilar el aguar* 
TJtiettPe engrande y en pequeño > las aguas: espirituosas , y otra 
^alqüieb arota&fca^siii peligro de que los vapores se mar* 
thén sin ^¿densstrse,»iI>ompaii las'vasijas,' ni de que por la 
rimcha* frialdad' retrocedan y. arrasen la destilación en perjuicio 
del interés propio , que tapto estimula el espíritu del hombre. 
' La figura de este refrigeratori© suele variar alguna cosa. 
El que se halla estampado en la citada lámina de los instru* 
tnenjos -de Pafecio^ ^bne el cífñon que atraviesa t por la cu* 
beta recto; entonces el licor tarda poco en llegar al recipiente,* 
y hb tiene lugar de enfriarse: otros tienen el canon enroscado 
al rededor de las paredes interiores de dicha cubeta; y enton- 
tes él licqr tien^i ltigaf de condensarse bien antes que llegue á 
dicho réciprpnte ; en estece asó nro hay peligro de que se mar* 
chen ios> vapores J autí (juá*&>Vnr> iesj:é exactamente cerrada 
lfc boca del recipi'ente; Este (instrumento' es muy recomendable 
para las destilacibrtes de alambiques grandes; y por esta razón 
fes de admirar; qué' habiendo ocupado antiguamente, y. coa ba% 
tttttté ra^on , el mejor lugar dei laboratorio ,. ocupe .ahora: los 
desvanes y itigim mú excuea<|c& r > ¿: i': ,* .¡j; u, , u .:' 
Aunque et <bafió de-maría* ms es í cW mucha necesidad par» 
estas destilaciones , porque no presta ni quita qualid^d seqsi* 
bleá estos licores , aconsejan no obstante muchos autores que 
se use de él para que salgan mas aromáticos y de mejor gus- 
to ; porque el agufl hirviendo del baño «quea pasa de ochenta 
^ dchetta y cinco 5 grados de caior, con dos quales el licor no 
se altera, el empireuma no se hace sensible , y él nial gusto 
no se percibe , como sucedería destilándolos sin esté, requisito: 
y lo que es mas reparable de todo es, que el aroma siendo .muy 
'fugaz;, el niego desnpdo cotí mucha facilidad le hace disipar j 
Separarse del licor que le tenia disueltbr Ló cierto es .que tk 
alcohol, los espíritus ardientes , el agua de rosjjs, de flor dé 
azar y otras , salen mucho mas suaves , aromáticas y delicadas 
destilándolas en el baño d$ marí?, que en un alambique cemuu* 

TOMO I. ^AA 



Digitized by LjOOQIC 



344 DESTILACIÓN. 

Para destilar los licores ácidos „ «orno y, gr.< el s¡fcidó$Gefc>> 
so , el acido, nítrico > el 'ácido, murifakn ¿ele jmtriafce í>8igepa^ 
do* de antimonio ry otraa-^esaiJac^opesi i'dftUcgiftet^QiftQ $04* ei 
amoníaco flúor 8cc. í es.ioawpeñsable úsar.de r etofrtas ds vir 
drto , y de recipientes grandes de lojnisrao ; gorqtje tedas es* 
ta& yuteas muebas, substanciad atáeai^kiSíim^tafeft üi| desasir 
guíente se aceran ¿n iCpntacto¿j¿6n¿ eliíqjbfsi y t eí ^t^ijl^^r 
db se destilan] toda? est^' y : ;dti^^ dkfc 

pren4en,nor poc'asr 'veces ^»;tapocesee}áatibosr^é*iíbsttoí0as min 
formes, que rompen los rasos con'rpdigrodel .obrante; &ib 
sucede a cada. paso , mayormente^ s¿ no, se tiene, cuid^o de 
gfpduár.el &ifigQ¡'ííara evitar iséstos g&Vjíaimis 4Hcfl¿*#e#¿^ptÍ& 
se* debe tenaa .ua m:ipft$nteo fgrarfdeatultoladoífirt^ íds$í3p»rk 
desliando én qpiaádo? p^dqrkfci salida] l fo looaoi. o ;oj_.v % rvA 
í £n defecto del recipiente tubulado puodbi emplearse otro 
cualquiera con taLqfne.seíi grarideviy^ueaifkA^ode enlpdaar 
Jas junturas^ se. metar entre rellasb*tn> j^lritoafelgaáo p^frü 'tiw 
de -él -quaaido fcea igcfcef afbi, cy: datcsaHdaíailoSjjfrapQrss , StttííQ 
sáidtó al tratan jdel> éíher mtxAéifoof Sijjtdpoiasxjie/ $&£ $$&? 
caución 9e jool<^fel?recipientfien;im?ferwíb;dfe«agí|á: fJBa»¿ jf 
se renueva con unos paqo6.óresf>on]as,Fse.corideñsaj:ón los» va- 
pores con .presteza , y ^noLU^garáocltxasoí <tej ¡ijusiseídisipea 
Betesarrtmeqta ¿1 , abric dbcbbcK&mf. |$uh pofa>r:r(«ntpani ♦ Jps jjf ar 
sos con su fuerza elástica y esufrméxm &i<um*¿f¡ífy 9 HQñMít 
doc «qtdapbár¿:al autíloiídst Uo rctotta nexáfctaj&eúte jt¿: jtttlK> de 
cristal <jué terminara én la cubeta queul^Yamos citada , coa 
tal que • el canon queílai «atraviesa fuera también-' de cripta] o 
de vidrip*?acásQ> nfls^áüormn»Jos 4 de f ;tantosc ouidadüs r mh& 
bria -peligro rde rofliperte^lalslrósoi^closiiíapp^ es* $^£pndf $9r 
rtan.iátíilíneirte-v ;y obse despérdicíariAtagto^om^ pwjft/ipé- 
todo ordinario t este aparato, setria? muy «eflome^daWe pa/a; eg> 
traer el icida muriático y nítíicó v y «l;álkali volátil en gran- 
des. Las.rator*as^empi«>dsb^w^ arpna,, y 
ipta debe subíir; hajsta xubrirík mstmh ^ue^end^tílft. q*lft§d<> 
¿teoot; 4ebe tamhin habeciu a dedo.de arena jsntr^ei baño y 
iairetortb f >y dosé» eifohdp. v\'n.< n r ., . t ,ú L, . 
< ' Aunque no» en to4as las circunstancias es necesario deter- 
jwaar el tauiaño de, los tasps y isiempte debe ¿abe* e& & retoi- 



Digitized by LjOOQIC 



tJt'áóbleíantidad'á lb'lterioá de la inciten* que se destila sí 
fué^é lidQr ; : y ademas siempre debe este llegar dos dedos mas 
abaxo del borde inferior del cuello 1 , estando lá retorta en su 
natural apostura. \ ; - '■'■■■■■ 

2«i Coíf értáfs prcyeiScfenéil y éttsfs qué' la misma pffctic* en- 
saña /in<j , 4óía , úiéhte ; sé 1 piieden r itesi!iiar 1 loa cuerpos mixtos, sin* 
raálbífeü qtíkl^üíerá^ Ifcé*.d$kMtá^,<y^mismo hacer- las* ectP 
fitáfcíónes ydultififaciones déles -ácidos 1 8cc. , todo por retorta,' 
siá heéesídad dé usar púcias cotí tábeiés de moro , cuyo mé- 
túSB $ td&'kBp^id^atótoómodtf <y iWasklispehdidsói •• '• ' 
■i -'"(fUHFdSiÜiíar fc^go»l$Íe»b*y stti-*a1W<fe árena', ,! rii uVlfc 
nM^s^'eéttót.^í. 'étbíeitl^-áe' ü*aií reíóttíis íde bfrrró y> 
4&itiktíb<i- f tíó»títoñieiM:%(4e^rtdr5ó enlodadas , si se destila 7 
á!g«te : á(ád*^ ! okra4ilb^nc^ífift«nétesite mucho fuego. ' 
J.i-yEa todá^déstilllelén^^b^«&ifpéza# éorpdco-Wego, y 
^^es ir ' Whrf#uán6^i^ffütótotáíi<íble' hásrá el grado qué> 
c¿rfcspi>ádé!É( ) cflaa tl iut«f»«ía.nÉt graduar el calo* ( c<Uó cor¿ ! 
rfeponde iw esh'rtieWer^alickrd qü« debe sabW 'él operante/ 
pues d£ esto depende él-> buen éxito de muchas operaciones, 
y lá bondad dé tnüchay medicinas:- El éther -vitHótico necesita 1 
mené* grédo- éé^cÁti* «U cl4lC6hólfe«e metros 'que'el' agua;' 
está tóett® q\ié léí'iicí^ltaaiefííeS ;;esí6á-meudíq«e ^cina^ 
brío ^'qúe otras'^tíbstaflcijs ; <las"qUále*se' alttttriitf sise las 1 
aplicara, igual gradó de ctflbr & uéaíí-qué á otras : el rtietífcfr gra- 
do que solemos dar-es 'él de '«na lámpara- ¿ como observamos- 
en éVjérher;^^ma^ffi»^'d^p^neV ¿ándentela- retoba. I 

éHecógér tosigases quéSteldtespte'nden al tiempo que'sé destila 
algún cuerpfe : pafa ^wWlért los'CHihikos de vasdspués- 1 ' 
tos boca abáío llenos y> metido»- eá un bafe* dé azogué ó agua,: 
y"ébir este aparato' tos Recogen pafw-ex^mlrtar su naturaleza,* 
f*'&*immffl¿fa^Wk&&<ií&&tei fff^duéfcos^tie ^umi- } 
nistran los diferentes cuerposqW^sé' 1 d«t¡larií, 'P¿r^tomo , ttli 
Boticario no se propone sino separar y recoger los productos 
que son objetos mas inm^íafeos- de^íftt farmacia , no nos de- 
tendremos en describir por menor estos aparatos, llamados hy< 
dlW^tfeu*ltátl&»qSiáddd%tf*ifi$ 
flSá*icos^}uálido-se<e^l*ayé^*^gü»''/s«g*n ya indicónos én 



Digitized by VjOOQlC 



$4¿ j&srizwwHi, 

tina nota hablaada de la. com bastión pág; 3i9,po^p<juando 

los medicamentos son gaseosos tiqs mezclamos con agua para 
lasarlos en la medicina , como vemos en ,el álkaü volátil , pues 
en nuestras oficinas no son usuales los gases aislados y puros. 
.,,; Aunque se da, el , nombre d$ destripa comunmente i las 
substancias líquidas, y $1 de ^lí^limaíi^nj á^j^sóH^afcflue^ei 
exponen en vasijas xerr?¿d^ a^foegft,, ^^yi^fin^iB^gibargo 
estas dos operaciones en todos sus requisitos , y no $e d$ben 
distinguir ese¿icialnt$i\fce , ppjqij&son .tjíja misma jcosa¿ £1 mu: 
xiate oxigenado d^^^iip<^ioj<s^»fWbst^ic» í $9l$% # £ mi- 
cho &as lo«es,el suifatetti def^^JjflPe^V sftlfca cgRf^iua- 
cion , quando para h^erja ^e h^ , empleado el ^ulfur^tp 4^ [W* 
tímonio y y sin embargo se Hfcfqa de^üacíoRí . Quando ,?e destila 
el sucino, y las substancias api^^esij^al^áu^ mismo tiempo 
4ert?i maíem^liíia W9§rpífe^áíP^fi44€«!l^ir::eso^u«;iesta 
operación se|a des|:i|aQÍ<H* y^s»WÍWa<{i©ftí«? jWiíttemflOA #*$$$ 
bien s? debs Jla/W • fd&tíladsn^paftjue .según t %pe<(& ya 4$-* 
nida esta ppecatjon ,'?& una disolucjop de ^s. cuerpos simples 
y compuestos, sean sólidos ^ líquidos ó aeriformes sus produc- 
tos. Por esta won se deb?a Qonsi^rar t (^ipo upa^desrilacion la 
<yeraciqp 4 ¡^ú.suHim^ ¡mrpsf-po u )f> 4Á'jfÍ*0&fa$ hM 
mrcwipduU* y qtjras :> y «ft^e &t¡kbUpW>P9 :J§? Qpmi Ifa 
ipíjjr^sí:, pwque no feay jtaftlugion «i^^ofppqsicjQa, ver<fyd$* 
ras , esta no es bastante razón , pot<jue jftmpoco la hay én el 
agua ni en el azogue quando pepa§í/i gor u el ftlambiqpe, Xasí 
para^gijfl se Uame >d^i^^ íft 

d^cop^pgg , Mpkr&no^^^^ 

Vjosc basta-, .<&}$><$ C^lóricof $Y¿dab ^s^partícujiaS: integrantes 
hasta un, grado, que ; puedan sgr ley^pt?^ y i; llev§da§ t al reci- 
piente , como se observa eij-e|< 3g9&, ^{jb?l azogue , en lo$ 
aceyt^s ^íátiíeSft fiftí?í.al«*ol i «P).^^^ fí y en^tr^s inu; 
c^j^estiljic^on?^^ §Sl%{^^i^c^^4ef(?^ 
EPr\^río%rCi^rp^;y^^y^^%üqiouwr;: r ;-;.<» *,! ií.-;«í»j 



,?S:t,\L ; í?í'.i - <,í , :. •: , •'....-',.. IID 






Digitized by VjOOQlC 



DETONACTONI ¿47 

<píe una cotabustion 'rápida de uno ,ó: mas cuejposi, que se efeo 
túa aun en vasijas cerradas, porque las substancias que son 
capaces de esta combustión tienen mucho oxigeno, y no ne- 
cesitan por consiguiente el contacto del ayre atmosférico. 
Quando se trata de Ja combustión se¡ idixo que quanta mas 
<#rttid&4 de oxígeno se.fixase en ei combustible en un tiempo 
determinado , unto más acelerada es la combustión : por esta 
i^zon, quando se mezcla nitro con azúfrelo con un cuerpo 
que le contenga:, como v. gr. el antimonio en mina , y se echa 
después en, ua puchero candente, 4 se enciende la mezcla, se 
excita una combustión, rápida y violenta, y se descomponen 
tpdos los ingrediente que entran en ella* ElJmhx» por sí solo 
se fundé , y no ,se; quema 5 y la mismo . sucede coa el' azufre 
quaüdo no ha hecho mas que liquidarse ; pero qiíando se jun- 
tan estas dos substancias , se descomponen con presteza mu- 
Uiaii\€»t^pwi 9W*danidct naturaleza r y arden can viveza. La 
iazQn.de p^te feaiómisno consiste en que el azufré con este grado 
de calor tiene -mas afinidad con el oxigenó del ácido nítrico que: 
su mismo radical; y por lo mismo, luego que se juntan y se 
eiici$t>de la mezcla , ei azufre se combina con el oxigeno, y 
0l nitro jseí descompone : aquel pasa 4 *©r ácido sulfúrico ^ el 
qu^l se combina con la b^se del ú¡t¡ro que quedó sola , y for-i 
ma el sulfate de potasa , como nias jpor menor se dió : cuenta 
al tratar del antimonio diaforético usual , y el radical del áci- 
do queda solo y se; volatiliza. 

Si el nitrq se funde, y se le añaden carbones molidos , suce- 
de también una combustión .rápida; porque el carbón en este 
caso < se quema á costa del oxigeno del ácido níirico que se 
4escpo^jK>n^, ^pprque tiese el Yadical nitroso menpr afinidad 
copel oxigeno que el carbón* En esta teoría están fundados 
los terribles estragos de la pólvora ; la qual no siendo nías que 
ufo af, mezcla deazufie, carbón «^Jnifcro, ¿afesí^dos primeras subs- 
t^áci^sofií^uy/fiQ^ustibles^ ó lo quejes lo mismo, el azufrey 
el carbón rpban q1 oxígeno con muchísima fuerza á qualesquie- 
ra cuerpos que ; ío tienen, y pot esta razón el nitro se le presta 
^.cart^PP.coA^refereíKia al azufre , porque es mas combustible; 
y ypgt lo mistno, quedando su base sola y aislada , se combina 
íPfl^}ft|^tcÍQnid«^zuíre «pie n&te ha quemado, y forma un sul- 



Digitized by LjOOQIC 



148 MTOWACTOW 

fureto.de potasa, el qual descomponiéndose en elayre , día 
motivo al olor de huevos podridos que proviene del gas -hi- 
drógeno sulfurado. Véase el capítulo del hígado de azufre:: 

Para confirmación de que*el oxigeno que se desprende det 
nitro en tan grande ¿antidad, y se 6xa> ten >el eafboft yenéP 
azufre, es causa' de esta combustión: tan ripida y se h¿ Hethc 
con el muríate odcígenado de 1 potasa y los demos ingraáíentei» 
una pólvora de efectos espantosos , y mas terribies qute los á& 
la del ni tro j £1 ácido mur ¡ática oxigenado presta al carbón > y* 
al azttfrecon muchísima facilidad el exceso 4!© oxigeno «qu* 
tiene, yes causa por*esta ratón deque se querheodefuti ftk>ó<p 
asbmbrosocpcm la: brevedad con que se hape; pues feegun üds ék& 
Chap tal,; naso puede usar r porgúese enciepde^solo con frotarlas 
, Una ¿osa bien digna de reparo se ofreoeen estas combusy 
t iones violentas, y es que á proporción de la grande combad 
tion que* efect ir amenté se hace en un instante dfe tfeíHpo,'tfütf 
yo carácter Indica Ja extraordinaria cantidad ¿e O&feeáo -qW 
nfisa en el 'combustible, no se forma una ttama viva, 6 u¿ 
desprendimiento ¡isoqibróso de calórico y lumínico , como pa- 
rece debia , según la proposición sentada en la teoría que expu- 1 
simos de la combustión y de que »á proporción de la caridad 1 
99 de oxigeno que se ftxa en el combustible en un tiempo deter^ 
*» minado y tanta es la cantidadde calórico y lumínico mayor que 
*se desprende y proporciona la disolución de nuevas capas del 
*> combustible , para que sea mas fácilmente quemado." Pero esto 
se entiende quando el oxigeno que sirve pata la combustión, 
está combinado con upa caatidtia gftmde de calórico, cóttur s%h 
cede en el gas oxigeno de la atmósfera i pero de ningún modo 
en un cuerpo que tiene el oxigeno concreto , ó .con poco cató- 
rico. El nitro teniendo el 1 oxigeno mas concreto que el ayre at- 
mosférico, tiene menos calórico qije perder para combinarse 
con el azufre ü otro combustible; pero el gas ^oxígeno pataí £- 
xarse en los combustibles tiene mucho calórica <jué abaldo- 
nar; y tanta mayor cantidad se desprende, quantomas solí-* 
do tenga que permanecer en la nqeva cottibinácion que con- 
trae con el combustible que le descompone. A €$te mismo in* 
tentó se pueda aquí repetir lo que en el mismo lugar^e dix<* 
de Ja oxidación del hierrorf Es** metal ie^uéní^íefttairieftté 



Digitized by LjOOQIC 



DJ5TQNACIQN, 349 

cüípvteto^l ,^i»ki$&^e á J&enefaáo, deLbxigeaa qúél recibe del 
^gyft#r y:C¡¿nio qw? <*%t%i*<ti$íteí;ta$¡ conaretp,; pierde poco ca* 
i<fric¡p ^aiají^piawae^bniál y -porque *L gas ©aigeno perdié 
el calórico quando se fUórCou el bydrógeno. 

( ' : t; DÍSOLtfCíÓN. ; . 

nr &u *peraci^ cuerpo It* 

í|UÍdo}jCbní.atro:»üdov^^ de su reciproca 

Atracción ae pdoetiren motüamfente , y resulte una substancia 
homogénea „ y de uua liquidez, media ; de founa que el solido 
f&exdt&fiá £Ont]nuidadtá<.prop0rpk>a que clikjuidoha divictí- 
d.Q ^fiftitazpente ¿ua&wfécidas^y t] líquido. ija perdido tms- 
bien su fluidez á^ptopofoiofl que las, iinróléauksoprnnmvas del 
§^l^do ^$ef 'hallaní mtérpubstas entre Jas del líquido ,. jr se opo- 
nfea á su ipoyíroianto extremado ; cuyas 4p* quálidades ve* 
jiios difcttinuidai^T^gr* ¿a una disolución saturada' de azocar, 
44$ Ma?6ii .f a *K*yua'. ppta: En esta operación rio sólo; el di* 
s$taj?Qt5;£& el ^ge«t5eaqutt>iobfií enjel;distíelíí>> introduciendo 
sH¿ puntas wá& ó 'tneuos'MgBdm fpot entre 1 las. moléculas del 
sólido; coibo antiguamente sé decía, sino que el disueltfx obra 
igualfu^ntc&obreel.disolyiente: y en la penetración íntima .jr 
^mu^tán^a: de k)$! .dos cuerpos, > fundada ien' las ley es, de atrae* 
cien recíproca , fcdnsdste.la disolución, bien, sea pdr-ei fuego 6 
{milito) líquidos. ,<> { ,^/ ; u ; , ;i ■ :,. M ..i; . : i . t .:,>t ^. 
',' Veínds que el calórico estando en estado de libertad tie- 
ne una expansión disfofrne, hace aumentar de volumen les 
<iíerpQS (J pdri)doad¡e: pasa , y fojmaconj «Uos (di soluciones mas 
&ta£no$ periñánentcs, aegunio que larde eb .encontrarse con 
Qtr^quejt^^ima^a^<^c^;é})^ q«^coir>el cufirippfque te* 
xm e#' cíOTJbm^cion ó disolución ^p<wríjiüe: ea testes cate *©r¡defe. 
hará la combinación , t y se formará otra v en la- qiuei Jbibra deki- 
prendimiento de calórico ó absorción» ano t habifcinut9CÍQOVfl 
h íéniperaruí^quaiidoiéicuerf o^ue-ítohacje^cftaícoirifc 
4féc^ita^'U¡mis^aIporcilw<^tolóli<»fq^eib qt&¡ $1- oqtjo <en¿* 
feta^oinbinacioa^&Jiías^ anotas, líqtuixfe y seguñia ¿Santidad de 
calórico que tkrre^en.oombinaciop ; y dei esta dimana una idiad> 
lucían nías ó menos perfecta y duradera, ¿egun con Ja jFueiza 
gue el .calórico esté copibinack) canffla2a«rpoxjufií.t¿cpaenidif 



Digitized by LjOOQIC 



55 O «SOLUCIÓN, 

solución. Tal es \r.gir. la disoludondeí hydrógeno por el ¿stó^ 
rico* que es muy perfecta, y Ja -del óxiggao \ que es permanen 1 
te mientras un combustible no la deshaz apode ritadotfe ds 
su base, como v. gr. en la formación del agua* , • ' • > 

Ademas de esto observamos que , -el calórico á un cierto 
punto volatiliza el agua, y la reduce a un vapor mas ó menos 
enrarecido y transparente, según sea la disolución rtjás 6' írtenos 
completa ; á obro masielev^do pl aceyte ; á otro maí fuerte $1 
azogue &c. Estas disoluciones hechas por el calórico deben ser • 
tanto mas perfectas y prontas , quanta mas capacidad tengan 
las moléculas para admitirle 4* qqanto » menor sea su íueTza de 
agregación , y quant o t mayor>ea su fuerza de atracción para 
retenerle , y formar disedudone^ permanemes: i ^ 

Vemos también que el alcohol disuelve las resinas, y de 
ningún modo las gomas; que el agua disuelve las gomas , y de 
pingan modo las resinas ; que los ácidos en general son los ver- 
daderos disolventes de los metales; pero que no todos los ata- 
can con iguaidad \y que aun algunos; 110 tienen la mas le ven- 
ción con ellos, á no ser qup estén oxidados. £1 ácido niimá> 
tico apenas tiene acción sobre el oro; pero añadiéndole cier- 
ta porción de ácido nítrico , le disuelve perfectamente; y si* el 
oro se pone ya oxidado r ei ácido mqriático en este caso es tam- 
bien stí verdadero disol viente , y lo mismo el ácido nítrico por 
sí solo. El ácido nítrico es un disolviente poderoso cjeí ploftio» 
y. 'el ácido sulfürico ito disuelve casi nada este metal. El ácido 
acético disuelve poderosamente el plomo, y el á<¿do acetoso 
líale disuelva con tanta ^eficacia»; pero, si el plomo -está ya oxí* 
dado , la acción de este último sera igual á la del acido' acético 
sobre pl plomo en masa f porque como ¿ste ácido está enervan- 
do por «i agua que media entre sus «boléenlas , necesita mas 
disposiiión en el metal para disolverle^ lo mismo que en Jo¿ 
estómagos deliciados se necesitan alimentos dispuestos á la di- 
gestían.* Asimismo -observampsqpe todas las sales se disuelven, 
en el agua £ perp t&tqdas se '^suelven con la misma facili- 
dad y)en la misma cantidad, linas seí disuelven con la mitad 
dé su peso de agua y al paso que otras necesitan treinta, qua- 
renta , trescientas y, aun mas partes de agua para disolverse: 
libaste quedaír con ¡nos percionr de agua al cristalizarse que 



Digitized by LjOOQIC 



DISOLUCIÓN* 35I 

otras : unas la pierden con facilidad, y se vuelven menos so- 
Jubles, llamadas sales eflorescentes : otras en lugar de perderla, 
la arraen del ayre para permanecer continuamente disueltas, 
y por lo mismo se llaman deliqüescentes. 

Todas estas razones que nos enseña la experiencia de» 
muestran con la mayor evidencia, que según la mayor ó me- 
uor fuetza. de atracción entre el disol viente y el disuelto , así 
será iiias ó menos eficaz , pronta y permanente la disolución; 
y al contrario , dos cuerpos que do se atraigan recíprocamen- 
te^ no se penetrarán mutuamente, y de consiguiente no se di- 
solverán;>y así. es que quando vemos que en una disolución 
¿perfecta hay precipitado , consiste en que el contacto del gas 
oxigeno ó de otro fluido ha causado una alteración ó una se- 
cundaria combinación, ya en el disol viente, ya en el disuelto, 
por larqual han perdido aquella relación de afinidad que ano- 
tes tenían , y han venido á descombinarse de toda necesidad, 
porque han dexado de ser lo que eran. Tales son v. gr. las di- 
soluciones del hierro , que se alteran porque se precipita el 
hierro por haberse saturado mas de oxígeno , y haberse vuelto 
insoluble por esta razón. 

El carácter de la disolución es quando un líquido y un 
sólido se han penetrado y atraído mutuamente , de tal suerte, 
que quando el compuesto >que han formado es homogéneo j 
transparente , se dice que están equiponderantes , y que hay 
verdadera disolución y combinación. Al contrario , quando el 
licor está zarco, turbio, y. que no se precipita el cuerpo di- 
suelto, entonces redice que solo está mezclado y suspendido 
en el licor. £1 agua lacticinosa de canela nos demuestra clara- 
míente esta verdad , en Ja qüal el aceyte volátil no se halla di- 
suelto, porque el alcohol que le hpbia disuelto en un princL» 
pip , le abandonó después para unirse con el agua ; en cuyo ca- 
so se halla el aceyte muy dividido y Suspendido en el licor; el 
qqai, pasando algún tiempo , absorbe el oxigeno , se consolida 
anas y mas, y pasa al estado de resina, que se precipita en for- 
ma de fécula (pág.So); 

Quando un cuerpo mixto se pone á la acción del calóri- 
co, y esté se descompone , se dice que hay disolución ,y lo mis- 
tilo, quando dos cuerpos se descomponen por dobles afondados 

TOMO I. BBB 



Digitized by VjOOQlC 



35 2 WSOLUCION. 

para cambiar de principios : en uno y en ótró caso hay una se- 
paración infinitamente completa de sus moléculas elementales, 
respecto de que se combinan de otro modo , para lo qual es 
necesario que las moléculas sean reducidas precisamente á sus 
primeros elementos. De todos modos hay disolución propia- 
mente tal , porque esta operación siempre es en razón, inversa 
de la afinidad de combinación que tienen los cuerpos que se 
disuelven entre sus partículas constitutivas quando son com- 
puestos , ó en razón inversa de la afinidad de agregación que 
tienen los cuerpos disueltos, entre sus moléculas integrantes 
quando estos no se descomponen, y en ra^on directa de la afi- 
nidad de combinación que hay entre el disotviente y el disuelto. 

La primera se verifica , como hemos dicho , entre cuerpos 
compuestos , como v. gr. quando el calórico disuelve y deshace 
la combinación íntima de los radicales que componen ijn vegej- 
tal. ó un animal, que son el hydrógeno, el ázoe, el oxigeno y 
el carbón, para combinarse con ellos , y formar disoluciones 
gaseosas , ácidos , aceytes y otras combinaciones que son pro* 
ductos de la destilación, en fuerza de su mayor afinidad con 
ellos , que ellos mismos entre sí (pág. 31 1 ,312 y sig.). 

La segunda se verifica entre cuerpos que, aunque son 
compuestos, no padecen descomposición al disolverse, como 
Y. gr: el agua quando pasa al grado de vapor elástico al disol- 
verse por el calórico. Lo mismo sucede quando una resina sé 
disuelve en el alcohol, y una sal en el agua, en cuyo. caso ni 
wia ni otra substancia se descompone al combinarse ; y por eso 
se dice que esta disolución se verifica entre partículas inte* 
grantes.; ■ . . j 

Estas dos especies de disoluciones, que, como hemos di* 
cho , son en razón inversa de la afinidad de los disuek os entre 
sus moléculas', tanto integrantes! c$mo constitutivas , siempre 
son en razón directa de la afinidad qife*ien£ el diiolviente con 
ellas , y ellas con el disolviente : de esté modo se camprehen- 
de cómoel catóríco'i siendo el disolviste universal, y que to- 
do lo pone en movimiento, puede á un mismo tiempo poner 
los cuerpos en calma ó quietud' , combinándolos de otra mo- 
do muy distinto , formando cempnesíos que »o exístiátt , com- 
binándose él mismo con algunos de sus principios, y-íbirtqaada 



Digitized by LjOOQIC 



DISOLUCIÓN* 253 

disoluciones completas , que Uamamos~gases , 6 escapándose 
quando no tiene con ellos mayor afinidad que la que ellos tie- 
nen entre sí ; de modo que la fuerza disolviente y destructora 
del calórico permanece solamente mientras las moléculas de 
los cuerpos que tiene en disolución no hallan otras con quie- 
nes rengan mas afinidad que con el calórico , ó que la fuerza 
de agregación y de combinación sean mas fuertes. Y así, aun- 
que el calórico sea el disolviente general , no se opone á que 
¿aya cuerpos sólidos quando es mayor la afinidad de agrega- 
ción y de composición que la de disolución , pues, como lleva- 
mos dicho, son diametralmente opuestas. 

►Por último y en mayor abundamiento es preciso advertir, 
que algunos quieren distinguir la disolución de una sal en el 
agua de ía disolución de un metal en un ácido: la primera 
quieren que sea solución , y la segunda verdadera disolución;' 
pero en una y en otra milita una misma razón , que es la fuer* 
2a de atracción entre el disolviente y el disuelto. Quieren que 
la solución sea esencialmente distinta de la disolución : la pri- 
mera , porque no hay descomposición del disuelto , como sucede 
quando>üna sal se disuelve en el agua, pues se cristaliza luego 
que el disolviente -se substraíe j y la segunda , porque hay des- 
composición, pues después de substraído el disolviente, no que- 
da el düueltio en Ja misma forma que estaba antes , como v. gr. 
el cobue disuelto en 'el ácido riítrico. Pero en primer lugar >stf 
ha de considerar , que qtiando' se disuelve una sal, siempre' 
hay desprendimiento ó absorción de calórico ; y esto en rigor 
de Chimica es mutación real y positiva , porque falta en ella 
aquella cantidad -de calórico que estaba -combinada?, y que ha- 
ce un cierto papel en los cuerpos , y lo mismo quando' hay 
absorción de este principio. Luego que el disolviente se sübs<{ 
trae del disuelto, vuelve á equilibrarse con él este exceso ó» 
falta de calórico por razón de la facilidad con que estas com- 
binaciones y descomposiciones se hacen : luego aquí hay ver^ 
dadera combinación. En este supupsto se debe entender lo rfiíV 
mó <en una disolución de cobre en donde hay una decompoU^ 
cion manifiesta, que en la de upa sal. Si este metal na$eobrie¿ 
ne por la evaporación en su forma metálica , consiste en que el 
ácido. que fue su disolviente se halla allí encerrado, y mientras 



Digitized by LjOOQIC 



354 DISOLUCIÓN. 

este no se quke , implica que el cobre vuelva á tomar sú forma 
primitiva; y si se le atormenta al fuego para separar el ácido, 
este desaparecerá en parte; pero el cobre, quedando fuerte- 
mente adherido al oxigeno del ácido, no se reducirá de ningún 
modo; pero si, por ultimo, mediante algún fluxo se le priva 
de este principio del disolviente , volverá el cobre á su primi- 
tivo estado De esto se infiere, que en la mayor ó menor adhe- 
sión del disolviente con el disuelto estriba la dificultad de pri- 
varle y separarle de él ; y así , si el oxigeno es el principio que 
causa y favorece la disolución de un metal , luego que este 
falta, el metal pasa á su primitivo estado: esto vemos que su- 
cede así: luego en la fuerza de atracción mayor ó menor del di- 
solviente con el disuelto , no debe fundarse una división esencial 
Qntre la disolución y la solución: lo mas que se puede decir es 
que una es mas complicada que otra ; pero ambas son disoluciones. 
DISOLUCIONES AQUOSAS. Baxo este nombre se 
entienden en rigor todas las substancias disueltas en el agua , ta- 
les como el azúcar en los xarabes , los extractos y gomas for- 
mando los cocimientos , y otras diferentes mezclas formando va- 
rios licores y mixturas, que seria impropio subscribir baxo es- 
te solo capítulo. Los profesores, del dia dan una significación 
saas restricta y señalada á esta voz , y solo entienden con ella las 
s,ales y alguna otra substancia disuelta en el agua destilada, en 
tan corta cantidad, que no la haga perder su apariencia de 
Yerdaderq agua, ni que se pueda confundir con los cocimientos 
y mixturas, que son mas cargadas y espesas, y no son perma- 
nentes como aquellas.. Por esta razón* nuestra Farmacopea His- 
pana- de la .tercera edición trata escás oíase de disoluciones ba- 
30 el nombre, de aguai corp puestas , porque realmente lo son, 
y, ha excluido de entre ellas la -disolución de la goma arábiga 
con el sulfate de hierro, porque realmente no es permanente 
ni duradera semejante disolución, ni tiene apariencia de agua 
como k$ denurl , sino de verdadera mixtura por razón de su: 
coqsistencia espesa, En el capí tuJo de las aguas medicinales se 
\ttaxá del agua de cal^dcl 4guafágcdénua y del agua arterial 
y, del agua regia, por ser lasque tenían que explicar, y por 
♦so en este lugar solo se hablará de la disolución del ácido car- 
bonico en el agua, bien sea sola, ó bien con alguna sal, como lo 



Digitized by LjOOQIC 



DISOLUCIONES AQUOSAS. 355 

remos en el agua litontríptica que ahora vamos a explicar. 

£1 aparato que prescribe la expresada Farmacopea para 
esta agua es el mas sencillo que se puede imaginar, explican- 
do algunas dificultades que se presentan al hacerla con él , co- 
mo ahora veremos copiando aquí la fórmula (pág. 1 97.*) 

Este aparato consta de tres partes : la primera del baño en 
donde se mete la vasija para recoger el gas: la segunda del 
frasco que ha de contener la materia que ha de suministrar ó 
producir cV gas acido carbónico ; y la tercera del tubo ó sifón 
torcido. en figura de S para conducir el gas. El baño se redu- 
ce a un perol lleno de agua , y dentro un barreño ó cazuela 
boca abaxo con un agujero en el fondo , y una escotadura ó 
media luna en et boick. El agujero del barreño sirve para que 
pase por allí el gas, y suba al fondo de la cazuela, y tuya boca 
debe estar frente de dicho agujero : la escotadura 6 media lu- 
na , 6 sea el agujero del borde de la vasija , que descansa boca 
abaxo sobre el fondo de la cazuela, sirve para introducir por 
ella una extremidad del sifón, que debe figurar una S, porque 
como el borde ajusta tanto á las 1 paredes del fondo del perol, 
no se podría introducir dicho sifón sin esta circunstancia. 

El frasco en donde se echa la creta ó el mármol molido 
diluido en agua debe tener dos bocas, la una en el cuello prin- 
cipal , y la otra al lado de esta. (Quod prater cotli orificium 
aliud habeat foramen lat érale?) En la boca del cuello princi- 
pal de este frasco f que debe ser redondo , se ajusta exactamen- 
te con cera un corcho. Este debe tener un agujero por donde 
se mete una de las puntas del sifón de vidrio enlodado , que 
como hemos dicho , figurará una $. (Apta colli orificio, et cera 
obducito alteram siphonis vitfei extremitatem qui litera S 
jfiguram referat. ) La otra punta se *nete eñ el perol lleno de 
agua, y. se introduce por la escotadura del borde de la expresa- 
da cazuela ó barreño boca abaxo, de modo que esté frente del 
agujero que debe tener en el fondo. (Alteram vero inpelvim 
aqud fontapd rtfriptdm immerge , et alii vásculo' fctili in- 
verso rimdin limbo \utfotnminulo in medio fundí pe+tusersub* 
jicej) Hecho esto íe coge el j>omo en donde está la disolución 
fria de la sal de tártaro cristalizada , de modo que solo' ocupe 
la mitad de su cabida , se aprieta la boca coa la palma de la 



Digitized by LjOOQIC 



35^ DISOLUCIONES AQJ705AS. 

mano , se vuelve boca abaxo, y se sienta sobre el fondo déla 
expresada cazuela, que , como hemos dicho, está, boca abaxo 
en el perol sumergida en agua: e^ta debe estar de ;modo que ia> 
boca de esta vasija ó pomo esté frente del agujera del barre* 
ño y del sifón de vidrio para que recoja el gas ácido carbóni- 
co que ha de salir por é\.(Tune phialam vitrcam in quampra- 
dictam salis tartarí dissolutionis frígida* quantitatem ünmU 
uris qua phiaU tantutn medietaUm imple at? mánu orifich 
compres so inwirte* atque ita> colUca >ut phialtf orificinmwas* 
culi JUtilis foraminulo responde at sub aqua.*) Después se 
echará poco á poco el ácido sulfúrico diluido en tres ó qua- 
tro onzas de agua sobre la creta por el agujero lateral que el 
pomo tendrá á un lado del cuello. (Detnde acidum suiphurüum t 
tribus , aut quatuor uncus aqud dilutum , supra cr¿tai* ptr 
wasis vitrei foramen laterale sensitn ejfunde?) Subirá de la 
greda que está en efervescencia un vapor ácido carbónico, y 
pasando por el sifón encorvado, pegará en el fondo ó' parte su- 
perior de la vasija puesta boca abaxo en el perol ó baño de 
agua, según queda explicado , y obligará a baxar hacia el 
cuello de la vasija la disolución de la salde tártaro. {Ascendet 
e creta efervescente vapor acido carbonicus $ et per siphonem 
trahens fundum , sen superior em phialne partetn petet /et 
salis tartarí dissolutionetn ver sus phial* collum descenderé 

. Como la disolución de la sal de tártaro ^advierte la His- 
pana , que no ocupe mas que la mitad de la cabida de la vasi* 
ja , resulta que al volverla boca abaxo para ponerla en el ba- 
rio , sube él ayre. atmosférico á la parte superior de esta vasi- 
ja, y este ayre ocupa uo lugar que no . puede ocupar como de* 
bia el ácido carbónico sin que antes no sea desalojado ; yaunque 
la Hispana dice que este ayre atmosférico 9e desaloja mientras 
sube y ocupa su lugar el ácido carbónico (depulsu mterea aere 
atmospherico , qui eum locum replebai) f es una equivocación; 
pues siendo eJi ácido carbónico mas pesado que el ayre atmos- 
férico , este de consiguiente se mantiene encima del .gas, y no 
puede ser de consiguiente obligado á baxar hacia el cuello, ni 
menos á salir fuera de la vasija. Y aun quando no hubiera esta 
razón tan poderosa , lo seria el no poder salir ningún cuerpo 



Digitized by VjÓOQIC 



DISOLUCIONES AQJT05AS. %$J 

aeriforme, porque están en este caso encima del agua de la 
vasija ^y lio puede marcharse ün átomo de ayre * de ninguna 
clase que sea , mientras no saliera primero toda el agua de la 
vasia que está boca abaxo sobre la cazuela del baño. 

Si k disolución ;de, :1a sal de tártaros echa en captidad 
suficiente para llenar ei primo ó redoma que se pone boca» aba- 
nta; será mucho irept aporque haciendo pasar por el tubo el 
gas ácido carbónico, v este hará baxar la disolución todo lo que 
se quiera , y reemplazará su lugar como mas ligero > y así lue- 
go que hay a llenado la ahitad de la redoma , y la disolución 
haya de consiguientó mermado. hasta la mitad de la cabida, se 
tapa Ja .boca r y sq aprieta con la mano para que no se vierta 
mas disolución ni suba anas gas. Sé menea mucho y se agita 
para que se mezcle- el ^as con la disolución de la sal de tártaro. 
\His ftMityir±pkitá&j)T^cáiwmanu os lude , ipsamqut flu- 
rier^Bwmtt^ut AcidumdkrkoiOBum ,\et tolis tartarí dissolu- 
tio permiso e untura) Esta disolución se guarda boca abaxo, cu- 
ya vasija debe teb'e»ielI>cuétlo««ftu^tápado'en un lugar fresco, 
y sobre una cazuela de agua para que el ay re atmosférico no 
tenga lugar de entra/ ¡y desalojar el ácido carbónico. 
> <Por este, método í^tifaofse desperdida una porción de sal 
ele tártaro y desagua ^destilada ;<jue:se vierten 1 sobre el agua del 
baño á proporción que sube el gas ácido carbónico por el si- 
fon á la parte superior de la redoma que está en el baño; pe- 
ro á lo menos se consigue saturarla: por el método de la mis- 
xna Farmacopea también se, vierte una porción de la disolu- 
ción de la sal,! que se mezcla con el agua del baño por ser 
mas pesada i pero ademas es casi imposible saturarla del gas áci- 
do carbónico, porque no puede pasar á la vasija que la iontiene 
sino una corta porción , porque lo impide el ayre atmosférico 
-que quedó allí encerrado ó aislado, sin poder salir sin que se 
vierta primero toda la disolución de 4a sal de tártaro. ■ • > 
7 La tercera edición de la Hispana no corrigió la fórmula sin 
¿luda porque es reimpresión ; pero nos añade en, seguida. el 
método de saturar el agua dé ácido carbónico por medio del 
iri temo aparato , y este puede servir también para el agua li- 
toptríptica , porque es bastante exacto, 
í Si se compara el método, del agua litontríptica que hemos 



í, 



Digitized by LjOOQIC 



358 DISOLUCIONES AQXrpSM. 

expuesto aquí con el que se prescribe en la tercera edición 
para el agua acidó carbónico alcanforada , se echará de ver que 
solo hay la diferencia en que la vasija que se pone boca aba- 
xo en lugar de tener la disolución de la sal de tártaro, se llena 
de agua en el mismo baño para ponerla boca abaxo; se la ha- 
ce Henar hasta la mitad 'de gas > ácido; carbónico , sq sale, a un 
mismo tiempo igual volumen de agua , en cuyo caso? $e j tapa 
el cuello con la mano , se saca fuera del baño , y se agha fuerte- 
mente , para que el gas ácido carbónico se mezcle coa el agirá; 

Los Chimicos están de acuerdo en que él agua* «np di- 
suelve mas que igual volumen de ácid<y carbónico vsegtm 
queda sentado en el método propuesto;, pero la? Farmacopea. 
Hispana de la tercera edición manda cuerdamente que este 
agua saturada de ácido carbónico , se eche en un frasco lleno 
del mismo gas , se tape y ^se agite para que se cargue d^ éí to- 
do lo posible, y pueda disolVer f&cilmerite el alcanfor «pie* Ve 
le añade. •.. \. : *3«jJv'\ ~: ~':l ( w-¡ v.-.m:m\^.»a 

Saturada el agua todo ^ posible d¿ ácido carbónico es zh 
go picante , manifiestamente acida, y vuelve encarnada la tin- 
tura azul de tornasol. En este estado pueden formarse con ella 
dos aguas compuestas : la pr i friera el agua ácido <2ti&ótii¿o al- 
canforada echándola alcanfor $n cantidad de^granos por li- 
bra ; y la segunda -el agua de, carbonate de potasa; puro , ósea 
litontríptüa , echando la media onza de carbonate de potasa 
bien cristalizado que pide la Farmacopea , cuyo método es 
bastante económico y expedito , mayormente guando vemos 
que el, agua simplemente^ acidulábanse* pide muy tfreqüeote* 
'mente para muchas calenturas pútridas, para eL calculo y, otros 
Tariosfines , y <qüe , cómo hemos dicho , se hacen xon tHa Jas 
dos aguas compuestas explicadas. 

Hay otro método aun mas exacto , y no. se si diga mas fá- 
cil y sencillopara hacer estbs;aguafc gaseosas ; y con preferen- 
cia la litt>ñtrípti£a.\oEste se reduce kquetén lugar del baño y 
f el sifón «n. figura de S, se usa de ún tubo ó «sifón encorvado; 
figurando un medio círculo , y de un recipiente grande , cuya 
boca se tapa con un corcho exáctamenre. Este corcho debe 
tener dos agujeros: el uno para meter una punta del tubo, y 
el otro para meter un embudo grande de vidrio , cuya punta 



Digitized by LjOOQIC 



igualmente que la del tubo encorvado deben llegar^ y aun su>- 
mergirse, k primera como- dos dedos, y la segunda como ocho 
en el agua del recipiente. Hecho esto • se hace desprender el 
acida carbónico de la otra vasija ya explicada , que contiene 
la creta p mármol , y saliendo por la boca donde ¡está la otra 
ptidtadíelifcBbo, se dirigirá ai recipiente , y se mezclará;con el 
agua, agitándole muy á menudo. Como el agua se comprime 
mucho por la fuerza del -gas. ¿que nada 'encima de ella, sube 
sin verterse por el pico del embudo, y vuelve á baxar quando 
ffiiá.h [presión del ácidb* Por est^embudo, que hace aquí aun 
«msjor papel ¿jue un tubo. desegairidad , no se exponen! á queí 
brarsejas: Vasijas, óísalirseí él gas por las júntuiras, como suce- 
da, muy de ordinario por l la mucha fuerza y empuje que tie* 
ne, y la lentitud con que le absorbe el agua , especialmente sk 
no está muy fría.. 

v :j nPoreste mismo método sé «atura el. agua de¿gas hydrógeno 
sulfurado , poniendo en el frasco ó. pomo de dos bocas un sul? 
fureto de hierro, diluido en agua en lugar del carbonate de cal, 
y echando ^n los mismos términos ácido sulfúrico muy diluido 
en agua ó vinagre &c. 

-*.i u: :: ; DOSIS; 

..:• íEn la primera edición > de este obra omití de intento las 
dosis de los medicamentos , jíor parecerme trivial esta materia, 
y de poco interés para una obra que solo tenia por objeto prin- 
cipal explicar las operaciones farmacéuticas mas complicadas 
conforme á los nuevos descubrimientos ; pero habiendo. experU 
mentado que los alumnos tienen precisión de consultar las Far- 
macopeas para un asunto tan necesario, he determinado po- 
nerlas' en esta segunda edkipli para su mayor comodidad , dé 
la qual pueden disfrutar igualmente los alumnos de Medicina 
y Cirugía con. «bastante adelantamiento en algunas materias que 
les pertenece, tratadas en este Diccionario mas claramente que 
en las mismas Farmacopeas. \ 

Para proceder gon el.dtfrido conocimiento en esta materia 
he consultado las Farmacopeas Matritense, Hispana, de Fuller, 
la Batean*, la de Palacios, la de Londres y otros varios de que 
tg%nrlp6 ¡tylécjiíps en sus recetas. AJgunas veces no me he con- 
formado con las dosis qye estas señalan á muchos medícamete 

tomo i. * ccc 



Digitized by LjOOQIC 



$6o DESOIVCIÓNES AQ.UOSAS. 

tos y porque en unos son pequeñas , y en otros graneles , por ra- 
zón de la diversidad de práctica médica , temperamento y cli- 
ma, cuyas circunstancias influyen poderosamente en el uso in- 
terno y externo de medicamentos : en este caso me he ateni- 
do a la larga experiencia que tengo de los mejores profesores 
de esta Corte 4 en quienes he observado una conformidad en J 

las dosis de ciertos medicamentos , y aun en su práctica médi- 
ca» que es lá basa principal sobre que está fundada la lista de í 
medicamentos que presento. 

■ Para proceder con mas claridad , y hacer mas fácil el índice, 
he dividido los medicamentos en dos clases, que son simples 
y compuestos. En la clase de los simples incluyo los purgan- 
tes > que son los que pueden perjudicar administrados en do- 
sis desproporcionadas, y entre ellos algunos que son entera? 
mente estimulantes y alterantes; pero que una larga expe- 
riencia los ha hecho célebres , insignes , y de consiguiente muy 
usuales en nuestras oficinas. En la lista ó clase de medicamen- 
tos compuestos incluyo solamente los que llevan opio, y to* 
man el nombre genérico de opiados , los que llevan mercurio 
llamados mercuriales > y las preparaciones de algunos metale*, 
como el hierro, zinck , antiáionio y estaño , como también al- 
gunos otros compuestos, que por razón de sus ingredientes ac- 
tivos, ó por una nueva quaíidad que adquiere» en el acto déla 
composición , capaz de producir en nuestros humores una al- 
teración considerable, y que de consiguiente es preciso indicar 
su dosis. ; ¿: 

Dosis de vegetables. 

Abrótano una dracma. Alcaravea (la simiente) una 

Acacia (zumo seco) un escr. drac. 

Acíbar una dr. (el zumo seco.) Alholbas (la simiente) uso ex- 

Acónito un escrúpulo. ternó. - 

Acoro verdadero dos escrup. Alkekenges dos dr. 

Adormideras blancas una dr. Almáciga dosdr. 

Agárico medio escr. - Altea (raíz) dos dr. 

Ajos (la simiente) medio escr. Altea ^simiente) un* dr. 

Ajos (el bulbo) usa externo. Ameós media dr. (1¿ simién- 

Alcanfor medio esCrup. '>•-* - <t$)* >' 1 ' ; íi:>: > - r; ' -* 

.íi)' . 



Digitized by 



Googk 



DOSIS DK 

Amomo dos escr. (el fruto). 
Aa-íme: medio escr up. u.-¡~ 
Anís dos dr. (la simiente). 
Aristoloquia (raiz) una dr. 
Árnica montana doce granos. 
Aro (raíz fresca ) una dr. * 
Arrayan (bayas) una dr. 
Artemisa una dr. 
Asafétida. (Véase Goma.) 
Asaro (raiz) media dr. 
Axenjos una dr. 
Azafrán (los estigmas) un es* 

crup- 
Balaustias media dr. 
Bálsamo blanco media dr. • 

Balsamé de copayba un escr. 

Bálsamo negro peruano medio 
escr. 

Bardana (la raiz) una dr. 

Beleño (la simiente ) medio 
escr. 

Benjuí un escr. 

Bérberos (el 2umo) media on- 
za. 

Betónica una dr. 

Bistorta (la raiz) una dr. 

Butua (la ráiz) uri escr. 

Bryonia (la raíz) media dr. 

Calabaza común (la simiente 
en emulsión) mfcd. onz» 
Calaguala (la raiz) una dr. 
Calaminta una dr. ' - 

Cálamo aromático. ( J^éast 

^¿Acoro verdadero!) 
.CaáíBátios una^dr. 
Canela ^na dr. 



VEGBTABLES. gíSl 

Cañafístula (la puipo) dos on* 
l .'. zas.v ...*;,■• . ; 
Cañamones en orchata media 

onza. 
Caraña media dr. 
Carlina (la raiz) una dr. : .? 
Cardamomo mayor y menor 

niedió escr. 
Cártamo (la simiente) una dr* 

Casia lignea media dr. 

Catecú. (Véase Tierra Japów 

nica.) 
Cebadilla; (el fruto) uso ex* 

terno. 
Cebolla (la simiente) un escr. 
Cebolla ( los 'bulbos ) usó ex* 

terno. 
Cebolla albarrana (el bulbo re- 
ciente preparado) seis gr. 
Centaura menor una dr. 
Cen&onla dos dr. (la careo- 

ma). 
Chacariía una drv ^ ! w 
Chicorias (el zumo depurado) 

dos onzas. 
China (la raiz) media onza* 
Ciano (la simiente) dos dr. 
Cicuta media dr: o : « ■ . ; 
Cilantro (la simiente) una dr. 
Cilantro (el zumo reciente) 

media onza. .. ■ 
Cinoglosa (la raiz) dos dr. 
Cypero 6 juncia laíjg# «¿a dr J 
Clavos de especia í^medio escr; 
Codearía (el zurito reciente) 

una onza. 
Gólchkoí(tos bulbos reciente* 

en infusión) dQS dr. 



Digitizéd by 



Google 



tenor. 
Euforbio uso externo. 



3$& DOSIS DE VEGETABLES. 

Colofonia ¡ioa dr. Estoraque media dr. < 

Coloquíntidas (la carne del Estramonio (reciente) uso ex* 
fruto) medio escr. • 

Cominos de comer (la simien- 
te) unaxir. 

Cominos rústicos (la simiente) 
lina dr«, 

Consuelda mayor dos dr. 

Contrayerba (la raiz) una dr. 

Coralina .media dr. 

Costo» arábigo (la raiz) una dr. Galanga (la raiz) un esa. 

Cubebas (el fruto) media dr. Gálbano. (V. Goma.) 

Cúrcuma (la raiz) una dr. '• Genciana (la raiz) una dr. 

Cuscuta dos dr. Gengibre (la raiz) media dr. 

Goma amoníaco una dr. 

Dauco crético (la simiente) Goma arábiga dos dr. 



Fécula de Mechoacan dos dr. 
Filipéndula (raiz) una dr. 
Fraxinela. (V. Díctamo blan- 
co). 



una dr. 
Díctamo crético media dr. . 
Díctamo blanco una dr. 
DoradUla* 
Dórameos (los frutos) media 

dr. 
Dulcamara ea infusión media 

dr. 



<xoma tragacanto un escr. 
Goma sa*^ocola uso externo. 
Goma sagápeno uso externo. 
Goma gálbano un escr. 
Goma* gima seis gr&nos* 
Goma laca un escr. 
Goma mirra un ps<yr. j 



Goma opoponacQ un escr. 

Goma asafétida un escr. 
Eléboro negro (la raiz) media Goma de enebro. (^.Resina.) 

..üdr.;. v Gayi^fe dos dr. ,¡, 

Eléboro blanco (Ja raiz) uso Grasilla. ( V< R«$¡pá da e*er 



externo.- 
Elaterio. (V. Extractos.) 
Enula campa&a (la raiz) dos 

«ídr. V 
E^ytimo. (V. Cuscuta.) 
Escamonea medio escr» 
Escordío (el zumo reciente) 

una onza. 
Esquenanto. (J^I Junco olo- Hyfcocístidos (el zumo seco) 

roso). .. un escr. 



bro.) 
Guayaco media onza. 

Habas de San Ignacio medio 
. eso*» , . ; u 

Hermodátiles una dr. . 

Hinojo (la simiente) una dr. 
Hongo de Malta un escr. 



Digitized by LjOOQIC 



Imperatoria (la jiafc) áa$idr.¿ M»$ttjer¿0)(^ttóio wwnte) 



Incienso media idr« 

Jalapa (la raiz} tina dr. 
Juncia, (la.raizji dos dr. -...,. 
Junco oloroso dos dr. , 

Kermes (los insectos) un escr. 

Kina del Perú. (V. Quina.) 

Kina de Calisaya. (V. Quina.) 

Kina aromática. (K. Ghaca- Ninfea (la flor) do* dr. 



media dr. 
Mece¡foori 9 Stiédio escrup. j 
Mirobalanos cetrinos (los fru- 
to*) una dr. ; 
Mirra. {V. goma.) ^ 
M^staz» (lat sirviente) un escrJ 

Navo (la simiente en emul- 
sión) una dr. 



rila;)/ 

Lábdano uso externo. 
Laca. (K. Goma.) 
Laurel (las bayas) una 4r. 

Laureola uso externo. ; . . ,, 
Leche de Meshoacap. (/**!?& 
./)!/ ''cula.) .. ■• ^ i ,; r 

Leño aloes media dr. 



Nuez moscada medio escrup. 
Mtfez, vómica medio escrup. . 

Opio colado ó purificado dos 

granos. 
Opopotíaco. (ip^GojPEva.) ;í 

Pastinaca* (f^ Zanahoria.) 
Pelitre (la rai2) un escrup. 



Lepidio f el_gumo reciente) Peonía (la raiz) uña dr. 

r m^dia pnza . . . ! Perexil (el zumo reciente) m$* 
Limop (la ¿ijnie^te ' ea cpcíf dif onza. { r 

r , jniento) ti;es dr- - . 5; Perexjl (la; simiente) una dr. 

Limón (la. cascara seca) media Pimienta negra medio escrup. 

drac. «• í Pinúe#taJ>Janca medio escrup. 

Lino (la simiente) uso ext. Pimienta larga ufo externo. * 

Lijios^e Eloreacw (la raiz) Pimienta de Tabasdo/med. esa* 



una dr. 



yr 



Maclas un escrup. 

Maná quatro onzas. 

Mandragora, : flso externo, i 

Manzanilla (la fbr) dtos dr. 

Maro vulgar (el zumo recien- 
te) una onza. 

Mastuerzo (la simiente) una Quina de Calisaya (la corte- 
drac. za) dos dr. ó mas. 



Polygon^to (la raiz) dos dr. • 
Polygala dosdr. 
Polypodio (la raiz) med. onza. 
Psilio. (y. Zaragatona.) 

Pulsatila dos dr. , » 

• ' ! • ; >: 1 j f < 
Quina peruana (la corteza } 
dos dr. ó mas* 



Digitized by 



Google 



364 Ktt&m VEGETABLES. 

Quina aromática, (VI Chaca* Simaruba ( r la corteza de U 

rila.) :' raiz) una dr. 

Qüemrigo. (V. Quina») ' : Sínfito menor (la raiz) dos dr. 

Sínfito mayor. (V. Consuelda.) 

Rábano (el zumo reciente) Solano negro reciente uso ex- 

una onza. ' terno. 

Rábano (la simiente) una dr. Solano dulcamara. (V. Dulca- 

Ranúnculo irto externo. > - ma/a.) 

Rapontico (la raiz) med. <k. Tacamaca uso externo. 



Resina de enebro med. onz 
Romero (la flor en infusión) 

dosdr. i 
Rosa castellana (las flores *k¿ 

abrir) una dr. 
Rosa castellana en infusión 

media onz. 



Tamarindos (en infusión) tres 
onzas./ * * 

Tapioca (la fécula) idos dr. 

Taray (la corteza del leño) 
dofrtfr; I 

Te oriental (las hojas en infu- 
sión) una dr. 



Rubfe de tintoreros (la raiz) Tierra Japónica una dr, 



íimefca uso externo. 

Tila (la flor en infusión) dos 

drac. 
Titímalo uso externo. 
Torbisco. (V. Mecereon.) 
Térmeñtíla (la raiz) una dr. j 
Trementina; clara en pildoras o 

Imixtura una dr. 
Turbít (la raiz) media dr. 

Valeriana silvestre (la rafe) 
una dr. * ; 

Santónico (la siiriieóte) una dr. Vayniila (las siliquas) un esct. 
Sarcocola. (V. Goma.) Vincetosigo (la raiz) una dr. 

Satyrion (la raiz) un escrup. Vino generoso dos onz. 
Sen de España dos dr. ] Visco 1 qüércino dos ¿i. 

Sen oriental una dr. Uva ursi. (V. Gayuba.) / 

Serpentaria virgíniana (laiáiz) 

un escrup. Xalapa. (V. Jalapa.) 

Seseleos rústicos (la simiente). ' Yezgos (la corteza de la raíz) 

(V. Cominos.) uso externo. 



dos dr. 

Ruda en infusión ftos'dr. - 
Ruibarbo (la raiz) una dr. 

Sabina media dr. 
Sagapeno. (V. Goma.^ 
Salvia «n infusión tris div ; 
Sándalo rubro una dr. 
Sándalo cetrino dos escrup. 
Sandáraca. (V. Resina de eüe- 
• bro.) ft 

Sangre dé jdrago lina dh 



Digitized by 



Googk 



BOSIS im AN3MAX&1. 365 

Zarzaparrilla doi*lr. f • Zedoaria(la raizados «crup; 

Zebadilla. F. Cebadilla. Zumaque dos escrup. 

¿r> . Dátis de animal*** 

Alaerariés ^ éxt^rnow ^ Erizos tostados medio escrup. 

Ámbátfgris ocho grgnós.»; - « T 7 Esperma de ballena una dr. 

Amizcle seis gran. Esponja. (í^.ittlos minera* 

Anguila (las entrañas} ***** ¿*í . ^ n A 

Arañas recientes uso externo. Estiércol de lagarto uso ext. 

v :>ai^: :*> o«u íí;>o\?\ /¿o : :U ¿¿-.'«i í: * -' • '. 

Bezoárdico animal un escrup. Golondrina (la sangre calien- 

. . * .^ v; te} uso externo. 

Cangrejos en caldos núm. 6. Goloncírina (el nido) uso ext 

Cantáridas^ iflfusiodíCoauíS ( o • ■ M m \ v ; v 

libra- de vino : blátlctíseíi HielxJe toro¿secai<pna'dr, ; '•. 

^ grktós , toncado á cucha) Hisopo húmedo uso exterior» 

radas. Hormigas us& exterior. 

Caracote* (en or¿hata) núm£ i i. : < 

ro 6* ^ -V i ^ Icthioqoia^ (e«i gelatina) una 

Ca»aí¿jtó s$ca¿-*tó©^tm*>;I .n^drac^n o :u\. 

Castóreos medi&ttcrepJ Kermes. {y.tn wgtrablts.y 

Cera blanca...-* ^ ^^^ H*ifc>caaoiprum>do& dr;* /* 

Cemamar¡lla.H^^?^0 .>•, i o. . 

Coral rubro.J^ ' ~i>~túbl*e.y ] " • * ■ - 

Cfcí* r *te pescado] (K)Icthíéí Lagarto uso -exteteOi * 

cola:) ^ * J f 0^' r d Leche doce onzas* -^ > t 

Cochinillas. (Z 7 *. Mil pies.) Lombrices secas unadr. 

Cochfeitla meiia dr^ . T v V . : :* 

Cráneo humano una dr. Mandíbulas d¿l pez lucio dos 

Cuerno áecwrvb.¥h)ad¿'frJÍ <<ftNftiftNP <*< <" 

Culebra reciente en caldd Madre de perlas una dr. 

una onza 1 . » A ^ Marfil titia-df;- 

Mii jpies (sfecos) dos dr. 

Dientes ds jabalí dos df. ^ Mumia medio escrup. 

Enxundíaí «so feí£fcfop*¿f.M Oesypo. (J*¡ Hisopo húmedo.) 

Digitized by LjOOQIC 



?66 B03K DE ANÍMAXE* 

^osd*cangrejos:úna.dr. \ Sapos uso exteíior. •.-;.? 

» ' :í . . ..*.;./"". 

Perlas una dr. Víbora dos escrup. 

Piedra bezoar oriental un e$c; Víbora reciente en caldos una 

Piedra bezoar occidental una onza. 

dracma. ; ..:,». t >*\ v^ Unicornio' verdadero dos est& 

:'-«. - j, ^ Uña deflagran bestia msd.dA 

Ranas en caldo nútn. 4. . : . / 

Ratones en caldos núm. a. Xibia media dr. \, . . 

Sanguijuelas vivas uso ext. Zybeto uso externo* 

Dosis de minerales. 

Acero. (P~. Hierro.) Coral Jiibc4 una dr., ;. ...¿ 

Aceyte de ¡piedra <*j$o ¿xternl Gjre£a::bla<1ca^qa jÍAi 11 

Alabastro uso ¿xtcín*. í„; ; : . Cristal montanoiyna dr. 

Albayaldé uso externo. ' . H ■"*--* 

Alumbre crudo medio escrup. Esmeraldas do$ escrup. 1 

Aroba^í$^ñ^b^sQrapo¡:¡^I Esponja uso externo./ ;, 

Antimonio crudo medí escrup. Ettaátt^oxídado^y* salificado) 

Ajroilla -uso externo,} .«¡ ::.v..X usoiOWQíno., : ¿t; ., >. >. ') 

Arsénico blanco;, ^usfO exteií r ;....;:; > 

Arsénico amarillo./ no. Grári^íte's üüáíln, íít , 

Asfalto una dr. . : .\ Greda. (FI Creta.) . 

Azogue triturada con mucila* ^ '" * ,Í4 ' > i - :; l tt ^') 

go me&o esiqrupi, » : : * I Hietari (¿fl¡ 1iro*dh*ws i#paJj?$ 

Azufre dos ssersp. , c í bles) un escrup. 

Betún judayco. (F*. Asfalto.) Jacintos oriénteles una dr. > 

Bol armé)a¡íi$>jUli4 dtísKi -ú.'.M .:, i.. ; '<, * .,..<,. 

Borrax mineral uji «sttfp. Karabe. (pfl Suc¿QO>) «. :i 

.• , . < -< / b » . .:/; Keiis cancrofum. (^". #*:¿?* 

Cardenillo uso externo. r ; ; , v; animales.) : a . • 
•Cinabrio nativo un escrup. !/.. 

Cobre (oxidado y salificada) Litargtfio uso exterfto. 

uso externo. 

Coralfclanco uña dr. ¡ ^O MadrQrde j>$rjaft una 4f* :.::::! 



Digitized by LjOOQIC 



DOSIS BE MINERALES. 367 

Magnesia. (Z 7 ! en los medica- nal media dn 

mentó s compuestos?) Rubíes dos escr. 

Mármol uso exrerno. 

Mercurio. (V. Azogue.) Sal armoníaco un escr. 

Minio uso externo. Sal común ad placitum. 

Sal gema uso exterior. 

Nitro. (V. en los medie amen- Sal catártica onza y media» 

tos compuestos. ) Sucino una dr. 



Ojos de cangrejos. (V. en los 

animales/) 
Oropimente uso externo. 

Piedra hematites una dr. 
Piedra imán uso externo. 
Piedra calajninar dos escr. 
Piedra cananor dos escr. 
Piedra lipiz uso externo. 
Piedra lázuli dos escr. 
Piedra pómez dos escr. 
Piedra judayea dos escr. 
Plata (salificada) uso externo. 
Plomo (oxidado y salificado) 
uso externo. 

Régulo de antimonio medid- 



Tierra roxa una dr. 

Tierra japónica. {V. Cateen 
en los vegetables?) 

Tinkar. (V. Borrax mine- 
ral.) 

Topacio dos escr. 

Tucia uso externo. 

Vitriolo blanco medio escr. 
Vitriolo azul uso externo. 
Vitriolo verde uso externo» 

Yeso uso externo. 

Zafiro una dr. 

Zink (oxidado y sublimado) 
seis granos. 



Dosis de medicamentos compuestos. 



Aceyte volátil de clavos ocho Acey te destilado de sucino uso 

gotas. externo. 

Aceyte destilado de anís un 'Aceyte por expresión de la si- 



escr. 
Aceyte destilado de bayas de 

enebro un escr. 
Aceyte destilado de canela 

ocho gotas* . 

TOMO h 



miente de ricino una ó 
mas onzas. * 

Aceyte exprimido" de la si- 
miente de lifto, dos onzas 
ó nías. 



Digitized by 



Google 



368 DOSIS DE MEDICAMENTOS COMPUESTOS. 

Aceyte exprimido de alinea- (V. Carmelitana.) 

dras dulces quatro onzas. Agua celeste uso externo. 

Aceyte exprimido de simien- Agua del papa dos onzas , reí- 
te de adormideras dos ó terada según sea la nece- 
mas dr. sidad. 

Aceyte exprimido de yemas Agua lytontríptica dos onzas, 

de huevos uso externo. Agua polycresta una onza. 

Acey tes cocidos en general uso Agua de la Reyua de Hun- 
externo. gría uso externo. 

Aceyte de alacranes de matio- Agua de hinojo quatro onzas, 

lo una dr. Agua de yerbabuena piperita 

Agua aluminosa uso externo. quatro onzas. 

Agua antistérica dos onzas. Agua teriacal espirituosa una 

Agua arterial dos dr. onza. 

Agua de brionia compuesta. Agua fagedénica uso externo. 

(V. Antistérica.) Agua de vida de mugeres dos 

Agua de cal dos onzas. onzas. 

Agua carmelitana media onza. Agua vulneraria espirituosa 

Agua carminativa dos onzas. uso externo. 

Agua de canela hordeada dos Agua ácido carbónico alcanfo- 
onzas. rado dos onzas. 

Agua de canela espirituosa Agua mineral del Dr. Baña- 
una onza. res media libra. 

Agua de canela lacticinosa una Aguardiente quatro onzas, 

onza. Alumbre quemado uso exter- 

Agua de azar medi^libra. no. 

Agua de corteza de cidra me- Amalgama de estaño medio 
dia libra. ' . x escr. 

Agua epidémica dos onzas. Antiéctico de Poterío media 

Agua epiléptica onza y me- dr. 

dia. Antimonio diaforético usual 

Agua de rosas quatro óftzas. media dr. 

Agua de flor de saúco quatro Antimonio diaforético marcial* 
onzas* un escr. 

Agua imperial una onza. Arcano duplicado media dr. 

Agua de torongil alcanforada Arcano duplicado (como pur- 
dos onzas. - gante) seis dr. 

Agua de torongil compuesta. Arcano coralino seis granos. 



Digitized by LjOOQIC 



% DOSIS DE MEDICAMENTOS COMPUESTOS. 369 

Arrope de saúco dos onzas. Cocimento blanco tenue me- 

Arrope de moras dos onzas. día libra. 

Azafrán de maree aperitivo un Cocimiento blanco de Hispana 

escr. . media libra. 

Azafrán de metales. (f.Vino Cocimiento amargo simple me- 



emético.) 

Azúfcar de leche dos dr. 

Azúcar de saturno uso ex- 
terno. 

Azúcar vermífugo un escr. 

Bálsamo anodino uso externa 

Bálsamo católico uso externo. 

Bálsamo de azufre trementina- 
do medio escr. 

Bálsamo de azufre anisado me* 
. dio escr. 

Bezoárdico de Curvo simple 
media libra. 

Bezoárdico de Curvo purgante 
media lib. 

Bezoárdico jovial (destilado) 
ocho granos* 

Bezoárdico mineral medio es- 
crup. 

Bezoárdico de Carteusier me- 
dio escr. 

Bezoárdico jovial (sin desti- 
lar) un escr. 

dracmas. 

Caldo de pollo valentino qua* Confección gentil cordial dos 
tro onzas. dracmas. 

Caldo de víboras quatro onz. Confección, de jacintos n dos 

Cinabrio de antimonio un escr. dracmas. 

Cinabrio nativo. (Véase en los Conserva de rosas rubias dos 
minerales?) onzas. 

Cocimiento blanco de Syden- Conserva de ciruelas purgan- 
ham media libra. tes una onza. 



dia libra. 

Cocimiento amargo con pur- 
gante quatro onzas. 

Cocimiento dulcorante de Fu- 
lier media libra. 

Cocimiento antivenéreo me- 
dia libra. 

Cocimiento febrífugo salso 
quatro onzas. 

Cocimiento de leños media li- 
bra. 

Cocimiento de quina media li- 
bra. 

Cocimiento pectoral media li- 
bra. 

Cocimiento pectoral con pur- 
gante quatro onzas. 

Cocimiento antiséptico con 
purgante quatro onzas. 

Cocimiento antiséptico media 
libra. 

Colcotar uso externo. . r 

Colirios uso externo. 

Confección de alkermes do* 



Digitized by 



Google 



37° 



DOSIS DE MEDICAMENTOS COMPUESTOS. 



do medio escr. 
Elíxir de larga vida dos dr. 
Elíxir de vida menor tres dr. - 
Elíxir de vitriolo de la batea* 

na un escr. 
Emplastos uso externo. 
Emulsión arábiga media libra» 
Emulsión de Brunero dos onz. 
Emulsión común una libra. 
Emulsión purgante con maná 

quatro onzas. 
Diacatalicon compuesto qua- Espíritu carminativo de Silvio 



Conserva de flor de pérsico 
dos onzas. 

Crémor de tártaro una dr. has- 
ta quatro. 

Cristal mineral. {V. Sal pru- 
nela.) 

Cuerno de ciervo calcinado 
una dr. 

Diacatalicon común uso en la- 
vativas. 



tro onzas. 
Diascordio fracastoreo una dr. 

Electuario de diascordio. (V. 

Diascordio.) 
Electuario antiptísico de Jun- 

ken media onza. 
Electuario de bayas de enebro 

dos dr. 
Electuario de bayas de laurel 
- dos dr. 

Electuario teriacal una dr. 
Electuario antiepiléptico dos 

ó tres dr. 
Philonio romano (electuario) 

dos escr, 
Elbosácaros de canela &c. una 

dr. 
Elíxir templado de Hofman Espíritu de sal armoniaco me* 

dos dr. dia dr. 

Elíxir espirituoso de Hofman Espíritu de azufre por campa- 
media dr. na. (T^. Espíritu de vi- 
Elíxir de propiedad media dr. triólo ácido.) 
Elíxir de propiedad dulce un Espíritu de sucino media dr. 

escr. Espíritu de vino rectificado dos 

Elíxir de propiedad con áci- dracmas. 



tres dr. 
Espíritu de coclearia un' escr. 
Espíritu de canela. (V. Agua 

espirituosa.) 
Espíritu de cuerno de ciervo 

una dr. 
Espíritu de cuerno de ciervo 

sucinado un escr. 
Espíritu de nitro ácido ocho 

gotas. 
Espíritu de nitro dulce un esc. 
Espíritu de sal ácido medio 

escr. 
Espíritu de sal dulce un escr. 
Espíritu de vitriolo ácido me- 
dio escr. 
Espíritu de vitriolo dulce un 

escr. 



Digitized by 



Google 



DOSIS DE MEDICAMENTOS COMPUESTOS. 371 

Espíritu de vino alcanforado Gotas anodinas de Inglaterra 



un escrup. 
Gotas de Inglaterra cefálicas 
dos escrup. 



uso externo. 

Éter vitriólico media dr. 

Éter acético media dr. 

Etiope mineral una dr. 

Etiope marcial media dr. - 

Extracto de azafrán seis gran. 

Extracto de agárico diez y 
ocho granos. 

Extracto de acónito dos gran. Kermes mineral cinco gr 

Extracto de genciana un escr. 

Extracto de bayas de enebro 
tres dr. 

Extracto de tallos de dulcama- 
ra medio escr. 



Hígado de antimonio quat. gr. 
Julepe moscado. (KMistura.) 



Extracto católico dos escr. 
Extracto de regaliz una dr* 
Extracto de pulsatila dos dr. 
Extracto de quina do§ dr. 
Extracto de opio aquoso dos 

granos. 
Extracto de ruibarbo un escr. 

Flores de benjuí medio escr. 



Láudano líquido de Sy denhan 
un escrup. 

Láudano cinabarino quatro gr. 

Láudano opiado quatro gr. 

Láudano simple. (V. Opio co- 
lado.) 

Láudano urinario med. escr. 

Leche de tierra común. (F". 
Magnesia.) 

Leche de tierra calcinada. (/^ 
Magnesia.) 

Liquor anodino mineral de 
Hofman dos escrup. 



Flores de piedra hematites un Liquor de mirra uso externo 



escrup. 
Flores de azufre med: dr. 
Flores de zink. (KZinktnios 

. minerales?) 
Fomentos uso externo. 

Galbaneto de Paracelso uso 

externo. 
Gárgaras uso externo. 
Gelatina de cuerno de ciervo 

quatro onz. 
Gila de vitriolo. (K. Vitriolo 

en los minerales.) 



ó medio escrup. 

Loch blanco pectoral una on- 
za reiterada. 

Manteca de antimonio uso 
externo. 

Magnesia calcinada utaa dr. 

Magnesia común dos dr. 

Mercurio dulce media dr. en 
pildoras. 

Mercurio precipitado blanco 
uso externo ó un gr. 

Mercurio precipitado roxo 
uso externo ó quatro gr. 



r? 



372 DOSIS I» MEDICAMENTOS COMPUESTOS. 

Mercurio precipitado verde Piedra, medicamentosa cfc co- 
séis granos en pildoras. lirios. ,j a ,, . ^ . 
Mercurio de vida tres granos Pildoras astringentes una dr. 



en pildoras. 
Mercurio precipitado amarillo 

tres granos... { * \. 

Miel rosada quatro onz. 
Miel pérsica quatro onz. . * 
Miel mercurial tres onz. 
Miel de centaura dos onz. 
Miel de saúco \/rr k t oe \ 
Miel de moras, j^ ' ^ '' 
Mitridacio hasta dos dracmas. 
Mixtura de goma amoniaco. 

(V". Emulsión de Bcur 

ñero.) 
Mixtura para el vómito de 

sangre de S ilvio med, oní. 
Mixtura moscada tres onzas 

reiteradas. 

Nitro purificado* (V". en los 
minerales. ) 

Nitro fixo con carbones me- 
dia dr. 

Nitro estibiada medio escr. 

Oximiel simple tres onz. 
Oximiel colchko dos onz. 
Oximiel escilítico dos onz. 



Panacea mercurial media dr. 

í , en pildoras. 

Peras marciales dos onzas 



etiópicas dos escr up. 

agregativas una dr. 

amoniacales una dr. 

antiácidas de Curbo una dr. 

balsámicas media dr. 

bechérianas media dr. 
: católicas una dr. >_ 

cochias dos ascruj>.< r 

de cinoglosa medio escrup. 

de Tribus una dr. 

histéricas media dr. 

marciales dos escrup. 

benedictas de Fuller un es- 

.\ crup. 

de. Estarkio up escrup. 

mercuriales de la madre dos 
escrup. 

mercuriales edimburguen- 
- ses mfediá árac. ^ . 

mercuriales de Plenk i8gr. 

mercuriales de Belloste med. 
drac. 

polycrestas una ¿Ir. 

protusi medio escrup. 

de ruibarbo una dr. 

de sucino craton una dr. 

escilíticas un escrup. 

familiares un escrup. 



en 



tartáreas una ,dr. 
Poción angélica solutiva med. 
libra. 

diez y seis quartillos de Polvos para la rabia seis gr. 
agua. antípticos de Hali dos dr. 

Piedra divina en colirios. aromáticos rosados una dr* 

Piedra infernal uso extemo. caquécticos una dr. 



Digitized by 



Google 



DOSIS DÉ MfiUlCftMElíTÓS COMPÍTESEOS. 



una 



íblyos cefálicos inedia dr. 

contra el aborto una dr. 

cornaquinos una dr. 

diamargar ¡ton fríos una dr, 

efe Dovero uri'esérup. 
% epilépticos una dr. * 

de Gutéta una di*. 

imperiales una dr. 

de. letitia de Galeno 
drac. 

del Marques una d*. & •<*■' ( 

del Papa Benedicto dos drl 

pectorales dos escrup. 

restrictivos una dr. 

dentifrios uso externo. 

de jalapa compuestos dos 
escrup. - ( *- 

Ptlsana laxante media 1 ib. 
Ptisana anticólica media lib. 
Pulpa de cañafístola dos onz. 
Pulpa de tamarindos 1 dos onz. 



373 



Régulo de antimonio medici- 
nal medio escrup. 
Resina de jalapa medio escr. 
Resina de Guajaco media dr. 

Sal de áxenjos media dr. 
de genciana media ¿t¿ 
> de centaura media dr. 
admirable de Glaubero me- 
dia onz. 
febrífuga de Silvio dos dr. 
• dé marte medio escrup. ^> 
prunela dos escrup. 
de taray media dr. 
de tártaro media dr. l 
de saturno uso externo, i 



volátil de armoniaco medio 

escrup. 
volátil de cuerno de ciervo 

dos escrup. 
* volátil de sucinp dos esefr . 
volátil de víboras dos escr. 
r polycifesta, (¿V. Tártaro 
vitriolado.jf 
Sublimado corrosivo un gr. en 

seis. veces* . -. 
Suero depurado una lib. 

Tabletas de altea una onz. 
Tártaro calybeado un escr. 
Tártaro emético dos , tres ó 

mas granos. 
Tártaro' soluble quatro escr. 
Tártaro marcial soluble una 

drac. 
Tártaro vitriolado una drac. 

hasta una onza. 
Tierra foliada de tártaro un 

." j escrup. 
Tintura anticólica de Palacios 
una dr. 
de azafrán media dr. 
de castóreos media dr. 
-de corales dosdr. 
elástica una dr. en quatro 

quartillosde agua, 
de kermes media dr. 
alexifármaca de Huxan me* 
.- » diaonaa. 
<le quina espirituosa dos dr. 
corroborante de Wit qua- 
tro drac. 
de piedra hematites ads- 
, fringentes medio escrup. 



Digitized by 



Google 



DOSIS DE MEDICAMENTOS COMPXJTBSTOS. 

de marte aperitiva Vitriolo líquido de ¡marte (f^l 

. Vinagre calibeado.) 
Vitriolo blanco.. , Tr . , • ■ • 
Vitriolo uní.. \(T^ m ^ 
Vitriolo yerdeJ neralgs \ 
Vitriolo calcinado ad albcdi- 

nem uso externo. 
Vitriolo calcinado ad rubcdi* 
nem. (J^. Colcotar.) 



E 4 
Tintura 

dos dr. 
de nitro y Marte. (J^. tin- 
tura elástica.) 
de laca aquosa para enxna- 
gatorios. 
¡ de laca espirituosa para lo 
mismo, 
de mirra media dr. 
de sucino media dr. 
uterina veinte gotas, 
de opio un escrup. 
de ruibarbo una onza. ' 
estomática. (V. Elixir.) 
Trociscos de Alhandal medio 

escrup. 
Trociscos de agárico una dr* 
Trociscos blancos de Rhasis 

uso externo. 
Trociscos de mirra una dr. 
Trociscos de sucino una dr. 
Trociscos escaróticos uso.ext.J 
Trociscos de tierra sellad» una 

drac. 
Turbit mineral medio escrup. 

Vidrio de antimonio un gr. 
Vinagre destilado media onz. 
Vinagre de saturno uso ext. 
Vinagre antiséptico med. onz. 
Vinagre escilítico dos dr. 
Vinagre cólchíco dos dr. 
Vinagre radical uso externo. 
Vinagre calybéado dos onz. 
Vino emético dos onz. , 
Vino emético turbio en lava- 
tivas. > 
Vino estíptico uso externo. 



Xabon común una dr. 
Xabon de estarkio ocho gr. 
Xarabes de axenjos una onza, 
antireumático tres onzas, 
áureo solutivo quatro onz. 
balsámico una onza, 
chicorias compuesto dos 

cfnz3$. 
chicorias con ruibarbo dos 
onzas. 
,:.de corajes un onza, 
de corteza de cidra dos onz. 
dé ramno catártico una onz. 
diacodion una onza, 
de flor de pérsico dos onz. 
v de flor de ninfea dos onz. - 
de flor de claveles tres onz. 
de flor de violetas azul una 

onza, 
escelotírbico onza y media. 
. de meconio una onza, 
de kermes una onza, 
.de china dos onzas, 
de peonía compuesto. onza 

y media, 
dp rosas purgante. (Fl Att- 

reo.) 
rhodosácaro dos onzas* 



Digitized by 



Googk 



DOSIS DE MEDICAMENTOS COMPUESTOS. 375 

Xarabe de zumo de granadas Zumo de agraz desonzas» 
dos onzas. de limón dos onzas; 
de zumo de agraz dos onz. de granadas uso ext. 
de zumo de limón dos onz. de camuesas quatro on- 
de zarza solutivo dos onz. zas. 
de cártamo (simiente) dos Zumos de vegetables. (Vean- 
onzas. se estos en sus respecti- 
de rosas secas dos onzas. vos nombres.) 

DULCIFICAR. 

Como el azúcar nos hiere al paladar de utr modo muy 
agradable, y sirve de exemplo para significar la dulzura de al- 
gunos medicamentos, según la común acepción ; consiguien- 
temente se dirá en la Farmacia dulcificar quando un licor ó 
una materia disoluble se vuelve agradable al gusto f bien sea 
quitándola , ó bien añadiéndola algún otro cuerpo que corrija 
su amargura ó acrimonia ; en cuya inteligencia ó sentido el 
azúcar dulcifica los licores , y los ácidos la tintura de quina y 
los amargos, porque hacen menos susceptible el mal sabor. 

Pero queriendo nuestros antiguos hacer un uso mas general 
y común de esta voz, han llamado también dulcificar, con mu- 
cha impropiedad , quando un ácido se mezcla artificiosamente 
con cierta cantidad de alcohol para corregir su acrimonia. Si 
esta operación se debiera llamar dulcificación porque corrige 
la acrimonia del ácido , hace mucho tiendo que lo serian tam- 
bién los álkalis, las tierras y los metales, quando con ellos se 
saturan los ácidos hasta un cierto punto en que no se hace sen- 
sible su sabor. De aquí se infiere, que habiendo muchas ope- 
raciones y muchos fenómenos que se observan en estas dulcifi- 
caciones , está demás esta voz , porque no da idea ni significa- 
ción de cosa determinada ; y pues todas las dulcificaciones que 
no sean del azúcar , se verifican en razón de afinidades recípro- 
cas entre los cuerpos que se dulcifican, se debe reducir esta voz 
y todos sus significados al capítulo de la combinación ya ex- 
plicada. £1 sublimado corrosivo se dulcifica , ó le llaman dul- 
ce quando se le satura de mas azogue, y después se le sublima; 
ó quando se le quita el exceso de oxigeno por algún combus- 

TOHO I. £££ 



Digitized by LjOOQIC 



376 DULCIFICAR. 

tibie: ¿se dirá por eso que la sublimación pertenece á la dulci* 
ficacion ? Claro está que no , porque el exceso de oxigeno ¿el 
ácido muriático que causa su corrosión , se puede privar por 
otros medios discintos , como son v. gr. quemarle con carbón, 
con alcohol , con aceytes volátiles, con gas hydrógeno &c. Ni 
tampoco la destilación de los ácidos con el alcohol debe llamar- 
se dulcificación; porque esta propiedad dulce la adquieren por 
otros medios, que pertenecen exclusivamente á la combina- 
cion , como llevamos expuesto : luego el nombre de dulcificar 
igualmente que otros se debe borrar, porque no prestan idea 
clara de la cosa denominada , y no sirven sino de confundir el 
hecho , que se debe siempre manifestar con el auxilio de una 
nomenclatura metódica , como es v. gr. la que se pondrá al fin. 



Digitized by LjOOQIC 



Corolarios que demuestran! la teoría de la de se (imposición de 
muchos cuerpos , y la formación de otros distintos , citados 
; en varios capítulos de esta obra. 

Para explicar la operación del.álkali volátil concreto, tomo I, pág. 100. 
Muríate calcáreo. 



Muríate de 
antimonio. 



Acido muriático........ 5 Cal., 

> 



fe 
9* 



3 Afinidad.. 



T 



.quttscente... 



. f . . . . 
b Amoníaco... ,.... 2 Acido carbónico. 



*««... «j 1 



Carbonate ca- 
lizo. 



Carbonate de* amoníaco. 



Para explicar la operación de la manteca de antimonio y del cinabrio de 
antimonio, tomo I, pág. 2947 295. 

Sulfúreto de mercurio. 



'Azufre. ...<••;.... 3 Mercarlo.. 

. . g, 



cu 

• 8. 



Sul&reto de| a Afll ^ > ^.JL m ^^ ^ júnate oxi- 



antimonio. 






gcnado de 
mercurio. 



Antimonio...;....;..-..... ¿Acido muriat. oxígeno 

• g ,-. f 

. Muríate oxigenado de antimonio* - 



Digitized by 



Google 



ERRATAS. 

Pig. Un. Qi». Ifttt 



105 


ai 


If S 


ídem 


$8 


ii($ 


10 


"7 


K 


119 


6 


ídem 


16 


idem 


V 


idem 


20 


ídem 


21 


ni 


3 l 


US 


18 


idem 


2 3 


1 ,.6 


28 


127 


16 


128 


2 


ídem 


22 


»3* 


29 


»S3 


7 


»43 


20 


149 


33 


??5 


7 


idea 


11 


180 


29 


idem 


SS 


182 


21 


'»3 


?3 


idem 


id. 


idem 


16 


ídem 


3° 


idem 


87 


184 


21 


l»S 


3* 


*9J 


85 


194 


20 


ídem 


S 1 


*97 


87 


201 


16 


203 


8 


«13 


14 


a»7 


28 


idem 


3 1 


218 


2 


ídem 


7 



potasa. ,,*..., pasta 

Ardua. ........... Árdea 

dos . . , , , omítase 

aovados y abiertos, , . . . aovadas 7 abiertas 

Reptil.. ........,, Reptiles 

putrones, • . . . pulmones 

ano. . • » . . ♦ del ano 

pencou . . . . pez coa 

paites » • • • pares 

partes pares 

correa. .........,...* córnea 

como .,,',. otros como 

sucede. ...... . : ... • que sucede 

implicidad. ......... simplicidad 

trabajadas . • . . trabadas # 

es. • .,*... este 

animal piedra. . • animal planta 

• Hymereptenu * \ : % -. •.-.• • Hyraenoptera 

Cygilis. ..,..;.-... -4f/7/V 

con el acto. ........ en el acto 

se hubics€nf . . Y . . : . . n<Tse hubiesen 

ó movimiento. . . . . . . v movimiento 

Jiongo. • ........ ^. hongos > f 

Rjs Iris 

otóhnofora. ........ estolonifcra 

rapens. ........... hfens 

camipíteo. ....... , . , camepjttcos . , 

teucrfan. Teucrium 

omnes. ....... \ .. . Ononts 

calis. . .••••«»..• r¿fn/ix 

Brusco Brusco 

espigas. .......... espinas 

árbol del desmayo , añádase Salix babilónica r t 

> uwltatkthnúm. i •- • wv mita fas imam . 

.oreja . . . suya , 

Glaekoma. ....;.... Glechoma 

siclarea. .......... Se lana 

casiana. .......... Cas si a Setma ¡ 

agudeña. .......... aguileña 

nectario. »...*.... . t ttecturium . 

oppositifolius. . . ^ . . . . opposit ¡folia 

interfoliaceus. ....... inter/oliacea 

latetiftlius. . ....... iaterifúlja 

solitarius. ......... saiitaria 



Digitized by LjOOQIC 



Digitized by LjOOQIC 



Ton. I. 



LAMINA H. 



PAG. 1 8 1. 



DE LOS TALLOS Y SUS DIFERENCIAS. 



Fig. I. Cana con articulacio- 
nes. Culmus articula- 
tus. p. 1 88. n. 43. 
%. Caña c£ escamas» Cul- 
mus squamosus. 

3. Tallo rastrero. Caulis 

repetís, p. 182. n. 5. 

4. Tallo enroscado. V6lu~ 

bilis, p. 182. n. 9. 

5. Tallo ahorquillado. Di- 

chotomus. p. ibid. n. 3. 



Fig. 6. Tallo aspado ó cru- 
zado. Brachiatus. p. 
185. n. 32. 

7. Tallo casi sin hojas. Sub* 

nudus. 

8. Tallo alado. Alatus. 

p« 183. n. 15. 

9. Tallo llamado bohordo. 

Se a ftis. p. 1 8 8 . n. 44» 
10. Tallo llamado astil. Stir 
fes. p. ibid. n. 45. 



Digitized by LjOOQIC 




Digitized by LjOOQIC 



Toh. I. 



LAMINA III. 
DE LA INFLORESCENCIA. 



PAG. 227. 



Fig. I . Maceta. Corymbus. pág. 

229. n. 6. 

2. Racimo. Racemus. pág. 

228.11. 5. 

3. Espiga. Spica. p. 229* 

n. 7. 

4. Espiga ladeada. ¿/hV¿i 

secunda, p. ib. n. 7. c. 

5. Panoja desparramada. 

Panícula difusa, p. ib. 
n. 8. a. 

6. Panoja recogida. Coar- 

ctata.p. 230. n. 8. b. 

7. Rodajuéla. VerticiUus. 

p. 228. n. 2. 

8. Parasol compuesto. £7¿«- 

bella composita. pág. 

230. n. 1 o. b- 



Fig. a. a. Parasol satoUa 
Umbella sitnflex. p. ib. 
n. 10. a. 

b. b. Palillos ó radios de 

la umbela. Radii. p. 
ibid. n. 10. a. 

c. c. Gorguera universal. 

Involucrum universa- 
le. p. 207. n. 2. a. 

d. d. Gorguera parcial. 

Involucrum -parS^Lc 
p. ibid. n. 2. d. 
9. Copa ó cima* Cyma. 
p. 230. n. 11. 

10. Toba. Thyrsus. p. ibid. 

n. 9. 

1 1. Támara. Spadix. pág. 

226. n. 12. 



Digitized by LjOOQIC 



Digitized by LjOOQIC 



Toy. I. 



LAMINA IV. 



PAG. I90. 



HOJAS SENCILLAS. 



Fig. z. Redonda. Orbiculatum. p. 193. 
n. 26. 
3. Redondeada. Subrotundum. ibid. 
n. 27. 

3. Aovada. Otf¿fiíffi. ibid. n. 28. 

4. Oval. Ovale, seu elipticum. ibid. 
n. 30. 



<. Prolongada. Obhugum. ib. n. jj. 
o. Lanceolada. Lanceolatum. ibid. 



. Linear. Limare, ibid. n. 35. 
!. Alesnada. Subulatum. p. ^194. 
n. *6. 



n.jG. 
9. Arr^onada^lffií/brffW. $,/i. 44. 
'corazonada 6%d£um. ibid. 
n. 45 



20. Acorazon 



2 1. Como media luna. Lunulatum. 

22. Triangular. Triangulare, p. 194. 

n. 30. . 

33. Aflechada. Sagitatum. ib. n. 46. 

14. Entre «corazonada y aflechada. 

Cor dato- satitatum. 

15. De hechura de alabarda. Hasta* 

tum. p. 195. n. 47. 

26. Hendida. Fissum. 

27. Hendida en tres lóbulos 6 gajos. 

Trilobum. 

28. Con hendiduras desiguales. JPra» 

mor sum. 

29. Gngienta. Lobatum.o. 19$. n, 53. 
80. Pe cinco ángulos. Quinquangu* 

lare. 
Si. Rokla. Erosum. p. 196. n. 6$. 
32. Palmeada. Palma tum. p. 19$. 

n. 54. 
S3. Almenada. Pinnattfidum. ibid* 

n. ci. 

34. Laciniada. Laciniatum. ib. n. 56. 
3{. Sinuosa. Sinuatum. ib. n. 57. 

36. Con dientes y senos. D entufo- 

sinuatum. 

37. Con senos que miran hacia aba- 

xo. Retrorso sinuatum. 

38. Partida hasta la base. Partitum. 

39. Serpeada. Repandum. p. 196. 

n. 65. 

30. Dentada. Dentatum. ibid. n. 6o. 

3 1. Aserrada. Serratum. ibid. n. 61. 

32. Dos veces aserrada. JDuplicato 

serratum. 

33. Con las recortaduras recortadas. 

Duplicato-crenatum. 
34.Cartilaginosa. Cartilágine am. p. 
196. n. 66. 

35. Recortada agudamente. Acutí* 
. crenatum. 



Fig. 36. Afestonada. Crenatum. p. 196. 
n. 59. 

37. Plegadiza. Pliccatum. p. 199. 

n. 96. 

38. Crenada obtusamente. Obtutí- 

erenatum. 

39. Rizada. Crispum. ibid. n. 98. 

40. Embotada ó roma. Obtusum. p. 

196. n. 67. 

41. Aguda. Acutum. p. 197. n. 70. 

42. Puntiaguda. Acuminatum. ibid. 

n. 71. 

43. Obtusa con punta. Obtusum acm 

mine. 

44. Escotada agudamente. Acute* 

emarginatum. 

45. De hechura de cufia y escotada. 

Cuneiforme emarginattm. 

46. Con senos obtusos. Obtuse sinua* 

tum. 

47. Peluda. Pilosum. p. 198. n. 82. 

48. Afelpada. Tomento sum. p. 197. 

n. 80. 

49. Pelierizada. Hispidum. p. 198. 

n. 84. 

50. Pestañosa. Ciliatum. p. 19$. 

n. 64. 

51. Arrugada. Rugosutn. p. 199. 

n. 91. 

52. Venosa. Veno sum. p. 108. ft. 87. 

53. Nerviosa. Ñervo sum. ibid. a. 86. 

54. Escarchada. Pop tilo sum. p. 199. 

n. 94. 

55. Alenguada. Zinguiforme. p.200. 

n. 107. 

56. De hechura de cuchilla. Acina- 

ciforme. 

57. Como hachuela. Doladriforme. 

58. De hechura de delta. Deltoideúm. 

59. De tres caras.. Triquetrum. p. 

200. n. 106. 
- 60. Acanalada. Canaliculatum. ibid* 
n. 103. 

61. Asurcada. Sulcatum. 

62. Rolliza. Teres, p. 199. n. too. 

63. Agironada. Has tato pinnatifi* 

dum. 

64. Con tres dientes. Tridentatum. 
6¿. Como cintilla. Ligulatum. 

66. De hechura de estoque. Hensi* 

forme, p. 200. n. 105. 

67. tarada. Lyratum. p. 195. n. 5c. 

68. Romboidal. Rombeum. p. 194. 

n. 40. 

69. A manera de. cufia. Cuneiforme» 

p. 193 • *. 3*« 



Digitized by 



Google 



, Digitized by 



Google 



Tom. I. 



LAMINA V. 



PAO. 201. 



HOJAS COMPUESTAS. 



• \ 



Fig. i. Hoja de dos en rama. 

Binatum. p> 2 o 1 .n . 2 . 

a. Hoja de tres en rama. 

Ternatum. p. ib. n. 2. 

3. Hoja de tres en rama 

con peciolos. Terna- 
tum. 

4. Hoja aventallada. Di- 

gitatum, p.ib. n. 2. 

5. Hoja ramosa. Pedatum. 

p. 202. n. 13. 

6. Hoja alada con impar. 

Impari pinnatum. p. 
201. n. 4. 

7. Hoja alada sin impar. 

Abrupte pinnatum. 
p. ibid. n. 5. 

8. Hoja alternativamente 

pinada. Alternatim 
pinnatum. 

9. Hoja interpolada. J«- 

terrupte pinnatum. p. 
203. n. 6. 
I o. Hoja alada con zarcir 
lio. Pinnatum ctrrho- 
sutn. ' - 



Fig. 11. Hoja alada y apa- 
reada. Pinnatum biju* 
gum y seu bijugatum. 
p. 202. n. 8. 1 

1 2. Hoja alada y escurrida. 

Pinnatum decurrens. 

13. Hoja alada con articu- 

laciones. Pinnato ar- 
ticulatum. 

14. Hoja en ramitas. Ra- 

mulos*. 

15. Hoja dos veces temada. 

Bittrnatum. p. 202. 
n. 11. 

1 6. Hoja dos v|ces alada. 

Bipinnatum. p. ioid. 
n. 12. 

17. Hoja tres veces temada. 

Triternatum. p. ibid. 
n. i$. 

18. Hoja tres veces alada 

sin inipar. Tripinna* 
tum. p. 203. n 16. 

19. Hoja tres veces alada 

con impar. TripinnO* 
tum* p. ibid. n. ibid. 



Digitized by 



Google 




DigitizecTby GoOgle 



Tom. I. 



LAMINA VI. 



PAG. I90. 



HOJAS SEGÚN SU DETERMINACIÓN. 



Fig. I. Hoja doblada hacia 
adentro. Infltxum. 

2. Hoja erguida. Erectum. 

p. 191. n. 14. 

3. Hoja patente ó abierta. 

Patens. 
4., Hoja horizontal. Hori- 
zontale.p. 1 92. n. 1 5. 

5. Hoja reclinada. Decli* 

natutn. 

6. Hoja revuelta. Rroolu- 

tum. p. 192. n. 17. 

7. Hoja seminal. Seminal*. 

p. 190. n. 3. 

8. Hoja del tallo. Cauli- 

num. 

9. Hoja de los ramos. Rar 

mcum. p. 190. n. 5. 
I o. Hoja floral. Floróle. 

p. 191. n. 6. 
1 1 . Hoja abroquelada. Peí* 

tatum. p. 192. n. 18. 
X 2. Hoja apezonada. Petio* 

latum. 

13. Hoja sentada. Sessile. 

p. 192. n. 19. 

1 4. Escurrida. Decurrens. 

ibid. n. 2 1 . 
XJ. Hoja abrazadora. Am- 
jplexicatde. ibid. n. 2 2. 



Fig. 16. Hoja traspasada. 
Perfoliatum. ib . n. 2 3 . 

17. Hoja trabada ó reunida. 

Connatum. ibid. n. 24. 

1 8. Hoja envaynadora. Va* 

ginans. ibid. n. 2 5 . 

19. Hoja articulada. Artt- 

culatum. p. 2 o 1 . n. 1 . 

20. Hoja estrellada. Vertí- 

cillatum. p. 1 9 1 .n. 1 3 . 
2 1 • Hoja de quatro en qua- 
tro. Quaternum. 

2 2. Hojas encontradas. Of- 

f o sita, p. 1 9 r . n. 1 2, 

23. Hojas alternas. Alterna. 

p. 191.11. 7. 

24. Hoja agujeña. Acero* 

sutn. p. 194. n. 37. 

25. Hojas acipresadas ó re- 

cargadas. Imbricata. 
p. 191. n. 10. 

26. Hojas en hacecillos. 2fJaf- 

sciculata. p. ib. n. 1 1 • 
2 7 . Hoja fronde. Frons. 
p. 188. n. 46. 

28. Hoja de hechura de es- 

pátula. Spathtilatum. 
p 193. n. 31. 

29. Hoja parabólica. Par 

rabolicunu 



Digitized by 



Google 




Digitized by V^OOQlC 



Tom. I. 



LAMINA VIL 



PAG. 203. 



DE LOS ARREOS O ATABJOS DE LAS PLANTAS. 



Fig. i. a. Zarcillo. Cirrhus. 
p. 204. n. 5. 

b. Estípulas. StifuU. p. 

203. n. 1. 

c. Glándulas cóncavas. 

Glándula cava, p. 

204. n. 6. 

2. a. Glándulas con piece- 
cillo. Glándula j?e- 
diccllata. pág. ibid. 
n. ibid. 

3«a.Bractea ó chapeta di*- 
. tinta de ' la hoja b. 
Btactea. pág. 203. 
n. 2. 



Fig. 4. Una espiga de can- 
tueso. 

a. Chapeta terminal dis- 
tinta de las demás. 
Bractea terminalis. 

n. Chapetas de las flores. 
Bractea jlorum. 

xn. Chapetas de la espiga. 
Bractea spic<e. 

5 . Espina triple. Sjpina tri- 

flex. p. 204. n. 3. 

6. Púa ó pincho sencillo. 

Aculeus. p. 2 04. n. 4. 

7. Púa ó pincho triple. 

AcuUus trtyUx. 



Digitized by 



Google 




Digitized by LjOOQIC 



Tom. I. 



LAMINA VIIL 



PAG, ao5 YSIG, 



DE LAS PARTES DE LA FRUCTIFICACIÓN. 



Fig. i. a. Garrancha (de un narciso). 
Spatha. p. 2 07. n. 4. 

2. a. Támara (de una palma). 
Spadix. p. ibid. n. ibid. 

3. a. Gluma. Gluma, p. 208. 

b. b. Aristas. Arista, p. ib. n. ib. 

4. Parasol. Umbella. p. 230. n. 
10. b. 

a. a. Radíos ó palillos. Radii. 
p. ibid. n. 1 o. a. 

c. c. Gorguera universal. Itvoolu- 
crum universale. p. 207. n. 
2. a. 

$ ¿ d. Gorguera parcial. Involu- 
1/ crum partíale, p. ib. n. 2. d. 

5. a. Cabezuela ó antera del mus- 
go. Capitulum , scu anthera 
musci. ¿ .:&< t 

b. Tapa. Operculutfa ^ , , ^ ; . • *> • 

c. Caperuza. Caliptr-á.'fÍ' 1 '¿Q % 8. 
n. 6. 

6. Trama (del álamo). Amentum. 
*p. 207. n. 3. 

7. Pifia abierta. Strobilus. p. 2 ip. 
n. o. 

8. b. Golilla. Volva. p. 208. 
n. 7. 

a. Sombrerillo. Pileus. p. Jbid. 
n. ibid. 

c. Astil. Sttpes. p. ibid. n. ibid. 

p. a. Receptáculo común desnu- 
do. Receptaculum nudum. p. 
^225. n. 7. 
1 o. b. Receptáculo común con es- 
camas. Paleaceum. p. ib. n. 1 o. 
1 1. Roseta de una pieza. Cor olla 
monopetala. p. 2 10. n. 1. 



Fig. a. Tubo de la corola. Tubut. 
b. Borde. Lymbus. 
12. a. Botón ú ovario. Germen. 
p. 216. 

b. Puntero. Styllus. p, ¡bid. 

c. Estigma ó clavo. Stygm*. 
p. ib. 

d. d. Filamentos, Filamente. 
p. 213. 

e. e. c. Borlillas. Anthera. p. ibid 

f. f. Chapetas de una flor poli- 
pétala. Pétala, p. 210. n. 2. 

13". a. Uñuelas de los pétalos. £/»- 

guU. p. ibid. n. ibid. 
b. b. Planchuela. Lamina, p. ib. 
1 4. a. Nectario (del narciso). Nec- 

tarium. p. 212. 

15.a. Nectarios como • cuerneci- 

^, : líos, Comiculata. p. ib. n. 2. 

•íjktf* a» Nectario como cueraecillo 

-:['*■■ del cáliz de una especie de tro- 

peolum , vulgo capuchina. 

17. a. a. a. a. Nectarios de la par- 
nasia. 

18. a. a. Cáliz doble. Calyx dú- 
plex, p. 208. n. 3. 

ip. a. Cáliz reforzado. Auctus. 

p. 2op.n. 7. 
2 o. Cáliz recargado 6 apiñado. Im- 

bricatus. p. ibid. n. p. 
2 1. Cáliz desparrancado. S guarro* 

sus. p. ibid. n. 10. 
2 2. a. a. Cáliz común. CommunU. 

p. 208. n. 2. 
23. f.f. Cáliz propio. Projnrius. 

p. ibid. n. 1. 
«4. a. Cáliz pestañoso jr espinoso, 

Ciliato spinosus. 



s í n;^i 




Digitized by 



Google 



Digitized by LjOOQIC 



Tom. í. 



LAMINA IX. 



wc a 1 8, 



DIFERENCIAS DE PERICARPIOS. 



Fig. x. a. Hollejo Follictdus. 
p. 218. n. 2. 

b. Receptáculo de las se- 
millas. Receptaculum 
seminum , s cu placenta. 
p. 224. 

a. a. Legumbre. Legumen. 
p. 219. n. 5. 

a. a* Sutura á la qual están 
prendidas las semi- 
llas. 

3. Vayna. Siliqua. p. 2 1 8. 

n. 3. 

a. b. Suturas donde están 

prendidas las semillas* 
c. Ventalla de la vayna. 
Válvula. 

4. a. Pomo. Pomwn* p. 219. 

n. 7. 

b. Caxilla contenida en su 

centro. Capsula. 

£. a. Pruna ó fruta de hue- 
so. Drupa, p. ib. n. 6* 

b. Hueso con la almendri- 
lla dentro. Nux. 

6. Baya. Bacca. p. ib. n. 8, 

7. Caxilla. Capsula, p* 

218. n. i. 



Fig. 8. a. a.Ventallas de la ca- 
xilla partida al través. 
Válvula. 

b. b. b. b. Entretelas. Du 

sepimenta. 

c. Columnillaó exe del re- 

ceptáculo. Columella. 

d. d. d. d.Los huecos ó cel- 

dillas de las simientes. 
Loculamenta. 
C. e. e. e. Placentas ó re- 
ceptáculos de las se- 
millas. Placenta seu 
receptacula seminum. 
p. 2x9. 
9. Caxilla abierta longitu- 
dinalmente para que 
se vean las semillas en 
su receptáculo. 
X o. Semilla con varias espe- 
cies de vilano, p. 2 2 2 . 

a. Vilano peloso. Pappus 

pilosus. p. ib. n. 9I 

b. Vilano plumoso. Pappus 

plumosus. p. ib. n.. 8. 
C. Semilla. Semen, ib. n. 1 1* 
d. Estípite ó astil del vila- 

no. p* ib. n. ib. 



Digitized by LjOOQIC 




Digitized by VjOOQIC 



'i 



V 



Digitizedby CjOO 



■> 



Y 



i 



t> 



Digitized by V^OOQlC^ 



Digitized by LjOOQIC 



Digitized by LjOOQIC 



Digitized by LjOOQIC